ANTECRISTO, EL



DATOS BIBLIOGRÁFICOS

Ver / Ocultar sección

Título

Título: ANTECRISTO, EL. Procedencia: Manuscrito de la Biblioteca Palatina de Parma

Autoría

Autor: Félix Lope de Vega y Carpio. Fiabilidad: De autoría dudosa

Peregrino

Citado en El peregrino I: No
Citado en El peregrino II: No

Parte

No presente en la colección de Partes de Lope de Vega

Manuscrito

Tipo: Copia
Localización: Parma, Biblioteca Palatina (Italia)
Ref. bibliográfica: Restori, Antonio: Una collezione di commedie di Lope de Vega Carpio ([CC.* V. 28032 della Palatina Parmense]). Livorno, Tipografia Francesco Vigo, 1891. 18.
Nota: Signatura CC.* V. 28032/ XXXVII

Otras ediciones del siglo XVII

No consta

Colecciones modernas

*Ref. bibliográfica: Menéndez Pelayo, M., ed.: Obras de Lope de Vega publicadas por la Real Academia Española. ( 15 vols.). Madrid, RAE, 1890-1913. III (BAE, CLIX).

* Edición utilizada

Ediciones singulares modernas

No consta

Versiones y traducciones

No se conocen

Bibliografía secundaria


- Sandrelli, Fabrizio. "L’Anticristo nel teatro del Siglo de Oro". Profeti, Maria Grazia. La metamorfosi e il testo. Milano: Franco Angeli. 1990. p. 47-76.


ANOTACIONES PRAGMÁTICAS

Ver / Ocultar sección

Datación

Fecha: 1613-1618, probablemente 1613?-1615?
Ref. bibliográfica: Morley, S. G.; Bruerton, C.: Cronología de las comedias de Lope de Vega (La 1ª edición, en inglés, es de 1940). Madrid, Gredos, 1968. 421.

Dedicatorias

No existe dedicatoria.

Cómputo de versos

Número: 2444
Ref. bibliográfica: Morley, S. G.; Bruerton, C.: Cronología de las comedias de Lope de Vega (La 1ª edición, en inglés, es de 1940). Madrid, Gredos, 1968. 421.


CARACTERIZACIONES

Ver / Ocultar sección

Personajes no computables

  • Acompañamiento
  • Gente
  • Personajes computables

  • Baulín, labrador tosco, [simple]

  • [Camilo], [gentil]

  • [Damas], [que no hablan] (2)

  • El Alemán, [embajador]

  • El Español, [embajador]

  • El Etíope, [embajador]

  • El Francés, [embajador]

  • El Persa, [embajador]

  • El Romano, [embajador]

  • Elías, [profeta]

  • Enoc, [profeta]

  • [Exicia], [dama], [embajadora]. Nota: probablemente se trata del país de ‘Escitia’.
    Hay una cierta confusión en esta rocambolesca obra a la hora de salir los embajadores/as; a veces se les confunde con damas e incluso adquieren un cierto carácter de personificación del país al que representan.

  • Fabio, [gentil]

  • [Gente], [hombres] (2). Nota: Se trata de hombres que acompañan entre la gente a Titán. la obra da, a estos dos que hablan, el nombre de ‘Uno’ y ‘Otro’

  • [La India], [dama], [embajadora]. Nota: Hay una cierta confusión en esta rocambolesca obra a la hora de salir los embajadores/as; a veces se les confunde con damas e incluso adquieren un cierto carácter de personificación del país al que representan

  • [La Luna], [personificación], [a caballo], [madre de Titán]. Nota: Puede crearse una confusión entre este personaje, la Luna personificada, que aborrece a su hijo Titán, y la dama Luna, esposa del príncipe y pretendida por Titán.

  • Lidoro, [labrador], [cristiano]

  • Luna, dama, [prometida del Príncipe de Babilonia]

  • [Mujer de Baulín], [labradora]

  • [Mujer] (2)

  • [Música], [personificación]. Nota: Aparece en la Jornada I "cantando".

  • Niño o ángel, niño

  • [Niño] (2)

  • Príncipe de Babilonia, [galán]

  • Riselo, [gentil]

  • Rufino, [labrador], [cristiano]

  • Titán, [anticristo]; que actúa de Príncipe de Babilonia. Nota: Este personaje toma en un momento dado la imagen del Príncipe, otro personaje de la obra. Cuando es así, para evitar confusiones, el autor lo llama "imagen" u "otro".

  • Observación: Hay varias confusiones en esta rocambolesca obra. Por ejemplo, a la hora de salir los embajadores/as, a veces se les confunde con damas e incluso adquieren un cierto carácter de personificación del país al que representan.
    Otra confusión es la del personaje inicial de Luna (de carácter casi mágico) que parece presentarse como madre de Titán, que le revela su identidad de anticristo, y la dama Luna, enamorada del Príncipe de Babilonia.

