Félix Lope de Vega y Carpio

NO SON TODOS RUISEÑORES




Texto utilizado para esta edición digital:
No son todos ruiseñores. Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2005. Edición digital a partir de: Veintidós parte perfecta de las comedias de Lope de Vega Carpio. Madrid, Juan González, 1635 [en Base de Datos Teatro Español del Siglo de Oro (TESO)].
Marcación digital para Artelope:
  • Souto, Luz Celestina (Artelope)
  • Soler Sasera, Eva (Artelope)

PERSONAS

DON JUAN.
DON FERNANDO.
LISARDO.
DON PEDRO.
DON GARCÍA.
LEONARDA.
MARCELA.
VALERIO.
COSME, jardinero.
ELVIRA, su mujer.
Músicos.
Máscaras.
[Portugueses.]

Jornada I

Salen DON JUAN y LISARDO.

JUAN
Redondilla
  ¡Bella ciudad!

LISARDO
Puerto y puerta
de Italia a España.

JUAN
No mira
en cuantos círculos gira
desde que el alba despierta,
Redondilla
5
  más ilustre asiento el sol.
Parece que es Barcelona
la frente de la corona
de todo el orbe español.

LISARDO
Redondilla
  Estos días por lo menos
10
son de regocijo grande.

JUAN
No hay quien por las calles ande.

LISARDO
Están de contento llenos
Redondilla
  los gallardos ciudadanos
con la reina, que Dios guarde.

JUAN
15
Han querido hacer alarde,
Lisardo a los castellanos
Redondilla
  de su riqueza y valor;
y como en tiempo han venido
de máscaras, ha lucido
20
la competencia mejor.

LISARDO
Redondilla
  Cuanto aquí se soleniza
entre noble y vulgar gente,
cubre silencio prudente
el Miércoles de Ceniza.
Redondilla
25
  Nunca habéis visto escuadrón
de pájaros acostado,
chillando en olmo acopado
y llegar de golpe halcón,
Redondilla
  cesando todo el ruido.
30
Pues lo mismo habéis de ver,
porque en llegando ha de ser
de toda la fiesta olvido.
Redondilla
  Pero de tanta grandeza,
¿qué os pareció lo mejor?

JUAN
35
La gracia, el aire, el valor,
la discreción, la belleza
Redondilla
  de la dama que en la playa
vimos del mar antiyer.

LISARDO
Don Juan, lo que no ha de ser
40
posible, luego desmaya.
Redondilla
  Para quien se ha de embarcar
a Italia, como los dos,
¿qué nos puede a mí, ni a vos
tanta grandeza importar?
Redondilla
45
  En el coche y los criados
lo principal conocí.

JUAN
Mientras estuviere aquí
le ofreceré mis cuidados.
Redondilla
  Si pasos de un forastero
50
merecieren que al balcón
salga, que en esta ocasión
el tiempo es galán tercero,
Redondilla
  para que con libertad
se pueda hablar y servir.

LISARDO
55
No hay tiempo en que presumir
se deba seguridad
Redondilla
  con gente tan belicosa.

(Suena música dentro y entre LEONARDA y MARCELA damas, con sombreros de plumas y gabanes ricos y dos mascarillas de tafetán.)

MARCELA
Es notable atrevimiento.

LEONARDA
Responde mi pensamiento,
60
que fue la ocasión forzosa.
Redondilla
  ¿Mas no es esta la posada?

MARCELA
Por las señas ella es,
que la pregunté después,
aunque ninguno me agrada.
Redondilla
65
  Y lo que has hecho es fineza,
que a saberse en la ciudad,
quedara tu libertad
en opinión de bajeza.

LEONARDA
Redondilla
  El tiempo, la confusión
70
de propios y forasteros,
el vulgo, los caballeros,
tanta gala y invención,
Redondilla
  no dejarán reparar
en el disfraz que traemos.

MARCELA
75
A la puerta están.

LEONARDA
Lleguemos.

JUAN
¿Máscaras queréis entrar?

LEONARDA
Redondilla
  No sino hablaros aquí,
que nos dicen que los dos
sois muy discretos y vos
80
me lo parecéis a mí.

JUAN
Redondilla
  ¿Habeisme hablado?

LEONARDA
Una tarde.

JUAN
¿Dónde?

LEONARDA
En la playa del mar,
aunque me hicistes quedar
con vuestro ingenio cobarde.

JUAN
Redondilla
85
  Esa voz y lo que muestra
ese tafetán sutil
descubierto de marfil
de la luna hermosa vuestra,
Redondilla
  me dicen quién sois.

LEONARDA
No habéis
90
dado en el blanco.

JUAN
Antes sí,
que lo blanco dice aquí
lo que encubrir pretendéis.
Redondilla
  Y los rayos lo dirán
de vuestro sol dividido,
95
que parece que ha rompido
las nubes de tafetán
Redondilla
  para salir a abrasarme.

LEONARDA
¿Pues a un hombre se habla así?

JUAN
Muy hombre sois para mí,
100
mas solamente en matarme.
Redondilla
  Que los que muy hombres son
llama valientes la espada
y aunque en vos viene envainada,
conozco la guarnición.

LEONARDA
Redondilla
105
  En todo estáis engañado,
como hombre me habéis de hablar.

JUAN
Será fuerza imaginar
por lo hermoso y lo vendado,
Redondilla
  que sois, señora, el amor;
110
queja que un hombre tenía,
porque pintado le había
como hombre el primer pintor.
Redondilla
  Que sin otros pareceres,
dijo, que debió de ser,
115
no pintar a amor mujer,
por no haberle en las mujeres.

LEONARDA
Redondilla
  No entendió bien la razón
de pintar al amor hombre,
fuera de ser este nombre
120
común a toda afición.
Redondilla
  Que haberle esa forma dado,
fue, porque había de ser
verdadero en la mujer
y en el hombre amor pintado.

JUAN
Redondilla
125
  Ríndome, aunque es tarde ya.

LEONARDA
¿Pues quién duda que diréis
que lo estáis?

JUAN
Vos lo sabéis.

LEONARDA
¿Yo lo sé?

JUAN
Pues claro está.

LEONARDA
Redondilla
  ¿Cómo?

JUAN
¿No habéis hoy tomado
130
el espejo para veros?,
¿pues quién pudo responderos
mejor lo que habéis dudado?
Redondilla
  Sino es que al salir tapada
os mirastes, para ver
135
que efetos pudiera hacer
el sol con luz eclipsada.

LISARDO
Redondilla
  ¿En fin gustará, Leonarda,
vuestra prima, que don Juan
con principios de galán,
140
aunque la ausencia acobarda,
Redondilla
  vaya a verla disfrazado?

MARCELA
Bien se lo podéis decir.

LEONARDA
Señor, yo me quiero ir,
que estoy con grande cuidado.
Redondilla
145
  Bien sé que os parecerá
libertad haber venido;
pero el tiempo ha permitido
(que esta licencia nos da)
Redondilla
  lo más deste atrevimiento.
150
Quedad con Dios castellano.

JUAN
No por vida de esa mano,
esperad solo un momento.

LEONARDA
Redondilla
  Ya os entiendo, no hay tratar
de cumplimientos aquí,
155
yo os vi, yo os hablé, yo fui
quien hoy os vino a buscar.
Redondilla
  Pero desde aquí no soy
quien vio, quien habló, quien vino,
que a pensar mi desatino
160
y a no veros más me voy.

JUAN
Redondilla
  ¿Hay tal rigor?, vos señora
escuchadme.

MARCELA
Vuestro amigo
os dirá lo que no os digo,
porque no es posible ahora;
Redondilla
165
  dél os podéis informar.

(Vanse.)

JUAN
A vos me remite.

LISARDO
Ha sido
un deseo que ha tenido
tiempo, ocasión y lugar.
Redondilla
  Parecístesle muy bien
170
y las fiestas destos días
ejecutan fantasías
y desatinos también.
Redondilla
  Dice que si a verla vais
como máscara, podréis
175
y no hay de que os informéis,
pues que tan de paso estáis.
Redondilla
  Que es muy principal señora,
con hermano de lo noble
de Barcelona.

JUAN
Eso al doble
180
pica, abrasa y enamora.
Redondilla
  Que si me diese lugar
para que aquí me quedase,
aunque nunca a Italia pase
me habéis de ver embarcar
Redondilla
185
  en el mar de amor, aunque haya
más golfo que el de León.

LISARDO
Ya os dije, que la afición
el imposible desmaya.
Redondilla
  Ella mujer principal,
190
vos forastero y de paso,
¿qué habéis de hacer?

JUAN
Si me abraso
echar, Lisardo, el caudal
Redondilla
  por la ventana a la calle,
como casa que se quema.

LISARDO
195
Quitar al loco la tema
solo sirve de incitalle.
Redondilla
  Tomemos disfraz y vamos
donde permita la suerte,
que aunque la entrada se acierte,
200
al salir no nos perdamos.

JUAN
Redondilla
  Oigo decir, que en saliendo
un castellano de España,
no tiene imposible hazaña
y yo lo posible emprendo.
Redondilla
205
  ¿Qué me ha de hacer este hermano?

LISARDO
No sabéis lo que es, don Juan,
ser noble y ser catalán.

JUAN
Ni vos que es ser castellano.
Redondilla
  Y estad cierto (aunque el honor
210
por primer lugar porfía)
que no hubiera valentía,
a no haber nacido amor.

(Vanse.)
(Salen DON FERNANDO y VALERIO.)

FERNANDO
Octava real
  No sé, Valerio, si ha de ser ingrata,
pero ya declaré mi pensamiento.

VALERIO
215
Si sobre parentesco se dilata,
hecho tiene el amor el fundamento.

FERNANDO
Marcela, como a primo al fin me trató,
no sé después de conocer mi intento
si me querrá querer como solía.

VALERIO
220
En vano tu esperanza desconfía.
Octava real
  Si amor es edificio que se labra
entre dos voluntades diferentes,
¿qué puede haber que los cimientos
abra con más facilidad que ser parientes?,
225
basta sobre la sangre una palabra,
para que tenga efeto cuanto intentes,
demás de la ocasión, pues viene agora
a vivir con Leonarda mi señora.

FERNANDO
Octava real
  Mi hermana sabe ya mi pensamiento
230
y no le pesará, tanto la estima,
que solicite amor mi casamiento
con la igualdad y partes de mi prima;
la dilación de la licencia siento,
que no sufre la causa que reprima
235
la fuerza del deseo.

VALERIO
Así lo creo,
mas la seguridad templa el deseo.

FERNANDO
Octava real
  Hale dado ocasión haber venido
la reina a Barcelona, que en mi casa
se haya quedado y juntas han querido
240
ver todo cuanto en mar y tierra pasa.
Yo con la misma alegre y atrevido
(tanto el amor cuanto se acerca abrasa)
la causa de la pena que se siente
le dije entre donaires mi accidente.

VALERIO
Octava real
245
  ¿Y qué te respondió?

FERNANDO
Ninguna cosa,
antes para crecer mi desconsuelo,
bañó el marfil del bello rostro en rosa
y puso las estrellas en el suelo.
Nunca me ha parecido tan hermosa.

VALERIO
250
Tu mujer ha de ser.

FERNANDO
Quiéralo el cielo.

VALERIO
De fuera vienen.

FERNANDO
Todos estos días
las fiestas crecerán las ansias mías.

(Salen MARCELA y LEONARDA bizarras.)

MARCELA
Décima
  Tu hermano ha venido ya.

LEONARDA
Fernando.

FERNANDO
Hermana Leonarda.

MARCELA
255
Primo.

FERNANDO
Marcela gallarda.

VALERIO
Menos enojada está.

FERNANDO
Necia ignorancia será
preguntaros que habéis hecho;
que estáis cansada sospecho
260
de fiestas de tierra y mar.
¡Hay quien lo está de esperar!

LEONARDA
¿Suspiros?

FERNANDO
Descansa el pecho.
Décima
  Sin salir de Barcelona
tengo celos de Castilla,
265
¿cuál estaría la orilla
que el mar de naves corona?

LEONARDA
No hay en la ciudad persona
que no se alegre y disfrace.

MARCELA
Quintilla
  En el mar apenas nace
270
el sol, cuando otra ciudad
con fingida claridad
la noche en las aguas hace.
Décima
  Volvimos con brevedad
causando la confusión
275
más que alegría, ocasión
de procurar soledad.

FERNANDO
¿Qué os dijo mi voluntad
prima por allá de mí?

MARCELA
No sé, porque no la vi.

FERNANDO
280
La voluntad no se ve,
sino la miráis por fe.

MARCELA
Con la gente la perdí.

FERNANDO
Décima
  Si ella fuera en el lugar
que pudiera merecer,
285
no la dejara perder
quien la supiera estimar.

MARCELA
Nunca yo dejé de dar
el lugar que merecéis
al amor que me tenéis
290
y así la queja es injusta,
que a quien de quereros gusta
más que os debe le debéis.

FERNANDO
Décima
  Amor en la misma esfera
del parentesco, es amor
295
de obligación sin favor,
que llama y se queda fuera.
Pues si quien ama no espera,
no es amor, sino amistad
lo que llamáis voluntad.
300
Cosa que no la agradezco,
que el alma que yo os ofrezco
pide la misma igualdad.

MARCELA
Décima
  No puede en breves instantes
pasar sin inconvenientes
305
el amor de los parientes
al amor de los amantes.
Si para ser semejantes
tengo de mudar de amor,
dadme tiempo, que es rigor
310
querer que tan presto sea.

FERNANDO
Perdonada quien desea
conquistar vuestro favor.
Décima
  Una pasión amorosa,
una esperanza engañada,
315
una dicha desdichada
y una desdicha dichosa,
han hecho, Marcela hermosa,
cobarde el atrevimiento
y atrevido el sentimiento,
320
porque la misma ocasión,
que esfuerza mi pretensión,
desmaya mi pensamiento.
Décima
  Si veros y no quereros
pudiera ser, yo tuviera
325
menos gloria cuando os viera
y os viera sin ofenderos.
Mas si no es posible veros,
señora sin desearos,
¿por qué me culpáis de amaros,
330
si no amaros me culpara?,
que si os viera y no os amara
era forzoso agraviaros.
Décima
  Y si fuera atrevimiento
que sepáis, que esa hermosura
335
fue causa de mi locura,
volvedme mi entendimiento,
que no tendré sufrimiento
para veros sin quereros
antes de dejar de veros;
340
y si os canso en lo que digo,
no me queráis más castigo,
que no poder mereceros.

