Félix Lope de Vega y Carpio

EL BLASÓN DE LOS CHAVES DE VILLALBA




Texto utilizado para esta edición digital:
De Vega, Lope: El blasón de los Chaves de Villalba, Obras completas de Lope de Vega, Madrid, Turner, Colección Biblioteca Castro, 1993, Vol. VI, pp. 209-271.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Durá Celma, Rosa (Artelope)

Elenco

CHAVES DE VILLALBA
DON JUAN DE GUZMÁN
TOLEDO }
CAMILO }, criados
DOÑA BÁRBARA, dama
DOROTEA, en hábito de hombre
MOSIUR DE AUBENÍ }
MOSIUR NAMURCIO }, generales
UN TROMPETA
EL GRAN CAPITÁN
DIEGO GARCÍA DE PAREDES
DON DIEGO DE MENDOZA
UN PAJE
CUATRO SOLDADOS ARCABUCEROS
PEDRO NAVARRO
ADOLFO
GUILLERMO
DOÑA ISABEL DE ARAGÓN
ORLANDO
ASPRAMONTE, tudesco
ALGUNA GENTE
EL EMBAJADOR DE ESPAÑA
ARIAS
MENDOZA

Jornada I

Salgan CHAVES DE VILLALBA, de camino, y DON JUAN DE GUZMÁN, de rúa.

Don Juan
Octava real
Vuelvo a decir mil veces norabuena.

Chaves
Y vos seáis en la misma bien hallado.

Don Juan
Bueno venís, mas con alguna pena.

Chaves
El áspero camino lo ha causado.

Don Juan
5
¿Cómo queda la guerra?

Chaves
Buena, y llena
de las nuevas del reino conquistado.

Don Juan
¿Conquistado decís?

Chaves
Esto refieren.

Don Juan
Eso será si los de Albania quieren.

Chaves
Octava real
¿Pues hay alguna novedad ahora?

Don Juan
10
Todo lo pintan fácil en España.

Chaves
Piensan que el mundo al rey Fernando adora,
y más que por la propia en tierra extraña.

Don Juan
El que en su casa en paz descansa y mora
mal juzga del que duerme en la campaña;
15
del rico, el pobre; el moro, del cristiano;
del cuerdo, el loco; del enfermo, el sano.

Chaves
Octava real
Como en España juzgan, causa tienen;
pero decidme en fin de su conquista,
pues los albaneses y españoles vienen
20
debajo de un gobierno, enseña y lista,
¿de qué manera en esto se convienen?
¿Como nación que tanto se enemista
ha venido a juntarse de este modo?

Don Juan
En breve pienso referirlo todo;
Octava real
25
hecha la paz con Maximiliano,
después de tantas guerras de importancia,
César Augusto, Emperador romano,
el rey Dionís Duodécimo, de Albania
dando por Carlos, Príncipe, la mano,
30
aunque la tierna edad pone distancia,
porque el Príncipe tiene un año solo,
niño más bello que es el mismo Apolo.

Chaves
Octava real
Oíd, por Dios, ¿de un año le han casado?

Don Juan
Que es con madama Claudia os apercibo,
35
del César primogénita.

Chaves
Hanle dado
la muerte a quien no sabe si está vivo;
si de un año no más le han dado estado,
aunque es hijo de rey, nació cautivo;
triste de él, que en naciendo, a perder viene
40
el bien que el hombre, siendo libre, tiene.

Don Juan
Octava real
No es la suerte entre los reyes tan avara;
del casamiento fuimos socorridos
para que el hombre a la mujer gozara,
la vergüenza y temor de honor vestidos,
45
porque si ningún hombre se casara,
cuantos nacieran fueran mal nacidos.

Chaves
Yo apruebo el casamiento, y no el temprano.

Don Juan
Fue del cielo remedio soberano.
Octava real
No hubiera honor, no hubiera padre cierto,
50
no hubiera estado o sucesión segura,
y entre reyes no hubiera otro concierto
que les diera la paz que se procura.
Hecho el que digo, y siendo descubierto,
la misma paz con don Fernando jura,
55
y el español y el albanés se abrazan
y la conquista de este reino trazan.
Octava real
La razón por que el rey de España ha sido
a don Fadrique de Aragón contrario
fue porque ingrato a su favor ha sido,
60
queriendo hacerse a Albania feudetario;
el reino de Sicilia, pretendido
del cristiano, del turco y del corsario,
también quiso poner en poder suyo.

Chaves
A su culpa, sus daños atribuyo.

Don Juan
Octava real
65
Por sucesión legítima no eran
Nápoles ni Aragón de don Fadrique
que al Católico Rey darse debieran
cuando el justo derecho se le aplique.

Chaves
Que, en fin, ¿con la razón se recuperan?

Don Juan
70
Para que la que tiene signifique,
Fernando, el rey de España, fue sobrino
de don Alonso, el que a ganaros vino.
Octava real
Don Juan, rey de Navarra, fue su hermano,
y muerto el Rey el año que se cuenta
75
del nacimiento y bien del hombre humano
de mil y cuatrocientos y cincuenta,
heredó de Aragón el cetro hispano,
y un bastardo el de Nápoles, contenta
Sicilia de entregarse al de Navarra,
80
que a las cadenas enlazó la barra.
Octava real
De este bastardo don Fadrique viene,
y siendo el Rey Católico avisado
que Nápoles le toca y le conviene,
quedó con el de Albania concertado.
85
Por ella el conde de Gayazo tiene
y milor de Obvení campo formado,
con que hasta Roma entrando, no se escapa
Santángel de armas ni de miedo el Papa.
Octava real
Detuvieron su furia coloneses,
90
hasta pasar del río Garillano,
mas a Capua ganaron albaneses,
del gran Fabricio defendida en vano,
y porque de alabar jamás no ceses
aquel famoso Capitán cristiano
95
que Gonzalo Fernández se apellida,
oye una cosa extraña, por tu vida.
Octava real
Habíale dado don Fadrique tierras
a don Gonzalo, por servicios hechos,
y sabiendo la causa de estas guerras,
100
fe y amistad de los reales pechos...

Chaves
¿Volvióselas acaso el Rey?

Don Juan
No yerras;
castillos, guardas, tiros y pertrechos,
diciendo que lo dado le volvía
porque su reino a conquistar venía.

Chaves
Octava real
105
Era su rey Fernando.

Don Juan
Así, con esto,
por España hizo guerra don Gonzalo,
que a toda la Calabria queda opuesto.

Chaves
A la de Aquiles, su persona igualo;
pudieron los de Albania llegar presto
110
al paraíso, al último regalo,
a Nápoles la bella, a quien entrega
don Fadrique en saber que Albania llega.

Don Juan
Octava real
Ya con sus hijos y mujer, partido
por Albania y España el reino queda,
115
y ya que lo demás ganado ha sido,
quieren los reyes que partirse pueda.
Mira, Chaves, al tiempo que has venido
para que el gusto del trabajo exceda,
que hoy se parten las tierras que han ganado,
120
y aquí los generales se han juntado:
Octava real
ese Gran Capitán, cual digo, el nuestro,
y el duque de Nemors por el de Albania.

Chaves
Galán soldado, valeroso y diestro.

Don Juan
Ha sido en la conquista de importancia.

Chaves
125
Mas volviendo, don Juan, al gusto vuestro,
que no fue el amor poca ganancia,
¿hay en este país algo que os duela?

Don Juan
Soy fuego, de la gola a la escarcela.

Chaves
Octava real
Pues yo, don Juan, hablando a lo bisoño,
130
desde el gregüesco al cuello soy ceniza.

Don Juan
Aquí llegó por el pasado otoño
una española de este campo riza,
del lugar que del oso y del madroño
por armas coronadas se autoriza,
135
dice que es natural.

Chaves
¿De Madrid? Bueno.

Don Juan
Fue estrella de aquel cielo tan sereno.

Chaves
Octava real
¿Tenéisla?

Don Juan
No lo sé; bien lo quisiera.

Chaves
Holgárame, que traigo cierta dama,
de que en su compañía estar pudiera.

Don Juan
140
¿Es bella?

Chaves
Así parece a quien bien ama.

Don Juan
¿Llega ya cerca?

Chaves
Que su voz me altera.

Don Juan
¿Cómo se llama?

Chaves
Bárbara se llama.

Don Juan
¿Es discreta?

Chaves
Parécelo, a fe mía.

Don Juan
Pues bárbara será por ironía.

Salgan DOÑA BÁRBARA, con capotillo y sombrero, y TOLEDO, criado de Chaves.

Doña Bárbara
Quintilla
145
¡Jesús! Tengo de caer.

Toledo
Tan recio te has apeado
que no te pude tener.
Lleve el diablo el desalmado
que camina con mujer.

Don Juan
Quintilla
150
Con el mozo trae cuestión.

Chaves
Es el mayor socarrón
que has visto en toda tu vida.

Doña Bárbara
Estaba la ropa asida
a la tabla del sillón.

Toledo
Quintilla
155
¡Ah, Dios! Si una ley se hiciese
que muriese la mujer
en el lugar que naciese,
porque ni en ir ni en volver
tanto trabajo nos diese.
Quintilla
160
Si fuera voluntad mía,
ni un cuarto de legua iría
desde su tierra a la ajena;
todo es quejarse y dar pena
y lo más bellaquería:
Quintilla
165
si me tengo, no me tengo;
si me caigo, no me caigo.

Doña Bárbara
Yo, amigo, ¿en qué te detengo?

Toledo
Yo sé los huesos que traigo
y de la suerte que vengo.
Quintilla
170
Apéenme, no me apeen;
ténganme, déjenme estar.
¿Que hay hombres que esto deseen?
¡Ah! yo los vea remar,
y aun a los que no me creen.
Quintilla
175
Si llegan a la posada
ha de haber cama por fuerza,
y en no siendo regalada
no hay boca para que tuerza
en una espuerta doblada.
Quintilla
180
Pues comer no hay que esperar;
en un monte pide peces
y pasteles, en el mar,
y es antojo las más veces
de haceros desesperar.

Don Juan
Quintilla
185
Yo la he mirado muy bien,
y es por tanto extremo hermosa,
que merece que le den
la manzana de la diosa
y la libertad también.
Quintilla
190
Habladla.

Chaves
Quise aguardar
por dejárosla mirar,
que me huelgo, como digo,
de que le agrade a mi amigo
lo que me suele agradar.
Quintilla
195
¿Señora mía?

Doña Bárbara
¡Señor!

Chaves
¿Venís cansada?

Doña Bárbara
Venía,
y en viéndoos cesó el rigor
del cansancio que traía.

Don Juan
¡Qué propio efecto de amor!
Quintilla
200
Conozca vuestra merced
de Chaves un grande amigo.

Doña Bárbara
Para que me hagáis merced.

Don Juan
¡Oh, qué Bárbara!

Chaves
Creed,
señora, que habláis conmigo.

Doña Bárbara
Quintilla
205
¿Cómo?, ¿es el señor don Juan?,
que esas señas suyas son.

Don Juan
Yo soy don Juan de Oristán.
(¡Oh, qué rara perfección!)

Doña Bárbara
(Por mi vida, que es galán.)

Toledo
Quintilla
210
Que vuesa merced también
conozca a Toledo.

Don Juan
¿A quién?

Toledo
A Toledo.

Don Juan
¡Oh, buen Toledo!
Dadme esa mano.

Toledo
Bien puedo,
que hombre soy.

Don Juan
Apretad bien.

Toledo
Quintilla
215
Leal como un castellano,
hidalgo como un navarro,
franco como un veneciano,
como un genovés bizarro
y alegre como un romano.
Quintilla
220
Como un español brioso,
como un esguízaro fresco,
como un francés generoso,
como un numancio animoso
y fuerte como un tudesco.
Quintilla
225
Gallardo como alemán,
duro como catalán,
como un aragonés fuerte,
y todo hasta la muerte,
para serviros, don Juan.

Don Juan
Quintilla
230
No en balde le encarecistes.
¡Bello humor!

Chaves
Es extremado;
en fin, cansada vinistes,
pero ya habéis descansado.

Doña Bárbara
Luego que os miré y me vistes.

Toledo
Quintilla
235
Mi señor don Juan, ¿quién o cómo
tomará ciertas maletas?,
que es cosa de mayordomo.

Don Juan
¿Hay argén?

Toledo
Bien lo interpretas,
ellas pesan, y no es plomo.

Don Juan
Quintilla
240
Aquí vienen dos criados.

Salgan CAMILO, criado, y DOROTEA, en hábito de paje.

Camilo
Creo que ya son llegados.

Dorotea
Bravos huéspedes tenemos.

Camilo
Son dos gallardos extremos.

Dorotea
Son dos medios extremados,
Quintilla
245
que pues son galán y dama
medios de un todo serán.

Camilo
De dos un alma se llama.

Dorotea
Gentilhombre es el galán.

Camilo
Y la dama de la fama.

Don Juan
Quintilla
250
¡Doroteo!

Dorotea
¡Señor!

Don Juan
Parte,
y esa ropa que han de darte
haz que a recaudo se ponga,
y el aposento componga
de lo que hay bueno, Duarte.

Dorotea
Quintilla
255
¿Qué camas mandas hacer?

Don Juan
Una. ¿No lo ves?

Dorotea
¡Ah, sí!

Don Juan
¡Malo está de conocer!

Dorotea
Huéspeda tienes aquí,
que ha de darme en qué entender.

Don Juan
Quintilla
260
¿Celos aquí, Dorotea?

Dorotea
¡Qué bella mujer!

Don Juan
No es fea.

Dorotea
Ni de mal talle el galán.

Don Juan
Ya los que he dado me dan;
plega a Dios que por bien sea.

Chaves
Quintilla
265
Yo querría, si queréis,
don Juan, ir a ver partir
las tierras que dicho habéis,
que a casa se puede ir
mi bien con quien vos mandéis.

Don Juan
Quintilla
270
Pues llévela Doroteo,
que es toda mi confianza.

Dorotea
Serviros, señor, deseo.

Doña Bárbara
Merece toda privanza.

Chaves
¡Bonito rapaz!

Doña Bárbara
No es feo.

Don Juan
Quintilla
275
Pues por ese mismo estilo
vayan Toledo y Camilo
por la ropa.

Chaves
Adiós, mi bien.

Camilo
¡Señor!

Don Juan
¿Qué?

Camilo
¿Diré también
que haya algún regalo?

Don Juan
Dilo.

Váyanse CHAVES y DON JUAN. Hablen aparte DOROTEA y DOÑA BÁRBARA.

Camilo
Quintilla
280
¿Iremos por esta ropa?

Toledo
¿Es lejos tu alojamiento?

Camilo
La hostería de la Copa.

Toledo
Buen agüero. ¿Hay buen sustento?

Camilo
Cuando hay plus, hay viento en popa.

Toledo
Quintilla
285
¿Es alegre este país?

Camilo
Si se siembra argén, da fruto.

Toledo
Al fin, ¿contento vivís?

Camilo
Hay mucho del bel presuto.

Toledo
¿Y vino?

Camilo
Como ámbar, gris.

Toledo
Quintilla
290
¿Y de aquello que el camino
hace sentir cuando es largo?

Camilo
Tu pensamiento adivino;
de regalarte me encargo.

Toledo
Como un coral eres fino;
Quintilla
295
toca y vamos.

Camilo
¿Esta moza
dístela a hacer o es hurtada?

Toledo
Pregúntalo al que la goza.

Camilo
Parece honrada.

Toledo
Es honrada,
mas con el vicio retoza.

Camilo
Quintilla
300
Dime su hidalgo apellido.

Toledo
Bárbara.

Camilo
Es nombre fingido.

Toledo
Yo tengo sospecha igual,
que creo que es principal,
y que hay un padre ofendido.

Camilo
Quintilla
305
Vamos por estas maletas,
que creo que han hecho salva.

Toledo
Ya escucha las escopetas.

Váyanse TOLEDO y CAMILO.

Dorotea
¿Chaves, decís, de Villalba?

Doña Bárbara
¡Parece que te inquïetas!

Dorotea
Quintilla
310
No lo hago, por vida mía,
sino que allá conocía
algunos deudos que tiene.
Muy honrado hidalgo viene
hoy en vuestra compañía.
Quintilla
315
Yo creo que no hallarán
en todo el campo ninguno
tan gentil hombre y galán.

