Félix Lope de Vega y Carpio Lope de Vega y Carpio, Félix

LA HERMOSA ALFREDA




Texto utilizado para esta edición digital:
Lope de Vega Carpio, La hermosa Alfreda, Emilio Cotarelo (ed.), Obras de Lope de Vega, VI: obras dramáticas. Madrid, RAE, 1928, pp. 209-248.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Durá Celma, Rosa (Artelope)

HABLAN EN ELLA LAS PERSONAS SIGUIENTES

EL REY FEDERICO
EL CONDE GODOFRE
FLORISEO
TISANDRO, viejo
EL DUQUE DE CLEVES VINCISLAO
ALFREDA
FLORELA
SELANDIO
LISANDRA
FABRICIO
UN ESCUDERO
PELORO
LISARDO
MARFISA
TIBERIO
UN ALABARDERO [GUARDA]
DORISTO
GODOFRE, niño
ALFREDA, niña
[PAJE]
[CLEONARDO]

FLORISEO. Consejero del REY. En el texto se menciona alguna vez como FLORELO. No hemos corregido este error por no romper el cómputo silábico.

LISARDO. El nombre se confunde alguna vez con LISANDRO.

ALFREDA. Actúa de DIANA.


Acto I

Sale el rey Federico, Cleonardo, Floriseo y gente

REY
Quintilla
Dar quiero a mi reino gusto.

CLEONARDO
Fuera de que el cielo ama
tu valor, Príncipe justo,
César el reino te llama,
5
y el mundo César Augusto.

FLORISEO
Quintilla
Fuera de ser buen cristiano,
no puede una rey hacer cosa
más de piadoso y humano,
ni tan justa y provechosa,
10
como casarte temprano.
Quintilla
Y tú, que otra vez lo has sido
y herederos no has tenido,
con mayor obligación
estás a tu sucesión
15
y al bien del reino afligido.

CLEONARDO
Quintilla
El no estar determinado
Vuestra Alteza, gran señor,
nos pone a todos cuidado,
pues no la cumple en rigor
20
ya que la palabra ha dado.
Quintilla
Pues quiere casarse, elija
una hermosa, hermana o hija
de un señor, propio o extraño,
tal que nos dé al primer año
25
quien estos estados rija.

REY
Quintilla
No les hallo otro pesar,
Cleonardo amigo, a los reyes,
sino el forzoso casar
por las más bárbaras leyes
30
que se pudieron pensar.
Quintilla
Lo que ha de ser escogido
con el alma y con la vista,
que es el primero sentido,
cuando mucho lo conquista
35
la fama por el oído.
Quintilla
A lo que no vi ni oí
¿tengo de tener amor?

CLEONARDO
¿Dudas que es posible ansí
amar tu mismo valor,
40
lo que es semejante a ti?
Quintilla
Si amor se engendra de iguales
entre personas reales,
aunque en naciones distintas,
asiste en horas sucintas
45
para siglos inmortales.
Quintilla
¿Pero qué te persüado
el poco gusto que tiene
Su Alteza de ser casado?
Con este engaño entretiene
50
remisamente su estado.

FLORISEO
Quintilla
Torne Vuestra Alteza a ver
estos retratos agora,
que entre ellos no puede ser
que falte alguna señora
55
digna de ser su mujer.
Quintilla
Que del mundo la mejor
en esta pequeña caja
tiene encerrado el amor;
el provecho con ventaja
60
y el extremado valor
Quintilla
guarda estos rostros suaves,
como el arca de tres llaves,
el cielo que los ha hecho,
que amor, valor y provecho
65
las tienen por hombres graves.

REY
Quintilla
Muestra, y otra vez veré
si hay alguna, Floriseo,
que más contento me dé,
aunque de amor el deseo
70
no se sustenta de fe.
Quintilla
Quiere ver la semejanza,
porque lo que a ver no alcanza
por fe no lo ha de creer.

FLORISEO
Antes se suele encender
75
el amor con la esperanza,
Quintilla
y la esperanza a la fe,
que es de lo que no se ve.

REY
Eso es en cosas del cielo,
que en los deseos del suelo
80
la vista la causa fue.
Quintilla
Abre y muéstrame el primero.
¡Qué de naipes!

FLORISEO
Es baraja
con que amor juega.

REY
No quiero
con jugador de ventaja
85
aventurar mi dinero.

FLORISEO
Quintilla
Mas plega al cielo que acierte
hacer contigo una suerte
que será de Rey encuentro,
y cuantos hay aquí dentro
todos son reyes advierte.

REY
Quintilla
90
Creo que me has de encontrar,
a pesar de cuantas leyes
me han estorbado casar,
porque baraja de reyes
no puede tener azar.

FLORISEO
Quintilla
95
Esta mira, que es la infanta
del polonio rey Luis.

REY
Esta ni mata ni espanta,
estese agora en Dantís,
que aunque es sirena, no canta.

FLORISEO
Quintilla
100
Si como Ulises el mar
atado quieres pasar,
¿qué sirena ha de vencerte?

REY
Es, para no ver la muerte,
antídoto el no mirar.

FLORISEO
Quintilla
105
La de Ingalaterra es esta.

REY
¡Extraña cara!

FLORISEO
¡Qué honesta!

REY
Parece que se espantó
de ver que le dije no.

FLORISEO
Porque era injusta respuesta.
Quintilla
110
¿Y la de Escocia?

REY
¡Ya es vieja!
Mujer te pido y no madre,
pero las infantas deja;
venga una dama que cuadre
al alma y será pareja.

FLORISEO
Quintilla
115
Barajo.

REY
Bien haces.

FLORISEO
Alza.

REY
No vale mano.

FLORISEO
Aquí sí,
que el casamiento se ensalza.
¡Oh, qué dama sale aquí!
Pero ya es monja descalza.

REY
Quintilla
120
Déjala a Dios, que mujer
que ya tiene tal esposo
ni se ha de tratar ni ver,
que es en extremo celoso
y tiene grande poder.

FLORISEO
Quintilla
125
Esta es hija del conde
Mansfelt.

REY
Aunque es niña ahora…

FLORISEO
Esta, cuya luz esconde
de envidia la blanca aurora,
mejor a tu sí responde.

REY
Quintilla
130
¡Guárdalas, por vida tuya!
Que aunque no pensé decir
lo que en mi flaqueza arguya,
que vence al ver el oír
y es mayor la fuerza suya,
Quintilla
135
veréis que en este suceso
lo que he negado confieso.

CLEONARDO
¿Luego ya dices, señor,
que la fama engendra amor?

REY
¿Y lo he negado por eso?
Quintilla
140
Que de oír decir gusté
que se puede amar, Cleonardo,
sin ver que el amor es fe.

CLEONARDO
Ya, señor, la causa aguardo.

REY
Y yo la causa diré.
Quintilla
145
Mas, ¿qué sirve tanta historia?
Del pecho podré sacar
la que tengo en la memoria.

Saca un retrato del pecho en un tafetán

CLEONARDO
Si ella vive en tal lugar,
no ha sido poca victoria.

REY
Quintilla
150
Corre esa indigna cortina,
quita ese vil tafetán,
verás su imagen divina
con ojos de piedra imán,
que ansí las almas inclina.
Quintilla
155
Mira esos ojos suaves,
blandos, alegres y graves;
mira esa boca de perlas,
que diera yo por cogerlas
de todo el mundo las llaves.
Quintilla
160
Mira aquella dulce risa,
que parece que provoca
y de que es discreta avisa
el alma que se divisa
por esa angélica boca.
Quintilla
165
Pero en palabras tan breves,
amor, no es justo que pruebes
a loar tan bella dama.

CLEONARDO
¿Quién es?

REY
Alfreda se llama,
hija del Duque de Cleves.
Quintilla
170
¡Ay, Cleonardo! ¿Quién creyera
que ansí un alma cautivara
pincel que de Dios no fuera,
y que un hombre humano hiciera
cosa que tanto se amara?
Quintilla
175
¡Estoy loco!

CLEONARDO
Gran señor,
no es el humano pintor
el dueño de esta pintura,
que su primera hermosura
se debe a Dios, que es su autor.
Quintilla
180
Porque no hay cosa querida,
como el filósofo dice,
si no es antes conocida.
¿Qué importa que este matice
un rostro sin alma y vida
Quintilla
185
que tú mirando no amaras,
si luego no imaginaras
que es mujer su original?

FLORISEO
¿Por ventura no es su igual?

REY
¿Cómo igual? ¿En qué reparas?

FLORISEO
Quintilla
190
De cuantos arte y labor
hoy el mundo considera
reducidos a primor,
no hay cosa más lisonjera
que el poeta y el pintor.
Quintilla
195
Este, si escribe, a los ojos
llama estrellas y despojos
de cielo; al pecho, cristal,
a los labios de coral,
para decir que son rojos.
Quintilla
200
Al oro, a la plata fina,
ámbar, rosas, seda y grana,
y tanto se desatina
que a la mujer más humana
la suele llamar divina.
Quintilla
205
El guante que le cogió,
el cabello que le dio
la criada, suyo acaso,
los compara a cada paso
al cielo, que nunca vio.
Quintilla
210
Haciendo un galán ausencia
dijo a una dama discreta:
“¿Cómo tendré yo licencia?”
Respondió: “Siendo poeta,
porque es grande en mi conciencia.”
Quintilla
215
Pues del pintor ya tú sabes
lo que Horacio los iguala,
y ansí estos ojos suaves,
con que fuego y luz exhala,
son tan alegres y graves.
Quintilla
220
Anda siempre al retratar
lisonjeando el pintor
porque desea agradar,
que cuanto es poner color
es, en efeto, afeitar.
Quintilla
225
Este rostro es muy perfeto,
no lo será la verdad
como el pincel, te prometo.

REY
La misma dificultad
fue mi primero conceto.
Quintilla
230
Direos lo que he concertado,
que hasta aquí no lo ha sabido
ningún vasallo o privado.
El conde Godofre es ido
a Cleves por mi mandado,
Quintilla
235
va a saber secretamente
si es Alfreda tan hermosa,
porque es del Duque pariente,
sin que hable o diga cosa
que mi casamiento intente.
Quintilla
240
Si lo es tanto, poder lleva
para que al Duque la pida
en siendo cierta la prueba,
como ha sido conocida
en este reino por nueva,
Quintilla
245
casarse tiene por mí,
que el poder se extiende a todo,
y traer a Alfreda aquí.

CLEONARDO
No procediera esa modo
menos, señor, que de ti.
Quintilla
250
Gran discreción has tenido.

FLORISEO
Con gran secreto partió
el Conde.

REY
Forzoso ha sido.

FLORISEO
Y mucho el Conde quedó
de tu amor favorecido.

REY
Quintilla
255
Es hombre de confianza,
y es mi amistad y privanza.

CLEONARDO
Dichoso el reino si tiene
tal señora.

REY
Y más si viene
a ser cierta mi esperanza.
Quintilla
260
Vamos, pasaré el deseo
de este imaginado amor
que dentro del alma veo,
donde no ofende el temor
la esperanza que poseo,
Quintilla
265
que aunque mi temor la culpa,
mi deseo la disculpa.

CLEONARDO
Caballo traen.

REY
¿Cuál?

CLEONARDO
El sardo.

REY
A hacerle mal voy, Cleonardo,
aunque él no tiene la culpa.

Vanse; salen el conde Godofre y Tisandro, caballero viejo

GODOFRE
Quintilla
270
No es posible que es amor
tan extraño desatino.

TISANDRO
¿Pues qué puede ser?

GODOFRE
Furor,
que amor por tan mal camino
locura ha sido en rigor.

TISANDRO
Quintilla
275
Señor, cuantas obras son
hijas del entendimiento
o de la imaginación,
tienen el consentimiento
por casi la ejecución.
Quintilla
280
Si pensaste, no consientas;
si consientes, no ejecutes,
porque tu daño no sientas,
ni al amor la culpa imputes
de tus pesares y afrentas.
Quintilla
285
Al principio resistido
el amor niño es vencido,
que si niño no se doma
crece tanto, que al fin toma
la posesión del sentido.
Quintilla
290
Si el que vio no deseara,
o el que deseó no fuera
tan loco que procurara,
luego el fuego se muriera
y materia le faltara.
Quintilla
295
Deseos y pensamientos,
solicitud del favor,
imaginados contentos,
hacen parar en amor
los primeros movimientos.

GODOFRE
Quintilla
300
No dudo que, resistido
a los principios su fuego,
suele amor quedar vencido;
pero dame un hombre ciego,
y darételo perdido.
Quintilla
305
Dos maneras hay de males:
unos que un hombre pudiera
estorbar que fuesen tales,
y otros que no los espera
y viene accidentales.
Quintilla
310
Ansí fue en esta conquista
el daño por accidente;
¿cómo quieres que resista
si es daño naturalmente
el que nació de su vista?
Quintilla
315
Tisandro, no me aconsejes;
muerto soy.

TISANDRO
Conde, repara
en que estas quimeras dejes;
no vuelvas al Rey la cara
ni de ti mismo te alejes.
Quintilla
320
Está en ti, siendo quien fuiste
hasta este punto.

GODOFRE
Tisandro,
tarde al consejo veniste,
que ya está en el mar Leandro
y puesta la lumbre triste,
Quintilla
325
y a todo me incita y llama;
Ero llora y el mar brama,
suena el viento, el agua gime.

TISANDRO
¿Qué consejo habrá que estime
la locura de quien ama?
Quintilla
330
Si el Rey, siendo Alfreda hermosa,
te manda y te da poder
para que como su esposa
la puedas, Conde, traer,
¿cómo has de hacer otra cosa?
Quintilla
335
Ya es hermosa, ya, en efeto,
es su mujer, y en rigor
amarla, aunque con secreto,
es ser desleal y traidor
a su obediencia y respeto.
Quintilla
340
Pídela al Duque, fiel,
para el Rey.

GODOFRE
Tisandro, advierte
que amor resuelto es cruel,
y que procuras tu muerte
si vuelves a hablar por él.

TISANDRO
Quintilla
345
¿Eso me dices a mí?
¿Así me tratas aquí,
siendo caballero honrado,
a quien el Rey ha fiado
esto mismo que de ti?
Quintilla
350
¿Matarme tú porque digo
que quitas reina a Dalmacia
y eres al Rey enemigo?

GODOFRE
Por eso al bueno regracia
y a los malos da castigo.
Quintilla
355
A ti te dará provecho
y a mí, como es justo, daño.

TISANDRO
Ahora bien, Conde, esto es hecho:
furia vuelve al desengaño
la resolución del pecho.
Quintilla
360
Haz solo lo que quisieres,
que no quiero ser culpado.

GODOFRE
¿Pues cómo? ¿Ausentarte quieres?
Bien quedaré disculpado
si al Rey su afrenta refieres.
Quintilla
365
O te tengo de matar,
o aquí me has de acompañar.

TISANDRO
Trátasme al fin como viejo,
en cambio de un buen consejo
la muerte me quieres dar.
Quintilla
370
Ten la espada, Conde amigo,
que en bien o mal estaré
siempre a tu lado contigo.

GODOFRE
Y yo a tus pies buscaré
mi perdón o mi castigo.

TISANDRO
Quintilla
375
Álzate, que el Duque sale.

GODOFRE
¿Callarás?

TISANDRO
¿Qué puedo hacer?

Sale el duque de Cleves y Alfreda, su hija, y Florela, dama, y criados

DUQUE
¿Pues hay quien al Conde iguale,
fuera del Rey, en poder?
Y en virtud más que el Rey vale.
Quintilla
380
Muy bien estarás casada.

ALFREDA
Yo quedaré disculpada,
que tu voluntad es ley.

DUQUE
Bien sé, Alfreda, que en un rey
estabas bien empleada,
Quintilla
385
pero en Conde es mi pariente,
y hombre de mucho valor.

GODOFRE
Si tanto me honras ausente,
¿qué podrás darme, señor,
cuando me tengas presente?

DUQUE
Quintilla
390
¡Oh, Conde!

GODOFRE
Y vos, mi señora,
no os disgustéis de querer
a quien por dueño os adora,
que reina os quisiera hacer
de cuanto el mundo atesora.
Quintilla
395
Godofre soy, deudo vuestro.

ALFREDA
No creáis, señor, que ha sido
por vos la pena que muestro.

TISANDRO
(¡Que haya otro Ulises nacido(¡Que haya otro Ulises nacidoLos paréntesis que indican un aparte son añadidos de la presente edición digital. En la publicación de E. Cotarelo no figuran.
para mal del reino nuestro!
Quintilla
400
¡Que envíe el Rey mi señor
a pedir al Duque Alfreda,
y que agora este traidor
casarse con ella pueda,
ciego de un violento amor!
Quintilla
405
Hablaré, diré que envía
el Rey por Alfreda, haré
lo que es deuda y sangre mía.
¿Qué mejor que ansí podré
dar fin a mi edad tardía?)
Quintilla
410
¡Traidor!