(Vase.)

LEONARDA
Redondilla
  Fuese y no sin culpa tuya,
más triste que fue razón.

MARCELA
345
Yo no le he dado ocasión,
si lo está, la culpa es suya.

LEONARDA
Redondilla
  Como ya sé que es querer,
lástima tengo a quien ama.

MARCELA
No sé yo quién le desama;
350
¿pero qué le puedo hacer?

LEONARDA
Redondilla
  Pagar, Marcela, a tu primo
tanto amor.

MARCELA
Buena tercera;
¿enséñasme a amar?

LEONARDA
Pudiera.

MARCELA
Yo le respeto y le estimo.

LEONARDA
Redondilla
355
  Amor no quiere respeto.

MARCELA
¿Pues qué es lo que quiere amor?

LEONARDA
Quiere favor.

MARCELA
¿Qué es favor?

LEONARDA
Que no lo sé te prometo.
Redondilla
  Que ha poco que quiero bien
360
a este hidalgo castellano,
aunque pienso que es en vano;
y ello pensará también.

MARCELA
Redondilla
  Es verdad, ¿mas si estuviera
ese caballero aquí,
365
y te hablara como a mí,
Fernando tu amor que hiciera?

LEONARDA
Redondilla
  Pagarle con otro amor
el amor que me mostrara.

MARCELA
Yo haré lo mismo, si para
370
en ese amor el favor.

LEONARDA
Romance (tirada)
  Notable música suena.

MARCELA
Máscaras van por la calle.

LEONARDA
En casa han entrado algunas.

MARCELA
Agora pueden entrarse
375
adonde les diere gusto.

(DON GARCÍA y DON PEDRO de máscara con ellas en las manos.)

GARCÍA
Di que la música pare,
como quien deja la vara
por respeto de la parte.
La máscara me he quitado.

PEDRO
380
No es poca dicha que os hallen,
Marcela, mis pensamientos
donde sin testigo os hable.

MARCELA
Sin máscara, no es razón.

PEDRO
Menos lo ha sido culparme,
385
que no tiene amor dos caras,
ni el que es verdadero amante
descubre lo que no siente.

GARCÍA
Oh si fueran inmortales,
Leonarda hermosa, estos días,
390
para que el alma descanse
de tan injustas ausencias,
pues apenas el sol sale
de vuestros ojos a ver
los indios que abrasa y arde.
395
Todo es noche para mí,
hoy por lo menos iguales
son los días y las noches,
y al paso que mueren nacen.
Bien haya la hermosa reina
400
de Hungría, que el cielo guarde,
próspero viento la lleve,
el mar sus montes allane.
Abiertas las alas de oro
las dos águilas australes
405
la reciban, para ser
del imperial timbre el ángel.
En fin los veo y os vi
dar por la playa señales
como al occidente el sol
410
de serenidad constante.
¡Qué dichosos forasteros
vistos, hablastes y honrastes
con reverencia a las suyas
y con cuidado a sus talles!
415
¡Qué envidia!, pero no envidia,
pues que tan presto se parten;
celos sí, porque los celos
son hijos de amor y el aire.
Perdonad, que la licencia
420
de quien la máscara trae,
sino en el rostro, en la mano
permite razones tales.

LEONARDA
Creo, señor don García,
(sin que paséis adelante)
425
de la merced que me hacéis
tan evidentes señales.
La respuesta del amor
quiere el honor que la guarde
para cuando ellos lo sepan,
430
los hermanos o los padres.
Ya don Fernando lo es todo
y así podéis perdonarme,
que hasta del mismo albedrío
tiene mi hermano las llaves,
435
con que estaréis respondido.

GARCÍA
Pues si queréis que le hable
no quiero mayor favor.

LEONARDA
¿Por qué os vais ahora?, hablalde.

GARCÍA
Dadme alguna prenda vuestra.

PEDRO
440
Y vos, mi señora, dadme
algún favor.

MARCELA
Ha muy poco
que pregunté para darle,
¿qué era favor?

PEDRO
Esa cinta.

MARCELA
Tiene un corazón.

PEDRO
Dejalde,
445
que atado le quiero yo,
aunque agora se desate.

MARCELA
¿Qué haré prima?

LEONARDA
Como sea
condición, que al mismo instante
se vayan, tomen.

GARCÍA
Con cinta
450
negra, esperanzas mortales.

(Vanse.)
(Entran disfrazados DON JUAN y LISARDO.)

JUAN
Redondilla
  Mal suceso.

LISARDO
¿Cómo?

JUAN
Dar
al primer paso con celos.

LISARDO
¿Máscaras los dan?

LEONARDA
¡Ay cielos!,
ya me comienzo a turbar.

MARCELA
Redondilla
455
  ¿Es don Juan?

LISARDO
¿Pues no lo ves?

JUAN
El ejemplo nos ha dado
licencia de haber entrado.

LISARDO
Y yo la pierdo después.

LEONARDA
Redondilla
  No hay de qué tener recelos.

JUAN
460
Recelos no, claro está,
pero yo pienso que habrá
en vez de recelos celos.

LEONARDA
Redondilla
  Los que se fueron de aquí
no más que máscaras fueron.

JUAN
465
Tal nombre a los celos dieron.

LEONARDA
Celos se llaman así.

JUAN
Redondilla
  Son máscaras del amor
que con ellos se disfraza.

LEONARDA
Sí, pero no es buena traza
470
en ofensa del honor.

JUAN
Redondilla
  Por lo menos lo que vi
bien puede causarme celos.

LEONARDA
Antojos causan desvelos,
celos no, cuidados sí.

JUAN
Redondilla
475
  Adonde prendas se dan
voluntades aseguran.

LEONARDA
Las que librarse procuran
no prenden los que se van.

JUAN
Redondilla
  Por allá por maravilla
480
amor agravios perdona.

LEONARDA
También son en Barcelona
las almas como en Castilla.

JUAN
Redondilla
  No quiero con mis recelos,
que de escucharme os canséis.

LEONARDA
485
Sentaos y descansaréis,
que pesan mucho los celos.

JUAN
Redondilla
  Siéntome aquí, pues me dais
licencia.

LISARDO
¿Y yo qué he de hacer?

MARCELA
Sentaros hasta saber,
490
que como venís os vais.

LISARDO
Redondilla
  Miren que traza de amor.

MARCELA
El que me tenéis a mí.

LISARDO
Este de vos le aprendí.

MARCELA
¿Pues sentaros no es favor?

LISARDO
Redondilla
495
  El mayor que puede hacer
una dama a su galán.

LEONARDA
Máscaras vienen y van.

JUAN
Yo no tengo más que ver
Redondilla
  en esta ciudad que a vos.

LISARDO
500
En efeto estar de asiento
dicen que es el fundamento
de todo el quererse dos.
Redondilla
  ¿No me queréis vos a mí?

MARCELA
No a fe.

LISARDO
Ni yo a vos tampoco,
505
mas si me volviese loco,
¿me dejárades así?

MARCELA
Redondilla
  El eco mismo os responde;
pero decidme ¿a qué efeto?,
si es descubrir el secreto
510
que una mujer noble esconde.

LISARDO
Redondilla
  ¿Finezas no obligan?

MARCELA
No,
dos cosas han de obligar.

LISARDO
¿Cuáles son?

MARCELA
Amar y dar.

LISARDO
Ninguna pienso hacer yo.

MARCELA
Redondilla
515
  Pues medraréis con las damas.

LISARDO
Conservaré mi salud,
mi dinero y mi quietud.

MARCELA
Eso es andar por las ramas,
Redondilla
  y los demás bravos bríos
520
suelen dar en lo peor.

LISARDO
Pues que yo no os tengo amor,
seguros están los míos.

LEONARDA
Redondilla
  Mucho holgaré de saber
vuestro intento y la jornada,
525
que no estoy determinada
de querer o no querer.
Redondilla
  ¿Cómo salistes, decid,
pues para Hungría no fue?

JUAN
Desde el principio os diré
530
la causa.

LEONARDA
Decid.

JUAN
Oíd.
Romance (tirada)
  El príncipe que traía
a la real desposada
las joyas de su marido,
llegó a la corte de España.
535
Pintarte, Leonarda, el día
y por el prado la entrada,
fuera cantar en abril
las flores que mira el alba.
El gran condestable en fin
540
de Castilla le acompaña
y toda la corte a él.
Piensa cadenas terciadas,
que es en lo que se han resuelto
aquellas galas pasadas.
545
Que tampoco en las antiguas
se usaron gorras y capas,
sino capuz y bonete,
del modo que los retratan
los mármoles de sepulcros,
550
que apenas el tiempo acaba.
De manera que los trajes
unos vienen y otros pasan,
todo consiste en el uso,
que califica las galas.
555
Con esto el gran condestable
de Castilla le acompaña,
donde el príncipe tenía
prevenida la posada.
Medinaceli después,
560
Cerda, que entonces trocara
por sus hebras de oro el sol
con tanta grandeza y galas,
le lleva a palacio, adonde
con las estrellas de España,
565
y la luna de Isabel
el sol Felipe le aguarda.
Llegó, alegrose la corte
y con discreta embajada
dio parabién a la novia
570
a quien las joyas iguala,
con que he dicho las que fueron.
Pero trujo el cielo a España
en este tiempo la joya
de más valor y importancia,
575
que le ocupaba el deseo
y le perdió la esperanza.
Halló un diamante en su mina,
nació una perla en su nácar
y fue enigma que de un lirio
580
o la flor de lis de Francia,
saliese un león al mundo
para vencer los del Asia.
Las fiestas de su bautismo
presumo que impresas andan
585
y que han cantado las musas
toros y juegos de cañas.
Donde solo te diré,
y sin lisonja, Leonarda,
pues aquí no me oye el rey,
590
ni pienso que amor me engaña,
aunque pudiera engañarme,
a no ser verdad tan clara,
porque le adoro en estremo
desde el rincón de mi casa.
595
Que no se vio caballero
de mayor destreza y gracia,
en cuanto mundo se corre
lanza gineta en la plaza.
Yo no sé como juntó
600
la majestad y la gala,
que rey pareció galán
y galán rey y monarca.
Él gobernaba y regía,
si bien me dijo una dama:
605
que mucho, si rige el mundo,
¿qué pueda un juego de cañas?
Era afrentar dar con ellas
y allí, Leonarda, al que daba,
hacer con ellas pudiera
610
plumas de timbre a sus armas.
Noté una cosa al correr,
cuando la adarga ocultaba
la majestad de Felipe,
que como el sol las mañanas,
615
que sale nublado el día,
se cubre de nubes pardas
y los campos se entristecen
y luego la hermosa cara
con nuevos rayos enseña,
620
así alegraba las almas,
que su ausencia entristecía
en las nubes del adarga.
Si le vieras escondido,
pensaras que por la plaza
625
solo el caballo corría,
sola la adarga llevaba.
Nunca en los campos de Orán,
puesto que en la silla nazcan,
se vio tan diestro africano
630
cuando el español le alcanza.
En fin de cuantos le vieron
fue un arca de oro y de nácar
para guardar corazones,
siendo la adarga la tapa.
635
Finalmente llegó el día,
que fue segundo en la Pascua,
que trajo la paz al mundo
y vio salir la mañana.
Tres soles a dejar vino,
640
que amaneciese a Alemania
y que con nacer en ella,
hiciese occidente a España.
Salió la reina de Hungría
y tan parecida al alba,
645
que lloraba sobre rosas,
que el llanto es risa del agua.
No creyendo la partida
la gente halló descuidada
y fue dicha, porque fuera
650
recebir más pena y darla.
Que como a nuestra corona
este diamante le sacan
y siendo por sus virtudes
tan digna de ser amada,
655
fuera general la pena,
fuera el llanto en abundancia
si a la menor perla suya
mares de lágrimas bastan.
Fuese a despedir la reina
660
de la del cielo, que estaba
prevenida a bendecirla
sobre las atochas santas.
Con esto dieron principio
a su dichosa jornada,
665
donde la ciudad de César
el mayor del mundo aguarda.
Ciudad y diputación
al gran Felipe y su hermana
las manos reales besan
670
y para servirle alargan
las suyas, lo que permiten
los tiempos; pero las almas,
las voluntades ofrecen
con que le reciben y aman.
675
Esto fue martes y un jueves
las cuatro estrellas del Austria,
rey, reina, Carlos, Fernando
visitaron la sagrada
coluna atlante del cielo,
680
en cuyo estremo descansa.
El domingo fue la fiesta
para quien armas y galas
la nobleza de Aragón
quiso igualar a su fama.
685
Fue grande la bizarría
del de Sastago y Aranda,
Fuentes, Gelves y Jurados,
de que hay relaciones largas.
Lunes fue eclipse del sol;
690
digo, que quedó eclipsada
la luna, porque en la tierra
también la ausencia le causa.
Partiose su majestad
con sus altezas, no hagas
695
reflexión en su memoria
de quien partía y quedaba.
Porque la imaginación
te dará lástima tanta,
que añadirás al sentirla,
700
ser mujer y ser vasalla.
Desta tristeza a la reina
cupo más parte, si llamas
soledad, al quedar sola,
que si los cuatro se apartan,
705
los tres van juntos y vuelven
por lo menos a la patria.
Desta y de Madrid salí
con gusto de ver a Italia,
dándome ocasión, señora,
710
ver que la reina se embarca.
Oh mares de Barcelona,
vestid de coral la playa,
abrid camino a María
en los cristales del agua.
715
Llegue a los brazos dichosos
de Fernando, que la aguarda,
para que el imperio aumenten
las dos águilas doradas
y no me esperéis a mí,
720
que a la salida de España
fue rémora en mi galera
la hermosura de Leonarda.
Aquí me quedo a servirla,
los que quisieren se vayan,
725
que donde se tiene amor,
allí es la patria del alma.

