Félix Lope de Vega y Carpio Lope de Vega y Carpio, Félix

LA HERMOSURA ABORRECIDA




Texto utilizado para esta edición digital:
Lope de Vega Carpio, La hermosura aborrecida, Emilio Cotarelo (ed.), Obras de Lope de Vega, VI: obras dramáticas. Madrid, RAE, 1928, pp. 249-287.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Durá Celma, Rosa (Artelope)

HABLAN EN ELLA LAS PERSONAS SIGUIENTES

DON SANCHO
DOÑA JUANA
LA REINA DOÑA ISABEL
EL REY DON FERNANDO
GARCILASO DE LA VEGA
EL MAESTRE DE SANTIAGO
EL [MAESTRE] DE CALATRAVA
TELLO, soldado
LEONARDO
DON LOPE
GUZMÁN
DON LUIS DE NARVÁEZ
VARGAS, montero
URBANO, criado
RICARDO
UN PORTERO
ARNALDO, criado
UNA MUJER
UN SOLDADO
UN VIEJO
MATEO, villano
CRISPÍN, [villano]
DOS MÚSICOS
FLORA
CONSTANZA
BARTOLO, villano
ENIO,  [villano]
BELARDO
EL BENEFICIADO
EL BARBERO
EL REGIDOR
EL CHANCILLER
DOS CABALLEROS
MAURICIO
FABRICIO
[FÉLIX]

Acto I

Salen don Sancho de camino, y doña Juana, su mujer, deteniéndole

DOÑA JUANA
Redondilla
No me has de dejar.

SANCHO
Advierte
que eres tú quien no me dejas.

DOÑA JUANA
Daré mil voces.

SANCHO
Tus quejas
serán causa de tu muerte.

DOÑA JUANA
Redondilla
5
Ya me has traído hasta aquí
porque me quieres dejar.

SANCHO
Dejarte no, que a buscar
voy algún bien para ti.

DOÑA JUANA
Redondilla
Si para mí buscar bien
10
en ti solo está cifrado,
mientras estás a mi lado
no hay mayor bien que me den.

SANCHO
Redondilla
Mi grande necesidad
me ha obligado a huir de ti.

DOÑA JUANA
15
Ya para buscarte, a mí
me obliga mi voluntad.

SANCHO
Redondilla
Yo me vine a ser soldado
porque tan pobre me vi.

DOÑA JUANA
Yo lo soy tanto sin ti,
20
que te he seguido y buscado.
Redondilla
Y si yo soy tu mujer,
¿cuál te parece mejor,
ser pobre de oro o de honor?

SANCHO
Quisiérate responder
Redondilla
25
haciendo lengua esta daga.

DOÑA JUANA
Pues si tan pobre me dejas,
¿qué te espantas que en mis quejas
estos disparates haga?

SANCHO
Redondilla
Mujer que desde Navarra
30
hasta Granada ha venido
y con tan pobre marido
viene tan loca y bizarra,
Redondilla
siendo, aunque hidalga mujer,
de humildes padres, sospecho
35
que responde lo que ha hecho
o dice lo que ha de hacer.
Redondilla
¡Vive Dios que estoy por darte
lo que tu infamia merece!

DOÑA JUANA
¡Buen premio tu amor me ofrece
40
de seguirte y de buscarte!
Redondilla
Yo soy quien soy, y por mí
no estás pobre, mas bien sé
que el aborrecerme fue
causa de dejarme así.
Redondilla
45
Gastaste mi rica hacienda
en tus vicios, juego y damas,
y ahora, don Sancho, infamas
que por seguirte me venda.
Redondilla
Si yo quien tú dices fuera
50
en Navarra me quedara,
donde mi vida empleara
en quien amor me tuviera,
Redondilla
pero bien se echa de ver
lo que por dejarme intentas,
55
pues ya llegan tus afrentas
a llamarme vil mujer.
Redondilla
Siempre me has aborrecido,
siempre olvidado y dejado,
y ahora piensas, soldado,
60
remediar lo que has perdido.
Redondilla
Vuelve, que yo tengo aquí
una joya que vender,
con que te podrás volver.

SANCHO
¿Contigo?

DOÑA JUANA
¡Mi bien, sí!
Redondilla
65
Si guerra quieres tener
y gustas de pelear,
¿qué guerra puedes buscar
como la propia mujer?

SANCHO
Redondilla
¡No eres guerra, infierno eres!

DOÑA JUANA
70
Luego dan en ser soldados
todos los hombres casados
que aborrecen sus mujeres.

SANCHO
Redondilla
Pues si lo sabes, yo soy
uno de ellos.

DOÑA JUANA
Tente, espera.

SANCHO
75
¡Antes a las manos muera
de un moro, que a morir voy!

Vase

DOÑA JUANA
Soneto
Espera, ingrato, y mira lo que debes
a quien te ha dado el alma que desprecias.
¡Oh, cómo somos las mujeres necias,
80
y en resolvernos al peligro breves!
¿Qué ejércitos, qué mar, qué heladas nieves,
si precias el honor, si el amor precias
hierro y fuego de Porcias y Lucrecias
defenderá que mi constancia pruebes?
85
Si me aborreces, ¿quién habrá que crea
que al paso que tu ingrato desdén crece
crezca mi amor, sin que locura sea?
Mucho a la mujer la mujer parece,
que huye quien la busca y la desea
90
y se cansa en buscar quien la aborrece.

Salen la reina doña Isabel, y Garcilaso y otros soldados

ISABEL
Redondilla
De mujer fueron las voces.
¿Si es fuerza de algún soldado?
¡Por vida del Rey!

DOÑA JUANA
Yo he dado
en mi muerte.

GARCILASO
¿No conoces
Redondilla
95
que está aquí Su Majestad
de la Reina, mi señora?

DOÑA JUANA
No pudiera el cielo ahora
en tanta necesidad
Redondilla
darme consuelo mayor.

ISABEL
100
Levanta, amiga, del suelo.

DOÑA JUANA
Temo que se enoje el cielo,
que te dio tanto valor.

ISABEL
Redondilla
Levanta y quién eres di,
en este traje.

DOÑA JUANA
No sé,
105
mi señora, si podré
decir quién soy y quién fui.

ISABEL
Redondilla
Bien podrás, que tu belleza
y tu dolor harto obligan
a escucharte.

DOÑA JUANA
Cuando digan
110
mis desdichas su firmeza,
Redondilla
de veras lastimarán
tus generosos oídos.

ISABEL
Di, que todos mis sentidos
atentos contigo están.

DOÑA JUANA
Romance (tirada)
115
Nací de padres hidalgos,
aunque en calidad humildes,
¡oh, cristiana y sacra tea
que laurel y espada ciñes!,
en un lugar de Navarra
120
que los dos reinos divide;
humildes en calidad,
como lo son los que viven
de las haciendas del campo,
teniendo quien las cultive,
125
pero, como digo, hidalgos
de pecho exentos y libres.
Es mi nombre doña Juana
de Navarra, aunque de Enríquez
algo tuve por mi madre.
130
Porque a escucharme te inclines,
tuve en tierna edad belleza
por todo aquel reino insigne,
cuya fama me ofrecía
mil casamientos felices
135
a mis padres, entre algunos
menos ilustres, me pide
un don Sancho de Guevara,
sangre de aquel que dio origen
a los Ladrones, de quien
140
tantas hazañas se escriben.
Era don Sancho segundo
de su casa. Al fin eligen
a don Sancho, a cuyas manos
para mis desdichas vine.
145
No pasaron cuatro meses
cuando comenzó a sentirse
el curso desenfrenado
de sus años juveniles.
Gastó la suya y mi hacienda,
150
porque ni pude ni quise
temiendo que me dejase,
rogarle ni resistirle.
Comenzome a aborrecer.
¿Aborrecer? ¡Qué mal dije,
155
que lo que nunca se amó
no puede ser que se olvide!
Llamábanme entonces todos,
viendo su rigor terrible,
la hermosura aborrecida
160
y la desdichada firme.
Como le desvanecían
tantas Medeas y Circes,
sus palabras y sus obras
trataron de perseguirme.
165
Si al verle alzaba los ojos,
no hay víbora que la pise
pie de labrador en hierba
que tanto la lengua vibre.
Si me llegaba de noche
170
por las espaldas a asirle,
aunque estuviese dormido
bramaba por desasirse.
Si le hacía algún regalo
(si regalos hay que obliguen
175
a un hombre cuando aborrece),
no podía reducirle
a que solo le mirase,
cuanto más a que le estime.
Camisa le di una vez
180
que, acabando de vestirse,
se la volvió a desnudar
porque supo que la hice.
Su mejor edad y hacienda,
el juego y mujeres viles,
185
finalmente consumieron,
como al principio te dije.
Y para que en mis exequias
cantase amor como cisne
cuando de la dulce vida
190
tiernamente se despide,
una mañana que el alba,
en vez de rosa y jazmines
furiosamente arrojaba
truenos y rayos horribles,
195
salió como quien de Argel,
temiendo el dueño que sirve,
huyó con ansias y miedos
de que otra vez le cautive.
Lo que mis ojos hicieron
200
pienso que aún aquí lo dicen.
¡Cuántas veces envidié
las almas de los gentiles!
Él se procuró esconder,
pero como amor es lince,
205
luego supe el blanco honroso
donde sus pasos dirige.
A la Granada, que presto
tu gran Fernando conquiste
y de sus granos de nácar
210
su escudo real matice,
viene Sancho a ser soldado,
que pretende ser Aquiles
con los moros quien ha sido
con los cristianos Ulises.
215
Seguile, alcancele, hablele,
y hoy, cuando el alba se ríe,
lloré a sus pies, que pudieran
las mismas piedras oírme,
pero sacando la daga
220
a matarme se apercibe,
y ojalá, pues no hay distancia
desde matarme a morirme.
Fuese, jurando arrojarse
entre los que el muro embisten,
225
por morir y por librarse
de una mujer que le sigue.
En esta razón me hallaste;
no tengo más que decirte
de que sola tú pudieras
230
ser sol de mi noche triste.
Esta, señora, es la historia
y la conquista imposible
de la aborrecida amante
y la desdichada firme.

ISABEL
Redondilla
235
Bien creerás que me has movido,
doña Juana, a compasión.

DOÑA JUANA
Efectos, señora, son
de tu generoso oído.

ISABEL
Redondilla
El Rey asalta una torre
240
y yo estoy con gran cuidado;
si sabes que me has hallado
sabes que mi amor te socorre.
Redondilla
A mí me es fuerza volver
donde mi Fernando está;
245
si está tu marido allá
será fácil de saber.
Redondilla
Quedarás en mi servicio
mientras eres más dichosa.

DOÑA JUANA
De tu mano generosa
250
será ilustre beneficio
Redondilla
amparar mi soledad.

ISABEL
Sígueme y no tengas pena.

DOÑA JUANA
Tu sol divino serena
el mar de mi tempestad.
Redondilla
255
Plegue a los cielos que veas
esta ciudad a tus pies,
que sé, gran señora, que es
la cosa que más deseas.

Vanse. Suena ruido de guerra, y salgan con las espadas desnudas algunos soldados, y el Maestre de Santiago y el de Calatrava, y el rey don Fernando y don Sancho de Guevara

REY
Endecasílabos sueltos (tirada)
Habeislo hecho todos como buenos;
260
no menos prometía la nobleza
de quien tanta virtud tuvo principio.
Pero acercadme presto aquel soldado
que a un tiempo limpia el rostro y el acero:
de aquel sudor, y este roja sangre.

MAESTRE DE SANTIAGO
265
¡Hola, soldado!

SANCHO
Gran señor, ¿qué mandas?

MAESTRE DE SANTIAGO
Su Majestad te llama.

SANCHO
Invicto Príncipe,
¿en qué te sirvo? ¿Por ventura quieres
que reconozca el muro? ¿Qué me mandas,
en que pueda mostrar mi buen deseo?

REY
270
No quiero agora más de conocerte,
porque te he visto con valor notable
entre los moros del presente asalto,
tanto, que si igualara con tu ánimo
mi fortuna, este día fuera el último
275
que esta Granada fuerte conquistara,
como el primero que su muro entrara.

SANCHO
Fernando insigne, a quien darán los cielos
de este bárbaro imperio la corona
porque te deba España su limpieza,
280
yo soy un caballero de Navarra
que he venido a servirte por mi gusto,
sin otro sueldo ni ocasión. Mi nombre
es el mismo que tuvo el padre mío;
don Sancho de Guevara me apellido,
285
sangre de los Ladrones, a quien debe
España ilustre las abarcas de oro
con que ha pisado la cerviz al moro.

REY
Mucho huelgo el haberte conocido
y que de tu virtud, no mis oídos,
290
pero mis ojos, me hayan informado.
Yo te he visto de suerte en el asalto
que te he cobrado amor, y este confirman
las nuevas de tu ánimo y la sangre
que has heredado de tan noble estirpe.
295
Yo gusto de que quedes en mi casa
y que me sirvas en mi mesa gusto,
que esto se debe y más a los que vienen
con ánimo tan noble como el tuyo
a la sagrada empresa que prosigo.

SANCHO
300
Beso tus pies.

MAESTRE DE SANTIAGO
La Reina, mi señora,
te viene a ver, señor.

REY
Venga en buen hora.

Sale la Reina con acompañamiento, y doña Juana

ISABEL
Redondilla
Bien puedo pedir los brazos
después de tan larga ausencia.

REY
¿Cómo venís?

ISABEL
305
Sin paciencia.

MAESTRE DE CALATRAVA de Calatrava
¡Qué santos y honestos lazos!

ISABEL
Redondilla
Cuidado grande he tenido
del suceso del asalto.

REY
Nunca de dicha tan falto
310
ni de armas tan prevenido.
Redondilla
No ha querido darme ayuda
la fortuna militar.

ISABEL
Como no puede parar,
a los contrarios se muda,
Redondilla
315
pero esperad en el cielo
que presto con vos esté.

REY
Esa esperanza tendrá
por blanco de mi consuelo.
Redondilla
¿Quién viene con vos aquí?

ISABEL
320
Traigo una nueva criada
para que de vos honrada
lo quede también de mí.

REY
Redondilla
En todo nos hizo iguales
la fortuna de este día,
325
que yo un criado os traía,
y de los más principales.

ISABEL
Redondilla
Doña Juana de Navarra
es a quien habéis de honrar.

REY
Y este muro conquistar
330
con Minerva tan bizarra.

ISABEL
Redondilla
Viene a buscar su marido.

REY
Y yo os traigo este soldado,
que merece honroso lado
con cuantos hasta hoy lo han sido.
Redondilla
335
Hele visto pelear
y hele cobrado afición.

ISABEL
¿Pues qué mayor galardón
le puede premiar y honrar?

Hace señas don Sancho a doña Juana con el dedo a que calle

REY
Redondilla
Mi gentilhombre le hice.

ISABEL
340
Su persona lo merece.

SANCHO
Muy poco, señor, ofrece
quien su patria y nombre os dice.
Redondilla
Podrá ser que en ocasión
os tengáis por bien servido.

REY
345
Cartas, señora, he tenido
de los nobles de Aragón,
Redondilla
un negocio de importancia
que comunicar con vos.

ISABEL
Y yo, señor, otros dos,
350
bien graves, de Italia y Francia.

REY
Redondilla
Venid, señora, a mi tienda.

ISABEL
Mil años el cielo os guarde.

Vanse, y quedan solos don Sancho y doña Juana

SANCHO
Basta que al miedo cobarde
tuve con valor la rienda.
Redondilla
355
Doña Juana, ce, qué digo;
escucha.

DOÑA JUANA
¿Por qué razón
quieres que en esta ocasión
calle tu nombre enemigo?
Redondilla
¿De qué sirve hacerme señas
360
que quien eras no dijese?
¿Es posible que te pese?
¿Es posible que me enseñas
Redondilla
caminos de aborrecerte,
y que este mi loco amor
365
no saque de tu rigor
ocasiones de tu muerte?
Redondilla
¿Qué quieres ahora hacer
si encubrir, don Sancho, quieres
que mi marido no eres
370
y que no soy tu mujer?
Redondilla
La Reina me halló vencida
del dolor; dije turbada
que vine a verte a Granada,
siguiéndote aborrecida.
Redondilla
375
¿Qué puedo ahora decir
si he de negar conocerte?

