Félix Lope de Vega y Carpio Lope de Vega y Carpio, Félix

EL FAVOR AGRADECIDO




Texto utilizado para esta edición digital:
Cotarelo y Mori, Emilio (Ed.), Obras de Lope de Vega., V, Madrid, RAE, 1918, pp. 472-510.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Martínez Fernández, Ángela (Artelope)

Elenco

CELIO
ESTACIO
ASTOLFO
PINELO
ROSAURA
LESBIA
PROPERCIO
SALVIANO
EMBAJADORES DE SICILIA
RAIMUNDO
CLARIDENO
LEARDO
ESFERIO
GRANDES DE CERDEÑA
CURCIO
SELECO
ADAJA
LEACÉN
RODOLFO
TIBERIO
SOLDADO
MORO

Acto I

(Sale el MARQUÉS CELIO y el CONDE ESTACIO, de noche.)

CELIO
Redondilla
Por aquí me suele hablar.

ESTACIO
Pues os habla la Princesa,
en tan difícil empresa
¿qué tenéis que conquistar?
Redondilla
5
Bien podéis decir vencí;
y, guardándole el decoro,
estas cinco letras de oro
añadir al vine y vi.
Redondilla
Porque entre los que han venido
10
y visto a Rosaura bella,
todos van vencidos de ella;
pero vos la habéis vencido.

CELIO
Redondilla
Sentí que se me inclinaba
cualquiera dichoso día
15
que en el terrero me vía
o en su antecámara entraba.
Redondilla
Y como el padre murió
y es legítima heredera,
a lo que Amor no pudiera,
20
el interés se atrevió.
Redondilla
Comenzó por interés
este amor, o agora empieza,
que fue poner la cabeza
adonde han de estar los pies.
Redondilla
25
Atrevíme, como digo,
a publicalle mi amor,
porque, vencido el temor,
es más flaco el enemigo.
Redondilla
Creyóme como rendida,
30
y rindióse de tal suerte,
que jura que hasta la muerte
es mi alma y soy su vida.

ESTACIO
Redondilla
De esa manera, Marqués,
rey os podemos llamar.

CELIO
35
Si a Rosaura he de gozar,
ese mi título es.
Redondilla
Rey pienso ser, Conde amigo,
y de Rosaura señor.

ESTACIO
(¡Bendígate el mundo, Amor,
40
como te alabo y bendigo!
Redondilla
Con estos milagros tales
tu inmenso poder señalas,
pues tan fácilmente igualas
las cosas más desiguales.
Redondilla
45
No porque el mérito es
del marqués al rey segundo;
mas en las leyes del mundo
desdicen rey y marqués.
Redondilla
Y pues Celio a serlo empieza,
50
créame que no querría
hablalle con señoría.)
Vaya, señor, vuestra alteza
Redondilla
llegue a la reja, que aquí
le aguarda un vasallo suyo.

CELIO
55
Yo lo he de ser, Conde, tuyo,
que no soy rey para ti.

ESTACIO
Redondilla
Ya, pues que tú me has llamado,
¿quién duda que por lo menos
me escoges entre mil buenos
60
para tu amigo y privado?
Redondilla
¿Qué me ha de dar vuestra alteza?

CELIO
No hay que darte, tuyo es todo.

(Sale el DUQUE ASTOLFO y PINELO, criado.)

ASTOLFO
¿Voy bien?

PINELO
Bien vas de este modo.
¿Llevas casco?

ASTOLFO
En la cabeza.

PINELO
Redondilla
65
Haráte defensa el seso
de que llevas harto poco,
que no esté lejos de loco
quien lleva este reino en peso.

ASTOLFO
Redondilla
Pretender yo la Princesa,
70
¿te parece gran locura?

PINELO
Es la falta de ventura
piedra que en los brazos pesa.
Redondilla
¿Qué importa volar al cielo
con las alas del valor,
75
si la piedra, que es mayor,
te vuelve a humillar al suelo?
Redondilla
¿No eres Duque y no es Rosaura
reina de Cerdeña?

ASTOLFO
Sí;
pero Amor que vive en mí
80
toda esa falta restaura.
Redondilla
Y bien sabes tú que el Rey
mandó, muriendo, que fuese
su esposo el que ella eligiese,
y que el testamento es ley.
Redondilla
85
Pues si ha de escoger marido,
y de su gusto ha de ser,
y el gusto de la mujer
es al honor preferido,
Redondilla
¿por qué no podrá quererme
90
si nadie agora me iguala
en nobleza, talle y gala
y por marido escogerme?
Redondilla
¿Hay agora en esta corte
otro alguno más capaz,
95
ni que en la guerra o la paz
más a su servicio importe?
Redondilla
¿Quién ha gastado y lucido?
¿Cuál otro se ha señalado
en el torneo pasado
100
ni más vitorioso ha sido?
Redondilla
¿No gané juntas diez joyas?
Pues ¿por qué no he de vencer
el pecho de una mujer?
Que no es todo el mundo Troyas,
Redondilla
105
y Troya se conquistó.

PINELO
Digo que ese atrevimiento
es igual al pensamiento
que hasta el cielo te llevó.
Redondilla
Mira al sol, húrtale el rayo,
110
que la empresa de más nombre
fue fácil y llana al hombre.

CELIO
Basta, Conde, el falso ensayo.
Redondilla
No me llaméis más alteza.

ESTACIO
Pues ¿cómo a un rey señoría?

CELIO
115
Soy rey por la fantasía,
mas no por naturaleza.

ASTOLFO
Redondilla
(Gente hay aquí.

PINELO
Y buena gente,
que las rodelas columbro.
Más del temor me deslumbro
120
que del acero luciente.

ASTOLFO
Redondilla
Son dos.

PINELO
¿Cómo dos?

ASTOLFO
Pues ¿ves
más de dos?

PINELO
Son once o doce.

ASTOLFO
¿Búrlaste?

PINELO
No, ansí me goce,
que vienen de tres en tres.

ASTOLFO
Redondilla
125
Pues aunque no fuera ansí,
dos solos veo.

PINELO
Serán
alférez y capitán.

ASTOLFO
¿Y vendrán tras ellos?

PINELO
Sí.

ASTOLFO
Redondilla
¿Sí?

PINELO
Sí, digo.

ASTOLFO
Escucha un poco,
130
que a las rejas han llegado.

PINELO
El uno se ha desviado.
¿Si te han visto?

ASTOLFO
Calla, loco.

CELIO
Redondilla
Haré la seña.

ESTACIO
¿Cuál es?

CELIO
Desenvainar una espada.)

(Desenvaina CELIO para hacer la seña, y el DUQUE piense que es contra él; saca la espada y huye PINELO.)

ASTOLFO
135
¡Oh, traidores en celada!

CELIO
¿Es el Duque?

ASTOLFO
¿Es el Marqués?

CELIO
Redondilla
Yo soy.

ASTOLFO
Y yo.

ESTACIO
Tener.

ASTOLFO
Basta.

CELIO
¿Qué pensasteis?

ASTOLFO
Otra cosa.

ESTACIO
¡Brava pendencia!

ASTOLFO
¡Donosa!

ESTACIO
140
¡Qué poco acero se gasta!

CELIO
Redondilla
Entre amigos, y cual vos,
sobra, pues somos amigos.

ASTOLFO
Vos y yo a dos enemigos.

ESTACIO
Y el Conde para otros dos.
Redondilla
145
¿Quién huyó?

ASTOLFO
Cierto cobarde.

 (Sale PINELO con la espada desnuda.)

PINELO
Ya, señor, acude gente;
acomételos.

ASTOLFO
Detente,
borracho, que vienes tarde.

CELIO
Redondilla
¿Era Pinelo?

PINELO
Yo soy.

CELIO
150
¿Cómo huiste?

PINELO
¿Esto es huir?

ASTOLFO
Es, a lo menos, venir
cuando ya rendido estoy.

CELIO
Redondilla
Yo, Duque, lo estoy de vos;
y, al fin, os quiero dejar,
155
que venir a este lugar
no ha sido sin causa. Adiós.

ASTOLFO
Redondilla
Eso no, que vos venistes,
Marqués, primero al terrero,
y yo ni temo ni espero
160
horas alegres ni tristes.
Redondilla
Aquí os quedad, que venía
sólo a buscar un amigo.

CELIO
No uséis, Astolfo, conmigo
de esa noble cortesía.
Redondilla
165
Si acaso tenéis que hacer…

ASTOLFO
Yo os he dicho la verdad.

CELIO
Adiós.

ASTOLFO
Conde, adiós quedad.—
Tú bien te puedes volver.

PINELO
Redondilla
¿Por qué?

ASTOLFO
Porque para huir,
170
¿qué sirve que vamos dos?

PINELO
Por cólera iba ¡por Dios!
para volver a reñir.

(Vanse los dos.)

ESTACIO
Redondilla
¿A qué habrá el Duque venido
al terrero tan cortés?

CELIO
175
A lo mismo que el Marqués,
que no es menos atrevido.

ESTACIO
Redondilla
¿Presume de casamiento?

CELIO
Eso tengo sospechado.

ESTACIO
No me da el Duque cuidado;
180
mas dale su atrevimiento.
Redondilla
¡Qué presto acudió a la seña!

CELIO
Si vio relucir la espada,
tener la suya envainada
no era ignorancia pequeña.
Redondilla
185
No hablemos del Duque más.

ESTACIO
¿Daos celos?

CELIO
Notablemente.

ESTACIO
No os hablaré eternamente
del Duque.

(Sale ROSAURA, princesa, y LESBIA, dama.)

LESBIA
Segura estás.
Redondilla
Bien puedes hablar.

ROSAURA
¿Marqués?
190
¿Celio?

CELIO
Señora, ¿sois vos?

ROSAURA
¿Estás solo?

CELIO
Aunque veis dos,
uno es solo, y Celio es.
Redondilla
El Conde viene conmigo.

ROSAURA
Pues ¿cómo te puedo hablar?

CELIO
195
Pues le traigo a este lugar,
créete que es el Conde amigo.

LESBIA
Redondilla
¡Ay! no te enojes, señora,
y llámale, te suplico.

ROSAURA
¿Parécete bien?

LESBIA
Tantico.

CELIO
200
Yo sé que el Conde os adora.

LESBIA
Redondilla
¡Por vida de la Princesa!

CELIO
¿Y de mi alma juráis?

LESBIA
Pues ¿cómo no le llamáis?

ROSAURA
Buena libertad es ésa.

LESBIA
Redondilla
205
Ea, llamaréle si mandas.

ROSAURA
Ahora bien, venga.

CELIO
¿Ce, Conde?

ESTACIO
¿Llamas?

ROSAURA
¡Qué presto responde!

CELIO
(Hoy en buenos pasos andas.

ESTACIO
Redondilla
¿Cómo?

CELIO
Lesbia se te inclina.

ESTACIO
210
Mi ventura lo ordenase.

CELIO
Llégate más.

ESTACIO
No me abrase
de Lesbia la luz divina.)

CELIO
Redondilla
Aquí está el Conde.

ESTACIO
Aquí estoy,
señora, a servicio vuestro.

ROSAURA
215
Conde, aqueste amor que os muestro
estimalde desde hoy.

ESTACIO
Redondilla
No cabe tan alta estima,
señora, en tan bajo pecho,
que a tanto bien es estrecho
220
todo lo que el mundo estima.
Redondilla
Si Celio y vos, aunque dos,
sois un alma y voluntad,
por ser de Celio, mirad,
también tengo parte en vos.

ROSAURA
Redondilla
225
Por ella y por vuestra parte
os tengo en lo que es razón,
y veréis en mi afición
cuanta en Celio se reparte,
Redondilla
que todo lo que no es
230
del Marqués desde aquí os doy.

ESTACIO
Y yo todo a vos me doy,
que todo soy del Marqués.

CELIO
Redondilla
Parece que habláis por mí
como si estuviera ausente.
235
No os quiero tan diligente.
Eso a Lesbia lo decí,
Redondilla
que ella os escucha con gusto
y os ama porque yo os amo.
Hablad, que para eso os llamo,
240
y amalda, pues es tan justo.
Redondilla
Decilde lo que sentís,
y que es vuestro único bien.

ROSAURA
¿Quién os mete a vos también
en eso que le decís?
Redondilla
245
Dejalde, que él hablará
y le dirá lo que siente,
y ella, que en verle presente
no menos alegre está.—
Redondilla
Ea, dile que le adoras;
250
no te turbes, pues le quieres;
dile aquí cuanto supieres,
que será lo más que ignoras.
Redondilla
Dile que es todo tu bien
y que estás fuera de ti.

LESBIA
255
No lo digas tú por mí,
que yo lo diré tan bien.

CELIO
Redondilla
Todos estamos celosos.

ROSAURA
Conde, contentaos con esto.

ESTACIO
Hoy la fortuna me ha puesto
260
en dos extremos dichosos:
Redondilla
el uno, de vuestro amor,
y el otro, de Lesbia bella.

ROSAURA
Aunque os quiere mucho ella,
no sé yo cuál es mayor.
Redondilla
265
Y porque es bien que entendáis
el que al Marqués he tenido,
sabed que es ya mi marido.
Celio, un siglo lo seáis,
Redondilla
y vos le gocéis, señora,
270
con mucho gusto y contento.

ROSAURA
Y quiero que el casamiento
se entienda en el reino agora.
Redondilla
Mañana los Grandes junto
y mi intento los declaro.

ESTACIO
275
Como ellos lo sepan claro
te han de obedecer al punto,
Redondilla
que es muy bienquisto el Marqués;
y si lo que es celestial
tiene en la tierra su igual,
280
sólo tu igual Celio es.

CELIO
Redondilla
Gente ha venido a la calle.
Entraos, mi bien.

ROSAURA
Celio, adiós.

LESBIA
Adiós, Conde.

ESTACIO
¡Que los dos
no hablemos!

ROSAURA
Dile que calle.

LESBIA
Redondilla
285
Tomá esa cinta, y creed
que quisiera hablaros hasta…

(Quítense de la ventana las dos.)

ESTACIO
El cuándo no dijo. Basta,
que es la primera merced.

(Sale el DUQUE ASTOLFO y PINELO.)

ASTOLFO
Redondilla
(Pinelo, si los antojos
290
de mi deseo no son
causa de aquesta ilusión,
la Reina vieron mis ojos,
Redondilla
digo, oyeron mis oídos,
y a Celio con ella hablando.

PINELO
295
Es Amor que está burlando
las fuerzas de los sentidos.
Redondilla
Alguna dama sería
y éste algún aventurero.

ASTOLFO
Si reconocerlos quiero,
300
¿has de mostrar cobardía?

PINELO
Redondilla
Fingirme quiero valiente,
que sé que los mismos son.

ASTOLFO
¿Dirás que es un escuadrón
de armas, caballos y gente?

PINELO
Redondilla
305
Acomete, que no estoy
sin cólera como entonces.
¿En qué mármoles o bronces
no corta el golpe que doy?)

ASTOLFO
Redondilla
¿Ah, caballeros? ¿Podremos
310
llegar todos a las rejas?

CELIO
(Estacio, ¿qué me aconsejas?

ESTACIO
Que ansí les responderemos.)

(Meten mano dos a dos.)

CELIO
Redondilla
¿Astolfo?

ASTOLFO
¿Celio?

CELIO
¿Otra vez?

ESTACIO
¡Brava esgrima habéis buscado!

ASTOLFO
315
Tente tú, desatinado.

PINELO
¡Mueran!

ASTOLFO
Calla.

PINELO
¡Y otros diez!

ASTOLFO
Redondilla
¿Agora esas valentías?