    Universo social

  • Universo de la corte. Embajadores
  • Universo de las religiones. Cristianos
  • Universo de lo sobrenatural cristiano. Dios, ángeles, arcángeles, demonios...
  • Universo de lo sobrenatural cristiano. Personajes del Antiguo Testamento
  • Universo del poder soberano. Príncipes
  • Universo rural. Villanos
  • Universo urbano. Caballería urbana (caballeros, damas)
  • Tiempo histórico

    Tiempo indeterminado
    Nota: Época de la llegada del Anticristo. Se toma como referencia una época contemporánea.

    Marco espacial

    Jornada 1
    Topónimo: Babilonia. [Iraq]. Asia. Espacio: exterior; palacio del Príncipe.

    Jornada 2
    Topónimo: Babilonia. [Iraq]. Asia. Espacio: exteriores; palacio del Príncipe.

    Jornada 3
    Topónimo: Babilonia. [Iraq]. Asia. Espacio: exteriores.

    Duración

    Obra: Número indeterminado de días
    Jornada 1: Número indeterminado de horas
    Entreacto 1 a 2: Número indeterminado de horas
    Jornada 2: Número indeterminado de horas
    Entreacto 2 a 3: 3 días
    Jornada 3: Número indeterminado de horas

    Género

    Género principal:

    • Drama > historial > religioso > Nuevo Testamento.

    Extracto argumental

    Jornada 1
    La jornada se abre con la aparición de Titán, quien ‘vestido de pieles, haciendo admiración’ se pregunta sobre su origen y su destino. En ese momento, aparece Luna ‘en un caballo’ descendiendo ‘de lo alto a lo bajo’ e informa a Titán sobre su identidad verdadera: cuál es su nombre; su patria, opuesta al cielo; su naturaleza dual, "ser de hombre y ser de demonio"; y su destino: dar principio al mal pues él es "el Antecristo", el hijo del Averno. Dispondrá de tres años y medio para sembrar la confusión por toda la Tierra, cometiendo "delitos atroces". De esta manera cumplirá lo que está escrito en el libro del Apocalipsis.
    Tras desaparecer Luna en su caballo (mediante la tramoya), aparece un labrador llamado Baulín con dos cabestros vacíos tras la muerte de sus dos asnos. Al ver a Titán, Baulín se acerca a pedirle ayuda, pero aquel se presenta como el "supremo hacedor del universo", arrogancia que sorprende al tosco labrador, quien a su vez explica sus humildes orígenes y le pide que le devuelva su borrico..
    Acto seguido aparecen, por una parte, el príncipe de Babilonia y, por otra, Luna, con dos damas y, tras dirigirse múltiples elogios, presencian, suspendidos por los aires, la llegada del que, desde dentro, es anunciado como el dios verdadero. Ante este anuncio, el Príncipe se define como adorador de los dioses del panteón romano, mientras que Luna se declara judía. Quien aparece no es otro que Titán, quien ‘sentado en una silla muy galán con corona y cetro’ se descubre tras una cortina junto con un niño vestido de ángel y Baulín ‘de rodillas’. Titán se presenta como el dios verdadero, palabras que espantan al ángel, quien es expulsado por Titán por negar tal afirmación. Por su parte, Baulín elogia sobremanera al supuesto dios por haberle devuelto la vida a sus borricos. Tras ello, desaparecen y quedan en escena el Príncipe y Luna quienes asimismo asisten a la entrada en escena de Lidoro y Rufino, dos cristianos.
    Tras la entrada de Música ‘cantando’, aparece de nuevo Titán y manifiesta a todos los presentes su omnipotencia y su afán de oponerse a Cristo en su amor a la pobreza y a la vida ascética. Todos, de rodillas, van presentándose a Titán y pidiendo satisfacción a sus deseos: sucesión para el Príncipe, belleza imperecedera para Luna, resurrección de la esposa muerta para uno, suerte en el juego para otro, etc. Finalmente, todos salen de escena, excepto Rufino y Lidoro, quienes tras haber reafirmado su fe en Cristo frente a Titán, se muestran desconsolados por la presencia maligna y asisten a la aparición a través de dos tramoyas de los profetas Enoc y Elías. Este último ha llegado para enfrentarse al hombre que, según el Apocalipsis, pretende establecerse contra la Iglesia. Tras pedir perseverancia en la fe de Cristo, desaparece.


