Félix Lope de Vega y Carpio

LOS PORCELES DE MURCIA




Texto utilizado para esta edición digital:
De Vega, Lope: “Los porceles de Murcia”, “Obras completas de Lope de Vega”. Turner: Madrid. Colección Biblioteca Castro, 1998, Vol. 15, pp. 577-646.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Durá Celma, Rosa (Artelope)

Elenco

DON LUIS
DON VASCO
DON PEDRO
DON FERNANDO
CARRILLO, lacayo
DOÑA ÁNGELA
TEODORA
TIRRENA
BELARDO
FILENO, villano
DOS MÚSICOS
LUCRECIA, dama
DON LOPE
LISANDRO
FABIO, labrador
GINÉS
BEATRIZ, esclava
GUARDA 1º
GUARDA 2º
LUIS, niño
DON PEDRO, niño
LISANDRO
DON JUAN
UN MAYORDOMO
DOS MOZOS
UN SECRETARIO
[DON SANCHO]
[HOMBRE 1º]
[HOMBRE 2º]
[UNA DAMA]

Acto I

Salen DON LUIS, DON VASCO, DON PEDRO y DON FERNANDO.

Don Pedro
Redondilla
Tome un cuarto, don Fernando.

Don Fernando
Si me dejáis escoger
las colores.

Don Vasco
Ha de ser
las que yo tengo dejando.

Don Fernando
Redondilla
5
¿Y si con alguno doy?

Don Vasco
Azul y nácar dejad,
y cuantas quedan sacad.

Don Pedro
¿Por qué azul?

Don Vasco
Celoso estoy.

Don Pedro
Redondilla
¿Y el nácar a qué se aplica?

Don Vasco
10
De la crueldad de mi dama
nace esta celosa llama.

Don Luis
Luego crueldad significa.

Don Vasco
Redondilla
Los que a los colores dan
los sentidos que han querido,
15
le han dado aquí este sentido.

Sale CARRILLO, lacayo, con un papel.

Carrillo
(En conversación están
Redondilla
¿Cómo le podré, sin ver
los demás que se le doy,
dar este papel?

Hágase señas con un papel.

Don Luis
Yo soy,
20
Don Pedro, de parecer
Redondilla
que saque el puesto a su gusto.

Don Pedro
Por mí no hay contradicción
porque negro y blanco son
colores de mi disgusto;
Redondilla
25
lo negro muestra tristeza,
lo blanco mi suerte en él.

Carrillo
Aún no ha mirado el papel;
aún no ha vuelto la cabeza.)

Don Fernando
Redondilla
Ya que le vengo a tomar,
30
advertid que ha de salir
don Luis conmigo.

Don Luis
Es decir,
que no le queréis sacar.
Redondilla
Pues todos sabéis que estoy
sin caballos.

Don Fernando
Yo os daré
35
caballos.

Don Luis
Pues yo saldré.
¿Qué es aquello?

Carrillo
Es para hoy.

Ve el papel.

Don Luis
Redondilla
Esperad, yo vuelvo luego.
Carrillo, ¿es papel?

Carrillo
Papel
que ha una hora que estoy con él
40
y hubiérale visto un ciego.

[DON LUIS] lee.

Don Luis
Redondilla
“A la huerta del Rey voy,
aunque con harto cuidado
de mi parto, que ha llegado
o muy cerca de él estoy.
Redondilla
45
Fue antojo el verla, que antojos
sin vos me han dado pesar;
venidme luego a buscar,
por vida de vuestros ojos,
Redondilla
y para mí y una amiga
50
traiga Carrillo un regalo.”
Lo primero, no era malo.

Carrillo
Es favor de amor con higa.
Redondilla
Lleve el diablo los papeles;
que “entre mi vida” y “mi bien”,
55
luego hay algo que les den.

Don Luis
¿Qué haré?

Carrillo
¿Qué harás? Lo que sueles.

Don Vasco
Redondilla
(Aunque he mirado a traición,
aquel papel que ha leído
don Luis, juraré que han sido
60
de donde mis celos son.
Redondilla
¡Vive Dios!, que sospecho
que le ha enviado llamar.)

Don Luis
¿Quién nos lo querrá prestar?

Carrillo
Que no lo hallarás, sospecho.
Redondilla
65
Úsase tan mal volver
lo que prestado se debe,
que apenas hombre se atreve
hacer a nadie placer.

Don Luis
Redondilla
¡Ay, cielos, que sea yo
70
tan caballero y tan pobre,
que a mil mal nacidos sobre!

Carrillo
¡No ves que el cielo le dio
Redondilla
por pensión de aquella afrenta
la hacienda?

Don Luis
Pluguiera a Dios
75
que trocáramos los dos
esta sangre a aquella renta.
Redondilla
Ahora bien, buscarse tiene.
Ven conmigo. Adiós, señores.

Vanse DON LUIS y CARRILLO.

Don Pedro
¿Vaisos?

Don Fernando
Fue papel de amores.

Don Vasco
80
Sospecho que se entretiene
Redondilla
con cierta dama.

Don Pedro
Es gallardo.

Don Vasco
Yo también tengo que hacer;
después nos podemos ver.

Don Fernando
En la pelota os aguardo.

Vanse DON PEDRO y DON FERNANDO.

Don Vasco
Redondilla
85
Este papel es sin duda
de doña Ángela. ¿Qué haré
para saber lo que fue?
Amor, mis celos ayuda,
Redondilla
que para el bien que te pido,
90
no siento amigos mejores,
pues son los descubridores
de las Indias del olvido.
Redondilla
Seguirle quiero, y saber
dónde doña Ángela está.

Vase DON VASCO. Y salen DON LUIS y CARRILLO.

Carrillo
95
Si quieres que vuelva allá,
yo sabré darle a entender
Redondilla
que no he topado contigo.

Don Luis
¡Ah, dura necesidad!
¡Y que en toda la ciudad
100
no se descubra un amigo!

Carrillo
Redondilla
Amigo para prestar
no le hallarás, cosa es clara,
que ya sé yo no te faltara
si fuera para tomar.
Redondilla
105
Para fiestas, para cenas,
para gustos hay millares,
pero no para pesares
ni para aliviar las penas.

Don Luis
Redondilla
¿No hay algo que empeñar?

Carrillo
No.

Don Luis
110
Lleva aquellas calzas mías,
Carrillo, donde solías.

Carrillo
Eso también se cansó.

Don Luis
Redondilla
¡No hay cosa que presto pueda
repararnos?

Sale DON VASCO.

Don Vasco
(Estos son.)

Don Luis
115
¡Ah, sí!, lleva aquel jubón.

Carrillo
¿Cuál, el de tela?

Don Luis
El de seda.

Carrillo
Redondilla
Pídeme fianzas luego.

Don Luis
Quedo, don Vasco está aquí.

Carrillo
¿Solo?

Don Luis
Sospecho que sí.

Don Vasco
120
(Mis celos me llevan ciego.)

Don Luis
Redondilla
¿Pedirele?

Carrillo
Bien podrás.

Don Luis
¿Voy?

Carrillo
Llega.

Don Luis
No acierto a ir;
la vergüenza de pedir,
Carrillo, me vuelve atrás.

Carrillo
Redondilla
125
A los hombres encogidos
los habían de poner
a monjas un mes.

Don Luis
¡Que ayer
sacaste aquellos vestidos!

Carrillo
Redondilla
Mira que las cuatro son.

Don Luis
130
A fuerza de un hombre honrado,
huelgo de haberos hallado,
don Vasco, en esta ocasión.

Don Vasco
Redondilla
¿Dónde bueno?

Don Luis
Hame pedido
cierto regalo una dama,
135
de mis pensamientos llama
y gloria de mis sentidos.
Redondilla
Heme hallado sin dineros.
¿Tenéis veinte escudos?

Don Vasco
Sí;
y aun treinta llevaba aquí.
140
Tomad.

Don Luis
No, los veinte quiero.

Don Vasco
Redondilla
Enojareme, por Dios.
¡Ojalá fueran quinientos!

Don Luis
Son tan nobles pensamientos,
como, al fin, de quien sois vos.
Redondilla
145
Tomo el bolsillo y querría
mañana, aunque siempre os deba,
volver el alma que lleva,
y con la de oro la mía.
Redondilla
Viváis mil años, amén,
150
que si no fuera mañana,
será en toda esta semana.

Don Vasco
Antes pagaréis más bien
Redondilla
enviando mañana a casa
por trescientos o por mil.

Don Luis
155
Bésoos las manos. (Gentil
término.)

Carrillo
(Por Dios que pasa
Redondilla
los límites de quien es.)

Don Luis
Guárdeos Dios.

Don Vasco
El cielo os guarde.

Don Luis
Toma, Carrillo, que es tarde.

Carrillo
160
Basta, señor, que me des
Redondilla
diez escudos.

Don Luis
Toma, acaba;
gástalos todos.

Carrillo
Costaron
poco.

Don Luis
¿Poco, si llegaron
al alma que en prenda está?
Redondilla
165
¿La vergüenza del pedir
te parece poco, necio?

Carrillo
El tener no tiene precio.

Don Luis
Y el no tener es morir.

Carrillo
Redondilla
¿Quién le ha enseñado a noblezas
170
a quien sin ellas nació?

Don Luis
Nobleza que se heredó
suele hacer muchas bajezas.
Redondilla
Déjate de sangres frías;
lo que soy por mí, eso valgo
175
porque ese solo es hidalgo
que sabe hacer hidalguías.

Vanse DON LUIS y CARRILLO.

Don Vasco
Redondilla
Dudoso quedo y pensando
que no es de Ángela el papel,
pues pide dinero en él
180
y don Luis lo anda buscando.
Redondilla
¡Válgame Dios! ¡Si ha pedido
algún regalo! Que creo
que admite bien su deseo.
Notable burla habrá sido
Redondilla
185
darle yo mismo el dinero
en que en servirle consiste
para que agrade y conquiste
la misma dama que quiero.
Redondilla
No porque es agravio en él,
190
que él no sabe que la adoro.
Amo y temo, y busco, ignoro.
¡Ay, desengaño cruel!
Redondilla
Quiero seguir al criado,
pues ya que quieren los cielos
195
que a mi amor sigan mis celos,
mis celos a mi cuidado,
Redondilla
mi cuidado al pensamiento,
lo que pienso a lo que veo,
lo que veo a mi deseo,
200
él a un ángel y yo al viento.

Vanse. Y salen DOÑA ÁNGELA y TEODORA.

Teodora
Redondilla
Mucho ilustra la ciudad
Tajo, que sus muros baña.

Doña Ángela
¡Hermosa huerta!

Teodora
En España
no hay mejor fertilidad.

Doña Ángela
Redondilla
205
Notable hermosura tienen
estos árboles, Teodora.

Teodora
Mayor la tienen ahora
que a gozar tus ojos vienen.

Doña Ángela
Redondilla
Por la lisonja te doy
210
los brazos; mas quedo, amiga.

Teodora
Olvidé, Dios te bendiga,
que estás...

Doña Ángela
No digas que estoy,
Redondilla
que no se ha visto mujer
en el trance en que me veo.

Teodora
215
Saber el tiempo deseo.

Doña Ángela
¿Qué tiempo quieres saber?
Redondilla
¡Ay, Teodora, por momentos
espero el parto y la muerte!

Teodora
Pues si ya estás de esa suerte,
220
temerarios pensamientos
Redondilla
son aguardar en tu casa
pues no se podrá encubrir.

Doña Ángela
¿A quién tengo de decir
la desventura que pasa?
Redondilla
225
¿Tú no ves que no hay pariente
de quien me pueda fiar?

Teodora
Haz que don Luis, si hay lugar,
casarse contigo intente.

Doña Ángela
Redondilla
mi padre no ha de querer,
230
que es muy pobre don Luis.

Teodora
Si la verdad le decís,
¿qué ha de decir? ¿Qué ha de hacer?

Doña Ángela
Redondilla
Para la verdad, Teodora,
¿adónde ha de haber vergüenza?

Teodora
235
Pues tu remedio comienza,
doña Ángela, desde ahora;
Redondilla
si estando tu honor en medio
falta vergüenza al engaño,
pues no la tuviste al daño
240
no la tengas al remedio.
Redondilla
¿Mas cómo has disimulado
estando tan adelante
desventura semejante?

Doña Ángela
Enredos he fabricado
Redondilla
245
que pudieran levantar
a otra babilónica torre.

Teodora
Bien dices, luego socorre
este fingido enfermar.
Redondilla
Luego tiene opilaciones
250
la doncella, luego crece
lo que este hombre merece,
y a veces hay opiniones.
Redondilla
Pero en su casa en que vive
la de su mucha virtud,
255
luego es falta de salud
y el remedio se apercibe.
Redondilla
Tomarás acero.

Doña Ángela
Ha sido
don Luis el que yo he tomado,
y acero que me ha costado
260
y aun muerto el honor perdido.
Redondilla
Las mañanas que salía,
Teodora, no me llamaba
la cara con que engañaba
a quien sin color me veía.
Redondilla
265
Y dando muestra al volver
del provecho que esperaban,
muchas veces me forjaban
donde no era menester,
Redondilla
que con más color venía
270
de la que fuera razón,
que la vergüenza y traición
a la cara me salía.
Redondilla
Pues no pienses que esto es
solo para tanto mal.

Teodora
275
¿Pues hay desventura igual?

Doña Ángela
Tú lo juzgarás después.
Redondilla
Don Vasco me quiere y pide
a mi padre por mujer.

Teodora
¿Qué temes si no ha de ser?

Doña Ángela
280
Que me persigue y me impide,
Redondilla
y que mi padre podría,
codicioso de su hacienda,
para que mi mal se entienda,
tratarme de esto algún día.

Teodora
Redondilla
285
¿Nunca le has hablado?

Doña Ángela
Sí.

Teodora
¿Por qué no le desengañas?

Doña Ángela
He hecho cosas extrañas,
y aun algunas contra mí.
Redondilla
Mas por no dar a entender
290
a don Luis su atrevimiento,
Sale CARRILLO con DOS MOZOS, con dos tabaques.
voy en el hablarle a tiento,
si esto es posible en mujer.

Carrillo
Redondilla
Ya llegáis cerca.

Mozo
Por Dios,
que se han alejado mucho.

Teodora
295
Voces, doña Ángela, escucho.

Carrillo
Quedo, que aquí están las dos.
Redondilla
Dadme, señora, esos pies.

Doña Ángela
Carrillo, seas bien venido.

Carrillo
Perdona si tarde ha sido,
300
porque lo supo a las tres
Redondilla
aquel esclavo que tiene,
que, como sabes, te adora.

Teodora
¿Ya no hablas a Teodora?

Carrillo
Y le doy mil parabienes
Redondilla
305
de estas dos ninfas al río,
al cielo de estas estrellas,
de sus primaveras bellas,
de este campo siendo estío.
Redondilla
¿En qué habéis venido, y quién
310
viene también con los dos?

Teodora
En dos coches.

Carrillo
Pues, por Dios,
que hay que merendar muy bien.

Doña Ángela
Redondilla
Mis primas están acá
y sus tías de Teodora.

Carrillo
315
Para todos hay, señora.
Supuesto que es tarde ya,
Redondilla
¿dónde quieres merendar?

Doña Ángela
Al son del agua.

Carrillo
Pues quiero
poner la mesa.

Doña Ángela
Aquí espero,
320
y tú me podrás llamar.
Redondilla
¿Vendrame don Luis a ver?

Carrillo
Ya por la puente ha bajado.

Vase, y sale DON VASCO.

