Félix Lope de Vega y Carpio

EL NACIMIENTO DE CRISTO




Autoría: Probable
Texto utilizado para esta edición digital:
El nacimiento de Cristo. Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 1999. Edición digital a partir de: Menéndez Pelayo, Marcelino (ed.), Obras de Lope de Vega, III: autos y coloquios, II. Madrid, Atlas (BAE, CLIX), 1963, pp. 225-251.
Marcación digital para Artelope:
  • Souto, Luz Celestina (Artelope)

PERSONAS

LA SIERPE
LA GRACIA
LA SOBERBIA
LA ENVIDIA
LA HERMOSURA
EL PRÍNCIPE
ADÁN, rey.
EVA, reina.
EL EMPERADOR SUPREMO
LA INOCENCIA
EL PECADO
LAURENCIO
UN ÁNGEL
PASCUAL
UN MESONERO
SILVANA
EL MUNDO
JOSEF
LA MUERTE
LA VIRGEN
DELIA
LISENA
MARÍA
BALTASAR
RISELO
MELCHOR
GINÉS
GASPAR
Músicos
GABRIEL
BATO

La edición de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, basada en la edición de Marcelino Menéndez Pelayo, tiene el ELENCO dividido por actos. De manera que no adelanta todas las PERSONAS al comienzo de la obra sino que lo hace acto a acto.


Acto I

Salga la SIERPE con alas de dragón, cabellos largos, y sobre ellos una cabeza de culebra, y la SOBERBIA con él y la HERMOSURA.

SIERPE
Quintilla
Soberbia, mi eterno amigo,
y tú, mi amada Hermosura,
que caísteis por castigo
de aquella divina altura
5
precipitadas conmigo:
Quintilla
vivo en mi opinión tan firme,
que a un primero movimiento
no tengo de arrepentirme;
porque al arrepentimiento
10
no puede Dios persuadirme.
Quintilla
Verdad es que no lo intenta;
pero, cuando lo intentara,
fuera mi obediencia exenta,
y le dijera en su cara
15
que era arrepentirme afrenta.
Quintilla
De ser opuestos los dos
a tal grandeza me animo,
que en mi tormento con vos,
ser vuestra cabeza estimo
20
más que ser los pies de Dios.
Quintilla
Sabed que Dios...

SOBERBIA
Si comienzas
por Dios, Serpiente feroz,
gran mal hay.

HERMOSURA
No me convenzas
con algún suceso atroz;
25
que haré víboras mis trenzas.
Quintilla
¿Con Dios vuelven pesadumbres?
Y ¿a dónde puedes caer?
Ni a aquellas celestes cumbres
eternamente volver,
30
por más que tu cuello encumbres.
Quintilla
¿Qué te quiere Dios a ti?

SIERPE
El Emperador supremo,
que temo y que no temí,
(si puede decir que temo,
35
y que hay penas para mí),
Quintilla
a dos Reyes que ha criado,
el cetro del inundo ha dado,
y en aqueste Paraíso
palacio formarles quiso,
40
más verde al fin que dorado.
Quintilla
La casa que les ha puesto
es por notable excelencia,
y, para decirlo presto,
de la Gracia y la Inocencia
45
está su alcázar compuesto.
Quintilla
Y anduvo tan liberal,
que todo cuanto ha criado
comen con licencia igual;
solamente ha reservado
50
el árbol del bien y el mal.
Quintilla
Mas en esta, concesión
tengo fundado su daño.

SOBERBIA
¿Cómo?

SIERPE
Escucha la invención.

HERMOSURA
Si es de tu ingenio el engaño,
55
los Reyes esclavos son.

SIERPE
Quintilla
¿Dios no les puso precepto?

SOBERBIA
Sí puso.

SIERPE
Pues en quebrarle,
¿no queda el hombre sujeto
a su desgracia?

HERMOSURA
Y es darle
60
enojo a Dios, en efecto,
Quintilla
y si castigado el tuyo
también por inobediencia,
no liará menos por el suyo.

SIERPE
Esto quiere diligencia.

SOBERBIA
65
Della tu remedio arguyo.

SIERPE
Quintilla
¡Envidia!

(Sale ENVIDIA con un corazón en las manos, ceñida la cabeza de culebras.)

ENVIDIA
Ya estoy aquí;
que bien sabes que no puedo
faltar un punto de ti.

SIERPE
Envidia, perdido quedo.

ENVIDIA
70
¿Es por estos Reyes?

SIERPE
Sí.

ENVIDIA
Quintilla
Hermosos los ha criado
el Emperador.

SIERPE
Yo he sido
cedro hermoso levantado,
yo fui aurora y sol vestido
75
de luz, y estoy eclipsado.
Quintilla
Mira qué conchas tan fieras,
y pise con mil diamantes
las celestiales vidrieras.

ENVIDIA
Sé quién fuiste.

SIERPE
No te espantes
80
si igual a mi ejemplo esperas.
Quintilla
¿Ves este árbol?

ENVIDIA
Bien le veo.

SIERPE
Pues encantarlos deseo
con una manzana de él.

ENVIDIA
¿Y qué han de perder por él?

SIERPE
85
El reino que ya poseo.

ENVIDIA
Quintilla
¿Luego ya le cuentas tuyo?

SIERPE
Claro está.

HERMOSURA
Quedo, que vienen.

SOBERBIA
¡Brava corte!

SIERPE
Todo es suyo.

ENVIDIA
Divina hermosura tienen.

SIERPE
90
A la gracia contribuyo.

ENVIDIA
Quintilla
¡Que estos ganen lo que pierdes!

HERMOSURA
Lo perdido no lo acuerdes.

SIERPE
Déjame tú hacer a mí.

ENVIDIA
Escóndete.

SIERPE
¿A dónde?

ENVIDIA
Aquí,
95
entre estos árboles verdes.

(Salen el rey ADÁN y la reina EVA, con música y vengan con ellos la INOCENCIA, vestida de villano, y la GRACIA, de blanco.)

ADÁN
Redondilla
Aquí, Reina, en esta alfombra
de hierba y flores te asienta.

INOCENCIA
Eso, a la fe, me contenta:
Reina, señora, la nombra.

GRACIA
Redondilla
100
¿Pues no ves que es su mujer,
carne de su carne y hueso
de sus huesos?

INOCENCIA
Y aun por eso,
porque es como ser su ser,
Redondilla
lindos requiebros se dicen.

GRACIA
105
Dos en una carne son.

INOCENCIA
Dure mil años la unión,
y en esta paz se eternicen.

GRACIA
Redondilla
Por la Reina dejaría
el Rey a su padre y madre.

INOCENCIA
110
Ninguno nació con padre;
poco en dejarlos haría.
Redondilla
Y a la fe, señor Adán,
que, aunque de gracia bizarro,
que los príncipes del barro
115
notable pena me dan.
Redondilla
Bravo artificio tenía
vuestro soberano dueño
cuando un mundo, aunque pequeño,
hizo de barro en un día.

GRACIA
Redondilla
120
Quien los dos mundos mayores
pudo hacer con su palabra,
¿qué mucho que rompa y abra
en la tierra estas labores?
Redondilla
¿No ves las lámparas bellas
125
que de los cielos colgó?

INOCENCIA
Como de flores sembró
la tierra, el cielo de estrellas.

GRACIA
Redondilla
Mira cómo va poniendo
nombres Adán a las aves,
130
que con sus picos suaves
van el nombre agradeciendo.

(Echen a volar muchas aves diferentes, y vaya diciendo ADÁN:)

ADÁN
Redondilla
Águila aquella se nombre,
estos ánades, aquellos
cisnes.

EVA
¡Qué pájaros bellos!

ADÁN
135
Sea neblíes su nombre.
Redondilla
Esta paloma, aquel sea
cuervo.

INOCENCIA
¿No os parece a vos,
gracia, que, con la de Dios,
la nieve parece fea?

ADÁN
Redondilla
140
Este se llama faisán,
y esos pardos, avestruces.

EVA
Si a número los reduces,
casi infinitos serán.

ADÁN
Redondilla
Este se llama pavón.

INOCENCIA
145
De estos, muchos mal nacidos,
viéndose en alto subidos,
hurtarán la condición.
Redondilla
Mas no encubrirán los pies
con las plumas esmaltadas.

GRACIA
150
Inocencia, no me agradas,
porque eso malicia es.

(Va saliendo la SIERPE.)

SIERPE
Redondilla
Es porque estoy aquí yo,
que le doy principios ya.

ADÁN
Aquella, perdiz será.

INOCENCIA
155
¿Quieres que la alcance?

GRACIA
No.