PINELO
¡Mueran!

ASTOLFO
¡Vive Dios, de darte!

PINELO
Con cólera no soy parte
320
a reportarme en seis días.

ASTOLFO
Redondilla
Desvíate, bachiller,
que eres músico rogado;
que sin rogarle ha cantado
cuando no fue menester.

PINELO
Redondilla
325
Pudriréme este coraje,
pues la ejecución me niegas.

CELIO
¿A tales ventanas llegas
con ese discreto paje?

ASTOLFO
Redondilla
Mejor tú con ese amigo;
330
que a mí, pues me importa poco,
gusto de que venga un loco
y no un discreto conmigo.
Redondilla
Tú, que aquí tienes secreto,
y por dicha en alta parte,
335
haces bien de acompañarte
del amigo más discreto.
Redondilla
Que yo, que sin ocasión
a estas rejas he venido,
ni he buscado ni querido
340
secreto ni discreción.
Redondilla
Y mira en los pasos que andas
y el pensamiento que tienes,
que al cielo más alto vienes
y al sol los rayos demandas.
Redondilla
345
Y aunque podellos regir
es digno de tu valor,
Faetón fue mucho mayor
y subió para morir.
Redondilla
No seas sol que nos descubra
350
su oriente sereno y raso,
y después, en triste ocaso,
con noche eterna se cubra,
Redondilla
que te tengo voluntad
y de tu daño me pesa.

CELIO
355
Si la voluntad es ésa,
Duque, no es buena amistad;
Redondilla
porque cuando yo tuviera
tal pensamiento conmigo,
a quien es, cual vos, amigo,
360
no envidia, contento diera.
Redondilla
Consejo a quien no le pide
nunca es darle discreción,
y más si con la razón
poco se gobierna y mide.
Redondilla
365
Querer vos adivinar
mi pensamiento y secreto,
si fue término discreto
también lo podéis juzgar.
Redondilla
Y cuando mi pensamiento
370
fuera de empresa tan loca,
¿por qué parte a vos os toca
el llamarle atrevimiento?
Redondilla
¿Qué parentesco os incita?
¿Qué acción, qué derecho o ley?
375
¿Qué testamento del Rey
o qué amor os solicita?
Redondilla
¿Rosaura no ha de escoger
el marido que quisiere?
Pues cuando a mí me escogiere,
380
¿quién como yo puede ser?
Redondilla
Cuanto más, que esta es respuesta
de vuestra mala intención,
que mis méritos no son
dignos de empresa como ésta;
Redondilla
385
mas cuando los tenga alguno,
si no le igualo, le excedo.

ASTOLFO
¡Paso, Marqués, hablad quedo,
que no os excede ninguno!
Redondilla
Vos sois el mejor de todos,
390
justamente pretendéis;
vos la empresa merecéis,
vos la igualáis de mil modos.
Redondilla
Vos seréis Rey, vos marido
de Rosaura, vos amado
395
del reino, vos respetado
de sus grandes, vos querido
Redondilla
y todo con gran razón,
y así, mirad qué mandáis.
Quedaréme aquí si os vais,
400
aunque no con ocasión,
Redondilla
que no la tengo, ni tuve
envidia de vuestro bien.

ESTACIO
El Duque responde bien.

ASTOLFO
Por responder mal estuve.
Redondilla
405
Pero váyanse esta vez,
que yo sé cuándo me toca
ser de una empresa tan loca
parte agraviada y juez.
Redondilla
¿Mandáis que me vaya o quede?

CELIO
410
Quedaros, Duque, podéis.

ASTOLFO
Pues suplícoos me dejéis
si esto con mi amor puede;
Redondilla
que pues fuera desvarío
juzgar vuestro pensamiento,
415
también fuera atrevimiento
querer vos juzgar el mío.

ESTACIO
Redondilla
(Vamos, que harto os ha sufrido.

CELIO
Que no responda me pesa.

ESTACIO
Quien tanta humildad confiesa
420
no ha dicho lo que ha sentido.)

(Vanse CELIO y ESTACIO.)

PINELO
Redondilla
¿Qué es esto, señor? ¿Qué pudo
en caso de tanto honor
tener tu acero y valor
uno cobarde, otro mudo?
Redondilla
425
¿A tantos atrevimientos
tuviste queda la mano?

ASTOLFO
¿Quién te mete a ti, villano,
en juzgar mis pensamientos?
Redondilla
Estoy…

PINELO
Sacude; eso, sí,
430
vengarte en mí te conviene;
creo que agora te viene
la cólera como a mí.
Redondilla
Hazte con un pecador
valiente, así Dios te guarde,
435
habiendo sido cobarde
con quien te quita el honor.

ASTOLFO
Redondilla
Si he callado, majadero,
vos sois el que no ha entendido
las piedras que yo he cogido,
440
que tirar a tiempo espero.
Redondilla
Yo buscaré la ocasión
de dar la muerte al Marqués.

PINELO
¡Por Dios, linda cosa es
jugar de un buen antuvión!
Redondilla
445
Ello es, sin duda, que fuiste
por cólera, como yo.

(ROSAURA y LESBIA, en lo alto.)

ROSAURA
(¿Celio dices que volvió
y que hablar aquí le oíste?

LESBIA
Redondilla
Desde aquí me ha parecido
450
el que enfrente hablando está,
y el otro el Conde será.

ROSAURA
Y el que será tu marido.)
Redondilla
¿Ah, Marqués?

ASTOLFO
(¡Triste de mí!
¿No es la voz de la Princesa?)

ROSAURA
455
(De haber llamado me pesa.)
¿Es Celio?

ASTOLFO
Señora, sí.

ROSAURA
Redondilla
Mi bien, ¿cómo no te has ido?

PINELO
(¿De qué te turbas? Responde.)

LESBIA
¿Ah, Marqués?, llamadme al Conde.

ASTOLFO
460
(Pinelo, yo soy perdido.
Redondilla
Llégate y fíngete Estacio.

PINELO
Heme aquí conde de noche.
Mañana me pongo en coche
y voy contigo a palacio.

ASTOLFO
Redondilla
465
No te rías, que me estoy
abrasando de pesar.)

LESBIA
Conde, ¿no queréis hablar?

PINELO
(En efeto, el Conde soy.)
Redondilla
¿Señora…?

ASTOLFO
(Di más.

PINELO
No puedo,
470
menos que caer en mengua,
que se me pega la lengua
y estoy temblando de miedo.)

ROSAURA
Redondilla
Marqués, ¿qué gente venía
denantes?

ASTOLFO
Yo, ingrata, fui.

ROSAURA
475
¿Es otro?

LESBIA
Señora, sí.

ROSAURA
Pues cierra esa celosía.

LESBIA
Redondilla
Astolfo me ha parecido
en el hablar y en el talle.

 (Vanse las dos.)

PINELO
Helo aquí echado en la calle.

ASTOLFO
480
Yo, ingrata Reina, yo he sido;
Redondilla
yo soy quien vino y halló
a Celio hablando contigo;
yo soy, Reina, tu enemigo
no más de porque soy yo.
Redondilla
485
Yo, a quien dejas tan sin ley
por un villano escudero,
que fui yo Duque primero
que fuese tu padre Rey.
Redondilla
Yo aquel que entre mil llamados
490
jamás he sido escogido;
yo, quien el tiempo he perdido
por ganar tantos cuidados.
Redondilla
Yo soy quien a mis deseos,
con ese nombre que adoro,
495
hacía mil cifras de oro
en los pasados torneos.
Redondilla
Y ya seré un vil vasallo
del más vil competidor,
si lo sufriere el honor
500
que ha de querer remediallo.—
Redondilla
Ven, Pinelo, ven tras mí,
que voy celoso y corrido.

PINELO
La cólera le ha venido.
Venga el Marqués, eso sí.

(Vanse, y salen PROPERCIO y SALVIANO, embajadores del Rey de Sicilia.)

SALVIANO
Terceto
505
Dame, Propercio, prisa Feduardo,
rey nuestro y de Sicilia, porque sueña
que en su negocio estás remiso y tardo.
Terceto
Hazaña juzga a su valor pequeña
que le entregue a su hijo reino y mano
510
aquesta hermosa Reina de Cerdeña.

PROPERCIO
Terceto
Después que de su rostro soberano
tuvo un retrato el príncipe Tiberio,
es de esa furia autor amor tirano.
Terceto
No pienses que ha tenido otro misterio
515
para que agora ansí te solicite,
si no es de amor el duro cautiverio.

SALVIANO
Terceto
Rosaura ¿qué responde?

PROPERCIO
No permite
que la importune más.

SALVIANO
¿Y el Rey?

PROPERCIO
No quiere
que un punto de ella la esperanza quite.
Terceto
520
Y dice, en fin, que el responder difiere
a un parlamento público que intenta;
mas es lo cierto que por Celio muere.

SALVIANO
Terceto
Cuando a Sicilia hiciese tal afrenta
y por este Marqués a un Rey dejase,
525
su fama y reino por perdidos cuenta.
Terceto
No presumas, Propercio, que quedase
un árbol, una piedra en esta isla.

PROPERCIO
Justo es que el Rey su afrenta castigase.
Terceto
Vais todos —dice el Príncipe— y decísla
530
palabras y ternezas lisonjeras,
y de mis amenazas divertísla.
Terceto
Y no la amenacéis que mis banderas
el mar han de cubrir sobre mis naves
cubiertas de soldados y armas fieras.
Terceto
535
Y en queriéndola hablar razones graves
con libertad, en fin, de mujer sola,
responde las palabras que tú sabes.
Terceto
Y si una vez sus lienzos enarbola
contra Sicilia, en el valor fiada
540
de la gente francesa y española,
Terceto
¿qué piensa el Rey hacer con tanta armada?
¿No es mejor que la venza con terneza,
pues es mujer y no ha de amar forzada?

SALVIANO
Terceto
Puesto que el Rey pretenda con fiereza
545
forzalla a que se case con su hijo,
que uno ama el reino y otro la belleza,
Terceto
¿no hemos de hacer, Propercio, lo que dijo?
Que la mujer se vence con blandura
y el pensamiento más rebelde y fijo.
Terceto
550
Aconséjete en esto la cordura
que en otros casos graves has tenido,
y así saldrás con lo que el Rey procura.

PROPERCIO
Terceto
Salviano, donde amor ciega el sentido,
a toda persuasión le falta fuerza,
555
y esta la causa principal ha sido.
Terceto
No hay propósito firme que no tuerza
el amor que tenemos por contrario,
que a dar el reino a Celio amor le esfuerza.
Terceto
Es en el testamento voluntario
560
el escoger marido a su contento,
no haciendo el reino ajeno y tributario.
Terceto
Y así tengo por cierto fundamento
que se dará al Marqués, por ser gallardo,
y cumplirá del Rey el testamento.

SALVIANO
Terceto
565
No iré yo con la nueva a Feduardo,
que ya a Cerdeña con Sicilia junta.

PROPERCIO
Esta respuesta solamente aguardo.

 (Salen RAIMUNDO y CLARIDENO, grandes de Cerdeña.)

RAIMUNDO
Terceto
(Basta, que madrugaron a la junta
los dos Embajadores sicilianos.

CLARIDENO
570
Si aguardan hoy respuesta les pregunta.)

PROPERCIO
Terceto
(Los Grandes vienen.)

RAIMUNDO
(Sus intentos vanos
tendrán hoy la respuesta que merecen,
y nosotros las armas en las manos.

CLARIDENO
Terceto
Crecen en culpa y en soberbia crecen.)

 (LEARDO y ESFERIO, grandes.)

LEARDO
575
(Qué temprano a la junta habéis venido;
pero primero los demás se ofrecen.

ESFERIO
Terceto
Cada uno viene de interés movido
y no de pocas esperanzas lleno.

LEARDO
La de Sicilia no pequeña ha sido.)

ESFERIO
Terceto
580
¡Oh, Raimundo famoso! ¡Oh, Clarideno!
¡Oh, Embajadores ínclitos, juntados
para el bien propio y el sosiego ajeno!
Terceto
Tomad esos asientos señalados,
que hoy la Princesa nos promete el día
585
que habemos de quedar desengañados.

CLARIDENO
Terceto
De esta rendida y singular porfía
deseamos los propios y extranjeros
lo que la Reina dilatar solía.

SALVIANO
Terceto
Ya permitiese el Cielo, caballeros,
590
que a nuestro Rey Rosaura se inclinase,
cuyos méritos son de los primeros,
Terceto
y que estas islas el amor juntase,
como las almas, en un reino solo;
que como con el Príncipe se case,
595
el más feliz será de polo a polo.

 (Sale acompañamiento, y ROSAURA detrás; sentaráse en medio de todos y dirá ansí:)

ROSAURA
Quintilla
De vuestros ruegos movida,
puesto que el propio provecho
a responderos convida,
salgo a mostraros mi pecho
600
determinada y vencida.
Quintilla
Para aquesto os he llamado,
nobles Grandes de mi Estado,
y a los de Sicilia y todo,
quedará a un tiempo y de un modo
605
lo que ha de ser decretado.

RAIMUNDO
Quintilla
Señora, si el testamento
de tu padre, muerto, ha sido
inviolable fundamento
que escojas a tu contento
610
nuestro Rey y tu marido,
Quintilla
hoy no tiene autoridad
con tu gusto y libertad
quien te fuerce o solicite,
porque todo se remite
615
a sola tu voluntad.

CLARIDENO
Quintilla
Es tu entendimiento tal
y la noticia también
de tu valor natural,
que a ninguno estará mal
620
lo que has de escoger tan bien.
Quintilla
Licencia tienes que sea
el que tu alma desea,
si has de tener propio cuyo,
porque en valor como el tuyo
625
no ha de caber cosa fea.

LEARDO
Quintilla
Cuando a tu contento importe
escoger un caballero
de los muchos de tu corte,
a ver el suyo primero
630
tu propio valor te exhorte,
Quintilla
que como en deudo o valor
el tuyo iguale y Amor
tanto bien le quiera hacer,
el reino le ha de tener
635
por absoluto señor.

ESFERIO
Quintilla
Si hacer elección quisieses
de tus deudos, hallarías
condes, duques y marqueses,
sin que por extrañas vías
640
a reinos extraños fueses.
Quintilla
Yo no te aconsejo nada;
pero la contraria espada
no altere tu pensamiento
para hacer tu casamiento,
645
que no has de casar forzada.

PROPERCIO
Quintilla
Puesto que estos caballeros
a su natural se inclinan,
para su bien lisonjeros,
y en tu daño no imaginan
650
de nuestro Rey los aceros,
Quintilla
vuelve, hermosa Reina, a ver
de Feduardo el poder
y de Tiberio el amor,
y verás que es su valor
655
el más digno de escoger.

SALVIANO
Quintilla
No tengas por amenaza,
Rosaura bella, la guerra
que el Rey a su reino aplaza,
sino el grande amor que encierra
660
y al que estas islas abrasa.
Quintilla
Él no te quiere por fuerza;
mas si la afrenta le esfuerza
de no le escoger, no dudes
que el amor en odio mudes
665
y que el propósito tuerza.

RAIMUNDO
Quintilla
Cuando le mude, ¿qué importa?
¿Es acaso nuestra espada
de menos temple o más corta?
¡Qué arrogancia tan pesada!

ROSAURA
670
Raimundo, el hablar reporta.