SANCHO
Que te va la vida advierte
en que me dejes vivir.
Redondilla
Guárdate que a nadie digas
380
quién soy, y a los Reyes menos
que puesto que son tan buenos
y a juntarnos los obligas,
Redondilla
han de hacer un grande error,
pues la vida he de quitarte
385
que ya solo el cielo es parte
para que te tenga amor.
Redondilla
Sirve a la Reina entre tanto
que sirvo al Rey, y algún día
querrá tu suerte o la mía
390
poner límite a tu llanto.
Redondilla
Pero por ahora fuera
decir que soy tu marido
darme ocasión que el sentido
de puro dolor perdiera.
Redondilla
395
Yo sé la causa, y ya digo
que algún día la sabrás;
advierte, pues, que de hoy más
no hables de mí, ni conmigo.
Redondilla
Que llegará la ocasión
400
que de este enojo olvidado
vuelva a ponerme en cuidado
tu amor y mi obligación.

DOÑA JUANA
Redondilla
¿Es posible que yo sea
tan de piedra a tus maldades?
405
¿Que calle me persüades,
que no te hable y te vea?
Redondilla
¡Válgame el cielo! ¿Qué es esto?
¿Qué vida podrá durar?

SANCHO
Ya es tarde para llorar.
410
Repara en que estoy dispuesto
Redondilla
para quitarte la vida.

DOÑA JUANA
Tus amenazas no temo,
sino amarte en el extremo
que me siento aborrecida,
Redondilla
415
que si no me reportara
tan desatinado amor,
ya, Sancho, de tu rigor
justa venganza tomara.
Redondilla
Vete, que yo callaré.

SANCHO
420
Pues más has de hacer por mí.

DOÑA JUANA
¡Ojalá cupiese en ti
que yo la muerte me dé!

SANCHO
Redondilla
No, pero quiero que digas
a la Reina que has sabido
425
que ya es muerto tu marido.

DOÑA JUANA
¿Echas de ver que me obligas
Redondilla
a dar voces como loca?

SANCHO
¡Vive el cielo, si no cuentas
que soy muerto...!

DOÑA JUANA
Pues ¿qué intentas
430
o qué ocasión te provoca?
Redondilla
¿Qué pensamiento te ha dado?
Si piensas que te he ofendido,
mátame, porque un marido
ya lo está si no la pensado.

SANCHO
Redondilla
435
No tengo tal pensamiento,
pero conviéneme a mí
digas que me hallaste aquí
muerto, y muestres sentimiento.

DOÑA JUANA
Redondilla
Después de lo que has perdido,
440
¿qué te queda que perder
sino el seso?

SANCHO
Esto has de hacer;
esto por tu amor te pido.

DOÑA JUANA
Redondilla
Por quien lo pides lo haré,
porque veas la grandeza
445
de mi amor.

SANCHO
Dile a Su Alteza
que en el asalto quedé
Redondilla
muerto a manos de los moros.

DOÑA JUANA
Ya que en eso te obedezco,
pues yo, mi bien, no apetezco
450
otros bienes ni tesoros,
Redondilla
y tú mueres para mí
de enfermo de aborrecerme,
una merced has de hacerme
antes de tu muerte.

SANCHO
Di.

DOÑA JUANA
Redondilla
455
Que se despidan mis brazos
de los tuyos, amor mío.

SANCHO
Pídesme un gran desvarío.
¿Qué importan tibios abrazos
Redondilla
entre pechos desconformes?
460
¿Cómo no te persüades
que brazos y voluntades
convienen que estén conformes?

DOÑA JUANA
Redondilla
Dame este gusto no más.

SANCHO
Ea, que es cosa indecente,
465
y anda por el campo gente,
queda a Dios.

DOÑA JUANA
En fin, ¿te vas?

SANCHO
Redondilla
Como no te quieres ir,
serame fuerza dejarte.

DOÑA JUANA
Yo quiero, Sancho, agradarte
470
solicitando morir.
Redondilla
El cielo quede contigo,
aunque temo que le obligue
tu rigor a que castigue
el que has usado conmigo.

Vase

SANCHO
Soneto
475
A amor le dan diversos atributos:
los que le siguen, aman o desaman,
dolor alegre su accidente llaman
y dulce campo con amargos frutos.
Sabrosa posesión con mil tributos
480
que cogen viento y lágrimas derraman;
otros, por desleal, su trato infaman,
las pocas Porcias y los muchos Brutos.
Los que amando se quejan de olvidados,
bárbaro alarbe, sin respeto alguno,
485
a cuyo Argel la libertad entregan;
mas los que aborrecieron ser amados
llamaron al amor pobre importuno,
que a quien más los despide más le ruegan.

Sale el Rey don Fernando, el Maestre y Garcilaso

REY
Redondilla
En el alma me ha pesado.

GARCILASO
490
Esto acaban de decir.

REY
Bien pueden llamar vivir,
Laso, un morir tan honrado.
Redondilla
¿Querranle enterrar aquí?

GARCILASO
A Madrid le llevarán,
495
que el comendador Luján
era natural de allí.

REY
Redondilla
¿A quién, Maestre, os parece
nombremos en su lugar?

MAESTRE
Bien sé a quién puedes nombrar
500
que el cargo y la cruz merece,
Redondilla
porque tu Alteza le ampara
y él nos obliga a los dos.

REY
Pensando estaba, por Dios,
en don Sancho de Guevara.

GARCILASO
Redondilla
505
Señor, don Sancho está aquí.
Hazle de esa cruz merced.

REY
Que le quiero bien creed.

MAESTRE
Don Sancho, llegaos allí.
Redondilla
Besad los pies a Su Alteza.

[SANCHO]
510
Si os sirvo, invicto señor,
los pies de vuestro valor
levantarán mi bajeza.

REY
Redondilla
Levanta, Sancho, del suelo.
Al comendador Luján
515
me han muerto en Rivialmazán,
ya goza Luján el cielo.
Redondilla
Tal lugar nadie podía,
Sancho, ocuparle mejor
que tu valor.

SANCHO
¿Mi valor?
520
Es la buena suerte mía.
Redondilla
¿Daisme, señor, la jineta
o la cruz?

REY
Todo, que todo
se emplea en ti de tal modo
que está la envidia sujeta.
Redondilla
525
Ponte la cruz y recoge
sus soldados.

SANCHO
Si me pones
[en] tantas obligaciones,
cuando mil moros despoje,
Redondilla
cuando mil torres asalte,
530
cuando mil Granadas entre
y en mil celadas que encuentre
nunca victoria me falte,
Redondilla
no lo tendré por valor,
sino por amparo tuyo.

REY
535
De tu humildad, Sancho, arguyo
tus pensamientos mejor.
Redondilla
Honra a Luján y conoce
tus soldados.

SANCHO
Capitán
bien diferente les dan.
540
Su virtud del cielo goce,
Redondilla
y a ti te goce y te dé
esta ciudad que deseas.

GARCILASO
Ve presto, porque le veas.

SANCHO
¿Dónde queda?

GARCILASO
En Santa Fe.

Tocan cajas

REY
Redondilla
545
Caja han tocado, Maestre,
id a ver lo que es.

MAESTRE
Yo voy.

GARCILASO
Y yo también.

Vanse todos y quédase el Rey solo

REY
Solo estoy.
Ahora es tiempo que muestre
Redondilla
esta campaña a estas fuentes
550
que entre las armas amor
puede mostrar su rigor
y aumentar sus accidentes.
Redondilla
Cuando pintan al dios Marte
con Venus, y que amor juega
555
con las armas y despliega
al suelo el rojo estandarte,
Redondilla
quisieron significar
que amor las armas sujeta,
que se enciende por cometa
560
y en rayo suele parar.
Redondilla
Yo vi la sin par belleza
de esta navarra mujer,
donde mostró su poder
la rica naturaleza.
Redondilla
565
Confieso que le rendí
las armas y las banderas,
que en naciones extranjeras
tiemblan de ellas y de mí.
Redondilla
Pero aunque no suele amor
570
las resistencias sufrir,
que en viéndose resistir
hace su fuerza mayor,
Redondilla
yo, con alguna prudencia,
resolución he tomado
575
de andar siempre con cuidado
y hacer al amor violencia,
Redondilla
que fuera de que a los cielos
tanto debo el ser fiel,
la condición de Isabel
580
no sufre burlas de celos.
Redondilla
Suspenda, pues, el amor
entre las armas la furia,
que no se ha de hacer injuria
a la obligación mayor.

Sale doña Juana

DOÑA JUANA
Redondilla
585
No sé, amor, si amor te nombre
viendo en tan extraño caso
que crezca mi amor al paso
que crece el desdén de un hombre.
Redondilla
Y no solo su desdén
590
me es forzoso resistir,
que ya me manda sufrir
sus invenciones también.
Redondilla
Llorad, ojos desdichados,
la desventura en que os veis
595
hasta que ciegos quedéis
o por lo menos cansados,
Redondilla
que ciegos estáis mejor,
pues me mandan que no vea
lo mismo que ver desea
600
una alma llena de amor.
Redondilla
Pero quiero reportarme,
que el Rey me puede entender.

REY
Esta es aquella mujer
de quien me importa guardarme.
Redondilla
605
Irme será bien. Mas bien,
¿qué me puede resultar
de hablarla? Mucho, que hablar
enciende el amor también.
Redondilla
Pero si resuelto estoy
610
mejor es perderle el miedo;
cuantas veces voy, me quedo,
y cuantas me quedo, voy.–
Redondilla
¿De qué lloras, doña Juana?

DOÑA JUANA
Tengo, señor, ocasión,
615
tales las desdichas son
de mi fortuna inhumana.
Redondilla
Hoy he sabido por cierto
que en aquella escaramuza
del de Calatrava y Muza
620
a mi marido me han muerto.

REY
Redondilla
Razón tienes de sentir
tan grande pena de amor,
pero el morir con valor
consuela mucho el morir.
Redondilla
625
Doite el pésame y te ofrezco
mi amparo.

DOÑA JUANA
Beso tus pies.

Sale la Reina cuando hinca la rodilla

ISABEL
¡Bueno es esto! Pero es
lo mismo, que yo merezco.–
Redondilla
¿Qué hacéis, señor?

REY
¡Oh, señora!
630
A doña Juana le daba
el pésame, que lloraba
su marido, muerto ahora.
Redondilla
Mi amparo le prometía;
eso mismo os pido a vos,
635
y guárdeos Dios.

Vase

ISABEL
Guárdeos Dios.
¿Qué es esto?

DOÑA JUANA
¡Desdicha mía!
Redondilla
He sabido por muy cierto
que han muerto a mi amado esposo.

ISABEL
Retírate que es forzoso
640
por padre o marido muerto,
Redondilla
y no andes más por aquí.

DOÑA JUANA
Mi amparo pongo en tus manos.

Vase

ISABEL
No eran mis recelos vanos:
temí, busqué, llegué y vi.
Redondilla
645
Envidia tengo a la gente
que con poca calidad
procede con libertad
en los pesares que siente.
Redondilla
La modestia de mi estado
650
me pone en obligación
de no decir mi pasión
ni publicar mi cuidado.
Redondilla
Mas pues a buen tiempo viene
la muerte de su marido
655
de esta mujer, no hay olvido
que tanto el temor enfrene
Redondilla
como darle dueño, y luego
ausentarla de sus ojos.
Con esto a dos mil enojos
660
doy cuerdamente sosiego,
Redondilla
que no he visto en paz ni en guerra
que al Rey mujer agradase
que luego no la enviase
con su marido a su tierra.
Redondilla
665
Esta es bella y libre ya;
el Rey la mira. El remedio
es ponerle tierra en medio.
Bien acierto. ¿Quién será?
Redondilla
Mil caballeros honrados
670
se me ofrecen.

Sale don Sancho

SANCHO
¡Oh, cuán bien
junto a los Reyes se ven
qué fuerza tienen los hados!
Redondilla
Como no puede llevar
la palma, aunque de alta admire
675
su fruto, sino es que mire
palma que le ayude a dar;
Redondilla
como la palma no puede.
sin arrimo mejorarse,
ni el lúpulo levantarse
680
si no es que el cordel le enrede;
Redondilla
como sin agua no medra
el trigo o se ha de secar,
ni se puede sustentar
sin las paredes la yedra;
Redondilla
685
como pierde el campo el brío
si abril no le reverdece;
como la perla no crece
si no la cubre el rocío;
Redondilla
como no puede volar
690
sin alas y pluma el ave;
como sin velas la nave
no puede romper la mar,
Redondilla
parece en el mundo ley
que aunque tenga suerte honrada
695
no puede un hombre ser nada
si no le levanta un Rey.
Redondilla
¡Oh, cuántos en aquestos dos
se miraron estas leyes,
que en hacer hombres los reyes
700
se parecen mucho a Dios!
Redondilla
Al lado del gran Fernando
hoy comienzo a tener ser.

ISABEL
Hola.

SANCHO
Cegome el placer.

ISABEL
¿Qué vienes, Guevara, hablando?

SANCHO
Redondilla
705
Vengo a besarte los pies
por mil mercedes, señora,
que me hace de hora en hora
el Rey, mi señor.

ISABEL
Bien es
Redondilla
710
que tus servicios estime.

SANCHO
La cruz y la compañía
de Luján me dio.

ISABEL
Querría
que tanto a servir te anime
Redondilla
715
el favor, cuanto es mayor
en beneméritos tantos.

SANCHO
Ya pido a los cielos santos
vida que pague el favor.

ISABEL
Redondilla
¿Eres, Guevara, casado?

SANCHO
720
[Aparte]
(¡Ay de mí, que mi mujer
algo le debe de haber
de mis secretos contado!
Redondilla
No me conviene negar.)
Casado, señora, soy

ISABEL
725
¿Adónde?

SANCHO
[Aparte]
(¡Perdido voy.
Hoy la tengo de matar!)
Redondilla
Señora, en Navarra.

ISABEL
¿Ansí,
con quién?

SANCHO
¡Ay, cielo! ¿Qué es esto?
Acude, señora, presto,
730
que tocan al arma allí,
Redondilla
y no está el Rey mi señor
en el campo ni en la tienda.

ISABEL
Antes parece contienda
de nuestra gente el rumor.
Redondilla
735
Recoge la tuya y ven,
si por dicha el moro sale.

Vase

SANCHO
¡Oh, cuánto la industria vale,
mil cosas remedia bien!
Redondilla
¿Pero de qué me ha servido
740
escapar de esta ocasión,
si mi engaño y sin razón
tiene la Reina entendido?
Redondilla
¿Cómo me podré librar
de su enojo y su castigo
745
y de que vuelva conmigo
mujer que me ha de matar?
Redondilla
¡Qué poco miedo me tuvo!
¡Vive Dios que me ha quitado
el llegar a un alto estado!
750
¡Qué fácil mi dicha estuvo
Redondilla
en los principios del bien!
Engáñase el que se fía
del sol hasta el fin del día,
que puede llover también.

Salen cinco o seis soldados, y entre ellos un maltrapillo. Don Lope, Guzmán, Tello y Leonardo

LEONARDO
Endecasílabos sueltos (tirada)
755
¡Buen capitán perdimos!

LOPE
No hallaremos
otro Luján como él en todo el mundo.

GUZMÁN
Siempre las cosas buenas duran poco.

TELLO
Díganlo mi dinero y mis vestidos.

LEONARDO
Hablemos quedo, que está aquí don Sancho.

SANCHO
760
¿Murmuraban de mí vuesas mercedes?

LEONARDO
Ninguno puede de tu sangre y ánimo,
que eres Guevara en ella, y en el César
del capitán hablamos que perdimos,
porque las alabanzas y las honras
765
a nadie vienen bien como a los muertos.

TELLO
Yo soy tan enemigo que me alaben,
que por eso me guardo de morirme.

SANCHO
¿Quién es este soldado?

GUZMÁN
No le tienes
en esta compañía de más bríos.

TELLO
770
Vuesa merced conozca a Tello, un hombre
que no tuvo dineros en su vida.
Verdad es que nací para poeta,
mas viendo que era oficio trabajoso
troqué la pluma en la que ves ceñida.

SANCHO
775
No vienen mal las plumas y la espada,
porque dicen que César escribía
toda la noche lo que obraba el día.