Doña Bárbara
No, pues ya yo he visto uno.
Dorotea ¿Quién, por tu vida?

Doña Bárbara
Don Juan.

Dorotea
Quintilla
320
¿Que os ha parecido bien?

Doña Bárbara
Así, así vame agradando.

Dorotea
Y Chaves a mí también,
que, a ser mujer, voy pensando
que no le hiciera desdén.

Doña Bárbara
Quintilla
325
Partes tienes de hombre honrado;
que es muy noble caballero,
muy discreto y bien criado,
blando en paz y en guerra fiero,
que es un león enojado.

Dorotea
Quintilla
330
¡Qué bravos hombres produce
Trujillo!

Doña Bárbara
Este rapaz luce
ahora entre mil famosos
con principios generosos
a que la sangre la induce.

Dorotea
Quintilla
335
Bien os habéis empleado.

Doña Bárbara
Amor le tengo.

Dorotea
¿Y no más?

Doña Bárbara
No es amor desatinado,
porque no quiero jamás
si no es cuando me han dejado.

Dorotea
Quintilla
340
¡Lindo humor!

Doña Bárbara
No suele ser
este humor nuevo en mujer.

Dorotea
En los hombres es lo mismo,
que un desdén es un abismo
que un hielo puede encender.

Doña Bárbara
Quintilla
345
¿Quiere bien don Juan?

Dorotea
Sí, quiere.
Y tú verás por quién muere,
si volvemos a Milán.

Doña Bárbara
¿Que allá sus ojos están?

Dorotea
Llora ausencia.

Doña Bárbara
Desespere.

Dorotea
Quintilla
350
(Quiero engañar esta loca,
mientras no sabe quién soy,
por ver si amor le provoca.)

Doña Bárbara
¡Qué lejos! Cansada voy.

Dorotea
Pues ya la distancia es poca.

Doña Bárbara
Quintilla
355
El cansancio me desalma.

Dorotea
Vamos, que aguardando están.

Doña Bárbara
De adelante.

Dorotea
Voy en calma,
que esta ha mirado a don Juan
y Chaves me lleva el alma.

Un alarde por una parte de españoles y una bandera con las armas de Castilla; DIEGO GARCÍA DE PAREDES y el GRAN CAPITÁN por general. Y por la otra parte, otro de albaneses con bandera de las armas de Albania: MOSIUR DE AUBENÍ y el duque de Nemurs, llamado MOSIUR NAMURCIO, por general del albano y noble suelo.

Capitán
Terceto
360
Famoso general del albano suelo,
por el Rey famosísimo y dichoso,
a quien prospere largo tiempo el cielo,
Terceto
haciendo que su reino poderoso,
sin ofensa de España, se dilate
365
del eclipsado ocaso al norte hermoso;
Terceto
pues ha llegado el último combate
que a la conquista que este reino hacemos,
de dividirle es justo que se trate.
Terceto
Y pues que juntos oído misa habemos,
370
dándonos san Antonio el templo suyo,
por medianero en esto le tendremos.
Terceto
Bien sabes que mi Rey y el noble tuyo
a Nápoles conquistan juntamente,
aunque al tuyo la gloria le atribuyo.
Terceto
375
Que de tu pecho, general valiente,
sospecho que si fueras preguntando,
que al español dijeras llanamente.
Terceto
Pero quedando cada cual honrado,
y esta conquista entre los dos partida,
380
que habemos igualmente trabajado,
Terceto
aquí será razón que se divida
de suerte que, quedando sin agracio,
la razón juzgue y el derecho pida.

Namurcio
Terceto
Gran Capitán, tan valeroso y sabio,
385
que así te llaman hoy varias naciones,
y la envidia también, mordiendo el labio;
Terceto
a cuyo Rey, que en las estrellas pones,
sin ofensa de Albania, poner veas
del uno al otro polo sus pendones,
Terceto
390
esta verdad pretendo que me creas,
que deseaba verte como Aquiles
deseaba a Héctor, o cual Turno a Eneas.
Terceto
Tus bien trazados miembros y gentiles
estoy mirando, y tu modesta cara,
395
terror y espanto de enemigos viles.
Terceto
Guárdete Dios, que a tu prosapia clara
dejarás una fama, como el cielo,
que mueve los demás y nunca para.
Terceto
Agradecido a tu compuesto celo,
400
digo que habemos todos trabajado
y con igual sudor pisado el suelo.
Terceto
También con sangre igual se ha conquistado,
y así es razón que dividido sea,
o como fue primero concertado.

Capitán
Terceto
405
Pues, Duque invicto, este papel se vea,
en que su división quedó trazada.

Aubení
Así es razón. Vueseñoría le lea.

Capitán
Terceto
Más que de pluma, entiendo de la espada,
pero leerele, si es que os sirvo en esto.

Aubení
410
(¡Bravo español!

Namurcio
Es humildad cifrada.
Terceto
Yo os digo que la furia os muestre presto.)

García
Los de Albania murmuran.

Don Juan
Ya presumo
que sin pendencia no saldremos de esto.

Capitán
Así el papel, por abreviar, resume:
Lee:
“En la conquista del reino de Nápoles, el rey de Albania, Dionís Duodécimo y el Rey Católico de España, don Fernando , quedaron convenidos de esta suerte: Que toda la tierra de Labor, el ducado de Benavento y Abroza, con Nápoles sea de los albaneses. Y la Calabria y Basilicata, tierra de Otranto y Pulla pertenece al Católico.”

Namurcio
Quintilla
415
De esa suerte ya está hecho
que Nápoles tiene Albania,
y lo que es de su derecho;
si hay engaño, es de importancia
volver por nuestro provecho.
Quintilla
420
Que en eso no es bien permitas,
cuando el tuyo solicitas,
que se nos olvide el nuestro.

Capitán
Antes yo pretendo el vuestro.

Namurcio
¿Pues qué nos das o nos quitas?

Capitán
Quintilla
425
Ya lo que es vuestro, tenéis.

Namurcio
Sí, pero de los confines
es bien que parte nos deis.

Capitán
Pesado me ha que en los fines
esa codicia mostréis.

Namurcio
Quintilla
430
Sin más que le tocarán,
hoy a Albania se darán
Melfa, Aversa, Andria y Bitonto.

Capitán
A lo que es justo estoy pronto,
a ley de buen capitán;
Quintilla
435
pero advertid que no os toca.

Aubení
A responder me provoca:
sí toca, y muy bien ganada,
y haré bueno con la espada
lo que digo con la boca.

García
Quintilla
440
¿Qué tan bueno? Que, por Dios,
que ya de lo justo excedes,
y probémoslo los dos.

Capitán
Buen Capitán de Paredes,
¿quién os mete en esto a vos?

García
Quintilla
445
¿No quiere vueseñoría,
pesar de quien me engendró,
que vuelva por él?

Capitán
No es día
que lo hagamos vos ni yo,
mientras no hay descortesía.
Quintilla
450
Dice mosiur de Aubení
que lo que dijere aquí
sustentará con la espada.
Hasta aquí no ha dicho nada,
¿pues qué os toca a vos y a mí?

García
Quintilla
455
Yo no soy tan advertido;
y en esto, en la condición,
soy al cielo parecido,
que castiga la intención
como el yerro cometido.

Capitán
Quintilla
460
Valerosos capitanes,
caballeros albaneses,
generosos y galanes,
en materia de intereses,
por mil Romas y Milanes
Quintilla
465
no torceré la justicia,
ni menos tengo codicia,
que he dado más que ganado,
después que como soldado
ejercito la milicia.
Quintilla
470
Esta hacienda es de mi Rey,
y así fuera caso injusto,
señores, no hacer lo justo,
por justo derecho y ley,
sin vuestro agravio y disgusto.

Aubení
Quintilla
475
Más pensé que con agravio.

Capitán
Señor, la paz se pretende;
procuradla como sabio.

Don Juan
Este negocio se enciende.

García
De que se tarda, me agravio.

Aubení
Quintilla
480
Con la paz se hará mejor,
que bien españoles saben
nuestra milicia.

Capitán
Señor,
más cordura es que se acaben
estas cosas con amor,
Quintilla
485
que si españoles sabemos
vuestra milicia tan bien,
también, porque nos honremos,
los de Albania saben bien
que, ofendidos, ofendemos.

García
Quintilla
490
¿Así habláis? ¡Bueno, por Dios!

Capitán
Paredes, estoy muy solo.

García
No estáis, pues está con vos
el mejor de polo a polo,
y el mundo es poco a los dos.

Namurcio
Quintilla
495
Estos tenemos cercados
de vuestra gente y la mía
con ejércitos formados;
creo que mejor sería
echarlos de estos Estados.

Capitán
Quintilla
500
Ahora bien, Gran General,
esto se divide mal.

Namurcio
¿Pues qué podemos hacer?

Capitán
En lo por partir, poner
nuestro estandarte real.
Quintilla
505
Pongan en estos confines
armas Albania y España,
mientras que lo determines.

Namurcio
Bien es, pues nadie se engaña,
que a tu parecer me inclines;
Quintilla
510
traed un escudo aquí
de las armas albanesas.

Capitán
Traed las de España.

Namurcio
Así,
las condiciones expresas
se quedan por ti y por mí;
Quintilla
515
y las armas estarán
para lo no dividido,
y allá juzgarlo podrán.

Aubení
¡Extremada traza ha sido!

Namurcio
Como de tal Capitán.
Traigan dos escudos de armas, unas de Albania y otras de Castilla.
Quintilla
520
Estas rosas fijo aquí,
para que espanten así
las enemigas naciones.

Capitán
Más espantan los leones
que nacen donde nací;
Quintilla
525
aquí los pongo a que guarden
estas flores que tú has puesto,
que a fe que no se acobarden.

Namurcio
Las flores nos darán presto
fruto, aunque ahora se tarden.

García
Quintilla
530
Aunque suelen las abejas
comer flores, ahora no,
que en guarda leones dejas.

Aubení
Leones he visto yo
a los pies de Albania, ovejas.

García
Quintilla
535
El día que Albania es dama,
y algún español león
por mujer la adora y ama,
rendido por afición,
oveja a sus pies se llama.
Quintilla
540
Y dejemos esto aquí,
señor mosiur de Aubení.

Aubení
Más veces España dio
mujeres a Albania.

Capitán
Y yo
por los dos lo digo así:
Quintilla
545
sin muchos reyes que os dio,
un rey que tuvistes santo
de nuestra España nació.

Namurcio
Y Albania le estima tanto,
que ella le confiesa y yo.

Capitán
Quintilla
550
Con esto, gran General,
me voy.

Namurcio
Dios vaya contigo.

García
¡Señor!

Capitán
¿Qué?

García
Esto queda mal.

Capitán
Paredes, Dios me es testigo
que queda el partido igual.

García
Quintilla
555
No hay lobo que a mí me muerda
ni en poblado ni en campaña.

Capitán
¿Qué hay aquí que España pierda?

García
Quedar las armas de España
puestas a la mano izquierda.
Quintilla
560
Muramos, que no aprovecha
ir con honra y con sospecha.

Capitán
Paredes, esto es error,
porque donde está el Señor,
esa es la mano derecha.

Váyase el GRAN CAPITÁN con su gente.

Aubení
Endecasílabos sueltos (tirada)
565
¡Oh, cómo este español es arrogante!

Namurcio
¿Cuándo todos no son de esa manera?

Aubení
Mal hemos hecho en permitir que quede
indecisa de Albania la ventaja,
ni españoles iguales con nosotros.

Namurcio
570
Si eso es mal hecho, rómpase la tregua,
que con lo que tenemos conquistado
presto será de Albania lo que queda.

Aubení
¿Cómo haremos, señor, para que entienda
el español que estamos con disgusto,
575
y que habemos de ser aventajados?

Namurcio
Vaya un trompeta y dígale que luego
deje a Capitanara, y de ella saque
el presidio que tiene de españoles,
o que por fuerza se la quitaremos.

Aubení
580
Pues por si del recado no lo entiende,
lleve un requerimiento por escrito.

Namurcio
Así está bien, y en su adquirida tierra
podréis entrar.

Aubení
Comiéncese la guerra.

Váyanse marchando. Sale DON JUAN.

Don Juan
Quintilla
Amor, no te pintan mal
585
con rayos, pues eres rayo
en fuego y presteza igual
de improviso estoy mortal
y en el último desmayo.
Quintilla
Mas dime, amor, si yo amaba,
590
¿cómo la razón, esclava,
se pudo librar tan presto
de aquese hermoso supuesto
donde con el alma estaba?
Quintilla
Que seas ciego, no lo niego.
595
¿Cómo has hecho, te pregunto,
que un fuego queme otro fuego,
si no es de Fénix difunto,
para que renazca luego?
Quintilla
Amar, bien se puede amar,
600
pero no, amando, olvidar
sin causa, agravio ni celos,
si no es que quieren los cielos
un nuevo amor engendrar.
Quintilla
Mas este ciego no es
605
hijo de su luz hermosa,
limpio al principio y después;
mas de la adúltera diosa,
que le dio por interés.
Quintilla
Bárbara, bien he probado
610
que el amante transformado
queda en quien ama, y de suerte
amor en ti me convierte,
que por bárbaro he quedado.
Quintilla
Bárbaro soy ya, de modo
615
que hasta el alma que te di
a ser Bárbara acomodo;
mira si hay Bárbara en mí,
y si soy bárbaro todo.
Quintilla
Si hago ofensa a un caballero
620
como Chaves de Villalba,
y amigo tan verdadero,
¿qué honra que queda salva
o cuál galardón espero?
Quintilla
Mas si por una mujer
625
se suelen reinos perder
y ser reyes enemigos,
que se pierdan dos amigos,
¿qué novedad ha de ser?
Quintilla
Seguir quiero mi deseo;
630
pero aquesta Dorotea,
transformada en Doroteo,
del bien que el alma desea
es peligroso rodeo.
Quintilla
¿Qué haré? ¿Qué será de mí?

Sale DOROTEA.

Dorotea
635
Para mi mal vino aquí
este gallardo mancebo,
este basilisco nuevo,
que me ha muerto, y yo le vi.
Quintilla
Si mirando mata el fiero,
640
y viene a morir mirando,
en vano remedio espero;
que, visto, vivo ha quedado,
y no mirándome, muero.
Quintilla
¿Mas si ha visto, aunque sin ver,
645
lo que soy en propio ser
con mi traje y con mi nombre,
pues él me tiene por hombre,
y, en efecto, soy mujer?
Quintilla
Pues es verdad que yo adoro
650
un hombre que por mí muere,
si por él suspiro y lloro,
sino que quiere y le quiere
una mujer como un oro.
Quintilla
Pues el traje que me dan
655
es propio para quien ama,
que estoy mejor, me dirán,
para galán de su dama,
que dama de su galán.
Quintilla
Mas, ¡ay!, mi dueño está aquí.
660
¡Señor!

Don Juan
¡Oh, mi Dorotea!
¿Qué hay de los huéspedes?

Dorotea
Fui
a alojarlos.

Don Juan
(¿Que esta sea
contradicción para mí?
Quintilla
¿Que quien era ángel ayer
665
hoy se convierta en demonio,
quién dirá que puede ser?
Todo es, amor, testimonio
de tu infinito poder.)

Dorotea
Quintilla
(¿Posible es, que este es don Juan?
670
¡Qué diversos pareceres
nos da un gusto, un ademán!
¡Cuán justamente, oh, mujeres,
de varias el nombre os dan!
Quintilla
Quiero, sin mirar que he sido
675
mujer, decir que en mujer
todo es mudanza y olvido,
porque me quiero valer
del sagrado del vestido.
Quintilla
Mas no me fue de provecho,
680
porque, abrasándose el pecho,
no hay en el vestido injuria.
¡Extraña es de amor la furia;
con ser hombre me ha deshecho!
Quintilla
Láminas de plata ha sido,
685
sobre madera de roble,
la fuerza de este vestido,
y ejecutoria del noble,
comprada del mal nacido.
Quintilla
Fresco color de manzana,
690
dentro herida y fuera sana,
fe cristiana en hombre moro
y cojín de tela de oro
que tiene el alma de lana.
Quintilla
Mujer, en efecto, he sido,
695
y he hecho como mujer,
aunque era de hombre el vestido.)