Don Vasco
(Por esta acequia ha pasado;
no se me puede perder,
Redondilla
325
que para que no me viese
desde lejos le seguí.
Una mujer hay aquí.
¡Cosa que mi ingrata fuese!
Redondilla
Dos son; por Dios, que sospecho
330
que Ángela y Teodora son,
que a saltos el corazón
lo está diciendo en el pecho.
Redondilla
¿Qué dudo?) ¡Ah, señora!

Doña Ángela
¡Ah, cielos!

Don Vasco
No os alteréis.

Doña Ángela
¿Yo, por qué?
335
Un hombre sois.

Don Vasco
Y el que fue
más desdichado en el suelo.
Redondilla
¿Qué tengo más que esperar,
habiendo visto mis ojos
que os sirve don Luis?

Doña Ángela
¡Qué enojos!

Don Vasco
340
Por fuerza os he de enojar,
Redondilla
porque, queriéndole bien,
y él sirviéndoos, como cosa
tan suya, será forzosa
que me tratéis con desdén.
Redondilla
345
¡Este mal se me encubría,
tratando yo de casarme!

Doña Ángela
A mí no podéis culparme.

Don Vasco
Cúlpeos la desdicha mía.

Doña Ángela
Redondilla
No os quise; no os engañé.

Don Vasco
350
Es verdad; yo estoy contento
de que mi buen pensamiento
solo de serviros fue.
Redondilla
En don Luis os empleáis
mejor que en mí, que, en efeto,
355
es galán, noble y discreto,
tal, en fin, que vos le amáis.
Redondilla
Pero véngome a reír
de ver que tan pobre está,
que si aquí regalo os da,
360
prestado lo ha de pedir.

Doña Ángela
Redondilla
Pobre es don Luis, mas no tanto
que a nadie prestado pida.

Don Vasco
No os enojéis, por mi vida,
y podré deciros cuánto.

Doña Ángela
Redondilla
365
¡Yo enojarme!

Don Vasco
Aquel papel
que le escribistes, ¿pedía
una merienda?

Doña Ángela
Sí haría,
si decís que adoro en él.

Don Vasco
Redondilla
No toma en eso.

Doña Ángela
Pues ¿pudo
370
ser otra cosa?

Don Vasco
Yo creo
que él tendrá muy buen deseo,
pero no manda un escudo.
Redondilla
Treinta le presté, por Dios,
a mi costa merendáis.

Doña Ángela
375
Ruégoos, don Vasco, que os vais
y nos dejéis a las dos,
Redondilla
que este término no es digno
de hidalgo.

don Vasco
Siempre lo soy.

Doña Ángela
Como a tal el nombre os doy.

Don Vasco
380
No fuera de vos indigno
Redondilla
por nobleza ni riqueza,
sabéis que en todo os igualo;
pero come del regalo,
a costa de mi nobleza.
Redondilla
385
Y a don Luis no digáis nada,
porque me venga a pedir
otro con que he de servir
mujer tan bien empleada.

Vase DON VASCO.

Doña Ángela
Redondilla
¡Ay, Teodora! Antes el cielo
390
hoy la vida me quitara,
que pluma y papel tomara
para tanto desconsuelo.
Redondilla
¿Hay disparate, don Luis,
como afrentarse con este?
395
¡Quiera Dios que no me cueste!

Teodora
Calla. ¡Qué poco sufrís,
Redondilla
coléricos, los que amáis!
¿Qué importa si era su amigo?

Doña Ángela
Sin duda que mi castigo,
400
cielos, acercando vais.

Sale DON LUIS.

Don Luis
Soneto
Si a la Naturaleza se olvidara,
hermoso prado, el arte de hacer flores,
sacara de doña Ángela colores
pues que lo cifra su divina cara.
405
Para el jazmín la frente le prestara;
las mejillas, que están vertiendo amores,
para las rosas, donde están mejores,
sin los claveles que a la boca hurtara.
Hízola Dios jardín y paraíso,
410
donde es mi amor Adán, Eva el deseo,
manzana su valor, sierpe su aviso;
el cielo me castiga si la creo;
mas pues hacerla hermosa quiso,
¿por qué me dio los ojos con que veo?

Teodora
Redondilla
415
Don Luis me parece aquel.

Doña Ángela
No me pareció, Teodora,
mal en mi vida, y ahora
un demonio miro en él.

Don Luis
Redondilla
Mi bien, dulce prenda mía,
420
gran dicha fue sola hallaros.
¿De qué nace retiraros?
¿Quién de mi fuego os desvía?
Redondilla
A mi luz os vi llegar
mil veces, Ángela hermosa,
425
como ciega mariposa
hasta dejarse quemar.
Redondilla
Mas ya la luz que a los cielos
fue igual, pues vos la igualáis,
con la pena que me dais
430
se ha vuelto infierno de celos.
Redondilla
Pues, Ángela, si el desvío
vuestro, aunque sois mi mujer,
infierno me puede hacer,
¿qué seréis siendo ángel mío?

Doña Ángela
Redondilla
435
Dejaos ya de esas locuras.

Don Luis
¡Mi alma esposa!, ¿qué es esto?
¿Quien te adora ha descompuesto
voluntades tan seguras?

Teodora
Redondilla
Ea, prima, deja ya
440
esa mala condición.

Don Luis
¿En qué le he dado ocasión
que tanto enojo me da?
Redondilla
¿Alzo los ojos, si paso,
ni aun a las luces del cielo,
445
si no es verla recelo
en sus estrellas acaso?
Redondilla
¿Entro en toda la ciudad
adonde le dé sospecha?

Doña Ángela
Que no es celos, ni esta es flecha
450
de aljaba de necedad.
Redondilla
Es enojo, con razón,
de que yo un regalo os pida;
que antes perdiera la vida
que verme en esta ocasión.
Redondilla
455
Que vos, muy necio, pidáis
dinero prestado a un hombre
que aborrezco solo el nombre,
mirad si ocasión me dais.
Redondilla
Si hay, entre vos y entre mí,
460
tanta llaneza, y sois pobre,
¿qué importa creer que os sobre
si os avergonzáis así?
Redondilla
Yo os quiero pobre, mi bien,
que harta riqueza sois vos.
465
Tratemos verdad los dos;
los que no tienen no den.
Redondilla
Si necesidad tenéis,
mejor amigo soy yo,
que lo que don Vasco os dio
470
por fuerza lo volveréis.
Redondilla
Mas yo lo que llanamente
os diere como mujer,
habéismelo de volver
en abrazos solamente.

Don Luis
Redondilla
475
¿De esto el enojo nacía?
Mirad, bien mío, que es cosa
entre hombre justa y forzosa
y que no es afrenta mía.
Redondilla
Así se vive y se trata,
480
así se acomoda todo,
porque a no ser de este modo...

Doña Ángela
No quiero ser más ingrata,
Redondilla
y cuanto más de vergüenza
el pedir os ha costado
485
tanto más queda obligado
mi pecho.

Don Luis
Eso sí. Comienza
Redondilla
a dar vaya a la humildad
en que la suerte me puso.
Corrido estoy y confuso.

Teodora
490
(Tú has hecho gran necedad.)

Doña Ángela
Redondilla
(Bien arrepentida estoy,
mas en lo que da a entender,
no lo siente.

Teodora
Puede ser.)

Don Luis
Gente viene, yo me voy.

Doña Ángela
Redondilla
495
No, sino quédate aquí,
por vida de aquestos ojos,
que el fin de nuestros enojos
no se solemniza así.
Redondilla
Entre estos árboles puedes,
500
mi bien, estar escondido.

Don Luis
El caballo con Leonido
dejo en aquellas paredes.
Redondilla
Irele a avisar.

Doña Ángela
Yo haré
que Carrillo vaya allá.
505
Aqueste gusto me da,
¡Por vida de...!

Don Luis
No me iré;
Redondilla
digo que me quedo aquí.
Sin duda que me ha entendido.

Doña Ángela
Ya mis primas han venido.

Don Luis
510
¿Es aquel el coche?

Doña Ángela
Sí.
Redondilla
Aquí te quiero enviar
algo que meriendes luego.

Don Luis
(Si más disimulo el fuego,
pienso que he de reventar.
Redondilla
515
Como niña tengo el pecho;
doyle fuego, mudo estoy.)

Doña Ángela
¡Don Luis!

Don Luis
¡Señora!

Doña Ángela
Yo voy.

Teodora
Que se ha de volver sospecho.

Doña Ángela
Redondilla
Mira que al estribo has de ir
520
conmigo, porque de noche
podrás entrar en el coche.

Don Luis
De estribo quiero servir,
Redondilla
Ángela bella, a tus pies.

Doña Ángela
Ven, Teodora.

Teodora
Ven, que espera.

Vanse ÁNGELA y TEODORA.

Don Luis
525
¿Que esto mis desdichas quiera?
¡Que esto es ser pobre, esto es!
Redondilla
¡Ah, pobreza, madre infame
de la bajeza y deshonra!
¡Oh, madrastra de la honra,
530
demonio el mundo te llame!
Redondilla
¡Que si para el cielo eterno
ángel, guía y norte fuiste,
no te amando yo, caíste
desde ese cielo al infierno!
Redondilla
535
Que el señor y la pobreza
mal pueden juntos estar
con quien ha de profesar
capa y espada y nobleza.
Redondilla
Si aquí no fuera forzoso
540
a quien amo obedecer,
yo fuera, don Vasco, a hacer
un hecho. ¡Ay, cielo piadoso!
Redondilla
¿Vivís vos, que viene aquí?

Entra DON VASCO.

Don Vasco
(En la puerta me he quedado
545
corrido, necio y picado
de quien me ha tratado así,
Redondilla
que quiero ver si esta fiera
habla a don Luis, pero creo
que ha cumplido mi deseo
550
primero que le tuviera.
Redondilla
Ya me ha visto, no hay tratar;
esconderme he; hablarle es justo,
porque con mostrarle gusto
la iremos los dos a hablar.)
Redondilla
555
¡Por acá, señor don Luis,
a pie y solo! ¿No me habláis?
¿De qué tan suspenso estáis,
qué miráis o qué sentís?
Redondilla
¿Qué es lo que ese pensamiento
560
orillas del Tajo fragua?,
porque a los tristes el agua
es un divino instrumento.
Redondilla
¿Qué hacéis entre aquestas flores
y yerba de olmos vestida?
565
¿Qué mal tenéis? ¡Por mi vida!
¿Es acaso mal de amores?
Redondilla
¿No respondéis?

Don Luis
¿Qué respuesta
merece un hombre que ha sido
conmigo amigo fingido?

Don Vasco
570
¡Fingido amigo el que presta!
Redondilla
Pues yo pensé que os hacía
más verdad en la amistad,
que en una necesidad
prestar al que lo pedía.

Don Luis
Redondilla
575
Cuando fueran mil ducados,
y no treinta escudos fueran,
como en el rostro se dieran
quedaban harto pagados.
Redondilla
Que no os debo nada es llano,
580
que quien cuenta el bien que hace,
él mismo se satisface
y se paga de su mano.
Redondilla
Y si esta paga se cuenta,
aunque es infame su nombre,
585
¿cuánto más lo será un hombre
que lo cuenta por afrenta?
Redondilla
¿Pido yo los treinta escudos
para mi afrenta? Los nobles
que no saben tratos dobles,
590
del bien que han hecho son mudos.
Redondilla
Los que no lo son ni han sido,
como nunca bien han hecho,
váseles luego del pecho
como es por fuerza adquirido.
Redondilla
595
¿Para no tener en calma,
es bien que con tanta mengua
hace ventana la lengua
por donde se asome el alma?
Redondilla
¡Treinta escudos! ¡Gran caudal!
600
¡Gran prestar, gran acudir,
para venirlo a decir
a una mujer principal!
Redondilla
¿Hay de qué alabaros más?
¿Hay otra cosa en mi afrenta?
605
¡Que este número de treinta
sabéislo vos muy de atrás!

Don Vasco
Redondilla
Cuando con Ángela hablé
fue corrido de pensar,
no de verla regalar
610
mas de que a mi costa fue.
Redondilla
Túvela amor, ignorante
de que ella os lo tuvo a vos,
y arrepentime, por Dios,
de necedad semejante.
Redondilla
615
Si palabras enojosas
las que aquí le dije han sido,
no fue mucho, que a un corrido
se perdonan muchas cosas.
Redondilla
Si soy noble, otras grandezas
620
dirán lo que hago y digo,
porque vos no sois testigo
para jurar en noblezas.
Redondilla
Que ella es mujer principal
osaré negar también,
625
pues a vos os quiere bien
y a mí me quiere tan mal.
Redondilla
Lo que es número de treinta
no lo sabe mi linaje,
y así no recibe ultraje
630
de quien con la suya afrenta.
Redondilla
Que en linajes tengo brío
de hidalgo, con tanta ley,
que serán treinta con rey,
porque le ha habido en el mío.
Redondilla
635
Mas los treinta que decís,
si a dineros los igualo,
serán moneda de palo
con que os mate.

Don Luis
¡Vos mentís!

Don Vasco
Redondilla
Obras importan, villano.

Don Luis
640
¡Ese, don Vasco, sois vos,
y danzareisle, por Dios,
huyendo por fuerza el llano!

Éntranse riñendo. Y salen TEODORA y DOÑA ÁNGELA y CARRILLO.

Doña Ángela
Redondilla
Bien dije yo que ellos son.

Carrillo
Tarde, señora, has venido.

Don Vasco
645
Tú verás si noble he sido.

Teodora
¡Ah, señores, no hay razón!

Carrillo
Redondilla
¡Tente, señor!

Doña Ángela
Ve, Carrillo,
tras ellos. ¡Triste de mí!

Teodora
De lo sucedido aquí
650
muy poco me maravillo
Redondilla
que muy grande necedad
aquí el decírselo fue.
Lo que en el campo se ve,
sucederá en la ciudad.

Doña Ángela
Redondilla
655
¡Ah, lengua! ¡Al fin mujer!
¿Qué mal el mundo no tiene
principio de ti?

Teodora
Ya viene.

Doña Ángela
[...] ¡Toma placer!

Sale DON LUIS.

Don Luis
Redondilla
Él queda como merece.
660
Ánimo, mi bien, que ahora
tengo de saber, señora,
quién me estima y aborrece.
Redondilla
Don Vasco queda tendido.
Carrillo corriendo fue
665
por el caballo.

Doña Ángela
No sé
si vivo o tengo sentido.

Don Luis
Redondilla
Ángela, ¿sois mi mujer?

Doña Ángela
Sí, mi bien.

Don Luis
Venid conmigo
por los montes.

Doña Ángela
¡Ay, amigo!
670
También mi muerte ha de ser.

Don Luis
Redondilla
¿Cómo?

Doña Ángela
De este sobresalto.

Don Luis
Ven a ayudarle a subir,
Teodora.

Teodora
Si importa huir,
el monte es espeso y alto;
Redondilla
675
ánimo, pues quieres bien.

Doña Ángela
¡Qué dolores y qué enojos!

Don Luis
Si tú murieras, mis ojos,
don Luis moriría también.

Vanse. Y salen TIRRENA y BELARDO, villanos.

Belardo
Redondilla
Yo no sé qué puede ser
680
tan temerario alboroto.

Tirrena
No las castréis de mi voto;
son, dadlas a Lucifer.

Belardo
Redondilla
Verán cuál salen acá.

Tirrena
Desviaos, padre.

Belardo
Aquesto es hecho,
685
ya no serán de provecho.

Tirrena
Y Fileno, ¿dónde está?