GODOFRE
¿Qué es eso?

TISANDRO
¡Que haga
tu pecho, Godofre, un hecho
que a quien es no satisfaga!

GODOFRE
Para arrimártela al pecho
tengo desnuda la espada.
Quintilla
415
¡Calla, Tisandro, te digo!

TISANDRO
Callaré y reventaré,
siendo a tu maldad testigo.

DUQUE
¿Qué ha sido?

GODOFRE
Un aviso fue
de cuerdo viejo y de amigo.
Quintilla
420
Díjome que no hiciese
fiestas en aquestas bodas,
y que luego me partiese
para que a mis cosas todas
asiento y orden les diese.
Quintilla
425
Que rehusaba de decir
que el Marqués, mi padre, es muerto.

TISANDRO
(¿Hay tan extraño fingir?)

DUQUE
¿Que ya murió Floriberto?

GODOFRE
Tanto me importa partir.

DUQUE
Quintilla
430
¿Dónde os alcanzó la nueva?

GODOFRE
No veinte millas de aquí.

TISANDRO
(¡Qué bien trazado lo lleva!
No hace fiestas porque ansí
ningún vasallo se mueva.
Quintilla
435
Con esto no irá la fama
del injusto casamiento
tan presto al Rey.)

GODOFRE
A quien ama
ningún mal ni sentimiento
su bien presente derrama.
Quintilla
440
No por ser mi padre muerto
se alargue nuestro concierto.
Secreto, señor, os pido,
y esté, por lo sucedido,
mi casamiento encubierto.

DUQUE
Quintilla
445
Pues no gustáis se dilate,
que esté encubierto es razón.

TISANDRO
(¡Que en mis propios ojos trate
Godofre aquesta traición
por miedo de que me mate!)

GODOFRE
Quintilla
450
Vamos, señor, donde sea
nuestro concierto firmado,
que es lo que el alma desea,
para que, siendo casado,
mi nuevo estado posea.
Quintilla
455
Partireme y volveré
por mi Alfreda con mi gente,
donde celebrar podré
las bodas alegremente
cuando en paz mi tierra esté.

DUQUE
Quintilla
460
Casaros, Conde, podréis
y volver a vuestro estado,
porque con verle le deis
lo que morir le ha quitado
del padre que vos perdéis.
Quintilla
465
Y ansí, por esta razón
como porque en la partida
no puede haber dilación,
podrá quedar diferida
la fiesta de esta ocasión.

GODOFRE
Quintilla
470
En todo veo, señor,
mi dicha y vuestro favor.
Si la muerte me ha llevado
buen padre, en vos me le ha dado
mi casamiento mejor.
Quintilla
475
Vamos, porque parta luego.
Ven, Tisandro.

TISANDRO
Quedo aquí.

GODOFRE
Que no me dejes re ruego.

DUQUE
Hija, quede aquesto ansí,
que es mi honor y mi sosiego,
Quintilla
480
y entra en habiendo firmado
porque la mano le des.

Vanse y queden las dos

FLORELA
Triste, señora, has quedado.

ALFREDA
Triste, Florela, después
del casamiento trazado.

FLORELA
Quintilla
485
¿No te agrada?

ALFREDA
No me agrada.

FLORELA
Ya con el trato, casada,
vendrás a tenerle amor.

ALFREDA
Es la esperanza temor
si es esperanza engañada.
Quintilla
490
Mas oye, Florela amiga,
que quiero comunicarte
un gran secreto.

FLORELA
Si obliga
mi lealtad, en declararte
vano temor te fatiga.
Quintilla
495
¿Qué quieres, señora, hacer?

ALFREDA
Sacando su lienzo ayer
al Conde se le cayó
este retrato, que yo
pude en mis faldas coger.
Quintilla
500
Quedose en ellas, de suerte
que entendí que era cuidado.

FLORELA
¡Notable suceso!

ALFREDA
Advierte
que tal confusión me ha dado,
que me admira y me divierte.
Quintilla
505
Echele este lienzo encima,
con que le pude encubrir.

FLORELA
Si es dama, será de estima.
¿Pero qué quiso decir
el Conde con esa enima?

ALFREDA
Quintilla
510
Llégate acá, que es de un hombre.

FLORELA
Será el suyo.

ALFREDA
No es el suyo.

FLORELA
Ahora harás que me asombre.
¿No dicen las letras cuyo?

ALFREDA
No, porque dicen mi nombre.

FLORELA
Quintilla
515
¿Tu nombre?

ALFREDA
Sí.

FLORELA
¿Cómo dice?

ALFREDA
“Soy de Alfreda”.

FLORELA
¡Caso divino,
que se cuente y solenice!
Que es de Godofre adivino.

ALFREDA
¡Cómo, si tanto desdice?

FLORELA
Quintilla
520
Porque hay, señora, pintor
que se parece mejor
lo que retrata al amigo.

ALFREDA
Si él fuera ansí, yo te digo
que yo le tuviera amor.

FLORELA
Quintilla
525
¿Agrádate?

ALFREDA
Estoy perdida.

FLORELA
¿De un naipe?

ALFREDA
Al naipe he jugado
la libertad y la vida.

FLORELA
¿Quién es el que lo ha ganado?

ALFREDA
No es persona conocida.
Quintilla
530
¡Oh, si de esta suerte fuera
el Conde!

FLORELA
Trata más paso
del retrato.

Sale un Paje

PAJE
El Duque espera.

ALFREDA
¡De mala gana me caso!–
Di que voy, aguarda afuera.

FLORELA
Quintilla
535
Yo esperaré.

ALFREDA
Tente un poco.
Florela, ansí Dios te guarde
si a lástima te provoco.

Sale Selandio, caballero

FLORELA
Ya vienes, Selandio, tarde.

SELANDIO
¿Tarde? ¡Volvereme loco!

FLORELA
Quintilla
540
¿No has escuchado que ya
a darle la mano va,
forzada del padre, Alfreda?

SELANDIO
¡Para que matarme pueda
si al conde la mano da!
Quintilla
545
¡Ay de mí! ¿Que esto ha podido
un hombre de ayer venido?
¿Pero qué fuerza pudiera,
si mi desdicha no fuera,
quien los hubiera inducido?
Quintilla
550
Siempre aborrecido amé,
siempre olvidado temí,
siempre temiendo esperé,
siempre esperando sufrí,
y al fin sufriendo acabé.
Quintilla
555
Remató la dura suerte,
Florela, cuentas conmigo,
y entre tanto dolor fuerte,
donde no me ayuda amigo
me viene ayudar la muerte.
Quintilla
560
¿Que un hombre, en fin, extranjero,
un dalmacio, que tú sabes
que soy mejor caballero,
goce aquellos ojos graves,
por quien he vivido y muero?
Quintilla
565
¿Que ya es suya y que la lleva?

FLORELA
No la lleva el Conde agora
porque Cleves no se mueva
con fiestas que a su señora
es justa razón que deba;
Quintilla
570
porque de Godofre ha muerto
su padre el Marqués, y quiere
poner su estado en concierto.

SELANDIO
¿Luego aquí quiere que espere,
que este no es más que concierto?

FLORELA
Quintilla
575
Concierto será, en efeto,
y desposorio en secreto.

SELANDIO
¿Luego al fin la ha de gozar?

FLORELA
¿Pues por qué la ha de dejar
sin este amoroso efeto?
Quintilla
580
Eso llaman los casados
al tomar la posesión,
y en los que tiene heredados
dos las posesiones son,
porque son dos los estados.
Quintilla
585
Tomando el del casamiento,
a los que hereda contento
partirá para volver.

SELANDIO
¿Qué otro fin pudo tener
un amor sin fundamento?
Quintilla
590
¡Oh triste y amargo día,
que tantas veces temía
cuantas pensando le estaba
y cuantas le imaginaba,
que siempre en temor vivía!
Quintilla
595
¡Oh Alfreda, que por consuelo
tenía el no verte amar
hombre alguno, porque el cielo
quiso tu cuerpo guardar
con darte un alma de hielo!
Quintilla
600
¡Si lo fuese para mí
ver que ya amaras casada!

FLORELA
De que te quejes ansí
estoy, Selandio, turbada,
y más de que entres aquí.
Quintilla
605
Vete de la sala.

SELANDIO
Deja
que vea el fin de mi mal.

FLORELA
Voime, a esos cuadros te queja.

SELANDIO
No importa, que en tiempo tal
no ha de faltarme una reja.
Quintilla
610
Ifis seré, que suspenso
en ella a los cielos pida
paga de mi amor inmenso,
que de esta dura homicida
el mismo castigo pienso.
Quintilla
615
Ya salen, sin duda es hecho.
¿Cómo es posible que un pecho
que cubre tal corazón
no quede en tal sinrazón
en mis lágrimas deshecho?
Quintilla
620
¿Ireme o veré en qué para?
Esta antepuerta me ampara,
desde aquí veré escondido
cómo de mi bien perdido
la sentencia se declara.

Salen el conde Godofre y Tisandro

GODOFRE
Terceto
625
Ya estoy casado, ya, Tisandro, es hecho;
ni tu consejo es de provecho ahora
ni mi lealtad ha sido de provecho.

TISANDRO
Terceto
Adonde el Scita más helado mora,
ni donde bebe el Tanais y ve el Godo
630
en su mismo zenit salir la aurora,
Terceto
bárbaro no ha vivido de tal modo
que a su señor sin causa se atreviese,
ni el ámbito le vio del mundo todo.
Terceto
Que por agravio algún vasallo hiciese
635
traición al Rey, parece que es disculpa,
como si alguna la traición tuviese.
Terceto
Pero sin causa viene a ser la culpa
de tanta calidad, que amor es solo
el que parece que tu error disculpa.
Terceto
640
Pudieras, Conde, pues que fuiste el polo
en que su voluntad el Rey movía,
y el Rey más liberal, que en lumbre Apolo,
Terceto
pedirle Alfreda hermosa, el mismo día
que de Cleves la nueva le llevaras
645
de su divina gracia y gallardía
Terceto
y no que sin su gusto le usurparas
una mujer que ha sido de su gusto,
y que a su reino sucesor quitaras.
Terceto
Sabes que toma con mortal disgusto
650
hablalle en que se case, y que un retrato
pudo moverle a los que fue tan justo,
Terceto
y tú a su amor y a nuestra patria ingrato,
viniéndola a pedir te alzas con ella,
que aun entre iguales fue desigual el trato.
Terceto
655
Dijérasle tu amor, que hablando en ella
él fuera otro Alejandro con Apeles
y tú gozaras a Campase bella.
Terceto
Pero porque no digas ni receles
que yo descubro tu traición y engaño,
660
Godofre, por palabras o papeles,
Terceto
vete con Dios, que a un rey me parto extraño,
adonde sirva con mis hijos pobres,
ni alegre de tu bien ni de tu daño.

GODOFRE
Terceto
No hay hombre a quien en libertad no sobres.
665
Presumo que las canas te ocasionan
a que esa libertad conmigo cobre,
Terceto
y aunque en parte parece que te abonan,
tal estoy, que mis ansias y locuras
tus decrépitos años no perdonan.
Terceto
670
Bien sé, fingido amigo, que procuras
contar al Rey que le he quitado a Alfreda,
porque ensangriente en mí sus manos duras,
Terceto
y que sabiendo que encubierto queda
mi casamiento, yo podré gozalla
675
hasta que el Rey mudar intento pueda;
Terceto
esto por dicha, y por desdicha amalla.
Tu larga edad intenta, de envidioso,
a un buen amigo con traición quitalla.
Terceto
Yo soy, Tisandro vil, su amado esposo,
680
yo he gozar a Alfreda, aunque te pese
y al Rey, si el Rey está de mí quejoso.
Terceto
Que esto traición del Rey, o el reino fuese,
claramente se ve como es mentira,
y que ninguno sucesor perdiese.
Terceto
685
“Parte a Cleves” –me dijo el Rey– “y mira
si es Alfreda tan bella, cuan su fama,
y ese retrato que pintado admira.
Terceto
Y si fuese, Godofre, hermosa dama,
con aqueste poder casa con ella,
690
porque mi alma sus virtudes ama.
Terceto
Si no te pareciere que es tan bella,
no digas a qué vas”. Llegué, en efeto
donde hallé menos, que pensaba en ella,
Terceto
y ansí veo que falta a su contento
695
y es buena para mí, que menos valgo,
y por eso me caso de secreto.

TISANDRO
Terceto
Bien sales de tu engaño.

GODOFRE
Si no salgo
yo te pondré dos puntos en la boca.

TISANDRO
Mira quién soy.

GODOFRE
¡Eres un pobre hidalgo!

TISANDRO
Terceto
700
¿Qué locura, Godofre, te provoca?

GODOFRE
¡Tú eres el loco y mal nacido!

TISANDRO
¡Mientes!

GODOFRE
Fiaste en el secreto tu edad loca.
Terceto
Pero quiero excusar inconvenientes,
que ansí callarás bien.

Dale con la daga

TISANDRO
¡Ay, viejo triste!

GODOFRE
705
¡Ansí quiero que al Rey mi engaño cuentes!
Terceto
Quiero sacar la espada, que consiste
en mi industria no más el bien que espero.
Da voces
¡Traidor, traidor, matástele y huiste!
Terceto
No era al Conde a quien diste, mas ya espero,
710
si al Conde buscas.

Sale el Duque, Alfreda, Florela y guarda de alabarderos

DUQUE
¿Qué es aquesto, Conde?

GODOFRE
Que han muerto al más honrado caballero
Terceto
que honró Dalmacia.

DUQUE
¿En mi palacio? ¿Dónde?

GODOFRE
¡Pues no lo ves, señor, en sangre envuelto?
715
¡Ah, buen viejo Tisandro! ¿No responde?
Terceto
Debe de haber algún traidor resuelto
que de tu Alfreda tuvo pretensiones,
y con esta traición nos ha revuelto.
Terceto
Saliendo yo con él de estos rincones,
720
de estos canceles, que brocado y seda
cubrieron para tales ocasiones,
Terceto
salió un hombre embozado y dijo: “¡Alfreda
tiene dueño, traidor, no has de gozalla!”
Voile a tirar, la capa se me enreda,
Terceto
725
y él, que al viejo Tisandro entonces halla,
atravesole con el duro acero.
¡Ah, buen Tisandro, para siempre calla!

DUQUE
Terceto
¿Quién fue tan atrevido caballero,
Alfreda? ¿Quién en Cleves te ha servido?

ALFREDA
730
Selandio asiste al coche y al terrero,
Terceto
mas yo no sé que fuese el atrevido
dueño de esta maldad.

FLORELA
Él es, sin duda.
No lo dudes, señor, Selandio ha sido,
Terceto
que yo le dejé aquí con voz desnuda,
735
de respeto y temor desesperado,
pidiéndole a la muerte fiera ayuda.

GUARDA
Terceto
Verdad es, gran señor, Selandio ha entrado,
y no ha salido de la sala.

DUQUE
¡Oh, cielo,
si no ha salido quedaré vengado!
Terceto
740
Alzad aquesos paños, y del suelo
las alfombras, estrados y tapetes.

Alcen un paño

GUARDA
Debajo de este está.

SELANDIO
¡Cubriome un hielo!

DUQUE
Terceto
¿Ansí, homicida bárbaro, te metes,
como si fuese en el romano asilo,
745
y tan segura vida te prometes
Terceto
entre unos paños débiles, al filo
de mi justicia y ofendida casa?
¿Por qué lo hiciste? ¿Por qué te turbas? Dilo.

SELANDIO
Terceto
Señor, si tengo culpa en cuanto pasa,
750
si he muerto al caballero que tú dices,
en una plaza pública me abrasa.

DUQUE
Terceto
¿Pues qué haces escondido en mis tapices?

SELANDIO
Miraba cómo el Conde le dio muerte.

DUQUE
¿El Conde?

GODOFRE
¿Yo?

DUQUE
No te escandalices.

GODOFRE
Terceto
755
¿Imaginas, villano, de esa suerte
encubrir tu maldad? Vengaré luego
mi amigo en ti con este acero fuerte.

DUQUE
Terceto
Conde, no le matéis, dejalde os ruego,
que importa que a otra mano muera infame
760
y que su cuerpo abrase vivo el fuego.
Terceto
Llevalde luego.

SELANDIO
Escucha.

DUQUE
¡Calla! Y llame
mi guarda luego un público verdugo
que aquella sangre bárbara derrame.
Terceto
Ya, Conde, que libarte al cielo plugo,
765
ven para que descanses en los brazos
de cuya libertad eres el yugo.