LEONARDA
Redondilla
  Responder y agradecer
quisiera la cortesía
y la relación, si el día
730
no fuera como ha de ser.
Redondilla
  Perdonad, que se han entrado
máscaras.

MARCELA
Música suena.

JUAN
Bien lo ha menester mi pena,
entre esperanza y cuidado.

(Entren unos foliones PORTUGUESES con atambor, sonajas y instrumentos.)
(Cantan.)

[PORTUGUESES]
Copla (estructura abierta)
735
  Sale a estela de alba
amañan se vein,
recordai miñalma,
naon dormais mio bein,
ay, ay, ay.
740
Ya vosos veziños
todos se levantan,
e os pasariños
por as ramas cantan,
cuidados me espantan
745
receos tambein.
Recordai miñalma,
naon dormais mio bein,
ay, ay, ay.
Redondilla
  Tomay a letra.

LEONARDA
Mostrad,
750
que no será de mal gusto.

PORTUGUESES
Se naon vos viniere al justo
naon zumbeis mais, perdonad.

LEONARDA
Pareados octosílabos
  Vosos ollos me sao gratos,
como os gatos a os ratos.

MARCELA
Redondilla
755
  Bravo conceto.

LISARDO
Famoso.

PORTUGUESES
Ea andad peradiante.

JUAN
Disfrazose vuestro amante
para dejarme celoso.

(Cantan.)

PORTUGUESES
Copla (estructura abierta)
  Sale a estela de alba,
760
amañan se vein,
recordai miñalma,
naon dormais mio bein,
ay, ay, ay.
Ya vosos veziños
765
todos se levantan,
e os pasariños
por as ramas cantan,
cuidados me espantan
receos tambein.
770
Recordai miñalma,
naon dormais mio bein,
ay, ay, ay.
Tomay a letra.

(Vanse cantando.)

LEONARDA
Redondilla
  Yo no sé quien son.

JUAN
Yo sí,
775
que aunque muda de vestido,
ya le tengo conocido
desde una vez que le vi.

LEONARDA
Redondilla
  Celoso me parecéis.

JUAN
¿Quién amó que no lo fuese?

LEONARDA
780
Quien satisfación tuviese
de lo que vos merecéis.

JUAN
Redondilla
  Antes de la parte amada.

LEONARDA
Aunque ofendan la opinión,
si celos cuidados son,
785
veros con ellos me agrada.
Romance (tirada)
  Ya es tarde y vendrá mi hermano.

(Levántanse.)

JUAN
¿Podré veros más?

LEONARDA
No creo
que acabadas estas fiestas
tendré yo lugar de veros,
790
porque ha de ser imposible.

JUAN
Ningún imposible temo,
si vos gustáis de que os sirva.

LEONARDA
Mi hermano como mancebo
solía fuera de casa,
795
buscar entretenimientos.
Hale agradado mi prima,
con que siempre le tenemos
a la vista, en que veréis,
que será imposible el vernos.

JUAN
800
¿Pues no habrá alguna invención,
con que yo pueda entrar dentro?,
¿no hay criadas?, ¿no hay criados?

LEONARDA
Un labrador jardinero
y casado está en la puerta,
805
mas no será de provecho,
que aunque es simple, es malicioso.

LISARDO
¿Qué simple has visto sin serlo?

JUAN
De las naciones del mundo
ninguna con más afecto
810
quiere bien a las mujeres,
ni con más liberal pecho,
hacienda y vida aventura,
que la española y es cierto,
que della la castellana,
815
de que hay notables ejemplos.
Y basta el galán Mendoza,
que fue en hábito primero
de religioso a Saboya,
librando valiente y cuerdo
820
la duquesa del peligro
de vida y honor, haciendo
aquella notable hazaña.
Quedad con Dios, que yo llevo
la misma imaginación
825
con diferente suceso.

LEONARDA
¿De qué suerte?

JUAN
Perdonadme.
Vamos Lisardo, que el tiempo
os dirá, señora mía,
que es amor valiente y ciego.

LEONARDA
830
Castellano sois.

JUAN
Y noble.

LEONARDA
¿En fin os veré?

JUAN
Muy presto.

LEONARDA
¿Disfrazaros queréis?

JUAN
Sí.

LEONARDA
¿Eso intentáis?

JUAN
Eso intento.

LEONARDA
¿Sabéis dónde estáis?

JUAN
Muy bien.

LEONARDA
835
Gran peligro.

JUAN
No le temo.

LEONARDA
Miralde bien.

JUAN
Tengo amor.

LEONARDA
Dios os libre.

JUAN
En él lo espero.


Jornada II

Sale DON JUAN de labrador, soldado con capote de dos haldas, espada y daga y COSME villano jardinero.

JUAN
Redondilla
  No me espanto que tengáis
tan perdida la memoria.

COSME
840
Es tan notable la historia
de las guerras que contáis,
Redondilla
  que no tiene tantas flores
este jardín, como hazañas
me referís, tan estrañas,
845
que pienso que son menores
Redondilla
  las de Roldán y Oliveros,
con que habéis venido a hacer,
que no os pueda conocer
entre tantos caballeros.
Redondilla
850
  ¿Qué vos sois mi primo?

JUAN
Soy
vuestro primo, que salí
rapaz, muchacho de aquí,
aunque ya tan grande estoy.
Redondilla
  El tiempo todo lo muda
855
y así estoy como veréis;
no sé yo porque ponéis
cosa que es tan cierta en duda.

COSME
Redondilla
  ¿Cuánto va que no sabéis
que me llamo Cosme?

JUAN
¿No?
860
Cosme os llamáis.

COSME
Acertó,
buena memoria tenéis.
Redondilla
  ¿Y mi mujer?

JUAN
Si salí
niño y no érades casado.

COSME
Ansí no estáis obligado,
865
si antes os fuistes de aquí.

JUAN
Redondilla
  Preguntadme vos las cosas
que en nuestra niñez pasamos,
cómo en esa mar nadamos
y en sus ondas espumosas
Redondilla
870
  buscábamos el marisco,
que arrojaba a las arenas
y a veces por las almenas
de ese edificado risco
Redondilla
  mirábamos las galeras
875
como venían rompiendo
las aguas y entreteniendo
velas el aire y banderas
Redondilla
  y veréis si yerro en nada.

COSME
Las señas bien claras son.

JUAN
880
Fuera más justa razón
que mi memoria olvidada
Redondilla
  con los trabajos pasados
apenas os conociera
y está firme y persevera
885
después de tantos cuidados.
Redondilla
  ¿Que no he pasado después
que salí de Barcelona?,
donde en la nave Cardona
corrimos tormenta un mes
Redondilla
890
  y dimos en Berbería.
Cautivo en Túnez me vi
tres años y desde allí
el cosario Escandería
Redondilla
  nos llevó a robar la costa
895
de Italia, mas fue tan cara
al bárbaro, que tomara
poder volver por la posta.
Redondilla
  Que las cruces de San Juan
le rompieron y me dieron
900
libertad, allí me hicieron
sargento de un capitán,
Redondilla
  que iba a Troya con los griegos
donde estuve algunos años.
Luego por mares estraños,
905
después de mirar sus fuegos,
Redondilla
  fui con Ulises y vi
las tentaciones que vio
hasta que en Galicia entró;
y con Magallanes fui
Redondilla
910
  por el vellocino de oro,
que tenía el Preste Juan,
donde hallamos a Roldán
con Angélica y Medoro.
Redondilla
  Y así tuvimos por bien
915
de dejarle en el Catay
y habiendo estado en Cambray
volvimos a Santarén,
Redondilla
  donde yo me despedí
y me vine a Barcelona
920
a ver si alguna persona
ya se acordaba de mí.
Redondilla
  Pero es ociosa porfía
y son las dudas forzosas.

COSME
Y después de tantas cosas,
925
¿sos mi primo todavía?

JUAN
Redondilla
  ¿Eso puédese perder?

COSME
Pues ya que seáis mi primo,
cosa que yo tanto estimo,
¿qué es lo que tengo de hacer?

JUAN
Redondilla
930
  No más de tenerme aquí
mientras la reina se va.

COSME
No sé yo como será,
que apenas hay para mí
Redondilla
  en esta pobre soldada
935
que don Fernando me da,
¿y la reina aguardará
muchos días tanta armada?
Redondilla
  Como es razón, de galeras
que van cubriendo la mar,
940
que en fin espera llevar
destas dichosas riberas
Redondilla
  una hermana, cuando menos,
del rey Felipe de España,
a las que el Danubio baña.

JUAN
945
Ya los marítimos senos
Redondilla
  parece que apenas pueden
sufrir el peso en los hombros,
dando al mar opuesto asombros
de ver que en número exceden
Redondilla
950
  la armada de Carlos Quinto,
bisabuelo de María.
Pero mientras llega el día
que no puede estar distinto
Redondilla
  de lo que el rumor pregona,
955
yo tengo, gracias a Dios,
con que vivamos los dos
con descanso en Barcelona
Redondilla
  y para principio quiero
que esta bolsa me guardéis,
960
adonde en oro hallaréis,
Cosme, bastante dinero.
Redondilla
  Que también quiero vestiros
a vos y a vuestra mujer.

COSME
Aunque no era menester,
965
no es malo para serviros.
Redondilla
  Sois mi primo y es sin duda
que os voy ya reconociendo.

JUAN
Miradme bien.

COSME
Estoy viendo,
primo, lo que a un hombre muda
Redondilla
970
  la barba, ¡válame Dios!,
no estábades tan barbado
cuando muchacho.

JUAN
He pasado
trabajos.

COSME
Cuando los dos
Redondilla
  nadábamos en la mar,
975
pienso que un lunar os vi,
¿no tenéis alguno?

JUAN
Sí,
aunque esto del mal pasar
Redondilla
  hasta los lunares quita.

COSME
Un poquito érades romo
980
cuando niño.

JUAN
¡Ay Cosme y cómo!

COSME
¡Oh cuánto el tiempo marchita!
Redondilla
  No hay raíz que esté segura.

(Sale ELVIRA villana.)

ELVIRA
¿Habemos hoy de comer?
Cosme, ¿qué pensáis hacer?,
985
¿ha venido por ventura
Redondilla
  Cuaresma en Carnestolendas?,
¿no vais a la plaza hoy?

COSME
¿Ya venís?, al diablo os doy
con vuesas necias contiendas.
Redondilla
990
  Débome de estar holgando,
abrazad a vueso primo.

JUAN
¡Oh prima que tanto estimo,
cuanto os vengo deseando!
Redondilla
  Dad esos brazos a Pedro,
995
que niño se fue de aquí.

ELVIRA
¿Tengo de abrazarle?

COSME
Sí,
que es pariente con quien medro.
(Enséñale la bolsa.)
Redondilla
  Que los que no dan provecho
no lo son.

ELVIRA
Seáis bienvenido,
1000
que el no haberos conocido,
detuvo dudoso el pecho.
Redondilla
  ¿Venís bueno?

JUAN
Ya lo estoy,
pues mis primos muy amados
estoy viendo.

ELVIRA
De soldados
1005
amiga en estremo soy.
Redondilla
  Que son todos bizarría
y yo nací belicosa.

JUAN
Una prima tan hermosa
ser prima del rey podía.
Redondilla
1010
  Esta sortija quité
a Fátima la sultana
del Turco, en una tartana,
adonde la cautivé.
Redondilla
  Guardalda por haber sido
1015
de Fátima.

COSME
Aunque no fuera
de Xaquima, no pudiera
poner tal prenda en olvido.
Redondilla
  Ea que os quiero llevar
a que veáis el jardín
1020
y la güerta, porque en fin
el tiempo que habéis de estar
Redondilla
  en Barcelona, podéis
entreteneros por gusto,
pues es razón, pues es justo
1025
que a vuestro primo ayudéis.
Redondilla
  Estos cuadros cultivando,
que yo acudo a la hortaliza.

(Vase.)

JUAN
Amor, en poca ceniza
se va tu fuego aumentando.
Redondilla
1030
  A tu jardín he venido,
ayúdame, pues me diste
la traza, o porque anduviste
en los de Chipre perdido.
Redondilla
  Tuyo fue mi pensamiento,
1035
no me niegues tu favor,
pues bien sabes que es mi amor
mayor que mi atrevimiento.

(Vase.)

ELVIRA
Redondilla
  Hoy amaneció más claro
en este jardín el sol,
1040
que no fue de su arrebol
anoche el ocaso avaro.
Redondilla
  Hoy han salido más flores
a las perlas del aurora,
volvió esta fuente sonora
1045
sus arenas ruiseñores.
Redondilla
  Y suena el aire más ledo
en las hojas destas plantas,
hoy entre venturas tantas
no menos dichosa quedo.
Redondilla
1050
  Que buen primo, que buen talle,
que buena sortija, quiero
esconderla.

(Sale LEONARDA y MARCELA.)

LEONARDA
Ya no espero,
que mi esperanza le halle.
Redondilla
  Y así el remedio, Marcela,
1055
que dice, que es olvidar,
el tiempo le ha de buscar,
que tantos males consuela.
Redondilla
  ¡Cuántos meses, cuántos años,
cuántas horas, cuántos días
1060
pasan por él!

MARCELA
Si sabías
de los hombres los engaños,
Redondilla
  mayormente forasteros;
¿para qué pusiste amor
en su fingido valor?

LEONARDA
1065
Los nobles, los caballeros
Redondilla
  donde están son naturales,
no debió de poder más.

MARCELA
¿Discúlpasle?, buena estás.

LEONARDA
Obligaciones iguales
Redondilla
1070
  le debieron de embarcar.

MARCELA
Sí, pero no despedirse,
siendo forzoso partirse,
no se puede disculpar.
Redondilla
  Pero he visto a muchos sabios
1075
en las amorosas culpas
andar buscando disculpas
para sus mismos agravios.

LEONARDA
Redondilla
  Habla bajo, que está aquí
nuestra jardinera Elvira.

ELVIRA
1080
No en vano el aura suspira
entre clavel y alelí,
Redondilla
  viendo venir a esta fuente
dos perlas, dos azucenas,
dos ángeles, dos sirenas
1085
para encantar su corriente
Redondilla
  que el invierno os ha tenido
como en escura prisión.