INOCENCIA
Redondilla
Pues yo pienso que ha de ser
para comerla mejor.

ADÁN
Aquel será ruiseñor.

INOCENCIA
No le queráis parecer;
Redondilla
160
que aunque soy señor del mundo,
seréis ruin si soy ingrato.

SIERPE
Ya mi malicia dilato,
ya mis pensamientos fundo.

ADÁN
Redondilla
Aquel feroz animal
165
sea león, perro aquel.

INOCENCIA
Y de la envidia cruel
mordiendo imagen igual.

ADÁN
Redondilla
Aquel será jabalí,
aquel conejo, aquel oso.

INOCENCIA
170
Ya brama el mar espacioso;
¡qué de peces hay allí!

ADÁN
Redondilla
Focas, delfines, ballenas,
congrios, rayas y zafiros.

INOCENCIA
¿Y estas que andan por los ríos?

ADÁN
175
Truchas.

INOCENCIA
Frescas serán buenas.

ADÁN
Redondilla
Pero cantad, que después
proseguiré lo demás.

INOCENCIA
Oye estas voces; dirás
que cielo armónico es.

(Aquí canten los músicos y les hagan una danza y baile por estas diferencias.)

MÚSICA
Copla (estructura abierta)
180
El mayor señor del mundo,
rey de cuanto Dios formó,
con su amada esposa vino
en el estado mejor.
Acompaña a la Inocencia
185
la Gracia cine Dios le dio;
tiernos requiebros le dice
el día que se casó.
Bien haya quien hizo cadenicas, cadenas,
bien haya quien hizo cadenas de amor.
190
y responden las aves que vuelan
por el aire de dos en dos, de dos en dos:
vivan los casados, para en uno son.

(ADÁN se duerme al son de la MÚSICA, y dice durmiendo:)

ADÁN
Divinos son tus secretos:
¡qué es esto que viendo estoy'
195
¿Tú, como hombre, Dios mío,
mi carne tomas, Señor?
¿Tu deidad juntas conmigo,
Dios humanado, y Dios yo?
Dios baja al suelo a ser hombre,
200
y el hombre sube a ser Dios.

(La MÚSICA prosigue y el baile.)

MÚSICA
Bien haya quien hizo cadenicas, cadenas,
bien haya quien hizo cadenas de amor.
Y responden las aves que vuelan
por el aire de dos en dos:
205
vivan los casados, para en uno son.

(La SIERPE llega a la INOCENCIA y dice:)

SIERPE
Redondilla
¡Ah del jardín!

INOCENCIA
¿Quién va allá?

SIERPE
Yo soy, Inocencia amiga.

INOCENCIA
Si el nombre acaso os fatiga,
¿Adán no os le puso ya?

SIERPE
Redondilla
210
Nombre tengo, y aun primero
que el rey Adán fui criado.

INOCENCIA
¿Primero? Estáis engañado.

SIERPE
¿No veis que soy el lucero
Redondilla
que al lado del sol salió,
215
y su corona quería
igualar al mismo día
que teda la luz perdió?

INOCENCIA
Redondilla
Yo pensaba que los Reyes
eran antiguos aquí.

SIERPE
220
A Dios denantes oí
no se qué divinas leyes
Redondilla
que me han parecido mal.

INOCENCIA
¿Cosa que Dios hace?

SIERPE
Sí.

INOCENCIA
¿Pues quién sois?

SIERPE
Quien tuvo en sí
225
valor para serle igual.

INOCENCIA
Redondilla
Vos sois el primer hereje
de cuantos habrá jamás,
y volved el paso atrás,
si queréis que vida os deje.

SIERPE
Redondilla
230
¿Qué hace Adán?

INOCENCIA
Durmiendo está
con una costilla menos.

SIERPE
¡Oh, qué casados tan buenos!

GRACIA
Entrándose adentro va.

INOCENCIA
Redondilla
No sé qué tiene de enguila,
235
y por eso se resbala.

SIERPE
Quiero ser su maestresala;
¡oh hermosura! ¡oh maravilla
Redondilla
del poder de Dios! ¡oh Madre
del mundo! ¡oh Eva!

EVA
¿Quién es?

SIERPE
240
¿No me ves?

GRACIA
¡Qué feos pies!

SIERPE
Aquel soberano padre
Redondilla
de las lumbres cielo y tierra,
te hizo hermosa, y mostró
en el valor que te dio
245
el que tu poder encierra,
Redondilla
del costado que es la silla
del corazón de los dos.

INOCENCIA
Y no fue a costa de Dios.

GRACIA
¿Pues de quién?

INOCENCIA
De su costilla.

SIERPE
Redondilla
250
El árbol que os ha mandado
no comer, es con temor
que no igualéis el valor
del mismo que os ha criado.
Redondilla
Que seréis Dioses como él;
255
sabréis tanto y podréis tanto...

INOCENCIA
¡Mas que le doy con un canto!

SIERPE
El día que comáis de él.
Redondilla
A esto vengo, porque soy
de este jardín hortelano,
260
do él me puso de su mano
en la cabaña que estoy.
Redondilla
Toma, toma una manzana:
dala al Rey, que ya despierta.

EVA
No hay fruta en toda la huerta
265
más bella.

GRACIA
¡Ay, Eva liviana!
Redondilla
Así le engañas ahora,
y el necio no te resiste,
mas de su espalda saliste,
por eso fuiste traidora.

EVA
Redondilla
270
[-i]
Toma, comamos los dos
y seremos como Dios;
toma.

ADÁN
Comeré por ti.

SIERPE
Redondilla
¡Oh envidia, qué bien se ha hecho!
275
Aquí los quiero encantar.

ENVIDIA
¡Qué bien tendrán que llorar!

SIERPE
Hágales tan mal provecho
Redondilla
como a nosotros, el ser
inobedientes a Dios.

GRACIA
280
Despídome de los dos,
porque en llegando a ofender
Redondilla
a la Majestad divina,
quedasteis en su desgracia.

INOCENCIA
¿Dónde vas, Gracia? ¡Oye, Gracia!
285
¡Qué presurosa camina!

SOBERBIA
Redondilla
Poneos vos aqueste saco,
Inocencia, y sed Malicia.

INOCENCIA
Ello fue justa justicia:
esto de ofenderla saco.

HERMOSURA
Redondilla
290
¿Viste a los Reyes también?

SOBERBIA
Ya los visto de villanos.

Póngales un capote pardo.

SIERPE
Ved qué Dioses soberanos.

ADÁN
Perdí por loco mi bien;
Redondilla
¿no ves que estamos desnudos,
295
y de la culpa vestidos?

EVA
¡Ay! que quedamos perdidos,
y en lugar de sabios, rudos.

ADÁN
Redondilla
¿Quién son aquestos que aquí
se burlan de nuestros daños?

SOBERBIA
300
Encantados por cien años.

SIERPE
¿Qué dices? ¿estás en ti?
Redondilla
Más de cuatro mil serán
si a Dios enojado pinto
los que en este laberinto
305
encantados estarán.
Redondilla
Vaya, músicos, también
un baile para nosotros.

MÚSICOS
Vaya.

INOCENCIA
En tanto, vosotros
llorad el perdido bien.

ADÁN
Redondilla
310
¡Ay Dios, que me han trasformado
de inocente en pecador!

EVA
Tal era el encantador
y el veneno que me ha dado.

INOCENCIA
Redondilla
Malicia soy, no Inocencia.

SOBERBIA
315
Ea, pues, el baile vaya.

SIERPE
Vaya,
Ea pues, les damos baya,
del pecado penitencia.

MÚSICA
Romance (tirada)
Estaba la blanca niña
a sombras de una alameda,
320
en un bello paraíso,
a quien cuatro fuentes riegan.
Mandóle Dios que de un árbol,
que del bien y el mal la ciencia
tenía dentro de sí,
325
no comiese en la floresta.
Necio fue Adán, necia fue Eva
vayan cautivos el Rey y la Reina.
La serpiente maliciosa,
con la Envidia y la Soberbia,
330
por la flaqueza del hombre
vencieron su fortaleza.
Perdieron los dos la gracia:
desde hoy encantados quedan:
enojado viene Dios:
335
gran castigo les espera.
Necio fue Adán, necia fue Eva,
vayan cautivos el Rey y la Reina.

(Entre el EMPERADOR celestial.)

EMPERADOR
Redondilla
¿No dejé yo aquí dos Reyes?
¿Cómo cautivos están?

SIERPE
340
Guardaréis ahora, Adán,
lágrimas mejor que leyes.

ADÁN
Redondilla
Señor, estoy escondido
porque desnudo me veo.