RAIMUNDO
Quintilla
¿Qué hay que reportar, señora?
¿Son los de Sicilia agora
los gigantes que solían?
¿En qué arrogancia se fían
675
de esta libertad autora?
Quintilla
Todo es armas y amenazas
para disuadir las trazas
de tu remedio y el nuestro.
Pues esta espada que os muestro
680
no tiene pesos ni razas;
Quintilla
y todas como ella son;
que cuando quieras huir
de su injusta pretensión,
siete mil verás salir
685
de este acero y condición.

SALVIANO
Quintilla
Si es industria la que intentas
para decir que va errada
la Reina o el Rey, ¿qué afrentas?
¿Por qué me enseñas la espada
690
y en mostrándola te sientas?
Quintilla
¿No era mejor que de aquí
te salieras?

RAIMUNDO
Ven tras mí.

ROSAURA
Nadie salga de aquí afuera,
pena de la vida.

LEARDO
Espera;
695
la Reina lo quiere ansí.

ROSAURA
Quintilla
¿Así guardáis el respeto
debido a quien soy?

RAIMUNDO
No soy
tan bárbaro y indiscreto.
Rendido a tus pies estoy.

SALVIANO
700
Y yo para el mismo efeto.

ROSAURA
Quintilla
Sentaos.

CLARIDENO
Aquestos gallardos,
a hablar prestos, a obrar tardos.

ROSAURA
¿Quieres callar?

ESFERIO
No te alteres.

CLARIDENO
(Piensan que somos mujeres
705
los fuertes corzos y sardos.

PROPERCIO
Quintilla
Si la Reina no lo ataja,
con ser de tu propio voto,
aunque nos tengan ventaja
hoy todo el reino alboroto.

SALVIANO
710
Déjame hacer.

PROPERCIO
La voz baja.

SALVIANO
Quintilla
Bajaréla, y no la espada,
que se ha de ver presto alzada.)

LEARDO
(Hablando los dos están.

RAIMUNDO
De su temor hablarán;
715
lo demás no importa nada.)

ROSAURA
Quintilla
En consejo de mujer
no es de valerosos hombres
mostrar soberbio poder;
mas muchos tienen los nombres
720
y pocos tienen el ser.
Quintilla
No quiero airada mostrarme
ni, cual pudiera, vengarme,
sino hacer de mi intención
más breve resolución
725
y en mi opinión declararme.
Quintilla
Y así, digo que es mi gusto,
pues lo es de mi padre ansí,
dar fin a tanto disgusto
nombrando un rey para mí
730
que le venga al reino al justo.
Quintilla
Y éste de mi patria es,
que no me obliga interés
ni el temor de Feduardo.
Sardos, rey tenéis gallardo;
735
Celio es Rey, Celio el Marqués.

CLARIDENO
Quintilla
Si de Clarideno el voto
tiene crédito en el reino,
mejor es que un rey remoto.

ROSAURA
Adonde yo mando y reino
740
no hay que temer alboroto.

RAIMUNDO
Quintilla
Tu opinión sigue Raimundo.

LEARDO
Y Leardo, contra el mundo.

ESFERIO
Y Esferio lo mismo afirma.

SALVIANO
(Si eso la Reina confirma,
745
¿en qué esperanza me fundo?)
Quintilla
Cómo, señora, ¿no ves
que ese amor tu daño es?

ROSAURA
No me repliques en esto.

RAIMUNDO
Publíquese al reino presto.

TODOS
750
¡Celio es rey!

ESFERIO
¡Viva el Marqués!

DENTRO
Quintilla
¡Celio es rey!

TODOS
¡Mil años viva!

LEARDO
Y tú que con él te goces.

CLARIDENO
Esto a Sicilia se escriba.

DENTRO
¡Celio es rey!

ROSAURA
¡Qué alegres voces!

ESFERIO
755
Amor sobre todo priva.

SALVIANO
Quintilla
Tu gusto, en efeto, has hecho.

ROSAURA
A ese estoy más obligada.

SALVIANO
Sentirás presto el provecho.

RAIMUNDO
Ya te he enseñado la espada.

SALVIANO
760
Y yo te he enseñado el pecho.

RAIMUNDO
Quintilla
Pues vete y como quisieres.

ROSAURA
Déjalos ir y no alteres,
Raimundo, mi pretensión.

PROPERCIO
(¡Oh, qué gentil escuadrón
765
si no fuera de mujeres!

SALVIANO
Quintilla
¡Triste Cerdeña, y qué presto
tendrás tu castigo justo
dejando el partido honesto!)

LEARDO
Murmuran.

ROSAURA
Este es mi gusto;
770
ya quedo resuelta en esto.

SALVIANO
Quintilla
(¡Oh, Propercio, y cuán en vano
contra el amor de una hembra
resiste el poder humano!

PROPERCIO
Ya sé que en la arena siembra
775
y el viento coge en la mano.
Quintilla
Confuso parto a Tibero.

SALVIANO
La fuerza del vituperio,
de que llevas testimonio,
le hará que sin matrimonio
780
gane mejor este Imperio.)

(Vanse PROPERCIO y SALVIANO.)

RAIMUNDO
Quintilla
Irán los dos dando trazas
de alojar sus escuadrones
por estas calles y plazas.

ROSAURA
Ni me ofenden sus razones
785
ni estimo sus amenazas.
Quintilla
A mis fiestas se aperciba
quien en darme gusto estriba
y el reino de varios modos.
¡Celio es Rey!, decildo todos.

TODOS
790
¡Celio es Rey!

DENTRO
¡Mil años viva!

 (Salga CELIO, muy galán.)

CELIO
Quintilla
A besar vengo tus pies,
si soy digno de besallos.

RAIMUNDO
Mejor será que los des
a tus dichosos vasallos.

ROSAURA
795
Ya sois Rey, señor Marqués.

CELIO
Quintilla
Soy vuestro esclavo este día
y vos, dulce Reina mía,
siempre mi señora y bien.

CLARIDENO
Ya damos el parabién
800
de alteza a tu señoría.

ESFERIO
Quintilla
Mil años viváis casados
con alegre sucesión
y bien de vuestros Estados.

CELIO
¡Que soy Rey!

LEARDO
Y con razón
805
electo entre mil llamados.

CELIO
Quintilla
El reino, que al fin es cosa
que el mundo me pudo dar,
no es en extremo dichosa,
sino el merecer gozar
810
de una Reina tan hermosa.
Quintilla
Aquí sube el pensamiento
al mayor merecimiento.
De esto, señora, estoy loco.

ROSAURA
Todo para Celio es poco.

CELIO
815
Pues no lo estoy, no lo siento.

ROSAURA
Quintilla
Marqués… pero perdonad,
que Rey os iba a decir.

CELIO
Reina, Marqués me llamad,
que al Marqués debo el subir
820
de Marqués a Majestad.
Quintilla
Si lo hacéis por humillarme,
no es menester acordarme
lo que fui ni lo que soy;
más humilde agora estoy,
825
más pienso Marqués llamarme.
Quintilla
Mas ¿qué me mandáis?

ROSAURA
Entremos,
que allá dentro lo sabréis;
que la ciudad hace extremos,
y es justo, si vos queréis,
830
que en público los hablemos.

CELIO
Quintilla
En mi voluntad cautiva,
como en una tabla escriba
la vuestra su gusto y ley.

ESFERIO
¡Viva Celio!

TODOS
¡Celio es Rey!

DENTRO
835
¡Celio viva! ¡Celio viva!

(Vanse, y salen el DUQUE ASTOLFO y PINELO, criado.)

ASTOLFO
Endecasílabos sueltos (tirada)
¿Has, por ventura, oído los pregones,
Pinelo amigo, de mi muerte fiera?
¿Has oído las voces y el aplauso
con que han llamado Rey al marqués Celio?
840
¿Has visto cómo Celio es Rey? ¿Has visto
cómo de Celio soy vasallo infame?
¿Has visto cómo todos dicen “¡Viva!”?
¿Has visto cómo goza la Princesa?
Pues hoy verás mi muerte desdichada
845
o el fin amargo de sus dulces días.
Testigo es Dios que el interés no mueve
ni la codicia de reinar tampoco
aqueste pecho, a quien amor abrasa;
abrasa, amigo, amor aqueste pecho.
850
Yo muero por Rosaura, ella es mi vida.
Celio la goza, Celio la posee.
Esta es mi envidia, aquestos son mis celos.

PINELO
Si se prueba, señor, en las fortunas
el ánimo del hombre valeroso,
855
¿cómo te falta a ti, que lo eres tanto?
Ya es Celio rey, ya goza la Princesa.
Las cosas sin remedio no le tienen
con vano sentimiento ni flaqueza,
y el sabio los trabajos sin remedio
860
con discreta paciencia disimula,
pues no hay cosa más vil que dar venganza,
pudiéndolo excusar, al enemigo.
Busca entretenimientos a tu pena,
haz mal a tus caballos belicosos
865
o sal a caza al campo con tus pájaros;
vuela el milano vil, la sutil cuerva,
la pintada perdiz o, con los perros,
sigue el venado, el corzo, el oso, el gamo,
el jabalí…

ASTOLFO
No pases adelante,
870
que de mi mal la calidad conozco
en que tú hayas venido a aconsejarme
y a mostrarte filósofo conmigo.
Toma esta llave y saca de dos cofres
cincuenta mil ducados en escudos
875
y todas las demás joyas que tengo,
y en una nave que en el puerto queda
hallarás un patrón llamado Curcio,
a quien lo entregarás, que está avisado,
y ha de esperarme; porque al mediodía,
880
desesperado, voy, Pinelo, a España.

PINELO
Pues ¿cómo? ¿Sin dar parte a tus amigos?
¿Sin avisar tus deudos? ¿Sin que entiendan
tan sublime mudanza tus vasallos?

ASTOLFO
No me has de replicar sola una sílaba,
885
si no es que tienes de morir deseo.

PINELO
Yo te obedeceré, pero…

ASTOLFO
Camina.

PINELO
¿Aguárdote en la nave?

ASTOLFO
Allí me aguarda.

PINELO
(A un loco, y más cuando furioso ande,
es seguille el humor cordura grande.)

(Vase PINELO.)

ASTOLFO
Soneto
890
Si como fuiste extremo de hermosura
del corzo mar a la ribera Anaura,
ingrata bella y celestial Rosaura,
no lo fueras en ser áspera y dura,
no se acabara en tanta desventura
895
de mi corto vivir la vital aura;
que a pérdida que el tiempo no restaura
vana paciencia la razón procura.
Alegre estás con tu dichoso amante,
sin ver que de tu música soy pausa,
900
cuya tragedia en tu vitoria empieza.
Que como con la sangre en el diamante,
así, con sangre del que da la causa,
ablandarán mis celos tu dureza.

(Sale CELIO.)

CELIO
Redondilla
Ya mi alma te importuna
905
a que te quedes atrás;
no quiero que subas más,
no me acompañes, fortuna.
Redondilla
Fortuna, déjame ya;
otra levantar porfía,
910
que no quiero que la mía
suba más alta que está.
Redondilla
¿Qué lugar más eminente
me pueden dar tus abrazos
que a Rosaura en estos brazos
915
y su corona en mi frente?
Redondilla
Otro abraza, otro levanta,
que ya no te he menester
si no es para no caer
de cielo y fortuna tanta.
Redondilla
920
Grande lealtad me has tenido
para ser mujer sin ley;
ayer fui Marqués, hoy Rey;
ayer amante, hoy marido.
Redondilla
Ea, dichosos criados
925
de tan venturoso dueño,
no lo tengáis como sueño,
de un Rey sois todos criados;
Redondilla
vestíos ricas libreas
de una esperanza cumplida.

ASTOLFO
930
Como escapas con la vida,
bien es que tus glorias creas.
Redondilla
¿Eres tú quien sin valor,
justicia, derecho y ley
presume de ser mi Rey
935
y de este Imperio señor?
Redondilla
¿Eres tú el loco que sueña,
por lo bizarro y galán,
siendo Marqués de Pulán
llamarse Rey de Cerdeña?
Redondilla
940
¿Eres tú, Celio, quien hizo
sujeto a tal vituperio,
con sobornos un Imperio
y una mujer con hechizo?
Redondilla
¿Eres tú quien un caballo
945
apenas sabe regir,
y que a Astolfo ha de oprimir
con título de vasallo?
Redondilla
¿Eres tú quien la Princesa
esta noche ha de gozar,
950
que más que en verte reinar
del bien que gozas me pesa?
Redondilla
Pues a tiempo me has venido,
que te he de dar a entender
que ni mi Rey puedes ser
955
ni de Rosaura marido.
Redondilla
Celio, esta es sola mi espada
y este mi desnudo pecho.

CELIO
Tú intentas, Astolfo, un hecho.
Sosiega, tenla envainada.

ASTOLFO
Redondilla
960
¿Cómo ansí? Quien esto intenta,
sin matar o sin morir,
¿la ha de volver a cubrir
de esta vaina y de esta afrenta?
Redondilla
Concluye presto.

CELIO
Concluyo
965
con decir que te está mal,
siendo tan noble y leal,
querer matar al Rey tuyo.
Redondilla
Primero que tu Rey fuese
matarme fuera razón;
970
mas siendo Rey es traición.

ASTOLFO
Muy buen argumento es ése.
Redondilla
Que si yo no he consentido
en lo que está declarado,
si por Rey no te he jurado
975
ni en la elección asistido;
Redondilla
si no he besado tu mano,
¿por qué injustísima ley
quieres que te llame Rey
como si fuera villano?
Redondilla
980
Antes es claro argumento
que es contra derecho mío,
pues aquí te desafío
y tu elección no consiento.
Redondilla
Que si del reino al más noble,
985
no habiendo Rey extranjero,
toca el gobierno, ése espero,
pues lo soy más que tú al doble.

CELIO
Redondilla
Por que veas si es verdad
que lo soy por justa ley,
990
no quiero aquí, con ser Rey,
usar de mi autoridad.
Redondilla
Que bien pudiera dar voces
a mi gente si quisiera
que mil pedazos te hiciera
995
con sus cuchillas feroces.
Redondilla
Mas para un hombre, y tal hombre,
que traidor a su Rey es,
no soy Rey, sino Marqués;
Marqués soy, Celio es mi nombre
Redondilla
1000
y este es mi pecho y mi espada.

ASTOLFO
En ser Rey y yo traidor,
mientes.

CELIO
Hacer es mejor,
que el hablar no importa nada.

ASTOLFO
Redondilla
¿Tú a Rosaura, perro?

CELIO
¡Ay, Cielo!
1005
¡Muerto soy!

ASTOLFO
Si ése me ayuda,
no pongo este reino en duda.

(Huye ASTOLFO.)

CELIO
Caí desde el sol al suelo.
Redondilla
¿De qué me sirvió la suerte
de ser de Rosaura esposo,
1010
pues ningún hombre es dichoso
hasta después de la muerte?
Redondilla
¡Qué presto fui Rey! ¡Qué presto
dejé de ser Rey! Hoy fui
cometa que me encendí
1015
para acabarme más presto.
Redondilla
Fui sol al anochecer
y lirio junto al arado.

(Sale el CONDE ESTACIO.)

ESTACIO
Con la mudanza de estado
mudará de parecer,
Redondilla
1020
que aún no le he podido hallar
para dalle el parabién.

CELIO
¡Oh, hermosa Reina! ¡Oh, mi bien!

ESTACIO
¿Es Celio a quien oigo hablar?
Redondilla
¡Ay de mí! Celio, ¿qué es esto?
1025
¿Eres tú?

CELIO
Conde querido,
yo soy el que Rey he sido,
sino que lo fui muy presto.

ESTACIO
Redondilla
¿Estás herido?

CELIO
De muerte.

ESTACIO
¿Quién te hirió?

CELIO
Astolfo.

ESTACIO
¡Oh, traidor!