GODOFRE
Terceto
Daré al muerto los últimos abrazos,
que era, señor, amigo verdadero.

DUQUE
Yo haré al traidor que le mató pedazos.

GODOFRE
770
En tu justicia su venganza espero.

Váyanse, y salgan el rey Federico, Floriseo, Cleonardo, vestidos de noche

REY
Quintilla
Tarda y tarda, mi sosiego
y mi salud se acobarda.

CLEONARDO
¿Tanto amor te tiene ciego?

REY
Con cada punto que tarda
775
al postrero punto llego.

FLORISEO
Quintilla
Siempre el mal entretenido
dicen que menor ha sido.

CLEONARDO
Si solo comunicado
basta a quedar consolado,
780
mejor será socorrido.

REY
Quintilla
¿Pues qué es lo que puedo hacer?

CLEONARDO
Juega, caza, inventa, escribe.

REY
Mal me puede entretener
lo que ni habla ni vive.

FLORISEO
785
Pues sirve alguna mujer.
Quintilla
Y pues que de noche sales,
dejemos las principales
y a las menores te humilla.

CLEONARDO
Aquí hay una casadilla
790
que guardan cuatro oficiales.

REY
Quintilla
¿Eslo el marido?

CLEONARDO
Y honrado.

REY
No hagamos ruin la que es buena,
ni al honrado deshonrado.

FLORISEO
Toda esta calle está llena
795
de lo que llaman guisado.

REY
Quintilla
¿Qué vida es esa?

FLORISEO
La airada
es de las mismas llamada.

REY
¿Qué tratan?

FLORISEO
Vender favor.

REY
¿Y hay quien lo compre?

FLORISEO
El furor
800
de juventud desenfrenada.

REY
Quintilla
Salgamos presto de aquí,
que causa desmayo en mí
su mala imaginación.

CLEONARDO
Las ninfas de Chipre son
805
cuantas vas dejando allí.
Quintilla
Otras hay más recatadas.

REY
¿Cómo?

CLEONARDO
Hay dueñas y criadas,
gente y plata de servicio,
que es calidad del oficio
810
y tienen nombre de honradas.

REY
Quintilla
No hay cosa que me entretenga,
quiérome a casa volver.

CLEONARDO
Hasta que Godofre venga,
¿qué piensas, señor, hacer,
815
que con sosiego te tenga?

REY
Quintilla
Es parte de frenesí,
¡oh, Cleonardo!, estar ansí,
y estoy del Conde quejoso,
que este accidente amoroso
820
aún tiene celos de mí.
Quintilla
No me ha escrito lo que hace,
si es hermosa, no si es fea.

CLEONARDO
Muchas veces se deshace
el conceto de la idea
825
que visto no satisface.
Quintilla
Por ventura no le agrada,
y el volver será escribir.

REY
Sospecha ha sido acertada,
y que se puede inferir
830
de una hermosura pintada.
Quintilla
Deseo agora me ha dado
de ver el rostro de Alfreda.

FLORISEO
Pues mírale imaginado,
que la noche oscura veda
835
que puedas ver el pintado.

CLEONARDO
Quintilla
¿De qué afligiéndote estás?
En palacio le verás.

REY
¿No hay luz en alguna puerta?

FLORISEO
La de Lisandra está abierta.

REY
840
¿Dará luz?

FLORISEO
Y sol, que es más.

REY
Quintilla
¿Quién es?

FLORISEO
De Godofre dama.

REY
¿Y quiérela?

FLORISEO
Con extremo
dicen que la adora y ama.

REY
Florelo, ofenderla temo.N
X
Nota del editor

En este verso y alguno posterior se dice Florelo en lugar de Floriseo por error. No enmendamos para no romper el octosílabo.

FLORISEO
845
Que no, señor; llega y llama.

REY
Quintilla
Es Godofre muy leal,
y será pagalle mal.

FLORISEO
¿Pues en qué la has de ofender?

REY
En el ver, que sigue al ver
850
la condición natural.

FLORISEO
Quintilla
Luego no quieres a Alfreda.

REY
¿De qué suerte?

FLORISEO
Que el que ama
no puede ser que amar pueda.

REY
Bien dices, Florelo, llama,
855
seguro Godofre queda.

FLORISEO
Quintilla
Bien podrá estarlo de ti,
pues que lo estimas ansí;
de ella no, que te ha de ver
con la hermosura y poder
860
que ansí resplandece en ti,
Quintilla
Presumo que te han sentido,
con una vela ha salido
un escudero a la sala.

Sale un Escudero viejo con un candelero y una vela

ESCUDERO
¡No llamarán noramala,
865
con menos grita y ruido!

FLORISEO
Quintilla
¿Qué hace Lisandra?

ESCUDERO
Entretiene
la noche, mientras no viene
el Conde, con su almohadilla.

FLORISEO
Llamalda, y podéis decilla
870
que Su Alteza a verla viene.

ESCUDERO
Quintilla
¿Su Alteza?

FLORISEO
Mostrad la vela.

ESCUDERO
Quitarele el candelero,
por si es acaso cautela.

REY
¡No es muy necio el Escudero!

CLEONARDO
875
Que le engañemos recela.

REY
Quintilla
Llegad esa vela más.

FLORISEO
Como mariposa estás,
dándole bordes al fuego.

REY
Sí, pero mil veces llego
880
y no me abraso jamás.
Quintilla
Vuelvo a decir que es hermosa.
¡Pesia a tal, qué linda cosa!
¡Oh peregrina mujer,
tan dignísima de ser
885
mi mujer, mi reina y diosa!
Quintilla
¡Loco estoy!

CLEONARDO
¡Hermosa es!
Pero pienso que la ves
con lunas de larga vista.

REY
No hay luna que el sol resista
890
con que he de verla después.

Sale Lisandra, dama

LISANDRA
Quintilla
Deme esos pies Vuestra Alteza.
¿Tanta merced para mí?
¿Tanto honor a mi bajeza?

REY
No estáis bien, Lisandra, ansí,
895
conozco vuestra nobleza.

LISANDRA
Quintilla
¿Vuestra Alteza no se sienta?

REY
Ansí en pie estaré mejor.

LISANDRA
No pido que me deis cuenta
de esta venida, señor,
900
que tanto mi honor aumenta,
Quintilla
que como público ha sido
lo que al Conde habéis querido,
queréis honrarle en ausencia.

REY
Por ver en vos su presencia
905
a vuestra casa he venido.
Quintilla
Y como la vela vi
que vuestra gente sacó,
en mirar me divertí
la causa y la luz que llevó
910
a vuestro Conde de aquí.
Quintilla
Y hareisme mucho placer
que la volvamos a ver,
y me digáis si es hermosa.

LISANDRA
La que fue tan poderosa
915
será divina mujer.

REY
Quintilla
Miralda bien.

LISANDRA
¡Qué hermosura
y angélica criatura!

REY
¿Que os agrada?

LISANDRA
Si hombre fuera,
por la verdad me perdiera
920
de esta divina pintura.

REY
Quintilla
Mucho me habéis satisfecho.
Tomad aqueste diamante.

LISANDRA
Bésoos los pies.

REY
Esto es hecho,
es a un ángel semejante,
925
aunque es demonio en mi pecho;
Quintilla
diranlo las piedras duras
y los rudos animales.

LISANDRA
¡Qué hermosa reina procuras!

CLEONARDO
Con estas lisonjas tales
930
bien medrarán tus locuras.

Sale Godofre de camino, y Tiberio y Doristo, criados

GODOFRE
Endecasílabos sueltos (tirada)
Primero que a Su Alteza los pies bese
quiero tomar las manos de Lisandra,
porque me cuente algunas novedades
y si sabe acaso el desposorio.

TIBERIO
935
Saberse el desposorio es imposible,
pues se hizo y trató con tal secreto.
Novedades no faltan en las cortes,
que son el mar mayor de novedades.

DORISTO
Gran gente está en la sala.

GODOFRE
¿Cómo gente?
940
Ya, con tan breve ausencia, se ha perdido
aquel recogimiento prometido?

ESCUDERO
¿Quién va?

GODOFRE
Yo soy.

ESCUDERO
¿Quién es?

GODOFRE
¿No me conoces?
El Conde soy.

ESCUDERO
¿El Conde es ya venido?

LISANDRA
¿El Conde?

REY
¿El Conde?

GODOFRE
¡Si es el Rey aqueste!

REY
945
¡Godofre!

GODOFRE
Gran señor.

REY
¡Godofre amigo!

GODOFRE
Perdona que no fui a dejar las postas
a la puerta real de tu palacio,
que amor me trujo aquí.

REY
Cualquiera yerro,
siendo de amor, trae el perdón consigo.
950
Mas di, ¿qué es la razón de venir solo?
¿Quedo casado o no? ¿Mintió el retrato?
¿Es tan hermosa?

GODOFRE
Estame atento un rato:
Romance (tirada)
Partí a Cleves, gran señor,
y en efecto llegué a Cleves,
955
donde fui bien recibido
del gran Duque, mi pariente.
Pasados eran tres días
en los regalos de huésped
antes que a la hermosa Alfreda
960
como me mandasteis viese.
Quiso el Duque el cuarto día,
por honra y fiesta solene,
que con su mujer e hija
públicamente comiese.
965
Fuimos a San Jorge a misa,
adonde al tiempo que el preste
comenzó a cantar la Gloria
entró la pasión del viernes,
porque al fin de un largo aplauso,
970
discurso de guarda y gente,
entró en San Jorge esta dama,
pienso que a servir de sierpe,
con mala disposición
y rostro tan insolente,
975
que pudiera volver triste
al corazón más alegre.
Nunca el caballo troyano
tuvo tan hinchado el vientre,
ni un dromedario la espalda
980
de los que a Marruecos vienen.
El águila parecía
que cuentan de Gaminedes
mirándole la nariz,
hasta la boca pendiente.
985
Los ojos de jabalí,
con unas luces tan breves,
que parece que miraban
a dos calles diferentes.
La boca no descubría
990
perlas, ámbar ni claveles,
como se suele decir,
sino mal compuestos dientes.
Oyó misa, que en mi vida
me vi más inquietamente,
995
divertido en contemplar
un serafín de Holofernes.
Confiésote, gran señor,
que tuve miedo mil veces
de no aojarla, y que le hacía
1000
las higas de siete en siete.
Volvimos a casa juntos,
donde pensé, como suele,
que siendo en el cuerpo fea
hermosa en el alma fuese.
1005
Y por abreviar te digo,
por si te cansas y ofendes,
que dijo doce palabras
y necedades las trece.
Traté luego mi partida,
1010
y porque este monstruo vieses
te truje aqueste retrato
de la imagen de la muerte.

REY
Endecasílabos sueltos (tirada)
Muestra. ¡Jesús, y qué espantoso monstruo!
¿Posible es que han hecho aqueste engaño?

CLEONARDO
1015
La pintura, señor, es lisonjera;
siempre temí que no era Alfreda hermosa.

FLORISEO
Pintores que no pueden ver los rostros
tan cerca de señoras recogidas
hacen al vuelo estos retratos bellos.

REY
1020
Pues destiérrense todos los pintores,
no quede en el reino quien retrate,
pues tal burla me han hecho los pinceles.

FLORISEO
Mira, señor, que la pintura ha sido
estimada de príncipes y reyes,
1025
y en otra edad tenida por divina;
no quites tanto bien a tu república,
que en África por eso llaman bárbaros
a sus habitadores ignorantes.

REY
Bien sé que es arte noble y milagroso,
1030
¿pero en qué he de vengar mi corrimiento?

CLEONARDO
Destierra los culpados, que no es justo
que si una cura sola ha errado un médico,
si un letrado fue injusto, si un tratante
trató engaño a su prójimo, destierres
1035
a médicos, tratantes y letrados;
nunca fue tan perfecta una república
que algún error culpable no tuviese.

REY
Lleno voy de pesar. Venid conmigo.

LISANDRA
Seas, Godofre, bien venido.

GODOFRE
Vengo
a tu servicio, ya ves que no puedo
1040
dejar de hablar al Rey.

LISANDRA
Pues vuelve presto.

REY
Lisandra.

LISANDRA
Gran señor.

REY
Adiós te queda.

LISANDRA
¡Ay Conde, bien venido!

GODOFRE
(¡Ay, dulce Alfreda!)


Acto II

Salen Godofre, Doristo y Tiberio

GODOFRE
Redondilla
Ya que está el Rey divertido
y de Alfreda descuidado,
1045
como si vivo o pintado
tal rostro no hubiera habido.
Redondilla
Ya que el amor de esta dama
que ama agora y solicita
del alma y ojos le quita
1050
la memoria de su fama;
Redondilla
ya que han pasado tres meses
en este olvido cruel;
ya que emparentar con él
tratan reyes albaneses,
Redondilla
1055
quiero hablarle con cautela,
de suerte que con su gusto,
pues que de mi intento injusto
ninguna cosa recela,
Redondilla
pueda hacer mi casamiento
1060
y traer a mis estados
a Alfreda, porque casados
gocemos paz y contento.
Redondilla
Si el asistir en la Corte
es tan forzoso que sea,
1065
tendré a Alfreda en una aldea
o en lugar que más me importe.
Redondilla
Y desde allí iré y vendré,
hasta que en buena ocasión
pueda al Rey pedir perdón
1070
de lo que al Rey agravié,
Redondilla
que cuando el perdón que digo
no se alcanzara sin vella,
tres meses de estar sin ella
bastaban para castigo.

DORISTO
Redondilla
1075
Mira, señor, lo que intentas,
que si al Rey pides a Alfreda
es muy posible que pueda
imaginar que le afrentas;
Redondilla
aún es agora temprano
1080
para declarar tu intento.

GODOFRE
No es, haciendo argumento,
que el Rey es mozo y liviano,
Redondilla
y que ya está divertido
con la ocasión que sabéis,
1085
y aun vengado, si queréis
imaginarme ofendido.

TIBERIO
Redondilla
¿De qué manera vengado?

GODOFRE
Sirve a Lisandra, que fue
dueño de mi amor y fe
1090
con mucho gusto y cuidado,
Redondilla
y hoy licencia me ha pedido
para gozarla, Tiberio,
que de aquí nace el misterio
de haberme al Rey atrevido.
Redondilla
1095
Porque si él piensa que es fea
Alfreda, que ya aborrece,
y el alma a Lisandra ofrece,
a quien adora y desea,
Redondilla
bien le puedo yo pedir
1100
licencia para mi intento,
y el secreto casamiento
a todo el mundo decir.
Redondilla
Yo conozco las mudanzas
del pensamiento del Rey,
1105
que ya no tiene más ley
que estas nuevas esperanzas.
Redondilla
Y al fin, con haber gozado
a Lisandra, me disculpa
de la deslealtad y culpa
1110
de haberle a Alfreda quitado.
Redondilla
Y cuando no haya razón
que abone mi desvarío,
en mi privanza confío
y en su fácil condición.

TIBERIO
Redondilla
1115
¿Que le has dejado gozar
de Lisandra?

GODOFRE
¿Pues qué pierdo,
si ha sido el mejor acuerdo
para poderme casar?
Redondilla
Dejo contenta mi dama
1120
que sufra mi casamiento,
imposible sufrimiento
para el alma de quien ama,
Redondilla
y ocupo al Rey el deseo
porque imaginar no pueda
1125
en las memorias de Alfreda,
cuya hermosura poseo.
Redondilla
Ansí que estando contentos
mis mayores enemigos,
celebrarán como amigos
1130
mis bodas y casamientos.

DORISTO
Redondilla
Notables arbitrios son,
Conde, los de un pecho amante.

GODOFRE
Es ciego, y lleva adelante
su propia imaginación.
Redondilla
1135
El Rey es este, advertid
con qué palabras le engaño.

El Rey con una carta, leyéndola a Floriseo y Cleonardo

REY
Que ha sentido el desengaño
dice en esta parte. Oíd.

CLEONARDO
Redondilla
¿Luego escribiole tu Alteza
1140
que el Conde licencia dio?

REY
Si el Conde me lo rogó,
que lo pague su cabeza.

FLORISEO
Redondilla
Fineza ha sido entregarte
su dama el Conde, señor.

REY
1145
Tiéneme notable amor.

CLEONARDO
¡Bien muestra Godofre amarte!
Redondilla
Mas mira que por ventura
por tu gusto te la dio,
y que enojado quedó
1150
y no mostrarlo procura.

REY
Redondilla
¿A mí qué me va en saber
si queda enojado o no?
Eso que pedí me dio,
eso quiero agradecer.
Redondilla
1155
Y si dio Alejandro a Apeles
la cosa que más quería,
porque pintándola un día
suspendió mano y pinceles,
Redondilla
¿qué mucho que el Conde a mí,
1160
que soy su Rey, me la dé?
¿No es harta gloria que fue
Alejandro para mí?