TELLO
¿Y a qué sazón dormía el señor César?

SANCHO
No lo he visto en su historia, señor Tello,
780
pero holgareme de saber la vuestra,
que parecéis persona en quien fortuna
ha hecho sus mudanzas y floretas.

TELLO
Requiere soledad y tiempo alegre.

SANCHO
¿Cuál será para vos alegre tiempo?

TELLO
785
Aquel en que tuviere algún dinero,
pero si esto aguardamos, estad cierto
que es aguardar la vida perdurable.

SANCHO
Los dos hemos de ser grandes amigos.

TELLO
Y yo morir por vos y a vuestro lado.

LOPE
790
Es Tello muy honrado.

TELLO
Soy honrado.
Yo vivo, capitán, naturalmente.
De una vez me vistió Naturaleza,
como a los animales y a las aves.
795
Yo no he visto tigre, león ni lobo
con calzas atacadas en mi vida.
¿Qué mula, aunque lo fuese de un canónigo,
se puso verdugado ni alzacuello?
Solamente las monas y los hombres
800
se ponen invenciones de vestidos.
Por mi cuenta, los indios es la gente
que vive con mayor descanso y gusto;
cubren aquello solo que es forzoso
y lo demás como lo viste el cielo,
805
que es ver un hombre mártir de unas calzas
en un plato de holanda la cabeza;
y un pie de una mujer en cinco puntos,
a quien naturaleza dio catorce;
puntos parecen ya de cuchilladas
810
que cada uno los que puede encubre.
Si por vestido bien me has de hacer honra,
en tu vida podrás favorecerme.

SANCHO
Tello, nunca yo miro en los soldados
las galas, sino el ánimo y las obras,
815
este importa que tenga y buena espada.

TELLO
¿Buena espada? En llegando a lo que es eso
no me la gana el mismo Cid Ruy Días.
Saca una espadilla mohosa
Esta es Tizona, porque tizna pechos,
y esta es Colada, porque cuela vidas;
820
con esta he hecho cosas nunca oídas.

SANCHO
Vestidla bien, que está desadornada.

TELLO
Deme vuesa merced algún dinero.

SANCHO
Repartan entre todos esa bolsa,
que cada escudo y cada real quisiera
825
que mil ciudades y mil reinos fuera.

LEONARDO
¡Vítor el capitán!

LOPE
¡Vítor mil veces!

SANCHO
Tello, venidme a ver.

TELLO
Digo que sea,
830
y vivas más que un rollo de una aldea.

Vanse todos, queda solo don Sancho; y sale el rey don Fernando

REY
Redondilla
Don Sancho.

SANCHO
Señor.

REY
¿Qué haces?

SANCHO
Trazaba, con tu licencia,
de hacer una breve ausencia,
si de ella te satisfaces.

REY
Redondilla
835
¿Ausencia en esta ocasión?

SANCHO
Con la nueva compañía
intento una correría
por ver para lo que son,
Redondilla
que los quiero conocer
840
y que me conozcan quiero.

REY
Hoy te quiero consejero
si capitán quise ayer.
Redondilla
Escucha, y estima en mucho
darte de mis cosas parte.

SANCHO
845
Los pies me deja besarte.
Ya con el alma te escucho.

REY
Redondilla
La Reina ha tenido celos
de esta mujer vizcaína
que trujeron peregrina
850
e nuestro campo los cielos.
Redondilla
Que me agrada es verdad clara,
mas no que he dado ocasión
para sus celos, que son
donde su sospecha para.
Redondilla
855
Tiene la Reina un remedio
siempre que me ve en los ojos
algunos tiernos antojos,
que es ponerme tierra en medio.
Redondilla
Esta, don Sancho, es de ausencia,
860
porque luego me la casa,
y con esto el amor pasa
a los olvidos de ausencia.
Redondilla
Querría esta vez hacer
que este pesar no me hiciese,
865
trazando que se ascondiese
por tu mano esta mujer,
Redondilla
que me ha venido a decir
que a un hidalgo sevillano
la ha mandado dar la mano
870
sin poderla resistir,
Redondilla
aunque ella dicen que llora
y hace extremos de dolor.

SANCHO
[Aparte]
(¿Casarla? ¡Extraño rigor!
¡Todo se descubre ahora!)
Redondilla
875
Señor, ¿cómo puede ser
esconderla de tus ojos
sin darle muchos enojos?

REY
De esta suerte se ha de hacer:
Redondilla
Yo haré que vaya a la fuente
880
de Dinadamar, Guevara,
hoy doña Juana. Repara
en que tú y la mejor gente
Redondilla
de tu compañía os vistáis
de moros, y la robéis,
885
y en la tienda la tendréis
todo el tiempo que queráis,
Redondilla
donde yo la podré ver,
mientras la Reina, engañada,
pensará que está en Granada.

SANCHO
890
[Aparte]
(¡Triste! ¿Qué tengo de hacer?
Redondilla
Por mi mal quise encubrirme.)

REY
¿Parécete bien así?

SANCHO
[Aparte]
(¿Qué he de hacer, triste de mí?)
Digo que voy a vestirme,
Redondilla
895
que es una rara invención
para que tengas tu gusto.

REY
De ti le fío.

Vase el Rey

SANCHO
Y es justo.
¿Quién vio mayor confusión?
Redondilla
¿A quién suceder pudiera
900
tanta desdicha en un hora?
Faltome la industria ahora,
pero ¿en qué infierno la hubiera?
Redondilla
Mas ¿cómo podré llevar
a mi tienda a mi mujer?
905
Si allí el Rey la quiere ver,
¿cómo lo puedo estorbar?
Redondilla
Pues estorbarlo es forzoso.
Mal hice en no declararme.

Salen la Reina y don Luis de Narváez

DON LUIS
Puesto que ha sido obligarme,
910
en tu pecho generoso
Redondilla
es virtud tan natural,
gran señora, el hacer bien,
que aun favoreces a quien
como yo te sirve mal.

ISABEL
Redondilla
915
Ya, don Luis, a tu apellido
se debe todo favor,
que el Narváez es el valor
que le tiene merecido.
Redondilla
Yo te caso con mujer
920
que al de tu sangre es igual.

DON LUIS
Bastaba para ser tal
tener de tu mano el ser.

ISABEL
Redondilla
Ve a llamar a doña Juana,
que os quiero casar aquí.

DON LUIS
925
Voy.

Vase

ISABEL
Que la llamo la di.–
Así mi temor se allana,
Redondilla
con esto queda deshecho.–
Guevara, ¿aquí estás?

SANCHO
Quedé
tan triste, que no pensé
930
hallar el alma en el pecho.
Redondilla
Pero ¿con cuál ocasión
Vuestra Alteza me decía
si era casado?

ISABEL
Querría
935
ponerte en obligación
Redondilla
de que tomaras estado,
pero no me resolví
porque de tu boca oí
que eras, don Sancho, Casado.
Redondilla
940
Y así, he dado la mujer
con que a ti honrarte pensaba
al de Narváez, que andaba
de ella cuidadoso ayer.

SANCHO
Redondilla
Don Luis de Narváez merece
945
bien el honor que le has dado,
pero ¿con quién le has casado?

ISABEL
Con quien tan bien le parece
Redondilla
al rey, que a buscar me obliga
el remedio por aquí.

SANCHO
950
¿Es la de Navarra?

ISABEL
Sí.

SANCHO
¡Ya no sé, cielos, qué diga!
Redondilla
¿A doña Juana has casado?

ISABEL
Ahora a llamarla van.

SANCHO
Prisa los cielos te dan.

ISABEL
955
Prisa los celos me han dado.

SANCHO
Redondilla
Bien harás, que el Rey podría
vencerla con su valor.

Sale don Luis

DON LUIS
Basta, que el Rey mi señor
a Dinadamar la envía
Redondilla
960
y va con un escudero.

ISABEL
¿El Rey? ¿Para qué?

DON LUIS
Esto dicen.

ISABEL
Mal los celos se desdicen,
todo ha sido verdadero.

SANCHO
Redondilla
¿Quieres, señora, que vaya
965
a detenerla?

ISABEL
Camina.

SANCHO
(Perdido soy.)

Vase

DON LUIS
¿Qué imagina
tu Alteza?

ISABEL
Que antes que haya
Redondilla
ocasión para más mal...
(Mas, ¿qué digo? Que es perder
970
con celos de esta mujer
mi modestia natural.
Redondilla
Pero tampoco es razón
que por mi culpa suceda
lo que remediar no pueda
975
con declarada pasión.)
Redondilla
Ven conmigo.

DON LUIS
¿Dónde vas?

ISABEL
A Dinadamar.

DON LUIS
[Aparte]
(Los cielos
me falten si no son celos.)

ISABEL
¿Qué dices?

DON LUIS
Que triste vas.

ISABEL
Redondilla
980
Para sospechas no hay ley,
toda prudencia se acaba.

DON LUIS
(Jurara que la casaba
para librarla del Rey.)

Vanse. Salen Vargas, montero de Espinosa, y doña Juana

DOÑA JUANA
Romance (tirada)
La fuente es notable, Vargas.

VARGAS
985
Muy gentil sangre nos cuesta
ganar las aguas que vierte.

DOÑA JUANA
¡Qué claras, dulces y frescas!
Aquí pudiera Narciso,
si en sus espejos se viera,
990
volverse loco otra vez.

VARGAS
Guarda que no te suceda
lo que de aqueste mancebo
fábulas e historias cuentan.

ISABEL
¿Para qué me manda el Rey,
995
si sabéis, venir a verla?

VARGAS
Yo, si la verdad te digo,
no tengo buenas sospechas.

DOÑA JUANA
¿Pues qué me puede querer?

Entra don Sancho vestido de moro, con cuatro soldados en el mismo traje

SANCHO
No se escapará la presa
1000
por diligencia esta vez.

LEONARDO
¡Buena fue la diligencia!

VARGAS
¡Perdidos somos!

DOÑA JUANA
¿Qué es esto?

VARGAS
Celada de moros, puesta
entre estos árboles verdes.

DOÑA JUANA
1005
¿Moros, Vargas? ¡Yo soy muerta!

SANCHO
Daos a prisión.

DOÑA JUANA
¡Ay de mí!

Salen la Reina y don Luis

DON LUIS
Señora, mira que llegas
a tiempo que la cautivan.

ISABEL
¡Moros!

DON LUIS
Y está sin defensa.

ISABEL
1010
Pues defiéndeme, Narváez.

DON LUIS
Con mil vidas que tuviera.

Sale el Rey

REY
Con sospechas de sus celos
vengo siguiendo a la Reina.

DON LUIS
¡Soltad la presa, villanos!

SANCHO
1015
¿Quién eres tú, que lo intentas?

DON LUIS
Don Luis de Narváez soy.

SANCHO
Granada el nombre respeta.

ISABEL
La Reina está aquí.

REY
Y el Rey.

ISABEL
¡Señor!

REY
¡Señora!

SANCHO
Aquí cesa
1020
mi cautela, o por lo menos
viene a quedar descubierta.

REY
¿A qué habéis aquí venido?

ISABEL
A doña Juana quisiera
casar con don Luis, y supe
1025
que la mandó Vuestra Alteza
que fuese a Dinadamar.
Supe que había en la vega
moros, y a librarla vine.

REY
Yo, que veniste a por ella,
1030
y porque no sucediese
lo que suceder pudiera,
vine, como veis, dejando
cien hidalgos aquí cerca.

ISABEL
Yo os lo agradezco.

REY
Y a vos
1035
doña Juana lo agradezca.

ISABEL
Moro.

SANCHO
Señora.

ISABEL
¿Quién eres?

SANCHO
Quien tú quisieres que sea.

ISABEL
¿Este no es Guevara?

SANCHO
El mismo,
que para que Vuestra Alteza
1040
no casase a doña Juana
me vestí de esta manera.

ISABEL
¿Pues no eres casado tú?

SANCHO
Sí.

ISABEL
¿Pues qué quieres?

SANCHO
Que sepas
que estoy casado con ella.

ISABEL
1045
¿Tú estás casado con ella?

SANCHO
Ella lo diga.

DOÑA JUANA
Así es,
que él me mandó que fingiera,
para que no le obligaras
que se volviera a su tierra,
1050
que era muerto en este asalto.

REY
No hay premio que no merezca
quien por servirme dejaba
dama de tan altas prendas.
Honradlos, Reina, a los dos.

ISABEL
1055
Pláceme, mas no en la guerra,
que no quiero yo apartar
lo que ha juntado la Iglesia.
Navarra está sin Virrey.
Ya que por mi diligencia
1060
no fue reina doña Juana,
vuelva a Navarra virreina.

REY
Virrey eres de Navarra,
don Sancho. Partirte apresta,
no estés en la Vega un hora.

SANCHO
1065
Luego me voy de la Vega.

DOÑA JUANA
Bien puedes, con este oficio,
volverme a tu gracia.

SANCHO
Fuera
ingratitud; ven conmigo.

DOÑA JUANA
Haz que tu mano merezca.

SANCHO
1070
Soldados, adiós.

LEONARDO
Adiós.

DOÑA JUANA
¿Hay tal dicha?

SANCHO
Mas quisiera
ser sin ella un hombre pobre
que rey del mundo con ella.


Acto II

Sale un Portero y Arnaldo, viejo, vestido pobremente

PORTERO
Redondilla
Ea, pues, no repliquéis.

ARNALDO
1075
Tened respeto a mis canas.

PORTERO
Si son canas no sean vanas
para que ocasión me deis,
Redondilla
cuanto más que ya en el mundo
no hay cosa más despreciada.

ARNALDO
1080
Pues yo en ella, por honrada,
todos mis respetos fundo.

PORTERO
Redondilla
¿Cómo puede ser honor
lo que se intenta encubrir?

ARNALDO
Yo no he venido a argüir,
1085
sino a que me hagáis favor.

PORTERO
Redondilla
No os puedo dejar entrar,
que lo ha mandado el Virrey.

ARNALDO
Ejecutad vos la ley,
como se ha de ejecutar,
Redondilla
1090
que es con hacer excepción.

PORTERO
Andá, que sois importuno.

ARNALDO
Soy pobre.

PORTERO
Yo he visto alguno
humilde.

ARNALDO
Pocos lo son.
Redondilla
Mas yo no he visto portero
1095
en mi vida bien criado.

PORTERO
Hace lo que le han mandado,
señor hidalgo escudero,
Redondilla
que no puede ser bienquisto
oficio de no dar gusto,
1100
porque haciendo lo que es justo
con los necios me enemisto.
Redondilla
El que en su casa estuviera
y por la ajena no entrara,
ni el portero le cansara
1105
ni su condición sufriera.

ARNALDO
Redondilla
El portero del infierno
la antigüedad le pintó
como perro.

PORTERO
Aun bien que yo
no estoy en su fuego eterno.
Redondilla
1110
Portero soy del Virrey
de Navarra.

ARNALDO
¿Y el palacio
es gloria?

PORTERO
Hablemos despacio.

ARNALDO
Si su voluntad es ley
Redondilla
y él es rey, al cielo apelo.

PORTERO
1115
Para que honréis con razón
a los que porteros son,
mirad al que lo es del cielo.

ARNALDO
Redondilla
Si vos fuérades ansí
dejarais entrar los buenos.

PORTERO
1120
No lo sois vos a lo menos,
pues que tan soberbio os vi,
Redondilla
que la soberbia no entró
en el cielo desde el día
que del trono que tenía
1125
hasta el infierno bajó.
Redondilla
Y ya me cansáis de suerte
que si replicáis palabra
haré que la puerta os abra
el portero de la muerte.

ARNALDO
Redondilla
1130
Dejadme entrar en la sala.

PORTERO
Ni aun aquí quiero que estéis;
cosa, viejo, que bajéis
la escalera noramala.

Sale don Sancho, virrey, acompañado de criados

SANCHO
Redondilla
¿Qué es esto?

PORTERO
Un necio escudero,
1135
que porfía que ha de entrar
y a mi señora ha de hablar.

SANCHO
¿Sabéis que está aquí el portero
Redondilla
para solo detener
a quien sin licencia llega?

ARNALDO
1140
Cuando el dueño no la niega
agravios suelen hacer.

SANCHO
Redondilla
¿Quién es el dueño de quien
la tenéis?

ARNALDO
Es mi señora
la Virreina.