CELIO
1030
Antes con mucho valor.

ESTACIO
¿Con valor? Pues ¿de qué suerte?

CELIO
Redondilla
Riñendo bien, aunque mal,
pues me mató sin razón.

ESTACIO
¿Y eso no llamas traición?

CELIO
1035
Con celos no hay hombre leal.

ESTACIO
Redondilla
¡Que aquí pararon sus celos!
Si vengarte no pensara,
sobre esta espada me echara.

CELIO
Mejor te guarden los Cielos.

ESTACIO
Endecasílabos sueltos (tirada)
1040
¡Ah, gente de palacio! ¡Ah, triste gente!
¡Ah, reino desdichado, que en un punto
de tanto bien veniste a tanto daño
y de tan justas fiestas y alegrías
a tantas penas y a tan justas lágrimas!
1045
Y sobre todos ellos, Reina triste,
triste Rosaura, ven a ver tu esposo;
Princesa desdichada, ven, ¿qué aguardas?
Goza siquiera del postrero aliento,
de la postrera voz y, por ventura,
1050
de la postrera lumbre de estos ojos
que a tanta prisa eclipsa y entristece
para siempre jamás la muerte dura.

(Salen RAIMUNDO, ESFERIO, LEARDO, CLARIDENO.)

RAIMUNDO
¿Qué es esto, Conde? ¿Qué alboroto es éste?

ESTACIO
¡Oh, valiente Raimundo! ¡Oh, fuerte Esferio!
1055
¡Oh, Leardo famoso! ¡Oh, Clarideno!
¡Muerto es el Rey! ¡El marqués Celio es muerto!

RAIMUNDO
¡Muerto! ¿Qué dices?

ESFERIO
¡Muerto! ¡Ay, triste! Mírale.

RAIMUNDO
¡Ah, mi señor! ¡Ah, Rey! ¡Ah, Celio! ¡Oh, Cielos,
pasado tiene el pecho de una herida,
1060
por donde ya la vida salir quiere!

LEARDO
¿Que Celio hoy reina y muere? ¡Triste mozo!

ESTACIO
Ansí el humano gozo se deshace;
ansí la flor que nace se marchita.

(Salen ROSAURA y LESBIA.)

ROSAURA
Déjame, suelta, quita, no me tengas.

LESBIA
1065
Razón será que vengas como debes.

ROSAURA
¡Ay, tristes horas, breves de contento,
que para mi tormento y en mis males
seréis más que inmortales, si ser puede!

ESTACIO
Este dolor excede a los sentidos;
1070
y así, tan divertidos me ocuparon,
que lugar no dejaron al discurso
por dónde lleva el curso el homicida.
No quedará con vida. ¡Astolfo muera!

ESFERIO
¿Astolfo?

ESTACIO
El mismo.

ESFERIO
Espera.

ESTACIO
Ven conmigo.

(Vase metiendo mano ESTACIO.)

LEARDO
1075
A matarle te sigo. ¡Muera Astolfo!
Al mar, al mismo golfo he de arrojarme!

RAIMUNDO
¿Y no he de aventurarme yo a lo mismo?
Que al mismo eterno abismo me arrojara.
¡Oh, Clarideno, ampara la Princesa
1080
mientras la furia cesa del tormento!

(Vanse todos; queda CLARIDENO con ellas.)

CLARIDENO
Que aquí me dejes siento; pero parte,
que yo por otra parte iré a seguirte.

ROSAURA
¿Qué puedo ya decirte, esposo mío,
mientras helado y frío te contemplo,
1085
sino que soy ejemplo de desdichas
y que todas mis dichas se acabaron?
¡Qué poco me duraron, Celio amigo,
los bienes que contigo imaginaba!

CELIO
Ya mi vida se acaba, esposa mía.
1090
En el postrero día de mis años
conozco los engaños de esta vida,
puesto que el alma asida con los lazos
de tus hermosos brazos se detiene;
mas ya la muerte viene y me amenaza.

ROSAURA
1095
¡Ay, Lesbia, aquí me abraza! ¡Yo soy muerta!

LESBIA
Mas ¿la de Celio es cierta?

CLARIDENO
¡Joven triste,
que como llama fuiste vuelta en humo!

ROSAURA
En llanto me consumo, en rabia, en fuego.
Con tan desasosiego ¿cómo vivo?
1100
¿Cómo ya no apercibo el instrumento
que acabe este tormento con la vida?
¿No hay una cuerda asida que esto haga?
¿No hay una brasa o daga?—¡Suelta, necia!
¡Porcia soy! ¡Soy Lucrecia!

LESBIA
¡Ah, mi señora!

ROSAURA
1105
Déjame, Lesbia, agora, que es muy justo
que muera. Morir gusto, mi bien muerto.

LESBIA
Ello será muy cierto.

CLARIDENO
Ve tras ella.

LESBIA
No puedo detenella.

CLARIDENO
Ve, y en tanto,
deshecho en tierno llanto, pena y luto,
1110
llevaré este tributo de la tierra.
¡Oh, cuánto el hombre yerra,
que se imagina bienaventurado,
pues no hay seguro estado;
que el Rey y el pobre de una misma suerte,
1115
mientras viven caminan a la muerte!

(Lleva a CELIO en brazos, con que se da fin al primer acto.)

Acto II

(ASTOLFO, PINELO, CURCIO, patrón de la nave, digan dentro:)

ASTOLFO
Quintilla
Echa la barca, patrón,
y tomemos cualquier tierra.

CURCIO
Esa es ya mi pretensión.

ASTOLFO
Pues ¿qué tardas? Desafierra.

CURCIO
1120
Gente he visto. Moros son.

ASTOLFO
Quintilla
Tras la pasada fortuna
no temas otra ninguna.
La vida quiero no más.

(Salgan.)

CURCIO
En tierra, señor, estás,
1125
si la vida te importuna.

ASTOLFO
Quintilla
Esta quiero dondequiera.

PINELO
¿Es posible, Cielo santo,
que ya del mar estoy fuera?

ASTOLFO
¿Qué miras?

PINELO
De ver me espanto
1130
aquesta playa y ribera.

CURCIO
Quintilla
¿Qué hay que mirar? En Argel
habemos dado.

ASTOLFO
Si es él,
paciencia, cautivo soy.

PINELO
¡Par Dios, bien medrado estoy!
1135
¡Ah, mar furioso y cruel,
Quintilla
bien guiaste a Barcelona,
pues a Argel nos has traído!

CURCIO
El mar lo causó, perdona.

ASTOLFO
¡Qué bravo muro!

CURCIO
Escogido.
1140
Toda esta playa corona.

PINELO
Quintilla
Agora mira los muros.
¿En qué ventanas seguros
te parece a ti que estamos,
sino en parte que esperamos
1145
prisiones y hierros duros?

ASTOLFO
Quintilla
Pinelo, si ya está hecho,
¿de qué sirve lamentarme?
¿No es mejor hacer buen pecho?
¿Puedo yo del mar quejarme,
1150
de su golfo ni su estrecho?
Quintilla
¿Quieres que del viento inorme
sin sentido quejas forme?

PINELO
No; pero busca remedio,
que estás del peligro en medio
1155
y con la muerte conforme.

ASTOLFO
Quintilla
¡Qué remedio! No es muy justo,
escapando de la muerte,
sufrir el menor disgusto.

PINELO
¿Contento estás de esa suerte?

ASTOLFO
1160
Vivo, al fin; de vivir gusto,
Quintilla
porque espero con la vida
que no habrá daño que impida
una vitoria que emprendo.

PINELO
Menos agora te entiendo.

ASTOLFO
1165
La ocasión de la partida.

PINELO
Quintilla
Ya, ya. Disimula, pues,
que no será de provecho
que entienda el patrón lo que es.

ASTOLFO
Esto, Curcio amigo, es hecho.
1170
Remedio es bien que nos des.
Quintilla
Mira tú de qué manera,
llegados a la ribera
de estos moros africanos,
hallaremos en sus manos
1175
menos que la muerte fiera.

CURCIO
Quintilla
Una industria se me ofrece,
que en los hombres de la mar
siempre en los peligros crece.

ASTOLFO
¿Puédeme ésa remediar?

CURCIO
1180
A mí así me lo parece.

ASTOLFO
Quintilla
Pues como tú la divises,
sólo resta que me avises;
que ya yo sé que en herencia
dejó su astucia y su ciencia
1185
a los pilotos Ulises.

CURCIO
Quintilla
Creo que es dificultosa.

ASTOLFO
No la habrá tan espantosa
que el duque Astolfo no intente,
y en el peligro presente,
1190
si no es fácil, es forzosa.

PINELO
Quintilla
Tú nos meterás en algo
que tengamos bien que hacer.

CURCIO
Mal conoces lo que valgo.
La vida quiero perder
1195
si con la industria no salgo.

PINELO
Quintilla
¿No es mejor buscar sustento?
Que pierdo el entendimiento
de la hambre que he sufrido.

ASTOLFO
Curcio, este necio ha venido
1200
a intentar mi perdimiento.
Quintilla
Apártate aquí conmigo
y dime lo que he de hacer
sin que éste lo entienda.

CURCIO
Digo
que hoy por mi mano has de ser
1205
de este Rey deudo y amigo.

ASTOLFO
Quintilla
¿Cómo?

CURCIO
Este tuvo un hermano
de diez años, que en rehenes
ofreció al Turco otomano,
de quien ya noticia tienes,
1210
por hacer el feudo llano.
Quintilla
A Constantinopla iba
el niño bello y hermoso,
cuyo nombre era Ardaliba,
con un bajá riguroso
1215
y en brazos de una cautiva,
Quintilla
cuando un cosario le asalta
de la religión de Malta,
y, muerto el bajá y la gente,
guarda el niño solamente.

ASTOLFO
1220
Prosigue, di lo que falta.

CURCIO
Quintilla
Llevóle a Francia a su Rey,
que era francés, donde el mozo
tomó la cristiana ley
con general gusto y gozo,
1225
pero a pesar de Muley.
Quintilla
Allí, en fin, hombre se ha hecho,
donde Muley, sin provecho,
por el valor que ha mostrado,
con cartas ha procurado
1230
vencer su cristiano pecho.
Quintilla
Mas como no aprovechase,
a cualquier cristiano o moro
que le prendiese o hurtase
ha prometido un tesoro,
1235
y si es moro, con quien case.
Quintilla
Tú has de fingirte su hermano
y yo un cosario cristiano
que en un jardín, junto al mar,
te pude un día robar
1240
con gente o con propia mano.
Quintilla
Y quedarás de esta suerte
libre de prisión y muerte,
y mejor para escaparte
cuando en más segura parte
1245
puedas con nosotros verte.

ASTOLFO
Quintilla
Temeraria cosa dices.
Mas para que solenices
el ánimo de este pecho,
digo que por mí ya es hecho.

PINELO
1250
¿Hay más que me martirices?
Quintilla
¿Piensas que no te entendí?
Pues ¿cómo, señor, agora
intentas perderte ansí?

ASTOLFO
Todo mi remedio ignora.
1255
Partamos, Curcio, de aquí.

PINELO
Quintilla
¿Dónde vas?

CURCIO
No le respondas.

PINELO
¿Es justo que correspondas
a quien eres de esa suerte?
¿Moro presumes hacerte?

CURCIO
1260
Quiero que el dinero escondas.

ASTOLFO
Redondilla
¿Dónde?

CURCIO
Junto a la ciudad,
para que sacallo puedas
en teniendo libertad.

PINELO
¡Que moro volverte puedas!
1265
¿Hay mayor temeridad?

CURCIO
Quintilla
Enseña a Pinelo el caso,
porque si en él no se enseña
dirá al Rey, al primer caso,
que eres un Duque en Cerdeña.

PINELO
1270
¡Qué hambre entre moros paso!

ASTOLFO
Quintilla
Pinelo, escucha.

PINELO
¿Qué quieres?

ASTOLFO
Oye al oído.

(Habla el DUQUE a PINELO al oído.)

CURCIO
¡Oh, Fortuna!
Si aquí como sueles eres,
no hagas mudanza alguna
1275
de las que suelen mujeres.
Quintilla
Remedia este Duque pobre,
pues es tan justo que cobre
el remedio que te pido.

ASTOLFO
¿Qué dices? ¿Hasme entendido?

PINELO
1280
Si es tu gusto, baste y sobre;
Quintilla
mas mira que esta invención
con que a un Rey a engañar vienes
no sea tu perdición.

ASTOLFO
Calla, necio, que no tienes
1285
minuto de corazón.

CURCIO
Quintilla
¿Sabe ya lo que ha de hacer?

ASTOLFO
Así lo quisiese hacer
como es para engaños hombre.

PINELO
¿Tengo de mudarme el nombre?

CURCIO
1290
Sin duda.

PINELO
Y ¿cómo ha de ser?

CURCIO
Quintilla
Llamaráste Artemidoro.

PINELO
¿Y tú?

CURCIO
Yo me llamaré
Calandrino.

PINELO
Y del tesoro,
¿qué parte después tendré?

CURCIO
1295
El quinto de plata y oro.

ASTOLFO
Quintilla
Mirad que el engaño estriba
en que esto bien se aperciba.

CURCIO
Yo soy Calandrino, tu amo.

PINELO
Yo Artemidoro me llamo.

ASTOLFO
1300
Y yo me llamo Ardaliba.

(Vanse. Salen MULEY SELECO, rey de Argel, y ADAJA, mora.)

SELECO
Lira
¿No te agradó la caza?
Ninguna cosa mía hacello puede,
o hecha por mi traza.
¿Tanto mi amor a tu desdén excede?
1305
¿Qué es esto, Adaja mía?
¿Quién roba de mis ojos tu alegría?
Lira
¿Por qué sin sol me dejas
en noche eterna de pesar y llanto?
Mis celos y tus quejas
1310
no es justo que en mi daño puedan tanto.
Bien sabes que no vivo
vida de rey, sino de vil cautivo.
Lira
¿En qué tengo ofendido
ese divino y soberano rostro?
1315
¿Qué tengo cometido,
pues cuando humilde a su rigor me postro
menos perdón merezco?
¿Qué ofendo o niego a quien el alma ofrezco?

ADAJA
Lira
Si tienes conocida
1320
el afición que tengo a los cristianos
y que daré mi vida,
si es de algún precio en tus avaras manos,
por el menor que vea
que libertad de su prisión desea,
Lira
1325
¿por qué los que te pido
me niegas, para sólo disgustarme,
tan libre y atrevido,
y dices que no tengo de quejarme
razón ni causa alguna
1330
de ti, de mí, de Amor y la fortuna?

SELECO
Lira
Si ha sido tu disgusto
negarte aquel esclavo, él y otros ciento
que vayan libres gusto,
y hasta que tomen puerto y salvamento
1335
dentro de Cartagena
no te quiero pedir palabra buena.
Lira
Que si de los cristianos
eres con tan pasión aficionada
y tengo de tus manos
1340
la vida, el alma y la razón colgada,
no quiero yo ofendellos
para que en ellas no te vengues de ellos.
Lira
¿Estás contenta de esto?

ADAJA
Agora sí que muestras, Rey dichoso,
1345
con ese presupuesto
tu pensamiento fácil y amoroso,
en quien mi amor imprime
cualquiera cosa que mi alma estime.
Lira
Y así, no habrá ninguna
1350
que te pueda negar de aquí adelante.