GODOFRE
Redondilla
Si fuera, señor, Lisandra
Deyanira o Policena,
1165
Erífile, Dido, Elena,
Lavinia, Lesbia y Evandra;
Redondilla
si fuera Lamia o Lucrecia,
Eurícide o Laodamía,
Ero, Atalanta o Porcía,
1170
que Roma celebra y precia,
Redondilla
con la misma voluntad
las entregara a tu gusto,
sin hallar en mi disgusto
violencia o dificultad.
Redondilla
1175
De que Alejandro haya sido
y tú hayas sido mi Apeles,
es justo que te consueles
con que más tu gloria ha sido,
Redondilla
porque más a toda ley
1180
a quien eres satisfaces
si a mí Alejandro me haces
que yo en dar mi prenda a un rey.
Redondilla
Pues cuanto más te ha rendido
bajar de ser rey a Apeles,
1185
lo que hay de cetro a pinceles
has bajado y yo subido.

REY
Redondilla
Conde, no ha sido tan poco
lo que has hecho en este caso,
puesto que en silencio paso
1190
que fui rey y amante loco,
Redondilla
que no me hayas obligado
a grande satisfacción,
y en tu lealtad y afición
la mayor piedad mostrado.
Redondilla
1195
Pide, que si fuiste ayer
Alejandro con tu amigo,
hoy quiero serlo contigo
y tu amor agradecer.
Redondilla
Pide, Conde, y pues que sabes
1200
dar con liberalidad,
recibe con voluntad,
porque de obligarme acabes.

GODOFRE
Redondilla
Señor, ocasión se ofrece
en que me puedes honrar.

REY
1205
¿Pues en qué dudas de hablar,
que imposible me parece?
Redondilla
Mira que ofendes mi honor,
que yo más creí de ti
cuando libre te pedí
1210
los tesoros de tu amor.

GODOFRE
Redondilla
No es falta de atrevimiento.

REY
Habla, yo te doy licencia.

GODOFRE
Esa pide cierta ausencia
de un tratado casamiento.

REY
Redondilla
1215
¿Casaste, Conde?

GODOFRE
Señor,
trato de casarme ahora,
que tu Alteza me mejora
de nuevas prendas de amor.
Redondilla
Que ayer, que mi fe tenía
1220
toda en Lisandra, no hubiera
dama en el mundo que fuera
más dueño del alma mía.

REY
Redondilla
¿Pues casaste de picado?
Que si eso es, Conde amigo,
1225
este papel es testigo
que a Lisandra no he gozado.
Redondilla
Lisandra es tuya.

GODOFRE
Señor,
no me hagas ese agravio;
juzga, por Dios, como sabio
1230
mis pensamientos mejor.
Redondilla
Cuando fui a Cleves y vi
a Alfreda, no les conté
los poderes que llevé
ni la razón porque fui.
Redondilla
1235
El Duque, su Corte y gente
a murmurar comenzó
que iba a pedírsela yo,
como deudo y pariente.
Redondilla
Creció su imaginación
1240
de suerte, que el Duque un día
me la ofreció, haciendo mía
una espantable visión.
Redondilla
Yo, por no responder mal,
no le dije sí ni no,
1245
y ansí indeciso quedó
nuestro casamiento igual.
Redondilla
Que aunque es verdad que ella es fea,
es de notable interés
para quien apenas es
1250
señor de una pobre aldea.
Redondilla
La fealdad de Alfreda, al fin,
y el amor justo y perfeto
de Lisandra, que, en efeto,
es Lisandra un serafín,
Redondilla
1255
en viéndola me quitaron
las bodas del pensamiento,
hasta ayer, que de tu intento
las nuevas me despertaron.
Redondilla
Ya estoy libre, y aunque sea
1260
Alfreda fea, como es,
cree, señor, que el interés
afeita mucho una fea.
Redondilla
Si agora me das licencia,
libre estoy, podré casarme,
1265
y a ti te importa ausentarme
de Lisandra y su presencia,
Redondilla
mientras que te cobra amor
y mientras que yo le pierdo.

REY
Ha sido, Godofre, acuerdo
1270
de tu ingenio y tu valor.
Redondilla
Mi obligación has crecido;
los brazos te quiero dar.

TIBERIO
(¡Qué bien le supo engañar!)

DORISTO
(¡Qué discreto!)

TIBERIO
(¡Qué atrevido!)

GODOFRE
Redondilla
1275
Si tanta merced me haces,
luego me quiero partir.

REY
Al Duque quiero escribir
gran confirmación de paces
Redondilla
y abonos de tu persona.

GODOFRE
1280
Voy a ordenar mi partida.

REY
Guarden los cielos tu vida.

GODOFRE
Y prosperen tu corona.

REY
Redondilla
A tu Alfreda has de llevar
un presente de mi mano.

GODOFRE
1285
Si tantos favores gano,
vos propio os podréis pagar.–
Redondilla
(¿Qué os parece?

TIBERIO
Lo que ves.)

GODOFRE
Buscadme luego en que parta.

REY
Conde.

GODOFRE
Señor.

REY
Por la carta
1290
volved.

GODOFRE
Y a besar tus pies.

Vanse Godofre, Doristo y Tiberio

REY
Redondilla
¿Será el haberse casado
el Conde enojo o lealtad?

CLEONARDO
Venganza de voluntad,
con un proceder honrado.
Redondilla
1295
Él se parte por no ver
gozar su dama, en efeto.

REY
Él hace como discreto
si la deja en mi poder,
Redondilla
que en casarse y ausentarse
1300
de ella se venga muy bien,
y sírveme a mí también,
de quien no es tazón vengarse.
Redondilla
Vamos, porque escribir pueda,
basta que vencer procura
1305
de Lisandra la hermosura
con la gran fealdad de Alfreda.

Vase y sale Lisandra y Fabricio

LISANDRA
Quintilla
¿Esta es lealtad en los hombres?
¿Esto llaman querer bien?

FABRICIO
¡Ay, Lisandra, no te asombres
1310
ni tus enojos le den
al Conde agraviados nombres!
Quintilla
Que si al Rey le dio licencia
fue porque no hay resistencia
que sus violencias deshaga,
1315
y advierte bien si lo paga
con tal destierro y ausencia.

LISANDRA
Quintilla
¿Que se va el Conde?

FABRICIO
Ya es ido,
y por no causarte enojos
no digo lo que he sabido.

LISANDRA
1320
¿Ya qué más agua en mis ojos?
¿Qué más fuego en mi sentido?
Quintilla
Dilo, Fabricio, y no impida
lo que es temor de mi vida
tu lengua en peligro tal,
1325
porque no puede haber mal
mayor que el de su partida.

FABRICIO
Quintilla
Pues, en fin, no ha de callarse
(cosa que al vulgo desdice),
sabe que es ido a casarse.

LISANDRA
1330
¿A casarse?

FABRICIO
Ansí se dice,
y que ha sido por vengarse,
Quintilla
aunque tengo para mí
que el Rey lo ha trazado ansí
por quitarle de tu vista.

LISANDRA
1335
Quien tan de veras conquista,
no hallará defensa en mí.
Quintilla
¿Y dónde va el Conde?

FABRICIO
A Cleves.

LISANDRA
¿Hay con quien casarse pueda?

FABRICIO
Preguntas lo que ya debes
1340
de saber.

LISANDRA
¿Cómo? ¿Es Alfreda?

FABRICIO
Que bien o que mal lo lleves.

LISANDRA
Quintilla
No lo llevo sino bien.
¡Jesús! ¿No es aquella fea
que trató con tal desdén?

FABRICIO
1345
Pues dime, ¿hay cosa que sea
más ordinaria también?

LISANDRA
Quintilla
¿De qué suerte?

FABRICIO
El decir mal
un hombre de una mujer
para el casamiento igual,
1350
porque siempre viene a ser
donde no se piensa tal.

LISANDRA
Quintilla
Consolada estoy, Fabricio,
de que con Alfreda sea,
si no perdiera el juicio.

FABRICIO
1355
¿Por qué?

LISANDRA
Porque si es tan fea
da de mi venganza indicio.
Quintilla
Desapasiona el casar
con mujer que lo merece,
mas tal suele un hombre estar
1360
si lo contrario acontece,
que vuelve al mismo lugar.
Quintilla
¿Qué haré?

FABRICIO
¿Quién sabrá mejor
lo que te conviene en esto?

LISANDRA
Perdiose el Conde en rigor.
1365
Ya su ausencia ha descompuesto
toda la fe de mi amor.
Quintilla
Y pues que suceder suele
esto de amar y olvidar,
y como se siente, suele,
1370
quiérome yo consolar
antes que otro me consuele.
Quintilla
Porque llorar ya no es cosa
ni justa ni provechosa;
no comer es disparate,
1375
pues decirme que me mate
es necedad rigurosa.
Quintilla
Eso a Evadnes y Lucrecias,
a Julias, Porcias y Eros,
que acá no somos tan necias.

FABRICIO
1380
Aunque ejemplos verdaderos,
justamente los desprecias.
Quintilla
Tenemos almas agora
y conocemos su dueño.
Vive, alégrate, señora.

LISANDRA
1385
No hayas miedo tú que el sueño
pierda por el Conde un hora.
Quintilla
Él parte de enojo lleno,
aunque es justo, en buena ley,
llorarle en poder ajeno,
1390
consolada estoy, que un rey
a falta de un conde es bueno.

Sale Cleonardo

CLEONARDO
Quintilla
El Rey, Lisandra dichosa,
conmigo a llamarte envía,
que esta fiesta calurosa
1395
al son de una fuente fría
del jardín duerme y reposa.
Quintilla
Su carroza viene aquí,
porque más te iguale a sí.

LISANDRA
Solo ha faltado su guarda.
1400
En fin, Cleonardo, ¿me aguarda
el Rey?

CLEONARDO
Mi señora, sí.
Quintilla
Y si el Conde aquí estuviera
también la guarda enviara
si acaso menester fuera.

LISANDRA
1405
No, que si al Conde pesara
no pienso que al Rey me diera.
Quintilla
En fin, ¿se casa?

CLEONARDO
Desea
que te pese.

LISANDRA
No lo crea.
Vamos al jardín.

CLEONARDO
Camina.
1410
(Vengarse el Conde imagina.)

LISANDRA
(¡Jesús, qué mujer tan fea!)

Vanse, y sale Selandio, el preso, herido

SELANDIO
Lira
No ha sido en mi dolor poca ventura
que de la cárcel dura,
adonde me tenía
1415
sin culpa alguna la desdicha mía,
saliese libremente.
Mas, ¿qué no puede un ánimo inocente?
Lira
Estuve tan helado siendo hallado
del fiero Duque airado,
1420
en su casa escondido,
que viéndome de tantos ofendido
no supe dar disculpa,
y es el silencio confesar la culpa.
Lira
Mas como amor no hay cosa que no pueda,
1425
agradeciendo Alfreda
mi amor en aquel punto,
imaginando acaso que el difunto
fue de mis celos muerto,
hizo a mi libertad el paso abierto.
Lira
1430
Hui la furia y cruel violencia,
por no ver mi inocencia
en manos de su furia,
que el fiero Conde procuró mi injuria
por cubrir su delito,
1435
que en los ojos del cielo vive escrito.
Lira
Siempre por montes ásperos subiendo
y de la gente huyendo,
a tierras he venido
donde pueda vivir desconocido,
1440
que aquestas espesuras
están bien lejos y serán seguras.
Lira
Ya puedo hablar con la vecina gente,
buscando el conveniente
sustento de mi vida,
1445
que hasta ahora he tenido por comida,
donde quiera que estampo
la planta, fruta del silvestre campo.
Lira
El madroño riscoso siempre verde,
que nunca el ramo pierde;
1450
el castaño erizado,
el avellano humilde coronado,
el níspero y las serbas
me dieron vida, y en faltando, hierbas.
Lira
Aquí vienen pastores del extremo
1455
del monte. Ya no temo
hablallos libremente,
que hasta agora temblaba de la gente.
¡Oh, gracias doy al cielo,
que tendrá mi dolor algún consuelo!

Salen Peloro, viejo, y Lisardo, mozo, labradores

PELORO
Redondilla
1460
Mas que nunca acá volvieses.

LISARDO
Sin palo y más poco a poco.

PELORO
Maravilla si estás loco,
que respleute me tovieses.
Redondilla
¿Tú a la guerra?

LISARDO
¡Yo a la guerra,
1465
y al diablo que os lleve, padre,
que no me parió mi madre
para tostarme en la sierra.
Redondilla
Si me voy allá, ¿qué os llevo?

PELORO
¿No es nada haberte criado?

LISARDO
1470
¿Vos?

PELORO
¡Yo!

LISARDO
¡Mentís!

PELORO
Buen soldado
no es cobarde para nuevo.
Redondilla
¿Parécete bien, traidor
a tu padre?

LISARDO
Sí, resí,
que no me crio él a mí!

PELORO
1475
¿No? ¿Pues quién?

LISARDO
Nuestro Señor.
Redondilla
Y también oí decir
que el que ha de ser buen soldado
ha de hablar muy desgarrado,
y a dos por tres desmentir.

PELORO
Redondilla
1480
Perdido estás ya del todo,
no te quiero sufrir más.
¿A la guerra no te vas?
¡Pues que te pongas del lodo!

LISARDO
Redondilla
¡Poneos vos. Duelo os dé Dios!

PELORO
1485
¡Vete ya!

LISARDO
Ya nos iremos,
sí, que aquí también sabremos
ser padres como sois vos.

PELORO
Redondilla
No te lograrás.

LISARDO
Ni aun quiero,
si he de ser tan gruñidor.

PELORO
1490
¡Qué hijo!

LISARDO
¿Sois vos mejor?

PELORO
¡Soy tu padre!

LISARDO
¿Y yo soy cuero?
Redondilla
Dadme vos un aderezo
de padre, a ver si podéis
más que yo, que me tenéis
1495
como una mula el pescuezo.

PELORO
Redondilla
Y cuando el mosquete lleves,
¿descansarás más con él?

LISARDO
Si llevare el moscatel,
serán las jornadas breves.

PELORO
Redondilla
1500
¿Sin mi bendición te vas?

LISARDO
¿Qué alforja dejo olvidada?

PELORO
¡No vuelvas de esta jornada
para sécula jamás!

Vase el viejo

LISARDO
Redondilla
¿Que maldecisme en latín?
1505
Pues yo os maldigo en romance,
y ruego a Dios que os alcance
la maldición de Merlín.

SELANDIO
Redondilla
¿Dónde bueno, hombre de bien?

LISARDO
¡Oh, señor! ¿Es él soldado?

SELANDIO
1510
Helo sido y lo he dejado.

LISARDO
Yo voy a serlo también.

SELANDIO
Redondilla
Compradme aqueste vestido.

LISARDO
No tengo dinero, a fe,
que voy a la guerra a pie,
1515
sin padre y madre y perdido.

SELANDIO
Redondilla
No lloréis, que los soldados
no lloran.

LISARDO
¡Mentís!

SELANDIO
¿Decís
a mí?

LISARDO
Sí, que vos mentís.

SELANDIO
¡Bravos retos, extremados!
Redondilla
1520
Mirad que soy capitán
y me habéis de tratar bien.

LISARDO
Y aun me iré con él también,
si trae el tapatatán.

SELANDIO
Redondilla
Venid, que quiero vestiros
1525
de estas galas con que vais.

LISARDO
Vamos, porque me digáis
cuándo podré desmentiros.

Vanse, y sale Peloro, el viejo, y Marfisa

MARFISA
Redondilla
¿Por qué le dejastes ir?

PELORO
¿Pues qué le tengo de her,
1530
si no hace desde ayer
son mentir y desmentir?

MARFISA
Redondilla
¿Dónde vio aquel mentecato
estos soldados?

PELORO
No sé.
La fiesta a la villa fue,
1535
algo remudado el hato,
Redondilla
y si con ellos topó,
ha dado en esta locura.

MARFISA
¿No le han hablado?

PELORO
Hasta el cura,
y a todos dice de no.

MARFISA
Redondilla
1540
Pues qué, ¿al Alcalde su tío
también le perdió el respeto?

PELORO
Y a mí propio.

MARFISA
¡Extraño efeto
de juvenil desvarío!
Redondilla
¡Veisme aquí deshermanada!

PELORO
1545
¡Llora tú, si te parece!

MARFISA
¡Que se estuviere en sus trece
y que no os tuviese en nada!