EMPERADOR
¿Quién te lo dijo?

ENVIDIA
Deseo
345
ver el castigo.

EMPERADOR
Haber sido
Redondilla
inobediente a mi ley,
tu desnudez te enseno.

ADÁN
Esta mujer me engañó.

SIERPE
¡Buena disculpa de Rey!

EMPERADOR
Redondilla
350
¿Por qué le engañaste, di?

EVA
Celestial Emperador,
este fiero encantador
me engañó primero a mí.

EMPERADOR
Terceto
Desde hoy, serpiente vil, por lo que has hecho.
355
seras maldita, comerás la tierra
y por ella andarás sobre tu pecho,
Terceto
tú y la mujer tendréis perpetua guerra;
mira con que valor su tierna planta.
de tu soberbia la ambición destierra.

(Con chirimías se abre una nube y se ve a una Virgen con una corona de estrellas y a los pies un dragón.)

SIERPE
Terceto
360
¿Quién eres, dime, generosa Infanta,
que no puedo sufrir la lumbre tuya
pues antes de la culpa fuiste santa?

SOBERBIA
Terceto
Huye, serpiente vil.

SIERPE
¿Qué importa que huya,
si en el profundo de mi ciego abismo
365
mi frente ha de alcanzar la planta suya?

SOBERBIA
Terceto
¿Quién te lo ha dicho?

SIERPE
Dios.

SOBERBIA
¿El mismo?

SIERPE
El mismo.

(Huyan, y diga ADÁN:)

ADÁN
Ya que el Emperador de tierra y cielo
castiga nuestro loco barbarismo,
Terceto
vamos, Reina, a llorar el desconsuelo
370
en que la culpa nos ha puesto.

EVA
Vamos,
perdido Rey; que me ha cubierto un hielo.

ADÁN
Terceto
¿No ves el Serafín entre los ramos
con espada de fuego?

EVA
Ya le veo;
guardas tiene la puerta, no volvamos.

ADÁN
375
Rey fui, labrador soy, morir deseo.

(Canceles y una VOZ así:)

[VOZ]
Romance (tirada)
El Rey y Reina del mundo,
llamados Eva y Adán,
cuán tristes que van saliendo
de aquel jardín celestial.
380
Encantólos la serpiente,
pero al fin los sanará
otra serpiente en un palo,
de carne, no de metal.
Ya labran la dura tierra,
385
y aunque eran Reyes, son ya
labradores, que en sudor
de su rostro comen pan.
Mas si viene vuestro Hijo,
Emperador celestial,
390
presto le dará la vida
con un bocado no más.

EMPERADOR
Lira
¡Ay, hombre miserable,
que por tu culpa a tanta pena vienes,
culpa tan detestable,
395
que ya por ti ningún remedio tienes;
qué mal agradeciste
aquel dichoso estado en que te viste!
Lira
Rey del mundo te hice,
casa te puse de grandeza llena;
400
solo me satisfice
dándote aviso del castigo y pena
de que como sujeto
a mi imperio guardases un precepto.
Lira
Quebrástele engañado
405
de tu fácil esposa, inobediente
a mi Real mandado
por escuchar la voz de la serpiente,
que, con su dulce canto,
te ha desterrado a un mar de eterno llanto.
Lira
410
Ya el trabajo, la pena,
la enfermedad, la hambre, el aire y frío,
la tierra estéril, llena
de espinas, el rigor del seco estío
te cercan, y la muerte,
415
última línea de tu triste suerte.

(Sale el PRÍNCIPE divino.)

PRÍNCIPE
Romance (tirada)
Poderoso Emperador
y mi soberano padre,
que de vuestro entendimiento
sapientísimo, admirable,
420
por la virtud de la esencia
existente me engendraste:
vos, increado Señor,
de quien soy divina imagen,
rayo, espejo y esplendor
425
de vuestra gloria inefable:
los Reyes que habéis criado
por el Dragón arrogante,
que de las luces del cielo
derribó la tercia parte,
430
encantados en la tierra
al pie de aquel árbol yacen,
donde los tiene la muerte
en su prisión miserable;
si os place, eterno Señor,
435
que yo a la tierra bajase
a probar esta aventura
en que a los dos desencante,
tan digna de un hijo vuestro,
pues una hazaña tan grande
440
solo puede hacerla un hijo
de tan soberano padre,
y satisfacer yo solo
a vuestra justicia; dadme
licencia, eterno Señor,
445
para que a la tierra baje
este ser divino mío
vestido de humana carne.
que yo os ofrezco mi vida
para que su muerte mate.

EMPERADOR
450
Mira, Príncipe divino,
que por un ingrato haces
hazaña tan amorosa.

PRÍNCIPE
El amor puede obligarme;
ya me aguardan en la tierra,
455
para servirme de nave,
de una soberana niña
las entrañas virginales;
ya, señor, las armas pido.

EMPERADOR
Tú las volverás en sangre
460
bañadas, tanto, que en verte
las luces del cielo espantes.
Por querer tanto a los Reyes
del mundo, aunque desleales
a mis divinos preceptos,
465
quiero a la tierra enviarte.
Bien tiene que agradecerme
en su estado miserable;
mi hijo les doy: no tengo
joya más rica que darles.
470
De tu persona y la mía
procede el amor que hace
estos lazos amorosos,
este que tan bueno y grande
por espiración emana
475
dos los dos, este suave
y santo espíritu, hará
obra tan alta e inefable.

(Sale GABRIEL.)

EMPERADOR
¡Gabriel!

GABRIEL
¡Señor!

EMPERADOR
Al momento
baja, esclareciendo el aire
480
con ejércitos de estrellas,
que tu persona acompañen
a Galilea, región
en cuyo distrito yace
la ciudad de Nazaret,
485
y darás de nuestra parte
a una Infanta que allí vive,
más bella y pura que un ángel,
desposada con José,
varón santo y venerable
490
de la casa de David,
nuevas de que luego parte
el Príncipe a sus entrañas,
donde quiere aposentarse
nuevo Mesías.

GABRIEL
Cielo y tierra
495
tu nombre divino alaben.

PRÍNCIPE
Yo parto en diciendo sí
aquella boca suave,
llena de gracia y dulzura.

EMPERADOR
Y Adán del encanto sale
500
en que la sierpe le puso.
pues para salvarle nace.


Acto II

Sale la SIERPE.

SIERPE
Lira
No puede en competencia
entrar con mi poder el mismo cielo
ni hacerme resistencia:
505
yo tengo el cetro universal del suelo:
toda la tierra es mía
de donde nace a donde muere el día.
Lira
Este León, que ha sido
símbolo siempre de Real grandeza,
510
muestra la que ha tenido,
y yo mi celestial naturaleza
en ser tan soberano
que no he sufrido imperio de hombre humano.
Lira
Por no dejar la planta
515
de aquella humanidad de Dios propuesta,
tuve soberbia tanta
y fue a mi entendimiento tan molesta
que aun la misma memoria
de ver que la perdí me causa gloria.
Lira
520
De allá truje conmigo
de las estrellas la tercera parte;
dicen que fue castigo
y de los que siguieron mi estandarte;
pero empresas tan bellas,
525
si no acaballas, basta acometellas.
Lira
Yo soy el solo sabio,
yo aquel querub, y plenitud de ciencia,
yo aquel de cuyo labio
pende toda celeste inteligencia,
530
porque nada ha perdido
quien no se vio jamás arrepentido.
Lira
Yo soy el cedro hermoso
a todos los del Líbano antepuesto,
que tengo al temeroso
535
linaje humano en mis prisiones puesto,
y a Dios tan parecido,
que tenemos el Reino dividido.

(Sale el PECADO.)

PECADO
Lira
Celebren mi victoria
el sucesivo curso de los años
540
con la eterna memoria
que ha de vivir de los primeros daños,
y de mi fama y nombre
en la posteridad del primer hombre.
Lira
Pecado mi apellido,
545
desobediencia soy, que a los preceptos
de Dios rebelde he sido;
todos están a mi valor sujetos,
porque en Adán pecaron
y el patrimonio mísero heredaron.
Lira
550
Cuando ambición de ciencia
me dio principio, grande fue mi gloria,
y cuando con violencia
di principio a la sangre y a la historia,
mi envidia fue de suerte,
555
que de mis armas se engendró la muerte.
Lira
Entró por mí en el mundo,
por mí que soy su causa, y ella efecto
de mi pecho iracundo,
que con mi libre voluntad sujeto
560
a mis propios agravios
Davides tantos, Salomones sabios.
Lira
Por mí cubrió la tierra
diluvio universal, hasta que puso
fin a la dura guerra
565
el arco hermoso cine la paz dispuso,
y el ave blanca altiva
que el pico de rubí ciñó de oliva.
Lira
Por mí tantas ciudades
fuego voraz sepulta, por mí solo
570
en tan largas edades
tantas historias hay de polo a polo,
que he vencido con ellas
los átomos del sol y las estrellas.