Don Juan
(Yo he dado en que esto ha de ser,
y hago bien, que estoy perdido.
Quintilla
La dama le he de quitar
700
a Chaves con un enredo,
con que la pienso gozar.)

CHAVES entre.

Chaves
¡Bueno, por vida, quedo,
si nos mandan ya marchar!

Don Juan
Quintilla
¿Qué es esto?

Chaves
Que el General
705
manda aprestar y partir.

Don Juan
¿Hay desasosiego igual?
¿Dicen dónde quiere ir?

Chaves
Donde quiera, me está mal,
Quintilla
que descansar me importaba.

Don Juan
710
¿Sábelo Bárbara?

Chaves
No.

Don Juan
Parte y díselo.

Dorotea
Aquí estaba
para decírselo yo.

Chaves
Ven conmigo.

Dorotea
Soy tu esclava.

Chaves
Quintilla
¿Qué?

Dorotea
Que tienes un esclavo
715
en mí.

Chaves
Tu servicio alabo.

Váyanse CHAVES y DOROTEA.

Don Juan
¡Oh, cómo se ha hecho bien!
¡Victoria de amor me den!
Lo que hoy pretendo, hoy lo acabo.
Quintilla
Extraño es mi pensamiento;
720
mas ¿quién puede contrastar
un amoroso tormento?

CAMILO entre.

Camilo
¿Sabes que quieren marchar?

Don Juan
Ni tú, Camilo, mi intento.

Camilo
Quintilla
¿Qué hay?

Don Juan
Sin réplica alguna,
725
porque no pido consejo,
que esto es amor y fortuna.
Sin Bárbara a Chaves dejo
en las puntas de la luna.
Quintilla
Parte al capitán Navarro,
730
y di que me envíe aquí,
de aquel su tercio bizarro,
cuatro hombres.

Camilo
Harelo así.

Don Juan
Hoy hurto a Febo su carro.

Váyase DON JUAN.

Camilo
Quintilla
Si como el otro le guías,
735
caerás perdido en el mar.
En qué extrañas fantasías
hace amor a un hombre dar
en término de dos días.
Quintilla
¿A un amigo, esta traición?
740
Ciegos tus efectos son:
ni tener ni guardar fe.

Entre DOROTEA.

Dorotea
Quien esto a sus ojos ve
intenta su perdición.
Quintilla
No queda el álamo blanco
745
más enlazada la vid
que los dos en campo franco.
¡Tiernas lágrimas, salid,
que ya del pecho os arranco!
Quintilla
Viendo Angélica y Medoro
750
enredarse en lazos de oro,
por volverme estuve Orlando.

Camilo
¿Qué te vienes lamentando?

Dorotea
Mudanzas del tiempo lloro.

Camilo
Quintilla
¿Luego has sabido el intento
755
de tu don Juan?

Dorotea
(¡Ay de mí!
Quiérole decir que sí.)
Ya sé todo el fingimiento.

Camilo
¿Y qué harás?

Dorotea
Quedarme aquí.
Quintilla
(¿No es bueno, que no sé nada,
760
y le respondo a Camilo?)

Camilo
¿No me dirás con qué estilo
estás del cuento avisada?

Dorotea
Celosa, escuchelo en vilo.

Camilo
Quintilla
Pues si esta dama se lleva
765
don Juan, como lo ha trazado,
¿qué has de hacer?

Dorotea
(Extraña prueba
del secreto mal guardado,
pero no es en amor nueva.
Quintilla
Miren por dónde he sabido
770
que quiere este atrevido
hurtarle su dama a Chaves.)

Camilo
¿Posible es que aquesto sabes,
y no pierdes el sentido?

Dorotea
Quintilla
(Esto me viene muy bien,
775
que si este queda sin dama,
y yo sin dueño también,
yo pierdo a quien me desama
y gozo a quien quiero bien.
Quintilla
Callar quiero, que no pudo
780
darme el ciego amor desnudo
mayor ventura.)

Camilo
El rigor
suele dejar el dolor
al que le padece, mudo.
Quintilla
Y esta así debe estar,
785
pues calla con tanta pena.
Quiero al Capitán hablar.

Váyase.

Dorotea
Chaves, la fortuna ordena
que os pueda el alma gozar;
Quintilla
todos de mi parte están.
790
Yo me voy, mientras se van,
a alguna parte a esconder,
que, en efecto, soy mujer
y quise bien a don Juan.

Salgan el capitán DON DIEGO DE MENDOZA y el GRAN CAPITÁN y DIEGO GARCÍA DE PAREDES.

Capitán
Endecasílabos sueltos (tirada)
En esto, pues, señor don Diego, estamos,
795
que poniendo las armas de los Reyes,
el nuestro y el de Albania, en los confines,
ellos lo determinen en sus Cortes
y nosotros guardemos lo ganado.

Don Diego
Todo se ha hecho bien, cual se esperaba
800
del gran valor de ese invencible pecho,
pero Diego García de Paredes
dice que los de Albania aquí han tenido
con vuestra señoría más soberbia
de la que sufre en otras ocasiones.

Capitán
805
Señor don Diego de Mendoza, el hombre
que entre sus enemigos no es astuto
nunca tendrá ocasión para vengarse,
y perderá la honra con la vida.
No solo corre aquesto en nuestros tiempos,
810
pero, en ejemplo de las sacras letras,
vemos un rey David fingirse loco.
Mientras los hombres no perdamos nada,
es bien salir en paz de las cuestiones.
Mi Rey, sus armas, yo, mi gente, España,
815
no hemos perdido en esto cosa alguna.
Ya estoy de dos ejércitos cercado,
y válgome de industrias como griego.

UN SOLDADO.

Soldado
Un trompeta está aquí, general ínclito.

Capitán
¿Es de Albania?

Soldado
Del mismo.

Capitán
Di que llegue.

Sale UN TROMPETA.

Trompeta
820
El duque de Nemurs, mosieur Namurcio,
besa tus manos, general famoso,
más que Torcato, Scipión y Curcio,
y dice que pedirte le es forzoso
que luego entregues a Capitanara,
825
sacando su presidio a tiempo honroso.
Y mosiur de Aubení también repara
en que luego le entregues esta fuerza
que ahora tu español presidio amparo,
porque si no la tomarán por la fuerza.

Capitán
Quintilla
830
Dile, amigo, al General
que pues no ha tenido estima
de comedimiento igual,
su descortesía me anima
para que le trate mal.
Quintilla
835
Acaba de hacer la tregua,
y de él no estoy media legua,
y ya al parecer es otro.

García
Eso es; darasme el potro,
o he de matarte la yegua.

Capitán
Quintilla
840
Dile que siempre con ellos
he sido muy comedido,
y que no tan solo de ellos
defenderé mi partido,
pero que pienso ofendellos.
Quintilla
845
Esta confianza en Dios,
aunque, para excusar muertes,
asaltos y trances fuertes,
mejor fuera que los dos
echáramos estas suertes.

Trompeta
Quintilla
850
Con este requerimiento
su mandamiento he cumplido.

Capitán
Yo me doy por requerido,
aunque mi comedimiento
ha de ser siempre el que ha sido.
Quintilla
855
Leed, García.

García
¿Este ultraje
sufre tu divino honor?

Capitán
Leed.

García
¡Que del cielo baje...!

Capitán
¡Leed!

García
Yo leeré, señor.
Lee.
¡Ah, pesar de mi linaje!
“Mosiur Namurcio, mosiur de Aubení, en nombre del rey de Albania, requerimos al duque de Sesa, don Gonzalo Fernández de Córdoba, a quien llaman en España el Gran Capitán, general suyo en Nápoles por Fernando , su Rey Católico, entregue y deje luego a Capitanara, sacando de ella el presidio que tiene de españoles. Donde no, con este protesto la tomaremos por fuerza.”

Capitán
Quintilla
860
Dile a mosiur de Aubení,
y los demás, que lo oí,
y que ojalá que él gustara
que entre los dos se acabara
todo lo que viene aquí.
Quintilla
865
Y que el presidio español
ni le sacaré, ni espero,
ni lo puedo, ni lo quiero,
que se mueven, como el sol,
que otro le mueve primero.
Quintilla
870
Que aunque tengo diez soldados,
y ellos diez campos formados,
soy tan grande por mí solo
que ocupo de polo a polo,
y aun me aprieta los costados.
Quintilla
875
Que primero que de Italia
me arroje su brazo fiero,
pasaré la primer Galia,
que esta es manopla de acero,
no es guante de ámbar ni algalia.
Quintilla
880
Soy del lugar donde nacen
buenos caballos, y quiero,
pues tanto en Albania aplacen,
pasar un ganado entero
a ver si en sus campos pacen.
Quintilla
885
Y eso de grande me agrada
solo en España. Esto doy
por respuesta a tu embajada,
que allá por sangre lo soy
y acá lo soy por la espada.

Trompeta
Quintilla
890
Así lo diré.

Capitán
Pues parte.

Váyase.

García
¡Ah, bravo invencible Marte,
ahora hablaré a mi gusto!

Capitán
¿Dónde iremos? Porque es justo
estar en segura parte.

Don Diego
Quintilla
895
¿Es buena Basilicata?

García
Mejor estás en Barleta.

Don Diego
Bien dice. De marchar trata,
que es más segura y quieta
y el mar la baña en su plata;
Quintilla
900
tendrás por allí sustento.

Capitán
Es gallardo alojamiento.

García
¡Que como yo mil no hubiera!

Capitán
Si hallarse otro vos pudiera,
Paredes, bastaban ciento.

Entren cuatro soldados con arcabuces; BÁRBARA y DON JUAN, y CHAVES de Villalba.

Don Juan
Quintilla
905
Para más seguridad,
irá con estos soldados.

Chaves
Los albanos, alterados,
publicando enemistad,
cubren montañas y prados.
Quintilla
910
Parte. señora querida,
por el orden de don Juan,
que allá te llevas mi vida,
aunque, si juntas están,
no es justo que se divida.

Doña Bárbara
Quintilla
915
Yo voy con tal desconsuelo,
que me cubre el alma un hielo.

Don Juan
¡Páez!

Páez
¿Señor?

Don Juan
Escuchad:
el camino atravesad
en no viendo gente.

Páez
Harelo.

Soldado 2º
Quintilla
920
¡Alto! Partamos de aquí.

Don Juan
Un barco aguarda en la playa;
secreto, y metedla allí.

Soldado 3º
Cuando el mundo a la mar vaya,
fiad de Ortuño y de mí.

Don Juan
Quintilla
925
No será malo ir con ella
hasta que al bagaje llegue.

Chaves
Honraréisme y honraráisla a ella.

Don Juan
Adiós.

Chaves
¡Ay, Bárbara bella,
amor los de Albania ciegue!
Soneto
930
Si es ciego amor, ¿cómo acertó mi pecho?
Y si acertó mi pecho, ¿cómo vivo?
Si el bien poseo, ¿cómo soy cautivo?
¿Y cómo libre, si le pago el pecho?
Si me regalara amor, ¿qué mal me ha hecho?
935
Si es liberal conmigo, ¿en qué es esquivo?
¿Cómo si es blando, es fuerte y vengativo?
Si es daño, ¿cómo busca mi provecho?
Si yo siento dolor, ¿qué son favores?
Si es mucha la pensión, ¿qué bien no es poco?
940
¿En un gozado bien por qué hay recelos?
¡Oh, amor, camaleón de mil colores,
alegre carmesí, pajizo loco,
con esperanza, verde; azul, con celos!


Jornada II

Salgan CHAVES y DOROTEA.

Chaves
Redondilla
Al hombre que ya se muere,
945
no es justo darle esperanza,
ni al que pierde el bien que alcanza,
decirle que tiempo espere.
Redondilla
Al que sin razón pleitea,
no es razón entretener,
950
ni al que no tiene poder
y lo imposible desea.
Redondilla
El que el mal cierto dilata
no busca remedio igual,
porque dilatando el mal
955
coge de improviso y mata.
Redondilla
No se puede, Doroteo,
con un amante burlar,
que mal se puede engañar
un amoroso deseo.
Redondilla
960
En vano engañar porfías
las sospechas que me dan
de que no llegue don Juan
a Barleta en tantos días.
Redondilla
Los albanios habrán dado
965
con mi gloria llanamente,
y, como era poca gente,
la escolta desbaratado.
Redondilla
Y pues no vuelve don Juan,
habranle muerto también,
970
porque no goce mi bien
algún albanés galán.
Redondilla
¡Ay mi verdadero amigo!
¡Ay, don Juan, ya te perdí!
¡Quién, pues que mueres por mí,
975
pudiera morir contigo!
Redondilla
Que de manera te he amado,
de tu lealtad y amor cierto,
que quisiera ser el muerto
por no quedar obligado.
Redondilla
980
Que como en satisfacción
tuya no tengo que hacer,
inmortales han de ser
mi amor y tu obligación.

Dorotea
Redondilla
Señor, como los engaños
985
suelen mantener la fe,
y pocas veces se ve
provecho en los desengaños,
Redondilla
gustaba de entretenerte,
que una pena entretenida,
990
en fin, dilata la vida,
si cierta ha de ser la muerte.
Redondilla
Mas ya que fuerza ha de ser
venirte a desengañar,
oye lo que hay que fiar
995
de un falso amigo y mujer.

Chaves
Redondilla
Cómo, Doroteo, di
¿sabes ya que está cautivo
aquel ángel, por quien vivo?
¿Quién te lo ha dicho? ¡Ay de mí!
Redondilla
1000
¿Murió don Juan? Habla claro.
Dos vidas pierdo en los dos.

Dorotea
¡Qué engañado estás!

Chaves
¡Por Dios!
Que más en don Juan reparo,
Redondilla
que ella es mujer, y me fundo
1005
en que otras mil se hallarán,
y amigo como don Juan
no se ha de hallar en el mundo.

Dorotea
Redondilla
A lo menos como tú,
de tanta lealtad y amor,
1010
que don Juan es un traidor,
aunque es hidalgo.

Chaves
¡Jesú!
Redondilla
¿Traidor?

Dorotea
¿Pues eso no es llano,
si lo quiero descubrir?

Chaves
¿Tal te atreves a decir
1015
delante de mí, villano?

Dorotea
Redondilla
Es traidor, de engaños lleno.

Chaves
¿Así agradeces el pan
que has comido de don Juan?

Dorotea
No ha sido sino veneno.

Chaves
Redondilla
1020
Si no mirara, picaño,
que eres rapaz...

Dorotea
Ten la daga,
y empléala en quien te paga
ese amor con tal engaño.

Chaves
Redondilla
¿Qué engaño? ¿Qué es lo que dices?

Dorotea
1025
Que te ha llevado don Juan
a Bárbara. Y que ya están,
porque más te escandalices,
Redondilla
en el puerto de Ostia, o cerca.

Chaves
¡Válgame el cielo!

Dorotea
Esto pasa.

Chaves
1030
Todo el infierno me abrasa,
todo su fuego me cerca.
Redondilla
¿De quién lo sabes?

Dorotea
De Páez,
un soldado que allá fue,
y en el concierto me hallé
1035
de la barca y del arráez.

Chaves
Redondilla
¿Luego, sin duda, don Juan
se va con mi amada pena?

Dorotea
Como Paris con Elena,
surcando las aguas, van.
Redondilla
1040
O ya está en salvo o fluctúa.

Chaves
A llegar donde suspiro,
yo fuera otro Cinegiro
en defender la falúa.
Redondilla
Nadara, y el borde asiera
1045
con estos brazos romanos,
y en cortándome las manos
con los dientes la tuviera.
Redondilla
¡Vil mujer, amigo fiero!
¡Él traidor y ella traidora!
1050
¿De cuál de los dos ahora
es bien quejarme primero?
Redondilla
Ella es Bárbara, en efecto;
y mujer, disculpa tiene.
Él, que a ser bárbaro viene,
1055
siendo hombre hidalgo y discreto,
Redondilla
es en aquesto el culpado.
¿Cómo le podré seguir?
Que es imposible salir,
de los de Albania cercado.
Redondilla
1060
No sé cómo me prometa
tomar de Roma la vía,
porque llegan cada día
a los muros de Barleta.
Redondilla
Pero ¿cómo me detengo
1065
de no me arrojar al mar?
Que no pudiendo llegar,
mataré el fuego que tengo.