LEONARDA
Lisonjas, Elvira, son,
pues tú la primera has sido
Redondilla
1090
  como destos cuadros, Flora.

ELVIRA
Mal haya yo, que no fui
hombre, para serlo aquí
con tal luna y tal aurora,
Redondilla
  dos príncipes os esperan
1095
a las dos, sin ser gitana
lo digo, que esta mañana,
como si en la güerta os vieran,
Redondilla
  dos pájaros lo decían
en amorosas canciones.

(Entra COSME.)

COSME
1100
Estaos agora en razones,
que ya a la plaza me envían
Redondilla
  a que traiga de comer,
id a hacer el aposento
a nueso primo.

ELVIRA
Con tiento,
1105
no tengáis tanto placer,
Redondilla
  mirad que está aquí señora.

COSME
Id donde os mando.

ELVIRA
Ya voy.

(Vase.)

LEONARDA
¿Qué primo es este?

COSME
No estoy
para respuestas agora,
Redondilla
1110
  que tengo un güespued soldado,
aunque labrador.

LEONARDA
¿Pariente
vuestro?

COSME
El mozo más valiente
que pasó desde el arado
Redondilla
  a la espada y a la guerra.
1115
¿No han visto a mi primo?

LEONARDA
No.

COSME
Pero ha mucho que salió
de Barcelona su tierra
Redondilla
  a las Italias y ha estado
cautivo, y fue desde allí
1120
a Croya y no vuelve aquí
como otros, manco de un lado,
Redondilla
  ni trae la pierna en correa,
que es muy gentil mocetón
y mucho del bel doblón,
1125
sin una rica presea,
Redondilla
  que hoy le ha dado a mi mujer,
que quitó en una tartana
a Xaquima, la sultana
del Turco y no viene a ser
Redondilla
1130
  pretendiente, ni arrogante,
cavando aquel cuadro está,
que quiere ayudarme ya,
con humildad semejante.
Redondilla
  Siendo hombre que en el Catay
1135
vio a Marica y a Mamoro
y por el pellejo de oro
fue a Santarén y a Cambray.
Redondilla
  Y pasando con Roldán,
estrechos de Mazapanes,
1140
vio con otros capitanes
en Galicia al Preste Juan.

LEONARDA
Redondilla
  Llamalde por vida mía,
que un hombre que ha visto tanto,
bien con su lengua, entre tanto,
1145
que sigue la noche al día
Redondilla
  entreteneros podrá.

COSME
Ah Pedro, ah primo.

(Dentro.)

JUAN
¿Quién llama?

COSME
Dejad el cuadro, mi ama
os quiere ver.

(Sale DON JUAN.)

JUAN
¿Dónde está?

COSME
Redondilla
1150
  ¿No la veis, y con su prima?

JUAN
Señoras, guardeos el cielo,
aquí tenéis otro suelo
adonde mejor imprima
Redondilla
  sus estampas vuestro pie,
1155
quedaré todo florido,
si puedo haber merecido
que tanto favor me dé.
Redondilla
  Pero envidiarán las flores
las que dejaréis en mí
1160
y viniendo a hacer aquí
sus esperanzas mayores
Redondilla
  tendranme por enemigo.

COSME
Toma si es buen cortesano.

LEONARDA
¿Este no es el castellano?

MARCELA
1165
¿Eso dudas?

LEONARDA
Ahora digo,
Redondilla
  que es gente de gran valor.

COSME
Oídle hablar y sabréis
cosas que asortas quedéis.

LEONARDA
Verdadero fue su amor.
Redondilla
1170
  ¿En efeto habéis venido
de la guerra?

JUAN
A pretender
la esperanza, que ha de ser
memoria de tanto olvido.

LEONARDA
Redondilla
  ¿Y os aplicáis a servir
1175
y ser pobre labrador?

JUAN
Todo es posible al amor,
que aun no repara en morir.

LEONARDA
Redondilla
  ¿Pues tan presto habéis pasado
de la espada al azadón?

JUAN
1180
Tanto puede la afición
en un pensamiento honrado.

LEONARDA
Redondilla
  A gran peligro os ponéis,
si hay quien os conozca y vea.

JUAN
No hay trabajo que lo sea,
1185
como vos favor me deis.

LEONARDA
Redondilla
  La noche dará ocasión
para hablaros sin recelo.

JUAN
Baje la luna del cielo,
que yo seré Endimión.

LEONARDA
Redondilla
1190
  ¿Quién bien sirve que no alcanza,
aunque sirva en tierra ajena?

JUAN
¿Qué más premio que mi pena?,
¿qué más bien que mi esperanza?

LEONARDA
Redondilla
  Vos veréis que correspondo
1195
a vuestra justa afición.

COSME
Pardiez que Salomelón
nunca fue tan sabïondo,
Redondilla
  y a fe que lo habéis errado,
porque pudiérades ser
1200
licenciado o bachiller,
si hubiérades estoriado.

JUAN
Redondilla
  Cosme, sabed que la guerra
es libro que en sí contiene
todas las ciencias y tiene
1205
de la mar y de la tierra,
Redondilla
  del palacio y de la corte
cuanto se puede aprender.

COSME
Bien sé, que para saber
no hay cosa que más importe,
Redondilla
1210
  que andar por el mundo viendo
tratos, costumbres, naciones;
y pues de vuestras razones
tan polidas, Pedro, entiendo,
Redondilla
  que sabréis entretener
1215
este rato a mi señora,
yo voy a la güerta agora,
que en ella tengo que hacer
Redondilla
  pues la habemos repartido
y a vos os toca el jardín.

(Vase.)

JUAN
1220
Atar quiero este jazmín,
que está como veis caído,
Décima
  que yo no sé entretener
damas, sino trabajar.
¿Podemos, señora, hablar?

LEONARDA
1225
¿Qué puedo yo responder
a quien ha sabido hacer
esta amorosa fineza?

JUAN
No fue, por tanta belleza,
exceso, sino razón.

LEONARDA
1230
Heroicas hazañas son
de vuestra rara nobleza.
Décima
  Mostrareme agradecida
mientras que vida tuviere
y pues el alma no muere,
1235
tendrá amor inmortal vida
y si me vistes rendida
y ya don Juan obligada,
con fineza tan honrada,
seguro podéis estar
1240
que me olvide de olvidar,
aunque me viese olvidada.
Décima
  Seréis mi dueño, don Juan
o tendrá mi vida fin.

JUAN
Flores de aqueste jardín
1245
y vos florido arrayán,
claveles, favor me dan,
imprimid tales favores
en las hojas de colores
para que entre estos claveles,
1250
favores que dan laureles
impriman hojas de flores.
Décima
  Sed testigos, que obligada
os dijo en este lugar,
que no me piensa olvidar,
1255
aunque se viese olvidada.
Vos también, aunque escusada
por prima, señora, estéis,
también testigo seréis,
que indigno de tal favor,
1260
tenerlos quiere el temor
para que no los neguéis.

MARCELA
Décima
  Señor don Juan, yo seré
testigo, aunque sé muy cierto
que nunca en este concierto
1265
falte a Leonarda la fe
y así espero que veré
dichoso fin deste amor.

LEONARDA
Mi hermano.

JUAN
No hayáis temor,
que en aqueste paraíso
1270
si el ángel meterme quiso,
no me ha de echar el rigor.

(Sale DON FERNANDO.)

FERNANDO
Romance (tirada)
  Díjome Celia, que juntas
bajastes, porque bajaba
el sol al dorado ocaso
1275
entre arreboles de grana,
a ver correr estas fuentes,
que como el invierno pasa,
lo que entonces era llanto,
agora es risa en las aguas.
1280
Y porque tengo que hablarte
en negocios de importancia,
quise gozar la ocasión;
¿es Cosme aquel hombre que anda
atando aquellos jazmines?

LEONARDA
1285
No tiene tan buena gracia
primo suyo dice que es,
que para podar las parras
y aderezar el jardín
le trujo esta tarde a casa
1290
y parece hombre de bien.

FERNANDO
Ah buen hombre.

JUAN
Que mal se atan
los rosales, es madera
con dientes, guarda la cara.

FERNANDO
¿No me oís?

JUAN
Si estos parrales
1295
un poco no se levantan,
o tendrán seguro el fruto.

FERNANDO
Ah labrador.

JUAN
¿Quién me llama?

FERNANDO
El dueño deste jardín.

JUAN
Pardiez muesamo que estaba
1300
embebecido mirando
como divide y parta
una mala yerba aquellas
que se juntan y se enlazan,
para labores de un cuadro.
1305
Cosme descuidado anda,
pero yo pondré el jardín,
si estoy seis días en casa,
que los del rey en Castilla
le reconozcan ventaja.

FERNANDO
1310
Hombre de bien parecéis,
¿sabéis desto?

JUAN
Lo que basta,
ya que a vuestra casa vengo
para cumplir mi palabra;
así la cumplan las flores
1315
cuando se junten las ramas,
para que den posesión
como dieron la esperanza.
Que en esta tierra, señor,
viene más anticipada
1320
la primavera que en otras.

FERNANDO
Mi afición fue siempre tanta
a las plantas y a las flores,
que fuera de las dos damas
que veis buen hombre presentes,
1325
que una es prima y otra hermana,
ninguna cosa en el mundo
con los sentidos, el alma
me lleva, como estas flores.
Aquí tardes y mañanas
1330
me veréis ejercitando
el escardillo y la azada,
muchos árboles he puesto,
que hoy dan fruto y que regalan
al virrey y a los amigos.
1335
La huerta está mal tratada
por el descuido de Cosme,
advirtiendo a la ganancia
de la hortaliza no más,
que es parte de su soldada.
1340
Si vos queréis estos días
cuidar della y cultivarla,
creed que no iréis quejoso
de mi casa y de la paga.

JUAN
Es defeto en un jardín
1345
tener calles empedradas,
porque estorban, si se quieren
pasar jazmines o parras,
serán las calles de arena
y tendrán de media vara
1350
las paredes los cimientos,
porque no las dañe el agua.
Árboles tenga de vista,
amor con la flor morada,
cinamomos, paraísos
1355
y de fruta en partes varias,
granados, porque se visten
vistosa color de nácar.
Naranjos, cándido azar
y membrillos, flores blancas,
1360
los demás son para huertas;
no haya en las paredes parras,
ni rosales, porque son
más que de jardín de granjas.
Cuatro años puede durar
1365
la tierra sin renovarla,
aderezarle en otubre
en tierras cálidas basta,
pero por marzo en las frías;
en esta, aunque ya se pasa
1370
de la mejor ocasión,
vos veréis la mejor traza
de aderezar un jardín,
si bien todas esas plantas
fuera bien que por setiembre
1375
se pulieran y limpiaran.
No veo llaves aquí
y si el jardín no se guarda,
todo lo doy por perdido,
porque es tanta la ignorancia
1380
de muchos, que no imaginan
lo que ha costado sembrarlas.
Que lo que un año esperó
dueño que las flores planta
en un instante saquean,
1385
dejando las pobres ramas
viudas de flores y frutos.

FERNANDO
Vuestro discurso me agrada,
yo reformaré el jardín,
solas mi prima y mi hermana
1390
entrarán en él desde hoy.

JUAN
Las señoras, cosa es clara
que tratarán bien las flores
por no perder la esperanza.

FERNANDO
¿Cómo os llamáis?

JUAN
¿Yo, señor?
1395
Pedro, que así se llamaba
mi padre, hermano del padre
de Cosme.

FERNANDO
Tengo, Leonarda,
a buena dicha, que Pedro
haya venido a mi casa.

JUAN
1400
En verdad, señor, que yo
lo tengo a ventura tanta,
que aunque en casa del virrey
un gran partido me daban,
con menos quiero serviros,
1405
que a los buenos es ganancia.

FERNANDO
Estaréis aquí unos días,
Pedro, que yo os doy palabra
de pagároslo muy bien;
tú ven conmigo, Leonarda,
1410
que tengo que hablarte a solas.

LEONARDA
¿Y si Marcela se agravia?

FERNANDO
Pues venga también Marcela.

MARCELA
Antes por estas retamas
quiero entretenerme un poco.

LEONARDA
1415
Pues en esa fuente aguarda.

(Queda DON JUAN.)

JUAN
Soneto
  Ya generoso pensamiento mío
salís al ancho mar, ya la ribera
dejáis, ya atrás el golfo el barco espera
y seré cisne de mi humilde río.
1420
No desmayéis, corred, entrad con brío,
aunque llevéis al sol alas de cera;
aquí palabra os dio la primavera,
que no verá vuestra esperanza estío.
Creced las flores blancas y encarnadas;
1425
almendros, como crecen mis favores,
juntemos esperanzas bien fundadas,
que como en una cáscara dos flores
engendran dos almendras abrazadas,
abrazarán dos almas dos amores.

(Vase.)
(Salen DON GARCÍA y DON PEDRO.)

GARCÍA
Terceto
1430
  Pareciome, don Pedro, que sería
el más breve camino el casamiento.

PEDRO
Acertáis en casaros, don García.

GARCÍA
Terceto
  No puede presumir el pensamiento
otro fin que se ajuste a la esperanza,
1435
que fuera lo demás atrevimiento.

PEDRO
Terceto
  Quien no puede al amor poner templanza,
por los pasos más fáciles camina,
con que la posesión del bien se alcanza.

GARCÍA
Terceto
  Saliendo don Fernando a la marina,
1440
adonde la ciudad concurre agora
a ver por la campaña cristalina
Terceto
  tanta galera, que al salir la aurora
alegra con trompetas los oídos,
con banderas los ojos enamora,
Terceto
1445
  de que los filaretes guarnecidos,
como de las mesanas los penoles
de estandartes y flámulas vestidos,
Terceto
  con que los alemanes y españoles
han de llevar a la imperial María
1450
y juntar con dos águilas dos soles.
Terceto
  Habló con don Fernando, que venía
solo, mi padre y le pidió su hermana.

PEDRO
¿Qué respondió?

GARCÍA
Que della lo sabría,
Terceto
  porque su parte alegremente allana,
1455
con otros cumplimientos y favores,
y cuya voluntad sabré mañana,
Terceto
  que si a la honestidad de mis amores
ha mostrado Leonarda tal recato,
que pudieran matarme sus rigores
Terceto
1460
  llegado el tiempo, en que se ponga en trato
el casamiento y en concierto justo;
¿cómo podrá mostrar el pecho ingrato?