Belardo
Redondilla
Pienso que le habrán comido.

Tirrena
¡Que tan pequeño animal
pique y haga tanto mal!

Belardo
690
Tirrena, defiende el nido.
Redondilla
Si no hay cosa más cobarde
que una gallina y defiende
sus pollos, ¿de qué te ofende
que una abeja su miel guarde?
Redondilla
695
Que es gente que tienen rey,
y que en repúblicas están;
que marchan con capitán
y tienen gobierno y ley.
Redondilla
¿No has visto sus escuadrones?

Tirrena
700
¡Pardiez!, no quisiera vellos,
porque si al alba son bellos,
después todo son traiciones.
Redondilla
Quien se las ve de las frescas
flores al alba vestidas,
705
con sus cueras guarnecidas
y con sus calzas tudescas;
Redondilla
quien se las ve los piquillos,
pies y manos y pescuezos
llenos de flores de brezos,
710
de romeros y tomillos,
Redondilla
y quien se las ve enojadas
en iguales ocasiones
con sus agudos lanzones
de furia y soberbia armadas...
Redondilla
715
Parecen indios de Chile,
a fe, que guardan el oro.

Belardo
Pues ¿qué flecha de indio o moro,
puesto que yerbas se afile,
Redondilla
deja más rabia y ponzoña?

Entran FILENO, puesta una máscara de castrar.

Fileno
720
¡Ay!¡Ay!

Belardo
¿Qué es esto, Fileno?

Fileno
¡Ay! ¡Ay!

Tirrena
Todo viene lleno.

Fileno
El colmenar se endemoña.
Redondilla
¡Ay! ¡Ay!

Tirrena
Dad con el gabán,
padre.

Belardo
Ya le doy con él.

Fileno
725
Ofrezco al diablo la miel,
y aun los que por ella van.

Tirrena
Redondilla
Dadle más recio.

Belardo
¡Ox allá!

Fileno
A las piernas tirad, tío.

Tirrena
¡Oh, pobre Fileno mío!
730
Comérsele tienen ya.

Belardo
Redondilla
¡Ox! ¡Con el diablo!

Fileno
Id presto
por el cura del lugar.

Belardo
Yo las haré conjurar.

Vase.

Tirrena
¿Fuese?

Fileno
Sí.

Tirrena
Descubre el gesto.

Quítase la máscara.

Fileno
Redondilla
735
Cuando al gesto, con la red,
como a monja me han tratado;
que han hablado y no han tocado.

Tirrena
Dios te ha hecho gran merced.
Redondilla
¿Podreme llegar a ti?

Fileno
740
Podrás, que ya se partieron.

Tirrena
¿Hiciéronte mal?

Fileno
Hicieron
cuanto pudieron en mí.
Redondilla
Parecen mucho al Amor
las abejas.

Tirrena
¿De qué suerte?

Fileno
745
Que siendo niño, es tan fuerte
y da tan grande dolor.

Tirrena
Redondilla
Enseñarán las mujeres
a guardar su miel, Fileno.

Fileno
Antes muestran que es veneno
750
lo dulce de sus placeres.
Redondilla
El que va por miel contento,
por más que entonces le agrada,
a fe que le da picada
la abeja arrepentimiento.

Tirrena
Redondilla
755
Todos lo decís así,
y no hay tormento ni pena
que os eche de la colmena;
pues algo bueno hay allí.

Fileno
Redondilla
Con la hambre no se siente,
760
Tirrena, el daño esperado,
porque antes de haber pagado
ningún hombre se arrepiente,
Redondilla
mas después...

Tirrena
Deja la queja,
que vanamente os quejáis;
765
pues sin honra nos dejáis,
como sin vida a la abeja.

Sale DON LUIS.

Don Luis
Endecasílabos sueltos (tirada)
Pastores de estos montes de Toledo,
muévaos a compasión la desventura.

Tirrena
¿Qué es esto, vais perdiendo?

Don Luis
770
A Dios pluguiera,
que ese fuera mi mal; socorred presto
una mujer que con dolor de parto
expira entre los brazos de dos árboles.

Tirrena
¡Ay, pobre de ella! ¿Y era vuestra esposa?

Don Luis
775
Era mi esposa.

Tirrena
Quédate, Fileno,
por si vuelve mi padre, que entretanto
la llevaré a la choza.

Don Luis
Vamos presto.

Fileno
No echéis por las colmenas, que sería
posible que os comiesen la criatura.
780
¿Hay cosa semejante?

Vanse, y sale BELARDO.

Belardo
¿Qué hay, Fileno?

Fileno
¡Pardiez!, más mal de lo que pensamos.
Allá queda pariendo vuestra hija.

Belardo
¿Pariendo?

Fileno
No pariendo, que otra pare;
ayudando a parir pienso que digo.

Belardo
785
Aun eso es otra cosa.

Fileno
¿Qué otra cosa?
¿No dicen que les dan penas iguales
a los que hacen y a los que consienten?

Belardo
¿Pues quién pare, Fileno?

Fileno
Una señora,
que a la cuenta debía de ir camino.

Entra CARRILLO con un niño en los brazos.

Carrillo
790
¿Es por aquí la choza, buena gente?

Belardo
Sin duda que es aquesta la criatura.
¿Parió vuestra señora?

Carrillo
Ya ha parido,
mas puesto que parió, pariendo queda.

Fileno
¿Pariendo queda? ¿Cómo si ha parido?

Carrillo
795
Apenas dio la luz al claro día
este niño que veis, cuando comienzan
a darle otros dolores, y sin duda
que otro le queda.

Fileno
Ella es mujer de chapas;
de dos en dos los echa, cual si fuera
800
para una isla.

Belardo
Presto la poblara.
Id, buen hombre, siguiendo aquesta fuente,
que ella os pondrá en la choza.

Carrillo
Dios os guarde.

Vase.

Fileno
A fe, que tenéis huéspedes.

Belardo
¿Qué quieres,
si vienen a parir a aquesta casa?

Sale TIRRENA con un niño.

Tirrena
805
¡Bendígante los ángeles mil veces!
¡Oh, qué lindo zagal! ¡Qué lindos ojos!

Fileno
¿Otro muchacho?

Tirrena
Y lindo por extremo.

Belardo
Por lo menos serán cinco los huéspedes.

Fileno
¿De tres se han vuelto cinco?

Tirrena
Todos fueran
810
como el que veis. Dios te bendiga.
¿No parece que quieres decir “taita”?

Fileno
¿“Taita”, Tirrena? No.

Tirrena
¿Pues qué, Fileno?

Fileno
Ta, ta, ta, ta, que quiere salir otro.

Tirrena
Todo lo que puede hacer quien más ha hecho
815
del polvo de la tierra.

Fileno
Ella es hermosa.

Tirrena
Es un ángel, por Dios.

Belardo
Su esposo viene.

Sale DON LUIS.

Don Luis
Apenas, labradores generosos,
mi desdichada esposa, entre estos árboles,
dio a luz esos dos niños que habéis visto,
820
el que llevó a la choza mi criado
y el que tiene presente la pastora,
cuando siento venir en busca mía
la Hermandad y justicia de Toledo,
ya sea por querella de su padre,
825
ya por la herida o muerte de don Vasco,
competidor conmigo de esta dama.
Ruégoos, por Dios, que, en tanto que es forzoso
huirme de esta tierra o esconderme,
le deis en vuestra choza acogimiento.

Vase.

Belardo
Redondilla
830
Si no se fuera el traidor,
¡voto al soto!, que le hiciera
que sin pagar no se fuera
la muerte de mi señor.

Tirrena
Redondilla
¡Ay, tío!, luego don Vasco,
835
el señor de aquesta hacienda,
¿es muerto?

Belardo
Dame esa prenda,
que estrelle en aquel peñasco.
Redondilla
¡Suelta Tirrena!

Tirrena
¡Ay de mí!
¿Qué debe aqueste inocente?

Belardo
840
Parte, Fileno, a esa fuente,
si ella dicen que está allí,
Redondilla
y aunque venga muerta luego,
sus hijos ha de tomar.

Fileno
Pues voyla a buscar luego.

Tirrena
845
No hagáis tal crueldad os ruego;
Redondilla
padre, padre, solo un día
siquiera descanse aquí.

Belardo
¿Eso me dices a mí?

Vuelve a salir CARRILLO con el niño.

Carrillo
Niño, con la sangre mía
Redondilla
850
sabe Dios si os sustentara.
No lloréis, no puedo más.

Belardo
¿Dónde con el niño vas?
Detente, infame, y repara.

Carrillo
Redondilla
¿Infame? ¿Por qué razón?
855
Como os tardastes, volvía
a ver si su madre había
llegado.

Tirrena
¡Oh, gran confusión!

Belardo
Redondilla
¡Perro, suelta al niño!

Carrillo
Toma.

Belardo
¡Que si armas trajera aquí...!

Carrillo
860
¿Tú qué tienes contra mí?

Belardo
¿Posible es que no me coma
Redondilla
estos niños de dolor?

Carrillo
¿Qué tienes, hombre?

Belardo
¿Qué tengo?

Carrillo
Pregunto.

Belardo
¡Si veo difunto
865
a don Vasco, mi señor,
Redondilla
hombre que yo he criado
y que mi mujer le dio
sus pechos!

Carrillo
¿Quién te contó
que don Luis muerte le ha dado?

Belardo
Redondilla
870
Huye, infame, que tras él
viene la Hermandad.

Carrillo
¡Ay, cielo!
Defendedme.

Belardo
Nunca el suelo
sufra tu dueño cruel.
Huye CARRILLO y sale DOÑA ÁNGELA.
Redondilla
Estoy, Tirrena, por dar
875
a un mastín estas criaturas.

Tirrena
¿Es posible que procuras
a dos ángeles matar?
Redondilla
¡Padre, padre!

Doña Ángela
¿Adónde, di,
quieres que te siga muerta?

Fileno
880
Hoy tu desventura es cierta,
que su gente viene aquí.

Doña Ángela
Redondilla
Señores, si sois cristianos
y mi inocencia sabéis,
¿cómo, decidme, ponéis
885
en dos ángeles las manos?
Redondilla
Matadme a mí, que ya estoy
casi muerta, y con piedad
llevadlos a la ciudad,
que os quiero decir quién soy.
Redondilla
890
Mirad que tienen abuelo
que os sabrá satisfacer.

Belardo
Ese tu galán, mujer,
que parta un rayo del cielo,
Redondilla
mató el señor de esta hacienda.
895
Juzga tú si es justa cosa
tenerte aquí.

Doña Ángela
Es más piadosa
que justa.

Belardo
¿Es bien que se entienda
Redondilla
que to fui el encubridor?
Toma tus hijos, camina.

Tirrena
900
¡Padre!

Belardo
Tirrena, imagina
que incitas más mi furor.

Fileno
Redondilla
No seas cruel.

Belardo
¿También
te me pones tú delante?
¡Qué bien parece, ignorante,
905
que no le quisiste bien!
Redondilla
Toma tus hijos.

Tirrena
Señor,
Fileno los llevará.

Fileno
Yo los llevaré hasta allá.

Belardo
¿No veis que fuera traidor
Redondilla
910
al pan que comí en su casa
más de treinta años?

Tirrena
Señora,
sabe Dios que esta alma llora
el mal que la vuestra pasa.
Redondilla
No puedo más; Dios os guíe.
915
Tomad el niño.

Doña Ángela
¡Ay de mí!

Fileno
Y este también, que de mí,
por verme llorar, se ríe.
Redondilla
¡Dios os consuele! ¿Queréis
que la guíe?

Belardo
Anda acá.

Tirrena
920
Ella presto morirá;
terrible crueldad hacéis.

Vanse los tres, y queda DOÑA ÁNGELA, con los niños en los brazos.

Doña Ángela
Soneto
Prendas del alma que os adora y ama,
si vida el cielo en tanto mal concede
a quien en las desdichas sola excede
925
a cuantos por amor tuvieron fama,
vamos los tres donde la suerte os llama,
porque contenta de matarme quede
fruto de mis entrañas, donde puede
mejor el fruto que en la rama verde.
930
Venid conmigo, hermosas luces bellas,
que llevando dos ángeles por guías,
pondré su gran esperanza en ellas;
esforzad contra el tiempo mis porfías,
pues, en efecto, servirán de estrellas
935
en el tomar de las desdichas mías.

Vase. Dan grita dentro de regocijo, y salgan MÚSICOS cantando a la fiesta de una ermita, y dos o tres hombres y una dama.

Músicos
Copla (estructura abierta)
A la Virgen bella
de aquesta ermita
“cielo y tierra celebren
su dulce día.”

Uno solo
940
A la bella Virgen
que a tantos guía,
da salud, rescata,
da gloria y vista
Murcia, que la tiene
945
por amparo, diga:
“cielo y tierra celebren
su dulce día.”

Dama
Redondilla
Entrémonos por aquí,
mientras que a velar entramos.

Hombre 1º
950
Cortemos algunos ramos.

Hombre 2º
¿Haremos cabaña?

Músicos
Sí.
Salen otros músicos y LUCRECIA de Vera, dama, DON LOPE, su marido, y criados. Cantan:
Copla (estructura abierta)
“Morenica me adoran
cielos y tierra;
que del sol de mis brazos
955
estoy morena.”

Uno solo
Tanto sol me ha dado
del niño hermoso,
que hasta el pecho amoroso
tengo abrasado;
960
todos me han llamado
blanca azucena;
“que del sol de mis brazos
estoy morena.”

Don Lope
Redondilla
Lucrecia mía, si aquí
965
obrase milagro el cielo,
ya por tu cristiano celo
o por consolarme a mí,
Redondilla
y nos diese Dios un hijo,
de los dos tan deseado,
970
¡cuál sería celebrado
este común regocijo!
Redondilla
María, reina del cielo,
si un mayorazgo me dais,
yo os prometo que tengáis
975
de plata asiento en el suelo.
Redondilla
Un trono os haré, señora,
adonde pongáis los pies.

Lucrecia
¿Qué importa que voces des
si no nos escucha ahora?
Redondilla
980
Deja, don Lope, de hacer
promesas; airado está
el cielo.

Don Lope
¿Comienzas ya
tu soberbio proceder?
Redondilla
Si a un rey del suelo importuna
985
el que mercedes pretende,
jamás el cielo se ofende
de importunación ninguna.

Lucrecia
Redondilla
No lo merezco. ¿Qué haré?

Entra DOÑA ÁNGELA con un saco de peregrina y sus dos hijos en brazos.

Doña Ángela
Siguiendo mi esposo amado,
990
¡qué de montes he pasado
y qué de leguas a pie!
Redondilla
A Murcia me dijo un hombre,
a quien contó su desdicha,
iba llorando. ¡Qué dicha
995
hallar señas de su nombre!
Redondilla
¿Si habrá pasado a Valencia,
o si a Cartagena fue
para embarcarse?

Lucrecia
No sé
si me ha de faltar paciencia.
Redondilla
1000
¿Ves, don Lope, aquella pobre
de tantos hijos cargada?
¡Que una desdicha heredada
tanto mayorazgo sobre,
Redondilla
y que a treinta mil ducados
1005
de renta falte heredero!

Don Lope
En Dios, mi Lucrecia, espero;
en Él pongo mis cuidados.

Doña Ángela
Redondilla
(Pediré limosna aquí;
que estos que a la Virgen velan,
1010
es muy cierto que se duelan
de mis hijos y de mí.)
Redondilla
¡Ah, mi señora, por Dios
que de esta pobre tengáis
piedad!