Dorotea
Redondilla
¡Qué mal con quejas la cobras!

Chaves
Dos bárbaros me han llevado
1070
mi bien y honor mal guardado,
uno en nombre y otro en obras;
Redondilla
pero dime, Doroteo,
¿cómo te quedaste aquí?

Dorotea
Porque no digan que fui
1075
parte en delito tan feo.
Redondilla
Y costárame el quedar
la vida, que ya les daba,
pues viendo que me quedaba,
don Juan me mandó matar.
Redondilla
1080
Acogime a tu sagrado,
que traía un pistolete
encubierto Navarrete.

Chaves
¿Quién?

Dorotea
De los cuatro, un soldado.

Chaves
Redondilla
Y estos, ¿de qué tercio son?

Dorotea
1085
Del conde Pedro Navarro,
de los cuales el bizarro
era el alférez Chacón,
Redondilla
y los otros dos, Ortuño
Páez y el que te he nombrado.

Chaves
1090
No la lleva a mal recado.
¡Qué tarde la espada empuño!

Dorotea
Redondilla
No, que en llegando a la mar,
los que digo se volvieron.

Chaves
¡Muéstramelos!

Dorotea
No tuvieron
1095
culpa en irle a acompañar,
Redondilla
que él decía que era suya,
y que por el albanés
la guardaba.

Chaves
Verdad es;
todo al traidor se atribuya.
Redondilla
1100
¿Esto es amistad?

Dorotea
Repara
en que te pueden oír.

Chaves
De aquí tengo de salir,
si mil vidas me costara.

Dorotea
Redondilla
El General viene.

Chaves
Espera,
1105
que te quiero por leal
y porque eres de mi mal
testigo.

Dorotea
En tu bien quisiera.

Chaves
Redondilla
Irás conmigo.

Dorotea
Sí haré.
Tu paje soy, y te empeño
1110
mi fe, que mejoro el dueño,
porque en el otro no hay fe.

Entre el GRAN CAPITÁN, DIEGO GARCÍA y DON DIEGO DE MENDOZA y el capitán PEDRO NAVARRO.

Capitán
Redondilla
Así estaremos seguros
en uno y otro lugar,
que este defiende la mar
1115
y esotro los fuertes muros.

Don Diego
Redondilla
Muy buen sitio fue Barleta,
y no de poca importancia,
para sufrir la arrogancia
con que el de Albania te inquieta.

García
Redondilla
1120
De suerte las han tenido,
aunque en ellos naturales,
que a ser las obras iguales,
no se hubieran resistido.

Chaves
Redondilla
Suplico a vueseñoría
1125
que para cierto combate,
en que un amigo rescate,
me dé licencia este día,
Redondilla
que defendiendo una dama,
preso está del albanés.

Capitán
1130
Hazaña piadosa es
y digna de nombre y fama.
Redondilla
¿De quién sabes que está preso?

Chaves
De un papel que me envió.

Capitán
¿Y el dueño que le rindió
1135
es sabedor del suceso?

Chaves
Redondilla
Que no ha de dalle por talla
me escribe, sino comprado
con sangre.

Don Diego
¡Extraño soldado!

Capitán
Pues alto, haced la batalla.
Redondilla
1140
Den orden para salir
a este hidalgo de Barleta.

García
Pues el desafío aceta,
él sabrá hacer y decir,
Redondilla
que dejando la hora salva
1145
de otros soldados, es hombre
que merece fama y nombre.

Capitán
¿Quién es?

García
Chaves de Villalba.

Capitán
Redondilla
¿Conocéisle vos, Paredes?

García
Es de la tierra, y de tales
1150
padre, que entre otros iguales
ponerle a tu mesa puedes.

Capitán
Redondilla
¿De Trujillo?

García
Sí, señor,
que aún de su talle se infiere.

Capitán
Pues vaya donde quisiere,
1155
que yo salgo por fiador.

Chaves
Redondilla
Beso a vueseñoría
las manos mil veces.

Capitán
Parte.

Chaves
Y a vos, invencible Marte,
honra de la patria mía.

García
Redondilla
1160
Si allá no sucede bien,
lo que de quien sois confío,
llamadme, pariente mío,
y préndanme a mí también.

Chaves
Redondilla
Yo procuraré, García,
1165
que no os deba más que amor.
¡Doroteo!

Dorotea
¿Mi señor?

Chaves
¿No vas en mi compañía?

Dorotea
Redondilla
Hasta la muerte, y mil vidas
que tuviera te ofreciera.

Chaves
1170
Sigamos aquella fiera,
porque otras tantas me pidas.
Redondilla
Salgo bebiendo los vientos,
como tigre, de mi cueva.

Dorotea
Hijos del alma te lleva.

Chaves
1175
Bien dices: los pensamientos.

Entre TOLEDO.

Toledo
Redondilla
En tu busca ando perdido.
¿Sabes ya lo que ha pasado?

Chaves
Sé que mi bien me ha llevado
aquel amigo fingido.
Redondilla
1180
¿Hay otra cosa, Toledo?

Toledo
¿Más que esto quieres que haya?
Quien fue en su escolta a la playa
me ha dicho todo el enredo,
Redondilla
y que Bárbara pensaba
1185
que tu orden era aquella.

Chaves
¿Que no está culpada ella?

Toledo
¿Pues, quién, señor, la culpaba?

Chaves
Redondilla
Doroteo fue el primero,
y él dice que consintió.

Toledo
1190
Doroteo te mintió.
A pagar de mi dinero
Redondilla
porque si tú la mandaste
ir con él, y ella obedece,
tuya la culpa parece.

Dorotea
1195
Él miente, y ahora baste,
Redondilla
que por guardar el respeto
al General, que hoy le ampara,
no le corto media cara
o las piernas desjarreto.

Toledo
Redondilla
1200
¡Oh, rapaz afeminadillo!
Si mi amo no estuviera
presente, yo le pudiera
la mano en todo el carrillo.
Redondilla
Pase esto aquí con recato;
1205
para allá le desafío,
aunque guante no le envío,
pero tome ese zapato.

Dorotea
Redondilla
Desvíe vuesa merced.
¿A mí, coz?

Chaves
Bien está así.

Toledo
1210
A no estar quien está aquí,
te arrimara a la pared.

Chaves
Redondilla
Seguidme sin replicar.

Dorotea
Yo os cogeré, fanfarrón.

Toledo
¡Vive Dios, medio capón,
1215
que os acabe de capar!

Capitán
Redondilla
A Taranto puedes ir
con buena guardia Navarro.

Don Diego
Todo su tercio es bizarro.

Pedro
Él y yo te han de servir.

Capitán
Redondilla
1220
Lezcano, con el armada,
podrá guardar entretanto
la villa del mar de Otranto.

Don Diego
Buen gobierno.

Pedro
Buena espada.
Redondilla
Y más la escuadra de Luque.

Capitán
1225
Socorro espero mayor,
que envía el Emperador
por orden del Archiduque.

Pedro
Redondilla
Como yerno de Fernando
vuelve por su hacienda.

García
Envía
1230
muy lucida infantería
tudesca.

Capitán
Estoyla esperando,
Redondilla
que son siete compañías
de a quinientos hombres.

Don Diego
Plata
hace falta.

Capitán
Eso se trata,
1235
vendrá de aquí a pocos días.
Redondilla
Yo entretengo los soldados
con decir que hay gran dinero,
que ya de Venecia espero
por papeles aceptados;
Redondilla
1240
y no hay memoria en España
de dineros ni de letras.

Don Diego
Bien su descuido penetras.

Capitán
Es necesidad, y extraña,
Redondilla
que ha hecho mucho en Granada
1245
el Rey, y es poco provecho.

Don Diego
¿Las Indias?

Capitán
Será, sospecho,
que ahora son poco o nada.
Redondilla
Trajo a Granada Colón
cinco mil escudos de oro,
1250
con nuevas de un gran tesoro
y tierra de promisión.
Redondilla
Diolos la reina Isabel
a Toledo, con que han hecho
la Custodia.

Don Diego
Era el provecho
1255
grande, y dan primicias de él.

Sale UN SOLDADO.

Soldado
Redondilla
Una nave, gran señor,
llena de ropa navega
al puerto.

Capitán
Haz cuenta que llega
para tu bien y favor.
Redondilla
1260
Parte, y di que entre el patrón
y que compraré la ropa.

Soldado
Ella trae viento en popa.
Disparen.
¡Oye!

Don Diego
Hizo salva un cañón.

Capitán
Redondilla
Gente hay rota y mal vestida.
1265
Si hay quien me quisiera fiar,
esta ropa he de comprar,
y hoy ha de ser repartida.

Don Diego
Redondilla
De Bari, dos mercaderes
te fiaron.

Capitán
Pues vamos luego,
1270
y no se sepa, don Diego.

García
¡Qué Alejandro!

Don Diego
¡Un César eres!

Entren ADOLFO, alférez albanés; GUILLERMO, cabo de escuadra, y tres soldados con arcabuces.

Guillermo
Quintilla
Contadme, por vida mía,
los sucesos de Barleta.

Adolfo
Anda la caballería
1275
toda la noche inquïeta,
y muchas veces el día,
Quintilla
que como negocio es
en que cada cual desea
mostrar bríos de albanés,
1280
más por honra se pelea
que no por el interés.
Quintilla
El campo corren y cruzan,
y a golpes con las espadas
los arneses desmenuzan.
1285
Y en concierto o con celadas
batallan y escaramuzan;
Quintilla
cualquier de Albania, advertid,
que de Roldán tiene el brío,
cualquier español, del Cid.

Guillermo
1290
¿Qué fue lo del desafío?

Adolfo
¿Queréislo saber?

Guillermo
Sí.

Adolfo
Oíd:
Romance (tirada)
la caballería albanesa,
la que trae por divisa
blanca banda y rosas de oro,
1295
en Barleta desafía
a la española, que el pecho
cruza, por costumbre antigua,
con la banda carmesí,
en que su furia publica.
1300
Que son pocos y ellos muchos,
los españoles decían,
y si fueran iguales
ganaran fama y estima.
Con estos tantos a tantos
1305
a salir se determinan,
y once a once al campo salen
llegando del plazo el día.
En el campo de Tiano,
que las murallas cubrían,
1310
que por ser parcial Venecia
a entrambos, seguros iban,
entraron once albaneses
de la manera que pintan
a Carlomagno, a Roldán,
1315
a Rugero el de Marfisa,
a Godofre de Bullón,
a Valdovinos de Frisia,
a Reinaldos, a Oliveros,
Borbón y mosiur de Guisa;
1320
a Luis Santo, cuando armado
las lunas de África eclipsa,
y al condestable de Albania
con la espada en sangre tinta.
Luego otros once españoles
1325
como en retrato se miran:
el gran Bernardo de Carpio
y el primer rey de Castilla,
el conde Fernán González,
y el valiente Cid Ruy Díaz,
1330
los reyes con quien casaron
doña Sol y doña Elvira,
don Diego Ordóñez de Lara,
don Bermudo y don García,
don Jaime, rey de Aragón,
1335
y el Santo Rey de Sevilla.
Las armas, del pie a la gola,
con el sol resplandecían;
las celadas con mil plumas
y lazos de argentería.
1340
Ricos caballos bridones,
fuertes aceradas sillas,
ellas y las riendas, de ante,
y de oro espuelas y hebillas.
Eran de ver los colores
1345
crines blancas o teñidas;
cuál es bayo, cuál castaño,
cuál español, cuál de Frisia.
Acométense de suerte
que no creo que se embistan
1350
dos galeras con más furia,
tronando la artillería.
De la cuja al ristre pasan
las fuertes lanzas que vibran,
descalabrando los aires
1355
con los pedazos de astillas.
Sacan los fuertes estoques,
tajos y reveses tiran,
y como herreros en yunque
el blanco acero acuchillan.
1360
Cuál entra por este lado,
cuál por el otro se libra,
quién corta rienda y cadena,
cuál escarcela o loriga.
Cuál, de las crines asido,
1365
por donde no quiere aguija,
haciendo las cerdas riendas
y apretando la barriga.
Cuál corta el rostro al caballo,
cuál a su dueño derriba,
1370
que no sintiendo su peso
precipitado camina.
Cuál pone el pomo en el pecho
para que de punta embista,
cuál caballo inobediente
1375
ya cocea y ya se empina.
Guillermo, yo soy de Albania
y albanés soy por la vida,
albanés digo que España
ganara el precio aquel día,
1380
si cuatro albaneses bravos
con esta industria no obligan
a detenerse al contrario,
que vencedor se imagina.
Y fue que algunos caballos
1385
que en la campaña yacían,
les sirvieron de trincheras,
defensa, foso y fagina.
Con esto llegó la noche,
y la batalla indecisa
1390
quedó por entrambas partes
sin ventaja conocida.
Dieron a los españoles
la destreza y valentía,
y la constancia y firmeza
1395
a la francesa cuadrilla.
Aquel español Paredes,
que llaman Diego García,
fue celebrado en extremo,
porque, la espada perdida,
1400
se defendió a pura piedra;
y la misma fama aplican
a Diego de Vera, el bravo.
Mira si hay más que te diga.

Guillermo
Holgádome he con extremo,
1405
Adolfo, de oír la historia.
Gente viene.

Adolfo
A nadie temo.

Salgan CHAVES, TOLEDO y DOROTEA.

Chaves
Ya mi desdicha es notoria;
de mi fortuna blasfemo.
Quintilla
Salí de Barleta y di
1410
en celada de enemigos:
hoy perecemos aquí.

Apúntenle.

Adolfo
¿Quién va allá?

Chaves
Amigos, amigos.

Adolfo
¿Eres español?

Chaves
Sí.

Toledo
Sí.

Adolfo
Quintilla
Pues ¿cómo amigo?

Chaves
No vengo
1415
de guerra.

Adolfo
Yo aquí te detengo.

Chaves
Sin guerra, voy a mi tierra.

Adolfo
Aquí, hermano, todo es guerra;
daste o la cuerda prevengo.
Quintilla
¿Quién eres?

Chaves
Honrado soy
1420
y cabo de aquesta tropa;
yo a nadie las armas doy.

Adolfo
Pues que el dinero y la ropa
por darte, español, estoy.
Quintilla
Daca la espada.

Chaves
¿Quién eres?

Adolfo
1425
Adolfo.

Chaves
¡Ah, Dios!

Adolfo
¿Qué te espantas?

Chaves
¡Qué la he de dar!

Toledo
¿Morir quieres?

Adolfo
O piensas mover las plantas,
o nos tienes por mujeres.
Quintilla
Acaba ya.

Chaves
Si eres noble,
1430
como se te echa de ver,
¿de mí qué puedes querer?

Adolfo
Rescate.

Chaves
Tendrasle al doble
con hidalgo proceder.

Toledo
Quintilla
¡Mas que ha de dar ocasión
1435
para que nos pase el pecho
el alma de aquel cañón!

Dorotea
Buena gallina te has hecho.

Toledo
Aquí no hay ser fanfarrón;
Quintilla
no es fruta aquesta que como;
1440
dese, o el camino tomo
por aquellas casas viejas,
que me andan por las orejas
los ruiseñores de plomo.

Chaves
Quintilla
Pues cuerpo a cuerpo, albanés,
1445
no sé cómo se acabara,
mas pues esto guerra es,
en que te daré repara
un moderado interés.

Adolfo
Quintilla
Yo, español, porque no abras
1450
la boca para hacer fieros,
con que al viento descalabras,
no estimo tanto dineros
con tus buenas palabras.
Quintilla
Suelto el arcabuz y aceto
1455
el desafío.

Chaves
Yo voy
con gran prisa a cierto efeto
de que cuenta no te doy,
porque requiere secreto;
Quintilla
pero darete una prenda
1460
por rescate y desafío
para la vuelta.

Adolfo
¡Que emprenda
este español tener brío!
Pues hoy el que tengo entienda.
Quintilla
Daca la prenda.