SANCHO
Entrad ahora.
1145
¡Hola! La puerta le den.
Redondilla
Mas, venid acá, buen hombre,
¿quién sois o qué la queréis?

ARNALDO
Ya no me conoceréis
aunque os dijese mi nombre.
Redondilla
1150
Pariente soy, gran señor,
de vuestra mujer.

SANCHO
¡Ah, cielo!

ARNALDO
Hallo en su rostro consuelo
y en su limosna favor,
Redondilla
que después que vino aquí
1155
de este bien quiere que goce.

SANCHO
¿Y ella por deudo os conoce,
tan pobre?

ARNALDO
Mi señor, sí,
Redondilla
que no hay linaje en el mundo,
por más alto y eminente,
1160
sin algún pobre pariente.

SANCHO
¡Qué mal mi esperanza fundo
Redondilla
sobre tanta vil bajeza!
Aun en esto doña Juana
me es contraria.

ARNALDO
El ser tan llana
1165
hace mayor su nobleza
Redondilla
Bien sabéis que es bien nacida,
pero de pobres parientes.

SANCHO
¡Qué aún hay más inconvenientes
con que mi esperanza impida!
Redondilla
1170
Andad, buen viejo, y no entréis
en palacio eternamente,
ni digáis que sois pariente
de la Virreina, que haréis
Redondilla
que os castigue.

ARNALDO
A Dios remito
1175
la verdad.

SANCHO
¡Tanta bajeza!

ARNALDO
Ya destierran por pobreza,
mas debe de ser delito.

SANCHO
Redondilla
Oíd: ni entréis en Pamplona
en vuestra vida.

ARNALDO
No haré,
1180
que bien poco viviré.

Vase

SANCHO
¡Buen deudo, gentil persona!

Sale una Mujer con un memorial

MUJER
Redondilla
Suplico a vueseñoría
que me mande despachar.

SANCHO
No ha habido lugar,
1185
volved, señora, otro día.

Vase [la Mujer] y sale un Soldado

SOLDADO
Redondilla
Otras veces he cansado
esas manos con papeles,
con dejar de ser crueles
se librarán de este enfado.
Redondilla
1190
¡Por vida del Rey...

SANCHO
¡Teneos!

SOLDADO
...que he de pasarme al de Francia!

SANCHO
Presto seréis de importancia.

SOLDADO
Con sortijas y torneos
Redondilla
reciben un español
1195
adonde quiera que va,
porque donde el sol le da
sale el más vil caracol.

SANCHO
Redondilla
El que sale de su tierra
prueba bien el corazón,
1200
que la guerra es religión
y ha de morir en la guerra.

SOLDADO
Redondilla
Eso a los que tienen cruces
y les sobran las de plata.

SANCHO
Ya de pagaros se trata.

SOLDADO
1205
Bien hayan los andaluces,
Redondilla
que lo cobran de los moros
cuando no los paga el Rey.

SANCHO
Id vos allá, que el Virrey
de allá trujo estos tesoros.

Vase y sale un Viejo

VIEJO
Redondilla
1210
Por ser hijo y preso, en fin,
a importunaros me atrevo.

SANCHO
Es muy loco ese mancebo.

Salen Mateo y Crispín, villanos, con unas cestas

MATEO
Llegad sin miedo, Crispín.

CRISPÍN
Redondilla
¡Por Dios, que nos ha cogido
1215
entre puertas el Virrey!

MATEO
Ábranle igual con el Rey.

PORTERO
¡Hola, con menos ruido!

MATEO
Redondilla
Denos los pies su Esquinencia.

SANCHO
¿Qué es lo que queréis?

MATEO
Señor,
1220
mandadnos hacer favor
que a los dos nos den licencia
Redondilla
para entrar a presentar
a vuesa mujer diez truchas,
que aunque hayáis comido muchas
1225
estas me atrevo a jurar
Redondilla
que no las habéis comido.

SANCHO
¡Qué inocencia!

CRISPÍN
Son tan grandes
que no las hay de aquí a Flandes
de tamaño más cumprido.

MATEO
Redondilla
1230
Trucha viene en la chistera
que pudiera ser salmón.

SANCHO
¿Tenéis pleito o pretensión?

CRISPÍN
Si el Concejo lo supiera
Redondilla
algún pleito procurara
1235
o yo hiciera algún delito.

SANCHO
¿Pues qué queréis?

MATEO
Han escrito
que sois Sancho de Guevara,
Redondilla
el que casó con Juanica,
la hija de don Vicente
1240
el rico y nueso pariente.
Diome un buey y una borrica
Redondilla
su padre, que Dios perdone,
el día que me casé,
y yo como me acordé,
1245
aunque el oficio la entone,
Redondilla
¡pardiez!, la traigo un presente
y a que sepa lo que estimo
que me conozca por primo.

SANCHO
¡Hola, echad de aquí esta gente!
Redondilla
1250
¿Hay locura tan extraña?
¡Oh, cuánta verdad encierra
que nadie es nada en su tierra
y el nada es algo en la extraña!

PORTERO
Redondilla
Ea, despejad la sala.

MATEO
1255
¡Ah, señor, mire que soy
su primo!

SANCHO
¡Corrido estoy!

PORTERO
¡Salid allá noramala!

CRISPÍN
Redondilla
Para él vienen las truchas.

PORTERO
¡Salgan noramala fuera!

MATEO
1260
Tome las cuatro siquiera,
mire que traemos muchas.

SANCHO
Redondilla
¡Cosa que os haga azotar!

CRISPÍN
¿Por traer truchas?

PORTERO
¡Salid presto!

SANCHO
¡Azotaldos!

MATEO
Guarda el cesto;
1265
nunca más vuelvo a pescar.

SANCHO
Redondilla
¡Ay, honra, qué extrañas leyes
has puesto en un pecho honrado!

MATEO
Sin duda que es gran pecado
traer truchas a virreyes.

CRISPÍN
Redondilla
1270
Señor, señor.

SANCHO
¿Qué queréis?

CRISPÍN
Mire que son salmonadas.

SANCHO
¿Qué hacéis con esas espadas?

PORTERO
¡Huid, hombres, no aguardéis!

MATEO
Redondilla
Huye, Crispín, ¿no lo escuchas?

CRISPÍN
1275
Yo llevo lindo despacho.

SANCHO
¡Adiós!

MATEO
¿Han vido el borracho,
cómo no quiso las truchas?

Vanse los villanos huyendo

SANCHO
Redondilla
A doña Juana llamad.

PORTERO
Ella, señor, viene a verte.

SANCHO
1280
Hoy pienso darla la muerte.
¡Cielo, el rigor perdonad!

Sale doña Juana

DOÑA JUANA
Redondilla
Como no me entráis a ver,
a veros quiero salir.

SANCHO
(¡Vive Dios que ha de morir
1285
tan deshonrosa mujer!)
Redondilla
Salíos todos allá.
Y tú, Fernando, está alerta
que nadie llegue a la puerta.

PORTERO
Nadie, señor, llegará.

DOÑA JUANA
Redondilla
1290
¿Para qué es la prevención
de la puerta y de la gente?
¿Tienes algún accidente?
¿Cánsate la ocupación?
Redondilla
Los negocios del Gobierno
1295
son las canas de los años,
porque entre dulces engaños
envuelven cuidado eterno.
Redondilla
Bienaventurado el Rey
que tiene ministro sabio.

SANCHO
1300
Ni de negocios me agravio
por el cargo de virrey
Redondilla
ni me da pena el cuidado.
Tú sola pena me das.

DOÑA JUANA
¿Yo, mi señor?

SANCHO
¿Pues quién más,
1305
en este dichoso Estado?
Romance (tirada)
Ya, doña Juana, no puedo
sufrir los deudos que tienes,
porque en el lugar que estoy
me humillan notablemente.
1310
¿Es posible que tenías
deudos tan pobres?

DOÑA JUANA
Pareces
hombre que salió del mar,
que mirando sus crecientes
dice: “¿Es posible que yo
1315
pase por golfo tan fuerte?”
Cuando éramos los dos pobres
no reparaste en parientes
pobres; cuando somos ricos
gente baja te parecen.
1320
Bien sabes tú que mi padre
nada en nobleza te debe;
el tener parientes pobres
en toda sangre acontece.

SANCHO
Sí, pero bien sabes tú
1325
que en oficios preeminentes
deslustran mucho los deudos
pobres, y más si pretende
el dueño mayor lugar.

DOÑA JUANA
Al pensamiento me ofreces
1330
una fábula de Isopo.

SANCHO
¿Con fábulas me entretienes?

DOÑA JUANA
Bebía un cordero humilde
de un arroyo en la corriente
por lo bajo, y en lo alto
1335
un lobo voraz y aleve;
y como matar quería
el corderillo inocente,
“Mira que me enturbias –dijo–
el agua, tan recio bebe.”
1340
El cordero respondió:
“Lobo amigo, pleito quieres:
si estoy en bajo y tú en alto,
tú la enturbias, tú me ofendes.”
¿Qué tienen que ver mis deudos,
1345
que el agua en lo bajo beben,
contigo, que estás en alto,
si no es que pleito pretendes?

SANCHO
¿De suerte que soy el lobo?
Entre mil virtudes tienes
1350
esta de honrarme tu lengua,
pues mal tu causa defiendes,
que aunque más por lo sutil,
de ser discreta te precies,
no me has de satisfacer
1355
ni tú lo estás, que bien sientes
que para mis pretensiones
tus deudos pobres detienen
el curso de mi ventura,
porque no querrán los Reyes
1360
levantarme a más lugar.

DOÑA JUANA
Pues bien, ¿a qué te resuelves?
¿Puedo yo remediar esto?

SANCHO
No quiero que lo remedies,
que son muchos, doña Juana,
1365
sino que a Dios te encomiendes,
porque no le puede haber
más eficaz que tu muerte
para que los reyes me honren
y me casen altamente.
1370
Días ha que lo he pensado,
no repliques, que no puedes
excusar tu muerte.

DOÑA JUANA
Mira
que tu mismo daño emprendes,
que no será tan secreta
1375
mi muerte, que no te cueste
la vida, luego que sepan
los Reyes que fui inocente.
Yo te daré mejor modo.

SANCHO
¿Cómo? ¿Dirás que destierre
1380
tus deudos?

DOÑA JUANA
No digo tal,
sino que en su paz los dejes.
Finge que me has enviado
a Vizcaya, y vuelva en breve
quien diga que muerta soy,
1385
porque yo, secretamente,
con pobre traje me iré
a esas tierras, cuyas nieves
me sepulten mientras viva,
pues la tierra no me quiere.

SANCHO
1390
En escapando de aquí
te quejarás a los Reyes.

DOÑA JUANA
Yo te doy licencia entonces
que en mismo honor me afrentes;
di que te fui desleal,
1395
bien habrá con quien lo pruebes,
y lo escrito, aunque sea falso,
por eso juzgan los jueces,
que testigos a hombre rico
no han faltado eternamente,
1400
ni para pobre desdichas,
ni para desdichas muerte.

SANCHO
Ahora bien, tú sabes bien
que mi alma te aborrece.
Si lo sabes, ¿qué me buscas?
1405
Si me buscas, ¿qué me quieres?
Yo no querría matarte,
que no es justo que ensangriente
un hombre tan valeroso
la espada en mujer tan débil.
1410
Si ves que resuelto estoy,
vete, doña Juana, vete
adonde en secreto goces
la vida que Dios te diere.
Guárdate de descubrirte,
1415
porque si a mis manos vienes
en mil vidas tienes pocas.

DOÑA JUANA
Bien mis ejemplos te pueden
asegurar del valor
que me esfuerza y fortalece.
1420
¿En Granada no les dije
que ya eras muerto a los Reyes
porque tú me lo mandaste,
sufriendo hasta ver que vieses
que me casaban con otro?
1425
Luego razón es que pienses
que ahora sabré mejor
que entonces obedecerte.

SANCHO
Eso te debo, no más,
que es el ser tan obediente.

DOÑA JUANA
1430
¿Del amor no dices nada?

SANCHO
Eso de amar no lo cuentes.
Toma, Juana, un pobre traje,
desnuda el rico que tienes,
y por el jardín, de noche,
1435
vete donde más quisieres,
con condición que ninguno
te conozca.

DOÑA JUANA
Sancho, advierte
que hoy me muero para ti.

SANCHO
¿Pues qué quieres si te mueres?

DOÑA JUANA
1440
Que siquiera con tus brazos
esta garganta consueles.

SANCHO
No te fíes de mi enojo,
que podrán ser que te aprieten
de forma que pidas brazos
1445
y se te vuelvan cordeles.

DOÑA JUANA
¡Ojalá!

SANCHO
¡Déjate de eso!

DOÑA JUANA
¿Qué traje quieres que lleve?

SANCHO
Porque vayas más oculta,
el más pobre que pudieres.

DOÑA JUANA
1450
De Virreina de Navarra
vengo a morir pobremente;
ejemplo soy de fortuna.
Adiós, cubiertas paredes
de telas de oro y brocados
1455
y de bordados doseles.
Góceos don Sancho con otra.

SANCHO
¡Qué necia y prolija eres!

DOÑA JUANA
Como soy aborrecida
perezco necia, y advierte
1460
que hablaba con estas piedras
para ver si te enterneces;
pero eres piedra más dura,
yo eslabón que no te enciende.

SANCHO
¡Acaba!

DOÑA JUANA
Ya voy, mi bien,
1465
que esto es detenerme a verte.
Adiós, mi don Sancho amado.

SANCHO
No con eso me enterneces.

Vanse, y salen los Músicos, de villanos, en una aldea y dos labradores bailando; Flora y Constanza con sus panderos; Bartolo y Enio, villano

MÚSICOS
Copla (estructura abierta)
La mañana de san Juan, mozas,
vamos a coger rosas.

UNO SOLO
1470
Pues que tan clara amanece.

TODOS
Vamos a coger rosas.

UNO
Y todo el campo florece.

TODOS
Vamos a coger rosas.

UNO
Aquí hay verbena olorosa.

TODOS
1475
Vamos a coger rosas
la mañana de san Juan, mozas,
vamos a coger rosas.

UNO
Adonde cantan las aves.

TODOS
Vamos a coger rosas.

UNO
1480
Y corren fuentes suaves.

TODOS
Vamos a coger rosas.

UNO
Aquí convida la sombra.

TODOS
Vamos a coger rosas
la mañana de san Juan, mozas,
1485
vamos a coger rosas.

ENIO
Redondilla
El puesto habemos ganado.

FLORA
Pocos mozos han salido.

BARTOLO
Ha jugar la lucha han ido
los más valientes al prado;
Redondilla
1490
las gradas del olmo están
a la fe, Flora, sin gente.

Haya un olmo en el teatro, como aldea, con sus gradas

ENIO
Todo cristiano se asiente,
que poco a poco vendrán.

BARTOLO
Redondilla
Si viniera un barquillero
1495
voto al sol que os convidara,
que perdiera o que ganara.

ENIO
Amor no estima el dinero,
Redondilla
que dicen que anda desnudo.

BARTOLO
Bien lo sé, por mis pecados;
1500
oro me cuesta y cuidados,
aunque pastor tosco y rudo.

CONSTANZA
Redondilla
Lo que no puedo sufrir
es que digáis que gastáis,
si alguna cosa nos dais
1505
siempre la habéis de gruñir.
Redondilla
¿Pues no es razón que miréis,
que os habéis hecho tiranos
de la hacienda, que en las manos
oro y gobierno tenéis?
Redondilla
1510
Sed vosotros los sujetos
y nosotras las señoras,
veréis con cuántas mejoras
se truecan tales efetos;
Redondilla
no gastéis, y veréis
1515
cómo nosotras gastamos;
veréis lo mucho que os damos
sin que vosotros nos deis.
Redondilla
Que si tenéis los dineros
por fuerza habéis de gastar;
1520
algo nos habéis de dar,
que no podemos andar en cueros.

ENIO
Redondilla
¡Pardiez, que tiene razón!
Los hombres nos lamentamos
de lo que siempre les damos
1525
sin ver que sujetas son;
Redondilla
porque al tener el dinero
y a estar sujetos a ellas
no nos quejáramos de ellas
con estilo tan grosero;
Redondilla
1530
ellas de nosotros sí,
y dijeran que nos daban
su hacienda, y que la gastaban
con nosotros.