PEDRO
Terceto
  La dama que al galán muestra disgusto,
funda en la honestidad el descontento;
1465
pero al marido libremente el gusto,
Terceto
  el parabién os doy del casamiento.

GARCÍA
Si no lo estorba esta partida a Hungría,
presto se logrará mi pensamiento;
Terceto
  agora apenas amanece el día
1470
cuando la noche le cautiva y cierra
en servicios y fiestas de María.

PEDRO
Terceto
  Con justa causa nuestra alegre tierra
estima la ventura que ha tenido.

GARCÍA
Oh mar de España, la contienda y guerra,
Terceto
1475
  que el viento de tus olas revestido
forma por este tiempo, en paz dilata,
deja que llegue el águila a su nido.
Terceto
  Una ciudad pacífica retrata,
formando como escuadras en hileras
1480
por calles de cristal campos de plata.
Terceto
  Las prevenidas naves y galeras,
que la fortuna próspera acompaña
a las opuestas playas y riberas,
Terceto
  humille su marítima campaña,
1485
porque de tanta gloria participe
el golfo de León al león de España
con la divina hermana de Felipe.

(Vanse y sale ELVIRA.)

ELVIRA
Redondilla
  Amor, que nunca dejaste
desde que al mundo naciste,
1490
de engañar cuanto pudiste,
de matar cuanto miraste.
Redondilla
  Amor víbora pisada,
amor rapaz lisonjero,
amor hijo de un herrero
1495
y de una mujer errada.
Redondilla
  Amor de cuyos anzuelos
no hay segura voluntad,
hijo de la ociosidad
y padre vil de los celos.
Redondilla
1500
  ¿Qué te hacía en esta güerta
sola y desavidada Elvira,
que puesta al arco la vira
giras y me dejas muerta?
Redondilla
  ¿Cosme no era ya mi dueño
1505
y mi conjunta persona?,
¿qué vitoria, qué corona
ganas en quitarme el sueño?
Redondilla
  Amor tú serás mi fin,
misericordia te pido,
1510
o nunca hubiera venido
aqueste Pedro al jardín.
Redondilla
  Si quiero tomar la rueca,
apenas doy vuelta al huso,
que el pensamiento confuso
1515
todo lo revuelve y trueca.
Redondilla
  Si quiero poner la olla,
ni la cato, ni la espumo,
algún dimoño presumo
se me ha metido en la cholla.
Redondilla
1520
  Todo es andarme tras él
por donde quiera que va,
siempre he de estar donde está,
no me puedo hallar sin él.
Redondilla
  Yo moriré deste mal.

(Sale DON JUAN.)

JUAN
1525
Bien vais esperanza mía,
que justamente porfía
quien espera premio igual.
Redondilla
  Los días paso mirando
si baja tal vez mi bien,
1530
donde si a caso nos ven
de las ventanas hablando,
Redondilla
  nadie advierte nuestro amor,
tales son las dichas mías
y aunque paso bien los días,
1535
las noches paso mejor.
Redondilla
  Si bien andar desvelado
don Fernando por su prima,
cuanto Leonarda me anima,
me desmaya su cuidado.
Redondilla
1540
  ¡Elvira me estaba oyendo!,
(cualquiera cosa me asombra)
¿que me quiere aquesta sombra
que siempre me va siguiendo?

ELVIRA
Redondilla
  Pedro, por quien tal pedrada
1545
me dio con su honda amor,
Pedro, por cuyo rigor
pienso que estoy empedrada.
Redondilla
  Pedro, piedra para mí,
¿cuándo ha de ser aquel día
1550
que mi esperanza y porfía
hallen acogida en ti?
Redondilla
  ¿Cuándo te piensas doler
de mis cuidados?

JUAN
Elvira,
considera, advierte, mira
1555
que eres de un hombre mujer,
Redondilla
  que es mi primo por lo menos
y que ofenderle no es justo.

ELVIRA
Pedro, cuando os falta gusto,
todos los hombres sois buenos.

JUAN
Redondilla
1560
  A mí no me falta amor,
que en el respeto reparo.

ELVIRA
¿Respeto?

JUAN
Pues no está claro
a la sangre y al honor.

ELVIRA
Redondilla
  ¿Cuándo respetos ajenos,
1565
si queréis, consideráis?,
sí, gente sois que miráis
en un primo más a menos.
Redondilla
  Plega a Dios no sea verdad
cierta cosa que sospecho.

JUAN
1570
Por los cristales del pecho
me ha visto la voluntad.
Redondilla
  ¡Que apenas llegue el amor
cuando le sigan los celos!,
quiero engañar sus recelos,
1575
Elvira, si del temor
Redondilla
  de Cosme librarme puedo,
no habrá cosa que no intente
por tu gusto.

ELVIRA
Amor no siente
de los peligros el miedo.
Redondilla
1580
  De noche entre estos jazmines
podremos los dos hablar.

(Sale COSME.)

COSME
¿Téngoos de andar a buscar
por güertas y por jardines?
Redondilla
  Oh, si Pedro estaba aquí
1585
buena disculpa tendréis.

ELVIRA
¿Qué es lo que agora queréis,
que siempre os andáis tras mí?

COSME
Redondilla
  No me habréis de chirimía,
porque por el sol de Dios,
1590
que....

ELVIRA
Mal año para vos.

COSME
¿Tras Pedro andar todo el día?
Redondilla
  Por los órganos benditos
que os tengo.

JUAN
¿Primos, qué es esto?

COSME
¿Qué ha de ser?

JUAN
¿Vos descompuesto?

ELVIRA
1595
Pues a fe.

COSME
No me deis gritos,
Redondilla
  entrad allá noramala.

ELVIRA
Entraranse.

COSME
¿Qué razón?

ELVIRA
Han vido el bobalaisón,
si el rey llevara alcava
Redondilla
1600
  de tontos, más le valiera
que las Indias.

(Vase.)

COSME
Y si al rey
pagara por justa leye
toda mujer bachillera
Redondilla
  una blanca al mes no más,
1605
no tuviera en qué poner
lo que había de valer.

JUAN
No lo creyera jamás,
Redondilla
  ¿vos con Elvira enojado?

COSME
Vuélvenme sus cosas loco.
1610
Pero estadme atento un poco.

JUAN
Todo me causa cuidado.

COSME
Romance (tirada)
  Hay cierto signo en el cielo,
que se llama Capricornio,
que reina sobre hortelanos
1615
a veinticuatro de agosto.
Este es de tal calidad,
que no se poniendo en cobro
dando el sol en la cabeza
con el ardiente bochorno,
1620
salen unos picoticos,
que no los sintiendo el propio
que tiene la enfermedad,
desde lejos los ven todos.
Soy hortelano, ya veis
1625
y deste mal temeroso
no quiero que por desgracia,
que Elvira es mujer, vos mozo,
me naciese un turumbón,
tal, que con ningún socrocio,
1630
se me baje de la frente
y así habrá de ser forzoso,
que os volváis a las Italias
con el arcabuz al hombro
y dejéis el azadón,
1635
que aun temo (si no es antojo)
que aún os habéis de llevar
a mi mujer de retorno.

JUAN
Cosme yo soy vuestro primo,
mas si vos estáis celoso,
1640
no os quiero hacer mal casado,
que es celoso sobre tonto,
incurable enfermedad.
Vuélvome a Italia quejoso
de ver término tan bajo,
1645
luego en camino me pongo,
que me volváis mi dinero.

COSME
¿Tan presto os vais?

JUAN
Es forzoso.

COSME
¡Qué colérico que sois!,
ea, no haya más enojo,
1650
que no lo dije por tanto.

JUAN
Oh a cuántos ha puesto el oro
el sufrimiento en la frente
y las capas en los ojos.
¿Quédome en casa?

COSME
¿Pues no?,
1655
pero con recato en todo,
huyendo de darme causa
a pensar algún quillotro,
que ese día la amistad
hizo fin.

JUAN
Yo haré de modo,
1660
que vos quedéis satisfecho
y Elvira también.

COSME
¿Qué?, ¿cómo?

JUAN
Que viváis en paz los dos,
sin reñir uno con otro.

COSME
Pues con aquesa palabra
1665
voy a sacar los repollos,
que no seremos amigos
en habiendo monipodio.

(Vase.)

JUAN
Turbado estuve escuchando
del villano cauteloso
1670
los celos o amor valiente,
¡en qué peligros me pongo!
Hablo de noche a Leonarda,
porque de mi ropa tomo,
con ayuda de Lisardo
1675
que por las señas conozco,
vestido galán y rico.
Mas luego a mis plantas oigo,
que me busca entre estos cuadros
esta villana o demonio.
1680
También don Fernando viene
tal vez tierno y amoroso
a requebrar a Marcela
y estuvo una noche en poco
de llegar a conocerme,
1685
si con un salto no pongo
por lo bajo de las tapias
tierra en medio presuroso.
Oh amor, ¿en qué ha de parar
este atrevimiento loco?
1690
Don Fernando viene, ¡ay cielo!,
¡de cualquier temor me asombro!

(Sale DON FERNANDO.)

FERNANDO
Octava real
  Hallarte solo, Pedro, tengo a dicha,
para hablarte en negocios que me importan.

JUAN
Yo serviros, señor, tengo por dicha,
1695
hoy en su flor mis esperanzas cortan
las manos de mi bárbara desdicha.

FERNANDO
Dejando muchas causas que me exhortan
a hacer, Pedro, de ti la confianza,
que ha dado a mis cuidados esperanza.
Octava real
1700
  Sabrás que yo he tratado casamiento
con don García, un caballero noble,
a mi hermana Leonarda, cuyo intento
no puedo hacer que a la razón se doble.
No así combate en alta mar el viento,
1705
ni con menor rigor peñasco inmoble,
que yo la persuado y ella esquiva
inobediente de su bien se priva.
Octava real
  Y no sabiendo que ocasión podía
obligarla a porfía tan villana,
1710
hallé, Pedro, la causa; aunque venía
más a ver a mi prima, que a mi hermana;
a esta ciudad para pasar a Hungría,
parte de la nobleza castellana
ha venido gallarda y habrá sido
1715
la causa alguno que la habrá servido.
Octava real
  Porque anoche le vi, que por la reja
con ella hablaba y sé que no quedara
del castellano, el catalán con queja
si por las tapias bajas no saltara,
1720
mañana se han de alzar, cuanto haces deja
y con dos o tres hombres las repara,
advirtiendo también que has de ir conmigo
a aguardar esta noche mi enemigo.
Octava real
  Que este no vendrá solo y pues soldado
1725
fuiste en Italia y hombre me pareces
para toda ocasión, puesto a mi lado,
bastantes prendas de valor me ofreces.
¿Tienes espada?

JUAN
Y un broquel guardado,
que hecho rajas se ha visto algunas veces.

FERNANDO
1730
Pues ven, porque te dé capa y sombrero.

JUAN
Voy por la hoja.

FERNANDO
Pues allá te espero.

(Vase.)

JUAN
Romance (tirada)
  Salí de la confusión
y del peligro en que estaba,
aunque no del casamiento
1735
que le han propruesto a Leonarda.
Pero en fin ella no quiere,
claro está que soy la causa,
aunque contra mí me lleva
quien con la verdad se engaña.
1740
Uno soy de los que trujo
la nobleza castellana,
no para pasar a Hungría,
mas solo por ver a Italia.
Mi Leonarda está en la reja
1745
no puede ventura tanta
suceder a mejor tiempo.

(LEONARDA a la reja baja.)

LEONARDA
¿Es Pedro?

JUAN
Mi bien aguarda
que he de volver con tu hermano
con ferreruelo y espada,
1750
que dice que un castellano
por esta huerta te habla
y dice bien, pues soy yo.
Mi propio nombre me llama
cuando yo te llegue a hablar,
1755
porque he pensado una traza
para hablarte en su presencia.

LEONARDA
No te entiendo bien, aguarda.

JUAN
Con las mujeres discretas
sola una palabra basta.

(Vase.)

LEONARDA
Silva (tirada)
1760
  Estraña confusión, estraño intento,
estraño pensamiento,
tener celos mi hermano
y con razón, de un hombre castellano.
Oh amor, profundo mar, eterno abismo,
1765
tener celos del mismo
a quien lleva a su lado,
pues donde más acierta, más ha errado;
casarme pretendió con don García,
¿mas ya cómo podía
1770
obedecer su gusto?
Porque amor y casarse es caso injusto.

(Sale DON FERNANDO y DON JUAN con armas.)

JUAN
Romance (tirada)
  Este consejo te doy,
si quieres saber quien habla
con Leonarda mi señora,
1775
porque yo llegaré a hablarla
fingiendo que soy el hombre
que por las paredes salta.
Pues es fuerza que ella entonces
le ha de nombrar engañada.

FERNANDO
1780
Discreto consejo, llega
y escucha por la ventana
si ella o Marcela su prima,
hacen labor en la sala.

JUAN
Yo llego.

LEONARDA
¿Quién es?

JUAN
Señor
1785
en la reja está Leonarda.

FERNANDO
Finge que eres castellano,
pues la lengua castellana
hablas con tanta destreza.

JUAN
En los presidios de Italia
1790
la aprendí famosamente.
Yo soy, hermosa Leonarda,
ve escuchando lo que dice.

LEONARDA
Oh mi don Juan de Peralta.

JUAN
Don Juan de Peralta dijo.

FERNANDO
1795
Ya lo entiendo, hermosa traza,
ya por lo menos sabemos
el nombre, habla más, ¿qué tardas?

LEONARDA
¿Cómo venís mi señor?

JUAN
Lleno de mortales ansias
1800
de celos de don García.

FERNANDO
Qué lindamente la engaña
tratando del casamiento.

LEONARDA
Aunque mi hermano se cansa
en persuadirme, no crea
1805
que haré de mi amor mudanza,
ya estoy casada en Castilla.

FERNANDO
Dice que ya está casada.