PELORO
Redondilla
Calla, que él se volverá
en oyendo un arcabuz,
1550
que de solo ver la luz
dicen que temblaba acá.

Sale Selandio vestido de labrador

SELANDIO
Redondilla
Ya con aqueste vestido
podré vivir disfrazado,
de mi patria desterrado
1555
y por la ajena perdido.
Redondilla
Que mientras cesa el rigor
o mi inocencia se sabe,
quiere que viva o que acabe
entre estos montes amor.

PELORO
Redondilla
1560
¿No es este, Marfisa, el hato
de Lisardo?

MARFISA
El propio es,
de la cabeza a los pies.

PELORO
Dado se le habrá barato.–
Redondilla
¡Ah, buen pastor! ¿Quién os dio
1565
la pellica y lo demás?

SELANDIO
Ya queda del monte atrás
el que el sayo me vendió,
Redondilla
que dice que va a la guerra,
y le he dado yo una espada
1570
que compré de mi soldada
en otra extranjera sierra,
Redondilla
que no soy de este país.

PELORO
Mi hijo era el soldado.

MARFISA
Y mi hermano. ¿Habeisle hablado?

SELANDIO
1575
Sí.

MARFISA
Mas, ¿qué os dijo? ¿Mentís?

SELANDIO
Redondilla
Determinado partía
de volver de allá muy bravo.

PELORO
La buena esperanza alabo,
pero no la fantasía.

SELANDIO
Redondilla
1580
¿Falta os hará?

PELORO
¿Quién lo duda?

SELANDIO
¿Quereisme a mí mientras viene?

MARFISA
Padre, muy buen talle tiene
y habéis menester ayuda,
Redondilla
que vienen vendimias presto.
1585
Recibildo de buena fe.

PELORO
¿Que estaréis acá?

SELANDIO
Sí haré,
si me hacéis partido honesto.

PELORO
Redondilla
No por la falta os recibo
que agora me veis tener,
1590
que bien sé que ha de volver
el soldado fugitivo,
Redondilla
mas por la buena persona
y el veros hablar tan bien,
que sin duda a cuantos ven
1595
vuestra presencia inficiona.
Redondilla
Venid a nuesa cabaña,
trataremos del partido.

SELANDIO
Hoy, si un hijo habéis perdido,
otro os sirve y acompaña.

Vanse, y salen Godofre, Alfreda, de camino; Doristo y Tiberio

GODOFRE
Terceto
1600
Estas, como te digo, hermosa Alfreda,
son de mi tierra las montañas altas,
que tan honrada de tus plantas queda.
Terceto
Los valles, que pisándolos esmaltas,
están poblados de árboles y aldeas,
1605
que aun en los riscos no descubren faltas.
Terceto
No te llevo a la Corte que deseas
porque me matan celos temerarios
de que sus galas y grandezas veas.
Terceto
En aquestos desiertos solitarios
1610
me conviene que vivas por ahora,
pues tienes los regalos necesarios.
Terceto
Aquesta casa, cuyo extremo adora
el sol, luego que nace en el Oriente,
te reconoce ya por su señora.
Terceto
1615
Aquí deja el hábito decente;
en traje labrador, con labradores,
te gozará mi amor seguramente.
Terceto
Aquí, sin el tropel de aduladores,
cuya música aduerme los sentidos,
1620
oirás enamorados ruiseñores.
Terceto
Aquí, libre de olores y vestidos,
vivirán tus seguros pensamientos,
despiertos para el bien y al mal dormidos.
Terceto
Tus vasallos, humildes y contentos,
1625
te ofrecerán sus dones primitivos,
desde el pámpano verde a los sarmientos;
Terceto
los panales en árboles nativos,
el queso en las cortezas dibujado,
las liebres y conejos fugitivos,
Terceto
1630
el blanco lino y el torcido hilado,
el mosto dulce, la adobada oliva,
pálido aceite y algodón labrado.
Terceto
Saldrás las tardes este monte arriba,
cercada de villanos, tras los ciervos,
1635
que el ligero lebrel de aliento priva.
Terceto
Y de estos acebuches siempre acerbos
colgarás otras veces los reclamos
o volarás las garzas y los cuervos,
Terceto
o matarás, cuando despacio vamos,
1640
con el menudo plomo y polvo ardiente
los pajarillos por los verdes ramos.
Terceto
Yo iré y vendré a la Corte diligente,
trayéndote regalos y caricias
con el cuidado de marido ausente.
Terceto
1645
De suerte que este monte y sus primicias
todo a tus pies te ofrece por señora,
y yo, sin serlo de mi amor codicias,
Terceto
cuanto desde la noche hasta la aurora
y desde la mañana hasta la tarde,
1650
quisiera tan divina labradora,
que el alto cielo largos años guarde.

ALFREDA
Quintilla
Con extraña admiración,
Godofre, he escuchado atenta
tu celosa pretensión,
1655
de la cual no me contenta
la vida ni la razón.
Quintilla
La vida es triste y estrecha,
y la razón con sospecha.
¿Qué temes de mis costumbres,
1660
que el fin de tus pesadumbres
de matarme se aprovecha?
Quintilla
¿Una mujer como yo
en un monte ha de vivir?
Y la que noble nació
1665
¿esos hábitos vestir
que la bajeza enseñó?
Quintilla
Pienso que burlas de mí,
que si jamás te ofendí,
ese monte, ese vestido
1670
es afrentoso partido
para amor y para ti.
Quintilla
Si celos de que en la Corte
alguna cosa no vea
que a tu honor, Godofre, importe
1675
me traen a aquesta aldea,
el ser quien soy te reporte.
Quintilla
Y si no basta y es fuerza
que yo viva aquí por fuerza,
no me quites mi vestido,
1680
que el ser deudo y no marido
a honrarme te obliga y fuerza.
Quintilla
Deja en casa quien me guarde,
échame, Conde, prisiones
mientras vas o vuelves tarde,
1685
pues tan malas opiniones
hacen tu pecho cobarde.
Quintilla
Y si me has aborrecido
vuélveme a mi padre a Cleves,
que tampoco te ha ofendido;
1690
si es probarme, no me pruebes,
que no es de honrado marido.
Quintilla
Y, finalmente…

GODOFRE
No más,
que cuando la causa entiendas
mi razón disculparás,
1695
que ni yo ofendo tus prendas
ni lo imaginé jamás.
Quintilla
Que eres noble y virtuosa
eso es más segura cosa
que el ser claro el sol y el día;
1700
ni tampoco, Alfreda mía,
son celos de verte hermosa.
Quintilla
Es una cierta razón
que no la puedes saber,
basta que mi obligación
1705
puedes, señora, creer,
y aun pienso que mi afición,
Quintilla
solo con mudar vestido,
pues dar vida a tu marido
consiste en que estés oculta.

ALFREDA
1710
¿Tanto daño te resulta?

GODOFRE
La vida, Alfreda, te pido.

ALFREDA
Quintilla
¿Pues por qué?

GODOFRE
No me es posible
decirte más que esto agora.

ALFREDA
En mujer es insufrible
1715
estar sin saber un hora
algún secreto imposible.
Quintilla
Si por algo yo perdiera
de mi honor, por saber fuera
lo que en tal secreto cabe,
1720
porque aun callar lo que sabe
toda mujer desespera.
Quintilla
Pero pues no puede ser,
paciencia habré de tener,
y mudando traje y vida
1725
quedar de tu amor corrida,
que no de ser tu mujer.

GODOFRE
Quintilla
Mi Alfreda, pues no hay secreto
que la tierra al cielo calle,
que le sabrás te prometo,
1730
pero es menester guardalle
para su tiempo y efeto.
Quintilla
Que entonces con más razón
conocerás mi afición,
y que mi muerte o mi vida
1735
está de un cabello asida
en esta fuerte ocasión.

ALFREDA
Quintilla
Ya, Godofre, no replico.

GODOFRE
Ve con Doristo y Tiberio
al lugar que significo.

DORISTO
1740
No dejas por vituperio
el vestido noble y rico,
Quintilla
sino que al Conde conviene
que te vistas de este traje.

ALFREDA
Eso mi enojo detiene.

TIBERIO
1745
Yo aseguro que aventaje
la gracia que Alfreda tiene.

GODOFRE
Quintilla
Oye, mi bien.

ALFREDA
¿Qué me quieres?

GODOFRE
Advierta que has de imitar
estas rústicas mujeres.

ALFREDA
1750
¿Como ellas tengo de hablar?

GODOFRE
Como que una de ellas eres.

ALFREDA
Quintilla
Eso y más haré por ti,
aunque no sepa el secreto.

GODOFRE
Sabrale quien vive en mí.

ALFREDA
1755
Pues no soy yo, te prometo,
pues esto ignoro de ti.

Vase Alfreda y los criados

GODOFRE
Soneto
Yerro es hacer ofensa al poderoso,
locura es ensalzar al arrogante,
cansancio dar consejos al amante
1760
y encomendar negocio al perezoso.
Dar crédito es error al cauteloso,
y no buscar amigo semejante;
querer el que es humilde ser gigante
y salir a campaña temeroso.
1765
Error es dar su hacienda en confianza
y de cuanto se escucha hacer desprecio,
y tener con pobreza fantasía;
error es en un hombre su alabanza,
pero de todos solo aquel es necio
1770
que sus secretos a mujer confía.

Salen Peloro, Selandio y Marfisa

PELORO
Endecasílabos sueltos (tirada)
¿Venido el Conde a nuestra pobre aldea?
¿Pues no dicen que estaba ausente el Conde,
y que trataba de casarse en Cleves?

SELANDIO
¿Que Godofre ha venido y que esta era
1775
la tierra de Godofre, mi enemigo?
¿Qué desventura es esta, airado cielo?
Pero si trae su mujer, no ha sido
poca piedad de mi contraria suerte,
que en este traje la veré seguro.

MARFISA
1780
Padre, un señor de aquestos de la Corte
está junto a la fuente de palacio;
mire si es de la gente.

PELORO
El cuerpo y talle,
Marfisa, al Conde, mi señor, parece.
¡Es él! ¿Qué dudo? Llega, y tú, Riselo.–
1785
Denos los pies su señoría.

GODOFRE
¡Oh, amigos!
El cielo os guarde.

MARFISA
Y a vos, Conde ilustre,
mantenga hasta no más.

SELANDIO
Por largos años
goce su señoría de esta tierra,
que le da vasallaje y reconoce
1790
como a señor y dueño disoluto.

GODOFRE
Buena gente, el amor que os tenido,
de mi padre heredado y de mi abuelo,
me trae solo a veros y alegraros.
¿Estáis buenos?

PELORO
Señor, buenos estamos
1795
para hacer merced en cuanto él vea
que nos hará servicio de mandarnos.

GODOFRE
¿Qué se hizo un viejo honrado que vivía
en esta aldea, y que viudo estaba
de una mujer que me crio en sus pechos?

PELORO
1800
Yo soy, señor. ¿Que ya no me conoce?
¡Válgalo el diablo amén, y qué olvidado
le tienen los negocios de la Corte!
Peloro soy, y aquesta es la muchacha
que me quedó de mi mujer.

GODOFRE
¡Oh, amiga!

MARFISA
1805
Manténgaos Dios, buen Conde.

GODOFRE
Dios os guarde.
¿Es este mozo acaso aquel mancebo
que se crio conmigo?

PELORO
¡Dalde al diablo,
que es ido allá a las guerras a ser soldado.

GODOFRE
¿A la guerra se fue?

PELORO
Por falta suya
1810
este buen labrador he recebido.

SELANDIO
Yo, señor, soy el mozo a su servicio.

GODOFRE
Padre, no pregunté por vos sin causa.
Sabed que he de encargaros cierta cosa.

PELORO
Eso tardaré yo en obedeceros,
1815
que vos tardáis, señor, en declararos.

GODOFRE
Yendo a cierta provincia y tierra extraña
a negocios del Rey, posé una noche
en una aldea semejante a esta,
donde los ojos de una labradora
1820
me robaron el alma de tal suerte,
que al fin al huésped la robé, Peloro,
y la traigo conmigo; y porque viene
preñada, cosa que en extremos estimo,
a tu casa la traigo, donde quiero
1825
que como a mi mujer la tratéis todos.
Solo en esto ha de ser la diferencia.
Que los que me sirvieren y a la Corte
fueren conmigo, como yo se vistan,
y que los que sirvieren esta dama
1830
sean de vuestro monte labradores,
pues, en efeto, es ella labradora.

PELORO
No pudieras después de estar casado,
ilustre Conde, hacernos más servicio
que traer esta dama a nuestra aldea,
1835
con prenda de tu sangre en las entrañas.
Venga en un buen hora, que esos labradores
que han de servirla somos yo y mis hijos.

SELANDIO
(¿Ha hecho a ningún hombre la fortuna
lisonja como aquesta? ¿Que es posible
1840
que este traidor a su mujer Alfreda
en este traje disfrazada traiga,
por temor de que el Rey conozca y vea
la traición que le hizo?)

Sale Alfreda de labradora, y Doristo y Tiberio

DORISTO
Pues ya sabes,
1845
generosa señora, lo que importa,
mira que disimules.

GODOFRE
Esta, amigos,
es mi Diana, que su nombre es este,
con gran razón, pues resplandece tanto.

TIBERIO
Diana te ha llamado, disimula.

ALFREDA
1850
(No he sospechado bien de aqueste engaño.)

PELORO
Dadnos los pies, hermosa labradora,
gloria de aqueste monte y sol del día
en que venido habéis a honrar la aldea,
que ya es Corte por vos y ciudad noble.

MARFISA
1855
Aquí tenéis, Diana, aunque no iguale
con vuestra luz, de vuestro cielo estrellas;
los que os han de servir están presentes.

ALFREDA
A vos, buen viejo, os quiero dar mis brazos
y respetaros en lugar de padre,
1860
y a vos, pastora, como hermana propia.

MARFISA
Esclava seré yo de vuestros méritos.

SELANDIO
(No me atrevo a llegar por no alterarla
si acaso me conoce.)

GODOFRE
Prenda mía,
a ver la casa voy con esta gente.
1865
Quede con vos Marfisa.

ALFREDA
El cielo os guarde.

SELANDIO
¿Seré yo menester?

PELORO
¿Pues no? El primero,
para si es menester colgar las cuadras.

GODOFRE
Vengan todos, Peloro, que el secreto
1870
me hizo que sin gente venga al monte.

SELANDIO
(¿Qué quiere este traidor con este engaño?
Mas siempre del hablar resulta daño.)

Vanse, y quede Marfisa y Alfreda

MARFISA
Quintilla
Es tanta vuestra hermosura,
hermosísima Diana,
1875
que no fue mucha ventura
que un ángel en forma humana
el bien que el Conde os procura.
Quintilla
Reina merecieras ser,
y de nuestro Rey mujer
1880
tan gallarda labradora.

ALFREDA
Quien tantas desdichas llora,
¿qué bien puede merecer?

MARFISA
Quintilla
¿Luego venís con tristeza?

ALFREDA
No traigo mucha alegría.

MARFISA
1885
¡Oh error de Naturaleza
que la desdicha porfía
juntar con la gentileza!
Quintilla
¿Pues qué sentís? ¿No os agrada
veros de Godofre amada?
1890
¿Venís sin gusto con él?

ALFREDA
Culpo a mi suerte cruel.

MARFISA
¿Cómo?

ALFREDA
Es no venir casada.

MARFISA
Quintilla
Aquí se dijo que iba
el Conde a casarse a Cleves.

ALFREDA
1895
¡Esa fue mi suerte esquiva!

MARFISA
¿Casose?

ALFREDA
No.

MARFISA
Pues no debes
culpar quien de él no te priva.

ALFREDA
Quintilla
Temo que se ha de casar.

MARFISA
No hayas miedo, que esa Alfreda
1900
es muy indigna de amar,
que no hay sierpe que se pueda
a su fealdad comparar.

ALFREDA
Quintilla
¿Quién lo dice?

MARFISA
Ansí se suena
en la Corte, que anda llena
1905
de la fealdad de este mostro,
estimando antes su rostro
más que el de la griega Elena;
Quintilla
tanto que anda por refrán,
cuando algo afeando están,
1910
decir: “No es tan fiera Alfreda,
que no hay fealdad que la exceda.”
Y ansí este nombre le dan.

ALFREDA
Quintilla
Pues en Cleves esa dama
menos que ángel no se llama.

MARFISA
1915
Acá la llaman demonio.

ALFREDA
¿Quién dijo tal testimonio?

MARFISA
El Conde sembró esa fama.

ALFREDA
Quintilla
¿El Conde? ¿Por qué ocasión,
si se ha de casar con ella?

MARFISA
1920
No entiendo yo la razón,
pero si esa Alfreda es bella
celos por ventura son.