    Jornada 2
    Estando en escena Riselo y Fabio, dos gentiles, aparece Titán, furioso por no haber podido gozar de Luna. Tras la salida de los dos hombres, toma la forma del Príncipe a través de una tramoya y, cuando aparece Luna, la requiebra. Pero en ese momento, aparece el verdadero príncipe, quien descubre a Luna con alguien que ha suplantado su propia imagen, por lo que decide probar frente a la dama cuál de los dos es su verdadero esposo. Ante tal propuesta, la imagen desaparece temiendo ser descubierta.
    Al cabo, vuelve a aparecer en su forma, la del Antecristo, Titán, quien confiesa haber tomado la imagen del Príncipe para demostrar su gran poder. Ante esto, el Príncipe y Luna quedan postrados.
    Una vez salen todos, queda Titán tramando matar al Príncipe para poder gozar de la dama.
    Enseguida empiezan a hacer su entrada los embajadores que, de distintos países, vienen a rendirle honores. Así lo van haciendo el persa, el alemán, el romano, el de Etiopía, el de Francia, el español y, por último, la India y la "Exicia" (probablemente, Escitia). Estando todos ya junto a Titán dan vivas y suena música. Titán desciende de su trono y sale de escena junto a los embajadores.
    Por otro lado, sale Luna y detiene a la India y a Exicia para admirar sus respectivas bellezas. En ese momento, aparece Baulín, y Luna le ofrece convertirlo en astro, por lo que va enumerando de uno en uno los signos del zodíaco, a propósito de cada uno de los cuales el labrador hace un comentario jocoso, hasta quedarse con Virgo.
    En ese momento, aparecen el Príncipe y Titán. Este último declara a Luna su intención de matar a su esposo para poder gozarla, amenaza que cumple inmediatamente sobre la escena.
    Sucederá a ello una disputa entre Elías y Titán, en rápidas réplicas en dísticos, acerca de la divinidad de Cristo, defendida por Elías de los ataques de Titán, quien considera a Cristo un simple hombre, a diferencia de él mismo. Titán resucita al Príncipe, pero este resulta no ser más que una imagen, puesto que inmediatamente Elías es el que devuelve la vida al verdadero Príncipe, quien reconoce que es el profeta quien predica la verdad, mientras que la falsa imagen vuelve a su "oscura caverna" por orden de Elías. Enfurecido, Titán ordena matar a Elías y a Enoc, ante lo cual el primero acepta la muerte "porque el mundo / resucitados nos vea".


    Jornada 3
    El acto comienza con los gentiles Camilo y Fabio, quienes confían en que Titán, que según parece murió tres días antes, haya resucitado, tal como prometió. Por su parte, los cristianos Lidoro y Rufino desean que Dios no permita la resurrección del maligno ser para que acaben los males que el mundo padece a causa suya. Suena música y aparece Titán, desde ‘arriba, en una media nube, como resucitado’. Mientras todos están de rodillas ante su presencia, aparecen Baulín y Fabio anunciando que Elías y Enoc han sido hechos presos. Titán pretende matarlos ante la presencia de dos niños, quienes denuncian a Titán como el Anticristo profetizado por Daniel y San Juan.
    Tras salir todos, queda Baulín en escena en compañía de su mujer, espantada ante el Antecristo. Ambos protagonizan una escena cómica en la que ella termina pidiendo a Baulín que se arrepienta por haber sucumbido a los engaños de Titán.
    Camilo, Fabio, Rufino y Lidoro comentan, por su parte, la muerte de Enoc y Elías, justificando los gentiles los actos de Titán y denostándolos los cristianos. Todos se ponen a un lado para presenciar la salida de Titán junto a Luna, Baulín y su mujer.
    El Antecristo, tras haber ordenado la muerte de Enoc y Elías pretende cerciorarse del cumplimiento de su mandato a través de la visión de sus cuerpos muertos. Se descubren los cadáveres de los profetas, ante los cuales Titán se jacta de que él pudo resucitar por ser Dios verdadero, mientras que los profetas que se le opusieron yacen sin vida. Como demostración de su poder, exhorta a los cadáveres a confesar su divinidad y suplicarle que les devuelva la vida. La sorpresa de Titán es grande cuando ambos profetas se levantan sin intervención de él y afirman su fe en Cristo como Dios verdadero y denuncian a Titán como Anticristo. La tramoya sube a los dos arriba y, al cerrarse la cortina, se oye un gran ruido, el de la gente que, ante el milagro de la resurrección de los dos mensajeros celestiales, pide la muerte de Titán. Ante esto, el Antecristo proyecta subir a su "patria amada", pero se lo impide un ángel que, bajando de una nube con una espada de fuego, atraviesa a Titán, quien se hunde en la tierra hacia el abismo.
    La comedia termina con el regocijo del resto de los personajes, que afirman su fe en Cristo: "Titán fue el falso Antecristo, / Cristo es el Dios verdadero".


    OBSERVACIONES A LA OBRA

    Ver / Ocultar sección

    Observación: Juan Ruiz de Alarcón escribió una comedia titulada El Anticristo, publicada en la Parte Segunda de las comedias del licenciado don Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza [Barcelona, Sebastián de Cormellas, 1634] (Barrera, 350), y modernamente, en BAE, CLIX, pero su texto es distinto al de El Antecristo atribuido a Lope [MB, 421; Acad, III].

    El montaje presenta un abundante uso de la tramoya y los efectos especiales.


    EDICIONES DIGITALES DISPONIBLES

    Ver / Ocultar sección