SELECO
Dichosa mi fortuna,
ya que la de ser Rey no fue bastante,
pues con tan bajo precio
me ofreces lo que más estimo y precio.
Lira
1355
¿Qué perlas de grandeza
no vista de los ojos de los hombres?
¿Qué piedras, qué riqueza
o qué animales de inauditos nombres?
¿Qué fénix rara y sola
1360
o el fuego en que se apura y acrisola?
Lira
¿Qué vellocino de oro?
¿Qué manzanas hespéridas? ¿Qué hazaña
de algún dragón o toro,
sino un esclavo vil que allá en España
1365
peor vida ha tenido
por ser de padres sin valor nacido?
Lira
De hoy más tú, hermosa Adaja,
para que salgan los que tú deseas,
a las prisiones baja
1370
y sean libres como tú los veas;
que serlo es justa cosa
quien viere el rostro de una reina y diosa.
Lira
Y pues el Rey que miras
también te mira y es también esclavo,
1375
sosiéguense las iras,
y aquesta ley que de firmar acabo
también para mí valga
para que libre de mis hierros salga.

ADAJA
Lira
¿Que ser libre deseas?
1380
De esa manera quiéresme forzado.

SELECO
¿Y eso es justo que creas
siendo tú la prisión de mi cuidado?
Digo que ya confieso
que viendo el rostro al Rey quiero ser preso.
Lira
1385
Entiéndase en cristianos
aquesta ley y no para conmigo.

ADAJA
Quiero besar tus manos.

SELECO
Daráme el Cielo, y con razón, castigo.
Alza, mi bien, del suelo,
1390
que esa humildad merece sólo el Cielo.

(Sale LEACÉN, moro.)

LEACÉN
Endecasílabos sueltos (tirada)
Deme tu alteza albricias, Rey invicto.

SELECO
¿De qué, Leacén amigo, y tan alegre?
¿Ha tenido, por dicha, algún cosario
alguna presa o célebre vitoria?

LEACÉN
1395
La mayor que deseas te ha venido
por las famosas manos de un cristiano;
que en la arenosa playa de Marsella,
donde Ardaliba, tu gallardo hermano,
pasar quería en una nave a Génova,
1400
por engaño le trajo adonde es cierto
que le han visto mis ojos y que puedes
agora verle con los propios tuyos.

SELECO
¡Oh, gracias a Mahoma poderoso
hoy se cumple el mayor de mis deseos!
1405
¿Adónde está mi hermano?

LEACÉN
Sólo aguarda
a que le des licencia para verte.

SELECO
Adaja mía, aquí te espera un poco,
que voy a recebir mi amado hermano.

ADAJA
Aquí traerle puedes, que yo gusto
1410
de que me vea y de mis brazos goce
por lo que tiene de cristiano.

SELECO
Vamos,
que tanta dilación no me consiente
el alma que movió la sangre ardiente.

(Vanse los dos.)

ADAJA
Redondilla
¡Que hallase aquese cristiano
1415
quien le trajese a ser moro
por codicia del tesoro
que ha prometido su hermano!
Redondilla
¡Y que a mí no se me ofrece
quien me lleve a ser cristiana
1420
siendo el precio que se gana
el que una mujer merece!
Redondilla
Es tanta la inclinación
que tengo a su trato y ley,
que de un poderoso rey
1425
tengo en poco la afición.
Redondilla
La libertad que procuro
a los cristianos lo muestra,
porque es, para hallar la nuestra,
camino cierto y seguro.
Redondilla
1430
Guíe su Dios este pecho;
que, si es el mejor, no hay duda
de que al amparo me acuda
de algún valeroso hecho.

(Vase. Salen RAIMUNDO, ESTACIO, CLARIDENO, LEARDO, ESFERIO y la PRINCESA ROSAURA, con luto, detrás.)

RAIMUNDO
Octava real
Si para remediarte, ilustre Reina,
1435
sirviese el llanto amargo y negro luto,
y la tristeza que en tu pecho reina
para el que ya murió, dolor sin fruto;
si aquel decir que no se lava o peina
ni tiene el rostro de llorar enjuto,
1440
pudiesen con el alma del difunto
hacer que al cuerpo se volviese al punto,
Octava real
justo es el luto y el llorar es justo,
justo es el no lavar el rostro bello,
muy justa es la tristeza y el disgusto,
1445
el no tocarse ni peinar cabello;
pero si no es posible, ¿no es injusto
que te consumas presumiendo hacello?
Celio murió: ¿qué sirve, siendo cierto,
querer resucitar, llorando, a un muerto?

CLARIDENO
Octava real
1450
Alegra, Reina, los hermosos ojos,
sosiega las estrellas de ese cielo,
no enriquezcan en vano sus despojos
la seca hierba del indigno suelo.
Confieso que son justos tus enojos;
1455
pero, ya conocido tu buen celo,
¿por qué tu tierra ha de pagar tu pena,
de Rey que espera y de heredero ajena?

LEARDO
Octava real
Si tu casta viudez fuera posible,
Rosaura bella, el luto justo fuera,
1460
y este valor te fuera convenible
no siendo de estos reinos heredera;
mas si te has de casar y es imposible,
en vano tu cuidado persevera
y con agravio de este reino pierdes
1465
para la sucesión los años verdes.

ESFERIO
Octava real
Tener suspenso el general provecho
de tu patria y república, señora,
es cosa indigna de tu heroico pecho,
que se murmura, contradice y llora.
1470
Casarte es justo, a gusto o a despecho,
y esta palabra nos darás agora:
que, forzados del reino, hemos rompido
el respeto a tus lágrimas debido.

ESTACIO
Octava real
Pues yo, que amaba a Celio al igual tuyo,
1475
lo mismo que te piden te aconsejo.
Cree que es justo recebir el suyo
y volver a las galas y al espejo.
Con esta razón sola te concluyo,
y lo demás a tu cordura dejo:
1480
que has hecho bien lo que al Marqués debías;
pero no para el reino, si porfías.
Octava real
A Celio amé; ya es muerto, y no por eso
dejo de amarle. Pero, Reina, advierte
que el reino, que ha sentido el mal suceso,
1485
no espera algún remedio de su muerte.
Basta del luto el nunca visto exceso
y no resistas como palma fuerte,
que por más que te tuerzas contra ella,
hay más obligación de obedecella.

ROSAURA
Octava real
1490
Pues mi desdicha es tal que me es forzoso,
aunque me pese, como veis tan cierto,
quebrar la fe de mi primero esposo
y la viudez debida a mi Rey muerto,
no quiero replicar, reino quejoso,
1495
cosa en contrario. Solamente advierto
que no es razón que pretendáis casarme,
siendo tan justa cosa, sin vengarme.
Octava real
Y así, digo que aquél que me trajere
la cabeza de Astolfo es mi marido,
1500
y el reino es justo que esto mismo espere,
pues es venganza de su Rey perdido;
sea de mis vasallos el que fuere,
entiéndese que sea bien nacido,
que del que le trajere muerto o preso,
1505
mujer y humilde esclava me confieso.

RAIMUNDO
Octava real
¿Estás en eso ya resuelta?

ROSAURA
Y tanto,
que no diré otra cosa eternamente.

RAIMUNDO
¿Qué decís, caballeros?

CLARIDENO
Que es espanto
ver el rigor con que su muerte siente;
1510
pero si con aquesto cesa el llanto
y el casamiento, como veis, consiente,
¿a quién no anima a hacer esta venganza
y de tal posesión tal esperanza?
Octava real
Yo, por mi parte, la jornada emprendo.

ESFERIO
1515
Y yo también emprendo la jornada.

LEARDO
Pues yo no menos acabarla entiendo.

RAIMUNDO
Y yo, que como todos ciño espada.

ESTACIO
Yo, sólo porque en esto a Celio ofendo,
invicta Reina, no prometo nada;
1520
y pues que fui de Celio tan amigo,
para servirte quedaré contigo.

RAIMUNDO
Octava real
Dame licencia a mí.

CLARIDENO
Y a mí, señora.

ESFERIO
A mí no menos.

LEARDO
Yo también la pido.

ROSAURA
Dios os haga dichosos.

RAIMUNDO
Desde agora
1525
quede nuestro camino dividido.

CLARIDENO
Yo, desde el Sur a la dorada aurora,
pienso buscar al Duque fementido.

RAIMUNDO
Eso es no hallarle, y es mejor que sea
lo que nuestra República desea.

CLARIDENO
Octava real
1530
Pues yo me inclino a Francia.

RAIMUNDO
Yo a Alemania,
con toda Hungría, con Bohemia y Flandes.

LEARDO
Yo a España, con Vandalia y Lusitania,
supuesto que no son provincias grandes.

ESFERIO
Pues si Raimundo ha de pasar de Albania
1535
y tú no dejas cosa en que no andes
de toda la España y tú de Francia toda,
Italia se me sigue y acomoda.

RAIMUNDO
Octava real
Adiós, [adiós,] Cerdeña.

CLARIDENO
Adiós, Estado.

LEARDO
Adiós, mis patrios muros.

ESFERIO
Adiós, tierra.

RAIMUNDO
1540
Amor me ofende.

CLARIDENO
Amor me da cuidado.

LEARDO
Amor me mata.

ESFERIO
Amor me causa guerra.

RAIMUNDO
Un traidor busco.

CLARIDENO
Busco un desterrado.

LEARDO
Yo quien me agravia.

ESFERIO
Yo quien me dé tierra.

RAIMUNDO
(¿Si le hallaré?)

CLARIDENO
(¿Si yo seré el dichoso?)

LEARDO
1545
(¿Si seré rey?)

ESFERIO
(¿Si yo seré su esposo?)

(Vanse, y quedan ESTACIO y ROSAURA.)

ESTACIO
Octava real
Ya, Rosaura bellísima, se parten
los pretensores de tu gran belleza.

ROSAURA
A lo menos del reino que reparten
por la codicia de llamarse alteza;
1550
pero por más contentos que se aparten
a procurar de Astolfo la cabeza,
lo quedo más de ver que esta venganza
sustentará del reino la esperanza.

ESTACIO
Octava real
¿Has pensado con esto, por ventura,
1555
señora, dilatar tu casamiento?

ROSAURA
¿Luego de no vengarme estoy segura?

ESTACIO
Este, a lo menos, es tu pensamiento.

(Sale RODOLFO, capitán.)

RODOLFO
Digo que el curso a Córcega apresura
y que le ayuda favorable viento.
1560
Que se prevenga nuestra isla apruebo.

ROSAURA
¡Oh! Capitán Rodolfo, ¿qué hay de nuevo?

RODOLFO
Romance (tirada)
Las famosas atalayas
que tu isla en torno cercan,
cuando Febo descogía
1565
sobre el mar sus rubias hebras,
con treinta fuegos y más
de una en otra hicieron señas
que vieron en los castillos
de tus murallas y almenas.
1570
A una cosa tan notable
toda la ciudad se altera;
unos suben y otros bajan,
unos salen y otros entran.
En un instante se ocupan
1575
las torres de las iglesias,
como al sol del claro día
de las aves banda espesa.
Otros, fuera de los muros,
por altos árboles trepan,
1580
no perdonando los riscos
ni las más excelsas peñas.
Yo, en el confuso alboroto,
y entre la gente plebeya,
aquí y allá discurría
1585
oyendo diversas nuevas.
Este dice que son naves
que vienen de Inglaterra
y llevan mercaderías
de Holanda, Gante y Bruselas;
1590
otro dice que conoce
las velas y armas francesas
como si en medio del mar
no fuesen unas las velas.
Cuál afirma que son turcos
1595
y que no son naves gruesas,
sino galeras armadas.
Quién vio en alta mar galeras.
Cuál le contradice y jura
que son todas carabelas
1600
de portugueses de paz
que van de España la vuelta.
Pero entre éstos y otros muchos,
que siempre los muchos yerran,
salió un hombre que entre todos
1605
menos dice y más acierta.
“Esta, descuidados sardos
—en alta voz manifiesta—,
es armada de Sicilia,
no de paz, sino de guerra.
1610
No viene a traeros trigo
que su fértil campo cerca,
como otras veces solía,
sino cerco, muerte y pena.
Estas son las amenazas
1615
que nunca temió la Reina
del casamiento negado
y de la pasada afrenta.
No viene aquí Feduardo,
que a regir el reino queda,
1620
sino Tiberio, su hijo,
y de Beatriz portuguesa;
mozo de buena esperanza,
aunque de poca experiencia,
de pensamientos gallardo
1625
y amigo de altas empresas.
Juramento hizo en Sicilia,
que por Italia se suena,
de no cortarse el cabello,
que la barba agora empieza;
1630
de no mudar el vestido,
comer ni dormir en tierra,
ni descercar sin la muerte
a Córcega ni a Cerdeña,
hasta llevar a Rosaura
1635
a Italia en su nave presa,
que ya no quiere mujer
que siendo Rey le desecha.”
De esto vengo a dar aviso,
como es razón, a tu alteza,
1640
porque al descuidado muro
pongas debida defensa.
Que aunque agora el Siciliano
tales arrogancias muestra,
soldados tienen tus islas
1645
que tu corona defiendan.

ROSAURA
Redondilla
Conde, nuestro daño es cierto.
Mi remedio a vos os toca,
como a quien tanto provoca
la sangre de Celio muerto.
Redondilla
1650
Vos me quedáis en lugar
de mi difunto Marqués,
ya Rosaura vuestra es
y vos la habéis de amparar.
Redondilla
Tiberio viene orgulloso,
1655
con ira de despreciado,
y sin Celio estar vengado
yo no he de admitir esposo.
Redondilla
Poned defensa a Cerdeña
hasta que vengue mi injuria,
1660
aunque para tanta furia
será defensa pequeña.
Redondilla
Pero vos, a quien os hago
mi General, en mi nombre
haréis que Italia se asombre
1665
de otro Aníbal de Cartago.

ESTACIO
Redondilla
De la merced que me has hecho
estoy tan agradecido,
que parece que he sentido
de nuevo a Celio en mi pecho.
Redondilla
1670
Aquí daña la tardanza
y importa la diligencia;
por eso, dame licencia
mientras te doy esperanza;
Redondilla
que ese orgulloso mozuelo
1675
que te amenaza con guerra
medirá presto la tierra
desde los polos del cielo.
Redondilla
Que no es tan fácil la empresa
ni tu poder es tan poco.

ROSAURA
1680
Venceré su intento loco,
Conde, con esa promesa.
Redondilla
Vamos, para que se ordene
la gente que has de llevar.

RODOLFO
Si se alborota la mar
1685
incierta la entrada tiene.

(Vanse, y sale ADAJA, mora.)

ADAJA
Redondilla
Ya venga Amor la razón
de mi libertad pasada,
que quien no quiere rogada
viene a amar sin galardón.
Redondilla
1690
En buen punto vino a Argel
aqueste medio cristiano,
del Rey mi enemigo hermano,
pues pierdo el seso por él.
Redondilla
Aunque en el alma he sentido
1695
que, por dalle gusto al Rey,
no habiendo mudado ley,
haya mudado vestido.
Redondilla
¿Qué haré? ¿Qué diré? ¿Qué puedo
dar por remedio al dolor,
1700
pues cuanto me anima amor
tanto me acobarda el miedo?
Redondilla
¡Oh, cristianos! ¿Qué tenéis
que tanto podéis conmigo?
¡Oh, Mahoma, pues os sigo
1705
permito que me matéis!
Redondilla
Vuestro Alá, que tanto puede,
no es justo que sufra ansí;
que ése se vengue de mí,
pues en el poder le excede.
Redondilla
1710
Y no es bien, pues que os adoro,
que me dé tanto castigo.

(Sale PINELO vestido de moro.)