LEONARDA
Ya soy vuestra, don Juan mío,
y no hay más firme lazada
1810
de diamantes, para el pecho,
que la que casa dos almas.
Mejor sois vos que García,
que ya estoy bien informada
de vuestra hacienda y nobleza.

FERNANDO
1815
Menos mal del que esperaba,
si es este don Juan tan noble,
buscarle quiero mañana,
no permita mi desdicha
que con la reina se vaya,
1820
si es posible que en mi honor
haya más que la esperanza.
Que es el amor tan sutil,
ejemplo tantas desgracias,
que fía todo el valor
1825
sobre cualquiera palabra.

(ELVIRA con sombrero, capa y espada, detrás COSME con capilla y espada.)

ELVIRA
¿Puede haber mayor locura,
que celosa de mi ama
venir a acechar las rejas?

COSME
Siguiendo voy sus pisadas;
1830
voto al sol, que desta vez
toda la hestoria se acrara.

FERNANDO
Pedro, los contrarios vienen.

JUAN
Pues saca, señor, la espada.

FERNANDO
Mueran.

ELVIRA
¿Quién ha de morir?

FERNANDO
1835
¿Castellanos en mi casa?

ELVIRA
Elvira soy.

COSME
Y yo Cosme.

FERNANDO
¿Pues adónde vais con armas?

ELVIRA
A Cosme vine a acechar,
que por esas tapias bajas
1840
mete mozas en la güerta.

FERNANDO
¡Hay tal maldad!

ELVIRA
Esto pasa.

FERNANDO
¿No tenéis vergüenza?

COSME
¿Yo?

ELVIRA
Vos pues.

COSME
Si no me levanta
testimuños, prega a Dios.

FERNANDO
1845
Ahora bien, los dos se vayan,
que mañana yo sabré
como mi casa se guarda.

COSME
Voto al sol que he de poneros
como un salmón las lunadas.

ELVIRA
1850
Saberlo tiene señora.
¿Pensáis que no os vi sacarlas
almendras verdes y priscos?,
cinco o seis tenéis preñadas.

COSME
¿Hay mayor bellaquería?

(Vanse.)

FERNANDO
1855
Buena noche los aguarda.

JUAN
¡Estraños celos!

FERNANDO
Notables.

JUAN
¿Qué gracia?

FERNANDO
¿Fuese mi hermana?

JUAN
Ya se fue.

FERNANDO
Pues ven conmigo,
que quiero que demos traza
1860
para buscar en palacio
este don Juan de Peralta.


Jornada III

Salen LEONARDA, MARCELA y DON JUAN muy galán con capa y sombrero de plumas.

LEONARDA
Décima
  Vete mi bien, que el aurora
ver estas flores desea,
no se levante y nos vea
1865
mi hermano.

JUAN
Después, señora,
que el sol que adoro las dora,
¿decís que el alba saldrá?

LEONARDA
¿No ves que lo muestran ya
calandrias y ruiseñores?

JUAN
1870
Pues digan las mismas flores
si en ellas el alma está.

LEONARDA
Décima
  Vete, que vernos recelo
si sale el sol.

JUAN
Yo me iré;
quien con ese sol no ve,
1875
no verá con el del cielo.

LEONARDA
Vete, que es mucho desvelo
para no haber descansado,
de las galas y el cuidado
que te ha costado la fiesta.

JUAN
1880
Si mi aurora no se acuesta,
siempre estaré desvelado.

LEONARDA
Quintilla
  Noches quedan, ya es de día,
vete mis ojos con Dios.

JUAN
Pues el sol se mira en vos,
1885
resplandeced fuente fría,
flores creced a porfía
Redondilla
  hurtándole las colores.
Salid claveles, salid
y aquestos cuadros vestid,
1890
de mis alegres favores.

(Vase.)

MARCELA
Décima
  Amor, Leonarda, no siente,
ni el cansancio, ni el temor.

LEONARDA
Cuando no tuviera amor,
hoy probara su accidente,
1895
permíteme que te cuente
de aquesta noche la fiesta
y verás si tengo puesta
el alma en dichosa parte.

MARCELA
Leonarda, solo escucharte
1900
será la mejor respuesta.

LEONARDA
Octava real
  Fui con mi hermano a la famosa playa,
que de la roja púrpura, corona
de nativos corales la atalaya,
registro de la mar de Barcelona,
1905
y aunque otras mil atarazanas haya,
donde el arte galeras perficiona,
rindan ventaja, a la que lleva el día,
que salga en ella la imperial María.
Octava real
  Pinta un caballo un celebre poeta,
1910
diciendo, que es el mismo pensamiento,
tal vez, que de los aires estafeta,
desprecia en la carrera su elemento;
ya dice, que paró veloz cometa,
esparciendo relámpagos al viento,
1915
copiando, porque a Rubens se anticipe
el retrato de Júpiter Filipe.
Octava real
  ¿Pues cuánto con mejor pincel, Marcela,
este caballo de la mar pintara,
si su cristal sirviéndole de tela
1920
en la ribera contrapuesta para?,
los rojos remos de una y otra espuela
parecen alas de la fénix rara,
que volarán, aunque mojadas plumas,
rompiendo el agua y levantando espumas.
Octava real
1925
  Ha puesto la ciudad tanto cuidado,
Marcela, en fabricar esta galera,
como si en jaspe o mármol coronado
de mil colunas un palacio hiciera
de ébano, de oro y de marfil labrado,
1930
el más rico escritorio no pudiera
igualar a la popa, que es mentira
cuanto en cuadras de príncipes se mira.
Octava real
  Estrado pueden ser los filaretes
de la más alta y principal señora,
1935
los árboles, mesanas y trinquetes
más le doran al sol, que el sol les dora:
flámulas, estandartes, gallardetes,
que al sol de Hungría llevarán su aurora
con tales ondas el damasco mueven,
1940
que las del agua con las puntas beben.
Octava real
  En esta caja han de llevar el uno
de los cuatro diamantes españoles,
perla que no la tuvo mar ninguno
de cuantos vieron popas y faroles.
1945
El frío en Alemania es importuno,
por eso el uno de sus cuatro soles,
Filipe, dos infantes y María,
quedándose con tres, España envía.
Octava real
  Después que vi, Marcela, el Argos nuevo,
1950
que ha de llevar el rubio vellocino,
mejor Jasón a más dorado Febo,
la negra sombra de la noche vino
en palacio, no sé cómo me atrevo
a decirte, que vi su sol divino,
1955
donde el amor con general deseo
le previno las galas de un torneo.
Octava real
  Pero esto corta maravilla encierra
para las muchas que sus ojos vieron,
pues más de cuatro mil hombres de guerra
1960
entrando la ciudad la recibieron.
aquí mostró la belicosa tierra,
de qué valor sus armas procedieron,
entoldando los aires tafetanes
de tantos generosos capitanes.
Octava real
1965
  Puede armar Barcelona, que es trofeo
digno de su grandeza, en un instante
diez mil soldados, pero ya el torneo
me pide señas de mi dulce amante,
en cuatro carros, como el mundo veo
1970
dividido el teatro militante,
que le formaron con bastante espacio,
juntándose a la puerta de palacio,
Octava real
  cuatro cuadrillas, que de veinte en veinte,
con las armas, la noche hicieron día,
1975
el carro celestial resplandeciente
con los mantenedores parecía.
Tanta color y pluma diferente
de las celadas fúlgidas salía,
como se ven distintas las colores
1980
en macetas de plata varias flores.
Octava real
  En medio pues, Marcela, de la fiesta,
al gran teatro un caballero sube,
que aventurero espada y lanza apresta,
en quien la vista con razón detuve.
1985
No conociera la celada puesta,
mi amado sol, pues le sirvió de nube,
a no ser por Lisardo, su padrino,
que a darme el premio a la carroza vino.
Octava real
  Pasó la voz en el vulgar estruendo,
1990
de que era caballero castellano,
cuando don Juan con su padrino huyendo,
de los curiosos fue seguido en vano;
y sin las armas, al jardín volviendo,
agora se transforma en hortelano,
1995
renovando la antigua gallardía,
que estas hazañas emprender solía.
Octava real
  Donde Lisardo, aquel su amigo, vive,
las armas deja y como viste viene,
donde mi alma, aurora, al sol recibe,
2000
que entre estas flores mi esperanza tiene.
Temo que el tiempo deste bien me prive,
así celoso de su honor previene
casarme don Fernando y don García,
mientras más le aborrezco, más porfía.
Octava real
2005
  En tanto, yo fingiendo ruiseñores
en esta dulce primavera, ¡ay cielos!,
deciendo a este jardín y escucho amores
y sin salir, sosiego sus desvelos
mientras sus diligencias son mayores,
2010
buscando mi don Juan llenos de celos,
le tengo aquí, sin que malicia tanta
sepa que es él el ruiseñor que canta.

MARCELA
Octava real
  Estraña y nunca vista gallardía,
atreverse, Leonarda, un caballero
2015
castellano, a salir adonde había
tanto señor bizarro aventurero.

LEONARDA
Ay Marcela, mi hermano y don García;
entre estas murtas esconderme quiero.

MARCELA
¿No le quieres hablar?

LEONARDA
No, que no es justo,
2020
si anda cerca don Juan, darle disgusto.

(Escóndense y salen DON FERNANDO y DON GARCÍA.)

FERNANDO
Octava real
  Esta ha sido la causa, don García.

GARCÍA
¿Y sábelo Leonarda?

FERNANDO
No lo sabe.

GARCÍA
¿Que por la huerta ese don Juan venía?

FERNANDO
Cierto portillo le sirvió de llave.
2025
Busquele por palacio todo el día
y no debe de ser persona grave,
pues nadie sabe que tal hombre venga,
ni en casa de la reina oficio tenga.

GARCÍA
Octava real
  Si don Juan de Peralta se apellida
2030
y es hombre principal, ¿cómo es posible?

FERNANDO
Querrá, por ser persona conocida,
andar en estas siestas invisible.
Leonarda en los jardines divertida,
cosa para mis celos insufrible,
2035
dice, que entre estos árboles y flores,
solo viene a escuchar los ruiseñores.

GARCÍA
Octava real
  ¿Tantos cantan aquí?

FERNANDO
No sé si cantan,
que apenas el aurora las despierta,
cuando Marcela y ella se levantan
2040
y bajan a las fuentes de la huerta.

GARCÍA
Sin duda con su canto las encantan
y más si tiene a todas horas puerta
el ruiseñor don Juan.

FERNANDO
Persona es alta.

GARCÍA
Así lo dice el eco de Peralta.
Octava real
2045
  Pero dejadme a mí buscar al hombre.

FERNANDO
¿Cómo le habéis de hallar, si yo no puedo?

GARCÍA
Yo sé que lo sabré, diciendo el nombre
a gente de Madrid y de Toledo.
¿Que ponga un forastero gentilhombre
2050
a caballeros catalanes miedo?,
vive Dios, si la vida no me falta,
que he de hallar y matar este Peralta.

(Vase.)

MARCELA
Redondilla
  ¿Qué te parece, Leonarda,
del valiente don García?

LEONARDA
2055
Que dentro del alma mía
don Juan de los dos se guarda.

MARCELA
Redondilla
  En el jardín se quedó
tu hermano.

LEONARDA
A verle saldré
como que ahora llegué.

MARCELA
2060
¿Y yo contigo?

LEONARDA
¿Pues no?
Redondilla
  ¿Tan de mañana, Fernando?

FERNANDO
Por la mano me ganaste,
pues lo mismo preguntaste,
de que me estaba admirando.
Redondilla
2065
  Dirás que vienes a oír,
como sueles, en las flores,
a tus dulces ruiseñores.

LEONARDA
Más tarde suelen venir.

FERNANDO
Redondilla
  Y vos, señora Marcela,
2070
¿tenéis la misma afición?

MARCELA
Más gusto de una canción,
que Elvira con Isabela,
Redondilla
  a quien ayudan también
los amigos jardineros
2075
al salir los dos luceros
cantan al alma muy bien.

FERNANDO
Redondilla
  ¿No la podremos oír?

MARCELA
¿Por qué no? Cosme.

(Sale COSME.)

COSME
Señora.

MARCELA
¿Si los amigos ahora
2080
pueden a cantar venir
Redondilla
  eso de los ruiseñores?
Fernando y yo lo pedimos.

COSME
Pues al instante venimos.

FERNANDO
Música, fuentes y flores
Redondilla
2085
  bien podrían despertar,
prima, en vos el sentimiento,
que no puede mi tormento.

MARCELA
No pueden dormir y amar
Redondilla
  asistir en un sujeto.

FERNANDO
2090
¿Luego amáis?

MARCELA
Pienso que sí.

FERNANDO
Yo lo entendiera por mí,
si cupiera en ser discreto.

MARCELA
Redondilla
  ¡Qué triste Leonarda está!

LEONARDA
Divertida en esta fuente
2095
mirando estoy su corriente
cómo viene y cómo va.

FERNANDO
Redondilla
  Pensarás que es ruiseñor
el bullicio del cristal.

LEONARDA
No canta el arena mal.

(COSME, ELVIRA y MÚSICOS.)

ELVIRA
2100
¿Quién lo manda?

COSME
Mi señor.

(Cantan.)

MÚSICOS
Silva (tirada)
  No son todos ruiseñores
los que cantan entre las flores,
sino campanitas de plata,
que tañen al alba;
2105
sino trompeticas de oro,
que hacen la salva a la gloria que adoro.

FERNANDO
Redondilla
  ¿Cuya es la letra?

COSME
Señor,
yo la compuse.

ELVIRA
Es mentira.

FERNANDO
¿Sois poeta?

COSME
Calla Elvira.

ELVIRA
2110
Si Góngora fue su autor,
Redondilla
  ¿para qué dice que es él?

COSME
¿No veis que se usa así?,
pero oíd mis versos.

FERNANDO
Di.

COSME
Riberas de Zapardiel
Copla (estructura abierta)
2115
  estaba un pastor echado
sin zurrón y sin ganado,
muerto de hambre y de frío,
¡qué desvarío!,
diole amor en la mollera,
2120
¡qué borrachera!,
con un boj de zapatero,
¡ay que me muero!,
por Inés de Villalobos
da corcovos,
2125
y ella se fue con un sastre,
¡qué desastre!,
nadie se fíe de Ineses
por cuatro meses,
que sin los nueve cumplir
2130
suelen parir
y traer esos chichones
son traiciones.
Aquí la historia hace fin,
dilín dilín,
2135
dilón dilón,
ay que tañen en San Martín,
ay que tocan en San Antón.