BARTOLO
Es ansí.

ENIO
Redondilla
Luego bien dice Constanza.

BARTOLO
1535
¡Pardiez, Enio, que es verdad!

CONSTANZA
Si fueres a la ciudad
y a la voluntad alcanza
Redondilla
al dinero, por razón
de este primer desengaño,
1540
cómprame un poco de paño.

ENIO
¿Qué color?

CONSTANZA
Satisfacción.

ENIO
Redondilla
¡Pardiez, Constanza, no sé
qué color es!

CONSTANZA
Naranjada.

ENIO
Color y nombre me agrada,
1545
mas, ¿tendrela de tu fe?

CONSTANZA
Redondilla
Si lo traes, bien podrás,
y tendrela yo de ti.

ENIO
¿Quieres más?

CONSTANZA
Más quiero.

ENIO
Di.

CONSTANZA
Mas la guarnición, no es más.

ENIO
Redondilla
1550
¿Qué ha de ser?

CONSTANZA
Oro quisiera,
pero terciopelo basta.

ENIO
¡Y dirán que no se gasta!

CONSTANZA
El aforro te pidiera,
Redondilla
pero acá no faltará.

ENIO
1555
Este ha sido lindo ahorro,
reparar en el aforro
donde lo demás está!

CONSTANZA
Redondilla
Si hallares una patena
bien será que me regales.

ENIO
1560
Yo te la vi en los corales.

CONSTANZA
No la pidiera a ser buena.

ENIO
Redondilla
Constanza, detente ahí
si no quieres que me venda,
o tómate tú la hacienda
1565
y dame que vista a mí.

Salen Belardo, alcalde, viejo, y el Beneficiado

BELARDO
Redondilla
A la fe, Beneficiado,
no hay fiesta sin tamboril.

BENEFICIADO
Callad, que ya viene Gil,
que fue esta mañana al prado.

BELARDO
Redondilla
1570
Sentaos, pues, y trataremos
lo de las fiestas de Dios.

BENEFICIADO
¿Habló el Regidor con vos?

BELARDO
Mañana nos juntaremos.

BENEFICIADO
Redondilla
Ha de haber danza con dichos.

BELARDO
1575
Compóngala el escribano,
que siempre trae en la mano
los dichos y sobredichos.

BENEFICIADO
Redondilla
Heis donde vienen, Belardo,
el Barbero y Regidor.

Salen el Barbero y el Regidor

REGIDOR
1580
Dios guarde al señor doctor.

BELARDO
¡Ala, he, que andáis gallardo!
Redondilla
Creo que os queréis casar.

BARBERO
No me lo diréis a mí,
que buena mujer perdí.

BELARDO
1585
Sancho, si queréis llorar
Redondilla
íos mucho noramala
al rollo que está en las eras.

BARBERO
¡Nunca habéis de hablar de veras!

BELARDO
¿Paréceos a vos que es gala
Redondilla
1590
llorar un viudo rico
en toda conversación?

BARBERO
¿No os parece que es razón
el dolor que denefico?

BELARDO
Redondilla
Resucitárala Dios,
1595
aunque más me contéis de ella,
que yo acaba con ella
que no llorara por vos.
Redondilla
De buena gana os casara
con mi hermana; mas no quiero,
1600
que, en efecto, sois barbero.

REGIDOR
¡Mirad en lo que repara!
Redondilla
Pero ¿por qué os da cuidado?

BELARDO
Porque soy hombre de vena,
y me diera mucha pena
1605
tener al barbero al lado.

REGIDOR
Redondilla
¿Jugaremos un rentoy?

BENEFICIADO
¿Quién a quién?

BELARDO
El doctor sea
con el barbero.

BARBERO
No crea
que en tal propósito estoy,
Redondilla
1610
que el Regidor juega mucho.

BELARDO
¡Pardiez, en vano teméis;
ganaréis cuanto juguéis!

BARBERO
Como por burla os escucho.

BELARDO
Redondilla
¿Burla? ¡Si andáis de ganancia!

BARBERO
1615
¿Yo? Debéisos de burlar.

BELARDO
¿Pues no es ganancia enviudar?

BARBERO
Tal os venga la ganancia.

BELARDO
Redondilla
Estoy por decir amén.

Sale doña Juana en hábito de estudiante

DOÑA JUANA
¿Quién creyera que tuviera
1620
tanto valor que pudiera
llegar hasta aquí también?
Redondilla
En traje pobre salí,
pero presto le mudé,
que del mío n fie
1625
el honor que vive en mí.
Redondilla
Con esto, que al hombre engaña,
voy más segura en su traje,
como quien sabe el lenguaje
cuando va por tierra extraña.
Redondilla
1630
Por este monte poblado
de aldeas me esconderé,
en tanto que el alma esté
en cuerpo tan desdichado.
Redondilla
¡Ah, don Sancho, por subir
1635
a estado de más valor
y por casarte mejor
me condenas a morir!
Redondilla
Plega a Dios que no te mire
con ojos de su venganza,
1640
que aún me queda confianza
que mi inocencia te admire.
Redondilla
Y pues que no me mataste,
algún día podrá ser
que vuelva a ser tu mujer
1645
la mujer que despreciaste.
Redondilla
La gente de aquesta aldea
pasa su fiesta en placer,
que la ambición, ni el poder,
ni los deleites desea.
Redondilla
1650
Dichoso quien así nace,
pues habiendo de morir
el más sencillo vivir
más a los sabios aplace.
Redondilla
Si en el lugar que nací
1655
mi padre me hubiera dado
con mi igual, humilde estado,
nunca yo me viera así.
Redondilla
¿Qué me ha valido hermosura,
hacienda, ingenio y valor,
1660
pues nunca me tuvo amor
quien hoy mi muerte procura?
Redondilla
Estímase por Ladrón
de los buenos de Guevara,
y en las almas no repara
1665
que todas iguales son.
Redondilla
Mas ya reparan en mí.–
Guárdeos Dios.

BELARDO
Con bien vengáis.
¿Con quién venís? ¿Qué buscáis?

DOÑA JUANA
¿Está el señor cura aquí?

BENEFICIADO
Redondilla
1670
Yo soy. ¿Qué es lo que queréis?

DOÑA JUANA
Dómine, paso adelante:
yo soy un pobre estudiante,
que por Dios algo me deis.

BENEFICIADO
Redondilla
¿Y quam artem profiteris?

DOÑA JUANA
1675
Grammaticam.

BENEFICIADO
Bien está.
Quedaos esta noche acá,
y mecum manducaberis.

DOÑA JUANA
Redondilla
Tan mal debe de saber
hablar latín como yo.

BELARDO
1680
¿Quién, mancebo, os engañó?
¿Para qué os vais a perder?
Redondilla
Vos debéis de ir por novillos.

REGIDOR
Sin duda que se desgarra.

DOÑA JUANA
No soy, señor, de Navarra.

BELARDO
1685
Luego aquestos rapacillos
Redondilla
dicen que van a ver mundo.
¿De dónde sois?

DOÑA JUANA
De Aragón;
mis padres muy pobres son,
mi amparo en las letras fundo.

BARBERO
Redondilla
1690
Si aprender oficio fuera
vuestro intento, yo os mostrara
el mío.

DOÑA JUANA
No me excusara
si un arte noble aprendiera.

BARBERO
Redondilla
Ser barbero y cirujano,
1695
¿no es arte noble?

ISABEL
Sí es.

BARBERO
Redondilla
Y aun oficio que en un mes
podréis curar cualquier sano.

DOÑA JUANA
Redondilla
Lo que toca a cirugía
me parece que aprendiera
1700
si vuestra merced quisiera
tenerme en su compañía.

BARBERO
Redondilla
Vuestra cara y vuestro talle
me obligan a haceros bien.

BENEFICIADO
Dios os le haga a vos también,
1705
que así queréis amparalle.

BARBERO
Redondilla
¡Pardiez que pone afición!

BENEFICIADO
Si no le queréis allá,
en la iglesia servirá
y yo le daré ración.

DOÑA JUANA
Redondilla
1710
Con el señor cirujano
pienso que será mejor,
que con el señor doctor
gastaré mi tiempo en vano.

BARBERO
Redondilla
Él dice bien. Pues conmigo
1715
venid, y sabréis la casa.

DOÑA JUANA
¡Ved lo que en el mundo pasa!

BARBERO
¿Cómo os llamáis?

DOÑA JUANA
¿Yo? Rodrigo.

BARBERO
Redondilla
Venid por aquí.

DOÑA JUANA
Ya vengo.

BELARDO
¡Hola! Si sabéis sangrar,
1720
bien os podéis enseñar
en un pollino que tengo.

REGIDOR
Redondilla
¿Jugaremos al rentoy?

BELARDO
Vamos en casa del cura,
si habrá frío, por ventura.

BENEFICIADO
1725
Si nada es frío, eso os doy.

BARTOLO
Redondilla
Enio, el alcalde ser va.

ENIO
Báilese delante de él.

CONSTANZA
Pues si el cura va con él,
juego y colación habrá.

MÚSICOS
Copla (estructura abierta)
1730
La mañana de San Juan, mozas,
vamos a coger rosas.

Váyanse delante de ellos cantando y bailando, y salga el virrey don Sancho con luto, el Chanciller, y otros Caballeros y Tello

CHANCILLER
Endecasílabos sueltos (tirada)
El reino todo, de tristeza lleno,
a Vuestra Señoría envía el pésame
de esta improvisa y lastimosa muerte.
1735
No hay caballero que no traiga luto,
no hay escudero que no llore a voces,
no hay pobre labrador que por lo menos
perdone alguna parte del vestido,
vistiéndose de negro en lo que puede.
1740
Todos, en fin, con general lamento,
muestran de este suceso el sentimiento.

SANCHO
El reino con razón siente la muerte
de la mejor mujer de quien fue patria,
y el sentimiento es deuda a sus virtudes,
1745
de quien todos sabéis que fue dotada
con gran ventaja a cuantas ha tenido,
aunque la hiciera en esto a Roma y Grecia.
Yo no sé de qué suerte me consuele,
mas sé que si me dan licencia luego
1750
los Reyes, mis señores, verá el mundo
del amor conyugal un casto ejemplo.

UN CABALLERO
¿Escríbeles el caso como pasa
con aqueste dolor Vueseñoría?

SANCHO
¿Pues no es forzoso, habiéndome los Reyes
1755
por ocasión de mi mujer honrado?
Ya les escribo el sentimiento mío,
y cómo la enviaba con sus deudos,
y que al pasar de aquel infausto río,
quebrándose la puente, cayó dentro.
1760
Mi soledad les digo, y les suplico
provean este cargo en quien quisieren,
porque mi intento es recogerme a un hábito,
donde sirviendo a Dios la vida acabe.

OTRO CABALLERO
¡Lástima ver llorar hombre tan grave!
Octava real
1765
A Vuestra Señoría guarde el cielo,
generoso señor, muy largos años,
que con la vida no faltó el consuelo.

SANCHO
Tarde le espero yo de tantos daños.
Vanse, y quedan Tello y don Sancho
¿Fuéronse?

TELLO
¿No lo ves? Habla.

SANCHO
Recelo.

TELLO
1770
Son los recelos sombra a los engaños.

SANCHO
Quítame aqueste luto, y dame presto
un hábito galán, bueno y honesto.

TELLO
Octava real
Este papel me dio Felicia y este
Lisena y Clorinarda un gran recado.

SANCHO
1775
Verelas todas antes que me acueste.

TELLO
A todas tienes en igual cuidado.

SANCHO
La que me quiere bien paciencia apreste,
que a no querer estoy determinado.
¿Qué te dijo la vieja?

TELLO
Que era bella,
1780
y de trece a catorce la doncella.

SANCHO
Octava real
Linda vida es aquesta.

TELLO
Como nueva.

SANCHO
¿Es posible que hay hombre que se case?

TELLO
Entre señores aún mejor se lleva;
no hay cuarto adonde la mujer se pase.

SANCHO
1785
¿Has visto un gavilán cuando se ceba?
Pues tan quisiera yo que me cebase
tu diligencia en nuevas aves.

TELLO
Creo
que has hurtado a Eliogábalo el deseo.
Mas mira que te aguardan los matantes.
1790
y los dos que cantaron esta siesta.

SANCHO
No dudes que saliera mucho antes
a estar la luna en esos montes puesta.

TELLO
¿Has de ver a Risela?

SANCHO
No te espantes
si vieres a Risela descompuesta,
1795
que no me pago yo de hipocresías,
robar las noches y rezar los días.

TELLO
Octava real
Ella a lo menos bien se justifica.

SANCHO
Lágrimas de mujer a moscateles,
ninguna cosa más me ratifica;
1800
eso a los boquirrubios y noveles.

TELLO
Señor, a la rodela el brazo aplica,
que ya puedes bajar por donde sueles.

SANCHO
¿Qué hará Dios de mi muerta?

TELLO
¿Eso preguntas?
Las vivas busca y deja las difuntas.

Salen los Músicos y Mauricio y Fabricio, de noche

MÚSICOS
Octava real
1805
Mucho tarda en bajarN
X
Nota del editor

Comienza un pasaje que, por la suspensión de las octavas, debe de estar alterado

.

MAURICIO
Tendrá respeto
a la gente de fuera y de su casa,
que está el Virrey agora triste y viudo.

FABRICIO
¡Bonito es él para tener respeto!

MÚSICOS
¡Desatinado mozo!

MAURICIO
¡Temerario!

MÚSICOS
1810
¿Fue Nerón más cruel?

MAURICIO
¿Ni más vicioso?

FABRICIO
Así ha de ser un hombre poderoso.

MAURICIO
Tal tengas la salud.

FABRICIO
Mejor la tenga.

MAURICIO
El espejo del mundo es los señores.

MÚSICOS
Predica un poco. ¡Así te den tercianas!

FABRICIO
1815
¡Qué poco que ha sentido haber perdido
una mujer hermosa y entendida!

MAURICIO
¿No ves que no sentir, porque no sienten,
se llama ya valor entre los príncipes?

FABRICIO
A lo menos es muestra de grandeza.

MAURICIO
1820
A lo menos es vida deleitable.

FABRICIO
Vivir para hoy es ley que al sabio agrada.

MAURICIO
Antes viven los más para otro día,
pues durmiendo la luz, velan la noche;
la vida parten entre cama y coche.

MÚSICOS
Octava real
1825
Este me desatina.

FABRICIO
¡Gran belleza
fue la de su mujer!

MÚSICO
¡Y desdichada!

MAURICIO
¿Por qué la aborreció?

MÚSICO
Por su firmeza
y porque le amó, siempre desamada.
Tanto estimó este necio la grandeza
1830
de la sangre, de abuelos heredada,
que porque su mujer no era ángel puro
no la quiso por yedra de su muro.

MAURICIO
Octava real
¡Oh, mal que le haga Dios!, y vendrá luego
a querer un demonio, que le haga
1835
mil pesos falsos, y él, a todos ciego,
será avestruz que hasta los hierros traga.

FABRICIO
Eso dicen que pica el gusto.

MAURICIO
¡Fuego!

Salen don Sancho y Tello, de noche

SANCHO
No quedará de la traición sin paga.

TELLO
Gente hay aquí.

SANCHO
¿Quién va?

MAURICIO
¿Quién lo pregunta?

SANCHO
1840
Este brazo, esta mano y esta punta.

MAURICIO
Endecasílabos sueltos (tirada)
¿Es mi señor don Sancho de Guevara?N
X
Nota del editor

Probablemente estos endecasílabos sueltos formasen parte de una octava real.

SANCHO
¿Y tú Mauricio acaso?

MAURICIO
A tu servicio,
con todos los amigos del Parnaso.

SANCHO
Octava real
Anden las musas, ruede verso y prosa,
1845
suéltese el gusto y corran los deseos,
tañed, cantad, no quede moza hermosa
que no amanezca con dos mil empleos.

MÚSICOS
¿Quieres que cante una canción famosa
de todas las banderas y trofeos
1850
que ganaste a los moros de Granada
por el valor de esa invencible espada?

SANCHO
Octava real
No quiero ahora túmulos ni broches;
cantemos en lenguaje picaresco,
que la mujer más casta en estos gonces
1855
se queda más dormida que un tudesco.
Entonces peleaba como entonces;
ahora, como ahora gozo el fresco.
¿Quién vive en estas verdes celosías?