(Sale la MUERTE.)

MUERTE
Lira
A mi poder inmenso,
575
a mi nunca vencido señorío,
paga perpetuo censo
con el río a la mar, la fuente al río,
toda planta atrevida
que pise los umbrales de la vida.
Lira
580
Yo soy la muerte fiera,
y aquella fui que el edificio humano,
fábrica de quien era
autor el mismo Dios, con fuerte mano
derribé por el suelo
585
y su llama vital cubrí de hielo.
Lira
Mi valor ha podido
entrar con Dios en competencia osado,
que si él autor ha sido
del hombre, y de la nada le ha formado,
590
yo con mi fuerte pecho,
en nada vuelvo lo que Dios ha hecho.
Lira
Así traigo cautivo
al hombre miserable, así sujeto
a todo el sucesivo
595
linaje humano, y a ninguno excepto;
tanto, que si bajara
Dios a ser hombre, aún no le perdonara.
Lira
Guárdese Dios de serlo
como Abraham lo tiene prometido,
600
porque si acierta a verlo,
no diré yo que ha de quedar vencido,
pero será muy cierto
que en la parte mortal quedará muerto.

(Tocan chirimías, y aparezca en lo alto la GRACIA divina.)

GRACIA
Lira
¿Qué blasonáis, villanos,
605
del Imperio del mundo reducido
a vuestras viles manos?

SIERPE
Cegado me has de luz.

PECADO
A mí rendido.

MUERTE
Con ser la Muerte, muero.

GRACIA
La Gracia soy.

PECADO
¿Qué aguardo ya?

SIERPE
¿Qué espero?

PECADO
Lira
610
Si la Gracia parece
de Dios al mundo, ¿qué he de hacer?

SIERPE
Pecado,
huye y desaparece.

PECADO
Si viene Dios, el Reino te ha quitado.

MUERTE
¡Que el hombre se rescate!

SIERPE
615
Pues yo te digo, Muerte, que él lo mate.

(Huyen.)

GRACIA
Romance (tirada)
En la más clara noche
que tuvo el lluvioso invierno,
mas no escura ni cerrada,
porque está en la tierra el cielo;
620
cuando en los montes se miran
de Belén algunos fuegos
mostrándolos las tinieblas
más cerca mientras más lejos,
las vigilias de la noche
625
guardando en contornos de ellos,
cubiertos de blanca nieve
los pastores soñolientos;
mientras en altas ciudades
duerme el humano gobierno
630
porque el de Dios ha de estar
eternamente despierto;
mientras el pobre y el rico
duermen en bordados lechos,
el tino de estrellas claras
635
y el otro de oro y desvelos;
de la purísima Virgen
aquel esposo y espejo
que del Espíritu Santo
tuvo el oficio en el suelo,
640
a las puertas de las casas
está llamando y diciendo
palabras que piedras rompen
y no los humanos pechos.
Cielo, tierra, Angeles, hombres,
645
ya se acerca el santo tiempo
que quiere venir al mundo
aquel mayorazgo eterno.
Ya está en la nave María,
nave que trae desde lejos
650
aquel soberano pan
de cielo y tierra sustento.
(Sale el MUNDO.)
Albricias, Mundo.

MUNDO
¿Quién eres?
¡Hola, tú! ¿Qué estás diciendo.
que viene Dios a la tierra?

GRACIA
655
La Gracia soy que aparezco,
Mundo, como ves, en ti.

MUNDO
Y qué ¿es cierto mi remedio?

GRACIA
En la mitad de esta noche
será Dios hombre en el suelo,
660
aunque ha nueve meses ya
que tiene limpio aposento
en el claustro de una niña
más pura y limpia que el cielo;
vuelve los ojos, verás,
665
Mundo, su esposo y su espejo,
y de los ojos de Dios
la niña por cuyo velo
mira tus lágrimas tristes.

MUNDO
Gracia santa, ya los veo;
670
voy a hacer que aquesta noche,
aunque lo defienda el hielo,
borden la escarcha las flores,
salgan los pimpollos tiernos
de las encogidas ramas
675
y de los montes soberbios
bajen los arroyos mansos,
líquido cristal vertiendo.
Haré que las fuentes manen
cándida leche, y los fresnos
680
pura miel, diluvios dulces
que aneguen nuestros deseos.
¡Oh, qué fiestas hará el Limbo,
donde los Padres primeros
Abraham, Jacob e Isaac,
685
David, su divino abuelo.
y cuantos profetas santos
con Elías y Eliseo
le aguardan!

GRACIA
Con justa causa
te alegras.

MUNDO
Todo me alegro
690
de ver cordero al León
y al mismo Dios niño tierno.

(Vanse y salgan JOSEF y la VIRGEN.)

JOSEF
No sé qué habemos de hacer
hermosa Reina del cielo,
desamparados del hombre,
695
habiendo llegado a tiempo
que de él tenga el mismo Dios
necesidad, ¿qué consejo
tomaremos esta noche?

VIRGEN
Tened, esposo, consuelo;
700
que otras casas hay sin estas.

JOSEF
Mucho, Virgen, me enternezco
de veros así, ni es mucho
que llore Josef de veros
sin posada a tales horas,
705
y que al mismo Dios inmenso,
por cumplir leyes del mundo,
trate el mundo sin respeto.
El Presidente de Siria
hace este edicto: yo vengo
710
a registrarme a Belén.

VIRGEN
Este es mesón; llamaremos:
podrá ser que haya piedad.

JOSEF
¡Ah de casa!

VIRGEN
Duerme el dueño.

(El MESONERO sale a la ventana.)

MESONERO
¿Quién llama, quién está ahí?

JOSEF
715
Gente de paz.

MESONERO
Llamad quedo;
aunque a puertas de mesón,
llama con tiento el discreto.

JOSEF
Abrid y dadme posada,
que ni cama ni aposento
720
os tengo yo de ocupar;
solo con mi esposa vengo.
Abrid, señor, que los dos
en un rincón estaremos,
mirad que viene preñada
725
y temo el rigor del hielo.

MESONERO
No deis golpes y hablad paso,
buen hombre; que están durmiendo
los huéspedes; id con Dios:
todo está ocupado y lleno.
730
Allí, al salir de Belén,
hallaréis un portalejo
donde podréis albergaros;
pienso cine habrá paja y heno
de algunas bestias que allí
735
hay.

JOSEF
Dulce esposa, ¿qué haremos?
Que os cierra la puerta el mundo
siendo vos puerta del cielo.
Si Dios pudiera olvidarse,
dijérale: Niño tierno,
740
como vos tenéis posada,
no os duelen los padres vuestros.
Que en vuestras puras entrañas
no le hacen falta los techos
sembrados de serafines,
745
porque son más limpios que ellos.
Tened, divina Señora,
esos cabellos, que creo
que saldrá el sol con sus rayos,
con que ira a noche huyendo.
750
No lo digo yo por mí:
hombre soy, sufrirlo puedo;
de vos, soberana niña,
tengo justo sentimiento.
A fe que si a vuestro hijo,
755
Virgen, en mis brazos veo.
que le tengo de decir
que como pasa por esto,
y cine ha de oír de Josef
mil quejas y mil requiebros.
760
Pero ¿quién se quejaría
si a Dios estuviese viendo?
Las quejas son imposibles,
los requiebros serán ciertos;
que es mi padre, aunque es mi hijo:
765
mi Dios, aunque le sustento.

VIRGEN
Si vivieran en Belén
los reyes nuestros abuelos,
no nos faltara posada,
que aquí comenzó su reino.
770
David, vuestro antecesor,
aquí tuvo origen.

JOSEF
Creo,
María, que nuestros pasos
no habrán sido sin misterios;
reyes nos han precedido:
775
muchos son los que tenemos
desde Abraham y David
en el Real linaje nuestro.
Mas como pasaron ya
sus coronas y sus cetros
780
en un carpintero pobre,
nadie me quiere por deudo.

VIRGEN
Entrad, que aqueste portal,
Josef, nos dará consuelo,
al cielo envidia, a los hombres
785
vida.

JOSEF
Vos sois su remedio.
En Belén, casa de pan,
nacerá el pan verdadero,
que es de los ángeles gloria
y de los hombres sustento.
(Cantan dentro.)
Redondilla
790
Josef, divino maestro,
¿qué más gloria para vos
que un hijo que tiene Dios
tenelle el mundo por vuestro?