MARCELA
Redondilla
  ¡Qué buena letra!

COSME
Es verdad,
que las capillas las cantan
2140
desta suerte y que levantan
el pueblo por novedad.
Redondilla
  Mas ya que todos se fueron
por no escochar mi poesía,
porque bastaba ser mía,
2145
adonde nunca se oyeron
Redondilla
  perigallos en la luenga,
sino los concetos craros,
que en Pedro tengo de habraros.

FERNANDO
¿En Pedro?

COSME
¿Qué mayor mengua,
Redondilla
2150
  que inquietarme mi mujer?,
que me la tiene perdida,
que ni me guisa comida,
ni aun ya la acierta a comer.
Redondilla
  Ayer me trujo un mortero
2155
pidiéndole un azadón,
hoy le pedía el jubón.

FERNANDO
Pues bien, ¿qué os trujo?

COSME
El braguero.

FERNANDO
Redondilla
  ¿Sois enfermo?

COSME
No señor,
que es de Pedro mi pariente.

FERNANDO
2160
Pues para que no os afrente,
(que echarle es mucho rigor)
Redondilla
  en mi cuarto....

COSME
¡Ah mujer vana!

FERNANDO
Hay vacío un aposento
y en el podrá estar.

COSME
No siento
2165
el ver a Elvira liviana
Redondilla
  tanto como verle a él
tan coidadoso y peinado.

FERNANDO
Ello está así remediado,
no os atraveséis con él.

COSME
Redondilla
2170
  El cielo, señor, os guarde.

(Vase.)
(Sale DON JUAN.)

JUAN
¿Tan de mañana a las flores?

FERNANDO
Merecen los ruiseñores
verlos por mañana y tarde,
Redondilla
  y vos, Pedro, merecéis
2175
mejor un justo castigo.
Pues ¿cómo, a un deudo y amigo
la mujer le pretendéis?
Redondilla
  Si no lo fuérades mío,
no sé por Dios lo que hiciera.

JUAN
2180
¿Yo, señor?

FERNANDO
¿Qué deudo hubiera
que hiciera tal desvarío?
Redondilla
  Yo os quiero bien y así os quiero
Pedro, con Julia casar
y con ella os quiero dar
2185
casa, ajuar y dinero.
Redondilla
  Porque como a su criada
Leonarda la vestirá
y no busquéis mujer ya
dentro en mi casa y casada.

(Vase.)

JUAN
Redondilla
2190
  Señor.

LEONARDA
¿Querrás disculparte?

JUAN
Leonarda, verdad ha sido,
que Elvira me ha perseguido;
mas querer asegurarte
Décima
  de una villana tan vil,
2195
fuera en quien yo soy error
y afrenta de tu valor.

LEONARDA
Gentil disculpa, sutil.
Pero el galán más gentil
y que más lealtad nos guarda,
2200
quiere más, si le acobarda
solo el esperar un hora,
la brevedad labradora,
que la señora que tarda.
Décima
  ¡Qué presto se comunican
2205
a cualquier cosa posible
los hombres y a lo imposible
que mal la esperanza aplican!,
en viendo que les replican
a cualquiera petición,
2210
acuden a la traición,
que como su libertad
nació sin honestidad,
de cuantas los quieren son.
Décima
  ¿Estos eran los deseos,
2215
las lágrimas y suspiros?,
para hacer tan bajos tiros
¿qué sirven altos empleos?
¡Qué pensamientos tan feos!,
pero no me espanto ahora,
2220
que coma a la labradora
quien ayuna a la endiosada,
porque supla la criada
lo que falta a la señora.
Décima
  Ahora bien, esto hizo fin,
2225
no haya más, señor don Juan,
que aunque mi aposento os da,
más queréis el del jardín.
De la violeta al jazmín
quisiera verle abrasado,
2230
buen galardón me habéis dado;
pero gran consuelo ha sido
el haberos conocido
antes de veros casado.
Décima
  ¿De esos sois?, no me quedara
2235
criada, por vil que fuera,
que de vos estar pudiera
segura, aunque más guardada.
Pues antes de ser casada
estos disgustos me dan;
2240
Castilla me da un refrán,
que dice: Allá darás rayo,
tenga yo sola el ensayo
y otra la fiesta, don Juan.

(Vase.)

JUAN
Décima
  Señora, señora mía,
2245
Leonarda, tenla Marcela.

MARCELA
¿Qué he de tenerla, si vuela
con alas de tu osadía?
¿Quién en el mundo podía,
si no un castellano hacer
2250
tal maldad?, ¿esto es querer?,
¿quiérese allá desta suerte?

(Vase.)

JUAN
¿Eso dices?, oye, advierte;
fuese, engañose, es mujer.
Décima
  ¿Qué fiera, qué tigre airada,
2255
qué sierpe se pudo ir,
qué mar sin querer oír
o qué víbora pisada?,
¿qué león, qué ardiente espada
en venganza de traición?,
2260
que no hacen comparación,
ni la pueden igualar
fiera, tigre, sierpe, mar,
víbora, espada y león.

(Entra ELVIRA.)

ELVIRA
Redondilla
  A dicha, Pedro, he tenido
2265
en esta ocasión hallarte.

JUAN
¡Qué consuelo y en qué parte
para tanto bien perdido!

ELVIRA
Redondilla
  ¿Cuándo ha de ser aquel día
que tengas duelo de mí?

JUAN
2270
¿Cuándo de no verte a ti
será tal la dicha mía?

ELVIRA
Redondilla
  ¿Una palabra siquiera
no escucharé de tu boca?

JUAN
Acuchillas una roca
2275
con una espada de cera.

ELVIRA
Redondilla
  ¿Qué tienes, que tan mortal
me responde tu desdén?

JUAN
Por ti he perdido mi bien,
mira tú que mayor mal.

ELVIRA
Redondilla
2280
  ¿Por mí, traidor eso pasa?,
¿qué mal tienes tú por mí?

JUAN
¿No es mal echarme por ti,
don Fernando de su casa?

ELVIRA
Redondilla
  ¿Pues qué causa pudo haber?

JUAN
2285
Decir Cosme tu marido
[.......................]
que le quito su mujer.

ELVIRA
Redondilla
  Que te echará no lo creas,
que tienes buenos padrinos.

JUAN
2290
Huiré de tus desatinos
adonde nunca me veas.

(Vase y sale COSME.)

COSME
Redondilla
  ¿Juráralo yo así, así,
siempre juntos?

ELVIRA
Preguntaba
a Pedro, que adonde estaba
2295
la sartén que ayer le di.

COSME
Redondilla
  Pues dime, maldita seas,
¿cómo pidiendo sartén,
responderte viene bien
adonde nunca me veas?
Redondilla
2300
  Por los bodigos benditos
del día de Todos Santos,
que coja de aquí dos cantos....

ELVIRA
Ay, ay, ay.

COSME
¿Sin daros, gritos?
Redondilla
  ¿Es la treta llamatoria
2305
para que vengan vecinos?

ELVIRA
Desatinos.

COSME
¿Desatinos?,
ya entiendo toda la hestoria,
Redondilla
  juntos las noches y días,
y tú, muy fuera de ti,
2310
tras él de aquí para allí,
como el perro de Tobías.
Redondilla
  Pues yo os daré tal jabón,
aunque hagáis más deligencias,
que os queden las dos ausencias
2315
como ruedas de salmón.

(Sale DON FERNANDO.)

FERNANDO
Romance (tirada)
  ¿Siempre habéis de estar riñendo?,
¿siempre celos?, ¿solo un día
no habéis de vivir en paz?

COSME
Señor, si no quiere Elvira
2320
hacer lo que yo le mando,
no tendré paz en mi vida.

ELVIRA
Señor, si Cosme es celoso
y sobre necio porfía,
¿quién de los dos tiene culpa?
2325
Pedro sus cuadros cultiva
y yo estoy en mis haciendas;
tantas cosas imagina,
que anoche entró de repente
pensando que yo sería,
2330
y halló a Pedro que le daba
de comer a la borrica.
¿Esto se puede sufrir?

FERNANDO
Elvira tiene justicia,
noramala, mirad bien
2335
lo que hacéis.

COSME
Si la pollina
tiene las orejas blancas,
¿fue mucho engañar la vista
pensando que eran las tocas?
Demás que como crujían
2340
los granos de la cebada,
presumí, que le decía
algún requiebro entre dientes.

FERNANDO
Ahora bien, Cosme, esto sirva
de que no haya más enojos,
2345
habladla por vida mía,
que yo quiero hacer las paces.

COSME
Señor, como quiera Elvira
aquí estoy.

FERNANDO
Ella querrá,
ea Elvira.

ELVIRA
¿Yo le había
2350
de abrazar?

COSME
Agradeced,
que señor me lo soplica.

ELVIRA
¿Pues harame para Pascua
manteo, ropa y basquiña?

COSME
¿Qué no haya paces sin sastre?,
2355
luego ha de entrar, ¡qué desdicha!,
ea, que yo lo haré todo.

ELVIRA
Pues ya os abrazo mi vida,
qué maridito, qué ojos,
qué copete, qué barbita,
2360
Santantón parece el hombre
en ermita de Galicia.

COSME
Añadedura de pierna
no soltéis la tarabilla.

ELVIRA
Quién os viera en el reloj
2365
carnerito de Medina.

(Vase.)

COSME
Ya, mi señor don Fernando,
que esta de mujeres pizca
se fue y que mis celos trata
como si fueran mentira.
2370
Sepa su merced que quiero
comprar un macho y querría
saber el valor que tiene
esta moneda esquesita,
para que nadie me engañe.

FERNANDO
2375
¿Qué es della?

COSME
En esta bolsita
la tengo.

FERNANDO
Estos son doblones,
oro y armas de Castilla.
¿Vos tenéis este dinero?

COSME
¿Pues cuándo ha sido desdicha
2380
tener dineros, señor?

FERNANDO
La inocencia y la malicia
se ha juntado en esta bolsa.
¿Quién os la dio?

COSME
No me riñas.

FERNANDO
Bellaco, traidor.

COSME
¿Tener
2385
dinero, es bellaquería?

FERNANDO
¿Quién te los dio?, presto.

COSME
Pedro,
señor, el primero día
que vino de las Italias.

FERNANDO
Allí viene, vete aprisa
2390
y déjame aquí con él.

COSME
Nunca pensé que sería
desdichado con dineros.

(Vase y sale DON JUAN.)

JUAN
Lágrimas ablandan iras,
ya queda llana Leonarda,
2395
desengañada y mi amiga;
mucho me costaron celos,
pero amistades confirman.
Oh qué bien dijo un poeta
que sus defetos sabía,
2400
que el amor es celos de oro
y celos amor de alquimia.
Mas ay que está aquí Fernando.

FERNANDO
Pedro, aquesta casa es mía
y como ella es todo honor,
2405
le ha de tener quien la sirva.
Fieme de vos muy necio.

JUAN
¡Aquí se acaba mi vida,
que de fortunas me siguen!

FERNANDO
Y cuando yo presumía
2410
que érades hombre de bien,
hallo que todo es mentira,
pues dais a Cosme doblones,
siendo verdad conocida,
que es a costa de mi honor.
2415
Pues, Pedro, por cortesía,
sin que haya paso de daga,
por ser prevención traída,
que me digáis quien os dio
la bolsa y no de reliquias,
2420
aunque es ya del mundo el oro
la mayor idolatría.

JUAN
Señor, diciéndoos verdad,
como Elvira me quería,
me dio esta bolsa y me dijo,
2425
después de grandes porfías,
que aquel don Juan de Peralta,
caballero de Castilla,
se la dio, porque le abriese
la puerta; yo que tenía
2430
amor, dila a su marido,
sabiendo que la codicia
ablanda al más fiero toro
que vio del Tajo la orilla.
No tuve culpa, aunque fue
2435
necedad entonces mía
no deciros la verdad.

FERNANDO
¿Dos veces, infame Elvira,
así mi casa y tu honor
de esta manera ofendías?
2440
Vete, que viene mi hermana
y me importa hablarla.

JUAN
Espira
sin remedio mi esperanza.

(Vase.)

FERNANDO
Puesto que el honor me incita
a la venganza, es prudencia,
2445
que con alguna mentira
quite a mi hermana el amor,
en cuyo remedio estriba
que se case y que ella propia
su casamiento me pida.

(Sale LEONARDA.)

LEONARDA
Redondilla
2450
  Menos solías estar,
Fernando, en este jardín.

FERNANDO
Cuidados son y a ese fin
hallo en sus flores lugar.
Redondilla
  Estos son los ruiseñores,
2455
Leonarda que vengo a oír.
Mas ya es tiempo de decir
y tratar cosas mayores.
Redondilla
  Yo, hermana, he disimulado
vuestro necio pensamiento,
2460
pensando a mi honor atento
que lo hubiera remediado.
Redondilla
  Mas con engañados medios
seguí tan injusto error,
porque nunca un grande amor
2465
tuvo fáciles remedios.
Redondilla
  Sabiendo el que habéis tenido
a ese don Juan castellano,
más como padre, que hermano
os daba el mismo marido
Redondilla
2470
  de que hicistes elección;
pero no quise que fuese
sin que primero se hiciese
de quien era información.
Redondilla
  Hallele gran caballero,
2475
que de los Falces venía
de Navarra y que tenía....

LEONARDA
Lo que espero desespero,
Redondilla
  no sé en lo que ha de parar.

FERNANDO
El tal don Juan de Peralta,
2480
una muy notable falta
sin poderse remediar.
Redondilla
  Todos dicen que es casado
y con dos hijos no más,
con que, Leonarda, sabrás
2485
cuan necio fue tu cuidado.
Redondilla
  Y que el haberle tenido
en García, era mejor,
pagándole el grande amor
que sabes que le has debido.
Redondilla
2490
  Reformar quiero mi casa,
los pícaros jardineros
han de salir los primeros.