FABRICIO
Dos niñas de a cien mil y tantos días.

SANCHO
Octava real
1860
¡Escupo, no hay preñada con más ascos!

MAURICIO
Yo te quiero llevar a cierta moza,
candeleros de plata con damascos.

SANCHO
¡Cuerpo de tal, la risa me retoza!

MAURICIO
Mas es mujer que ablandará peñascos,
1865
y que el mejor Guzmán, Lara y Mendoza
dejara por dineros de un lacayo.

SANCHO
¡Fuego!

MÚSICO
¡Alquitrán!

FABRICIO
¡Salitre!

TELLO
¡Aceite!

MAURICIO
¡Rayo!

SANCHO
Octava real
Si va a decir verdad, entre mujeres
se tiene por blasón pelar los hombres.
1870
Luego a la noble dicen: fácil eres,
y desde boba a necia, dos mil nombres.
Saber con opinión, Mauricio, quieres
mujer, entre mujeres, no te asombres,
que la que pesca con mayor guadaña
1875
esa tienen en más.

MAURICIO
Guarda la caña.

FABRICIO
Octava real
Aquí vive una moza recatada
que guarda a cierto penitente el rostro.

SANCHO
¿Vive con él honrada?

FABRICIO
Y muy honrada.

SANCHO
Pues a su puerta y balcón me postro.

MÚSICO
1880
Yo conozco una fea bien hablada,
a oscuras ángel y con luces monstruo.

SANCHO
Excomunió[n] parece que recelas,
pues es mujer hasta matar candelas.

TELLO
Octava real
Una viuda he visto yo esotra tarde,
1885
mas no dará licencia al mismo Apolo.

SANCHO
Rompamos la puerta.

TELLO
¡Dios me guarde!

SANCHO
Dime la casa y llamaré yo solo.

TELLO
Bien dices, que si vas con este alarde
primero te abrirá su quicio el polo.

SANCHO
1890
Ve delante.

TELLO
No vayas sin sosiego.

SANCHO
Si tengo de callar, vuélvome luego.

Vanse, y salen Belardo y Constanza, su hija

BELARDO
Redondilla
¿Qué tienes? ¡Duelos te den!

CONSTANZA
¡Mirad qué traza de padre!
A fe que a vivir mi madre
1895
que me tratara más bien.

BELARDO
Redondilla
¿Pues cómo puedo tratarte,
si no te entiendo, Constanza?

CONSTANZA
Más pienso que se os alcanza.

BELARDO
¿Qué puedo más que curarte?

CONSTANZA
Redondilla
1900
¡Bien me curáis, por mi fe!

BELARDO
¿Qué tienes?

CONSTANZA
Opilaciones.

BELARDO
Si tuvieras sabañones
en la mano o en el pie;
Redondilla
si tuvieras tiña o sarna,
1905
o enfermedad conocida.

CONSTANZA
Esta me toca en la vida
y así el alma me descarna.

BELARDO
Redondilla
¿Pues qué es estar opilada?

CONSTANZA
Es un cierto no sé qué
1910
que se ve y que no se ve.

BELARDO
Pues pon y pongas no nada.

CONSTANZA
Redondilla
Siento yo mucho dolor.

BELARDO
Por Dios que yo no lo siento.

CONSTANZA
Es mal del entendimiento.

BELARDO
1915
Pues hija, parece amor.

CONSTANZA
Redondilla
¡Amor? ¡Jesús, Dios me guarde!
¡No me lo nombréis!

BELARDO
No haré,
pero si es amor, a fe
que nunca en saberse tarde.

CONSTANZA
Redondilla
1920
Yo me querría sangrar.

BELARDO
Eso juráralo yo,
y más si el barbero os dio
la causa.

CONSTANZA
¿Iranle a llamar?

BELARDO
Redondilla
Yo propio.

CONSTANZA
Vame la vida
1925
en que me pique y me saque
tanta sangre que me aplaque
todo este mal por la herida,
Redondilla
que de abundancia sospecho
que todo mi daño ha sido.

BELARDO
1930
Caracoles habéis comido
y mal os han hecho.
Menester os habéis sangrar
de la vena del pecho.N
X
Nota del editor

Estos cuatro versos parecen ser una copla o cantar del pueblo.

CONSTANZA
Redondilla
Id, que me siento morir.

BELARDO
1935
Voy, que sé bien que en mujer
para más daño ha de ser
el quererla resistir.

Vase

CONSTANZA
Soneto
¡Hermoso sangrador, dulce barbero,
venido por mi mal a ser bien mío,
1940
la sangre que me alteras te confío
y de tu herida mi remedio espero!
Decirte quiero que por ti me muero
mejor que con las quejas que te envío,
aunque tengas mi mal por desvarío
1945
por lo menos sabrás lo que te quiero.
Si la sangre contigo me enemista
los sabios dicen que el amor se causa
de sangre, que entra en rayos por la vista.
Si quieres que se temple y ponga pausa
1950
sángrame tú, que como amor resista
cesarán los efectos con la causa.

Sale doña Juana en hábito de barbero aldeano, con su cinta y estuche

DOÑA JUANA
Romance (tirada)
Días ha que sé la casa,
no tiene que me prevenga.
¡Oh, hermosa, guárdela Dios!
1955
Diga, ¿dónde está la enferma?

CONSTANZA
¿Por la enferma me pregunta?

DOÑA JUANA
¿No he de preguntar por ella?
¿He de sangrar al primero
que me topare a la puerta?

CONSTANZA
1960
Si él fuera buen cirujano,
si él buen cirujano fuera,
conociera que era yo
la enferma.

DOÑA JUANA
¡Oh, qué linda enferma!
¿Ella es la enferma que dice,
1965
y con boca tan risueña,
que se comerá una hogaza,
y tendrá esta casa a cuestas,
en qué quiere que adivine,
por las referidas señas
1970
y otras tales, que ella es
la enferma?

CONSTANZA
¡Oh, qué linda flema!
Tome ese pulso y verá
de qué lado estoy enferma,
que a fe que tengo hartos males
1975
si decírselos supiera.

DOÑA JUANA
Si enfermó de socarrona,
que la sangre una ballesta,
si es mal que tiene secreto,
¿a qué astrólogo le cuenta?
1980
Este pulso está muy bueno.

CONSTANZA
¡Miente!

DOÑA JUANA
Seis letras son esas,
que a ser igual la salud
le diera con la lancetas.

CONSTANZA
Mírele bien.

DOÑA JUANA
Ya le miro.
1985
Aquestas intercadencias
son fina bellaquería.

CONSTANZA
¡Ay, Jesús, cómo me aprieta!

DOÑA JUANA
¡Mal me haga Dios si tal hago,
y qué de vicio se queja!

CONSTANZA
1990
Él puede ser buen barbero,
pero mal entiende tretas.

DOÑA JUANA
Esta moza se derrite
y procura que la entienda,
pues sepa que el oficial,
1995
aunque diestro le parezca,
no tiene carta de examen
y que ha de quedar muy fea.
Ahora bien, este su mal
¿a qué términos le llega?
2000
Porque si son de sangría
haré que el maestro venga,
que yo en cosas de peligro
aún no curo con licencia.

CONSTANZA
¡Rodrigo!

DOÑA JUANA
Señora mía.

CONSTANZA
2005
¡Rodrigo del alma!

DOÑA JUANA
¡Reina!

CONSTANZA
¡Rodrigo mío!

DOÑA JUANA
¿Qué quiere?

CONSTANZA
Que me entienda.

DOÑA JUANA
¿Qué la entienda?
¿Cómo puedo, si ninguna
puede ganar la traviesa?

CONSTANZA
2010
¡Si tú lo fueras, Rodrigo!

DOÑA JUANA
Pues bien, ¿de qué me sirviera?

CONSTANZA
Ahora bien, dame un abrazo.

DOÑA JUANA
¡Y cuatro, mis ojos, llega!

CONSTANZA
¡Ay, barbero desbarbado!

DOÑA JUANA
2015
¡Ay, enferma desenferma!

Sale Belardo

BELARDO
¡A fe que para sangrarla
no le ponéis mal la venda!

DOÑA JUANA
Vuesa merced mande luego
coger diez onzas de estrellas,
2020
seis libras de humo de estopas
y dos de pelos de piedras,
y aplicado a la barriga
con un pedazo de estera
para que no la lastime,
2025
no le dolerán las muelas.

Vase

BELARDO
¿Qué es esto, Constanza?

CONSTANZA
¿Yo?

BELARDO
¿Es buena aquesta receta?

CONSTANZA
¡Ya dirá que es mucha costa,
ya que le gasto su hacienda!
2030
Haga, padre, lo que dicen
si no quieres que me muera,
que el barbero es hombre sabio
y sabe que si no llegas
a estorbar la medicina
2035
quedaré del todo buena.

Vase

BELARDO
De suerte me han persuadido
que será bien que lo crea.
Mas, ¿dónde tengo de hallar
pelos de piedra y estrellas?
2040
¡Voy a coger un garrote
de cosa de vara y media,
que yo le daré salud
en saltando la corteza!


Acto III

Sale Arnaldo, viejo, y Urbano, criado del Rey

ARNALDO
Redondilla
A los forasteros causa
2045
mayor congoja y dolor.

URBANO
Sentirán que su rigor
pone a sus negocios pausa;
Redondilla
que la Reina con la pena
está retirada.

ARNALDO
El cielo
2050
la dé en tanto mal consuelo.
¿Y es tanto como se suena?

URBANO
Redondilla
Tengo por cierto que es más,
mas va de bien en mejor,
por un famoso doctor
2055
navarro.

ARNALDO
¿No me dirás,
Redondilla
pues que tú también lo eres,
cómo el caso sucedió,
que con ver que aquí pasó,
hay diversos pareceres?

URBANO
Redondilla
2060
Por la patria y porque siento
tu buen deseo, me animo.

ARNALDO
Mucho la verdad estimo.

URBANO
Oye atento.

ARNALDO
Estoy atento.

URBANO
Romance (tirada)
Viernes, siete de diciembre,
2065
bien digno de nombre eterno,
año de noventa y dos
sobre mil y cuatrocientos,
los dos Católicos Reyes
a sus nobles plantas vieron
2070
la gran ciudad de Granada,
fin del africano imperio,
dejando al santo arzobispo
que fue su padre primero,
Fernando de Talavera,
2075
para su amparo y gobierno,
a esta famosa ciudad
de Barcelona partieron,
con ánimo de hacer Cortes,
aunque en su ausencia bien presto
2080
los moros se rebelaron
y al Albaicín se subieron
con las armas escondidas
y haciendo muchas de nuevo
de las azadas y rejas
2085
que en gran cuidado pusieron
a España; mas fray Fernando,
de sus armas puesto en medio
milagrosamente hizo
que las armas suspendieron,
2090
y humildemente besaron
los sagrados ornamentos.
Don Íñigo de Mendoza,
general de todo el reino,
que era alcaide de su Alhambra,
2095
hizo un hecho en este tiempo
digno de su sangre y casa,
que viendo el prometimiento
que el arzobispo les hizo
para asegurar su miedo
2100
de alcanzarlos el perdón,
por sosegarles de nuevo
a la Condesa y sus hijos
les dio en rehenes.

ARNALDO
Confieso
que fue valerosa hazaña
2105
de su generoso pecho.

URBANO
Estando, pues, los dos Reyes
en Barcelona, contentos
de ver a Granada en paz
y amados por todo extremo,
2110
saliendo Fernando un día
con grande acompañamiento,
un hombre desatinado,
que yo por loco le tengo,
metiendo mano a la espada
2115
con furioso atrevimiento
dio una cuchillada al Rey
que le cortó casi el cuello,
y a no ser por un collar
cuyas piezas resistieron
2120
el golpe, diera sin duda
con la cabeza en el suelo,
porque por alguna parte
entró más de cuatro dedos;
mas quiso Dios que salvase
2125
las cuerdas y todo el grueso
de la nuca, de manera
que dio lugar al remedio.
Las diligencias, Arnaldo,
que en esta herida se hicieron,
2130
como los Reyes son santos,
no fueron de humanos medios,
que se acudió a los divinos
con gran devoción primero.
Vieras toda la ciudad
2135
en su confuso silencio,
hasta que rompió en el llanto
la suspensión de los pechos.
Ni oficiales trabajaban,
ni a las cosas del sustento
2140
había quien acudiese;
el trato estaba suspenso;
toda la gente acudía
a iglesias y monasterios,
pidiendo piedad a Dios
2145
niños, mujeres y viejos.
Él, finalmente, movido
a lástima de su pueblo,
dio al Rey salud.

ARNALDO
Denle gracias
las virtudes de los cielos.

URBANO
2150
La cura de aquesta herida
atribuyen, después de ellos,
a un doctor de nuestra tierra,
a un cirujano mancebo
de lindo talle y persona,
2155
tanto, que a no haberse puesto
con la generosa Reina
en pretensiones del premio,
fuera tenido por ángel.

ARNALDO
¿Qué nombre?

URBANO
Rodrigo; pienso
2160
que es natural de Pamplona.

ARNALDO
Noticia de todos tengo,
mas no hay tal doctor Rodrigo.

URBANO
Si desde niño pequeño
fue a estudiar a Salamanca,
2165
no es mucho no conocerlo,
pero quiérote advertir
que por la cura que ha hecho
priva con los Reyes tanto,
que si le dices tu intento,
2170
lo que contra el Virrey pides
hará que despachen luego.

ARNALDO
Si el navarro es de Pamplona,
a sus padres o a sus deudos
conoceremos sin duda.

URBANO
2175
Basta para enternecelllo
la patria y lo que les pides
a los Reyes, porque creo
que haber tenido salud
bastaba todo el suceso,
2180
pero ventura has tenido,
que este gallardo mancebo
es el doctor que te digo.

ARNALDO
¡Ay, cielos! ¿Qué es lo que veo?

Sale doña Juana con herreruelo y sombrero o alguna gorra si le estuviere bien, y un vaquero negro, y sus guantes de médico, y Félix

FÉLIX
Redondilla
Todos han parado en mal
2185
cuantos fueron en tu daño.

DOÑA JUANA
Félix, yo entendí el engaño.

FÉLIX
¡No he visto castigo igual!

DOÑA JUANA
Redondilla
Gané de aquel labrador,
barbero de aquella aldea,
2190
o que por ventura sea
o por mi propio valor,
Redondilla
de suerte la voluntad
los años que le serví,
y también porque le di
2195
hacienda en gran cantidad,
Redondilla
que, como sabes, curaba
de suerte, que todo el mundo
como a Hipócrates segundo
de mil partes me buscaba,
Redondilla
2200
que me hizo su heredero,
pero sus deudos, villanos,
envidiosos y tiranos,
juntos, con intento fiero,
Redondilla
me procuraron matar.
2205
Mas dejándoles la hacienda
escapé la mejor prenda
y me salí del lugar.
Redondilla
Vine a tiempo a Barcelona
que hallé al Rey con esta herida,
2210
que, después de Dios, la vida
me debe.

ARNALDO
Urbano, perdona,
Redondilla
que quiero llegarle a hablar;
ya no porque me haga bien,
mas porque quiero también
2215
mis desdichas consolar
Redondilla
con ver en él un retrato
de mi difunta sobrina.

URBANO
Eso el dolor lo imagina.

ARNALDO
No soy a su amor ingrato.

URBANO
Redondilla
2220
Negocia y venme a contar
lo que con él te sucede,
porque si quiere, bien puede
darte con el Rey lugar.

Vase

ARNALDO
Terceto
Prospere el cielo tus felices años.

DOÑA JUANA
2225
Y a vos os guarde, padre, y dé consuelo.

ARNALDO
Harto, señor, me importa en tantos daños.
Terceto
He sabido, señor, que os trujo el cielo
a dar al Rey salud, causa bastante
para estimaros el mejor del suelo.
Terceto
2230
Yo, en fin, en estas cortes negociante
[Aparte]
(¡ay, Dios, cuánto parece a mi sobrina
su rostro es en extremo semejante!),
Terceto
viendo que vos, por la virtud divina
que os dio tal gracia, habéis al Rey y a España
2235
puesto en obligación tan peregrina
Terceto
(¡Oh, cuánto el bien imaginado engaña),
sabiendo que nacistes en Pamplona
y que ver su ruina tan extraña
Terceto
ha de obligar, señor, vuestra persona,
2240
quiero valerme del amparo vuestro,
pues que la patria y la piedad me abona.