Lucrecia
¿Dos hijos criais?

Doña Ángela
1015
Y de un parto son los dos.

Lucrecia
Redondilla
¿De un parto?

Doña Ángela
Sí, mi señora.

Lucrecia
¿Sois casada?

Doña Ángela
Sí, lo fui.

Lucrecia
¿Dos paristes?

Doña Ángela
Dos parí.

Lucrecia
¿Dos juntos?

Doña Ángela
Dentro de una hora.

Lucrecia
Redondilla
1020
¿No fuistes honrada vos?

Doña Ángela
Bien sabe Dios que lo he sido.

Lucrecia
¿Dos juntos y de un marido?

Doña Ángela
Como esto puede hacer Dios.

Don Lope
Redondilla
Callad, señora, y mirad
1025
que Esaú y Jacob nacieron
de un parto.

Lucrecia
Esas cosas fueron
por precisa voluntad
Redondilla
del cielo.

Don Lope
¿Y qué sabéis vos
lo que de estos quiere hacer?

Lucrecia
1030
¿Ahora me hacéis creer
que este es milagro de Dios?
Redondilla
¡Una pícara bribona
que así lo quiere decir,
por milagro ha de parir!

Don Lope
1035
Amiga, vete y perdona,
Redondilla
que esa cara da a entender
que eres honrada.

Lucrecia
Esa cara
muestra bien, si se repara,
cuán baja debe de ser.

Don Lope
Redondilla
1040
Lucrecia, mira que es cosa
fuerte aquesta condición.

Lucrecia
¿Milagros dicen que son
infamias? ¡Graciosa cosa!

Don Lope
Redondilla
Mira, Lucrecia, que obra
1045
esto la naturaleza
sin milagro.

Doña Ángela
¡Esta pobreza,
qué mala opinión que cobra!

Lucrecia
Redondilla
¡Harta de andar hospitales,
mesones, campos y tierras
1050
hará milagros!

Don Lope
Tú yerras
en decir palabras tales.

Lucrecia
Redondilla
Digo que si yo pariere
dos hijos, te doy licencia
que me mates.

Don Lope
Ten paciencia.

Doña Ángela
1055
Probar la que tengo quiere.

Lucrecia
Redondilla
Digo que sin más probanza,
por adúltera me mates.

Don Lope
Que no digas disparates.

Doña Ángela
Si la maldición alcanza
Redondilla
1060
de una mujer miserable
a una mujer poderosa,
plega a Dios y a su piadosa
mano...

Lucrecia
¡No dejes que hable!

Doña Ángela
Redondilla
Que de un parto tantos paras
1065
que tu lengua te condene.

Lucrecia
¿Esto sufres?

Don Lope
Razón tiene.

Lucrecia
Siempre tú la infamia amparas.

Don Lope
Redondilla
Ya se fue, Lucrecia mía,
y ya la ermita está abierta;
1070
cantad todos, que a esta puerta
nos lleva el sol de María.

Cantan:

[Músicos]
Copla (estructura abierta)
“Morenica me adoran
cielos y tierra;
que del sol de mis brazos
1075
estoy morena.”


Acto II

Sale LISANDRO, mercader, de camino, y FABIO, labrador.

Fabio
Redondilla
Yo tuviera qué comer,
si, por ventura, supiera
que tan buen huésped tuviera.

Lisandro
Antes me quiero volver,
Redondilla
1080
que solo, Fabio, he venido
a ver esta tempestad.
¿Hizo algún daño?

Fabio
Pensad
qué cuidado habré tenido.
Redondilla
Son los gusanos de seda
1085
la cosa más delicada
que hoy tiene el mundo criada.

Lisandro
Bien encarecido queda
Redondilla
con decir, si lo procuras,
que vuelven a renacer
1090
al pecho de una mujer
como si fuesen criaturas.
Redondilla
Del Fénix sabio se admira
el mundo, que a nacer vuelve
del fuego en que se revuelve
1095
y que a nueva vida aspira.
Redondilla
Y no le da maravilla
ver que el gusano de seda,
muerto una vez, vivir pueda
de tan pequeña semilla;
Redondilla
1100
verle morir en la casa
que labra, después que toma
nueva forma de paloma
y el aire volando pasa;
Redondilla
sin otras cosas que callo
1105
porque las sabes mejor,
¿a quién no admiran?

Fabio
Señor,
notables secretos hallo
Redondilla
en este animal pequeño.

Lisandro
En fin, ¿ninguno murió
1110
en esta tempestad?

Fabio
No,
que soy cuidadoso dueño.
Redondilla
Con panderos y sonajas
los hicimos tal ruido,
que los truenos no han sentido
1115
ni se han movido en las pajas.

Lisandro
Redondilla
¿Ya les das hojas?

Fabio
Ya comen.

Lisandro
Los morales, ¿cómo están?

Fabio
Cien hojas por una dan,
aun antes que se las tomen.
Redondilla
1120
Apenas los acabamos,
Lisandro, de desnudar,
cuando ellos vuelven a dar
más hojas que les quitamos.

Lisandro
Redondilla
¿Quién te ayuda?

Fabio
Fue desdicha
1125
estar mala mi mujer
de un preñado, aunque ha de ser
para mi contento y dicha.
Redondilla
Mas recibe en su lugar
una pobre con dos hijos,
1130
que todos estos cortijos
los puede honrar y mandar.
Redondilla
Es bella, señor Lisandro,
que si tú la ves, dirás
que no podía ser más
1135
la que dio muerte a Leandro.
Redondilla
Es discreta por extremo,
gran gobierno, gran mujer.

Lisandro
Yo la quisiera tener.

Fabio
¿Quiéresla por dicha?

Lisandro
Temo
Redondilla
1140
llevar celos a mi casa,
que es mi mujer insufrible.

Fabio
Pero no, que es imposible,
si ese veneno le abrasa,
Redondilla
que deje de darle celos,
1145
porque es mujer tan perfecta,
gallarda, hermosa y discreta,
como la han hecho los cielo.
Redondilla
Mi hijo su parte ayuda.

Lisandro
Y los suyos, ¿quién los cría?

Fabio
1150
Ella misma, aunque de día
y de noche a todo acuda.

Lisandro
Redondilla
Yo paso, Fabio, adelante
a ver la demás hacienda.

Fabio
La que tengo en encomienda
1155
segura está, Dios mediante.

Lisandro
Redondilla
Pues Él te guarde, que luego
daré vuelta por aquí.

Fabio
Fiad, Lisandro de mí.

Vase. Y sale DON LUIS en hábito de soldado pobre.

Don Luis
Cansado y con hambre llego.
Redondilla
1160
Nueve meses puede haber
que de mi enemigo huyendo
pasé a esta tierra, temiendo
de la justicia el poder.
Redondilla
Embarqueme en Cartagena
1165
para Orán, donde he vivido
triste, ausente y perseguido
de aquella mi dulce pena.
Redondilla
Hábito pobre tomé,
con nombre humilde viví,
1170
a los alarbes salí,
entre sus lanzas pasé,
Redondilla
que mis penas y cuidados
me daban pecho tan fuerte,
que vi que huye la muerte
1175
de los hombres desdichados.
Redondilla
No pude sufrirlo más;
a España volví a saber
de mis hijos y mujer.
Ángela, si viva estás,
Redondilla
1180
de tus ángeles me di,
o si hacéis coro en el cielo,
enviad de allá consuelo
a quien no le tiene aquí.
Redondilla
Ayer me desembarqué
1185
en Cartagena, y hoy llego
a otro mar en que me anego
de ver que en España entré,
Redondilla
que si allá roto vivía,
en fin era tierra extraña;
1190
mucho lo siento en España
porque al fin es patria mía.
Redondilla
Quiérome aquí recostar
antes que entre en Murcia, y ver
si me podrán conocer,
1195
que es este insigne lugar.
Redondilla
Tiene, en razón de la seda,
todo el trato que en Toledo,
y ser conocido puedo.

Fabio
Al pie de aquella arboleda
Redondilla
1200
he visto un hombre sentarse,
de mala traza vestido.
Algún soldado habrá sido
enemigo de embarcarse,
Redondilla
de estos que por las aldeas
1205
comen y dicen que van
a las Italias, y están
contando en las chimeneas
Redondilla
que allá en Flandes o en la China,
mataron a Eneas troyano,
1210
en tanto que asa el villano
a su pesar la gallina.
Redondilla
Y en viento el agua, se fragua
la vuelta al mismo cortijo,
que un astrólogo les dijo
1215
que tienen peligro en agua...
Redondilla
¡Ah, mancebo! ¡Hola, soldado!
¿No escucháis? ¿No respondéis?

Don Luis
¿Quién es?

Fabio
Yo.

Don Luis
¿Qué me queréis?

Fabio
¿Hase, por dicha, embarcado
Redondilla
1220
el señor capitán ya?

Don Luis
Yo, amigo, no voy, que vengo
de Orán a España, en que tengo
padres.

Fabio
Eso bien está.
Redondilla
Y ¿de dónde sois?

Don Luis
Manchego.

Fabio
1225
¿De qué pueblo?

Don Luis
En la Roda.

Fabio
Buena gente toda.
¿Cómo es vuestro nombre?

Don Luis
Diego.

Fabio
Redondilla
¿Y qué apellido?

Don Luis
Martín.

Fabio
Un tío tengo yo allá
1230
de ese nombre.

Don Luis
Y ¿cómo está?

Fabio
No lo sé. Mas ¿a qué fin
Redondilla
lo preguntáis?, que en mi vida
le vi.

Don Luis
Porque es padre mío.

Fabio
Vos ¿sois hijo de mi tío?

Don Luis
1235
Si acaso no se me olvida
Redondilla
que así mi padre se llama.

Fabio
¡Cosa que primos seamos,
hombres que a la guerra vamos!

Don Luis
Pecho que las armas ama,
Redondilla
1240
nunca de padre se acuerdan,
ni los parientes estiman,
que a valer por sí me animan,
puesto que la vida pierdan.
Redondilla
Ya pensaréis que os engaño.

Fabio
1245
No soy tan malicioso.

Don Luis
A nadie le es más forzoso
buen vestido, seda o paño,
Redondilla
que al soldado, porque roto,
aunque haya sido un Roldán,
1250
se burlan de él.

Fabio
No lo harán
los que fueran de mi voto.

Don Luis
Redondilla
Habrá soldado que venga
lleno de plumas y galas,
que sin ver dos noches malas,
1255
honra, oficio y premio tenga.
Redondilla
Y un roto, con mil heridas,
irá a dar sus memoriales,
por dicha, a los hospitales,
donde se acaban las vidas.

Fabio
Redondilla
1260
Que seas mi deudo o no,
no lo tratemos aquí.
Yo crio, y no para mí,
seda que un hombre me dio.
Redondilla
Es la sazón en que cojo
1265
la hoja; si vos queréis,
pues estáis pobre, podéis,
si no lo habéis por enojo,
Redondilla
entreteneros aquí.

Don Luis
Sin salud vengo y no puedo
1270
caminar; con vos me quedo.

Fabio
Pues alto, echad por aquí.

Vanse. Y entran DON LOPE y DON VASCO.

Don Lope
Terceto
Por carta supe de don Juan, mi primo,
señor don Vasco, la desgracia vuestra;
mas ya de la salud, que tanto estimo,
Terceto
1275
os doy el parabién.

Don Vasco
Bastante muestra
de la merced que siempre me habéis hecho,
con que más confirmáis la amistad nuestra.
Terceto
De vos, señor don Lope, satisfecho
estoy; los cumplimientos aquí acaben.
1280
La vida tuve en peligro estrecho;
Terceto
sané de dos heridas, que me daban
por término la vida, de hora en hora,
pero que en lo exterior del cuerpo estaban.
Terceto
Mas las del alma vienen, porque ahora
1285
las siento más que en su primero día.

Don Lope
Terrible amor que tras agravio adora.
Terceto
¿Qué se ha sabido de ella?

Don Vasco
Que seguía
los pasos de su amante.

Don Lope
¿Y no otra cosa?

Don Vasco
Fábulas grandes, en lisonja mía;
Terceto
1290
que se embarcaron, nueva rigurosa,
y que murieron en la mar.

Don Lope
Pues morirá
el fuego si murió su causa hermosa.

Don Vasco
Terceto
Amor quiere que viva.

Don Lope
¿Pues qué espera?
No ha habido amor en esperanza.

Don Vasco
Creo
1295
que vive; aqueste engaño considera.

Don Lope
Terceto
En ese engaño estribará el deseo.
Buscad remedio.

Don Vasco
¿Cuál?

Don Lope
El de casaros,
haciendo en rica esposa honroso empleo.
Terceto
Yo tuve mocedades que contaros
1300
pudiera ahora, pero todas ellas,
como suelen del sol los rayos claros
Terceto
las nubes deshacer, vine a perdellas,
y más si el cielo os da la paz que llaman
del matrimonio en hijos o hijas bellas.

Don Vasco
Terceto
1305
Ya sé que entonces más se adoran y aman,
y donde no está paz no vive el gusto,
la hacienda y la concordia se derraman.
Terceto
Tenéisla vos, porque con gran disgusto
mi señora Lucrecia, me decían,
1310
estaba por su falta.

Don Lope
Y no era justo,
Terceto
mas ya los cielos que perder se vían
tan rico mayorazgo, nos han dado
lo que nuestros deseos les pedían.
Terceto
Preñada está Lucrecia, y ha llegado
1315
al mes del parto.

Don Vasco
¡Por mil años sea!
¡Nazca un varón, y aumente Dios su estado!

Don Lope
Terceto
Esta noche a cenar quiero que os vea.

Don Vasco
La he de tener en Murcia, es imposible;
mas porque el vuestro de mi amor lo crea,
Terceto
1320
mañana pienso que será posible
volver de Cartagena, y ese día
veré a mi prima.

Don Lope
Hoy fuera convenible,
Terceto
que mañana en el monte andar querría.
Mas ¿cómo no pasáis de Cartagena?

Don Vasco
1325
Porque llevo hasta allí la compañía;
Terceto
allí se ha de embarcar, que así lo ordena
Toledo, que esta gente el Rey le ha dado.

Don Lope
Pues, don Vasco, volved en hora buena,
Terceto
que en mí tenéis un deudo y un criado.

Don Vasco
1330
¡Guárdeos el cielo, y dé lo que deseo!

Vase.

Don Lope
Y a vos os libre, y ponga en el estado
que con Lucrecia en tanto bien poseo.

Sale BEATRIZ, esclava.

Beatriz
Redondilla
No ha don Lope, mi señor,
media hora que pensé
1335
pedirte albricias.

Don Lope
¿De qué?

Beatriz
Pero ya cesó el dolor.

Don Lope
Redondilla
¿Pensaste que ya paría
mi Lucrecia?

Beatriz
Imaginelo.

Don Lope
¡Ay! Dela el suceso el cielo,
1340
cual es la esperanza mía!
Redondilla
¿Dicen que es parto?

Beatriz
Sospecho
que será entrada de mes.

Don Lope
¿Sin duda, Beatriz, lo es?

Beatriz
Si mi deseo aprovecho,
Redondilla
1345
grandezas ha de tener.

Don Lope
Beatriz, si mi bien codicias,
tu libertad será albricias.

Beatriz
Un mayorazgo ha de haber.

Don Lope
Redondilla
En fin, ¿el dolor cesó?

Beatriz
1350
Sí, señor.

Don Lope
¿Luego bien pudo
ir hoy al monte sin miedo?