PINELO
¡Bueno anda el Duque conmigo!
Heme aquí trocado en moro.
Redondilla
¿Hay mayor bellaquería
1715
que hacer moro y luterano
por fuerza un pobre cristiano
y natural de Bugía?
Redondilla
Aquí le han dado a entender
al Rey que habemos nacido,
1720
y que yo también he sido
pariente de Lucifer
Redondilla
y sobrino de Mahoma,
siendo cristiano perfeto,
por el bautismo sujeto
1725
al Pontífice de Roma.
Redondilla
Y como tienen creído
que aquí el origen tenemos,
no piden que reneguemos
sino de solo el vestido.
Redondilla
1730
¡Oh, maldito sea el patrón
que tal industria le dijo!
Todo es alcuzcuz y mijo,
aceite, arroz y cabrón.
Redondilla
Comer en el suelo yermo
1735
higos, dátiles y pasas.
¡Pobre Pinelo, que pasas
dieta sin estar enfermo!

ADAJA
Redondilla
¿Ah, cristiano?

PINELO
Que no soy
quien soy. Llamadme mi nombre.

ADAJA
1740
(Hasta aquéste es gentil hombre.
De él aficionada estoy.)
Redondilla
Y ¿qué nombre, Artemidoro,
te han dado con el vestido?

PINELO
El que, cuando fui nacido,
1745
me dieron para ser moro.

ADAJA
Redondilla
¿Cómo?

PINELO
Cuchuchubalí.

ADAJA
Extraño nombre te han dado.

PINELO
Dios sabe lo que ha costado
de estudiar.

ADAJA
Escucha.

PINELO
Dí.

ADAJA
Redondilla
1750
¿Era mejor tierra Francia?
¿Hallábaste allí mejor?

PINELO
Cuanta es del cielo mayor
la pérdida o la ganancia.
Redondilla
Y fuera de que esto es cierto,
1755
es tierra de bendición,
donde se come a sazón
vaca y carnero bien muerto
Redondilla
no mirando al sol, ni haciendo
desatinos excusados,
1760
ni aquestos malos guisados
que ni los como ni entiendo.
Redondilla
Bébese vino del Rin,
de Candia, griego y Falerno:
ricas ollas y pan tierno,
1765
y sobre la mesa, en fin.
Redondilla
No me entiendo con alhombras
ni con estas hopalandas.

ADAJA
Que, en fin, ¿a disgusto andas?
¿Moro por fuerza te nombras?

PINELO
Redondilla
1770
Soilo, si verdad te digo.

ADAJA
¿Luego Ardaliba también?

PINELO
Yo pienso que él se halla bien,
a lo que trata conmigo;
Redondilla
que, en fin, nació en esta tierra
1775
y es hermano de Muley.

ADAJA
¿No siente dejar su ley?

PINELO
Más siente que se destierra
Redondilla
de los ojos de una dama
a quien quiere más que a sí.

ADAJA
1780
Y ¿quedaba en Francia?

PINELO
Sí.

ADAJA
¿Es noble?

PINELO
Es mujer de fama.

ADAJA
Redondilla
¡Ay, amigo! Y ¿qué haré yo,
que desde que vino a Argel
tengo puesta el alma en él
1785
tal como Alá me la dio?

PINELO
Redondilla
¿El alma? ¿Cómo?

ADAJA
Rendida.

PINELO
¿De qué?

ADAJA
De amor.

PINELO
¡Bien, par Dios!

ADAJA
Conciértanos a los dos;
daréte en precio mi vida.

PINELO
Redondilla
1790
¿Qué tengo de concertar?
¡Maldiga Dios quien me trujo
a aquesta tierra hecho brujo!
Mujer, ¿quiéresme dejar?

ADAJA
Redondilla
Si me pones bien con él
1795
te daré, escucha, adivina:
una mora, mi sobrina,
la más hermosa de Argel.

PINELO
Redondilla
¡Muy gentil mercadería!
Mire qué cadena de oro.

ADAJA
1800
Pues si es que estimas tesoro,
tuya es hoy la hacienda mía.

PINELO
Redondilla
Señora, bien puede ser
que te quiera mi señor,
así por pagar tu amor
1805
como por noble mujer.
Redondilla
Mas siendo del Rey su hermano
único bien, ¿cómo puede?

ADAJA
Yo haré que seguro quede
que no le he dado una mano.

PINELO
Redondilla
1810
Cuando eso sea, ¿no ves
que agora se ha de ausentar?

ADAJA
¿Cómo?

PINELO
Ha de andar por la mar.

ADAJA
¿Que ha de ser cosario?

PINELO
Pues.

ADAJA
Redondilla
¿Luego eso es lo que han tratado?

PINELO
1815
Dale el Rey diez galeotas,
que, del bordo a las escotas,
parecen un fuerte armado,
Redondilla
y dale trecientos moros
(son tales en cada una),
1820
y contra adversa fortuna,
bastimentos y tesoros.
Redondilla
Con éstas quiere que ande,
sin temer daño ni costa,
toda la española costa
1825
y donde después le mande.
Redondilla
De esto le quiere servir,
y habiéndose de ausentar,
mal puede en la mar amar
ni a tierra, a verte, venir.

ADAJA
Redondilla
1830
Antes estás engañado,
que esa ocasión yo la siento
para darla a mi contento
y quitarla a mi cuidado.
Redondilla
Podráse en la mar fingir
1835
y estar conmigo en la tierra;
haré yo mi paz su guerra
y al Rey su ausencia encubrir.
Redondilla
Tú verás cómo lo trazo.

PINELO
No hables más, que los dos vienen.

ADAJA
1840
¡Qué notable amor se tienen!

PINELO
La sangre es un fuerte lazo.

(Sale el DUQUE ASTOLFO vestido de moro y el REY SELECO y CURCIO.)

ASTOLFO
Octava real
Hasme dado el oficio conveniente
para mi inclinación y ansí lo aceto,
que la heredada sangre no consiente
1845
que el valor paternal esté secreto.
La armada que me das es suficiente
para poner las obras y el efeto
a los heroicos pensamientos míos,
llenos de fama y de temor vacíos.
Octava real
1850
Hijo soy de tu padre y sangre ilustre
de la casa antiquísima Seleca,
de cuyo nombre es justo que me ilustre
por quien mi gusto el de cristiano trueca.
Pienso a tus armas dar tan nuevo lustre,
1855
que presto cuelguen por el templo, en Meca,
de galeras y leños españoles
por lámparas, fanales y faroles.
Octava real
Iré con velocísimo discurso
por el mar africano y sus confines,
1860
y por las Baleares vuelto el curso,
temblando haré quedar los mallorquines;
que si las costas ejercito y curso,
cuando menos cautivos imagines,
fuera de los remiches, en tus baños
1865
dos mil has de tener todos los años.
Octava real
Pues es verdad que Córcega y Cerdeña,
ni desde Gibraltar al Siciliano,
ni cuanto el mar Mediterráneo enseña,
podrán estar seguros de mi mano.
1870
A Malta he de llegar; Candia es pequeña,
por más que la defienda el Veneciano;
que la cruz de San Juan y el león de Marcos
serán despojos de mis triunfos y arcos.

SELECO
Octava real
De manera, Ardaliba, hermano mío,
1875
tu heroico parlamento me consuela,
que del África toda el señorío
mi pecho aspira y mi esperanza anhela
desde este polo al de Gelanda frío,
y donde el austro nace, el fénix vuela,
1880
seré temido por tu nombre solo,
y si esto es poco, en cuanto mira Apolo.
Octava real
Seis galeotas y dos mil soldados,
sin los demás remeros y pilotos,
te doy armadas y te doy pagados,
1885
no gente vieja ni de aceros botos;
con éstas los contrarios confiados,
ellos deshechos y los leños rotos,
temerán mi poder y el nombre tuyo
y vivirá de nuestro padre el suyo.

ASTOLFO
Octava real
1890
Tú lo verás y lo verá tu tierra.

SELECO
¡Oh, hermano, pára! Ves aquí mi Adaja;
que si con ésta al mundo hicieras guerra,
también hicieras a Cipión ventaja.

ASTOLFO
Gran hermosura, por mi vida, encierra;
1895
pero como el Amor el paso ataja
a Marte cuando más airado parte,
no quiero Amor mientras que sigo a Marte.
Octava real
Vete con ella a tu jardín, en tanto
que mis soldados junto y apercibo.

SELECO
1900
Guárdete, bella Adaja, el Cielo santo.

ADAJA
Y el mismo Alá la vida por quien vivo.
¿No me habla Ardaliba?

SELECO
Causa espanto
el arrogancia de su pecho altivo.
Todo es armas y mar, guerra y soldados,
1905
que tiene por bajeza mis cuidados.

ADAJA
Octava real
¿Cuándo se parte?

SELECO
Luego, y porque quiero
acompañarle hasta la mar, te pido
licencia, si te sirves.

ADAJA
(¡Cielo, hoy muero
si de sus bellos ojos me despido!)

SELECO
1910
¿Qué dices de ojos?

ADAJA
Que a la vuelta espero
en el jardín, y adiós.

SELECO
¿Cuándo yo he sido
tan mal galán que te dejase ir sola?

ADAJA
Pues ven conmigo.

SELECO
Vamos. Criados, ¿hola?

(Vanse el REY y ADAJA.)

ASTOLFO
Octava real
¿Es ido el Rey?

PINELO
Ya el Rey es ido.

ASTOLFO
¡Oh, Cielo,
1915
qué gran ventura!

CURCIO
¿Fue la industria buena?

ASTOLFO
Digo que puedes arruinar el suelo
y de otro Menelao sacar a Elena.

PINELO
No tengo sangre que no cubra un hielo.
En tan grande peligro ¿estás sin pena?

ASTOLFO
1920
Calla, que no eres para cosa alguna,
que los osados vencen la fortuna.

PINELO
Octava real
¿Es bueno que ande convertido en moro
y comiendo alcuzcuz todos los días?

ASTOLFO
Curcio, éste es loco. Sácame el tesoro
1925
de las entrañas de la tierra frías,
que en tomando del Rey la plata y oro
y estas seis velas que ya cuento mías,
habemos de ir la vuelta de Cerdeña
con otra industria que el amor me enseña.

CURCIO
Octava real
1930
¿Cómo a Cerdeña?

ASTOLFO
Como voy seguro
en el traje que voy y por hermano
del Rey de Argel, que cercaré su muro
sin conocerme quien me busca en vano.

CURCIO
Pues ¿quieres conquistarla?

ASTOLFO
Eso procuro.

PINELO
1935
¿A qué efeto, señor?

ASTOLFO
Calla, villano,
que voy a ver el mismo sol que adoro.

PINELO
¿Mas que me quedo para siempre moro?

(Vanse, y tocan una caja, y luego hagan su faena como que desembarcan, y pónganse en el corredor ESTACIO y la REINA.)

ESTACIO
Redondilla
Desde este muro, señora,
le verás desembarcar.

ROSAURA
1940
¡Oh, fiero, alterado mar!
¿Cómo estás durmiendo agora?
Redondilla
Revuelve tus ondas fieras
y entre tus arenas graves
sepulta el dueño y las naves
1945
a vista de tus riberas.

ESTACIO
Redondilla
Eso, sin rogarlo al mar,
esta mano lo ha de hacer,
porque huyendo han de volver
al mar que quieren dejar,
Redondilla
1950
que aunque orgullosos quisieron
a lo imposible arrojarse,
han de volver a embarcarse
más aprisa que salieron.

ROSAURA
Redondilla
Ya ponen los pies en tierra
1955
que ha de ser su ciminterio.
¿Cuál de aquéllos es Tiberio,
soberbio autor de la guerra?

ESTACIO
Redondilla
El mancebo del bastón,
que hace piernas arrogante.

(Vayan saliendo SOLDADOS en orden, y TIBERIO, príncipe, detrás; SALVIANO y PROPERCIO, capitanes.)

TIBERIO
1960
Pase esa gente adelante
como en forma de escuadrón;
Redondilla
que tan cerca de los muros
en quien la Reina contemplo
habemos de dar ejemplo
1965
y no hemos de estar seguros.

PROPERCIO
Redondilla
Vuelve, Príncipe y señor
a las almenas el rostro
si quieres mirar el mostro
de hermosura y desamor.
Redondilla
1970
Vuelve al Oriente español
los ojos, verás los ojos
del sol, que tiene en despojos
los mismos rayos del sol.
Redondilla
Vuelve, y en el alto risco,
1975
a quien en dura conquista,
verás de un ángel la vista
y el mirar de un basilisco.

TIBERIO
Redondilla
¿Es, Propercio amigo, aquélla
la enemiga que conquisto?

SALVIANO
1980
Mata sin haberla visto,
¿qué ha de hacer después de vella?

PROPERCIO
Redondilla
Llega, si te dan licencia,
y podrásla ver y hablar.

TIBERIO
¿Puedo, señora, llegar
1985
a tu divina presencia?

ROSAURA
Redondilla
(Muestras da, aunque no le entiendo,
de querer llegar aquí.

ESTACIO
Dile, señora, que sí.

ROSAURA
Ya el lienzo y la mano extiendo.)

TIBERIO
Redondilla
1990
(Señas hace en que asegura
que al muro puedo llegar.

SALVIANO
De mujer no hay que fiar,
que es veneno su hermosura.

TIBERIO
Redondilla
Confieso que sea veneno.
1995
Pero ¿qué desorden hago?
¿Qué me ha de hacer sólo un trago?

SALVIANO
Tanto como el vaso lleno.
Redondilla
La vista de la mujer
es viento de hora menguada;
2000
que con la desnuda espada,
¿qué burla se puede hacer?)

TIBERIO
Redondilla
Reina hermosa de Cerdeña,
esa palabra real
me da confianza igual
2005
en vuestro valor y seña.
Redondilla
Con ella me atrevo a hablaros
forzado de mi deseo,
aunque con enojo os veo
y sólo vengo a enojaros.

ROSAURA
Redondilla
2010
Rey de Sicilia arrogante,
de mi palabra fiad,
aunque vuestra crueldad
es a traición semejante.
Redondilla
Que aunque venís a enojarme
2015
y me miráis con enojos,
no me han de vengar mis ojos,
mis armas han de vengarme.

TIBERIO
Redondilla
¿Sois vos quien me ha desechado,
siendo Rey, para marido?
2020
¿Sois quien a un Rey no ha querido,
y a quien un Rey ha rogado?

ROSAURA
Redondilla
¿Sois vos quien con furia altiva
ha jurado, y piensa hacello,
de no cortarse el cabello
2025
hasta llevarme cautiva?

TIBERIO
Redondilla
¿Sois vos quien por un Marqués
despreció un Rey como yo,
y a un vivo dice de no
por otro que muerto es?

ROSAURA
Redondilla
2030
¿Sois vos el que rey se sueña
de quien vasallo ha de ser
y en tierra no ha de comer
hasta ganar a Cerdeña?

TIBERIO
Redondilla
¿Sois vos, Reina, aquella dama
2035
que hizo a su galán favores
y se casó por amores
contra su opinión y fama?

ROSAURA
Redondilla
¿Sois vos aquel que muy loco
quiso ser amado ausente,
2040
teniendo en poco presente
por ser su valor tan poco?

ESTACIO
Redondilla
Eso no pase adelante.
Rey, aquí la tregua cese;
desvíate, y no te pese,
2045
que vienes muy arrogante.
Redondilla
¿Esas son de Rey palabras,
cortesano caballero,
o de villano grosero,
pastor de ovejas y cabras?
Redondilla
2050
Retírate.

TIBERIO
Que me place.
Mas ¡vive Dios! enemigo,
que te he de dar el castigo
y a quien la ofensa me hace.