DOÑA JUANA
Terceto
[Aparte]
(¡Cielos, con qué temor el rostro muestro
a deudo tan cercano! Mas no importa,
ya corre la fortuna en favor nuestro.)

ARNALDO
Terceto
2245
¿Quién fueron vuestro padres?

DOÑA JUANA
Fue muy corta
en eso mi ventura, si os parece,
pues, que mi humilde casa me reporta,
Terceto
que el Rey, por ser quien es me favorece,
decid qué pretendéis.

ARNALDO
[Aparte]
(La misma cara
2250
de la difunta al pensamiento ofrece)
Terceto
Los Reyes, a don Sancho de Guevara.

DOÑA JUANA
[Aparte]
(Mi muerte debe de pedir mi tío.
Y estar conmigo hablando, ¡cosa rara!)

ARNALDO
Terceto
Por sus servicios y gallardo brío
2255
en la conquista de Granada, hicieron
de Navarra Virrey.

DOÑA JUANA
[Aparte]
(¡Ay, Sancho mío!)

ARNALDO
Terceto
Él, en efecto, y su mujer vinieron
a su gobierno, pero apenas, hijo,
en Pamplona dos meses estuvieron,
Terceto
2260
cuando don Sancho que era muerta dijo
su malograda esposa, y aquel día
trocó su patria en luto el regocijo.
Terceto
Mas como toda la ciudad sabía
que por sus vicios y altivez don Sancho
2265
a su santa mujer aborrecía,
Terceto
y que para vivir a lo más ancho
procura matarla (¡oh, cuanto en veros
el lazo estrecho al corazón ensancho!),
Terceto
bien conoció que a sus criados fieros
2270
matarla hizo y que fingió que un río
la sepultó.

DOÑA JUANA
(¡Qué indicios verdaderos!)

ARNALDO
Terceto
El cuerpo no parece.

DOÑA JUANA
Es desvarío
buscar el cuerpo.

ARNALDO
Yo, si amor me abona,
que soy, en fin, de doña Juana tío,
Terceto
2275
tras tanto tiempo vengo a Barcelona,
no a pedir mi sobrina solamente,
pero todo el remedio de Pamplona,
Terceto
porque ha llegado a ser tan insolente,
que no queda doncella ni casada
2280
que no se queje; hasta la noble gente.
Terceto
Vengo a pedir al Rey vara o espada
contra el tirano de Navarra, y quiero,
hijo, que ampares hoy tu patria amada.

DOÑA JUANA
Terceto
¿Que es tan vicioso, padre, un caballero
2285
tan noble?

ARNALDO
Tanto, que hace virtuosos
a Claudio, a Galo, Tigelino y Nero.

DOÑA JUANA
Terceto
Pues yo hablaré a los Reyes generosos
y pediré de tanto mal castigo.

ARNALDO
La Reina es esta.

DOÑA JUANA
(¡Ay, cielos rigurosos,
2290
que toda esta crueldad usáis conmigo!)

Salen los Reyes

REY
Redondilla
Notable es el alegría
que ha mostrado Barcelona.

ISABEL
La vista de tu persona
es lo que el sol en el día,
Redondilla
2295
sin él han estado en tanto
que no has tenido salud,
pero ya con la virtud
cesó la nube del llanto.

REY
Redondilla
Bien debe a mi voluntad
2300
Barcelona ese deseo.

DOÑA JUANA
¡Gracias al cielo que veo
bueno a Vuestra Majestad!
Redondilla
Digo bueno de salud,
que de bueno es el más bueno,
2305
como quien está tan lleno
de generosa virtud.

REY
Redondilla
Merced del cielo, Rodrigo,
y de tus manos famosas.

DOÑA JUANA
Como son tan generosas
2310
usaron piedad contigo.
Redondilla
De parte de toda España
quiero darte el parabién.

REY
Y a ti es razón que te den
el galardón de esta hazaña.
Redondilla
2315
Esto hará España si yo
de algún provecho les fuere,
y yo, si la Reina quiere.

ISABEL
De suerte nos obligó,
Redondilla
Rodrigo, tu ingenio raro,
2320
que es poco darte a Castilla.

DOÑA JUANA
Vos, única maravilla
del mundo y de España amparo,
Redondilla
pagáis con solo dejar
que os sirvan, mas pues queréis
2325
honrarme, ocasión tenéis,
ocasión, tiempo y lugar.

ISABEL
Redondilla
Pide, Rodrigo, y advierte
que mi poder tienes ya,
pues libre mi bien está
2330
por tu ocasión de la muerte.

DOÑA JUANA
Endecasílabos sueltos (tirada)
Este buen viejo, Príncipes famosos,
antes de este suceso, muchos días
os ha pedido remediéis el reino
de Navarra, oprimido de un tirano
2335
a quien por su mujer merced hicisteis
del nombre de Virrey, mal empleado.
Ya sabéis cómo dicen que la ha muerto,
ya sabéis cómo fuerza las doncellas,
ya sabéis cómo infama las casadas,
2340
ya sabéis sus extrañas insolencias;
hacedme a mí jüez en lo que toca.
Que aunque es verdad que no ha sido culpado
en lo que toca a vuestra real hacienda,
lo que os digo es tan digno de remedio
2345
cuanto se echa de ver en tantas lágrimas
como llora a esas plantas todo un reino.
Suplícoos que enviéis quien lo remedie
y con la información secreta y pública
traiga a don Sancho a vuestra corte preso.

REY
2350
¿Qué te parece a ti, pues los conoces,
Rodrigo, digno de este oficio y cargo
y que con rectitud se informe y prenda
al tirano don Sancho de Guevara?

DOÑA JUANA
Aquí, señores Reyes, entra ahora
2355
el premio y la merced de mi servicio:
hacedme a mí jüez en lo que toca
a hacer la información y traer el preso,
que no quiero otro premio sino hacerle
a mi patria, Navarra, este servicio.

REY
2360
Su ingenio es tal que puede confiarse
de él esta empresa, si la Reina quiere;
para la información y prisión sobras.

ISABEL
Y aun para la sentencia, si tuviera
las leyes y los años que era justo.
2365
Parta Rodrigo, pues, parta con gente
a comisión tan grave y conveniente.

REY
Al reino escribiremos que en llegando
le den todo el favor que les pidiere:
Guarda, soldados, gentes y otras cosas
2370
para este intento necesarias.

DOÑA JUANA
Guarde
el cielo vuestras vidas.

REY
Parte al punto
mientras las cartas se despachan.

DOÑA JUANA
Pienso
que de esta vez me deberá Navarra,
buen hombre, el bien mayor que hacerla puedo.

ARNALDO
2375
Estatuas han de hacer a vuestro nombre.

DOÑA JUANA
De esta prisión, amigo, os nombro alcaide.

ARNALDO
Bésoos los pies, que no erraréis en eso.

DOÑA JUANA
(El mundo llame extraño mi suceso.)

Vanse doña Juana y Arnaldo

ISABEL
Octava real
La virtud de Rodrigo me aficiona.

REY
2380
Es su patria Navarra, y yo pensaba
que fuese natural de Barcelona.

ISABEL
Cuando pensé que para sí trataba
el oficio mejor de esta corona,
de su tierra el remedio procuraba.

REY
2385
¡Notable cura ha hecho!

ISABEL
¡Milagrosa!

REY
¿Qué dice el que me hirió?

ISABEL
Ninguna cosa
Octava real
más de lo que hasta aquí dicho tenía,
ni ha descubierto con tormento tanto
cómplice de su maldad, solo decía
2390
que Dios se lo mandó por su ángel santo,
que él era el rey y que reinar quería.
Y lo que más, señor, me causa espanto
es el ver que no quiera confesarse,
sabiendo que el morir no ha de excusarse.

REY
Octava real
2395
Sabe Dios que quisiera que viviera
si al escarmiento no importara tanto,
porque ese es loco.

ISABEL
Yo también quisiera,
y del tormento le he quitado cuanto
con ruegos he podido.

REY
Que no muera
2400
sin confesar le diga su ángel santo,
mejor que no matarme le diría.

ISABEL
Por vuestra vida ofrezco a Dios la mía.

Vanse, y entran Constanza y Flora, labradoras

FLORA
Redondilla
No llores, pues no hay remedio,
que el llorar por lo imposible
2405
es, Constanza, el más terrible
y más engañado medio,
Redondilla
y el que es más discreto y sabio
es consolarse.

CONSTANZA
No puedo,
que tengo a mi honra miedo
2410
y del consuelo me agravio.

FLORA
Redondilla
Cuéntame todo el suceso
del modo que te pasó.

CONSTANZA
Bien descansara si yo
tuviera seguro el seso,
Redondilla
2415
pero temo que la historia
a perdelle me ocasione,
pero el seso me perdone
y descanse la memoria.
Romancillo o endecha
Íbame yo al prado
2420
mañana en domingo
después de la misa
que el cura nos dijo;
mi cabello suelto,
solo dividido
2425
de un listón de nácar
que me dio mi primo.
¡Ay, cuán mejor fuera
llevarle cogido,
que cabellos sueltos
2430
tocan a ser vistos!
Sayuelo de grana
llevaba vestido,
y en pestañas verdes
blancos molinillos;
2435
la basquiña azul
y encarnados vivos;
delantal labrado
con hilo amarillo;
las chinelas nuevas,
2440
y en el pie pulido
botín limonado
tirante a membrillo,
tanto, que las flores
cuando más las piso
2445
se holgaban de verle
por dos mil resquicios;
camisa de pechos,
no labrada de hilo,
mas de seda negra
2450
con mil cupidillos.
Iba yo a las fuentes
quebrando los vidrios
y diciendo amores
a los altos pinos,
2455
que, como tú sabes,
muero por Rodrigo,
barbero sin barbas
de gallardo brío;
ha más de seis años
2460
que su amor conquisto,
pero es ablandar
un peñasco frío.
Mis amores tiernos
con sabrosos picos
2465
iban ayudando
dulces pajarillos,
cuando de unas matas
de verde lentisco
salió un caballero
2470
con ellas vestido,
cazador en traje,
venablo y cuchillo,
aunque en saltearme
sátiro lascivo.
2475
“Bien vengáis, serrana”–
alegre me digo–,
enseñadme os ruego,
porque voy perdido”.
Para mi lugar
2480
le mostré el camino
con palabras nobles;
pero ¿qué te digo?,
que contarte todas
las que nos dijimos
2485
era comenzar
proceso infinito.
Saben unas flores,
saben unos lirios
y unos orientales
2490
azules jacintos
que al pasar huyendo
un arroyo limpio
no hay miedo, madre,
no haya miedo, digo,
2495
que por él tornase,
aunque su bullicio
me tirase perlas
de cristal rompido.
Caí sin querer
2500
entre aquellos mirtos,
flores son de Venus,
aman sus delitos.
En su fuerza estaba
el pastor de Anfriso
2505
cuando en busca suya
mucha gente vino.
Llámanle Excelencia,
yo entonces resisto
algo de mi llanto
2510
y de ver me admiro
que el virrey don Sancho,
con tan mal estilo
se pusiese a fuerzas
con mi honor perdido.
2515
Ladrón de Guevara
harto bien le vino,
pues fueron sus obras
como su apellido.
Fuese por el monte
2520
con voces y silbos
y quedé yo dando
lastimosos gritos.
Mas vuelta a la aldea
con dos mil suspiros
2525
le pido a mi padre
que me dé marido.
Él, por darme gusto,
como alcalde y rico,
al barbero habla,
2530
que era gusto mío;
y estando heredado,
mi dicha lo quiso,
sin otra ocasión
se fue fugitivo,
2535
de suerte que estoy
en mil desvaríos,
sin saber que muero,
sin saber que vivo.
Ves aquí la historia
2540
que a mis enemigos
ha dado venganza
para muchos siglos.

FLORA
Redondilla
Con razón tienes pesar
de tan extraño suceso.

CONSTANZA
2545
Temo, Flora, te confieso,
que me tengo de matar.

FLORA
Redondilla
¿Quieres que yo te aconseje
lo que has de hacer?

CONSTANZA
Sí querría.

FLORA
Rodrigo se fue aquel día,
2550
haz que tu padre se queje
Redondilla
de Rodrigo en la ciudad
diciendo que te forzó.

CONSTANZA
¿Y levantarele yo
a Rodrigo tal maldad?

FLORA
Redondilla
2555
¿Qué importa, si de tu parte
al Virrey has de tener?
Que en casarte ha de querer
lo que te deba pagarte.
Redondilla
Con esto le hará buscar
2560
y que por lo menos vuelva.

CONSTANZA
Aún no sé si me resuelva.

FLORA
¿Quién te puede remediar
Redondilla
como quien te hizo el daño?

CONSTANZA
¿Y cómo, Flora, diré
2565
a mi padre que este fue
quien me forzó, si es engaño?

FLORA
Redondilla
Constanza, a los atrevidos
la fortuna favorece.

CONSTANZA
Buen remedio me parece,
2570
pero pierdo los sentidos
Redondilla
en pensar que he de sufrir
de mi padre los enojos.

FLORA
No te pongas en sus ojos
si temes que ha de gruñir,
Redondilla
2575
si no, déjame con él.

CONSTANZA
Él viene a linda ocasión;
yo fío en tu discreción
más que en mi dicha ni en él.

Vase y sale Belardo

BELARDO
Redondilla
Agradezcan que no hago
2580
a su costa diligencia.

FLORA
¿Con quién, tío, es la pendencia?

BELARDO
Que yo no me satisfago
Redondilla
de disculpas ni invenciones.

FLORA
¿No veis que hablándoos estoy?

BELARDO
2585
Calla, sobrina, que voy
a prender unos ladrones.

FLORA
Redondilla
¿Ladrones?

BELARDO
Sí, los parientes
de Sancho el barbero.

FLORA
¿El muerto?

BELARDO
El mismo.

FLORA
¿Por qué?

BELARDO
Es muy cierto
2590
que envidiosos e impacientes
Redondilla
de que heredase Rodrigo,
le han muerto, pues no parece.

FLORA
De que nadie lo merece
yo soy constante testigo.

BELARDO
Redondilla
2595
¿Tú? ¿Pues qué sabe de aquesto?

FLORA
Sé que Rodrigo se huyó
porque una moza forzó,
y que es ladrón manifiesto.

BELARDO
Redondilla
¿Qué dices?

FLORA
Lo que has oído.

BELARDO
2600
¿Moza, Rodrigo?

FLORA
¿No es hombre?

BELARDO
¿No podré saber su nombre?

FLORA
Eres parte.

BELARDO
¿Parte he sido?

FLORA
Redondilla
Parte, y aun pienso que el todo.

BELARDO
¿Eres tú?

FLORA
Más se te entiende.

BELARDO
2605
¿Más que en ti el honor me ofende
ese traidor? ¿De qué modo?

FLORA
Redondilla
Los peores sordos son
los que no quieren oír.

BELARDO
Mucho me das a sentir.

FLORA
2610
Que lo sientas es razón.

BELARDO
Redondilla
¿Es Constanza?

FLORA
Aquí te hiciera
llorar si oyeras su historia.

BELARDO
¡Oh, que tenga santa gloria
su madre, si esto supiera!

FLORA
Redondilla
2615
¡Hiciera muchas locuras!

BELARDO
Antes le diera alegría
de ver que la parecía
en iguales travesuras.

FLORA
Redondilla
¡Callad en mal hora, tío!

BELARDO
2620
Huélgome, por mil razones,
de que sus opilaciones
no procediesen del frío.
Redondilla
Dormir descansado quiero,
que es necedad pretender
2625
que se guarde una mujer
de las manos de un barbero.
Redondilla
Y ella también estará
descansada del dolor.

FLORA
¡Vos tenéis gentil humor!

BELARDO
2630
¿Pues cómo puedo hacer ya
Redondilla
que aquesto deje de ser?

FLORA
¡Fácilmente os consoláis!
¿No es mejor que le prendáis?

BELARDO
¿Cómo le puedo prender?

FLORA
Redondilla
2635
Con las manos y la vara.

BELARDO
Pues ¿adónde está?