Beatriz
Y mañana, ¿por qué no?
Redondilla
Que ya entiendo que deseas
que te vayan a buscar
1355
con las nuevas, por no estar
adonde el suceso veas.

Don Lope
Redondilla
Bien dices; llama a Teodor,
y haz que me den de vestir.

Beatriz
¿Al monte al fin quieres ir?

Don Lope
1360
Tengo al suceso temor.

Beatriz
Redondilla
En fin, ¿tu vista le niegas?

Don Lope
¡Oh, qué mal mi temor mides!

Beatriz
Dios te dé lo que le pides.

Don Lope
Por tu libertad le ruegas.

Sale FABIO con un palo, GINÉS, su hijo, y DOÑA ÁNGELA de villano.

Fabio
Redondilla
1365
Desvíate.

Doña Ángela
No le des.

Ginés
Déjala, Teresa, llegue.
Quizá el diablo me ciegue.

Fabio
Pues ¿tu amor?

Doña Ángela
Calla, Ginés.

Ginés
Redondilla
¿Cómo tengo de callar?
1370
¿Soy roble, que me varea?

Doña Ángela
Es tu padre.

Ginés
Aunque lo sea.

Fabio
Dame, Teresa, lugar
Redondilla
a que siquiera le dé
dos muertos en las costillas.

Ginés
1375
¡Que ya no sufro cosquillas!

Fabio
No, pues yo os las quitaré.

Doña Ángela
Redondilla
¿Sobre qué es esto?

Fabio
Por ti.

Doña Ángela
¿Por mí?

Fabio
Sí, que celos tiene.

Doña Ángela
¿De quién?

Fabio
De cualquier que viene
1380
a esta casa. Y aun de mí.

Doña Ángela
Redondilla
No creo yo que Ginés
me quiera a mí.

Ginés
Sí, la quiero.

Fabio
Traje anoche un forastero,
que mi deudo dice que es,
Redondilla
1385
que viene ahora de Orán,
soldado, roto y enfermo;
que estaba en un campo yermo,
como las bestias lo están.
Redondilla
Y porque quiero que esté
1390
aqueste verano en casa,
de vivos celos se abrasa.

Doña Ángela
¿Celos de mí? ¿Pues de qué?
Redondilla
Ginés, ¿qué es tu pretensión?
¿No me ves de hijos cargada?

Ginés
1395
¿Quiero yo con ellos nada?
Ya sé yo que vuestros son.

Doña Ángela
Redondilla
Pues ¿con quién?

Ginés
Con ella sola.

Doña Ángela
Por mal camino, no tal;
por el camino real.

Fabio
1400
Las orejas y la cola
Redondilla
le faltan para ser bestia.
Matarele. ¡Fuera, digo!

Ginés
¡Teneos, padre!

Doña Ángela
Fabio, amigo,
¿tú sufres tanta molestia?
Redondilla
1405
¡Desvíate!

Ginés
¿No ha de estar
el soldado en casa?

Fabio
No.

Doña Ángela
¿Soldado? ¿Dónde durmió?

Fabio
Allá durmió en el pajar.
Redondilla
Y la bestia anoche quiso
1410
ponerle fuego.

Ginés
Es verdad.

Fabio
¡Quién hiciera tal maldad!

Ginés
¡Padre, mirad que os aviso
Redondilla
que le echéis, o he de quemaros!

Fabio
Ya no hay esperar. ¡Afuera!

Ginés
1415
¡Tente!

Doña Ángela
Ya no quiero.

Fabio
Espera.

Ginés
El diablo puede esperaros.

Vanse los dos.

Doña Ángela
Redondilla
¿Soldado y roto? ¡Ay de mí,
que en viendo algún desdichado,
se me acuerda el triste estado
1420
en que estoy y en que me vi!
Redondilla
Las entrañas me ha movido
a procurarle algún bien.
Quiero intentar que le den
siquiera un pobre vestido,
Redondilla
1425
que tener compasión de él
será tenerla de mí,
que como sin él me vi,
me imagino a mí sin él.
Redondilla
A la puerta del pajar
1430
con lágrimas he llegado...
¡Qué digo! ¡Ah, señor soldado!
¿No es hora de levantar?
Redondilla
Mire que ya es medio día.

Dentro.

Don Luis
¿Quién me llama?

Doña Ángela
Una mujer.

Don Luis
1435
Mi muerte debe de ser.

Doña Ángela
Mejor dijera la mía.
Redondilla
Levántese de esas pajas.

Sale DON LUIS lleno de pajas.

Don Luis
Ya me levanto con ellas,
aunque tuve cama en ellas
1440
que hace a las ricas ventaja.
Redondilla
Si no salí luego dama
por sacudillas, no es pese,
que no es bien que alguien dijese
que me llevaba la cama.
Redondilla
1445
Pero creed que, aunque ha sido
cama en pajas, juraré
que en más de ocho meses fue
la más blanda que he tenido.

Doña Ángela
Redondilla
Mucho pasan en la guerra
1450
los hombres.

Don Luis
Mucho he pasado
en la guerra de un cuidado
que me ausenta de mi tierra.
Redondilla
Anoche a Murcia llegué
desembarcando de Orán.
1455
Mis vestidos, que no están
tan sanos como mi fe,
Redondilla
me aconsejaron, señora,
que hasta la noche aguardase,
porque en su tiniebla entrase,
1460
y amanezco en vuestra aurora.
Redondilla
Que vuestro padre me halló
en el campo, y condolido
de mi pobreza y vestido
esa posada me dio,
Redondilla
1465
donde han visto los pesares
con quien mi desdicha encuentra,
que el sol que en palacios entra
entra también en pajares,
Redondilla
pues hoy un sol se ve
1470
dar luz en cosas tan bajas,
que temo encendáis las pajas
que de la cama saqué.
Redondilla
¿Sois hija, como lo pienso,
del dueño de esta alquería?

Doña Ángela
1475
Su hija soy.

Don Luis
(Muy bien podría
atreverme, cielo inmenso,
Redondilla
a decir que ya cansada
naturaleza de obrar
cosas nuevas, estampar
1480
muchas por una le agrada.
Redondilla
Ese rostro he visto yo
en otra hermosa mujer.)
¿Qué miráis sin responder?

Doña Ángela
Miro, soldado, que os dio
Redondilla
1485
muy sutiles pensamientos
la cama en que habéis dormido.

Don Luis
Duerme el rico en dulce olvido
en colgados aposentos
Redondilla
el pobre dormir porfía,
1490
no viene el sueño que llama
y así suele ser su cama
su estudio y su librería,
Redondilla
y aunque digo que dormí,
toda la noche pensé
1495
en esto mismo que hallé.

Doña Ángela
¿Pues qué habéis hallado en mí?

Don Luis
Redondilla
Mi retrato, que no puedo
pensar que el original
sea más propio e igual.

Doña Ángela
1500
¿De adónde sois?

Don Luis
De Toledo.

Doña Ángela
Redondilla
De Toledo, y me porfía
que sois pariente de mi padre.

Don Luis
El serlo no es bien le cuadre.

Doña Ángela
Que temo yo vi algún día
Redondilla
1505
a Toledo en otro nombre
del que tengo.

Don Luis
(¡Santo cielo!
Hacéis que me cubra un velo
y que de veros me asombre.
Redondilla
Ojos, si mi pensamiento
1510
me dice que viendo estáis
aquel ángel que buscáis,
dad vuestro consentimiento.
Redondilla
Decid que sí, tristes ojos.
¿Cielo, que aún puede ser
1515
que pueda el alma tener
un bien tras tantos enojos?)
Redondilla
Hermosa señora mía,
sois vos, que si no sois vos,
no me dé contento Dios,
1520
ni dé vida un solo día.
Redondilla
Ángela, ¿qué respondéis?

Doña Ángela
¡Ay, cielo, mi nombre oí!
¿Eres don Luis?

Don Luis
Mi bien, sí.

Doña Ángela
¡Ay, ojos, no lo dudéis!

Don Luis
Redondilla
1525
Esposa mía, aunque estoy
tan triste y desfigurado,
mira que el alma he guardado
que con los brazos te doy.

Doña Ángela
Redondilla
Para tener en tu cuello
1530
alma tan hecha pedazos,
pongo en tus hombros mis brazos.

Don Luis
Yo la mía en tu cabello.

Abrázanse y sale GINÉS.

Ginés
Redondilla
Teresa, dice señor...

Doña Ángela
¿Cómo, qué?

Ginés
No dice nada.
1535
¡Muy bien pagáis la posada!
¡Esa es la paga mejor!

Doña Ángela
Redondilla
Salió ahora del pajar
y rogome le quitase
las pajas.

Don Luis
Que me limpiase
1540
no es justo os de pesar,
Redondilla
aunque los dos trabéis bodas.

Ginés
Sí, pero es limpiar muy fuerte
quitar las pajas de suerte
que se le han pegado todas.
Redondilla
1545
Rondaba. Si acaso aguardas
limpiarte el brazo, aguardar,
que uno con otro limpiar
más es oficio de cardas.
Redondilla
Ahora bien, solo te abone,
1550
ya que he visto lo que pasa,
que quiere salir de casa
quien se limpia y se compone.
Redondilla
Limpio estás, vete en buen hora.

Don Luis
¿Dónde?

Ginés
Donde tu camino.

Doña Ángela
1555
¿Camino? ¡Si anoche vino!
¿No ves que ya en casa mora?
Redondilla
¿No ves que de los morales
la hoja viene a coger?

Ginés
Y aun fruto pudiera ser.
1560
Con lindos descuidos sales.
Redondilla
Si él mora ya en tu moral,
deshoje, derribe, coja.
¿Para qué quiero la hoja
son fruto?

Doña Ángela
No digáis tal,
Redondilla
1565
que eres un necio, Ginés.
Haz amistad de soldado,
pues a servirte ha llegado
limpio de todo interés.

Ginés
Redondilla
Y tan limpio que trocara
1570
a sus pajas mi capote.

Doña Ángela
¿Eso es bien que te alborote?
Dale la cama y repara
Redondilla
en que yo te quiero bien
y que el soldado es un hombre
1575
que apenas sé yo su nombre.

Don Luis
Diego me llamo, y también
Redondilla
Martín, apellido en fin.

Ginés
El uno habéis de dejar,
que si el Diego fue a limpiar
1580
querrá limpiar el Martín.
Redondilla
Soy vuestro amigo, mas sea
con condición si queréis
de que sucio siempre estéis.

Don Luis
(¿Quién hay que mis desdichas crea,
Redondilla
1585
Ángela?

Doña Ángela
Mi bien.)

Ginés
¿Qué es eso?
¿Quedaos algo por limpiar?

Doña Ángela
La mina.

Don Luis
(¿Podrete hablar?

Doña Ángela
Después.

Don Luis
(Dichoso suceso.
Redondilla
¿Mis hijos?

Doña Ángela
Vivos están.

Don Luis
1590
¿Adónde?

Doña Ángela
Aquí.)

Ginés
¿No venís?

Doña Ángela
Vamos, pues.

Ginés
¿Qué le decís?

Don Luis
¿Yo?

Ginés
Sí.

Don Luis
¿Que por dónde van?

Ginés
Redondilla
Por aquí, ¿no lo entendéis?
¡Por Dios, que me he de acostar
1595
esta noche en el pajar
porque después me limpiéis!

Vanse. Y sale BEATRIZ, y LUCRECIA.

Lucrecia
Redondilla
¿Cuándo vendrá tu señor?

Beatriz
¿De la cama te levantas
tan presto?

Lucrecia
¿De qué te espantas,
1600
Beatriz, en tanto dolor?

Beatriz
Redondilla
¿No me tengo de espantar
de que esta noche haya sido
tu parto, y no hayas querido
sola una hora sosegar?
Redondilla
1605
¿No he de espantarme de ver
que te encerrases conmigo,
sin llamar otro testigo
sino tu propia mujer?
Redondilla
¿De don Lope, mi señor,
1610
eras, por dicha, su dama?
Vuelve, por Dios, a la cama,
mira que es mucho rigor.

Lucrecia
Romance (tirada)
Si me hubiera sucedido,
Beatriz, como todas suelen,
1615
yo estuviera en mi regalo
y descansara dos meses.
Yo le pidiera a don Lope
las cosas raras que tiene
el mar, la tierra y el aire,
1620
aves, ganados y peces.
Visitaranme, Beatriz,
por momentos mis parientes,
las señoras que hay en Murcia,
que amor y sangre me deben.
1625
Pero siendo mi desdicha
de la manera que adviertes,
me espanto que estés contenta,
y descansar me aconsejes.
Y para que entiendas bien
1630
mis desventuras, atiende,
Beatriz, a mi historia triste.
Que si Dios no me tuviese
de su mano en ese punto,
mil pensamientos me vienen
1635
de que con mis propias manos
procure darme la muerte.
Yo me casé con don Lope,
caballero descendiente
de la ilustrísima casa
1640
de los señores de Vélez,
que esta tierra conquistaron,
de cuyas hazañas tienen
el apellido Fajardo,
de los Alfajares Reyes,
1645
a quien mató en desafío
el don Juan de quien descienden,
que puesto que yo soy noble,
no tanto como él merece.
El mayorazgo y hacienda
1650
de mis abuelos procede:
Vera, por parte de padre,
y por mi madre, Meneses.
Viendo que Dios no me daba
hijos que heredar pudiesen
1655
un mayorazgo tan rico,
pedíselos muchas veces.
Y después que mil novenas
tuve en partes diferentes,
una tarde en una ermita
1660
–puede ser que tú te acuerdes–,
una mujer con dos niños
de sus pechos tiernamente
asidos, como en la parra
colgar sus racimos suelen,
1665
que con sus bocas de rosa
bebiendo la blanca leche,
como los tiernos corderos
en los arroyuelos beben,
me pidió limosna humilde,
1670
a quien yo, soberbiamente,
traté mal, quizá de envidia
de ver que Dios se los diese;
y que una mujer tan rica,
que así lo permite y quiere,
1675
por los secretos que Él sabe,
mayorazgo no tuviese.
Y entendiendo que de un parto
eran los dos inocentes,
la llamé mujer infame,
1680
no creyendo que pudiese
parir dos hijos de un hombre,
siendo cosa que acontece
por momentos en el mundo.
Y dije que si me hiciese
1685
preñada, y pariese dos,
mi marido, justamente,
como adúltera e infame,
darme la muerte pudiese.
Maldíjome la mujer
1690
con lágrimas tan ardientes,
que hasta el cielo penetraron,
y el pecho de Dios encienden.
Pues esa noche, Beatriz,
antes que a Murcia volviese,
1695
sin duda me hice preñada,
en mal punto, en triste suerte.
El encerrarme contigo
fueron sospechas que siempre
tuve de este mal suceso,
1700
viendo ensancharse mi vientre.
Tanto, que del cuello en bandas
le traje asido tres meses,
sin osar salir de casa,
ni poder aunque quisiese.
1705
Parí, Beatriz, como has visto,
no dos hijos, sino siete;
siete de un parto, Beatriz,
no sé yo de quién se cuente.
¡Sin duda Dios me castiga!
1710
Dios lo ordena, Dios lo quiere,
por las soberbias que dije,
y atrevimientos mil veces.
Pero, pues don Lope es ido
a casa, a mí me conviene
1715
salir de aqueste peligro,
con tu ayuda de esta suerte.
Toma una canasta grande,
y como que ropa lleves
al río para lavar,
1720
los seis de mis hijos siete
pondré en medio de los paños,
que echados en su corriente
con piedras, el más hermoso
querrá el cielo que me herede.
1725
Vámosle a esconder, Beatriz;
no diga mi esposo ausente
que fui adúltera y me maten,
o los de Murcia me afrenten
porque no digan sus damas
1730
que Lucrecia de Meneses
de un hombre solo, y de un parto,
parió, como puerca, siete.