ALFREDA
Quintilla
Sin duda el Conde está loco,
o no sé qué causa pueda,
1925
en la materia que toco,
moverle a querer que Alfreda
todos la tengan en poco.
Quintilla
Él se debe de entender.
¡Triste de mí, que he de ser
1930
el blanco de esas desgracias!

MARFISA
Quien nació con tantas gracias,
¿qué daño puede temer?

Sale Selandio

SELANDIO
Quintilla
El Conde a llamar te envía,
Marfisa.

MARFISA
Señora, adiós.

SELANDIO
1935
¿Quién dijera que este día
nos diera un monte a los dos
tal lugar, señora mía?
Quintilla
¿Quién dijera que me vieras
en este traje villano,
1940
y que tú, que entonces eras
sol del mundo, rostro y mano,
de estos nublados cubrieras?
Quintilla
Estoy por llorar de verte,
que ese traje al fin es luto,
1945
pronóstico de mi muerte,
y este mío el triste fruto
de las ansias de quererte.
Quintilla
¿Qué me miras admirada?
Selandio soy, aquel preso
1950
de quien libre fuiste amada.

ALFREDA
Para nuestro mal suceso
tomó amor la misma espada.
Quintilla
Con todo me da consuelo
en este bárbaro suelo
1955
verte, Selandio, conmigo.

SELANDIO
¡Tratádome ha como amigo
en esta desdicha el cielo!
Quintilla
Aquí este traje tomé
desde que huyendo salí.
1960
¡Gracias a Dios que podré
verte y servirte!

ALFREDA
¡Ay de mí,
que primero moriré!
Quintilla
¿Estaba mi padre fiero
de este injusto caballero
1965
hechizado por ventura,
que para tal desventura
me trujo a rigor tan fiero?
Quintilla
¿Con qué loco pensamiento
hizo tan secretamente
1970
este injusto casamiento?

SELANDIO
Porque pague el inocente
del reo el atrevimiento.
Quintilla
Pero si no lo has sabido
yo te diré la ocasión
1975
de haberte el Conde escondido.

ALFREDA
¿Pues sabes tú la ocasión
de este secreto vestido?

SELANDIO
Romance (tirada)
Pues hay tan poco lugar,
oye, desdichada Alfreda,
1980
el engaño de tus dichas
y la luz de tus sospechas.
Loco de verte casada,
que fue temeraria pena
para un hombre que seis años
1985
adoró tu gentileza,
el día de los conciertos
entré a escuchar la sentencia,
que me fue notificada
de la boca de Florela,
1990
y dejándome en la sala,
cubierto de una antepuerta,
vi entrar al Conde, tu esposo,
de enlazar tus manos bellas.
Venía el viejo Tisandro
1995
a que al concierto asistiera
a acompañar su embajada,
reprehendiendo su soberbia;
las razones de los dos
atentamente escuchelas,
2000
la sustancia de las cuales
sin duda ninguna es esta:
que Godofre no venía
solo a cumplir con la deuda
de la sangre de tu padre,
2005
a quien por su parte afrenta,
sino que el rey Federico,
a quien llegaron las nuevas
de tu divina hermosura
e incomparable belleza,
2010
por su mujer te pedía,
y para que fueses reina
de su imperio y de su alma,
de tu fama heroica prueba.
El concierto fue que viese
2015
si eras, Alfreda, tan bella
como la opinión tenías
por tantas extrañas tierras;
y siéndolo se casase
contigo, usando la fuerza
2020
de los poderes que trujo
sin otras cartas y letras.
Enamorose de ti,
y en el mismo instante piensa
dar muerte al viejo Tisandro,
2025
cuyas canas ensangrienta,
y estando, cual digo, oculto,
el pecho hidalgo atraviesa,
solo porque le decía
de su Rey la injusta ofensa.
2030
Valiose luego el traidor
de la voz y estratagema,
con que sacando la espada
tus caballeros afrenta.
Entró el Duque, hallome a mí,
2035
y sin descargo me llevan
a aquella dura prisión
de que salió mi inocencia;
que si no fuera por ti
yo perdiera la cabeza,
2040
como perdiste en la tuya
la corona de esta tierra.

ALFREDA
Quintilla
¿Es posible que el traidor
tal maldad usó conmigo?

SELANDIO
Grande es, Alfreda, su error,
2045
mas no merece castigo
si le disculpa el amor.

ALFREDA
Quintilla
Si esta prenda no tuviera,
que Naturaleza ampara
hasta en la más dura fiera,
2050
una venganza intentara
que ilustre en el mundo fuera.
Quintilla
La gente viene por mí,
pues quedas, Selandio, aquí,
en partiéndose a la Corte
2055
hablaremos cuanto importe
a mi remedio y a ti.

SELANDIO
Quintilla
¡Ay, llegue, señora, el día
de tu venganza y la mía!

ALFREDA
Oye, que se me olvidaba,
2060
con el temor que me daba
pensar que alguno venía:
Dale un lienzo
Quintilla
toma ese lienzo, y, secreto,
el dueño de ese retrato
saber procura.

SELANDIO
¿A qué efeto?

ALFREDA
2065
Haz aquesto con recato,
que decirlo te prometo.

Vase Alfreda

SELANDIO
Quintilla
¿Quién sois, dichosa figura,
que saber quién sois procura
quien abrasándome está?
2070
Aquí dice: “Soy de Alfreda.”
Si sois, ¿qué mayor ventura?
Quintilla
¿Quién puede ser? ¡Ay de mí!
Pero gente viene aquí.
Entrad, retrato, en mi pecho,
2075
aunque abrasaros sospecho,
si no me abrasáis a mí.

Vase, y sale el Rey, Lisandra, Cleonardo y Floriseo

REY
Redondilla
Mucho se ofende mi amor
de que estéis desconfiada,
porque negáis ser amada
2080
cuando confesáis temor.
Redondilla
Yo no tengo voluntad
sin la vuestra en cosa alguna.
Persígame la fortuna
si vos no sois mi verdad.
Redondilla
2085
¿Por qué me escondéis los ojos?
¿Qué tenéis? ¿Por qué no habláis?

LISANDRA
Porque vos me los quebráis
con darme celos y enojos.
Redondilla
Carta; el Conde ya venido
2090
y casado con Alfreda,
y que verla yo no pueda,
decid, ¿qué agravio no ha sido?
Redondilla
Alfreda os escribirá,
que aún la debéis de querer,
2095
porque os dará su mujer
también quien su dama os da.
Redondilla
Veamos qué os escribió.

REY
Dice que a la Corte viene.
(¡Hola!

CLEONARDO
Señor.

REY
Celos tiene
2100
de lo que los tengo yo.
Redondilla
Por ver la letra del Conde
finge los celos de Alfreda.

CLEONARDO
No hay de que tenerlos pueda,
y que la traiga responde.)

REY
Redondilla
2105
Basta, que das en celosa
cuando del conde lo estás.

LISANDRA
Hermosas disculpas das
si fuera tu Alfreda hermosa.
Redondilla
Venga a la Corte, no importa.
2110
(Necia soy en tener celos
de quien espanta a los cielos
y al sol esconde y reporta.)
Redondilla
Gócela por muchos años
Vuestra Alteza, que es muy linda.

REY
2115
(¿A quién no habrá que no rinda
con estos dulces engaños?)
Redondilla
Que sea razón o no,
la carta quiero leerte.

LISANDRA
¿Cómo dice?

REY
De esta suerte.

LISANDRA
2120
Di verdad, que miro yo.

REY
Redondilla
Carga sobre el hombro mío,
Lisandra, ese dulce peso.

LISANDRA
Ya miro.

REY
Y yo pierdo el seso
de ver tu donaire y brío.

[REY]
“Por no hacerte disgusto me ausenté, por asegurarte me casé, por no dar pena a Lisandra no truje a Alfreda conmigo, ni osaré entrar en la Corte sin tu licencia. El Conde Godofre.”

LISANDRA
Redondilla
2125
¿No era más que esto?

REY
No es más.

LISANDRA
¿Qué piensas que quiere hacer?
¿Traer aquí su mujer
si tú licencia le das?

REY
Redondilla
¿Quieres tú que venga aquí?

LISANDRA
2130
¿Yo? Como fuere tu gusto,
que venga Godofre es justo,
pues se destierra por mí.

REY
Redondilla
Pues también será razón
que venga con él Alfreda,
2135
que no es bien que vivir pueda
dividido el corazón.

LISANDRA
Redondilla
¿Quién duda que Vuestra Alteza,
que es deseoso de ver,
querrá ver esta mujer,
2140
borrón de Naturaleza?

REY
Redondilla
¿Quién también podrá dudar
que querrá tu señoría
ver al Conde, que solía
con tanto gusto gozar?

LISANDRA
Redondilla
2145
Vuestra Alteza trate bien
una mujer que ha gozado.

REY
(Sospecho que se ha enojado.

FLORISEO
Y tiene razón también.)

LISANDRA
Redondilla
Ya pues Vuestra Alteza tiene
2150
una tan bella mujer
no seré yo menester,
si lo he sido, y mientras viene
Redondilla
quede Vuestra Alteza. Adiós.

REY
¿Tantas altezas agora
2155
para bajarme, señora,
hasta apartarme de vos?
Redondilla
Ea, no hay más, volved,
volved esos ojos bellos.

LISANDRA
¿Para qué es hablar con ellos
2160
de señoría y merced?
Redondilla
Yo soy yo, y tal como soy,
no ha de entrar Alfreda aquí,
ni aun el Conde.

REY
El Conde sí,
al Conde licencia doy.
Redondilla
2165
¡Hola! El secretario escriba
que el Conde no traiga a Alfreda.

LISANDRA
¿Agora qué habrá que pueda
que no te dé tu cautiva?
Redondilla
Ven, y delante de mí
2170
esa carta firmarás.

REY
¿Quieres más?

LISANDRA
No quiero más.

REY
¿Soy tu amigo?

LISANDRA
Mi bien, sí.

REY
Redondilla
Contadme con los perdidos.

CLEONARDO
¡Que de una mujer tan fea
2175
con tantos celos se vea!

FLORISEO
Sospecho que son fingidos.


Acto III

Sale Selandio solo

SELANDIO
Canción
¿Qué esperan mis engaños,
a la esperanza asida
la fe de amor, en tal difícil caso,
2180
al cabo de seis años
de miserable vida
que en servicio de Alfreda sufro y paso?
Si el fuego en que me abraso
tiene por alimento
2185
su clara hermosa vista,
que aguarda que resista
las fuerzas de mi duro pensamiento,
el tiempo, ¿qué no basta
contra mi amor, aunque los montes gasta?
2190
Fue en mi naturaleza
lo que agora costumbre,
por uso quiero, ya de engaños lleno.
Ya de amor la aspereza
no me da pesadumbre,
2195
ya vivo por costumbre con veneno,
cuanto me daña es bueno,
cuanto me alegra es triste.
Alfreda me entretiene,
el Conde se va y viene
2200
a la Corte del Rey, donde asiste,
dando a entender que Alfreda
no hay monstruo fiero que igualarla pueda.
Dice que la aborrece,
mas, como otras casadas,
2205
cada año rinde al casamiento fruto.
que es tierra que agradece
las manos trabajadas
del labrador a quien ofrece el fruto.
¿Que Marco Antonio o Bruto
2210
de amor fueron pagados
con más amable indicio?
¿Cuál amoroso oficio
pueden hacer los pájaros casados,
como cubrir el nido
2215
de tierno polvo en el abril florido?
Está de hijos cercada,
en el regazo y pecho,
aquellos que sus lástimas oímos.
¡Cuán diversos vivimos
2220
Alfreda y yo cuitado:
ella fingiendo olvido
y a amando a su marido,
y yo siempre queriéndola olvidado,
pues que viva o muera
2225
ningún remedio mi esperanza espera!
¡Casos de amor extraños!
¡Que un noble caballero
perdido viva, sin remedio amando!
Voltando van los años,
2230
y yo como el primero,
sin tener que esperar, muero esperando.
¿Cuándo, desdichas, cuándo
me llamará la muerte
para acabar la vida
2235
más triste y abatida
que a su tormento condenó la suerte?
¡Mas nunca, vidas tristes,
si fuiste cortas enojosas fuistes!

Sale Alfreda con una carta, y Doristo

ALFREDA
Quintilla
El Conde, en efecto, escribe
2240
que no ha de venir tan presto.
¿Con tal descuido vive?

DORISTO
En tal privanza está puesto
que no hay amor que le prive.

ALFREDA
Quintilla
No creo que es la privanza,
2245
sino que la Corte alcanza
de cuenta al más recogido.

DORISTO
Nunca el Conde te ha querido
con esa desconfianza,
Quintilla
que ha dado el Rey en cazar
2250
y es fuerza que ande con él.

ALFREDA
¿Dónde puso el conde hallar
mujer más noble y fiel
para parir y criar?
Quintilla
Que de esto solo he servido
2255
desde que fue mi marido.
Pues mi padre mal lo lleva,
porque ya ha tenido nueva
de mi desdicha y vestido.
Quintilla
Y yo sé que al Conde escribe
2260
que quiere venir por mí.

DORISTO
Muy justo enojo recibe,
que aunque adora el Conde en ti,
muy a lo bárbaro vive.
Quintilla
Los que sabemos tu vida,
2265
triste, estrecha y abatida
en la cárcel de una aldea,
no sabemos cómo sea
tu humildad encarecida.
Quintilla
Si un amante tan celoso
2270
merece alguna memoria
de algún porta famoso,
bien puede hacer de tu historia,
Alfreda, un libro curioso.
Quintilla
¡Que un hombre ya con seis años
2275
que una hermosa posea
no quiera, con mil engaños,
que hombre nacido la vea,
temeroso de sus daños!
Quintilla
¿A quién que el suceso oyera
2280
admiración no le fuera?

ALFREDA
Algún astrólogo creo
le ha dicho algún mal deseo,
que de mi lealtad espera.
Quintilla
Pues créame el Conde a mí,
2285
que más que él noble nací,
y miraré lo que importe
a mi honor, tanto en la Corte
y mucho más que no aquí.
Quintilla
Que a veces entre el ganado
2290
anda el lobo disfrazado
con las pieles de cordero.

DORISTO
Tu amor y honor verdadero
es de Godofre estimado.
Quintilla
Escríbele y partireme
2295
porque pueda hallarle allí,
que ir a caza el Conde teme.

ALFREDA
Dile que el papel rompí.

DORISTO
¿Por qué razón?

ALFREDA
Enojeme.

DORISTO
Quintilla
¡Señora!

ALFREDA
Pártete luego.

DORISTO
2300
Yo voy.

Vase Doristo

SELANDIO
Y yo aguardo agora
que vuelvas la vista a un ciego.

ALFREDA
¡Siempre a mal tiempo!

SELANDIO
¡Señora,
siempre aborrecido llego!

ALFREDA
Quintilla
¿Qué quieres, aborrecido?
2305
Que harto más dichoso has sido
que yo, pues vivo forzada
adonde aborrezco amada
con la lealtad de marido.
Quintilla
Que si como tú pudiera
2310
irme libremente de él,
en su poder no viviera.

SELANDIO
Nunca te vi tan cruel,
nunca te he visto tan fiera,
Quintilla
nunca partir me has mandado.

ALFREDA
2315
¿Pues qué te tiene engañado,
necio, si sabes quién soy?

SELANDIO
La esperanza que hasta hoy
me ha perdido y sustentado.
Quintilla
Como el sentenciado he sido,
2320
que, en efecto, me ha traído
hasta el palo en que me veo.
¿Pero qué nuevo deseo
a matarme te ha movido?

ALFREDA
Quintilla
Estoy del Conde celosa.

SELANDIO
2325
¿No dices que le aborreces
y que es tu vida forzosa?

ALFREDA
Selandio, para otras veces
quiero decirte una cosa:
Quintilla
no puede dejar de ser,
2330
aunque sea aborrecido,
enojoso a la mujer
que se descuide el marido
ni que deje de querer.
Quintilla
Vete con Dios, que ya viene
2335
mi padre por mí, y aquí
conocer, Selandio, tiene
que has estado aquí por mí,
cosa que no me conviene.