FLORA
En Pamplona,
en cas de cierta persona
que le conoce y ampara.

BELARDO
Redondilla
¿Pues podrele yo sacar?

FLORA
2640
Pedir favor al Virrey,
que aunque le pese, no hay ley
que le defienda el casar.

BELARDO
Redondilla
El Virrey tiene tal fama
que esas cosas no castiga.

FLORA
2645
Llore Constanza y prosiga
el pleito.

BELARDO
A Constanza llama
Redondilla
y vamos tres enemigos,
que testigos ha de haber.

FLORA
En testigos de mujer
2650
nunca se apuran testigos.

BELARDO
Redondilla
Tienes razón, te confieso,
pongamos el pleito agora,
porque esos secretos, Flora,
pasan entre carne y hueso.

Vanse, y sale don Sancho con Tello

SANCHO
Redondilla
2655
¿Qué dices? ¿Estás en ti?

TELLO
Por lo menos esta vez
digo que he visto el jüez,
y que viene contra ti.

SANCHO
Redondilla
¿Contra mí? ¿Por qué razón?

TELLO
2660
Hanse quejado a los Reyes
de tus agravios y leyes
en las Cortes de Aragón.

SANCHO
Redondilla
¿Es alguno del Consejo?

TELLO
Antes, señor, no es letrado.

SANCHO
2665
¿Pues quién?

TELLO
Parece soldado.

SANCHO
¿Soldado? ¿Y es mozo o viejo?

TELLO
Redondilla
Muy mozo y de muy buen talle,
por capitán general;
querrán que a negocio igual
2670
hombre de guerra se halle.

SANCHO
Redondilla
¿Y supiste el nombre?

TELLO
Sí;
el capitán don Fernando.

SANCHO
¿Capitán? Pues ¿cómo o cuando
un capitán contra mí?

TELLO
Redondilla
2675
Tu hábito de Santiago
trae también en el pecho.

SANCHO
Luego por eso le han hecho
mi jüez.

TELLO
Tan grande estrago
Redondilla
2680
has hecho en vidas ajenas,
que al Rey has dado ocasión
para hacer información.

SANCHO
¡A buen tiempo me condenas!
Redondilla
Los que ayudáis en el mal
2685
siempre sois de esta manera,
que luego os salís afuera
en viendo peligro igual.
Redondilla
¿Agora te justificas?

Sale un Caballero

CABALLERO
¿Qué haces, señor, de este modo,
2690
que el palacio cercan todo
mil alabardas y picas?

SANCHO
Redondilla
¿Cómo?

CABALLERO
Un caballero ha dado
una real provisión
a la ciudad, y en razón
2695
de ella esta gente le han dado.

SANCHO
Redondilla
Pues qué, ¿quiéreme prender?

CABALLERO
Yo no sé lo que pretende.

SANCHO
¿Que ninguno me defiende?
¡Malquisto debo de ser!

Sale la guarda que pueda con alabardas y detrás algunos soldados; de capitán, doña Juana, muy gallarda, y con hábito de Santiago

DOÑA JUANA
Redondilla
2700
No se alborote ninguno.

SANCHO
Si hasta aquí pudiste entrar,
¿quién se puede alborotar?
Yo no tengo amigo alguno,
Redondilla
que si yo amigos tuviera
2705
primero que aquí llegaras,
murieran treinta Guevaras,
si alguno con sangre hubiera.

DOÑA JUANA
Redondilla
Los Guevara son ladrones
y tienen al Rey gran miedo;
2710
lo que asegurarte puedo
es de que tú se le pones.
Redondilla
Pues quien jamás le ha tenido
a los moros de Aragón,
si fuera igual la ocasión
2715
a nadie hubiera temido.
Redondilla
Y yo no vengo a prender,
que solo vengo a informar.

SANCHO
(Paréceme que oigo hablar
mi aborrecida mujer.)
Redondilla
2720
¿Para hacer informaciones
se entra aquí con atrevida
fuerza?

DOÑA JUANA
Por guardar mi vida
adonde hay tantos ladrones.

SANCHO
Redondilla
Veamos la provisión.

DOÑA JUANA
2725
A la ciudad la enseñé,
que a Vuseñoría ¿por qué
le he de hacer información?

SANCHO
Redondilla
Yo soy el segundo al Rey
y a mí se me ha de mostrar.

DOÑA JUANA
2730
Y el Rey os puede mandar,
que os hizo, señor, Virrey.

SANCHO
Redondilla
¿Qué me manda el Rey a mí?

DOÑA JUANA
Que calléis y obedezcáis.

SANCHO
Eso es lo que no mostráis.

DOÑA JUANA
2735
Importa ocultarlo así.

SANCHO
Redondilla
Yo sin ver la provisión
preténdome defender.

DOÑA JUANA
Si yo no os quiero ofender
vanas las defensas son.

SANCHO
Redondilla
2740
(¿Hay cosa más parecida
a la mujer que perdí?)

DOÑA JUANA
(Ya se le acuerda que fui
la mujer aborrecida.)

SANCHO
Redondilla
(¿Que aun este, por parecido
2745
a doña Juana, escogiese
el Rey para que yo fuese
de su imagen ofendido?
Redondilla
¿Hay cosa con más razón
aborrecida de mí
2750
que aun le pareciese aquí
quien hace la información?
Redondilla
No solo a mí diña Juana
me hace mal, mas todo aquello
que la parece, pues de ello
2755
recibo pena inhumana.
Redondilla
Intentar tengo su muerte.)

DOÑA JUANA
Don Sancho, el reino cansado
de ver que hayáis gobernado
de esta suerte...

SANCHO
¿De qué suerte?

DOÑA JUANA
Redondilla
2760
La información lo dirá.
(¡Plega a Dios que buena sea,
que nadie más lo desea!)

SANCHO
Bien, ¿de qué cansado está?

DOÑA JUANA
Redondilla
No lo sé, yo lo sabré,
2765
pero de que al Rey informan
y que todos se conforman
en que otro Virrey les dé;
Redondilla
él me ha mandado informalle
saliendo de Barcelona,
2770
no ofender vuestra persona
sino escribir lo que halle.
Redondilla
Tanto le han dicho de vos,
que a la ciudad le ha mandado
que me guarde con cuidado.

SANCHO
2775
(No le engañaron, por Dios,
Redondilla
que por lo que representa
me espanto que no le quito
la vida.)

DOÑA JUANA
Lo que os permito,
aunque corra por mi cuenta,
Redondilla
2780
es que andéis con libertad,
que yo creo que os levantan
lo que dicen.

SANCHO
No me espantan
envidias de la ciudad.
Redondilla
Yo sé la envidia quién es,
2785
y que en viendo un hombre en alto
para ver si alcanza el salto
morderle intentan los pies.

DOÑA JUANA
Redondilla
Así os habrá sucedido.
Un bando he mandado echar
2790
porque se venga a quejar
de vos cualquiera ofendido.
Redondilla
Yo no lo estoy, bien podéis
fiarme, que sin pasión
haré vuestra información.

SANCHO
2795
Como caballero haréis,
Redondilla
y sabrelo agradecer.

DOÑA JUANA
Perded, don Sancho, la pena.

SANCHO
(No puede hacer cosa buena
quien parece a mi mujer.)

Vanse todos, y salen los Reyes

REY
Endecasílabos sueltos (tirada)
2800
Otra vez me suplican los navarros
que, pues estoy tan cerca, los visite.

ISABEL
Pienso que lo merecen tantos ruegos,
y la necesidad del reino es grande.

REY
Pensaba detenerme en Zaragoza,
2805
mas por darles consuelo será justo
que los dos a Navarra nos partamos
a poner más cuidado en las fronteras,
que con las falsas nuevas de mi muerte
tienen necesidad de verme vivo.

ISABEL
2810
Las cosas de don Sancho bastan solas.

REY
Bien lo sabrá apremiar nuestro Rodrigo.

ISABEL
¿Sabéis como le hice a la partida
de un hábito merced?

REY
Bien le merece,
y os juro que he de hacérsele encomienda,
2815
pues es tan bien nacido como dicen.

ISABEL
¿Qué habéis sabido de Granada?

REY
Quedan
perdonados los moros rebelados,
y a don Íñigo López de Mendoza
sus hijos y mujer restituidos.

ISABEL
2820
¡Gracias a Dios por tan altos bienes
como de él recibimos cada día!

REY
La partida aprestemos a Pamplona,
mucho la ha de alegrar nuestra persona.

Vanse, y salen Arnaldo y doña Juana

ARNALDO
Redondilla
¿Nada quieres escribir?
2825
¡Bien harás la información!

DOÑA JUANA
Arnaldo, en esta ocasión
me conviene solo oír.

ARNALDO
Redondilla
Si lo que oyes no escribes,
¿qué mostrarás a los Reyes?
2830
O estatuyes nuevas leyes
o a su perdón te apercibes.
Redondilla
Cuanto don Sancho merece
ser del reino aborrecido,
tanto de ti más querido
2835
en esta ocasión parece.
Redondilla
O veniste por jüez,
o veniste por amigo.

DOÑA JUANA
No hallo sin pasión testigo.

ARNALDO
Oye despacio una vez.

DOÑA JUANA
Redondilla
2840
Ya me siento, llamen gente.

ARNALDO
A Tello te tengo aquí.

DOÑA JUANA
¿Es el preso?

ARNALDO
Señor, sí.

DOÑA JUANA
Ese en cuanto dice miente.

Entra don Sancho secreto

SANCHO
Redondilla
Desde aquí pienso escondido
2845
ver hacer mi información.

ARNALDO
Este es Tello.

Entra Tello; don Sancho se pone detrás de un paño

TELLO
¿Qué ocasión
a prenderme te ha movido?

DOÑA JUANA
Redondilla
Haberme dicho de ti
que sabes muy bien la vida
2850
de don Sancho.

TELLO
Es tan perdida,
que por su causa lo fui.
Redondilla
Cuanto a los Reyes dijeron
es verdad, y aun mucho más.

SANCHO
¡Buen criado!

DOÑA JUANA
Y mentirás
2855
lo que a los Reyes mintieron.

SANCHO
Redondilla
¡Buen jüez!

TELLO
¿Cómo mentir?
El romano más culpado
eternamente ha llegado
a su lascivo vivir.
Redondilla
2860
¡Oh, qué bien te lo dijeran
mil doncellas y casadas,
forzadas y deshonradas,
si por su honor se atrevieran!
Redondilla
¡Ay, si hablara este retrete!
2865
Y mil casas que ha rompido.

DOÑA JUANA
¿Y eso hubiera sucedido
a no ser tú el alcahuete?

SANCHO
Redondilla
¡Oh, caballero famoso!
Soldado, en fin.

TELLO
Si me tratas
2870
de esta suerte y con ingratas
palabras me haces medroso,
Redondilla
no averiguarás verdad.

DOÑA JUANA
Yo vengo bien informado
de que eres quien ha infamado
2875
al Virrey y a la ciudad.

TELLO
Redondilla
Tú no pareces jüez.

DOÑA JUANA
Testigos vengo a buscar,
pero no me han de engañar
con mentiras esta vez.
Redondilla
2880
Como ya le ves caído,
juras lo que de él no sabes.
¡Mirad qué cargos tan graves,
que un hombre mozo lo ha sido!
Redondilla
¿Ha hecho traición al Rey?
2885
¿Vendió en Granada la entrada?

TELLO
No, señor.

DOÑA JUANA
Pues todo es nada;
ya sé que es hombre el Virrey.
Redondilla
Arnaldo, no te alborotes.
Sin que tu boca se abra
2890
a replicarme palabra,
den a este hombre cien azotes.

ARNALDO
Redondilla
No te quiero replicar,
que te comienzo a temer.

SANCHO
¿Hay más amistad que hacer?
2895
¿Hay más piadoso juzgar?
Redondilla
¡Por Dios que estoy por salir!
¡Oh, quién se echara a sus pies!

TELLO
¡Señor!

DOÑA JUANA
No quiero que des
la disculpa del servir.
Redondilla
2900
Castigue el Rey al Virrey
si no fue cauto ni casto;
para alcahuetes, yo basto.

TELLO
¡Quejareme a Dios y al Rey!

DOÑA JUANA
Redondilla
Azotado irás mejor.

ARNALDO
2905
Aquí viene otro testigo.

Llevan a Tello, y sale Ricardo

RICARDO
Bien tengo que hablar contigo.

DOÑA JUANA
¿Eres hombre de valor?

RICARDO
Redondilla
Hidalgo soy.

DOÑA JUANA
Pues ¿qué sabes?

RICARDO
Mil veces acompañé
2910
a don Sancho.

DOÑA JUANA
¿Y dónde fue?

RICARDO
A inquietar mujeres graves.

DOÑA JUANA
Quintilla
¿Qué hacía?N
X
Nota del editor

Única quintilla de toda la comedia. Morley y Bruerton no la computan (p. 335).

RICARDO
Músicas daba.

DOÑA JUANA
¿Cantabas tú?

RICARDO
Sí, señor,
y aun las terceras cantaba
2915
cuando hacerlo le importaba.

DOÑA JUANA
¿Qué voz cantaba?

RICARDO
Tenor.

DOÑA JUANA
Redondilla
No te mueva aquí interés.
¿Tomó don Sancho la hacienda
de alguna?

SANCHO
¡Que este me venda!

RICARDO
2920
Antes se la dio después.

DOÑA JUANA
Redondilla
Pues paréceme más mal,
por bien que dorarlo quieras,
de que cantabas terceras
que no la voz natural.
Redondilla
2925
Si a nadie hacienda tomó,
antes la suya les daba,
¿al Rey en qué le agraviaba?
¿Al Rey en qué le ofendió?

SANCHO
Redondilla
¿Hay respuesta tan honrada?

RICARDO
2930
¿Pues tú respondes así
a quien sirve al Rey y a ti?

DOÑA JUANA
Tercera voz no me agrada.
Redondilla
Y porque llore en terceras,
lleve el verdugo el compás
2935
con cien azotes no más
y tres años de galeras.

RICARDO
Redondilla
¡Señor!

DOÑA JUANA
No hay que replicar.
Contra el pan que habéis comido
juráis en falso.

RICARDO
Que oigáis pido.

Llévanle

SANCHO
2940
¿Hay tal piadoso juzgar?

ARNALDO
Redondilla
Aquí viene un valentón,
gran matante de don Sancho.

DOÑA JUANA
Jurara a lo largo y ancho
que estos para todos son.

Entra Mauricio

MAURICIO
Redondilla
2945
Sabiendo que me llamabas
para que verdad te jure
y servir al Rey procure,
dos cosas que tanto alabas,
Redondilla
mi memoria recorrí
2950
y traigo bien que contarte.

DOÑA JUANA
¿Serviste al Virrey?

MAURICIO
En parte
al señor Virrey serví.

DOÑA JUANA
Redondilla
¿Qué oficio?

MAURICIO
Salir de noche
echo un reloj a su lado.

DOÑA JUANA
2955
¿Dónde?

MAURICIO
A hablar con un terrado
sobre balanza de un coche.

DOÑA JUANA
Redondilla
¿Eran damas?

MAURICIO
Recogidas
y de sus padres guardadas.

DOÑA JUANA
Si estuvieran acostadas
2960
y en su aposento dormidas
Redondilla
don Sancho no las hablara.

MAURICIO
No, señor.

DOÑA JUANA
Si ellas querían
y a los terrados salían,
no es culpa suya.

MAURICIO
Cosa es clara.

DOÑA JUANA
Redondilla
2965
¿Mató don Sancho algún hombre?

MAURICIO
No, señor.

DOÑA JUANA
Pues bien, ¿qué exceso
puede haber si no hay suceso
que por delito se nombre?
Redondilla
Tú a lo menos si saliera
2970
padre o hermano mataras.

MAURICIO
¿En eso solo reparas?
Y todo un mundo que fuera.

DOÑA JUANA
Redondilla
Arnaldo.

ARNALDO
Señor.

DOÑA JUANA
Aquí
son menester cien azotes.

MAURICIO
2975
¿Son motes?

DOÑA JUANA
Que quitan motes.

MAURICIO
¿Pues cien azotes a mí?

DOÑA JUANA
Redondilla
Llevadle.

ARNALDO
Tus pensamientos
me encantan.

DOÑA JUANA