(Vanse y sale LAURENCIO.)

LAURENCIO
Quintilla
Echa por acá, Pascual;
795
Bato, corta esos renuevos,
¡hase visto noche igual!
Hasta los verdes acebos
cubre de blanco cristal.
Quintilla
Mira cual relampaguean
800
las estrellas; corta, acaba,
y los más enjutos sean.

(Sale DELIA, pastora, con un gabán y metida la capilla, y las manos en las mangas.)

DELIA
¡Eh, Dios, qué noche tan brava!
Estas dicen que desean
Quintilla
en las cortes los señores
805
que duermen ensabanados
entre algodones y olores.
Verá cuál están los prados;
¡ay de los negros pastores!
Quintilla
Yo tirito, muerta estoy!

LAURENCIO
810
¡Hola, Bato! ¿acabas ya?

DELIA
Hacia la cabaña voy
de Laurencio, cerca está;
patadas por pasos doy:
Quintilla
envidia tengo a mi hermana
815
que anteayer se caso.

LAURENCIO
¿Si es esta Delia o Silvana?

DELIA
Ya no puedo pensar yo
vivir hasta la mañana.
Quintilla
Las manos tengo ateridas;
820
¡ay de las cabras paridas
y de las tristes ovejas!
Pero de buenas pellejas
las tiene el cielo vestidas.
Quintilla
No sé cómo con fríos tales
825
las varas pueden tener
en las ciudades reales
los jueces, ni ejercer
su oficio los oficiales.
Quintilla
¿Es Laurencio?

LAURENCIO
¿Es Delia?

DELIA
Sí.

LAURENCIO
830
¿A dónde vas por aquí?

DELIA
A buscar alguna hoguera,
porque ya es la Citia fiera
mi cabaña para mí.

LAURENCIO
Quintilla
Allí he, guardado un tizón
835
conservado en las cenizas
que cuerpo del fuego son:
Allí estará.

DELIA
Si le atizas,
haz cuenta que soy carbón.

LAURENCIO
Quintilla
A Bato estoy aguardando,
840
que está del monte cortando
algunos ganchos ya secos.

DELIA
Por allá suenan los ecos.

LAURENCIO
Del monte baja cantando.

(BATO, rústico, sale.)

BATO
Copla (estructura abierta)
Si el pan se me acaba, ¿qué comeré?
845
Sol, sol, fa, mi, re;
si se acaba el que me dan,
¿dónde hallaré pan suave
Mas dicen que presto un ave
nos ha de dar carne y pan.
850
Pues que va ha nacido Juan,
venga el divino cordero,
a cuyo pan verdadero.
como a mi sol le diré:
sol, sol, fa, mi, re;
855
si el pan se me acaba, ¿qué comeré?
Sol, sol, fa, mi, re.

LAURENCIO
Quintilla
Con lindo relente vienes:
suelta el instrumento, acaba.

BATO
¿Qué es de la hambre que tienes?

DELIA
860
La leña solo faltaba.

BATO
Enciende, ¿qué te detienes?
Quintilla
Que estos acebuches broncos
me dieron algunos troncos,
que no arranqué los escobos
865
con el temor de los lobos,
de fieros aullidos roncos.

LAURENCIO
Quintilla
¿No cupo a Elicio y Pascual
la vigilia de esta noche?

BATO
¡Pardiez, que lo pasen mal
870
hasta que el dorado coche
rompa el balcón oriental!

DELIA
Quintilla
¿Adónde tenéis los perros?

BATO
Ya por los más altos cerros
forman en la nieve estampas.

DELIA
875
Ellos caerán en las trampas:
mueran a piedras y hierros.

BATO
Quintilla
¡Voto al sol, que mi cachorro.
que nació por la vendimia,
es famoso; si los corro,
880
carlanca de ante y de alquimia
es extremado socorro!

DELIA
Quintilla
Deja ahora la carlanca:
sopla ese tizón.

LAURENCIO
Ya quiero
cortar pan con mano franca
885
sobre el fregado caldero,
en leche cándida y blanca.

BATO
Quintilla
Mientras tú la desmigajas
soplaré, Delia, las pajas,
mas no te pongas detrás.

LAURENCIO
890
Está bueno.

DELIA
No eches más.

BATO
Al aire doy las ventajas.
(Entren SILVANA, PASCUAL y otro pastor, cantando.)
Copla (estructura abierta)
Velador que el castillo velas,
vélale bien y mira por ti,
que velando en él me perdí.
895
Mira, velador Adán,
que andan en el monte lobos,
puesto que ya de sus robos
dicen que remedio os dan.
Mas tan hambrientos están.
900
que os han de hacer mil cautelas;
poned al ganado velas,
tomad escarmiento en mí.
que velando en él me perdí.
velador, etc.

LAURENCIO
Quintilla
905
¿Buenos, a la fe, venís?

BATO
¡Qué famosos veladores!

PASCUAL
Buenas noches.

BATO
Bien decís,
si son buenas las mayores.

SILVANA
Delia, ¿coméis o dormís?

DELIA
Quintilla
910
Uno y otro, aunque a la fe,
que no me dejaste frío:
tiemblo del cabello al pie.

SILVANA
Cuando tú pierdes el brío,
¿quién hay que seguro esté?
Quintilla
915
Esta noche a mí, Pascual.
la vela nos cupo.

DELIA
El hielo
te hará el rostro de cristal.

LAURENCIO
Sentaos por aquese suelo,
pues no hay vela en noche igual.
Quintilla
920
¿Qué lobo queréis que salga
de su oscurísimo albergue,
aunque de esta luz se valga?

BATO
Nunca ese animal se yergue.
Laurencio, en la noche hidalga.
Quintilla
925
En estas sustento busca,
y en los tizones del fuego
hasta el hocico chamusca.
Las claras pasa en sosiego,
y en las oscuras se ofusca;
Quintilla
930
pero por si aquí se embosca.
dormid, que yo velaré.

PASCUAL
No daré mi capa tosca
por la del Rey.

BATO
Meteré
la leche y la media rosca.

PASCUAL
Quintilla
935
Yo ya estoy medio dormido;
mira que veles muy bien.

SILVANA
Y yo lo mismo te pido.

BATO
Ya todos, sueño, se ven
sepultados en tu olvido;
Quintilla
940
ea, que para velar
me importa comer muy bien;
migaja no ha de quedar;
sorber y comer también.
(Echase en la leche.)
En él me quiero estampar.
Quintilla
945
La panza a mi gusto he puesto,
pues para remedio de esto
las voces son las mejores.
¡Hola, pastores, pastores!

LAURENCIO
¿Qué es aquesto?

BATO
Al lobo presto.

PASCUAL
Quintilla
950
¿Por dónde va?

DELIA
¡Ay de mí!

SILVANA
¿Qué haremos?
No le alcanzaremos ya.

DELIA
Huye, Silvana.

BATO
¡Qué extremos!

SILVANA
Cerca mi cabaña está.

PASCUAL
Quintilla
955
¡To, Barcino; to, Melampo!

BATO
Hele donde sale al campo.

PASCUAL
Pon una piedra en la honda.

LAURENCIO
Yo haré que el valle responda,
si en la frente se la estampo.

(Vanse todos.)

BATO
Quintilla
960
Ya he comido, y he quedado
con fama de velador:
solo el vino me ha faltado;
desviar será mejor
fuego y caldero del prado:
Quintilla
965
pero ya vuelven aquí.

(Salen PASCUAL y LAURENCIO.)

PASCUAL
Bato, sin duda, se engaña,
pues apenas ladrar vi
perro en toda la montaña.

BATO
¿Cómo que no? Pues yo sí.

LAURENCIO
Quintilla
970
Delia y Silvana se fueron
con el miedo que tuvieron.

PASCUAL
Pues si ya las dos se han ido,
a las migas me convido.

BATO
También las migas se huyeron.

LAURENCIO
Quintilla
975
¿Cómo?

BATO
En yendo por allá,
volvió el lobo por acá,
yo, por ir tras él ligero,
de hocicos en el caldero
caigo.

PASCUAL
¡Miren cuál está!

LAURENCIO
Quintilla
980
¿Mas que él se las ha comido?

BATO
¿Yo?

LAURENCIO
¿Pues quién?

PASCUAL
La burla ha sido
como de tu ingenio rudo.

LAURENCIO
Mayor hacérmela pudo,
pues en efecto he dormido;
Quintilla
985
pero porque frío siento
yo quiero zapatear.

BATO
Y yo tocar mi instrumento.