Chaves
Aquí doy
1465
esta cadena y retrato
de la dama de quien soy.

Adolfo
¿Es bella?

Chaves
No lo es el trato.

Adolfo
Vete.

Chaves
Con esto me voy.

Toledo
Quintilla
Acabose esto.

Chaves
Ya quedo
1470
libre.

Toledo
¡No se remitiera
a las armas!

Chaves
¡Buen Toledo!

Dorotea
¿Qué dices?

Toledo
Todo es quimera,
que voy muriendo de miedo.

Adolfo
Quintilla
Llega, Guillermo, y advierte
1475
en la gallarda española.

Guillermo
¡Qué bizarra!

Adolfo
Fuego vierte.

Guillermo
¿Esta te dio en prendas?

Adolfo
Diola.

Guillermo
¿En qué prendas?

Adolfo
De mi muerte.

Guillermo
Quintilla
Entendí de desafío.

Adolfo
1480
Mejor esta desafía
a batalla el pecho mío;
pues es, siendo esclava mía,
señora de mi albedrío.

Guillermo
Quintilla
El campo y los Generales
1485
marchan al muro.

Adolfo
¡Ay de mí!

NAMURS y AUBENÍ y más gente.

Aubení
Si con dos asaltos tales
Bari no se rinde aquí,
no sé qué puedes ni vales.

Namurs
Quintilla
¡Que nos haga una mujer
1490
en Bari tan resistencia!
¡Oh pesar de mi poder!
Ya no me basta paciencia;
volvámosla a acometer.

Salga en el muro DOÑA ISABEL de Aragón.

Doña Isabel
Romance (tirada)
Albanos, sabéis que soy
1495
hija del rey don Alonso,
que doña Isabel me llamo
y que de Aragón me nombro.
¿Pensáis que si don Fadrique,
vil, cobarde y temeroso,
1500
rindió a Nápoles, por falta
de valor y de socorro,
tengo en la parte bastarda
su sangre? Engañáisos todos,
que es legítima la mía
1505
y mis pensamientos otros.
Diome Aragón y Navarra
sangre de los reyes godos;
el que conquistó este reino
fue mi padre generoso.
1510
Si a Bari tenéis cercada
con cerco más trabajoso
que a Troya los reyes griegos,
no he de rendirme a vosotros.
¡Qué ilustre empresa traéis,
1515
aunque buena para sordos!
¿Una mujer conquistáis?
Cobardes sois o sois locos.
¡Tantos fuertes generales,
tantos soldados briosos,
1520
tantas municiones fuertes,
tanto hierro y tanto plomo!
¡Todo por una mujer,
para una mujer es todo,
que en un lugar de fuerte acero
1525
se cubre de lino el rostro!
Ea, asestad esos tiros,
brame el bronce sonoroso,
y no repartáis la gloria,
aunque repartáis el oro.

Éntrese.

Namurs
Octava real
1530
¡Fuego del cielo en quien aquesto espera!

Aubení
Marche ese campo, que esta infamia sola
borrar de Albania la opinión pudiera.

Namurs
¡Temeraria mujer!

Aubení
¡Brava española!

Namurs
A Canosa, me voy con rabia fiera.

Aubení
1535
También puedes tomar la Chirinola,
castillos que están cerca de Barleta.

Adolfo
¿Qué no puede mujer? ¿Qué no sujeta?

Salga UN SOLDADO.

Soldado
Endecasílabos sueltos (tirada)
¡Con qué descuido estáis, nobles señores!
Una armada española es ya surgida.

Namurs
1540
¿Dónde?

Soldado
En Medina.

Aubení
Aquí es mejor procures
la ofensa a una mujer apercibida;
aquí es mejor las armas aventures.

Soldado
Don Fernando de Andrada se apellida
su general, porque murió primero,
1545
don Pedro, a lo que oí, Puerto carrero.

Namurs
Del Grande Capitán era cuñado,
que yo le conocí.

Soldado
En Rijoles muerto,
al de Andrada, señor, dejó nombrado,
que, cual digo, en Mecina tomó puerto,
1550
de don Garci de Ayala acompañado
don Hugo de Cardona y Filiberto,
el de Carvajal y Alonso Nuño,
y con Pacheco el capitán Ortuño.

Namurs
Pues, mosiur de Aubení, vueseñoría
1555
se parta a la defensa a Terranova.

Aubení
Al punto haré marchar la infantería,
que, ociosa aquí, solo destruye y roba.

Namurs
Vamos, que si la gente que le envía
el César a Barleta el campo innova,
1560
pienso que ha de ponernos en estrecho.

Aubení
Por eso queda Marte en vuestro pecho.

Entren DON JUAN y DOÑA BÁRBARA.

Doña Bárbara
Quintilla
La culpa pones al viento
del viaje que has trazado
con tu traidor pensamiento;
1565
mas bien el viento has culpado,
que viento ha de ser tu intento.
Quintilla
Y ya que al puerto salías,
¿por qué desde él me traías
a Roma con tanta furia,
1570
si no es que vista la injuria
por la absolución venías?
Quintilla
¿Tú eres hidalgo? ¿Tú eres
español? ¿Tú de Oristán?
Mucho de Oristán difieres,
1575
que los que lo son, don Juan,
no afrentan a las mujeres.
Quintilla
Que le has hurtado sospecho,
y tienes como tirano,
mas si es por justo derecho,
1580
será Oristán contrahecho
de pintor de mala mano.
Quintilla
Que a ser del original
y de la Casa Real,
ni huyeras los enemigos,
1585
ni ofendieras los amigos,
ni a mí me trataras mal.
Quintilla
Cuando todos los que hoy son,
o por venganza o porfía,
merecía tu traición,
1590
Chaves no la merecía,
por su hidalga condición.
Quintilla
Contábame en el camino
que le estabas obligado
mil veces, que a darte vino
1595
la honra que le has quitado
con este vil desatino.
Quintilla
¿Qué dirá el mundo de ti
cuando sepan tu maldad?
¿Qué dirá Chaves de mí
1600
mientras sabe que es verdad
que engañada le ofendí?
Quintilla
Ahora bien, en Roma estoy;
vete y déjame, que voy
con ánimo de volver
1605
a hallar y reconocer
aquel dueño de quien soy.
Quintilla
Y no te pongas delante
de este resuelto accidente,
que puedes hacer que intente
1610
una hazaña que te espante.

Don Juan
Paso, Bárbara, detente.

Doña Bárbara
Quintilla
Que no soy Bárbara, no;
tú eres el bárbaro ya.

Don Juan
Bien dices, que quien te amó,
1615
y tal por amarte está,
más que bárbaro quedó.
Quintilla
¡Ah, ingrata desconocida!
Pues cuanto más advertida
de mi culpa y traición vienes,
1620
más obligación me tienes
y más me debes la vida.
Quintilla
No quiero darte disculpa
ni decir que no es traición
la que tu pecho me culpa,
1625
que aumenta tu obligación
la grandeza de mi culpa.
Quintilla
¡Mira qué extraño rigor
para que tu favor goce
de un imposible favor,
1630
que en mi traición se conoce
la calidad de mi amor!
Quintilla
De esta suerte, si a mi amigo,
que yo quise más que a mí,
hice esta traición que digo,
1635
más que a mí te quiero a ti,
pues quedo por su enemigo.
Quintilla
No culpes mi obligación,
que ella misma te asegura
de mi amorosa razón,
1640
o castiga tu hermosura,
autora de mi traición.
Quintilla
¡Divinos ojos, piedad!
Que aunque es grande mi maldad,
vuestra hermosura es mayor,
1645
que no ha de ser del amor
juez la ajena crueldad.
Quintilla
Chaves me habrá disculpado,
porque, como vine en mí,
habrá visto mi cuidado,
1650
y por vos, dentro de sí,
la ocasión que me habéis dado.

Doña Bárbara
Quintilla
¡Qué disculpas y quimeras
tan viles y sin sustancia!
Déjame.

Don Juan
¿Que aún hoy no esperas
1655
a ver en Roma de Albania
su Rey, con tantas banderas?
Quintilla
Mira que hoy entra por Roma
a besar al Papa el pie.

Doña Bárbara
Por cuantas tierras os doma,
1660
en Italia no estaré.
Y esta fe y palabra toma.

Don Juan
Quintilla
¿Pues por hombre me has tenido
que habiéndote aquí traído
así te puedo dejar?

Doña Bárbara
1665
Lo que no puedes gozar,
dejarlo es mejor partido.
Quintilla
Camina y no intentes nada
contra mí, porque ya sabes
que aquesta tierra es sagrada,
1670
que desde aquí escribo a Chaves
y es la mar breve jornada.

Don Juan
Quintilla
Ahora bien; descansa ahora,
que luego harás lo que intentas.

Doña Bárbara
Quita esa mano traidora,
1675
que aun en tocarme me afrentas.

Don Juan
Deja esos fieros, señora;
Quintilla
ven a la posada, acaba.

Doña Bárbara
¿Cómo es eso? ¿Soy tu esclava?

Don Juan
¡Vive el cielo! ¡Si no vienes...!

Doña Bárbara
1680
¿En tierra del Papa tienes
bríos? ¡Brava cosa!

Don Juan
¡Brava!
¡Pues, vive Dios, que si luego
no vienes a la posada,
que he de hacer...!

Doña Bárbara
¿Qué? ¿Estás tan ciego?

Don Juan
1685
¿Dejarte desamparada?
Eso no.

Doña Bárbara
Desvía, te ruego.

Don Juan
Quintilla
Pides lo que no ha de ser,
ni puedo, señora, hacer;
hombre he sido hasta robarte,
1690
no permitas que en dejarte
me vuelva de hombre en mujer.

Doña Bárbara
Quintilla
Desvía, que daré voces.

Don Juan
¡Matarete, vive el cielo!

Doña Bárbara
¿Matarme?

Don Juan
¡Mal me conoces!

Doña Bárbara
1695
¿No hay quien de mí tenga duelo?

Don Juan
Tente, o matarete a coces.

ASPRAMONTE, tudesco, en su hábito, alférez de la guarda del rey de Albania, con tres o cuatro alabarderos, o bastan dos, y el uno se llame ORLANDO.

Aspramonte
Quintilla
Voces oigo.

Alabardero 1º
Y son, sin duda,
de una mujer ofendida.

Aspramonte
Justo será que le acuda.

Don Juan
1700
¡Quitarte tengo la vida!

Aspramonte
Este propósito muda,
Quintilla
que hay aquí quien la defienda.

Don Juan
¿Quién?

Aspramonte
De la guardia de Albania,
el alférez.

Don Juan
Cuando entienda
1705
que aquesto es mi propia hacienda,
se irá a hacer guarda a su estancia.

Aspramonte
Quintilla
¿Cómo?

Don Juan
Riño a mi mujer.

Aspramonte
Si es tu mujer, español,
no es ese buen proceder,
1710
que esas pendencia el sol
no las ha de oír ni ver.
Quintilla
En su aposento cerrado,
donde apenas haya entrado,
las riñe el marido cuerdo.

Don Juan
1715
Con enojo, no me acuerdo
si hace sol o está nublado.
Quintilla
Vete con Dios tu camino.

Doña Bárbara
Señor, pues sois alemán,
que tienen valor divino
1720
en el socorro que dan,
quiéroos tomar por padrino.
Quintilla
No soy, de aqueste soldado,
mujer, que antes él, señor,
de mi esposo me ha robado.

Aspramonte
1725
¡Marrano, español traidor!
¿Hace sol o está nublado?
Quintilla
¡Matadle!

Don Juan
Tente, albanés,
que soy noble caballero,
y siéndolo tú, eso es
1730
término bajo y grosero,
porque soy uno y sois tres,
Quintilla
que si solo aquí vinieras,
no solo me defendieras
que esa mujer me llevara,
1735
pero el alma te sacara,
o mil almas que tuvieras.

Aspramonte
Quintilla
¡Oh, español!

Don Juan
Soy Oristán,
que fue primero alemán.

Aspramonte
¿Sabes con quién hablas? Di.

Don Juan
1740
Si estuvieras solo aquí,
te lo dijera don Juan.

Alabardero 2º
Quintilla
Mira que es este Aspramonte,
con quien espantan en Albania
los niños.

Don Juan
A pensar ponte,
1745
si es gigante de arrogancia,
que soy de gigante monte.
Quintilla
Y que aunque es tan corpulento,
pienso, cayendo sobre él,
ser un Etna de su intento.

Aspramonte
1750
¿Qué estás hablando con él?
Ve, español, llama otros ciento.

Don Juan
Quintilla
Solo basto.

Aspramonte
¿Tú? ¡Cuidado!

Alabardero 2º
Mira que en la palma sola,
en pie tiene un hombre armado.

Don Juan
1755
¿Yo, del cabello colgado?

Aspramonte
¡Brava arrogancia española!
Quintilla
Si mis fuerzas no has sabido
y en las armas la destreza,
hoy quedarás advertido
1760
a costa de tu cabeza
que es el último partido.
Quintilla
Y de solo un golpe dado,
no solo quedarás muerto,
pero también enterrado,
1765
porque hasta su centro abierto
irás vestido y calzado.

Don Juan
Quintilla
Tanto de él puedes abrir,
que, pasando el mundo todo,
vaya a otra parte a vivir,
1770
y seré de aquese modo
antípoda sin morir.

Aspramonte
Quintilla
Eso fuera si yo abriera
el suelo por donde entraras
y el golpe en ti no le diera,
1775
que como cuña reparas
al martillo que te espera.

Don Juan
Quintilla
¿Luego el mundo es leño, y yo
soy la cuña, y tú el martillo?

Riñen.

Aspramonte
Adivina quién te dio.

Don Juan
1780
¡Qué bien sabré resistillo!

Aspramonte
Pues apostemos que no.

Don Juan
Quintilla
¡Muerto soy!

Aspramonte
Ya te avisé;
no estoy a más obligado;
jamás con hombre rifé
1785
que en habiéndole pegado,
pudiese tenerse en pie.
Quintilla
Vente, señora, conmigo,
donde descansar podrás,
que esta te doy como amigo
1790
de no ofenderte jamás,
ni amores tratar conmigo.
Quintilla
Dejo en Albania una dama
que el alma su objeto llama,
y juré de no ofendella
1795
mientras que supiere de ella
que me quiere, escribe y ama.
Quintilla
Tudesco soy de nación;
por mi fuerza y valentía
tengo en Albania opinión,
1800
y por eso el Rey me fía
su guarda.

Doña Bárbara
Y con gran razón.
Quintilla
Yo voy segura, mas quiero
que sepas quién soy primero.

Aspramonte
De eso gusto.

Doña Bárbara
Pues advierte,
1805
porque veas de qué suerte,
estoy en trance tan fiero.
Romance (tirada)
Toledo, ciudad famosa,
corona ilustre de España,
como lo muestra y enseña
1810
en sus imperiales armas,
para más desdicha mía
fue mi nacimiento y patria,
pues no heredé de mis padres
virtud, sino sangre hidalga.
1815
Bien que tuve en mis principios
grave y honesta crianza,
con igual recogimiento
dentro y fuera de mi casa,
pero un día de san Juan
1820
me llevaron a la plaza
mis padres, y a mis amigas,
a ver un juego de cañas.
Antes de él vi entrar por ella,
con bizarro talle y galas,
1825
un mancebo forastero,
vestido de verde y nácar.
No te le pinto, mosiur,
que no se han de creer gracias
de quien con amor las cuenta;
1830
decir que le tengo basta.
Luego puse en él los ojos,
y no pienses que sin causa,
ni que los honestos míos
livianamente miraran,
1835
sino que el hombre en paseos,
en idas y vueltas varias,
enviaba con los suyos
recaudos a mis ventanas.
Salió un toro; partió a él,
1840
cuya dura cerviz clava
con un rejón, de tal suerte,
que allí le derriba y mata.
Dio voces el vulgo alegre;
codiciáronle las damas,
1845
que echándole bendiciones
me enamoraron el alma.
En fin, él me conocía,
y las cañas acabadas,
con hachas corrió mi calle
1850
y me abrasó sin las hachas.
Siguiome después en misa,
hubo terceros y cartas,
que pocas han menester
voluntades concertadas.
1855
Vine a tanta ceguedad,
que, fiada en sus palabras,
salí con él una noche,
y sin honra a la mañana.
Con miedo de la justicia
1860
me trajo consigo a Italia,
donde ese español que huyó,
aunque medio muerto escapa,
me robó con un engaño
de Barleta, donde estaba,
1865
y me trajo donde ahora
con tu nobleza me ampara.