Beatriz
Redondilla
Enternecida de verte,
con lágrimas he bañado
1735
tu relación.

Lucrecia
Mi cuidado
no tiene más que advertirte.
Redondilla
Sácame de él, que tendrás
libertad por premio luego.

Beatriz
Que lo mires bien te ruego.

Lucrecia
1740
¿Qué puedo mirarlo más?
Redondilla
¿No ves que será mi muerte
e infamia de mi linaje?

Beatriz
Pues quiero mudar de traje
y partirme a obedecerte.

Lucrecia
Redondilla
1745
¿Para qué, pues has de ir
como que vas a lavar?

Beatriz
Segura puedes estar
que te tengo de servir.
Redondilla
Ven a esconder al que dejas.

Lucrecia
1750
El hermoso has de dejar.
Uno solías amar,
y ya por muchos te quejas.

Vanse. Y salen DON LOPE, de caza, y LISANDRO y CARRILLO, lacayo de DON LUIS.

Don Lope
Redondilla
Toda mi gente he perdido,
pero más vengo admirado
1755
que Teodor me haya dejado.

Lisandro
Algo le habrá sucedido.
Redondilla
Y en la caza, es ordinario
el alejarse y perderse.

Don Lope
Y suele siempre ofrecerse
1760
cuando ha de ser necesario.
Redondilla
Dejé, Lisandro, a Lucrecia
casi el días de parir,
cosa que no osé decir,
cuánto en mi casa se precia.
Redondilla
1765
Y quisiérale enviar
a saber cómo se siente,
porque en habiendo accidente,
la pudiese regalar.
Redondilla
Por cuya falta he llegado
1770
casi de Murcia a la puente.

Lisandro
Si más en volver se siente,
aquí tengo yo un criado;
Redondilla
pero no sé si sabrá
por ser en Murcia tan nuevo.

Don Lope
1775
¿Pues de dónde sois, mancebo?

Lisandro
Desde ayer, conmigo está.

Carrillo
Redondilla
De Toledo soy, señor.

Don Lope
Buena tierra.

Carrillo
Para mí
no fue muy buena.

Don Lope
Es así;
1780
siempre trata con rigor
Redondilla
la patria a sus propios hijos.
¿Qué érades allá?

Carrillo
Muy poco,
pero de servir a un loco,
que en fiestas y regocijos
Redondilla
1785
gastó su hacienda, fui menos,
pues llegué casi a morir.

Don Lope
Nunca pierden por servir
los que sirven a los buenos.

Carrillo
Redondilla
Halleme en una cuestión,
1790
donde si mano metí,
la meta, señor, en mí
un africano león.
Redondilla
Y del monte de Toledo,
la Hermandad, que me prendió,
1795
a su cárcel me llevó,
donde encarecer no puedo
Redondilla
lo que he pasado en diez meses.

Don Lope
La cárcel, cosa es sabida,
que es purgatorio en la vida.

Carrillo
1800
¡Si bien, señor, lo supieses!
Redondilla
Como supieron que yo
de los caballos sabía,
quisieron que cierto día
–nunca tan me aconteció–
Redondilla
1805
almohazé un potro rucio,
que cinchándome con él,
con agua, pelo y cordel,
no he visto espejo tan lucio.
Redondilla
Y hasta que se puso el sol,
1810
al son de aquella almohaza,
de contar que daban traza,
¡ved qué hermoso fancistol!
Redondilla
Pero ya que de este punto,
supuesto que es canto llano,
1815
sé que el verdugo es la mano,
y la horca el contrapunto;
Redondilla
y que a bien librar la penca,
suelen llevar el compás,
por no vestirme detrás
1820
lo que es palmilla de Cuenca.
Redondilla
La noche antes del tormento,
pinté, y puse enfrente de él,
con un carbón por pincel,
que fue mi negro instrumento,
Redondilla
1825
una horca, un ahorcado,
un verdugo encima puesto,
con aquel bellaco gesto,
y un cordel al cuello echado.
Redondilla
Después cuando estaba asido
1830
al potro, y vueltas me daban
con que decir me obligaban
verdad del dolor vencido,
Redondilla
el rostro con mil pasiones
volvía al verdugo feo,
1835
y decía: “Ya te veo,
ya te creo, nones, nones.”
Redondilla
El juez y el escribano
pensaban que lo que vía
era el demonio, y que hacía
1840
mil cruces, todo cristiano,
Redondilla
hasta que con mayor miedo
que yo tuve me quitaron
del potro y me desterraron
por dos años de Toledo.

Don Lope
Redondilla
1845
Él tiene gentil humor.
Por Dios que hubiera holgado
de que fuera mi criado.

Carrillo
Y yo, de tan buen señor.

Lisandro
Redondilla
Cuando fuera un hijo mío,
1850
me holgara en dárosle.

Don Lope
Acepto
la merced, porque en efecto
es hombre de gusto y brío.
Redondilla
Ya está conmigo.

Carrillo
Esos pies
me dad, señor, a besar.

Don Lope
1855
Tu nombre.

Carrillo
Puede fiar
del hombre, que hidalgo es.

Don Lope
Redondilla
¿Cómo?

Carrillo
Carrillo.

Don Lope
¿Pues eres
de los Carrillos?

Carrillo
Mejor.
Oye mi origen, señor,
1860
si saber mi nombre quieres.
Redondilla
Mi padre y mi madre vivían
en Illescas, y en su casa
como en otras muchas pasa,
un poco entre dos tenían.
Redondilla
1865
Contaban que un sacristán,
que en la otra casa vivía,
por aquel pozo salía
desde una Pascua a San Juan,
Redondilla
a curar –porque mi padre
1870
se iba al campo muchos días–
algunas melancolías
de que era enferma mi madre.
Redondilla
Nací yo, y como pasaba
por el carrillo el buen hombre,
1875
no me pusieron el nombre
del que entraba, ni el que estaba.
Redondilla
Porque el lugar, sin remedio,
me llamó desde chiquillo,
por el carrillo, Carrillo,
1880
que soy hijo de por medio.

Don Lope
Redondilla
Él es propio para mí.
¿Sabes caminar?

Carrillo
Soy ave.

Don Lope
Vaya a Murcia; mas no sabe
mi casa.

Carrillo
¿Está en Murcia?

Don Lope
Sí.

Carrillo
Redondilla
1885
¿Pues cómo se ha de esconder
la casa de un regidor
de vuestro nombre y valor?

Don Lope
Pues di que al anochecer
Redondilla
la cena esté prevenida.

Carrillo
1890
Voy.

Lisandro
Y yo también me voy
a la alquería.

Don Lope
Yo soy
vuestro amigo.

Lisandro
Hacienda y vida
Redondilla
a vuestro servicio están.

Vase CARRILLO, y LISANDRO, ciudadano, por otra parte.

Don Lope
Cuando mi amistad probéis
1895
veréis lo que en mí tenéis.

Lisandro
Honrando los nobles dan.

Vase.

Don Lope
Soneto
Ahora sí, mi dulce amada esposa
nuestra amistad eterna confiada,
queda inviolablemente ya apretada
1900
en lazo de heredad y paz dichosa.
En vano quise atar alguna cosa:
si no pusiese un nudo en su lazada,
no la dejaba firmemente atada,
pero de desatarse peligrosa.
1905
Es confuso edificio Babilonia
el casamiento y su divino escudo,
como de la experiencia testimonio,
la sucesión que hacerle gloria pudo,
que supuesto que es lazo el matrimonio,
1910
mientras faltan los hijos, falta el nudo.

Sale BEATRIZ, con una cesta grande cubierta, y DOS GUARDAS.

Guarda 1º
Redondilla
Digo que tengo de ver
lo que en la canasta lleva.

Beatriz
Quedo; ninguno se atreva,
que aunque esclava, soy mujer.

Guarda 2º
Redondilla
1915
Perra, si lo sabe ya,
¿para qué se maravilla?

Don Lope
¿No es aquella Beatricilla...?
Sí, por Dios, ¿adónde va?
Redondilla
Ellos vuelven a porfiar,
1920
ya querrán fiesta los guardas.

Guarda 1º
Suelta, perra, ¿qué aguardas?

Beatriz
Quedo, que no han de llegar.

Don Lope
Redondilla
Algo lleva, pues porfía.

Beatriz
¿Quieren no ser majaderos?

Guarda 2º
1925
Suelta, galga.

Don Lope
¡Ah! Caballeros,
¿saben que esta esclava es mía?

Guarda 1º
Redondilla
¡Oh, mi señor regidor!
Si ella primero dijera
1930
de quién era, nadie hubiera
mostrado tanto rigor.
Redondilla
Pensamos, porque acontece
por puntos, que aquí acaba
algo sin registro y daba
1935
tanta ocasión que parece
Redondilla
que le importaba la vida
el no dejarlo mirar.

Beatriz
Si no hablé fue por pensar,
señor, que era conocida.

Don Lope
Redondilla
1940
Todo lo que has dicho creo.

Guarda 2º
La porfía perdonad;
que nos pone la ciudad
para mirar.

Don Lope
Ya lo veo.

Guarda 1º
Redondilla
Y como con tal cuidado
1945
se alejaba de la puerta
de la ciudad, encubierta,
mirando uno y otro lado,
Redondilla
sospechamos con razón
que era seda, y aun hurtada.

Don Lope
1950
Esta, mi esclava, es honrada.

Guarda 2º
Ya le pedimos perdón.

Don Lope
Redondilla
¿Quieren algo?

Guarda 2º
Que nos mandes.

Don Lope
Vaya con Dios.

Guarda 1º
Él te guarde.

Vanse las GUARDAS.

Don Lope
¡A lavar, Beatriz, tan tarde,
1955
y por rodeos te andes!
Redondilla
¿Cómo te alejabas tanto
de la ciudad, o qué llevas
que a descubrir no te atrevas?
¿Qué te espantas?

Beatriz
¡Dasme espanto!

Don Lope
Redondilla
1960
¿Yo? Pues ¿de qué? ¡Vive Dios!
que algo has hurtado, y ha sido
lo que llevas escondido,
pues lo escondes de los dos!
Redondilla
Y debías de buscar
1965
algún lacayo o criado
a quien dar lo que has hurtado.
Pues téngolo de mirar.

Beatriz
Redondilla
¿Yo, señor? ¡Guarda, no llegues,
que paños de sangre son!

Don Lope
1970
¡Saltos me da el corazón!
¿Cómo que verlo me niegues?
Redondilla
¿Parió Lucrecia?

Beatriz
¡Ay de mí!
Parió, señor.

Don Lope
Pues ¿qué esto?

Beatriz
¡Oye, escucha y sabrás presto
1975
qué parió y qué llevo aquí!
Romance (tirada)
Has de saber, señor mío...

Don Lope
Habla.

Beatriz
Y parió...

Don Lope
¡Lo que tardas!

Beatriz
¡Siete hijos!

Don Lope
¿Siete?

Beatriz
¡Siete!

Don Lope
¡Santo Dios!

Beatriz
La desdichada,
1980
temiendo que la matases,
sospechando alguna infamia,
y que por Murcia no fuese
afrentada de sus damas,
con gran secreto metió
1985
los seis en esta canasta,
escogiendo el más hermoso,
que queda en brazos del ama.
Estos llevaba a arrojar
en el río...

Don Lope
Tente, para...
1990
¿Cómo en el río? ¿Qué dices?
¿Esa mujer es cristiana?

Beatriz
Prometiome libertad,
Yo, porque no la mataras,
iba a obedecerla, y Dios
1995
trajo tras de mí estas guardas
porque diesen ocasión
a que de mí sospecharan
el hurto, con que has sabido
lo que llevo y lo que pasa.

Don Lope
2000
¡Milagros del cielo son!
Pues toda aquesta mañana
ando alrededor del muro
con salir al campo a caza.
Los esclavos he perdido
2005
que las ballestas llevaban;
los perros desde ese arroyo
pienso que se han vuelto a casa,
y he topado mil amigos
que me detienen y hablan;
2010
¡todo porque Dios quería
que le gozasen seis almas!
Ven conmigo y toma en hombros
esas prendas delicadas,
que sin saberlo Lucrecia
2015
tendrán diferentes amas.
Por aquestas alquerías
quiero esta tarde dejallas
sin que sepan quienes son;
y por la cruz de esta espada,
2020
que si a Lucrecia le dices,
ni de esto entiende palabra,
que deje en el pecho el pomo
y la punta en las espaldas.

Beatriz
Yo te la doy, señor mío.

Don Lope
2025
Pues sígueme, que si callas,
mejor tendrás libertad.
Cruel Lucrecia, aunque casta.
Ángeles, en Dios confío
que os dará vida tan larga
2030
que de vuestra historia quede
eterno ejemplo en España.

Vanse. Y entren con dos canastillas DOÑA ÁNGELA y GINÉS.

Ginés
Quintilla
¿Quieres que la lleve yo
porque no vayas cansada?

Doña Ángela
No, mi Ginés.

Ginés
¿Por qué no?

Doña Ángela
2035
Porque aliviarte me agrada
lo que descanso me dio.

Ginés
Quintilla
Pues ¿ámasme tú?

Doña Ángela
¿No ves
lo que te quiero, Ginés,
pues no te dejo llevar
2040
la cesta?

Ginés
Quiérome echar
con calma y cesta a tus pies.

Doña Ángela
Quintilla
¿Adónde Diego quedó?

Ginés
No habrá la suya henchido,
porque más tarde llegó.

Sale DON LUIS, en hábito de villano, con cesta de hojas.

Don Luis
2045
Basta, que sin mí se han ido,
mas alcanzarelos yo.
Quintilla
Mas ¡ay, cielos! ¿No es aquella
mi luz, mi norte, mi estrella?

Doña Ángela
(A don Luis he visto allí.
2050
¡Que esta bestia ande tras mí
sin poderme librar de ella!)

Don Luis
Quintilla
(Que no la pudiera hablar
sin testigos!)

Habla con DON LUIS, que está detrás.

Doña Ángela
Mi sol veo,
mas no me deja llegar
2055
la noche al bien que deseo.

Don Luis
(¡Que nunca tengo lugar!)

Ginés
Quintilla
¿Llámasme tú sol, Teresa?

Doña Ángela
Quien es mi sol bien me entiende;
aunque como se atraviesa
2060
la noche que lo defiende,
de darme su lumbre cesa.
Quintilla
En mi vida, mi señor,
me has parecido tan bien.

Ginés
Yo te agradezco el favor.

Doña Ángela
2065
¡Que los ojos que te ven
se están muriendo de amor!
Quintilla
A no ser por el nublado,
mi sol, los brazos te diera.

Ginés
¿Nublado? Habraste engañado;
2070
dámelos, Teresa.

Doña Ángela
Espera.

Ginés
Cielo azul y verde prado,
Quintilla
¿adónde el nublado está?
Da una vuelta y vele.
Si tú estás, Martín, acá...

Doña Ángela
Este nublado decía.

Ginés
2075
Mas antes yo lo sería,
si fue el sol que luz te da.
Quintilla
Ah, Teresa, ¡vive Dios!,
que yo soy mal adivino;
vos tenéis amor los dos.

Don Luis
2080
¿Qué hay, Ginés?

Ginés
Estoy mohíno.

Don Luis
Mohíno, ¿con quién?

Ginés
Con vos.