PASCUAL
Bato, si le has de tocar,
la flauta es divino acento,
Quintilla
990
que esos instrumentos son
mejores para ciudades;
hazme con la flauta el son.

BATO
La verdad, me persüades,
mas falta en esta ocasión.

PASCUAL
Quintilla
995
No falta, que yo la tengo
en el zurrón.

BATO
Muestra a ver.

PASCUAL
Toma, que ya me prevengo.

BATO
¿Qué son me mandas hacer?

PASCUAL
Famosamente me vengo.
Quintilla
1000
Toca el Villano.

BATO
Ya va.

(Sopla la flauta y sale cisco molido, que le pone toda la cara negra.)

LAURENCIO
Ya sueno las castañuelas.

BATO
¡Ay!

LAURENCIO
¿Qué es eso?

PASCUAL
¡Bueno está!

BATO
Hasta en flautas hay cautela:
no puede soplarse ya.

LAURENCIO
Quintilla
1005
Quedo, ¿qué extrañas canciones
van cantando aquellas aves?

PASCUAL
¿Son águilas o pavones?

BATO
Notables voces.

PASCUAL
Suaves;
y por extrañas regiones
Quintilla
1010
que son sirenas recelo,
si como las cubre el mar
tiene sirenas el cielo

LAURENCIO
Sirena se ha de llamar
la que serena su velo;
Quintilla
1015
todo el suelo reverdece.

BATO
Todo se alegra y florece,
las avejuelas se gozan,
los cabritillos retozan,
y a media noche amanece.

PASCUAL
Quintilla
1020
Alfombras se vuelve el hielo
de florido terciopelo.
¡Qué visión tan peregrina!

BATO
Cegóme su luz divina.

PASCUAL
Echate, Bato, en el suelo.

(El ÁNGEL, en una nube o tramoya, en alto, y una VOZ sola cante:)

[VOZ]
Redondilla
1025
Pues que ya cesó la guerra
y Dios Hombre nace al hielo,
cantemos la gloria al cielo,
la paz al hombre en la tierra.

ÁNGEL
Redondilla
Pastores de estas montañas,
1030
buenas nuevas, alegrías;
dejad a las voces mías
vuestras humildes cabañas.
Quintilla
Cierto mensajero he sido,
pastores; Cristo ha nacido;
1035
id a buscarle a Belén,
donde hallaréis todo el bien
a un pesebre reducido.
Redondilla
Id a ver su Madre bella
y a todo el cielo, adorando
1040
al Sol que nace temblando
en los brazos de una Estrella.

BATO
Romance (tirada)
Levanta, Pascual, de ahí;
¿qué haces durmiendo?

PASCUAL
¡Ay, cielo!
¿Qué voces ha dado el Sol?

LAURENCIO
1045
¿Era el Sol?

PASCUAL
Que era el Sol pienso,
porque hablaba por sus rayos
o por la esfera del fuego,
coronado de más oro
y con más rubios cabellos.

BATO
1050
A la fe que no era el Sol,
ni en cuantos libros hebreos,
asirios ni babilonios
hoy tiene el mundo compuestos,
se hallará que hablase el Sol.

PASCUAL
1055
Que se detuvo es muy cierto
cuando venció Josué.

BATO
Mas ¿qué pudo ser? Que tengo
el alma toda turbada
y confuso el pensamiento.

PASCUAL
1060
Un ave me pareció,
que con soberano vuelo
vencían sus plumas de oro
del pavón los ojos bellos.

BATO
¿Las aves hablan?

PASCUAL
¿Pues no?

BATO
1065
¿Y quién las enseña?

PASCUAL
El cielo,
porque dan, cantando el alba,
gracias a su Autor eterno.

BATO
Yo lo he pensado mejor,
y sin duda aquel mancebo
1070
era de las bellas aves
que contaban mis abuelos,
que en el soberano trono
de zafir, de electro y fuego,
al gran Dios de las batallas
1075
cantan con divino acento:
«¡Santo! ¡Santo!», y les responden
las Virtudes de los cielos.
Concuerda con sus palabras
el hábito, que era un velo
1080
blanco, bordado de estrellas,
y el rubio cabello suelto.
Por la túnica Farís
los blancos pies descubiertos,
los contornos de diamantes,
1085
con mil lazadas en ellos.
Las Sibilas y Profetas
lo que él dijo prometieron
en tantos si, los, que el mundo
está pidiendo remedio.
1090
Si dicen que ha de nacer
Dios-hombre, sin duda creo
que hoy cumple Dios su palabra,
más firme que el firmamento.
Dióla a Abraham, a Jacob,
1095
y a David, en cuyo reino
prometió la sucesión
de aquel esperado centro.
Si al Justo llueven las nubes
y al blando rocío el cielo;
1100
si en Belén, casa de pan,
ha nacido el trigo nuevo;
si no lla de ser la menor;
si de ellas sale el imperio
de aquel Capitán famoso
1105
que ha de gobernar su pueblo;
si ha llegado ya la edad
en que el demonio soberbio
pierda el imperio del mundo
y esté el pecado sujeto,
1110
si la muerte ha de vencer
este Capitán muriendo;
si ha de reparar la vida
quedando en él campo muerto,
¿en qué os detenéis pastores?
1115
¿Por qué no vamos, qué hacemos,
a ver a Dios en la tierra?

PASCUAL
Bien dice Bato, Laurencio;
sin duda es Dios este Infante,
este Sol temblando al hielo.

LAURENCIO
1120
En lo cierto estáis los dos:
Dios nació, sin duda es cierto.
Vamos a verle, pastores,
y mil presentes llevemos,
coronando el portal pobre
1125
de laureles y de acebos.
¿Qué llevarás tú, Pascual?

PASCUAL
Leche y miel, porque sabemos
que ha de reprobar lo malo
y que ha de elegir lo bueno.

BATO
1130
Yo un cordero.

PASCUAL
Bien harás.
pues ya el león es cordero.
¿Tú, Laurencio?

LAURENCIO
El corazón,
porque es lo mejor que tengo,
y es en las aras de Dios
1135
el más oloroso incienso.


Acto III

Salen LISENA, pastora, DELIA y SILVANA.

LISENA
Redondilla
A las cosas que contáis
el cielo estará suspenso:
en corto espacio al inmenso
al incomprensible dais
Redondilla
1140
lugar donde quepa.

DELIA
Sí,
pues cupo en el vientre santo
de una Virgen que obró tanto
con fe y humildad.

SILVANA
Yo vi,
Redondilla
Lisena, en tan breve espacio
1145
como un pesebre pequeño,
de la tierra y cielo al dueño
divino.

LISENA
Extraño palacio
Redondilla
eligió para nacer
en ese pobre portal.

DELIA
1150
Su resplandor celestial
luego le diera a entender
Redondilla
quién era el que estaba allí.

LISENA
¡Que con vosotros no fuera
y ese zagalejo viera
1155
que nace al hielo por mí!
Redondilla
No dudéis: de mi ganado
diera el cordero mejor,
por ver de esa Virgen flor
el dulce Fruto esperado.
Redondilla
1160
Laurencio, bien entendido
del libro de los Profetas,
contaba cosas discretas
de este Dios y hombre nacido:
Redondilla
mayormente de Isaías.
1165
¿Y cómo su madre está?

DELIA
Como el cielo que hoy nos da
con tal sol tan buenos días;
Redondilla
querer pintar su retrato
es menester para él
1170
que tome Dios el pincel.

LISENA
¡Que no fuera yo con Bato,
Redondilla
con Pascual y con Laurencio!

DELIA
Si hay algo más que María,
solo es Dios, porque este día
1175
más la encarece el silencio.
Redondilla
Si todo lo que no es Dios
es menos que vos, Señora,
soy yo muy ruda pastora,
Virgen, para hablar en vos.

SILVANA
Redondilla
1180
Dice Delia la verdad:
callar es mejor; disponte,
Lisena, a dejar el monte;
parte a la santa ciudad,
Redondilla
donde verás la belleza
1185
de la Madre de su Padre.

DELIA
De ver la Virgen y Madre
se admira naturaleza.
Redondilla
Yo te digo que es persona
que la sirve de chapín
1190
la luna, y que tiene, en fin,
al mismo sol por corona.
Redondilla
Pues hablar en el rapaz
no hay en los cielos estrellas,
en la tierra flores bellas,
1195
ni en el mar duro coral.
Redondilla
A todas hace ventajas:
allí está recién nacido
como pajarillo en nido
entre las plumas y pajas.
Redondilla
1200
A la fe, mi delantal
de lástima le dejé.