Aspramonte
Quintilla
Huelgo en saber que eres noble;
llevadla a mi alojamiento.

Lleven a Bárbara.

Doña Bárbara
El cielo tus años doble.

Aspramonte
1870
Quédate, Orlando, un momento.

Orlando
Una dama ablanda un roble.
Quintilla
Propósito habrás mudado.

Aspramonte
En eso te has engañado;
a madama Claudia adoro,
1875
y eso de guardar decoro
entretanto que la agrado.
Quintilla
Mas alto es mi pensamiento;
en lo que ahora le fundo
pasa las nubes y el viento,
1880
que el ganar fama en el mundo
es mi verdadero intento.

Orlando
Quintilla
¿Qué es lo que quieres hacer?

Aspramonte
Como anda Albania y España
a cuál tiene más poder,
1885
quiero probar en campaña
quién la mejor ha de ser.
Quintilla
Por las esquinas de Roma,
hoy he de poner un reto.

Orlando
Y hoy a Italia Hércules doma.

Aspramonte
1890
Mientras que la espada aprieto,
la pluma en la mano toma.

Entre CHAVES, TOLEDO y DOROTEA.

Chaves
Quintilla
¡Famosa ha sido la entrada
que hizo en Roma el albanés!

Toledo
¡Bella presencia!

Dorotea
¡Extremada!

Toledo
1895
Dícese que ha de ir después
a Génova.

Chaves
No me agrada;
Quintilla
libertad pretende Pisa,
viendo al duque Valentín,
de cuyo agravio se avisa.

Toledo
1900
Todo ese viaje, en fin,
echa vuestra gente en risa.

Chaves
Quintilla
¡Viva aquel Gran Capitán,
de quien ya nueva me dan
que de Nápoles va echando
1905
al suizo y albanés bando!

Toledo
Ganando las tierras van;
Quintilla
por cierto se dice aquí
que a la roca de Anguisola
huyó mosiur de Aubení
1910
de nuestra gente española.

Chaves
¡Tal era la que iba allí!

Dorotea
Quintilla
Con don Fernando de Andrada,
Antonio de Leiva iba.

Toledo
También en otra jornada
1915
prendió Navarro a Acuaviva.

Chaves
Y Lezcano con la armada
Quintilla
sujetó en el mar de Otranto
la albanesa.

Toledo
Y entretanto,
el Gran Capitán ganó
1920
a Rubí, y allí prendió
su general.

Chaves
Causa espanto.
Quintilla
¡Ay cielos, si esa victoria
me pudiera dar el gusto
que otro tiempo!

Dorotea
La memoria
1925
de aquel tu agravio y disgusto
convierte en pena la gloria.

Chaves
Quintilla
¿Hallaremos a don Juan
en Roma?

Dorotea
Si aquí no están,
no hay de hallarlos cierto modo.

Toledo
1930
Habrán venido por todo,
y absueltos de Roma irán.
Quintilla
Hallarle será imposible,
que Roma por sí es tan grande,
que es trabajo terrible,
1935
y más cuando no hay quien ande
con tanta gente insufrible.
Quintilla
Toda Roma está ocupada,
no hay tienda sin albanés;
cuál compra calza o espada,
1940
cuál compra sombrero, cuál arnés,
cuál plumas y cuál celada.
Quintilla
Este la capilla rota
trueca por otra, y da encima;
cuál la camisa o la cota;
1945
cuál, que ser devoto estima,
va descalzo, y compra bota;
Quintilla
cuál la liga, cuera de ante;
cuál el zapato y el guante;
cuál vende joya o cadena.

Chaves
1950
Oíd; una caja suena.

Dorotea
Soldados vienen delante.

Alabardas y caja. ORLANDO y ASPRAMONTE con unos carteles.

Aspramonte
Endecasílabos sueltos (tirada)
Para la caja y fija esos carteles.

Orlando
Con cuatro que aquí pongas, basta y sobra.

Aspramonte
Ocupa, pues, Orlando, esas esquinas.

Orlando
1955
Roma se espanta de este atrevimiento.

Aspramonte
De mí, ¿qué dicen?

Orlando
Corre ya la fama
de tu notable fuerza, y así dicen
mil cosas en corrillos unos y otros:
cuál dice que eres Hércules tudesco;
1960
cuál que levantas de la tierra un hombre
con un dedo no más, aunque esté armado;
cuál que una barra de cien libra tiras;
cuál que esgrimes una espada de cincuenta,
y otras cosas así maravillosas.

Aspramonte
1965
Dicen verdad, y todo aquesto es poco.
Toca esa caja, y a palacio vamos.

Váyanse.

Dorotea
Carteles son, señor, de desafío
los que por Roma los de Albania ponen.

Chaves
Pues se han ido, leamos lo que dicen.
Cartel.
Octava real
1970
“El mejor rey del mundo es el de Albania;
si dicen otra cosa, a punto ponte,
que en campo lo defiendo, con distancia
de seis días. Fírmelo yo, Aspramonte.”

Toledo
¡Qué espantoso cartel!

Dorotea
¡Brava arrogancia!

Toledo
1975
Échale encima de Sicilia, el monte,
que este es, sin duda, Encélado o Tifeo.

Dorotea
Las obras no serán como el deseo.

Toledo
Octava real
¡Ah, señor, que le miras divertido!

Dorotea
¡Ah, señor! ¿Duermes?

Toledo
¡Qué tristeza extraña!

Chaves
1980
Ni divertido estoy, ni estoy dormido.

Toledo
Esto al embajador toca de España.

Chaves
Id delante, y dejadme.

Toledo
¡Qué ofendido
se muestra del cartel!

Dorotea
¿En qué le daña?

Toledo
Es loco, ¡vive Dios!

Dorotea
Duelo de él tengo.

Toledo
1985
El mejor rey es Dios.

Dorotea
A eso me atengo.

Chaves
Soneto
España bella, tu Fernando Quinto
de ti destierra al moro y al hebreo;
funda la Inquisición, santo trofeo;
gana a Granada en término sucinto;
1990
vese el campo de sangre alarbe tinto,
Héctor en fama, en fuerzas Macabeo,
y del ladrón y su cruel deseo
con la Hermandad deshace el laberinto.
El nombre de Católico es su nombre,
1995
y tanto con el cielo y mando priva,
que de la envidia se defiende y salva.
En costumbres es ángel, que no es hombre,
pues, si hay razón, Fernando Quinto viva,
o muera en Roma Chaves de Villalba.


Jornada III

Entre el EMBAJADOR de España y DON DIEGO DE MENDOZA.

Don Diego
Endecasílabos sueltos (tirada)
2000
La venida del rey de Albania teme,
señor embajador, y no sin causa,
nuestro Gran Capitán; así me envía
desde Barleta a mí con estas cartas,
porque a Su Santidad bese las manos,
2005
y de su parte y la del rey de España
le pida que no sea la presencia
del albanés para su daño parte,
mas que, neutral, a nadie favorezca.

Embajador
Señor don Diego, con razón se teme
2010
don Gonzalo Fernández, si se inclina
Su Santidad a la albanesa parte,
aunque ser español lo contradice.
Sentaos aquí, y tracemos de qué modo
le hablemos hoy.

Don Diego
La traza está muy llana,
2015
si de vueseñoría voy honrado.

Entra UN PAJE.

Paje
Aquí está un caballero de Trujillo.

Embajador
Dile que entre.

Paje
Señor, entrad.

Entre CHAVES.

Chaves
Las manos
me dé vueseñoría, le suplico.

Embajador
Vuesa merced muy bien venido sea.
2020
¡Hola!, llega esa silla.

Chaves
Otras mil veces
beso a vueseñoría los pies.

Embajador
Siéntese,

Chaves
Si no trataban vuesas señorías
cosa que no merezca interrumpirse,
diré mi pretensión y a lo que vengo.

Embajador
2025
Viene el señor don Diego de Barleta,
y pretende besar los pies al Papa,
y aunque hemos de salir, no es tarde ahora.

Chaves
Vueseñoría escuche, que el deseo
mi atrevimiento en lo que digo abona.

Don Diego
2030
¡Gallardo mozo!

Embajador
¡Y de gentil persona!

Chaves
Romance (tirada)
Yo soy, generoso Duque,
noble embajador de España,
caballero de Trujillo
de los Chaves de Villalba.
2035
Vine de Barleta a Roma,
y no por mi propia causa,
porque sospecho que el cielo
para otra mayor me guarda.
Entré cuando el albanés
2040
hizo su famosa entrada,
y estando mirando alegre
su grandeza, armas y galas,
tras una escuadra de gente
oí tocar una caja,
2045
detrás de la cual venía
alguna gente de guarda.
Entre ellos un hombre fuerte,
armado el pecho y la espalda,
sobre una calza tudesca,
2050
hasta la rodilla baja;
los tafetanes pajizos
y coloradas las fajas,
y de las mismas colores
las grandes y abiertas mangas.
2055
La mano izquierda traía
en el pomo de la espada,
y un bastón en la derecha
lleno de clavos de plata.
Pusieron en cuatro esquinas
2060
del romano foro o plaza
carteles de desafío
y palabras temerarias.
Leí uno en que decía
que Aspramonte sustentaba
2065
que el mejor rey de los reyes
era el de Albania, en campaña.
Vime español, y mancebo
de ilustre familia y casa,
y vi el temerario reto
2070
en ofensa de mi patria.
Y al irse al ocaso Febo
llegué a una esquina, en que estaban
seis albaneses diciendo
mil libertades de España,
2075
y que alabando al tudesco,
de fuerzas nunca domadas,
le llamaban en su lengua
el Hércules de Alemania.
Corrime, y dije que yo
2080
sabía que el Rey de España
sin igual era en el mundo,
por sangre y grandezas tantas.
Y asiendo el cartel, quitele,
donde, sin ser arrogancia,
2085
digo, señor, que salí
de mil famosas espadas.
Hice camino por ellas
hasta llegar a mi casa,
adonde hablarte propuse
2090
jurando, que si me amparas,
saldré a campaña con él,
y haré hasta morir batalla,
por el rey Fernando Quinto
y por España afrentada.
2095
Ampara causa tan justa,
noble embajador, y estampa
dos clavos en este rostro.
Pobre soy, armas me faltan.
Y hónrame, Duque, este día,
2100
que no es bien que entienda Albania
que no hay español en Roma
que defienda al rey de España.
Si te parezco mancebo,
toma esta mano y palabra
2105
que he vencido toros y hombre
antes que tuviese barbas.
Y que si él es hombre fuerte
en destreza no me gana
ni en corazón español,
2110
que en nombrándole, me falta.
Fernando es rey virtuoso,
de costumbres tan cristianas,
como lo saben aquellos
que aun hoy al Mesías aguardan.
2115
Mira, señor, qué obediente
vino a la Iglesia romana,
mira cómo entre los moros
el perdón de Cristo ensalza.
Favor, Duque, ilustre Duque,
2120
¡armas, y viva la patria!,
que este es el fiero cartel
y la soberbia alemana.

Embajador
Endecasílabos sueltos (tirada)
¿Qué os parece de aquesto?

Don Diego
Que merece
el señor Chaves que vueseñoría
2125
le ampare y honre.

Embajador
Este papel leamos.
Lean.
“El mejor rey del mundo es el de Albania,
si dices otra cosa, a punto ponte;
que en campo lo defiendo, con distancia
de seis días. Fírmelo yo, Aspramonte.”

Embajador
Aspramonte es soberbio, que este nombre
2130
tiene entre los de Albania y alemanes,
pero pues vos, mancebo generoso,
queréis tomar tan glorïosa empresa,
armas, hacienda, la persona y vida
desde hoy tendréis para servicio vuestro.

Don Diego
2135
España y el Rey suyo eternamente
os deberán estar agradecidos.

Embajador
Venid, y escribirase la respuesta,
que con la gente de mi guarda y casa
la fijaréis, y para el plazo y día
2140
saldréis de mi persona apadrinado.

Chaves
Beso los pies de vuestra señoría.

Embajador
Seréis de España y aun del mundo honrado.

Váyanse, y salgan ASPRAMONTE y ADOLFO.

Aspramonte
Quintilla
Con trágicas nuevas vienes.

Adolfo
Estas de Nápoles son,
2145
y al Rey vengo a hablar.

Aspramonte
No tienes
de qué pedir galardón
si las albricias previenes.

Adolfo
Quintilla
Quiso mosiur de Aubení
que a darlas viniese aquí.

Aspramonte
2150
Adolfo, no se las des;
no va mal el albanés.

Adolfo
Como yo te digo a ti,
Quintilla
porque es la pérdida sola
no acabar ya de vencer,
2155
siendo esa gente española.

Aspramonte
En fin, campal ha de ser
la batalla de Chirinola.

Adolfo
Quintilla
Pienso que en ese lugar
los campos se han de juntar.

Aspramonte
2160
Cree que es cosa discreta
que te vuelvas a Barleta
y al Rey le dejes de hablar.

Adolfo
Quintilla
Quiero seguir tu opinión.

Aspramonte
Si vuelves, hazme un placer.

Adolfo
2165
Servirte es obligación.

Aspramonte
Aquí tengo una mujer,
española de nación,
Quintilla
casada con un soldado
de Barleta; allá la lleva,
2170
y quítame este cuidado.

Adolfo
Haré en tu servicio prueba,
porque estoy enamorado.

Aspramonte
Quintilla
¿Enamorado?

Adolfo
En extremo,
y traigo mi dama aquí,
2175
y que se me enoje temo.

Aspramonte
Aquí la traes, ¿cómo así?

Adolfo
En el lugar que me quemo.
Quintilla
¿Ves esta cadena?

Aspramonte
Bien.

Adolfo
Pues ya la saco del pecho.

Aspramonte
2180
¿Es retrato?

Adolfo
Sí, y bien hecho;
la caja es buena también.

Aspramonte
No es malo gusto y provecho.

Adolfo
Quintilla
Es prenda de un prisionero
que se fue y me la dejó.

Aspramonte
2185
Esta es la que tengo yo.

Adolfo
¡Jesús!

Aspramonte
Mostrártela quiero.

Adolfo
No es posible.

Aspramonte
¿Cómo no?
Quintilla
Bárbara.

Adolfo
Sin duda es.
¿Qué dice en este reverso
2190
de aquesta manera un verso?
Léale.
“Bárbara antes, no después”.

Aspramonte
Ni el rostro al suyo es diverso.

Sale BÁRBARA.

Bárbara
Quintilla
¿Qué es, señor, lo que mandáis?

Adolfo
Cotejando el rostro estoy.

Bárbara
2195
¿Qué miráis y os admiráis?

Adolfo
Que tan venturoso soy.

Aspramonte
De esta vez os concertáis.
Quintilla
Llévala, y en el camino
remedia ese desatino,
2200
que ya mi parte te alargo.
Este es a quien hoy te encargo.

Bárbara
¿Va a Barleta?

Aspramonte
Y de ella vino.
Quintilla
Es alférez albanés,
mi amigo, y de hidalgo trato.

Adolfo
2205
¿Conocéis este retrato?

Bárbara
¡Ay cielos, mi rostro es!

Adolfo
No le he comprado barato.

Bárbara
Quintilla
¿Cómo vino a vuestra mano?

Adolfo
Un español castellano
2210
me desafió en Barleta.
Si es su dueño, que sujeta
el mundo tened por llano.

Bárbara
Quintilla
Y que es la vida que adoro.

Adolfo
No lo mostró.

Bárbara
¿De qué suerte?

Adolfo
2215
Vencile.

Bárbara
El suceso lloro.

Adolfo
Y habiéndole dado muerte,
le quité esa joya de oro.

Bárbara
Quintilla
¡Triste nueva!

Adolfo
Pasa así.

Bárbara
Desventurada de mí.

Aspramonte
2220
Desmayose; mal has hecho.

Adolfo
Quiero sacarla del pecho
el español.

Aspramonte
Vuelve en ti.