SELANDIO
Quintilla
Pues si me voy de esta suerte
2340
testamento quiero hacer
la víspera de mi muerte,
por volver a tu poder
las prendas de esclavo. Advierte.
Quintilla
Esta cinta, estos cabellos
2345
me dio Florela en tu nombre,
para que adorase en ellos,
aunque espante a ver a un hombre
colgado seis años de ellos.
Quintilla
Este papel respondiste
2350
a quien te hablaba por mí,
que como a mujer pudiste,
y recién venida aquí
este retrato me diste.
Quintilla
No te le quise volver
2355
ni decirte de quién era
cuando lo pude saber,
mas ya es bien que antes que muera
te dé su nombre a entender.
Quintilla
Del rey Federico es,
2360
que rindiéndose a tus pies,
aquí dice “Soy de Alfreda”.
Quiero ver lo que me queda
para no volver después.
Quintilla
Ansí, este pellico pobre
2365
que por tu causa tomé
quiero que su dueño cobre,
que para morir bien sé
que no hay cosa que no sobre.
Quintilla
Vesme aquí, Alfreda, desnudo,
2370
esto es lo que un hombre pudo
medrar de amor de seis años,
pues voy desnudo de engaños
huélgome que no voy mudo.
Quintilla
Y pues ya nadie me veda,
2375
ni aun tú, que no me conoces,
que hable y diga cuanto pueda
por el monte daré voces:
¡Muerto soy! ¡Alfreda! ¡Alfreda!

Vase

ALFREDA
Quintilla
¿Hay semejante locura?
2380
¡Ah, Selandio, escucha, advierte!
Aunque envidio tu ventura
si vas a darte la muerte,
que hasta allí el tormento dura.
Quintilla
De la inclemencia del cielo
2385
solo este triste consuelo
alcanza la vida humana.

Sale Marfisa

MARFISA
¿Qué lleva, hermosa Diana,
por ese monte Riselo?

ALFREDA
Quintilla
Aquí agora me ha contado
2390
que por descuido comió
cierta hierba de este prado,
de que este furor le dio
con que va corriendo airado.
Quintilla
No sé qué habemos de hacer.

Sale Godofre de casa

GODOFRE
2395
¡Diana!

ALFREDA
¿Quién es?

GODOFRE
El Conde.

ALFREDA
¿En fin me veniste a ver?

GODOFRE
Aquí, señora, te esconde.

ALFREDA
¿Pues de qué me he de esconder?

GODOFRE
Quintilla
El Rey y Lisandra han sido
2400
cazando tan porfiados,
que hasta este monte han venido,
dejando atrás los criados,
que seguirlos no han podido.
Quintilla
¡Ya llegan, húyete presto!

ALFREDA
2405
Antes lo yerras ansí,
si tienen noticia de esto,
mejor es que me halle aquí
en hábito descompuesto.
Quintilla
Di que de esta soy su hermana.

GODOFRE
2410
Escóndete, mi Diana,
que viniendo el sol no es bien
que aquí sus rayos te den.

ALFREDA
¿Pues qué es más hoy que mañana?

GODOFRE
Quintilla
¡Vete, digo!

ALFREDA
No hayas miedo,
2415
que yo sé muy bien que puedo
con mi habla y mi vestido
tener un mundo escondido.

GODOFRE
¡Entra, digo!

ALFREDA
Estese quedo.

GODOFRE
Quintilla
¿Pues quieres matarme?

ALFREDA
Sí.

Salen de cara el rey Federico, Lisandra, y Cleonardo, y Floriseo

CLEONARDO
2420
Esta es la casa del Conde.

REY
Pues entra a ver sí está aquí.

ALFREDA
A ti te llaman, responde.

GODOFRE
¿Cómo puedo? Estoy sin mí.
Quintilla
Pero no tendrá memoria
2425
el Rey de Alfreda. ¡Oh, señor!
¿A una choza tanta gloria?
¿Tanta honra a un labrador?
¿A un remedio tal victoria?
Quintilla
¿En mi casa un Rey tan grande?
2430
No entréis más, que no cabréis.

ALFREDA
Dejalde que entre y que ande,
¡bueno es que al Rey le estorbéis,
que donde quisiere mande!

LISANDRA
Quintilla
¿Quién son estas labradoras?

GODOFRE
2435
Hijas son de mi casero.

ALFREDA
Somos dos pobres pastoras.

LISANDRA
Darles dos brazos quiero,
que merecen ser señoras.

ALFREDA
Quintilla
¿Es la reina su mercé?
2440
Que si lo es bajaré
hasta el suelo la rodilla.

REY
(¡Bello rostro!

CLEONARDO
¡A maravilla!)

LISANDRA
No soy la reina.

ALFREDA
¿Pues qué?

LISANDRA
Quintilla
Del Rey soy algo parienta.

ALFREDA
2445
(Sin duda es en sexto grado,
según que lo representa.)

REY
(¡Qué lindo talle!

CLEONARDO
¡Extremado!)

GODOFRE
(¡Oh, Alfreda, en mi mal contenta!
Quintilla
Celoso estoy y afligido.)

REY
2450
(¡No he visto cosa más bella
desde que tuve sentido.

CLEONARDO
En fin, ¿te huelgas de vella?

REY
¡Qué gran donaire!

CLEONARDO
¡Escogido!

REY
Quintilla
Si Lisandra no estuviera
2455
adonde hablarla me viera,
un rato, por Dios, me holgara
de hablarla. ¡Qué hermosa cara!

CLEONARDO
¿Y Lisandra?

REY
¡Es una fiera!
Quintilla
Como que nace de ti,
2460
que entre y que descanse di,
y al Conde lleva también.)

LISANDRA
¿Al Conde la parece bien
la labradora?

GODOFRE
Es ansí.
Quintilla
Mas no tengas celos de ella,
2465
que es tan noble cuanto bella,
tan dura como aldeana.

LISANDRA
¿Cómo es tu nombre?

ALFREDA
Diana.

GODOFRE
No se ve más luz en ella-

LISANDRA
Quintilla
¿Es cosa tuya?

GODOFRE
Bien puedes
2470
ir segura a descansar.

CLEONARDO
Aquí quiere el Rey que quedes.

FLORISEO
Bien puedes, señora, entrar,
que ya de lo justo excedes.

REY
Quintilla
Sí, mi bien, que todo el día
2475
de caminar no cesáis.

LISANDRA
Hacedme vos compañía.

REY
Luego voy.

LISANDRA
¿A qué os quedáis?

REY
A hablar al Conde, alma mía.

LISANDRA
Quintilla
Entre acá el Conde también.

REY
2480
Hacéis al Conde favor,
como le quisisteis bien.

LISANDRA
¡Mal haya quien tiene amor
a persona grave, amén!

Váyase Lisandra

CLEONARDO
Quintilla
Enojada va.

REY
¿Qué importa?
2485
Que es mujer muy atrevida
y en hablar no se reporta.

FLORISEO
Celos es daga buyda,
que por cuatro partes corta.

REY
Quintilla
Pues, Conde, ¿qué es la tristeza?

GODOFRE
2490
No ser esta fortaleza
el grande alcázar de Nino,
para que fuera más dino
de aposentar a tu Alteza.

REY
Quintilla
Ya, Conde, he visto yo en él
2495
palacios, torres y muros,
y un ángel en guarda de él
para que vivan seguros,
aunque no de amor cruel.
Quintilla
Ya he visto un raro modelo
2500
del artífice del cielo,
y aquí a Vitrubio corrido,
y que a sus pies se ha rendido
la arquitectura del suelo.
Quintilla
Protógenes sus pinceles
2505
rinde aquí, y el mismo Apeles,
que a sus tablas la anticipo;
los mármoles de Lisipo,
láminas, bronce y papeles.
Quintilla
Aquí he visto arcos sutiles,
2510
jardines, huertos, pensiles,
capitolios, templos, aras,
solas para fénix raras,
que no sacrificios viles.
Quintilla
¿Quién es esta labradora?

GODOFRE
2515
Llégate, señor, aquí,
y escúchame un rato agora.

Hablan al oído

ALFREDA
¿Que es este el Rey que perdí
y yo la Alfreda que adora?
Quintilla
¡Qué gallardo, qué galán,
2520
qué talle de un capitán
de los que celebra Roma!
Marfisa, este rostro toma.
Mira los que hablando están.
Quintilla
¿A cuál de ellos se parece?

MARFISA
2525
Al Rey se parece un poco.

REY
¿Que esto este monte merece?
¡Conde, yo me vuelvo loco!

GODOFRE
Justa ocasión se te ofrece.
Quintilla
Señor, Lisandra es muy bella,
2530
y esta una pobre mujer:
dejad de pensar en ella.

REY
¡Ay, Conde, no puede ser!

GODOFRE
¿Cómo?

REY
¡Muérome por ella!

GODOFRE
Quintilla
¿Qué piensas hacer ansí?

REY
2535
Gozarla.

GODOFRE
¿Pues cómo aquí?
Que Lisandra lo sabrá.

REY
¿Pues a mí qué se me da
de Lisandra ni de ti?
Quintilla
Conde, el que es huésped honrado,
2540
al huésped que ha recibido
y en su casa aposentado
lo que bien le ha parecido
está a ofrecerle obligado.
Quintilla
Conde, mis doradas copas,
2545
fuentes, tablas, sedas, ropas,
te pide el Rey tu señor,
sino este ángel labrador,
más rico que mil Europas.

GODOFRE
Quintilla
Su padre me ha confiado
2550
su honra, y en ley de noble
quedo a guardarla obligado.

REY
¿Ley guardas, Godofre, a un noble,
y no a tu Rey? ¡Buen criado!
Quintilla
¿No es honra tuya y del viejo
2555
darme tu ayuda y consejo,
y el viejo su sangre pobre?

GODOFRE
La honra, en plata o en cobre,
se mira en un mismo espejo.

REY
Quintilla
¿Sofisterías conmigo?
2560
¿Heme de enojar, Godofre?

GODOFRE
Que es noble el viejo, te digo.

REY
Tendrá su carta en el cofre,
sus armas en el postigo.
Quintilla
Tú le habrás hecho hijodalgo.

GODOFRE
2565
De buen abuelo deciende.

REY
A su honra, Conde, salgo,
y si esto acaso le ofende
de lo que puedo me valgo.
Quintilla
Harele conde o marqués.

GODOFRE
2570
Aunque mil reinos le des
ha de quedar deshonrado.

REY
No ha de quedar sino honrado,
aunque le ponga a mis pies.
Quintilla
Y vos sois, Conde, un gran necio.
2575
¡Salid al punto de aquí!

GODOFRE
¡Señor!

REY
¡Qué gentil desprecio!
¡Vete luego!

GODOFRE
¿Cómo? ¿A mí?

REY
¿Conmigo hay honra ni precio?
Quintilla
Armas, cartas y nobleza,
2580
¿qué son todas para un Rey
que ennoblece la bajeza,
y que con ley o sin ley
te cortará la cabeza?
Quintilla
Vete, pues.

GODOFRE
Ya voy.

REY
¡Pues vete!

GODOFRE
2585
¡Oh, Alfreda, mujer al fin!

Vase Godofre

REY
No entres más en mi retrete,
¡mal nacido, ingrato, ruin!
Gozarela y matarete.
Quintilla
¡Dulcísima labradora,
2590
dadme esos brazos agora!

ALFREDA
¡Hágase allá!

REY
¡Qué hermosura!

Sale Lisandra

ALFREDA
¿No ve que allí me la jura?

REY
¿A ti?

ALFREDA
Sí.

REY
¿Quién?

ALFREDA
La señora.

REY
Quintilla
¡Demonios! ¿Qué me queréis?
2595
¡Ah, Cleonardo! ¡Ah, gente! ¡Ah, guarda!

LISANDRA
¡Ah, mi bien, no os enojéis,
que a todos nos acobarda
el ver que enojo tenéis!
Quintilla
Si bien os ha parecido
2600
esa labradora hermosa,
a servirla he yo venido.

REY
Ni aun servirla será cosa
en que yo seré servido.
Quintilla
¡Sálganse todos allá!
2605
¿No es doncella esta mujer
y yo mozo?

LISANDRA
Si es que ya
no puede dejar de ser,
paso, señor, bien está.

REY
Quintilla
Lisandra, acorta razones
2610
y salte de aquí.

LISANDRA
Ya voy.

Vase Lisandra y vuelva

REY
Rey soy.

LISANDRA
Si en eso te pones,
bien me pagas con Rey soy
seis años de obligaciones.

REY
Quintilla
¡Noramala o norabuena,
2615
no quede ninguno aquí!

LISANDRA
Ya me voy, no toméis pena,
e ireme a la Corte así
a darle la norabuena.

REY
Quintilla
¿No hay quien eche esta mujer
2620
de esta casa?

CLEONARDO
¡Si está loco!

LISANDRA
Hechizos deben de ser.

CLEONARDO
No es el de aquel rostro poco.

LISANDRA
¿Cómo?

CLEONARDO
Basta a enloquecer.

Váyanse

REY
Quintilla
Labradora de mis ojos
2625
que ansí un Rey has descompuesto,
quítame aquestos enojos.

ALFREDA
Téngase, que aún es muy presto.

REY
Más presto fui tus despojos.
Quintilla
Dame esa mano, Diana,
2630
que has eclipsado mi sol
con esa luz soberana.

ALFREDA
Sois en cólera español,
que nunca aguardan mañana.
Quintilla
Esperad, no os antuviéis.
2635
¿Has visto tú tal, Marfisa?

MARFISA
¿Eh, Dios, qué prisa traéis?

REY
Dame el amor mucha prisa.

MARFISA
¿Amor con prisa tenéis?

REY
Quintilla
¿No lo veis en mis razones?

MARFISA
2640
Sosiéguese, Rey hermano.

REY
Danme prisa mis pasiones.

MARFISA
Es el amor de verano
y habrá comido melones.

REY
Quintilla
¿Qué? ¿No veis las llamaradas
2645
de este fuego con que muero?

ALFREDA
Las carnes tiene tostadas.

MARFISA
Vaya su mercé al herrero
que le eche cuatro hisopadas.

REY
Quintilla
Ea, no os burléis de mí.
2650
Dame esa mano.

ALFREDA
La mano
aun no es mucho, veisla ahí.

Sale Godofre

GODOFRE
¡Oh, dura Alfreda! ¡Oh, tirano!
¡Por mi mal veniste aquí!

REY
Quintilla
¿Quién habla?

GODOFRE
Yo.

REY
¿Pues qué es esto?

GODOFRE
2655
Vengo a decirte dispuesto…

REY
¿Cómo te atreviste a entrar?

GODOFRE
Señor, véngote a avisar.

REY
¿De qué?

GODOFRE
Escucha.

REY
Dilo presto.

GODOFRE
Quintilla
Mira que no es labradora
2660
esta mujer.

REY
¿Pues quién es?

GODOFRE
Mi mujer.

REY
Pues cómo, ¿agora
me engañas ansí?

GODOFRE
A tus pies
estoy. Dilo tú, señora.

ALFREDA
Quintilla
Sin duda soy su mujer.

REY
2665
¿Eso cómo puede ser?

GODOFRE
Sabe, señor, que es Alfreda.

REY
¿Dónde hallaré con que pueda
tu maldad encarecer?
Quintilla
¡Jesús! ¡Mil veces traidor!,
2670
¿no llevaste el poder mío?

GODOFRE
Engañome el ciego amor,
que fue de mi desvarío
causa, cómplice y autor.

REY
Quintilla
¿Pues dónde hallarás disculpa?

GODOFRE
2675
Tu amor mismo me disculpa
si me quitas mi mujer,
que a quien tuya pudo ser,
no siéndolo, no fue culpa.

REY
Quintilla
¡Traidor, tú me has ofendido!
2680
La triste Alfreda engañado
quitándole un rey marido,
y a Dalmacia le has quitado
esos hijos que has tenido.
Quintilla
No sé yo con qué Sinón,
2685
qué Olfos, qué Magancés
se compare tu traición.
¡Alza, infame, de mis pies,
que ya tan piadosos son!
Quintilla
No esté yo en casa que fue
2690
de tal traidor. Vos, mi Alfreda,
pagadme mi antigua fe,
mientras quien puede conceda
que con vos casado esté.
Quintilla
Reina seréis a pesar
2695
de este traidor, y del suelo
si lo viniere a estorbar.

ALFREDA
Este es castigo que el cielo
hoy quiere a Godofre dar.
Quintilla
Y porque veías, señor,
2700
cuánto estimo mi valor
y vengarme de este injusto,
con vos iré por mi gusto,
aunque es notable rigor.
Quintilla
Cuanto tengo dejaré,
2705
como mujer engañada,
y nadie diga que erré,
que con vos estoy casada
si por vos y con vos fue.
Quintilla
Distes vuestra voluntad
2710
con vuestra firma y poder,
y ansí viene a ser verdad
que Alfreda es vuestra mujer
y lo contrario maldad.
Quintilla
Esta mano os doy agora.

REY
2715
¡Hola! Apercebid caballos.

GODOFRE
¡Mujer, Alfreda, señora!
¡Rey, gente, deudos, vasallos!

ALFREDA
Vierte su sangre traidora.

REY
Quintilla
¿Morirá?