(Salen BATO, PASCUAL, LAURENCIO, GINÉS y otros pastores.)

BATO
Digo, que conmigo fue
Laurencio y también Pascual,
Redondilla
y que han visto lo que vi.

GINÉS
1205
De envidia me estoy muriendo.

PASCUAL
¿Delia está aquí?

DELIA
Estoy diciendo
que a Belén con los dos fui,
Redondilla
y Lisena, deseosa,
ir quiere a verle también.

LAURENCIO
1210
Ya no es la menor Belén,
ciudad de David dichosa
Redondilla
en la tribu de Judá.

PASCUAL
A la fe, bella Lisena,
que con razón tienes pena
1215
de no haber estado allá.
Redondilla
Contando vengo a Ginés,
que de envidia muerto viene,
la gloria que Belén tiene.

GINÉS
Besaros quieren los pies
Redondilla
1220
las flores de aquestos prados,
y bien podrán los pastores.

BATO
¡Oh qué muchacho de flores
hecho de lirios dorados!
Redondilla
¡Voto a mi sayo, Ginés,
1225
que me retoza la risa
de acordarme con qué prisa
iba a besarle los pies!
Redondilla
Pero díjome Pascual:
tente, y descálzate presto,
1230
que Dios dijo a Moisés esto:
allá zarza, aquí portal.
Redondilla
Turbado entonces, no sé
en qué tropecé, que allí
con la cara en el buey di
1235
y la nariz me quebré.

GINÉS
Redondilla
¿Quién pudiera sino tú
hacer eso junto al Rey?

BATO
Perdone, le dije al buey.

GINÉS
Y el buey, ¿qué te dijo?

BATO
Mu.

GINÉS
Redondilla
1240
Pastores, tanta alegría
celébrese de mil modos:
cantad y bailad, que a todos
alcanza el bien de este día.
Redondilla
Yo me prefiero a poner
1245
del monte por partes varias.
esta noche luminarias
que en Belén se puedan ver.
Redondilla
Ea, vaya un baile, un juego,
una alabanza que cuadre
1250
con tal hijo y con tal madre.

PASCUAL
Por mí, Ginés, vaya luego.

LAURENCIO
Redondilla
Siéntense todos aquí.

BATO
¿Y al que errare?

LAURENCIO
Penitencia.

GINÉS
Diré con vuestra licencia
1255
el juego.

SILVANA
Sí.

GINÉS
Diga.

DELIA
Di.

GINÉS
Redondilla
Jesús viene a ser soldado,
aunque capitán nació;
él está desnudo.

DELIA
Y yo
le vi vestir de encarnado;
Redondilla
1260
doyle la misma color.

GINÉS
Al color sentido dad.

DELIA
Significa humanidad.

LAURENCIO
Yo le vi lleno de amor,
Redondilla
y le visto de morado.

SILVANA
1265
Yo, que le vi los cabellos,
más que el sol y el oro bellos,
le vestiré de dorado.

GINÉS
Redondilla
¿Qué significa?

SILVANA
El poder.

PASCUAL
Yo de azul rico vestido
1270
para Dios celoso ha sido:
bien se le puede poner.

BATO
Redondilla
¿Dios celoso?

PASCUAL
Y muy celoso,
que él mismo lo dice así.
¿Dios no es amante?

BATO
Dios, sí.

PASCUAL
1275
Pues ser celoso es forzoso,
Redondilla
y cuanto es su amor mayor,
claro está que lo ha de ser,
más celos ha de tener.

BATO
Bendiga el cielo su amor.

LISENA
Redondilla
1280
Yo le visto verde al fin:
tengo de verle esperanza,
aunque quien a verle alcanza
ha de ver un fin sin fin.

BATO
Redondilla
Yo de blanco vestir quiero
1285
este divino galán
que nace en casa de pan,
y eso mesmo considero.

GINÉS
Redondilla
Será pan vivo del cielo.

BATO
Pues blanco le quiero dar.

GINÉS
1290
¿Va de juego?

DELIA
Pues callar.

GINÉS
Hoy en encarnado velo
Redondilla
viene este niño, soldado.

DELIA
Humanidad.

GINÉS
Por el hombre
viste su divino nombre
1295
de humanidad.

DELIA
Encarnado.

GINÉS
Redondilla
Encarnado y blanco llama
la esposa a este Rey galán.

DELIA
Humanidad.

BATO
Pan.

GINÉS
Y es pan
del cielo.

BATO
Blanco.

GINÉS
Han casado
Redondilla
1300
de una Virgen celestial
en sus divinas entrañas,
de sus grandezas extrañas,
y de su poder.

SILVANA
Dorado.

GINÉS
Redondilla
Dorados palacios deja.

SILVANA
1305
Poder.

GINÉS
De sus altos cielos
azules.

PASCUAL
Celos.

GINÉS
De celos
del hombre, aunque es Dios, se queja.

PASCUAL
Redondilla
Azul.

BATO
Verde.

GINÉS
Bato erró.

SILVANA
Mi color dijo.

LISENA
Una prenda.

BATO
1310
Vela aquí: no tengo hacienda
en comenzando a errar yo.

SILVANA
Redondilla
Denle penitencia luego.

GINÉS
Pues consiento que Lisena
le haga una mamona buena.

BATO
1315
Quedo, por Dios.

LISENA
Quedo llego,
Redondilla
séllala, Delia.

DELIA
Ya voy.

BATO
La nariz me habéis rompido.

DELIA
Pues Bato, estar advertido.

GINÉS
Prosigo.

BATO
Un jumento soy.

GINÉS
Redondilla
1320
El soldado de morado.

LAURENCIO
Morado.

GINÉS
A la guerra viene
tan niño, que apenas tiene
fuerzas el hombro sagrado
Redondilla
para llevar la bandera
1325
morada.

BATO
Amor.

GINÉS
De su santa
sangre.

BATO
Amarillo.

GINÉS
Ya espanta
tu descuido.

DELIA
Pague.

BATO
Espera.

LISENA
Redondilla
No hay que esperar, porque aquí
nadie amarillo tomó.

DELIA
1330
Doyle penitencia yo.

GINÉS
Dásela, Delia, por mí.

DELIA
Redondilla
Pues de los dos aladares
tres veces le he de tirar.

BATO
¡Ay, ay!

DELIA
Es de buen quejar.

BATO
1335
Para, por Dios.

DELIA
No repares
Redondilla
en niñerías.

BATO
¿Aquestas
niñerías? Si con ellas
me has hecho ver las estrellas,
y levantado dos crestas.
Redondilla
1340
Si otra vez, Ginés, encaja
este juego, he de decir,
pastores, que he de venir...

GINÉS
¿Cómo?

BATO
Rapado a navaja.

LAURENCIO
Redondilla
Prosigue el juego, Ginés.

GINÉS
1345
Cumplió el divino soldado
la esperanza.

LISENA
Verde.

GINÉS
Y dado
al mundo, como le ves,
Redondilla
Vistió a la tierra de verde;
erró, que no respondió
1350
esperanza.

BATO
Pague.

LISENA
¿Yo?

BATO
No, sino el alba.

GINÉS
Quien pierde,
Redondilla
Lisena, paga; perdona.

LISENA
Después.

BATO
¡Lindo proceder!
Paciencia, porque ha de haber
1355
aladares y mamona.

LISENA
Redondilla
Daré prenda.

GINÉS
Basta así.

LISENA
Bato, procede galán:
si penitencia me dan,
recíbela tú por mí.

BATO
Redondilla
1360
Un toro que la reciba;
yerras tú y lo pague yo;
mas desde que Adán pagó,
la costumbre se deriva,
Redondilla
porque si advertirlo quieres,
1365
andan trocados los nombres,
pues siempre pagan los hombres
lo que yerran las mujeres.

GINÉS
Redondilla
Finalmente; este soldado
bajó del cielo.

BATO
Azul, celos;
1370
verde, blanco, negro, cielos;
rojo, amarillo, encarnado,
Redondilla
humanidad, esperanza;
poder, dorado, turquí;
veamos si acierto así.

DELIA
1375
Loco está.

PASCUAL
Perdón alcanza.

BATO
Redondilla
Con esto me satisfago;
dadme penas de mil modos,
que quiero hablallo por todos,
pues que por todos lo pago.

(Sale RISELO.)