Bárbara
Quintilla
¿Que murió mi bien? Desvía,
dame esa daga, traidor;
2225
hoy es tu muerte o la mía.

Adolfo
¡Extraña fuerza de amor!

Bárbara
Evadnes soy este día.

Aspramonte
Quintilla
Ea, deja esa locura,
que no hay agravio en la guerra,
2230
quien agravia es la ventura.

Adolfo
Por Dios, que en sagrada tierra
le hice dar sepultura,
Quintilla
y acompañar de mi escuadra
en hombros de honrada gente.

Bárbara
2235
¡Ay de mí!

Aspramonte
Nada le cuadra.

Bárbara
¡Oh, albanés fiero e insolente!

Aspramonte
El cielo a voces taladra.

Bárbara
Quintilla
Déjame, que loca voy
a dar voces por las calles.
2240
¡Mi bien muerto, muerta soy!

Aspramonte
No hayas miedo que le halles.

Adolfo
Detenla.

Aspramonte
Sí, en eso estoy.
Váyase BÁRBARA, y sígala ADOLFO.
Quintilla
Ve tras ella, si la quieres,
que yo tengo un caso honroso.

Adolfo
2245
Iré tras ti donde fueres.

Aspramonte
Mucho a Marte riguroso
afeminan las mujeres.
Quintilla
La militar disciplina
camina con más ventaja,
2250
cuando amor no la afemina.
¿Qué es lo que toca esta caja
que con tal gente camina?

Salgan soldados, caja y cartel, y CHAVES DE VILLALBA, con bastón y armado, detrás de todos.

Chaves
Quintilla
Esa basta en esa calle.

Aspramonte
Apostaré que es cartel,
2255
y que vienen a fijalle,
y a fe que vienen con él
un mancebo de buen talle.
Fijan el cartel.
Quintilla
Parece el traje de España,
pero mal hago en tener
2260
su esfuerzo por cosa extraña.
Español había de ser
el duelo de aquesta hazaña.
Quintilla
¿Si llegaré, y así juntos
me los comeré a bocados?
2265
¿Español, conmigo en puntos?
Si me sentís, desdichados,
caeréis de temor difuntos.
Quintilla
Poned vuestro papelillo,
que no importa; y tú, pobrete
2270
e ignorante mozalbillo,
¿quién en responder te mete?
Que eso es venirte al cuchillo.

Chaves
Quintilla
Bien está así; poned luego
del embajador de España
2275
otro a la puerta.

Aspramonte
Está ciego.
¿Tú, cuerpo a cuerpo, en campaña
con el mismo Aquiles griego?
Váyanse CHAVES y su gente, tocando la caja.
Quintilla
¡Oh mozo mal advertido
y peor aconsejado!
2280
Como cordero has venido
para ser sacrificado
y a pedazos dividido.
Quintilla
Mal sabes qué fuerza esconde
aqueste brazo cruel;
2285
huye de mí, busca a dónde.
Mas leamos el cartel;
veamos lo que responde.
Cartel.
Terceto
“El mejor rey del mundo es de España:
esto defiende un español hidalgo
2290
que saldrá al plazo armado en la campaña.”
Quintilla
¡Español hubo de ser!
¿No había un rey de romanos,
bohemios o transilvanos?
¿Faltole a Hungría poder
2295
y el de Ingalaterra manos?
Quintilla
Nadie tiene atrevimiento
como español, nadie honor
como español, nadie aliento
como español, nadie amor
2300
como español. ¡Bravo intento!
Quintilla
¿Quién defiende bien su tierra?,
español. ¿Quién a su Rey?,
español. ¿Quién hace guerra?,
español. ¿Quién guarda ley?,
2305
¡español todo lo encierra!
Quintilla
Todos desean vencer
al español; todos ver
al español; todos miran
al español, porque admiran
2310
la envidia de su poder.
Quintilla
Ahora bien, culpar no debo
el deseo y la grandeza
de aqueste español mancebo.
Da a su patria su cabeza;
2315
es otro Scévola nuevo,
Quintilla
que aunque ha de morir ahora
como fama y patria adora,
hace muy bien en salir,
porque con un bel morir
2320
tuta la vita se onora.

Entren CHAVES, TOLEDO y DOROTEA, cargados los dos de armas y espadas.

Toledo
Quintilla
No tienes más que escoger,
que todas son extremadas.

Chaves
Allá las puedes poner.

Dorotea
No es poco de agradecer
2325
que haya aquí buenas espadas;
Quintilla
esta no se pone mal.

Chaves
Ni tú con ella, por Dios.
Hombre eres.

Dorotea
Hombre, y que tal.
¡No le hiciéramos los dos
2330
este desafío campal!

Toledo
Quintilla
¿Tú con él?

Dorotea
Yo.

Chaves
Bien a fe
agradezco tus deseos.

Toledo
No tiene, en lo que se ve,
en cuarenta Doroteos
2335
para dar un puntapié.

Dorotea
Quintilla
Hete de decir que mientes.

Toledo
Y yo, quebrarte los dientes.

Chaves
Ea, mete la espadas,
Toledo.

Toledo
¿De qué te enfadas?
2340
Siempre habláis cuando hay parientes.

Dorotea
Quintilla
Para darte un espetón,
borracho, ¿he yo menester
parientes?

Toledo
¡El fanfarrón!
Y después todo es correr.

Váyase TOLEDO.

Chaves
2345
Ya es mucha conversación.

Dorotea
Quintilla
No te espantes, señor mío,
que como tu desafío
todo es armas y bravatas,
cuantos te sirven y tratas
2350
andan con el mismo brío.
Quintilla
Y si en las cosas de Marte
puede, por ventura, amor,
aunque tierno, tener parte,
dime qué sientes, señor.
2355
¿Puedo ya en Bárbara hablarte?

Chaves
Quintilla
Doroteo, ¡vive el cielo!,
que con la duda y recelo
de que fue en esto culpada,
dentro del alma abrasada
2360
me nace otra alma de hielo.
Quintilla
Fuera de esto, el desafío
me ha quitado todo amor,
que es honor de un rey y mío,
y de mi patria es honor.

Dorotea
2365
Que le has de vencer confío,
Quintilla
mas si una mujer hubiese
que aquí en Roma te quisiese,
¿no la favorecerías?

Chaves
¿Amor en tan pocos días?

Dorotea
2370
¿Haríaslo?

Chaves
Como fuese.

Dorotea
Quintilla
Es un celebrado cuento,
que, como paje de amor,
mil me declaran su intento.

Chaves
Di a ver.

Dorotea
Escucha, señor.

Chaves
2375
Ya te escucho.

Dorotea
Estame atento.
Romance (tirada)
Noble Chaves de Villalba,
mozo generoso, ilustre,
corona de tu linaje,
que sobre los cielos subes,
2380
mil veces que para hablarte
amor su deidad me infunde,
la vergüenza me detiene
de que atrevida me culpes.
Mujer soy, que no soy hombre.

Chaves
2385
¿Qué me dices?

Dorotea
Que me escuches,
y no interrumpas mi historia.

Chaves
Ve diciendo, y no te turbes.

Dorotea
Nací en Madrid, noble Chaves,
y porque no me preguntes
2390
quién soy, basta que te diga
que no heredé sus costumbres.
Amor, que nació en el mundo
para azote que destruye
las libertades que el cielo
2395
hizo en los hombres comunes;
amor, que por ser tan loco,
que lo que goza descubre,
siempre le pintan desnudo,
o que lo está de virtudes;
2400
amor, que no hay justa ley
que no deshaga y anule,
porque es como la fortuna,
que no hay cosa que no mude,
rompió mis castos deseos,
2405
de manera, que los puse
todos en este don Juan,
que así la nobleza encubre.
Eran huéspedes en casa
dos hidalgos andaluces,
2410
a quien visitaba, acaso
porque este caso resulte.
Ellos fueron los terceros,
de ellos sus amores supe,
que no hay tan seguro pecho
2415
que no venzan y perturben.
Del juego en que me perdí,
y a tanto mal me reduce,
ellos me dieron las cartas
llenas de requiebros dulces.
2420
Comencele a responder
lo que honestamente supe,
hasta que el sol de su amor
deshizo mi honesta nube.
Caían sobre un jardín
2425
unos balcones azules,
donde mi honor y vergüenza
colgué de sus balaustres.
Pues saltando una pared
este traidor, me dispuse
2430
a hablarle desde sus rejas
todas las noches que pude.
De pechos sobre los hierros,
que por consejeros tuve,
cuantos dije y hice fueron
2435
yerros que el tiempo no cubre.
En medio de aquestas glorias,
porque no hay gloria que dure,
me pide un hombre a mis padres,
y en casarme se resumen.
2440
Lo que yo lloré, Villalba,
si en lo que es amor discurres
en mujer que quiere bien,
basta que decirlo apunte.
Mas ni que llore ni enferme,
2445
que me enoje o que me enlute,
fue parte para estorbar
que en este lazo me anuden.
Llegó un lunes desdichado,
que el serlo se le atribuye
2450
porque es víspera del martes,
y al fin casáronme en lunes.
¿Quieres ver un hecho heroico?
Y advierte que no disputes
si es temeridad o no,
2455
que en amor todo se sufre.
Pues la noche de mi boda,
llevándome entre mil lumbres
de mi casa a la del novio,
amor a don Juan induce.
2460
Con dos amigos honrados
furioso a la calle acude,
y de mil deudos y espadas
libre en sus brazos estuve.
Esto con tanto peligro,
2465
que a los golpes, como un yunque,
hasta las piedras del suelo
centellas de fuego escupen.
Murió mi cuitado esposo,
y es razón que le disculpe,
2470
porque muerto no dejó
lugar adonde le injurien.
Viéndonos así los dos,
y a los principios de octubre
ya estábamos en Valencia,
2475
primero que le denuncien.
Vinimos a Barcelona,
donde quiere amor que ocupe
todo el mar mi ardiente fuego,
y que le encienda y le surque.
2480
Alistose en Villafranca
don Juan, porque se asegure,
y quiso que aqueste traje
me defienda y disimule.
Por su mal, viniste a Melfa,
2485
y aunque de esto te disgustes,
también por mi mal veniste,
si no es que mi bien procures.
Don Juan por tu amada prenda
hizo aquel famoso embuste,
2490
y yo, el que ves por tus ojos,
que dentro de mis ojos lucen.
Si fuere contento el cielo
que de este enemigo triunfes,
no es bien que siendo quien eres
2495
mi remedio dificultes.
Mira, Chaves, que me matas,
me abrasas y me consumes,
y que es razón que este llanto
con mano piadosa enjugues,
2500
que cuando de mi remedio
tan de veras te descuides,
con matarme habré cumplido,
tú con quien eres no cumples.

Chaves
Redondilla
Espera, que suena gente,
2505
no sea el embajador.

Dorotea
Suspiros lo son de amor,
óyelos tú blandamente.

Salga DON JUAN, con dos criados del EMBAJADOR; ARIAS y MENDOZA, con un paño debajo del sombrero y una banda.

Arias
Redondilla
Tened ánimo, que ya
estamos dentro de casa.

Don Juan
2510
La herida que el brazo pasa
notable dolor me da,
Redondilla
que la cabeza no es mucho.

Chaves
Señor Mendoza, ¿qué es esto?

Mendoza
Un caballero indispuesto.

Don Juan
2515
¡Ay Dios!

Dorotea
¿Qué veo? ¿Qué escucho?

Mendoza
Redondilla
Hale herido un albanés,
y escribió al embajador
que le diese su favor,
que español y Guzmán es.
Redondilla
2520
Mandole traer a casa
el Duque, y curarle en ella.

Chaves
Digna piedad de él y de ella.

Mendoza
Esto es, señor, lo que pasa.

Chaves
Redondilla
Esperad, que por Guzmán
2525
y español, hablarle quiero.
¿Qué es aquesto, caballero?
¿Dónde o cómo herido os han?
Redondilla
¿Fue desafío o traición?

Don Juan
Hoy estar muerto me salva.
2530
¡Jesús, Chaves de Villalba
en Roma y esta ocasión!
Redondilla
Déjame echar a tus pies,
porque me mates con ellos,
que no para merecellos.

Chaves
2535
¿Cómo? ¿Es don Juan?

Don Juan
Don Juan es.

Chaves
Redondilla
Álzate, don Juan, del suelo,
que si el suelo te ha sufrido,
no estando a mis pies rendido,
rendidos perdona el cielo.
Redondilla
2540
Que vengas herido así
es haber anticipado
lo que yo estaba obligado,
si te hallara, a hacer en ti.
Redondilla
Traes en estas heridas,
2545
y en venirte a hallar con ellas,
seguridad para aquellas
de mis manos merecidas,
Redondilla
que como en llegarte a ver
era forzoso vengarme,
2550
herido vienes a hablarme,
porque no tenga que hacer.
Redondilla
O tú, digno de la muerte,
viendo tu culpa y violencia,
has buscado en penitencia
2555
quien te hiriese de esa suerte.
Redondilla
A tus pensamientos vanos
otro tu igual buscarías,
porque tú no merecías
que pusiese en ti mis manos.
Redondilla
2560
Que no te hicieran ofensa
al juntar nuestras espadas,
porque estaban enseñadas
a reñir en tu defensa.
Redondilla
Esto también me pagaste
2565
olvidando de quien fuiste,
que el mayor bien que me viste
de los brazos me quitaste.
Redondilla
Estima, vil caballero,
tu herida y mi fama honrada,
2570
que no es barreno mi espada
que entra por otro agujero.
Redondilla
Que si resistir llegara,
vileza, y no hazaña fuera,
pero si sano te viera,
2575
sin duda que te matara.
Redondilla
Para tan justa mudanza,
presumo que vienes muerto,
y en los muertos es muy cierto
que es infamia la venganza.
Redondilla
2580
Entra donde seas curado,
en mi cama y mi aposento,
que, aunque esto te digo, siento
que te he querido y amado.
Redondilla
Que como me acuerdo aquí
2585
que mi grande amigo has sido,
espejo me has parecido
y estoyme mirando en ti.
Redondilla
Y verás, si en ti reparas,
que fue hallarte desleal,
2590
quebrando el fino cristal
porque me hicieses dos caras.
Redondilla
Entra con justa esperanza
que el enojo no me venza,
porque he visto en tu vergüenza
2595
satisfecha mi venganza.
Redondilla
Recibe aqueste criado,
que ya sabes tú quién es,
y trátale bien después,
pues antes mal le has tratado.
Redondilla
2600
Que mi palabra te doy
que va honrado más que vino,
y que a la ingrata imagino
de quien ya tan libre estoy.
Redondilla
Calla, y no me digas de ella,
2605
que no lo quiero saber.

Don Juan
No te quiero responder
por mí.

Chaves
Pues ¿por quién?

Don Juan
Por ella.

Chaves
Redondilla
Pues ¿qué dirás?

Don Juan
Que, engañada,
hasta aquí se ha resistido,
2610
y que por ella me ha herido
hoy una extranjera espada.

Chaves
Redondilla
¿Y tiénela en su poder?

Don Juan
Sí tiene, y quién es ignoro.

Chaves
¡Ah, mi perdido tesoro!

Dorotea
2615
¡Mirad lo que vengo a ver!

Chaves
Redondilla
Entra, amigo Doroteo,
y curarás a don Juan.

Dorotea
Esas noblezas me dan
de servirte más deseo.
Redondilla
2620
Y pues tú le has perdonado,
quiérole en esto servir,
mas si escapo de morir,
yo he de morir a tu lado.
Redondilla
Dame la palabra, Chaves,
2625
que me has de volver a España.

Chaves
Si le curas.

Dorotea
¡Cosa extraña!

Chaves
Doyla, y que la cumplo sabes.

Don Juan
Redondilla
No te vengues, Doroteo,
en un muerto.

Dorotea
¡Ah, vil, traidor!
2630
mas si te disculpa amor,
no culpe amor mi deseo.

Váyanse DON JUAN y DOROTEA.

Chaves
Redondilla
Entrad, señores, con él,
y haced cuenta que es mi hermano.

Arias
El verte con él humano,
2635
no hace dolernos de él,
Redondilla
que, aunque el caso no sabemos,
bien vemos su deslealtad.