ESTACIO
Redondilla
Quítate, Reina, del muro,
2055
no escuches ese gallardo.

(Vanse la REINA y ESTACIO.)

TIBERIO
¿Tanto en castigarlos tardo?

SALVIANO
¿Qué hay, señor?

TIBERIO
Vengarme juro.

SALVIANO
Redondilla
¿Díjote alguna arrogancia?

TIBERIO
La que pudiera decirme
2060
si fuera esta isla firme,
más reino que España o Francia.
Redondilla
Llamóme arrogante y loco
y díjome, finalmente,
que estando ausente o presente
2065
valgo poco y sois más poco.

PROPERCIO
Redondilla
¿Que ella te incita y provoca?

SALVIANO
Es hija de la hermosura
la arrogancia y la locura.

TIBERIO
Digo que es hermosa y loca.
Redondilla
2070
Pero pues no comunica
su hermosura, no es razón
sufrir su loca opinión.

PROPERCIO
Alto, las armas aplica,
Redondilla
que no hay pensar que por paz
2075
podrás entrar en Cerdeña,
que es peña, y su Reina es peña,
de enternecerse incapaz.

TIBERIO
Redondilla
Fragosa es esta montaña.
¿Por dónde se ha de batir?

PROPERCIO
2080
Por aquí puedes subir,
aunque es peligrosa hazaña.

TIBERIO
Redondilla
¿Está ya en tierra la gente?

SALVIANO
Para principio de guerra
basta la que sale a tierra.

TIBERIO
2085
Pues a ésta subirse intente.
Redondilla
Ea, subid esa peña
con las armas en las manos.
¡Al arma! ¡Aquí, sicilianos!

TODOS
¡Sicilia!

TIBERIO
¡Arriba!

DENTRO
¡Cerdeña!

(En dando el asalto, sale ADAJA, mora, en hábito de hombre.)

ADAJA
Redondilla
2090
No esperes mayor probanza,
Amor, de tu gran poder,
pues de un ser en otro ser
hago tan fácil mudanza.
Redondilla
Huyendo al Rey engañado
2095
¿quieres que mi bien intente
entre la confusa gente
y en hábito de soldado?
Redondilla
Así me pienso embarcar,
pues no seré conocida,
2100
aventurando mi vida
a los peligros del mar.
Redondilla
Que el mar de amor en que anego,
el fuego y no la esperanza,
me ha prometido bonanza
2105
si por sus ondas navego.
Redondilla
Adiós, Rey aborrecido,
aunque mal os digo adiós,
que, estando lejos de vos,
nunca de Dios habéis sido.
Redondilla
2110
Yo me voy con el cristiano,
que si no paga mi fe,
basta que salir podré
del poder del Rey, su hermano,
Redondilla
a quien de suerte aborrezco,
2115
que el mar mi sepulcro sea
antes que otra vez le vea.
Ya vienen. A Alá me ofrezco.

(Sale el REY SELECO, el DUQUE como moro, PINELO, CURCIO y otros MOROS.)

ASTOLFO
Endecasílabos sueltos (tirada)
Vuélvase vuestra alteza, que volviéndose
recibiré mayor merced.

SELECO
Llevándome
2120
el corazón, hermano fidelísimo,
¿acompañarte aquí te mueve a escándalo?
Déjame entrar por esa arena cálida
hasta que moje el mar mis plantas tímidas.

ASTOLFO
No quieras que me juzgue por tan bárbaro,
2125
Seleco invito, aqueste grave ejército,
a quien deseo parecer magnánimo
y en los principios conquistar el crédito.

SELECO
Guíete el Cielo, y tan dichoso y próspero
te haga, hermano, por el mar baleárico,
2130
que tiemble de tu sombra toda el África
y des espanto hasta Sicilia y Nápoles.
Amor me debes; mas no soy incrédulo,
que yo confío que será recíproco.
Con esto vuelvo a Argel, y en mis alcázares,
2135
hasta que vayas por el mar espléndido,
seré, y por dicha con ardientes lágrimas,
atalaya del curso velocísimo.
También en mis mezquitas y en mis rápitas,
con oraciones para el Cielo válidas,
2140
del gran Mahoma moveré el espíritu.
Dame un abrazo.

ASTOLFO
El Cielo, ¡oh, Muley ínclito!,
permita que yo vuelva a ver las márgenes
de mi querida patria y tengan límite
mis deseos, trabajos y propósitos.

SELECO
2145
¡Oh, Alá!

ASTOLFO
Ya se fue el Rey. Soldados bélicos,
alto, a embarcar.—¿Trajiste, Curcio, cómitres
y pilotos famosos?

CURCIO
Y tan ágiles,
que como estos delfines son marítimos.

ASTOLFO
El dinero, te digo.

CURCIO
Y en lo intrínseco
2150
de tu galeota está como en un túmulo.

ASTOLFO
¿Hacia la popa?

CURCIO
Y en tu propia cámara.

PINELO
Y en efeto, ¿yo voy como morábito?

ASTOLFO
¿Quieres callar y no moverme a cólera?

PINELO
Pues ¿tengo de ir a tierra de católicos
2155
con este capirote y estos hábitos?

ASTOLFO
Hante de oír, Pinelo, estos alárabes.
¿Quieres callar, espíritu diabólico?

PINELO
Él, a lo menos, con sus patas de águila,
si aquesto dura, me verá el estómago.
2160
(¿Quién te metió, Pinelo, en estas fábulas?
¿No estuvieras mejor mondando nísperos
o con los otros pajes, puesto en círculo,
mirando un siete, un seis y un as por brújula?)

ADAJA
¿Háceos al caso, capitán armígero,
2165
este soldado?

ASTOLFO
Aunque eres mozo, embárcate,
que de los mozos se hacen los decrépitos.

PINELO
Y de los malos cristianos los heréticos.
¡Plegue a Dios que no pare…!

ASTOLFO
Calla, tímido.

PINELO
Si lo fuera, ¿viniera yo a este término?

ASTOLFO
2170
Ea, tocar a leva; alcemos áncoras.
¡Zarpa! ¡Zarpa! Maestre, suene música.
Alto, a enroscar las embreadas gúmenas.
Rómpanse aquestas cajas y esos pífanos.
Ea, piloto, pon la aguja a Córcega.

CURCIO
2175
Iza esa entena.

ASTOLFO
Este es levante.

CURCIO
En popa.

ASTOLFO
¡Fuera ropa, forzados!

CURCIO
¡Fuera ropa!


Acto III

(Sale el CAPITÁN RODOLFO y los SOLDADOS que puedan.)

RODOLFO
Endecasílabos sueltos (tirada)
Casaráse la Reina o no habrá Reina.
Bueno es que porque huya de casarse
o porque no es, cual dicen, para ello,
2180
sino es que Celio la dejó hechizada,
perezca de hambre y pestilencia mísera
toda la isla por el largo cerco.

SOLDADO
¡Oh, capitán Rodolfo valeroso!
A ti como a caudillo acuden todos
2185
los pueblos tristes y el perdido ejército.
Mira cuáles estamos por su causa
en tres años y más que el cerco dura.
¿Qué no habemos sufrido? ¿Qué nos falta
sino comer los hijos que engendramos
2190
y convertir en nuestra sangre propia
la que les dimos de la propia nuestra?
Tiberio es rey y es mozo. ¿Por qué dice
que no quiere casarse con Tiberio?
Haz, Capitán amigo, que se case,
2195
o todos de tropel nos entraremos
a quitalle la vida hasta su cámara.

RODOLFO
Movido vengo, amigos desdichados,
de ver morir a los caducos viejos,
tomar las armas a los fuertes mozos
2200
y llorar a los niños y mujeres,
cuyos pechos les dan por leche sangre.
Hoy morirá la Reina loca y bárbara
si no se rinde al príncipe Tiberio.

SOLDADO
Cerrada está en su cámara.

RODOLFO
¿Qué importa?
2205
¿Es su cámara el muro de Semíramis?
Pues no ha salido a vuestras justas voces,
romped las puertas, caigan en el suelo.

SOLDADO
Abre aquí, Reina injusta, Reina loca,
alma del gran Nerón, que ves ardiendo
2210
tu isla desdichada en guerra y hambre
y estás alegre entre sus llamas.

(Sale ROSAURA.)

ROSAURA
Pueblo,
¿qué es esto? ¿Qué furor desatinado
así precipitado te ha movido?
¿Con armas, atrevido, a mi aposento?
2215
¿Es este pensamiento de leales
vasallos naturales y hijos míos?

RODOLFO
¿Juzgas a desvaríos, Reina cuerda,
que tu gente se pierda de atrevida,
que de afligida está desesperada?
2220
¿Eres para casado o no? Responde.

ROSAURA
Yo aguardo agora al Conde, que es ido
a ofrecer el partido que desea
Tiberio. Por que crea el reino mío
que de mi desvarío estoy quejosa,
2225
hoy quiero ser esposa de Tiberio.
Suyo será el Imperio y yo soy suya.

RODOLFO
Esa respuesta tuya, Reina bella,
nos pisa y atropella las gargantas.
Desde hoy, en otras tantas ocasiones
2230
siguiendo tus pendones moriremos.
¿Cuál otro bien queremos ni pedimos?
Hambre y guerra sufrimos por tres años,
ya no tienen sus daños resistencia,
crece la pestilencia en toda parte
2235
y sólo con casarte acaba todo.

ROSAURA
Ya es ido a ver el modo que tengamos
para que nos veamos en palacio.
Dé paz el conde Estacio, que es muy justo
dar a mi reino gusto y dar un medio
2240
que sirva de remedio al mal presente.

SOLDADO
Tu vida aumente el Cielo. Un siglo goces
al Rey.—Pueblo, dad voces de contento
para que aliento los demás reciban.
¡Viva Tiberio con Rosaura!

TODOS
¡Vivan!

 (Sale el CONDE ESTACIO.)

ESTACIO
Redondilla
2245
A tus voces, Reina, llego
para que con voces tristes
de ese “¡viva!” que dijistes
digáis lo contrario luego.
Redondilla
Y pues ya no se restaura,
2250
por que mostremos temor,
¡no vivan, diréis mejor,
jamás Tiberio y Rosaura!

RODOLFO
Redondilla
¿Cómo no? ¡Muera el cruel
que la paz común deshace!

(Meten todos mano a las espadas para el CONDE.)

ESTACIO
2255
Paso; sabréis de que nace,
que toda la culpa es él.

RODOLFO
Redondilla
¿De qué suerte? Dilo presto,
que si lo has desconcertado
un pueblo desesperado
2260
tienes a la vida opuesto.

ESTACIO
Romance (tirada)
Al tiempo que el alba hermosa
las puertas del cielo abría,
salí de los muros tristes
de la ciudad afligida,
2265
cuidadoso de mi patria
y de esta común desdicha,
siguiéndome todo el vulgo,
que mi camino adivina.
Los nobles viejos, llorando,
2270
las barbas canas cubrían
de lágrimas tan sangrientas
que las llevaban teñidas.
Las mujeres a las puertas
con los hijuelos salían,
2275
que medio muertos mostraban,
mostrándose medio vivas.
Desde sus altos balcones
mil lástimas me decían
las malogradas doncellas,
2280
que esperan verse cautivas,
desnudas y destocadas,
las hebras de oro esparcidas
sobre los rostros mortales
que dieron al sol envidia.
2285
Los ya crecidos muchachos,
con otra libre familia,
de la capa me tiraban
y del vestido me asían.
Unos me llamaban padre,
2290
otros rey, y por cuadrillas
dan voces “¡Misericordia!”
y en otra parte “¡Justicia!”.
Llego, en efeto, a las naves
y veo por las orillas
2295
diversas tiendas armadas
de telas y granas finas.
Conocida la del Rey,
que era más que todas rica,
de una nave me hacen salva
2300
trompetas y chirimías.
A una cerca de encerados
que la tienda guarnecía
salió el Rey. Dile el recado,
por el suelo las rodillas.
2305
Díjele que eras su esposa
humilde, alegre y rendida,
y que la ciudad lo estaba
si ser Rey y esposo estima.
Respondió que no tratases
2310
menos que de ser su amiga,
que Francia le da mujer
de la alta casa de Guisa,
y que él no quiere partido
de una guerra tan prolija,
2315
sino entrar a fuego y sangre
la rebelde ciudad y isla.
Que mal pagará tres años,
si su gente se amotina,
con un casamiento pobre
2320
y de una mujer perdida;
y que pues le desechaste
heredero de Sicilia,
que no es mucho que te deje
Reina sin reino y cautiva.
2325
Diciéndome estas razones
con alta y confusa grita,
veo que la gente vuelve
los ojos la mar arriba,
donde ven venir, y veo,
2330
de un levante entretenidas,
de unas galeotas moras
lienzos y velas latinas.
Causaba gusto y espanto
ver la confusa morisma,
2335
porque las colores solas
confusamente se vían.
Tanto azul y colorado
de las marlotas vestidas,
los arreboles del sol
2340
desde lejos parecían.
Los pilotos las conocen,
diciendo que se aperciban,
que vienen sobre Cerdeña
a fama de tu conquista,
2345
porque es del moro de Argel
el fuerte hermano Ardaliba,
que ha corrido todo el mar
de Gibraltar a Mecina.
Que viene rico y soberbio
2350
de robar armadas de Indias,
y quiere ver si han quedado
de tus asaltos reliquias;
que es una antigua costumbre
de las aves de rapiña
2355
bajar a los cuerpos muertos,
como éste baja a tus islas.
Despidiéronme con esto,
donde vengo a ver si expiras,
porque no tienes remedio,
2360
entre Caribdis y Scila.

ROSAURA
Redondilla
Estacio, si es de esa suerte,
ya no hay remedio que os pida.
Quitadme todos la vida
que ha causado vuestra muerte.
Redondilla
2365
Yo, que con mi casamiento
busqué vuestra perdición,
merezco la ejecución
de vuestro alterado intento.
Redondilla
Muestra, Rodolfo, esa espada,
2370
o vuélvela contra mí.

RODOLFO
No, Reina, ya no es así,
ya la cólera es pasada.
Redondilla
Hay paso junto el dolor
y el desesperado intento;
2375
ya es piedad el pensamiento
que fue primero furor.
Redondilla
Agora es tiempo y sazón
de mostrar nuestra lealtad.
No rindas la gran ciudad,
2380
sino esfuerza el corazón,
Redondilla
que todos, y yo el primero,
queremos morir contigo.

ROSAURA
¿Qué me dices, Conde amigo?

ESTACIO
Que en Dios tu remedio espero.

(Sale un SOLDADO.)

SOLDADO
Redondilla
2385
En una barca pequeña
un moro a tierra ha llegado,
que de paz ha preguntado
por la Reina de Cerdeña,
Redondilla
y no ha venido de espacio,
2390
que un bergantín le ha seguido.

ROSAURA
¿No le has contigo traído?

SOLDADO
Ya está dentro de palacio.

ROSAURA
Redondilla
Dile que entre.

SOLDADO
Voy por él.

ROSAURA
¿Qué me querrá el moro a mí?

ESTACIO
2395
Quizá le envía por ti,
Rosaura, el moro de Argel.
Redondilla
Que, según es la ventura
de este cosario en España,
ya tendrá por poca hazaña
2400
querer gozar tu hermosura.

(PINELO, en hábito de moro.)

PINELO
Redondilla
Alá te guarde y te dé
vida.

ROSAURA
Seas bien llegado.

PINELO
Ardeliba me ha enviado,
Reina, a que te bese el pie.

ROSAURA
Redondilla
2405
Álzate del suelo, moro.