RISELO
Romance (tirada)
1380
¿Qué hacéis, pastores, aquí,
cuando animales y aves
parece que a los caminos
a ver maravillas salen?
Levantaos, levantaos presto,
1385
venid corriendo, que el valle
atraviesan con su gente
tres Reyes de varias partes.
La fama dice que vienen
de Saba, de Egipto y Tarsis:
1390
a lo menos bien lo muestran
en los diferentes trajes;
trae el muy viejo una ropa
egipcia, con alamares
de perlas; las blancas sienes
1395
ciñe un bordado turbante.
Mil gitanos y gitanas
le acompañan, cuyos bailes
dan al monte alegres ecos,
que les responde en mil partes.
1400
El otro, de grana fina
la talar túnica trae,
que siembran granadas de oro,
y son los granos diamantes.
El tercero es negro, y creo
1405
que si quisiera embozarse,
el sol tomara por sombra
negro de tan lindo talle.
Cubren el lustroso cuello
aljófares y corales,
1410
y en filigranas sutiles,
sartas de rubíes, granates.
Los negros que por grandeza
vienen danzando delante,
alegran los verdes bosques,
1415
dan alma a los mudos valles.
Lo que en recámaras viene
de camellos y elefantes,
no hay ingenio que lo diga;
pero aseguraros baste,
1420
que toda aquesta grandeza
viene a Belén a postrarse
al pie de un desnudo Niño
que entre humildes pajas yace.
Venid, venid y veréis
1425
maravillas que os espanten,
milagros que os enmudezcan,
y a Dios con madre y sin padre.
Que su Padre está en el cielo,
de quien engendrado es antes,
1430
que por obra de su amor
de una pura Virgen nace.
Niña que no tiene ahora
ni catorce años cabales,
y antes que el mundo se hiciese
1435
el cielo su nombre sabe.

LAURENCIO
¡Oh, qué notable alegría!

RISELO
Pastores, seguidme

LAURENCIO
Guarden
nuestras ovejas los lobos.

PASCUAL
Al valle, al valle, zagales,
Lira
1440
al valle.

(Vanse, y salen JOSEF y la VIRGEN con el Niño envuelto en los brazos.)

VIRGEN
Tierno venís, esposo.

JOSEF
No os espantéis, señora, que lo venga;
sin Jesús amoroso,
¿cómo es posible que dolor no tenga?
¡Ay! ¿qué hermosos rubíes
1445
volvieron sus jazmines alelíes?
Lira
¡Con qué paciencia estaba
el Príncipe de paz sobre la mesa!

VIRGEN
El cielo se admiraba,
que tantas veces santo le confiesa,
1450
de ver su Rey Eterno
su sangre derramar tan niño y tierno.
Lira
¡Ay, mi Jesús querido!
Sentís mucho el dolor que a mis entrañas
primer cuchillo ha sido:
1455
entrañas son de madre, que no extrañas,
de mí tenéis, Dios mío,
las que vertéis: sois mi Criador y os crío.
Lira
Parece que los ojos
tienen por enjugar las perlas bellas:
1460
sosegad los enojos,
serenad las bellísimas estrellas:
no haya más, ya es pasado.

JOSEF
Con dolor estará, mas no enojado;
Lira
este divino día,
1465
los enojos de Dios todos cesaron,
los que tener solía,
con darnos esta prenda se acabaron.
Entrad, hermosa Infanta:
descansará Jesús de pena tanta.

VIRGEN
Lira
1470
Descansad, amor mío,
puesto que en esa estrecha, en pobre cuna,
al aire, al hielo, al frío.

JOSEF
Virgen a cuyos pies la blanca Luna
se postra, entrad os ruego,
1475
que si vos le cantáis dormirá luego.

(Entrense, y salgan MÚSICOS de gitanos y detrás el primer Rey.)

BALTASAR
Romance (tirada)
Paróse la estrella ya:
ésta sin duda es la casa
a donde está nuestro Rey;
canta una canción Leonarda.
Romancillo o endecha
1480
A la clavelina,
a la perla fina,
a la Aurora santa,
que el Sol se levanta.
Clavellina hermosa,
1485
perla de los cielos,
rocío divino,
soberano Verbo.
Gusto que las nubes
a la tierra dieron
1490
sobre el vellocino
más puro que el cielo.
Vuestra Madre Aurora;
día tan sereno
a la tierra ha dado,
1495
que os está diciendo,
puesto que en el hielo
de noche tan fría,
a la clavelina,
a la perla fina,
1500
a la Aurora santa,
que el Sol se levanta.

(Salen BATO, GINÉS y LAURENCIO.)

LAURENCIO
Romance (tirada)
¿Dónde quedan los demás?

BATO
Atrás se queda Silvana
con Delia.

LAURENCIO
Aqueste es el Rey.

BATO
1505
Linda persona.

LAURENCIO
Gallarda.

BATO
¿Este comerá?

LAURENCIO
¿Pues no?

BATO
¿Qué come un rey, oro o plata?

GINÉS
Lo que comen los demás.

BATO
¡Válgame Dios!

LAURENCIO
Oíd, que cantan.
(Cantan.)
Romancillo o endecha
1510
Reina de los cielos,
divina Señora,
a fe que habéis dado
al mundo limosna,
que andaba gitano
1515
fuera de la gloria,
con esa moneda.
Pues que vale sola
cuanto vale Dios.
Mirad si atesora
1520
la ventura toda
que la tierra aguarda;
a la Aurora santa,
que el Sol se levanta,
a la clavelina.

(Entrase el Rey con su música y queden los pastores.)

LAURENCIO
Romance (tirada)
1525
¡Con qué notable alegría,
con qué fe, con qué esperanza
al santo portal caminan!

BATO
Toda se me alegra el alma,
cuando Juanico nació
1530
de Isabel, esas montañas
saltaron como corderos
y hubo en ellas fiestas varias.
¡Oh, qué comida, torrijas!
¡Pardiez, que entonces andaba
1535
rodando el cabrito, el vino!
Pero todo aquello es nada
respecto de esta alegría.

GINÉS
Nace Dios, y nuestra humana
carne se viste. ¿no quieres
1540
que haya diferencia tanta?

BATO
¿Cómo nace con pobreza?

LAURENCIO
Porque grandeza tan alta
se quiso humillar así.

BATO
Los cielos, Ginés, me espantan,
1545
¿era mucho que esta noche
dieran turrón y castañas?
¿No llovieron codornices
para aquella gente ingrata
que del maná tuvo hastío?

GINÉS
1550
¿No te parece que hasta
esta alcorza, este pan vivo,
que hoy para los hombres baja?

(Sale una danza de negros y los dos reyes.)

MELCHOR
Donde la estrella paró
entró Baltasar.

GINÉS
La casa
1555
debe de ser esta cueva.

MELCHOR
¡Hola! Prevenid las cajas.

GASPAR
Deseo llevo de ver
esta soberana Infanta.

NEGRO
Canta, Pascual.

MÚSICOS
Cante uno.

NEGRO
1560
Toca, Plinio.

MÚSICOS
Toca y vaya.
Copla (estructura abierta)
Neglo de Santo Tomé,
a lo Niño del portalico
cantemo, danzemo, bailemo, a la fe;
galumpé, galumpé, galumpico
1565
he, he, he, blanca la cara me deja lo pie.
(Los reyes se entren.)
Toca, neglo, lo pandelo
a lo Niño y Dioso mío,
que está temblando de frío,
siendo la lumbre del cielo;
1570
toca, Blas, lo morteruelo,
pues ayúdeme Flasico.
galumpé. galumpé, galumpico,
galumpé, etc.
Toro branco quemaremo,
1575
si lo branco pie besamo,
lo que por Adán tiznamo
con su nieve lavaremo,
guarda que no te tiznemo
no puede que es Dios el chico;
1580
galumpé, etc.
Cordero de tal grandeza
está sin lana en lo hielo.
yo piensa en mi terciopelo
envolver tanta pobreza,
1585
bayeta de mi cabeza
daré lana al corderico,
galumpé, galumpé, etc.

(Descúbrase el portal, JOSEF y la VIRGEN con el Niño en las manos, el rey BALTASAR de rodillas, besándole el pie, los otros dos a los lados como pinta la tabla de los reyes.)

VIRGEN
Romance (tirada)
El mismo Dios que adoráis,
que es la verdadera paga,
1590
os la dará en aquel Reino
de paz.

BALTASAR
Reina soberana,
dichosos los que hoy merecen
verle en carne mortal.

MARÍA
Basta
para confirmar la fe
1595
de tan gloriosa esperanza.

BATO
¿No es bello el Niño?

LAURENCIO
Es tan bello,
Bato, que me vienen ganas
de atrever mi boca indigna
a sus pies de nieve y nácar.

GINÉS
1600
¿Hay más gloria que mirar?

BATO
Parece que aquí se acaba...

LAURENCIO
La historia, Bato, a lo menos,
porque perdonéis las faltas.