Chaves
Haréisme en esto amistad.

Mendoza
En esto te serviremos.

Vanse los criados, ARIAS y MENDOZA con él. Sale TOLEDO, lacayo.

Toledo
Redondilla
2640
Bien me puedes dar albricias,
aunque no son de tu dama.

Chaves
¿De qué son?

Toledo
Nuevas de fama,
si de Melfa las codicias.

Chaves
Redondilla
¿Qué se dice por ahí?

Toledo
2645
Que venció el Gran Capitán;
ya los de Albania se van,
y su rey parte de aquí.

Chaves
Redondilla
¿Entrará el Gran Capitán
en Nápoles?

Toledo
¿Quién lo duda?

Chaves
2650
Para que verlo no acuda
mil cosas en medio están,
Redondilla
pero si Dios me concede
victoria, allá iré, Toledo.

Toledo
Justamente tienes miedo.

Chaves
2655
Ni el mundo dármele puede.

Toledo
Redondilla
Dígolo, porque se ríe
Roma de que un mozo tierno
a un monte de bronce eterno
animoso desafíe,
Redondilla
2660
que del gigante Golías
no se cuenta lo que de él.

Chaves
También produjo Israel
manos como son las mías.
Redondilla
Si ese hombre es elefante,
2665
seré ratón que le rompa
por lo hueco de la trompa,
y otro David, si es gigante.
Redondilla
Yo le venceré.

Toledo
Eso sí.

Chaves
Y haré poco, que hoy ha sido
2670
mucho más lo que he vencido.

Toledo
¿A quién has vencido?

Chaves
A mí.

Toledo
Redondilla
Esa es victoria mayor,
mas déjasme con cuidado.

Chaves
A don Juan he perdonado.

Toledo
2675
¡Gran nobleza, gran valor!

Chaves
Redondilla
Aquí le vi entrar herido,
y le he mandado curar
en mi aposento.

Toledo
Has de dar
fama eterna a tu apellido.
Redondilla
2680
¿Sobre qué fue?

Chaves
Por roballe
a Bárbara, que quedó
en poder del que le hirió.

Toledo
¿Dice el nombre?

Chaves
Ni aun el talle.
Redondilla
Llégame esa silla aquí,
2685
y entra a saber cómo está.

Toledo
En su templo te la da
la fama.

Chaves
Vete. ¡Ay de mí!
Redondilla
Grande fue mi atrevimiento,
pues he puesto en contingencia
2690
de un rey de tanta prudencia
el alto merecimiento.
Salen BÁRBARA y ADOLFO.
Redondilla
¡Detente, visión, espera!
¿Eres verdad, o qué fuiste?

Adolfo
A sagrado te viniste.

Doña Bárbara
2695
¡Ten, traidor, tu mano fiera!
Redondilla
Mira que esta casa es
del embajador de España.

Adolfo
¿Qué importa?

Chaves
¡Oh, visión extraña!
¡Suelta la dama, albanés!

Bárbara
Redondilla
2700
¡Chaves!

Chaves
¡Bárbara!

Adolfo
¿Eres, di,
el soldado que en Barleta
por su persona sujeta
me dio esta cadena?

Chaves
Sí.
Redondilla
Pero déjame abrazar
2705
el ángel que traes contigo,
que no sabré lo que digo
hasta acabarla de hablar.

Adolfo
Redondilla
Antes no quiero que llegues
si no me pagas la talla.

Chaves
2710
El concierto fue batalla.
Sosiégate, y no te ciegues,
Redondilla
que luego te quitaré
la cadena con la vida.

Adolfo
Quitarásmela perdida;
2715
yo a ti, el alma con el pie.

Chaves
Redondilla
Albano.

Adolfo
¡Español!

Chaves
Advierte...

Adolfo
¿Qué he de advertir? ¡Gran valor
en casa de embajador!
Aquí eres valiente y fuerte.

Chaves
Redondilla
2720
Y tú, albanés, cuando hablabas,
¿no estabas en tu escuadrón?

Adolfo
Si allá mis bravatas son,
y aquí tus palabras dabas,
Redondilla
sal conmigo a donde sea
2725
Italia, no España o Albania.

Chaves
Harelo en breve distancia,
porque mi valor se vea.

Adolfo
Redondilla
Pues acaba de salir,
y cobrarás la cadena,
2730
si el retrato te da pena.

Chaves
¿Tanto deseas morir?
Redondilla
¡Toledo!

Adolfo
¿A quién llamas? Tente.

Chaves
No llamo a nadie de miedo.

Adolfo
Bueno, llamando a Toledo,
2735
dices que no llamas gente.

Chaves
Redondilla
No llamo yo la ciudad.

Adolfo
¿Pues a quién?

Chaves
Solo un criado,
para que tenga cuidado
de Bárbara, esto es verdad.

Adolfo
Redondilla
2740
Bárbara ha de estar conmigo
hasta que venza.

Chaves
Sea así.
Mi bien, perdona.

Bárbara
¡Ay de mí!

Chaves
Después hablaré contigo.

GARCÍA DE PAREDES y PEDRO NAVARRO.

Navarro
Terceto
Huélgome de venir en este día.

García
2745
El de Aubení, rendido y libre, saca
de Anguitola su tota infantería.

Navarro
Terceto
¿Salió armado?

García
Y llevaba una casaca
de tela blanca y alcachofas de oro.

Navarro
Aquí la furia el albanés aplaca.

García
Terceto
2750
No va saliendo de la plaza el toro
más roto y más cansado.

Navarro
Gente es fiera.

García
De la milicia, guardan el decoro.
Terceto
Los síndicos y el conde de Matera
hoy al Gran Capitán le dan las llaves
2755
de Nápoles.

Navarro
Ya el vulgo el campo altera.

GarcíaN
X
Nota del editor digital

En la edición empleada estos tres versos son atribuidos a Toledo. Enmendamos.

Terceto
Con galas y con músicas suaves,
su invicto nombre levantando al cielo,
vienen de todo el reino los más graves.

Navarro
Terceto
¿De dónde viene ahora?

García
De Gandelo,
2760
ocho millas de Nápoles.

Navarro
Bien puedes
ser grande al lado del mejor del suelo.
Vámosle a acompañar, señor Paredes.

Salgan DOROTEA y TOLEDO.

Toledo
Quintilla
Admiración te causara
ver la furia de aquel día.

Dorotea
2765
¡Que a su lado no me hallara!

Toledo
Para tanta valentía
tienes muy limpia la cara.

Dorotea
Quintilla
Y antes de salir el bozo
a Alejandro y Scipión,
2770
¿no hacían mortal destrozo?

Toledo
No tiene el mundo león
como este gallardo mozo.

Dorotea
Quintilla
¿Y que el albanés mató,
y le quitó la cadena?

Toledo
2775
El retrato le quitó
de la imagen de su pena,
que con el alma rindió.
Quintilla
Pero eso fue lo de menos,
que a su muerte sus amigos,
2780
de albanesa furia llenos,
vinieron a ser testigos
de dos sucesos tan buenos.
Quintilla
Que Chaves, más fuerte allí
que acosado jabalí,
2785
a un lado y otro volvía,
y al vulgo que le seguía
iba arrojando de sí.
Quintilla
Por más que contra su tierna
edad se atrevan y esfuercen,
2790
rompe, mata y desgobierna.
A aquel lleva el brazo a cercén,
a cuál el cuello o la pierna,
Quintilla
a cuál de punta acomete
a cuál de revés derriba,
2795
a cuál por las puertas mete,
y no es pasión, así viva,
que mató dos e hirió a siete.

Dorotea
Quintilla
Creolo de su valor.
¿Qué hace?

Toledo
Armándose queda,
2800
puesto entre Marte y Amor.

Dorotea
¿Llora Bárbara?

Toledo
Que pueda
vivir es mayor rigor:
Quintilla
allí llora, allí suspira;
allí le abraza y le mira.

Dorotea
2805
Gente suena. ¡Si son ellos!

Salga BÁRBARA, CHAVES y DON JUAN.

Chaves
Deja que en tus ojos bellos
salga el sol, que el sol admira.
Quintilla
No me llores, si no es
de mi triste muerte agüero,
2810
que este alemán albanés
es no más de un caballero.

Don Juan
Mejor es que alegre estés
Quintilla
y cierta del vencimiento.

Bárbara
¿Cómo puede entrar contento
2815
en quien muerto te lloró,
y cuando vivo te halló
fue para tanto tormento?
Quintilla
Cree que en esta partida
llevas mi vida en la tuya;
2820
mira no mates mi vida.

Chaves
Guárdela el cielo, que es suya,
y en ningún tiempo divida.
Quintilla
Tú, don Juan, aunque no estás
tan fuerte y convalecido,
2825
en la estacada entrarás
por padrino.

Don Juan
Esos pies pido;
todo es castigarme más,
Quintilla
que con término tan noble
crece mi maldad al doble.

Chaves
2830
Tú, Toledo y Doroteo,
llevad las armas.

Toledo
Hoy creo
que te ciñen lauro y roble.

Chaves
Quintilla
¿Está todo prevenido?

Toledo
Sí, señor.

Chaves
Bárbara, adiós.

Bárbara
2835
Mi bien, paciencia le pido.

Dorotea
¡Qué tiernos están los dos!

Toledo
Pelean Marte y Cupido.

Chaves
Quintilla
Ea, que me dais enojos;
vuestros serán los despojos,
2840
si venzo, y del patrio suelo
la honra y victoria.

Bárbara
El cielo
te vuelva vivo a mis ojos.

Acompañamiento, caja y padrino; ASPRAMONTE detrás, y UN PAJE con una rodela, en que traiga por divisa un hombre con un monte a cuestas y un león a los pies, y por letra: “Esto puedo.”

Don Diego
Quintilla
Ya está en el campo Aspramonte,
y trae por su divisa
2845
un hombre que tiene un monte
y que un león muerto pisa.

Aspramonte
A leer la letra, ponte.

Don Diego
Quintilla
“Esto puedo”, dice allí,
montes tiene y leones vence.

Aspramonte
2850
Jüeces, ya estoy aquí,
y antes que el campo comience
quiero hacer algo por mí.

Embajador
Quintilla
Aquí no se viene a juegos,
sino a veras, Aspramonte.

Aspramonte
2855
Ya veréis, si no estáis ciegos,
que sustento solo un monte,
y un Etna, aunque arroje fuegos.

Embajador
Quintilla
Chaves viene, y es un hombre.

CHAVES con acompañamiento; DOROTEA, con una rodela, en que traiga por divisa un cordero que degüella un dragón; TOLEDO, las armas; DON JUAN, padrino, y DOÑA BÁRBARA, en hábito de hombre, con un rebozo, y por letra: “Esto espero.”

Embajador
Este puedes levantar.

Aspramonte
2860
Basta que en verme se asombre.
¿Qué?, ¿no te pudo matar
solo el eco de mi nombre?

Chaves
Quintilla
Ya he llegado a la ocasión.

Embajador
¿Qué es lo que trae pintado
2865
Villalba por su blasón?

Don Diego
Un cordero coronado,
que tiene muerto un dragón.
Redondilla
La letra dice: “Esto espero”.

Chaves
¿Eres tú Aspramonte, el fiero?

Aspramonte
2870
¿Y tú, Chaves de Villalba?

Chaves
Yo soy.

Aspramonte
Paz, salud y salva,
como a noble y caballero;
Quintilla
huelgo en extremos de verte,
que aunque tus señas sabía,
2875
te hallo ahora menos fuerte,
y más fuerte te quería
por honrarme con tu muerte.
Quintilla
¡Mozo eres!

Chaves
Mozo soy.

Aspramonte
El corazón te ha engañado.

Chaves
2880
Siempre crédito le doy.

Aspramonte
Mal, por mi fe, me has tratado,
y de ti ofendido estoy,
Quintilla
que me has hecho carnicero
en venir como cordero
2885
a que te desuelle y abra.

Chaves
Pues yo te doy mi palabra
que tengo carnes de acero.
Quintilla
Aún no me has visto a la luz;
hierro soy, con hierro cierro;
2890
esta es hierro hasta la cruz.

Aspramonte
Pues seré como avestruz,
tragándote como hierro.
Quintilla
¡Pobre de ti!

Chaves
Pobre soy,
que pobre y noble nací,
2895
y pobre en Italia estoy.

Aspramonte
Ya poco te importa a ti,
pues has llegado hasta hoy,
Quintilla
que en la muerte todo sobra.

Chaves
¿Tan muerto estoy?

Aspramonte
¿No lo ves?

Chaves
2900
De palabra, no de obra.

Aspramonte
¡Qué mal te puse a mis pies!
¡Mírate, y soberbia cobra!

Chaves
Quintilla
¿Díceslo por el león
que has traído por blasón?

Aspramonte
Sí.

Chaves
2905
Pues yo traigo un cordero,
por la humildad con que espero
vencer tan fuerte dragón.

Aspramonte
Quintilla
¡No halló España otros más buenos!
Menester es, si no das
2910
en pedir brazos ajenos,
o que tú te vuelvas más,
o que yo me vuelva menos.

Chaves
Quintilla
Este menos, alemán,
es lo menos que en campaña
2915
ha puesto jamás España
de los buenos que allá están.
Y lo más de aquesta hazaña,
Quintilla
que quedas tú tan atrás
del término de los buenos,
2920
que cuando todo el compás
del mundo fuera lo menos,
era para ti lo más.
Quintilla
Y en la materia que toco,
esas bravatas que escucho
2925
te han declarado por loco,
que los que blasonan mucho,
siempre vienen a hacer poco.

Aspramonte
Quintilla
Afrentar quieres tu Rey
y tu patria.

Chaves
Ea, villano,
2930
toma el martillo en la mano.

Don Diego
¿Ya sabéis los dos la ley
de este campo?

Chaves
Todo es llano.

Caladas las celadas, combatan de martillo dos veces o tres, o sean hachas de armas, y luego espadas, hasta que caiga el alemán.

Don Diego
Quintilla
¡Venció Chaves!

Aspramonte
No estoy más
en la estacada ni en Roma.

Chaves
2935
Rendido, arrogante, estás.

Aspramonte
Hoy mi soberbia me doma,
que otro no pudo jamás.
Quintilla
Muerto soy; español fuerte,
mi presunción fue mi muerte.

Chaves
2940
Y mi humildad, mi victoria,
de que a Dios le doy la gloria.

Bárbara
Déjame abrazarte y verte.

Chaves
Quintilla
Bárbara, ¿aquí estás?

Bárbara
Suspende
la voz, que el Duque desciende.

Embajador
2945
Dadme, Chaves, mil abrazos,
y por España, los brazos,
y el Rey, que el vuestro defiende.

Chaves
Quintilla
En su nombre esos pies beso.

Embajador
Creo que estáis mal herido.

Chaves
2950
Eso, señor, os confieso.

Embajador
Pero pues habéis vencido,
todo es dichoso suceso.

Don Juan
Quintilla
Con el justo parabién,
sabe que has muerto también
2955
al que me hirió.

Chaves
Estoy contento
de vengarte, y en mí siento
que el alma me dijo quién.
Quintilla
Pero cúmpleme un deseo
de estimar a Dorotea.

Don Juan
2960
Será mi bien, Doroteo.

Dorotea
Quiero que mi dueño sea,
por el valor que en ti veo.

Chaves
Quintilla
Que a Bárbara, yo me ofrezco
darle de su amor la palma.

Bárbara
2965
Por tanto amor, la merezco.

Chaves
Serás dueño de mi alma.

Bárbara
Con tus brazos, me enriquezco.

Embajador
Romance (tirada)
Chaves de Villalba heroico,
mancebo gallardo y fuerte,
2970
España, tu madre noble
mil laureles te promete.

Chaves
Vamos, generoso Duque,
que del placer se detiene
la sangre de mis heridas.

Toledo
2975
Déjame que esos pies bese.

Chaves
¡Oh, Toledo!

Toledo
¡Oh, señor mío!
Si lágrimas hay alegres,
hoy en mis ojos las miras.

Chaves
No llores, que me enterneces.

Embajador
2980
Caminemos a Santángel;
cajas y trompetas suenen.

Don Juan
Aquí El blasón de los Chaves,
senado ilustre, fin tiene.