Don Luis
Quintilla
Déjate de eso, pues eres
tan grosero, que has dejado
que una mujer que tú quieres
2085
el hombro lleve cargado;
no sabes servir mujeres.
Quintilla
Muestra a Teresa, que yo
le quiero llevar por ti.

Ginés
¿Cómo llevar eso no?,
2090
que la cesta le pedí,
y la cesta me negó.

Don Luis
Quintilla
¡Suelta!

Ginés
¡No quiero!

Doña Ángela
Esperad;
con dos lienzos os tapad
los ojos...

Ginés
¿Para qué apuesta?

Doña Ángela
2095
Y el que acertase a mi cesta
la llevará.

Ginés
Pues atad,
Quintilla
que yo sé que acertaré.

Don Luis
Átale bien.

Doña Ángela
¿Ves?

Ginés
No veo.

Doña Ángela
Ven, y callando estaré.

Don Luis
2100
(Hablarte, mi bien, deseo.

Doña Ángela
Echa por aquí.

Don Luis
Sí haré.

Doña Ángela
Quintilla
Este bosque es intrincado,
no nos hallará en un día.)

Vanse los dos.

Ginés
Voy, pues estoy avisado.

Sale FABIO, y Lope, y BEATRIZ con el niño.

Fabio
2105
Dos niños Teresa cría.

Don Lope
¿Que no los ha destetado?

Fabio
Quintilla
Ya los quiere, por servir,
dar a criada, y es mujer
de quien os puede decir
2110
lo que es permitido al ver.
No tenéis más que pedir.

GINÉS ase a FABIO por detrás.

Ginés
Quintilla
¿Sois Teresa?

Fabio
¿Qué es aquesto?

Ginés
¡Yo soy, Teresa!

Fabio
¿Quién?

Ginés
¡Yo!

Fabio
¡Bestia! ¿Quién así te ha puesto?

Ginés
2115
¡Voto al sol que me engañó,
y de cesta vuelto en cesto!

Don Lope
Quintilla
¿Quién es este labrador?

Fabio
Mi hijo, que nunca fuera.

Don Lope
¿Vuestro hijo?

Ginés
Sí, señor.

Fabio
2120
¿Cómo estás de esa manera?

Ginés
Traigo la venda de amor.
Quintilla
¿No estaba Teresa aquí?

Fabio
Esa busco.

Ginés
Pues con Diego
se burlan de mí y de ti.

Fabio
2125
Que entréis en mi casa os ruego
para que os sirváis de mí,
Quintilla
que el uno de estos varones
Teresa le ha de criar.

Don Lope
Yo nunca pago en razones,
2130
con obras suelo pagar,
Fabio, mis obligaciones.

Fabio
Quintilla
¿Cúyos son?

Don Lope
De una mujer
principal; pero advertid
que nadie lo ha de saber.

Fabio
2135
Ya entiendo.

Don Lope
Aquí aparte oíd;
Quintilla
cristiano le habéis de hacer.

Fabio
¿No lo viene?

Don Lope
No, ¡por Dios!
Tanto importa el secreto.

Fabio
Si aquí me dejáis los dos,
2140
de criárosle prometo.

Don Lope
Fabio, mi honor dejo en vos.
Quintilla
Da el niño, Beatriz.

Fabio
Mostrad.

Beatriz
Besarle quiero primero.
¡Dios te bendiga! Tomad.

Fabio
2145
¡Oh, qué hermoso caballero!

Don Lope
Volvamos a la ciudad.

Fabio
Quintilla
Enviadme el otro presto.

Don Lope
Yo tendré, Fabio, cuidado.

Vase, y la esclava.

Fabio
¿No vienes?

Ginés
Bueno me han puesto;
2150
mas justamente han dejado
todas tres cestas a un cesto.


Acto III

Salen CARRILLO y DOÑA ÁNGELA.

Carrillo
Redondilla
¡Vuélvame a abrazar, por Dios!

Doña Ángela
¡Mil veces quiero abrazarte!

Carrillo
Yo para cumplidas darte
2155
abrazos de dos en dos,
Redondilla
¿Cuánto habrá que no nos vemos?

Doña Ángela
Hará diez años y más.
Pues, Carrillo, ¿cómo estás?

Carrillo
Salud, gloria a Dios, tenemos.

Doña Ángela
Redondilla
2160
¿Y siempre en Murcia has vivido?

Carrillo
Después de nuestro suceso
en un año estuve preso.
Siempre a don Lope he servido,
Redondilla
que como el santo prelado
2165
de Toledo ganó a Orán,
de toda Castilla van
hombres de alto y bajo estado
Redondilla
a servir al Rey allí,
y yo llevaba este intento;
2170
mas mudé de pensamiento
después que esta tierra vi;
Redondilla
la belleza de la cual
me convida a estar en ella.

Doña Ángela
¡Es fértil, es noble, es bella!

Carrillo
2175
No tiene España su igual;
Redondilla
pero mejor lo dijeras
si antes de ahora te hallara,
o mi señor te enviara
adonde verte pudiera.
Redondilla
2180
¿Sabes algo, por ventura,
de don Luis?

Doña Ángela
Aquí está.

Carrillo
¿Contigo?

Doña Ángela
Y mi esposo es ya.

Carrillo
¡Para qué mi vida dura!
Redondilla
Ya que estáis juntos, la muerte
2185
corte el hilo de mis años.

Doña Ángela
Oye mis bienes y daños.

Carrillo
Dímelos, ¡por Dios!

Doña Ángela
Advierte.
Romance (tirada)
Con los dos ángeles bellos
que con aquel sobresalto,
2190
en los Montes de Toledo
parí entre aquellos peñascos,
vine caminando a Murcia,
por ir siguiendo los pasos
de don Luis; mujer, a pie,
2195
y dos niños en los brazos.
Al cabo de algunos días
llegué a sus hermosos campos;
en la sazón de la cría
de su seda, donde Fabio,
2200
el dueño de aquesta hacienda,
señalándome salario,
me recibió en su servicio.
Serví, y al cabo de un año,
vino don Luis por aquí,
2205
que, de Orán desembarcado,
roto, enfermo, pobre y solo
le halló Fabio al pie de un árbol.
También le trajo a su hacienda,
donde con dulces abrazos
2210
se juntaron nuestros cuerpos
y las almas descansaron.
Luego don Lope, que ahora
tienes, Carrillo, por amo,
aquí con grande secreto
2215
nos trajo estos dos muchachos
que al pasar de aquel arroyo
los vistes alegres, jugando
con otros dos, porque son
los de mi primero parto.
2220
Crielos, y aquellos míos
crio la mujer de Fabio;
casámonos, en efecto,
donde después nos ha dado
el cielo tres hijas bellas;
2225
pero advierte que me llamo
Teresa, y Diego mi esposo,
que con sayo tosco y basto
sirve y cubre su valor,
hasta que los dos sepamos
2230
que se ha olvidado en Toledo
la desgracia de don Vasco.

Carrillo
Redondilla
¡Notable historia es la tuya!
Pero si solo aguardáis
a lo que decís, ya estáis
2235
libre de la muerte suya.

Doña Ángela
Redondilla
¿Cómo?

Carrillo
Escapó de la herida.

Doña Ángela
¿Cierto?

Carrillo
Y a Orán se partió
adonde presumo yo
que pasa una triste vida;
Redondilla
2240
que la desaparición
le hizo dejar su tierra.

Doña Ángela
Si él vive y está en la guerra,
no es imposible el perdón.

Carrillo
Redondilla
¿Cómo imposible? No hay cosa
2245
más fácil.

Doña Ángela
Luego ya puedo
ir o escribir a Toledo.

Carrillo
Bien puedes, Ángela hermosa;
Redondilla
pero advierte en el recado
de don Lope mi señor.

Doña Ángela
2250
¿Carrillo, es algo de amor?

Carrillo
Si de amor tiene cuidado,
Redondilla
no me ha dicho nada a mí.
Solo aquel papel me dio
para Fabio, y me mandó
2255
que esto te dijese a ti.
Redondilla
Que el lunes años cumplía
el mayorazgo que tiene,
y que una fiesta solemne
a sus parientes hacía.
Redondilla
2260
Que allá con tu esposo fueses
y los dos niños llevases,
y para que te alegrases
y allí sin pena estuvieses,
Redondilla
llevases también los tuyos.

Doña Ángela
2265
De muy buena gana iré;
mas confieso que pensé
que eran estos niños suyos.

Carrillo
Redondilla
¿Eso cómo puede ser,
si es satisfacción bastante,
2270
que vayan a estar delante
de Lucrecia, su mujer?

Doña Ángela
Redondilla
Pues ¿de quién piensas que son?

Carrillo
De algún amigo o pariente.

Doña Ángela
Pues dile que estaba ausente
2275
mi esposo en esta ocasión,
Redondilla
y que en viniendo, irá a hacer
lo que nos manda.

Carrillo
En efeto,
me voy sin verle.

Doña Ángela
El secreto
te encargo.

Carrillo
No es menester.
Redondilla
2280
Guárdete, señora, el cielo;
dile a son Luis este amor.
Yo sé que en tanto dolor
le servirá del consuelo.

Vase CARRILLO. Y sale LUIS, niño en hábito de villano, que es hijo de DOÑA ÁNGELA, y DON PEDRO, otro muchacho, caballero con un palo tras él.

Luis
Redondilla
¡Malos años! ¿Vos matarme...?
2285
¡Madre, madre!

Doña Ángela
Luis, ¿qué es esto?

Don Pedro
¿En sagrado os habéis puesto,
perro, después de afrentarme?

Luis
Redondilla
¿Perro yo? Mentís.

Doña Ángela
¡Don Pedro!
¡Perro a mi hijo! ¿Por qué?

Don Pedro
2290
Si lo es o no, no lo sé.

Doña Ángela
¿Esto de criarte medro?
Redondilla
¿Que así los pechos deshagas
en que te tuve dos años,
con las penas y los daños
2295
que te he criado?

Luis
No hagas
Redondilla
caso de ese necio.

Don Pedro
¿Así
me tratáis? Yo os cogeré.

Luis
Coger allá, ¿para qué?
Buenos estamos aquí.
Redondilla
2300
Suelta el palo, y tú verás,
cuando aquese prado midas,
bueno a bueno, a tres caídas,
cuál de los dos puede más.

Don Pedro
Redondilla
Yo no tengo de luchar,
2305
que yo no soy labrador.

Luis
Debes de ser gran señor.

Don Pedro
¡Yo tengo de pelear
Redondilla
con espada y con pavés,
como caballero armado,
2310
y echar de moros al prado
cabezas de tres en tres!

Luis
Redondilla
¡Pobres moros, cuál irán
sin cabezas a sus casas!

Don pedro
¿Búrlaste?

Doña Ángela
¿En burlas lo pasas?

Luis
2315
Pues, ¡por Dios!, señor Roldán,
Redondilla
que nunca mora enviude
por vuestra merced allá,
aunque las moras de acá
con buen aire las sacude;
Redondilla
2320
que es el mayor comedor
de moras que vi en mi vida.

Don Pedro
Cuando el moral me convida
y anda la seda en labor,
Redondilla
como las moras con rabia
2325
de los moros que han de ser
los que me pienso comer,
que hasta en el nombre me agravia.

Luis
Redondilla
¿De rabia...?, ¡de hambre, dirá!,
que, como se llama hidalgo,
2330
tiene más hambre que un galgo.

Doña Ángela
Calla, Luis, bueno está ya.

Luis
Redondilla
Cuando por disculpa dé
de las moras que ha comido,
que por los moros ha sido
2335
enemigo de la fe;
Redondilla
porque más que paja un buey
come el muñidor del vino,
sabiendo que es el tocino
tan hidalgo como el rey.

Don Pedro
Redondilla
2340
¿Hay más necios barbarismos?

Luis
Pero ya sé la razón.

Don Pedro
¿Y es?

Luis
Que los que hidalgos son
siempre comen de sí mismos;
Redondilla
pues yo quiero ser villano,
2345
señor don Pedro, y luchar;
hacer del pan la cuchar,
que es del pan, y aun de la mano.
Redondilla
Coma su sopa dorada
con la de plata en su mesa;
2350
que me agrada una cortesa
y un ajo tosco me agrada.

Doña Ángela
Redondilla
¡Déjalo ya, no seas necio!
¿Sobre qué fue la cuestión?

Don Pedro
Cosas de importancia son.

Doña Ángela
2355
¿De qué importancia?

Don Pedro
De precio.

Doña Ángela
Redondilla
Dímelo, por vida mía.

Don Pedro
Jugaban nuestros hermanos
a la chucha en estos llanos,
Blas ganaba y Juan perdía.
Redondilla
2360
Por dar una bola, Blas
rempujó de tal manera
a Juan, que, por dicha, fuera
veras el juego y aun más.
Redondilla
Sobre si fue bien o no,
2365
Luisillo y yo nos cogimos,
porque en burlas nos sufrimos
muchas cosas él y yo.
Redondilla
Mas porque, sin pensar mal,
le llamé villano, afuera
2370
se hizo y me dijo que era
hijo de una tal por cual.
Redondilla
Ya entenderás lo que digo;
pero aunque quién es no sé,
basta que mi madre fue
2375
para que le dé el castigo.
Redondilla
Y por tu vida, Teresa,
y así Dios me dé lugar
en que te pueda pagar
lo que no poder me pesa,
Redondilla
2380
que me hagas tanto bien
de decirme quién ha sido
mi madre, y que si he tenido
humilde padre también.
Redondilla
No quiero ser arrogante,
2385
humildad quiero tener,
pues no fue culpa nacer
de una mujer semejante.
Redondilla
Así va la humana ley,
porque si a escoger se diera,
2390
al nacer ninguno hubiera
que no quisiera ser rey.
Redondilla
Es el mundo ciego abismo,
mas si es la virtud valor,
yo sé que nace mejor
2395
el que nace de sí mismo.

Doña Ángela
Redondilla
Pedro, así te guarde Dios,
que no sé más de que aquí
te trajo don Lope; a mí
tenéis por madre los dos.
Redondilla
2400
Él dice que una señora
te parió con gran secreto,
él lo calla por respeto
de Lucrecia, a quien adora;
Redondilla
pero el lunes lo verás,
2405
y antes podrá ser también.

Don Pedro
En fin, ¡que no sabes quién!

Doña Ángela
De él entonces lo sabrás.
Redondilla
Dale la mano, travieso,
y sed amigos los dos.

Don Pedro
2410
Si se desdice.

Doña Ángela
¡Por Dios
que no repares en eso!

Luis
Redondilla
¿Desdecir? De buena gana:
desdígome de ofender
a Dios, a quien debo el ser,
2415
a mis padres, a mi hermana.
Redondilla
Desdígome, si dijere
mal de la virtud, o bien
del vicio, o infamare a quien
sin culpa alguna estuviere.
Redondilla
2420
Desdígome si pensare
traiciones contra mi amigo
y de ser falso testigo,
aunque el mundo los ampare.
Redondilla
Desdígome boca y labios
2425
si a mi amigo revolviere
cuando manos no tuviere
para vengar mis agravios;
Redondilla
pero hasta que estés desdicho
de haberme, arrogante y vano,
2430
llamado perro y villano,
don Pedro, lo dicho dicho.

Doña Ángela
Redondilla
Luisillo tiene razón;
uno por otro se vaya.

Don Pedro
El agravio tiene a raya
2435
tu amor y mi obligación.
Redondilla
Doyle la mano.

Luis
Esto sí.

Don Pedro
Que tengas en mucho quiero
la mano de un caballero.