LEONARDA
Ya que sabes lo que pasa,
Redondilla
  solo te pido perdón
2495
y que erré como mujer
confieso, mas no el tener
al castellano afición.
Redondilla
  Para tu deshonra fuera,
que ya informate quería,
2500
si el amor que a don García
tienes, licencia me diera.
Redondilla
  Echa esta gente de aquí,
que dalles la culpa quiero
y salga Pedro el primero,
2505
que por él, más que por mí
Redondilla
  entró don Juan en tu casa.

FERNANDO
Saldrá luego y por mi honor
no le mato.

LEONARDA
Eso es mejor
y con tu gusto me caso,
Redondilla
2510
  que solo como decías,
eres mi padre y mi hermano.

FERNANDO
Oh industria, no fuiste en vano.

(Vase FERNANDO.)

LEONARDA
Adiós esperanzas mías,
Redondilla
  no más engaños de amor.

(Sale DON JUAN.)

JUAN
2515
Amor en haciendo paces,
con más gloria satisfaces,
que diste pena y dolor.
Redondilla
  Dijéronme, que a la huerta
bajó la hermosa Leonarda,
2520
¡con qué contento me aguarda
ya de mis verdades cierta!
Redondilla
  ¡Qué descanso que me espera
en sus brazos!, mas ¿qué veo?,
gloria y fin de mi deseo,
2525
dulce aurora y primavera
Redondilla
  destas flores venturosas,
que con más alegre risa
adonde tu planta pisa
vuelve las espinas rosas.
Décima
2530
  Aquí está el esclavo tuyo,
¿qué es esto?, si la tristeza
se atreve a tanta belleza,
¡ay de mí!, mi muerte arguyo.
A tu ceño restituyo
2535
aquella falsa alegría,
que de tu amistad tenía;
oh cómo pareces rosa,
que naciendo al alba hermosa
te cierras al fin del día.
Décima
2540
  ¿No hablas, mi amada prenda?,
¿hay alguna novedad?,
¿qué importa que a la verdad
tan necia mentira ofenda?,
habla mi bien, haz que entienda
2545
en qué te pude ofender;
porque callar y querer
con tan severa templanza,
es género de venganza,
que no se ha visto en mujer.
Décima
2550
  Habla y mátame, siquiera
di, por esto te maté;
¿hay amor, lealtad, ni fe
tan firme, cabal, ni entera?,
¿esta alma no es verdadera?
2555
¿estos ojos no han llorado?,
¿verdades que han aumentado
estas flores?, ¿no era yo
su ruiseñor?, ¿quién te dio
el veneno que me has dado?

LEONARDA
Décima
2560
  Irme sin hablar quería
y aunque ya tus sin razones
me han quitado las prisiones,
estoy, como suele el día,
que el preso que las tenía
2565
no acierta después a andar;
esto me ha hecho esperar,
que aunque libre mi sentido
de la prisión que he tenido,
no acierto a andar, ni a callar.
Décima
2570
  ¿A qué efeto, castellano,
con dos hijos por lo menos,
que ellos bien pueden ser buenos
siendo su padre villano,
venías a ser tirano
2575
de una mujer principal?,
que cuando de culpa igual,
como siempre a amor la den,
eso fue quererte bien,
pero a mí quererme mal.
Décima
2580
  ¿De Madrid vienes casado
a casarte en Barcelona?,
¿tú de la imperial persona
de la reina eres criado?,
¿habías imaginado
2585
irte con mi honor a Hungría?,
vive Dios que el mismo día
te siguiera y te matara
donde quiera que te hallara.

(Hace que se va.)

JUAN
Espera Leonarda mía,
Décima
2590
  espera.

LEONARDA
¿Qué he de esperar?,
¿a mí tretas castellanas?,
¿las mujeres catalanas
se dejan, don Juan, burlar?

JUAN
Si te ha querido engañar
2595
tu hermano, para casarte
y puedes desengañarte
con tanta facilidad,
¿no será grande crueldad
dejar mi bien de informarte?
Décima
2600
  ¿Yo casado?

LEONARDA
¿Luego no?

JUAN
¿Yo con dos hijos?, ¿no miras,
que con tan claras mentiras
don Fernando te engañó?

LEONARDA
¿Cómo puedo saber yo,
2605
que mi hermano me ha engañado
y que tú no eres casado?

JUAN
Con esta carta no más,
donde un retrato hallarás
con quien estaba tratado.

LEONARDA
Romance (tirada)
2610
  Hermosa es la castellana.
(Lea.)
«Después que con tantas quejas
dejastes vuestros amigos,
padres, hermanas y deudas
me rogaron que os escriba
2615
que deis a Madrid la vuelta,
donde tratan de casaros
con el dueño de esa prenda,
que fuera de su hermosura,
tiene cinco mil de renta
2620
y esperanza de otros cuatro».
Dejo de leer por verla;
¿brava moza, esto dejáis?,
oh qué mal pensada ausencia.
Volved, volved a Madrid,
2625
que tal dote y tal belleza
ningún cuerdo la dejara,
volved y casaos con ella,
mirad que os está llamando
y que pone tanta fuerza
2630
por hablar, que rompe el naipe.
¿Qué aguardáis?, ¿queréis que venga
a Barcelona por vos?

JUAN
¡Qué desdicha!, ¡qué tibieza!,
¿ni desengaños, ni engaños
2635
con vos, señora, aprovechan?
Mudastes en don García
aquella falsa firmeza;
¡ay de mí, cuántos trabajos
mi engañado amor me cuesta!
2640
Decildo vos, hablad flores
a quien mis lágrimas riegan.
Fuentes, ¿qué silencio es este,
si tienen las aguas lengua?,
pues que lo fueron mis ojos
2645
por fuente siquiera os duelan.
Yo me iré, pues que lo soy,
al mar y no con la reina,
sino adonde muerto acabe
la vida, aunque no la pena.
2650
Acordaos del labrador
fuentes, flores, plantas, yerbas,
no Pedro, sino don Juan.
Y vos catalana fiera,
que después que me habéis muerto
2655
me habéis dicho la sentencia.

LEONARDA
¿Hay gusto como escuchar
estas amorosas quejas?

JUAN
Dadme el retrato y adiós.

LEONARDA
¿El retrato?, antes os diera
2660
mil muertes, vil castellano.

JUAN
¿Pues dónde mi bien le llevas?

LEONARDA
A quemarle con el fuego,
que en las entrañas me dejas.

(Vase y sale DON FERNANDO, COSME y ELVIRA.)

FERNANDO
Ea, sin tardar un punto
2665
salgan los dos de la huerta.

COSME
Pareces en el jardín
el ángel de Adán y Esgueva.

FERNANDO
A villanos alcagüetes
desta manera se premia.

COSME
2670
¿Yo alcayuete?

FERNANDO
Vos picaño,
que por dinero mi puerta
habéis abierto a don Juan.

COSME
Ojalá decir pudiera
que la mujer me engañó.

ELVIRA
2675
¿Desta manera nos echas
después de haberte servido?

COSME
Déjeme sacar siquiera
mis bragas de cordellate
y el capote de las fiestas.

(Vanse los dos.)

JUAN
2680
Señor, si puedo contigo,
por la afición que me muestras,
alguna cosa, te ruego,
que término les concedas.

FERNANDO
No es mala la intercesión,
2685
vos que con él y con ella
fuistes cómplice en mi agravio,
¿volvéis con poca vergüenza
por ellos? Salid de aquí.

JUAN
¿Yo, señor?

FERNANDO
Sino tuviera
2690
respeto a mi propio honor....

JUAN
Señor, ¿en qué está la ofensa?,
¿de qué os quejáis?

FERNANDO
En haber
vuestra desleal bajeza
metido un hombre en mi casa.
2695
Salid brevemente della.

JUAN
Si la ofensa fue ponelle,
¿será por dicha defensa
el ponelle en vuestras manos
y que vuestros ojos vean
2700
hoy a don Juan de Peralta?

FERNANDO
¿Dónde le han de ver?

JUAN
En ella.

FERNANDO
Si sabéis, Pedro, quien soy,
¿para qué pedís respuesta?

JUAN
Pues aguardad por aquí,
2705
que yo haré que don Juan venga
y os le pondré en esta cuadra.

FERNANDO
Ninguna cosa desea
tanto mi alma.

JUAN
Esperad
hasta que os llame Marcela.

FERNANDO
2710
Cumplid, Pedro, la palabra,
que os mando, como yo vea
este don Juan de Peralta
dentro de mis propias puertas,
lo mejor que hay en mi casa.

JUAN
2715
Esa palabra me lleva
seguro a hacer una cosa
tan peligrosa y mal hecha.

(Vase.)

FERNANDO
¿Qué tengo que desear
como en mi casa le tenga?
2720
Hoy he de cobrar mi honor.

(Salen DON GARCÍA y DON PEDRO.)

PEDRO
La misma Leonarda ruega
a don Fernando que os case
tan brevemente con ella.

GARCÍA
Si los cielos son mudables,
2725
¿qué os espantáis de que sean
las condiciones humanas
a su mudanza sujetas?
Quien ayer me aborrecía,
hoy me quiere y me desea;
2730
la firmeza en las mujeres
es nunca tener firmeza.

PEDRO
Pues os casáis, don García,
hablad bien, pues habláis dellas,
que es muy de necios casados
2735
hablar mal de las ajenas
por buenas que sean las suyas.

GARCÍA
Don Fernando está en la güerta.

PEDRO
Solo y pensativo está.

GARCÍA
¿Saliendo la hermosa reina
2740
de Hungría, a honrar como el sol,
ilustrando el mar, la tierra
con ese descuido estáis?

FERNANDO
No pudiérades, si fuera
vuestro pensamiento el mío
2745
y un alma propia la nuestra,
venir en tal ocasión.

GARCÍA
Cuando aventurar se ofrezca
la vida por vos, ninguno
faltara de lo que deba
2750
a quien es y a vos Fernando.

FERNANDO
El castellano que intenta
sin voluntad de Leonarda
(que agradeciendo la vuestra
hoy me ha dicho que os estima
2755
y por marido os desea)
tengo dentro de mi casa,
porque con engaño en ella
me le ha puesto o le pondrá
el labrador desta güerta
2760
(de quien sus secretos fía)
viendo que le echaba della.

GARCÍA
¿Qué decís?

FERNANDO
Que esta venganza
os toca a los dos por fuerza,
a vos, que ya sois marido
2765
de Leonarda, pues con ella
os casaréis esta noche;
y a don Pedro, porque tenga
como amigo de los dos
parte en la venganza nuestra.

(Hablan y salen COSME y ELVIRA con alguna ropa.)

COSME
2770
Vos tenéis la culpa, Elvira,
por vos de casa nos echan.

ELVIRA
Eso sí, siempre tenemos
de cualquier cosa siniestra
culpa todas las mujeres.
2775
Yo imitando a la primera
a la sierpe se la doy.

COSME
¿Sierpe hay aquí?

ELVIRA
¿Qué más fiera
que vuestros celos?

COSME
Aun bien
que sacamos muesa hacienda,
2780
que no nos echan desnudos.
¿Posistes bien la espetera?

ELVIRA
Todo lo lleva el pollino,
mirad vos si se nos queda
olvidada alguna cosa.

COSME
2785
Agora echaré la cuenta.

ELVIRA
Miraldo todo muy bien.

COSME
Yo, el pollino, vos, la puerca,
pratos, escodillas, cama,
almocafre, azadón, rueca,
2790
arca de muesos vestidos
y otra con ella pequeña
en que están vuesos embustes,
moñaduras y jaleas,
redomillas, limonadas,
2795
botes de todas conservas,
el cernícalo, la urraca,
mis polainas de estameña.
Ea, todo está cabal.

FERNANDO
Quedo, ya viene Marcela,
2800
que así Pedro me lo dijo.

(Sale MARCELA.)

MARCELA
Hallarte a solas quisiera.

FERNANDO
¿No es mejor acompañado
para que testigos sean
del agravio de mi honor?

MARCELA
2805
No pienso yo que lo quedas.

FERNANDO
¿Cómo?

MARCELA
Como quien se casa,
cuando tiene iguales prendas,
más honra que agravia, primo.

FERNANDO
¿Pues quién se casa, Marcela?

MARCELA
2810
Don Juan de Peralta, un hombre,
cuyo valor y nobleza
dice una cruz de Santiago.

FERNANDO
¿Y es bien, sin que yo lo sepa?
¿Y adónde está?

MARCELA
Con Leonarda.

FERNANDO
2815
Haré pedazos la puerta.

(DON JUAN de galán con hábito y de la mano LEONARDA.)

JUAN
Yo soy, señor don Fernando,
don Juan de Peralta.

FERNANDO
Espera.

JUAN
Y Leonarda mi mujer,
no Pedro, si bien por ella
2820
fui los días que sabéis,
labrador de aquesta huerta.
Si la muerte ha merecido
esta amorosa fineza,
aquí estoy.

COSME
Pardiez, Elvira,
2825
que mueso primo lo era
de la señora de casa.

GARCÍA
Yo más presto respondiera.

FERNANDO
Leonarda, agora he caído,
porque andabas en la huerta.
2830
¿Son estos los ruiseñores?

LEONARDA
¿Pues agora se te acuerda,
que en las huertas del amor,
aunque cuidado se tenga,
Silva (tirada)
  no son todos ruiseñores
2835
los que cantan entre las flores?

COSME
Si no Pedros, que a Leonarda
cantan al alba,
sino dobloncitos de oro,
que entran y salen y se alzan con todo.

FERNANDO
Romance (tirada)
2840
  Aquí, señor don García,
la prudencia da las armas.
Ya tiene Leonarda dueño.

GARCÍA
Doy parabién a Leonarda.

FERNANDO
Y a mí, si Marcela quiere.

COSME
2845
Todos se casan y abrazan,
Pedro, pues que sois el dueño,
todos quedamos en casa.

JUAN
Convidad a estos señores,
que aquí la comedia acaba,
2850
no el deseo del poeta,
que para serviros canta,
ruiseñores, cuando cisne,
que si perdonáis sus faltas,
veréis, discreto senado,
2855
para vuestras alabanzas,
que siempre es negra la tinta,
aunque estén las plumas blancas.