ALFREDA
No, que es tu afrenta.
2720
Yo voy contigo contenta.
Ven, Marfisa.

MARFISA
¡Pardiez, vamos,
que mejor dueño llevamos!

Vanse, y queda Godofre

GODOFRE
¡Ah, vil corazón, revienta!
Quintilla
¡Ah, temeraria mujer!
2725
¡Ah, Rey tirano, enemigo,
en lo que fue por hacer
te ofendí, más tu castigo
en lo hecho viene a ser!
Quintilla
Perdí a Alfreda, de quien tengo
2730
dos hijos y dos mil celos
que como áspides sostengo;
mas perdí mi honor. ¡Ah, cielos!,
¿cómo no me muero o vengo?
Quintilla
¡Triste! ¿Qué tengo de hacer
2735
después de venir a ver
por todo tan mal suceso?
Porque ya, si no es el seso,
no me queda qué perder.
Quintilla
¡Pues vaya todo tras todo,
2740
porque si no ha de haber modo
de poderlo remediar,
con todo es bien acabar,
hoy que a morir me acomodo!
Quintilla
Vaya primero el vestido,
2745
que es el indicio primero
de quien no tiene sentido,
pues ya eternamente espero
que he de cobrar lo perdido.
Quintilla
Yo por loco me confieso
2750
con declarado furor,
y no será mucho exceso,
que quien está sin honor
mejor estará sin seso.
Quintilla
Y pues no hay loco que pueda,
2755
cuando rematado queda,
pasar sin tema, sea el mío
razón de mi desvarío
y diciendo: ¡Hermosa Alfreda!

Sale Peloro y Lisandra

PELORO
Quintilla
El Rey, su gente y Diana
2760
digo que se parten juntos.

LISANDRA
Ya mi desventura es llana,
y que me aguarda por puntos
la dura muerte inhumana.
Quintilla
No menos que un rey perdí,
2765
Rey que nunca se casó
desde que me vio y le vi,
aunque el reino le rogó,
a quien despreció por mí.
Quintilla
Notable fue la hermosura
2770
de esta mujer que tan presto
causó tanta desventura.

GODOFRE
¿Quién osa entrar descompuesto
en esta tiniebla escura?
Quintilla
¿Quién es aquel ignorante
2775
que se me pone delante?
¿Queréis que la muerte os dé?

LISANDRA
¿No este el Conde?

PELORO
El que fue
a ese Conde semejante.
Quintilla
De pena el seso ha perdido
2780
de que el Rey le haya llevado
mujer que tanto ha querido.

GODOFRE
Soy el Conde desdichado
que fue de Alfreda marido.
Quintilla
Soy quien al Rey la quité
2785
y con ella me casé,
y por eso me lleva.

LISANDRA
¿Que aquella es Alfreda? ¡Oh nueva
que siempre temí y lloré!
Quintilla
Pues ¿cómo que la tenía
2790
en figura de villana,
por lo que al Rey ofendía?

PELORO
Con el nombre de Diana
la tuvo en su compañía.
Quintilla
Nadie hasta agora ha sabido
2795
que era el Conde su marido
ni que aquesta fuese Alfreda.

GODOFRE
Si algún remedio me queda
ese que me deis os pido.
Quintilla
¡Doleos, doleos de mí!

LISANDRA
2800
¡Ay, Conde, que solo en verte
estoy por volverme ansí!

GODOFRE
¿A qué tardas, dura muerte,
si espero remedio en ti?

Salen Doristo y Tiberio

DORISTO
Quintilla
¿Con el Rey dices Alfreda,
2805
y el Conde loco y celoso?

GODOFRE
¿Quién habla en esta arboleda?

TIBERIO
¡Oh caso más lastimoso
que al mundo contar se pueda!
Quintilla
Señor, ¿pues cómo en ti cabe,
2810
siendo persona tan grave,
tan poco valor como este?

GODOFRE
¿Pues no es justo que me cueste
cuanto el alma puede y sabe?
Quintilla
¡Desventurado de mí!
2815
Si sabéis lo que perdí,
¿qué culpa me podéis dar?
¡Fuera digo, que he de andar
hasta que me mate ansí!

PELORO
Quintilla
¡Ah, señor!

GODOFRE
¡Guárdate, viejo!

LISANDRA
2820
¡Ah, Conde, Lisandra soy!

GODOFRE
¡Oh, hermosa Alfreda, oh mi espejo!
Pues sin ti y sin honra estoy,
¿por qué de matarme dejo?
Quintilla
¡Otra vez os digo afuera,
2825
que voy a matarme digo!

TIBERIO
Tente, señor, oye, espera.

GODOFRE
¿Qué quieres, Tiberio amigo?
¿Cómo me estorbas que muera?

TIBERIO
Quintilla
¿Qué te falta?

GODOFRE
Alfreda hermosa.

TIBERIO
2830
Hazme placer y reposa
mientras que te traigo a Alfreda.

GODOFRE
¿Dejola el Rey?

TIBERIO
Aquí queda,
al pie de esta selva umbrosa.

GODOFRE
Quintilla
2835
Pues, amigo, tráela acá,
y dile que el Conde está
llorando el alma por ella.

TIBERIO
Ya voy.

GODOFRE
¡Oh, mi Alfreda bella!
¿Si de mí te dueles ya?

LISANDRA
Quintilla
2840
Sosiega un poco, señor.

GODOFRE
Vete, Lisandra, de aquí,
que aumentas más mi dolor,
porque te vengas de mí,
que eres mujer en rigor.

PELORO
Quintilla
2845
Vente, señora, conmigo.

LISANDRA
Estás, Godofre, engañado,
que en el general castigo
es el enemigo amado
como el verdadero amigo.
Quintilla
2850
Y porque entiendas que siento
del Rey la pérdida grande
con igual pena y tormento,
mi espíritu quiero que ande
con mi esperanza en el viento.
Quintilla
2855
Todo es acabado ya,
todo amenazando está.
¡Triste, universal ruina!
Adonde Alfreda camina
allí mi espíritu va.
Quintilla
2860
Seguirele como loca,
que de tus celos y rabia
no menos parte me toca.
Salga la voz que me agravia
desde el alma hasta la boca,
Quintilla
2865
y desde la boca al viento,
y desde el viento a la esfera
del más furioso elemento.
¡Afuera, sentido, afuera,
que es grande mal el que siento!
Quintilla
2870
Ya como fénix aplico,
con alas, plumas y pico,
el fuego en que ardiendo estoy.
A darme la muerte voy.
¡Federico! ¡Federico!

Vase Lisandra

DORISTO
Quintilla
2875
Corre, Peloro, tras ella,
no haga algún disparate.

PELORO
Procuraré defendella
que no se despeñe o mate.

Vase Peloro

GODOFRE
¿No vienes, Alfreda bella?
Quintilla
2880
¿No vienes, señora mía?

DORISTO
¡Sosiega, señor, por Dios!

GODOFRE
¿Que pudo tu tiranía
apartarnos a los dos
de tan dulce compañía?
Quintilla
2885
¡Oh, maldito cazador,
que has derribado y perdido
con tu codicia y furor
las tórtolas de su nido,
llenas de paz y de amor!
Quintilla
2890
¡Más puesto en razón estaba
que allí la muerte me dieras!

Sale Tiberio con los dos niños Godofre y Alfreda

TIBERIO
Estas dos prendas buscaba,
Conde, porque en ellas vieras
la Alfreda que te faltaba.
Quintilla
2895
Tus dos hijos ves aquí,
si no te dueles de ti
duélete de ellos, señor,
para que del Rey traidor
hagan venganza por ti.

GODOFRE
Lira
2900
¡Ay, prendas de mi vida,
las lágrimas me ciegan solo en veros,
que ya de mi afligida
tragedia sois los actos postrimeros!
¡Ay, joyas despreciadas!
2905
¡Ay, dulces prendas por mí mal halladas!
Lira
Hijos, ya estáis sin madre,
no porque es muerta, aunque nos deja a todos.
Yo soy el triste padre
que olvida y que deshonra de mil modos.
2910
¡Hijos del alma mía,
dulces y alegres cuando Dios quería,
Lira
llorad todos mi queja,
pues nos deja sin honra y sin sentido,
ya que Alfreda nos deja!
2915
Mas aunque seso y honra se ha perdido
en este amargo día,
juntas estáis en la memoria mía.
Lira
¡Habladme, ángeles bellos,
dulces prendas del alma que os adora,
2920
dadme esos tiernos cuellos,
sangre de Alfreda, bárbara y traidora,
si no es que estáis trocadas
y con ella en mi muerte conjuradas!

NIÑO
Lira
¿Que se fue nuestra madre
2925
y que así nos dejó, padre querido?

GODOFRE
Querido no, mas padre
desdichado, ofendido, aborrecido,
triste, furioso, incierto,
corrido, solo, perseguido y muerto.

NIÑA
Lira
2930
Pues, padre, ¿qué le hicistes
que ansí os dejó mi madre rigurosa?

NIÑO
A fe que la ofendistes.

GODOFRE
Quererla fue no más, por verla hermosa.

NIÑO
¿Halloos con otra acaso?

GODOFRE
2935
En mi vida en su ofensa he dado un paso.

NIÑA
Lira
¿Pues quién, padre, la lleva?

GODOFRE
Un rey tirano lleva a vuestra madre.

NIÑO
Padre, no es cosa nueva.
¿Queréis que vamos a matalle, padre?

GODOFRE
2940
A rogalle a lo menos
que a los tres mire de agua y sangre llenos.
Lira
Hijos, en cada brazo
quiero llevar el suyo, y presentarme
con este estrecho lazo
2945
a que mande mataros y matarme.

NIÑO
A mí, padre, al derecho,
para que os pueda dar más fuerza al pecho,
Lira
que esta es hembra, en efeto,
y se ha de parecer algo a su madre.

GODOFRE
2950
¡Oh consejo discreto!
Seguidme, hijos.

NIÑO
Vamos, señor padre.

GODOFRE
Cual oso, llevo asidas
las colmenas del alma divididas.

Llévelos en los brazos

DORISTO
Lira
¡Qué caso doloroso!
2955
¿Cómo es posible que sufrillo pueda
un Rey, noble y piadoso,
y Alfreda, que al fin es mujer Alfreda?

TIBERIO
Recoge esos vestidos.

DORISTO
Así pudiera Astolfo sus sentidos.

Vanse, y salen el Rey, Cleonardo y Floriseo

REY
Endecasílabos sueltos (tirada)
2960
¿Que el Duque, padre de mi hermosa Alfreda,
viene a mi Corte?

CLEONARDO
Y a pedir justicia
del Conde, que a su hija tuvo en poco,
pues dicen que seis años la ha tenido
en traje grosero, pobre y rústico
2965
en que la hallaste, y con estrecha vida.

REY
Por cubrir la traición del casamiento
eso y la muerte de Tisandro ha sido,
que todo en el camino lo he sabido.
Pero pues ya determinado tengo
2970
que Alfreda sea mi mujer y el Conde
muera por el delito de la muerte,
no vivirá con esa queja el Duque,
y ansí es forzoso que a buscarle vayan,
porque ni halagos, gustos, ni requiebros,
2975
promesas ni regalos, ni caricias,
han acabado con la hermosa Alfreda
que la pueda gozar hasta casarme;
y apriétame de suerte este deseo,
que moriré si se detiene un día.
2980
Préndase al Conde, y muera el Conde luego.
Y pues hoy ha de entrar Alfreda, quiero
celebrar con solemne regocijo
su entrada en mi ciudad, échense bandos
para que el pueblo esté advertido, y junto
2985
adórnense las plazas y las calles
de flores, de laureles, seda y luces.

CLEONARDO
Si no fuera, señor, por ser forzoso
que muera el Conde para hacer tus bodas,
aunque es verdad que es digno de la muerte
2990
por la traición y muerte de Tisandro,
su vida te pidiera, pues su sangre
tus fiestas ha de hacer tristes y trágicas.

REY
El Conde ha de morir. El Conde ha muerto
un caballero de mi sangre y casa,
2995
Cleonardo. Eso no tiene medio alguno.

FLORISEO
La fuerza de casarte no permite
que favorezca tu piedad al Conde.

REY
Hablemos en las fiestas de mi Alfreda,
que el Conde, amigos, no merece vida
3000
ni hay humano remedio para dársela,
que cuanto a perdonarle, fuera cosa
posible en quien yo soy, pero el casarme
¿cómo lo puede ser si el Conde vive?

FLORISEO
Gran aplauso de gente, grita y vulgo
3005
suena en palacio. Ya sin duda viene.

REY
¿Cómo es posible, hasta que tenga aviso?
Mirad qué es eso.

Sale un Paje

PAJE
No es, señor, la Reina,
sino la multitud del pueblo junta,
que sigue a un loco porque dice cosas
3010
notables contra el Conde.

REY
¿Contra el Conde?
Metelde acá, sepamos lo que dice,
vaya por él la guarda, el vulgo váyase.

PAJE
Yo parto por el loco.

REY
¡Caso extraño!
¡Triste del que privó cuando despriva!

FLORISEO
3015
Fingido será acaso el loco.

REY
¿Cómo?

FLORISEO
Enemigos del Conde lo habrán hecho.

REY
Misterio tienen todas estas cosas.

CLEONARDO
Guarde el cielo tu vida y de tu Alfreda,
y lo demás o bien o mal suceda.

Sale Selandio con la guarda

SELANDIO
Redondilla
3020
A gran ventura he tenido
verme, gran señor, aquí,
que para volver en mí
médico divino has sido.
Redondilla
Dame a besar esos pies.

REY
3025
¿Quién eres, en ese traje?

SELANDIO
Hombre en el alma y lenguaje,
lo demás no sé quién es.

REY
Redondilla
¿De dónde eres?

SELANDIO
Soy de Cleves.

REY
¿Pues quién te trujo de allá?

SELANDIO
3030
Amor.

REY
Disculpado está.

SELANDIO
Tiene las disculpas breves.

REY
Redondilla
¿Qué eras allá?

SELANDIO
Caballero.

REY
¿De alta sangre?

SELANDIO
Pretendí
3035
la hija del Duque allí.

REY
¿Alfreda?

SELANDIO
Por esa muero.
Redondilla
Casó Godofre con ella,
traidor a Alfreda y a ti,
dio muerte a un hombre, y a mí
3040
me puso la culpa de ella.
Redondilla
De la cárcel me libré,
en hábito labrador
serví a Alfreda y al traidor,
indigno de tanta fe.
Redondilla
3045
Cuando vi mis esperanzas
de la ingrata reprehendidas,
y que mi vida y mil vidas
no alcanzarán lo que alcanzas,
Redondilla
el hábito me quité
3050
y de ella me despedí,
y por los montes me fui
y a los cielos me quejé.
Redondilla
Hasta ayer, que en el aldea
adonde el Conde vivía,
3055
y donde al fin me traía
el hambre indomable y fea,
Redondilla
oí decir que, informado
de que era Alfreda la bella
y que Godofre con ella
3060
fue por engaño casado,
Redondilla
se la quitaste, y pretendes
gozar con poca razón,
no viendo que mi afición,
sangre y calidad ofendes.
Redondilla
3065
Y ansí, pues no hay a quien pida
justicia para cobralla,
porque no puedas gozalla
te vengo a quitar la vida.
Saque una daga, y váyale a dar
Redondilla
¡Muere, traidor!

REY
¡Tente, tente!

CLEONARDO
3070
¿Matarémosle?

REY
Dejalde.

SELANDIO
¿Que has comprado tan de balde,
traidor, a mi sangre inocente?

REY
Redondilla
¿Matábasme como cuerdo
o como loco?

SELANDIO
No sé,
3075
pero pues no te maté,
seso y vida y honra pierdo.

REY
Redondilla
¿Qué ofensa te hice yo?

SELANDIO
Gozar de Alfreda no más.

REY
Confiesa que loco estás
3080
y vivirás.

SELANDIO
¿Eso no!

REY
Redondilla
Pues llevalde a una prisión,
y dalde lo necesario
toda su vida.

SELANDIO
Al contrario,
me diera menos prisión.
Redondilla
3085
Más me holgara de morir.

REY
Pues viva, para que pueda
saber que gozo de Alfreda.

SELANDIO
¡Ay, desdichado vivir!
Redondilla
¡Oh duro tormento fuerte!
3090
¡Mas consuélame, tirano,
que al fin, o tarde o temprano,
estoy sujeto a la muerte!

Llévenle

REY
Redondilla
En deudas le estoy al cielo
de dos vidas.

FLORISEO
¡Gran rigor
3095
tiene de Alfreda el amor!

REY
Ella es perdición del suelo,
Redondilla
ella es la misma Medusa,