Luis
Si hoy lo sois, ayer lo fui.

Don Pedro
Redondilla
2440
¿Tú? ¿Cómo?

Luis
Porque llevé
una carga a mi padrino
caballero en un pollino.

Doña Ángela
Sí, que caballero fue.
Redondilla
Venid, porque os quiero dar
2445
de merendar a los dos.

Don Pedro
Yo sabré quién soy, ¡por Dios!,
por ver si puedo hablar.

Luis
Redondilla
Ven, jugaremos después.

Don Pedro
¡Yo saldré de este desprecio!,
2450
porque no puede hablar recio
el que no sabe quién es.

Vanse. Y salen DON VASCO y DON LOPE.

Don Lope
Endecasílabos sueltos (tirada)
¡Buena vuelta habéis hecho, por mi vida!
Diez años ha, don Vasco, que pasando
por Murcia, me dijisteis que mañana
2455
a honrar aquesta casa volveríades,
y hoy es el día que en mi casa os veo.

Don Vasco
Entré en la mar, don Lope, con intento
solo de ver las naves, y aquel día
supe cómo en Orán don Luis estaba,
2460
puesto que disfrazado en pobres hábitos.
La venganza, la honra, el desatino,
el poder que llevaba y los consejos
de amigos mozos, cuerdos pocas veces,
me llevaron a Orán, donde no solo
2465
nuevas hallé, pero ni señas de ellos;
allí he vivido honrado y he servido
tan bien al rey, que dando vuelta a España,
aquel año que fuisteis a Castilla,
me ha hecho mil mercedes.

Don Lope
Eran todas
2470
dignas de vuestros méritos.

Don Vasco
Con ellas
volvía a Toledo, y alegré mi patria
con galas de soldado, que no digo
con las hazañas que de mí sabía.
Pero porque veáis qué vueltas tiene
2475
el tiempo en sus mudanzas y que influye
la que los cielos dan en los mortales,
yo vi una hermana de don Luis, ¿qué digo?,
un ángel vi.

Don Lope
Vendréis apasionado.

Don Vasco
Añadid, de casarme concertado.

Don Lope
2480
Daros quiero mil veces mil abrazos,
porque con ello cesarán las iras.
Vendrá don Luis, si es vivo, y como hermanos,
viviréis en Toledo en paz.

Don Vasco
Sus deudos
y el padre de doña Ángela han escrito
2485
en varias partes en Italia y Francia,
a quien, si los hallare, les refiera
la paz y el gusto con que soy su hermano.

Don Lope
¿Pues cómo si tenéis hecho concierto
de casaros, don Vasco, o por qué causa
2490
volvéis a Orán?

Don Vasco
A Cartagena vuelvo,
porque he tenido nuevas que ha llegado
mi hacienda allí, que no me importa poco
estar presente cuando tomen tierra
los esclavos que traigo, y por mi vida,
2495
que os tengo de servir con una esclava
que cautivé yo mismo, que pudiera
cautivar algún libre su hermosura.

Don Lope
Bésoos las manos, que por ser despojos
de hazañas vuestras, las tendré en mis ojos.

Salen LUCRECIA y BEATRIZ.

Lucrecia
Redondilla
2500
No os habéis de ir esta vez
sin que os vea, señor primo.

Don Vasco
De lo que amo y estimo,
hago a don Lope juez.
Redondilla
Dadme, señora, esos brazos
2505
merecidos de su amor.

Lucrecia
No quiero usar de rigor,
por no perder los abrazos,
Redondilla
que el enojo que tenía
me quita el gusto de veros.

Don Vasco
2510
Por castigo de ofenderos
baste la vergüenza mía.

Lucrecia
Redondilla
Así quiebran los soldados
las palabras,

Don Vasco
Si la di,
ya vengo a cumplirla aquí.

Lucrecia
2515
¡Tras tantos años pasados!

Don Vasco
Redondilla
Desdichas, guerras, amor, mar
–que cualquiera por sí solo
puede, desde polo a polo,
esta máquina alterar–
Redondilla
2520
fueron la causa, señora;
y aunque con mucha os quejáis,
mirad cómo me tratáis,
que vengo casado ahora.

Lucrecia
Redondilla
Eso solo me moviera
2525
para que os diera perdón.

Don Vasco
Y más siendo la ocasión
paz de una guerra tan fiera,
Redondilla
porque sabed que es hermana
de mi enemigo don Luis
2530
mi esposa.

Lucrecia
¿Qué me decís?

Don Vasco
Cifrose el cielo en doña Ana.
Redondilla
Es un ángel, no ha nacido
en Toledo más belleza,
más virtud, ni más nobleza.

Lucrecia
2535
Habéis, primo, procedido
Redondilla
como quien sois.

Don Vasco
La ciudad
ha hecho mil regocijos.

Lucrecia
Dios os dé, don Vasco, hijos
para más firme amistad.
Redondilla
2540
Al nacimiento del mío
hace don Lope una fiesta.
Ocasión de honrarme es esta,
que lo habéis de hacer confío.

Don Vasco
Redondilla
¿Estáis ya tan temerosa
2545
de la palabra?

Lucrecia
No estoy.

Don Vasco
A vos, Lucrecia, os la doy.

Don Lope
Mi ausencia ahora es forzosa,
Redondilla
que voy a las alquerías
donde cierta hacienda tengo.
2550
Perdonadme si hoy no vengo
a comer.

Don Vasco
Pues estos días
Redondilla
que tengo de estar aquí,
¿queréis, don Lope, dejarme?

Don Lope
Vos podéis acompañarme
2555
si tenéis gusto.

Don Vasco
Eso sí.
Redondilla
Vámonos ya, que mi prima
dará licencia.

Lucrecia
El fiador,
que es don Lope, mi señor,
para que os la dé me anima.
Redondilla
2560
Id en buen hora los dos.

Don Vasco
Don Lope, ¿es tierra de caza?

Don Lope
Famosa.

Don Vasco
Pues demos traza
de entretenernos, por Dios.

Don Lope
Redondilla
Perros y escopeta creo
2565
que no los tenéis mejores.

Don Vasco
Adiós, prima.

Lucrecia
Adiós, señores.

Vanse los dos.

Beatriz
Triste y confusa te veo.

Lucrecia
Redondilla
Que estoy confusa confieso;
mas si preguntas de qué,
2570
Beatriz, solo te diré
que temo algún mal suceso
Redondilla
porque aquestas precauciones
no sé el efecto que tienen.

Beatriz
Si de justa causa vienen,
2575
¿por qué confusa te pones?

Lucrecia
Redondilla
En tantos años no ha sido
celebrado el nacimiento
de su hijo, aunque contento
está de haberle tenido,
Redondilla
2580
¿y ahora sus deudos junta?

Beatriz
Como es ya grande, señora,
él mismo parece ahora
respuesta de tu pregunta.

Lucrecia
Redondilla
En partiéndose me avisa,
2585
Beatriz, de que fuera están.

Beatriz
Ya sospecho que se van.

Vase, y entra CARRILLO.

Carrillo
¿Adónde con tanta priesa?

Beatriz
Redondilla
Iba, Carrillo, a saber,
si mi señor se partía.

Carrillo
2590
Yo le vi cuando salía,
y me procuré esconder.

Beatriz
Redondilla
¿Pues cómo con él no vas?

Carrillo
Por quedarme donde vea
el bien que el alma desea,
2595
que está...

Beatriz
¿Dónde?

Carrillo
Donde estás.

Beatriz
Redondilla
¿Vienes ya como otras veces?

Carrillo
¡Detente, Beatriz hermosa,
y de mi pena amorosa
escucha lo que mereces!

Beatriz
Redondilla
2600
Ya te he dicho que yo estoy
en otra parte empleada.

Carrillo
No serás tan estimada.

Beatriz
Yo, a lo menos, suya soy.

Carrillo
Redondilla
¡Extraña resolución!
2605
Pues, Beatriz, del alma mía,
este hierro me tenía
traspasado el corazón.
Redondilla
Con buscar unas tenazas
le sacaré como muela.

Beatriz
2610
¿Y si le duele?

Carrillo
Que duela.

Beatriz
Pues pese a treinta almohazas,
Redondilla
con el pícaro lacayo;
¿piensa que ayer no lo vi
con Inesilla?

Carrillo
¿Yo?

Beatriz
¡Sí!

Carrillo
2615
Hablaríala de soslayo,
Redondilla
mas de medio a medio.

Beatriz
Digo
que lo vi, y la pellizcó.

Carrillo
¿Pellizco a Inesilla yo?

Beatriz
Y ella dijo: “Quedo, amigo.
Redondilla
2620
Advierta, ¡por vida de él!,
que para colgados son.”
Y él, haciendo el socarrón

Beatriz
con la izquierda, a lo cruel,
Redondilla
le dijo muy presto en calma:
2625
“¡Ese botín colorado,
Inés, tú le traes calzado,
y a mí me aprieta hasta el alma!”
Redondilla
No entendí bien lo demás,
pero sé que la abrazó
2630
y aun que la besó.

Carrillo
¡Eso no!
Beatriz, engañada estás,
Redondilla
que a Inés le había caído
una pajilla en el ojo,
y como le daba enojo
2635
y yo soy su conocido,
Redondilla
me dijo que la soplase
y por eso me acerqué.

Beatriz
Eso, por tu vida, fue.
Pudo ser que me engañase.

Carrillo
Redondilla
2640
Así Dios guarde a los padres
que tuve, como es verdad,
y que toda la ciudad
sabe que somos compadres.

Beatriz
Redondilla
Pues diga, ¿hablarala más?

Carrillo
2645
No te daré más enojos.

Beatriz
¿Ni la soplará los ojos?

Carrillo
Ni la soplaré jamás.

Beatriz
Redondilla
Venga a hablarme el lacayo
a las dos por donde sabe.

Carrillo
2650
¡Oh, mi Beatriz, más suave
que cañafístula en mayo!

Beatriz
Redondilla
Adiós.

Carrillo
Guárdente los cielos.

Beatriz
A fe, que otra vez le aceche.

Carrillo
No hay en el mundo escabeche
2655
como fregona con celos.

Vanse. Y salen FABIO y DON LUIS, en traje de labrador.

Fabio
Redondilla
¿No me he de espantar de ti,
que de una bestia hagas caso?

Don Luis
Si supieras lo que paso,
no te espantaras de mí.

Fabio
Redondilla
2660
Digo bien. Tengo entendido
que Ginés te dará enojos.

Don Luis
Habla a Teresa en mis ojos.

Fabio
Ya estoy de todo advertido.

Don Luis
Redondilla
Cuando estaba por casar,
2665
bien fuera que la sirviera,
pero casada, ¿qué espera?

Fabio
¡La vida me ha de quitar!
Redondilla
Si tuviera entendimiento,
supiera el daño que hacía,
2670
que es un ciego a quien no guía,
que va por la luz a tiento.
Redondilla
Bien creerás que he castigado
como bestia su porfía,
pero apenas se desvía
2675
del camino comenzado.
Redondilla
Y así que conozca quiero
cuán hombre de bien nací,
pues por no perderte a ti,
no verle en mi vida quiero.
Redondilla
2680
Aquí hace un capitán
gente para África, Diego.
Ginés se ha de partir luego
a ser soldado en Orán.
Redondilla
Ya le di una espada mía,
2685
y él en la ciudad compró
vestidos.

Don Luis
No pensé yo
que tu enojo llegaría
Redondilla
a desterrar a Ginés,
ni a que pase la mar;
2690
en casa de ha de quedar,
que es tu hijo, y justo es.
Redondilla
Yo y mis hijos y mujer
será mejor nos vamos,
pues tanto enojo os damos.

Fabio
2695
Antes su muerte he de ver.
Redondilla
Vaya el bellaco a la guerra,
quizá será hombre allá.

Sale DON PEDRO.

Don Pedro
Ginés a la guerra va,
y yo quedo en esta tierra.
Redondilla
2700
Eso no, ¡viven los cielos!,
que a Orán tengo de ir con él.

Fabio
¡Qué perdición tan cruel
ha nacido de tus celos!
Redondilla
Don Pedro, ¿qué espada es esa?
2705
¿Dónde de esa suerte vas?

Don Pedro
A la guerra.

Fabio
¿Pues no hay más?

Don Pedro
De que antes no fue me pesa.

Don Luis
Redondilla
Pedro, sin licencia mía,
que estoy en lugar de padre,
2710
y sin gusto de tu madre,
pues es madre quien te cría,
Redondilla
¿te quieres ir de esa suerte,
y en tan tierna edad soldado?

Don Pedro
Ya vengo determinado,
2715
ni temo el mar ni la muerte.
Redondilla
¿Tú no lo fuiste?

Don Luis
Sí fui.

Don Pedro
Pues déjame que lo sea.

Don Luis
Si tu valor lo desea,
imítame, Pedro, a mí.

Don Pedro
Redondilla
2720
¿Cómo?

Don Luis
En ir cuando seas hombre.

Sale LUIS, villano, hijo de DON LUIS, con un sombrerillo de plumas de gallo y su espadilla.

Luis
No hay que detenerme, madre,
que aunque le pese a mi padre,
perdone el amor y el nombre.
Redondilla
A la guerra tengo de ir,
2725
pues Pedro y Ginés se van.

Don Luis
¿Dónde vas, Luisillo?

Luis
A Orán.

Don Luis
Por Dios, que me hacéis reír.
Redondilla
¡A Orán! ¿Qué yerba pisastes,
que todos a Orán os vais?

Luis
2730
Padre, no me detengáis,
que vos también os soldastes.

Don Luis
Redondilla
¿Dónde vas?

Luis
A matar moros.

Don Luis
¿A matar moros?

Luis
¿Pues no?
Y aun de allá pienso traer yo
2735
sus riquezas y tesoros.

Don Luis
Redondilla
Plega a Dios que sea así.

Luis
¿Veis la que traigo ceñida?
No ha de quedar moro a vida.

Don Luis
¿Conoces los moros?

Luis
Sí.

Don Luis
Redondilla
2740
¿Quién son?

Luis
Unos hombres son
azules y colorados
que viven por despoblados
y adoran el zancarrón.
Redondilla
Basta enseñarles la cruz,
2745
basta darles una voz,
que es gente que come arroz,
pasas, higos y alcuzcuz.
Redondilla
Si bebieran vino casto,
si comieran buen tocino,
2750
no me pudiera en camino,
pues para pasas yo basto.

Fabio
Redondilla
¿Qué es vino casto, ignorante?

Luis
Vino virgen que en su vida
trató con agua.

Don Luis
Escogida
2755
definición.

Fabio
Es bastante.

Sale GINÉS con un morrión de soldado, a lo gracioso, y una lanza.

Ginés
Redondilla
¡Fuera, nadie me detenga!

Fabio
¿Qué es esto, es mi hijo?

Don Luis
Sí.

Ginés
¿Son moros?

Fabio
¿Estás en ti?

Don Pedro
Venga el mundo.

Luis
El mundo venga.

Ginés
Redondilla
2760
¿Son moros? Díganlo presto,
porque hay muchos que matar.

Fabio
¿Adónde vas?

Ginés
A la mar.

Fabio
¿Quién de esta suerte os ha puesto?

Ginés
Redondilla
Venga la mar luego aquí,
2765
y entremos en ella apriesa.

Don Luis
Fabio, ¿no te mueve a risa?

Fabio
¿A risa? ¡Pesar de mí!
Redondilla
¿Dónde vas, mentecatón?

Ginés
No soy Catón, sino Hércules.

Don Luis
2770
Mejor es que disimules.

Luis