PINELO
¿Estás buena?

ROSAURA
Buena estoy.

PINELO
(Ya desconocido soy.
¡Oh, gracias al Dios que adoro!)
Redondilla
Sabiendo el cerco en que estás
2410
a socorrerte ha venido,
y de trigo te ha traído
diez mil fanegas y más.
Redondilla
Para pagar tus soldados
y reformar a tu gente
2415
traigo ahora de presente
treinta y cinco mil ducados.
Redondilla
Estos mandarás sacar
del lastre de mi barquilla,
que han llegado a ver tu orilla
2420
contra el peligro del mar.
Redondilla
Y si le dieres licencia,
Ardaliba vendrá a verte.

ROSAURA
¡Oh, rica y dichosa suerte!
Venga luego a mi presencia,
Redondilla
2425
que a quien con tan falso celo
ha perseguido un cristiano,
a socorrerle un pagano
permite que venga el Cielo.—
Redondilla
Conde, ¿qué decís?

ESTACIO
Estoy
2430
de este milagro admirado.—
¡Oh, moro hidalgo y hornado,
dos mil abrazos te doy!

PINELO
Redondilla
Vamos por este dinero
por que traiga luego el trigo.

ESTACIO
2435
Vamos a la barca, amigo.

PINELO
(¡Amigo! Enemigo fiero.
Redondilla
¡Ah, Dios, si supiese Estacio
que soy Pinelo y mi dueño
quien dio a Celio eterno sueño
2440
dentro de aqueste palacio,
Redondilla
qué muerte se me esperaba!)

ROSAURA
Conde, en trayendo el tesoro,
coma y descanse ese moro.

PINELO
Vamos, buen Conde, a la Cava,
Redondilla
2445
que tengo un poco que hacer.

ESTACIO
¿A la Cava? ¿Bebéis vino?

PINELO
He de comerme un tocino
y un cuero me he de beber.

ESTACIO
Redondilla
¿Cómo?

PINELO
Porque allá en mi tierra
2450
he pasado eterno ayuno.

ESTACIO
¿No se bebe allá ninguno?

PINELO
Ni se coge ni se encierra;
Redondilla
en pasas nos lo dan todo.

ESTACIO
¡Qué moro de buen humor!

PINELO
2455
Si bebo estaré mejor;
luego a un rincón me acomodo.
Redondilla
¿Habrá pernil?

ESTACIO
Extremado;
daréis gracias a Mahoma.

PINELO
Mejor un perro le coma
2460
aquel zancarrón colgado.

(Vanse el CONDE y PINELO.)

ROSAURA
Redondilla
Rodolfo, de esta ventura
¿qué imaginas?

RODOLFO
Que a tu celo
pagó con milagro el Cielo
en la mejor coyuntura.
Redondilla
2465
Luego por tu gente corro
por que se anime y lo crea.

ROSAURA
Pues alto grita y vocea;
¡Socorro todos!

TODOS
¡Socorro!

(Vanse, y salgan el DUQUE, de moro; CURCIO, ADAJA y SOLDADOS moros.)

ASTOLFO
Redondilla
¿Dices que no fue acertado,
2470
Curcio, despachar el moro?

CURCIO
Bueno estuviera aquel oro
hasta la vuelta guardado,
Redondilla
que acaso lo tomará
y te cerrarán las puertas.

ASTOLFO
2475
Quien no las merece abiertas
justa paciencia tendrá.
Redondilla
Ya te he dicho mi pasión
y la causa porque vengo.

CURCIO
Entendida, señor, tengo
2480
tu desdichada afición.
Redondilla
Y pues con servicios quieres
dar de tu dolor indicios,
sirve, que ablandan servicios
piedras, cuanto más mujeres.

ASTOLFO
Redondilla
2485
Quiero así satisfacer
aquel mi pasado agravio,
que sirviendo vence el sabio
la más pertinaz mujer.
Redondilla
Y es a tiempo este favor,
2490
según estaba rendida,
que si la diera la vida
dudo que fuera mayor.
Redondilla
Quiero obligalla, si puedo,
y pedille en galardón
2495
sólo que me dé perdón.
Con esto contento quedo,
Redondilla
con esto me satisfago,
con esto no pido más.

CURCIO
¿En ese cuidado estás?
2500
Mereces su reino en pago.

ASTOLFO
Redondilla
Pues sabe, Curcio, que quiero,
por lo que te significo,
hacer un presente rico
a la Reina, por quien muero.
Redondilla
2505
Las joyas que yo traía,
y las demás que he ganado,
le daré, a fe de soldado,
en viéndola el mismo día.
Redondilla
Que será extraña grandeza
2510
pagarle la vista así,
y en sus ojos me da a mí
la Reina mayor riqueza.
Redondilla
Que darle yo piedras bellas
que hurté al indio y español
2515
no es precio que iguala a un sol
cuyos ojos son estrellas.

ADAJA
Redondilla
Si acaso tienes deseo
de hacer un rico presente,
de lo mejor del Oriente
2520
alguna parte poseo.
Redondilla
Yo traigo cuatro collares
con cien diamantes en ellos,
que has de quedar ciego en vellos
más que cuando al sol mirares,
Redondilla
2525
y diez sortijas, tan buenas,
que valen una ciudad.

ASTOLFO
¿Burlas?

ADAJA
De aquesta verdad
te daré las manos llenas.

ASTOLFO
Redondilla
Pues ¿qué te mueve, soldado,
2530
a dar lo que tanto precias?

ADAJA
El saber que me desprecias
y que estás enamorado.
Redondilla
Que dos años te he seguido
sin querer decir quién soy.

ASTOLFO
2535
¿Eres mujer?

ADAJA
Sí, y estoy
vuelta en hombre de un olvido.

ASTOLFO
Redondilla
¿Eres, por ventura, Adaja,
la que el Rey, mi hermano, llora?

ADAJA
Adaja soy, que te adora,
2540
señor, con mayor ventaja.
Redondilla
De Argel contigo salí
de esta suerte transformada,
y porque he sido buscada
no me he descubierto a ti,
Redondilla
2545
temiendo que si supieras
que era yo, no repararas
en mi amor y me enviaras
del Rey a las manos fieras.
Redondilla
Ya que estás enamorado
2550
de esta Reina por su fama
y otra en Argel quiere y ama
tu hermano, de mí olvidado,
Redondilla
de aquestas joyas preciosas
te sirve, pues es razón,
2555
que ya vuelve mi intención
el pensamiento a otras cosas.
Redondilla
Porque sólo he pretendido,
dejando un reino y un rey,
seguir la cristiana ley,
2560
porque en secreto lo he sido.
Redondilla
Y si a ti me aficioné
fue porque pensaba, en vano,
que, como fuiste cristiano,
volvieras luego a tu fe.
Redondilla
2565
Con este rico presente
a la Reina has de enviarme,
porque quiero baptizarme
y salir de entre esta gente.
Redondilla
Que en precio de este tesoro
2570
no es mucho lo que te pido.

ASTOLFO
¿Que eres Adaja?

ADAJA
Yo he sido
la que llamabas Medoro.
Redondilla
Ya no quiero el nombre infame
de Adaja, aunque el propio mismo
2575
Juana he de ser por baptismo,
y éste de hoy más se me llame.
Redondilla
Esto, señor, te suplico.

ASTOLFO
¡Oh, Curcio, qué brava fe!
Alto; luego se le dé
2580
cargo del presente rico.—
Redondilla
Ve, amiga, y cumple tu gusto,
pues ya tiene el suyo el Rey.
Sigue a Dios, sigue esa ley,
que seguir a Dios es justo.—
Redondilla
2585
Y apercíbaseme a mí
luego un barco de secreto.

CURCIO
¿Verás la Reina, en efeto?

ASTOLFO
¡Ay, Curcio! Digo que sí.

CURCIO
Redondilla
¿Y esto escribiráslo al Rey?

ASTOLFO
2590
¿Para qué? Ni aun verle más.—
Adaja, presto tendrás
compañeros en tu ley.

(Vanse, y salen ROSAURA y ESTACIO.)

ESTACIO
Terceto
Repartido el dinero como digo
y luego en los vecinos y la gente
2595
a veinte hanegas por familia el trigo,
Terceto
vieras en una voz alegremente:
“¡Viva la Reina y viva el santo moro!”,
que así le llama el vulgo locamente.
Terceto
Porque de tanta desventura y lloro,
2600
de tanta mortandad y pestilencia
verse cargados de dineros y oro,
Terceto
los viejos de más años y experiencia
dicen más necedades y locuras,
ni tienen de los niños diferencia.

ROSAURA
Terceto
2605
Conde, pues son del Cielo estas venturas,
¿qué mucho que a la mano llame santa
que remedió sus largas desventuras?
Terceto
No juzgo su locura yo por tanta,
pues la fama del moro me apasiona
2610
y los deseos a su bien levanta.
Terceto
Deseo ver su rostro y su persona,
y, a ser cristiano como moro ha sido,
gozara de este reino la corona.
Terceto
No es menos el favor agradecido
2615
en tiempo tan estéril y contrario,
que vi mi reino con mi honor perdido.

ESTACIO
Terceto
Hacelle algún presente es necesario
de regalos, de pan, fruta y conservas,
que ha sido su viaje largo y vario.

ROSAURA
Terceto
2620
Ya sabes que de todo me reservas.
Ordena y traza lo que fuere justo,
y vaya en flores y olorosas hierbas.

(Sale RODOLFO.)

RODOLFO
Terceto
Todo parece que hoy nos viene al gusto.
Los que a buscar han ido al duque Astolfo,
2625
tras tantos años de mortal disgusto,
Terceto
de Narbona, juntándose en el golfo,
juntos desembarcaron en la playa.

ROSAURA
¿Qué nuevas traen del traidor, Rodolfo?

RODOLFO
Terceto
Nadie lo sabe, porque no hay quien haya
2630
con temor del contrario hablado alguno,
ni menos quien de paz ni guerra vaya.
Terceto
No pudieron tomar otro ninguno
de los puertos que ves sino el que leN
X
Nota del editor

«Verso largo: quizá sobre el “le”.»

tiene
en todo el ancho campo de Neptuno.

ROSAURA
2635
¿Qué gente es ésta?

ESTACIO
Un moro [a] hablarte viene.

(Sale ADAJA.)

ADAJA
Redondilla
A decirte que ya llega
Ardaliba, Reina, vengo.

ROSAURA
A mucha merced lo tengo,
nadie la entrada le niega.
Redondilla
2640
Suya es la isla y yo soy
tan suya, que a ser cristiano
le diera el reino y la mano
y su mujer fuera hoy.
Redondilla
Será muy bien recebido
2645
dentro de este alcázar fuerte,
que no ha de ser de otra suerte
el favor agradecido.

ADAJA
Redondilla
Antes de verte, señora,
te envía un rico presente
2650
de las perlas del Poniente
y las piedras del aurora.
Redondilla
Cinturas, collares bellos,
sortijas, piedras preciosas,
brocados, telas hermosas
2655
y esta cautiva con ellos.
Redondilla
Que soy, como ves, mujer,
y del presente, en albricias,
te pido un don.

ROSAURA
¿Qué codicias?

ADAJA
Mudar dos veces el ser.

ROSAURA
Redondilla
2660
¿Cómo?

ADAJA
Dejar de ser hombre
y recebir el baptismo.

ROSAURA
Más que no el presente mismo
vale ese cristiano nombre.
Redondilla
De madrina he de servir
2665
a quien tan buena fe tiene.

ESTACIO
Señora, Ardaliba viene.

RODOLFO
Salgámosle a recebir.

(Sale el DUQUE y CURCIO, PINELO y MOROS.)

ASTOLFO
Redondilla
Yo excuso ese cumplimiento.
Deja esas cosas a un cabo,
2670
que basta para un esclavo
la tierra de tu aposento;
Redondilla
no la merezco besar,
y así, de haberla tenido
con mis pies, perdón te pido.

ROSAURA
2675
Rey, ¿a mí te has de humillar?
Redondilla
Alza del suelo, que quien
sin haberle visto yo
de la tierra me sacó,
no está por la tierra bien.

ASTOLFO
Redondilla
2680
Quien al sol con tal locura
por Dios estima y adora,
¿es mucho adorar, señora,
el cielo de tu hermosura?

ROSAURA
Redondilla
Lléguennos sillas aquí.

(Siéntense.)

PINELO
2685
(Desconocido le han.

CURCIO
Todos mirándole están.

PINELO
No hay quien le conozca así.

CURCIO
Redondilla
Han pasado algunos años
y está ya el Duque mayor,
2690
y el hábito y la color
harán mayores engaños.)

ROSAURA
Redondilla
¿Viene bueno vuestra alteza?

ASTOLFO
Gran honra es esa, señora.
Tratad más humilde agora
2695
a quien a servir empieza.
Redondilla
¿Cómo vino a tanto daño
el de Sicilia con vos
siguiendo una ley y un Dios?

ROSAURA
Por un codicioso engaño.
Redondilla
2700
Has de saber que mi padre
me dejó sola heredera
de este reino, y que pudiera
gozalle muerta mi madre.
Redondilla
También elegir marido
2705
quedó a mi gusto, y así,
el de mi gusto escogí,
aunque menos bien nacido.
Redondilla
Este era Celio, un marqués
del Estado de Pulán.

ASTOLFO
2710
¿Era discreto y galán?

ROSAURA
Y agora, muerto, lo es.

ASTOLFO
Redondilla
¿Cómo? ¿En tus ojos?

ROSAURA
Sin duda,
de quien tan amado he sido,
que tiempo, muerte ni olvido
2715
del alma su imagen muda.

ASTOLFO
Redondilla
Pues ¿cómo? ¿Aun muerto le quieres?

ROSAURA
Y con la misma razón.

ASTOLFO
Difieres en condición,
señora, de otras mujeresN
X
Nota del editor

«Estos dos versos se repiten luego; pero así está en el original.»

.
Redondilla
2720
Que no digo a un muerto, cierto
de no verle eternamente;
pero a un vivo, un hora ausente
le suelen tener por muerto.
Redondilla
En fin, ¿a tu muerto quieres?

ROSAURA
2725
Es vivo en mi corazón.

ASTOLFO
Difieres en condición,
señora, de otras mujeres.
Redondilla
Mas dime: ¿cómo murió?

ROSAURA
Un duque Astolfo, un villano,
2730
con traidora envidia y mano
la vida al Marqués quitó.

ASTOLFO
Redondilla
Cómo ¿a traición?

ROSAURA
No a traición;
mas riñendo.

ASTOLFO
Qué, ¿hombre a hombre?

ROSAURA
Sí.

ASTOLFO
Pues no le das buen nombre,
2735
que eso fuerza y valor son.
Redondilla
Y el Duque, ¿qué pretendía,
el reino o tu casamiento?

ROSAURA
Ese fue su pensamiento
y fue la desdicha mía.

ASTOLFO
Redondilla
2740
Pues de esa suerte, no es
digno de algún vituperio
si fue Amor, y no el Imperio,
quien dio la muerte al Marqués.
Redondilla
Y ya digo que si Amor
2745
le obligó que le matase
y cuerpo a cuerpo buscase
el Duque al competidor,
Redondilla
no hay por qué traidor llamarle,
y al que esto me contradiga
2750
y que el Duque es traidor diga,
me ofrezco en campo a matarle,
Redondilla
sólo por ver que un honrado
hecho por traición se tenga
y a ser de tu boca venga
2755
un hombre noble afrentado.

ROSAURA
Redondilla
Paso, Rey; vuelve a sentarte.
¿De eso te alteras?

ASTOLFO
¿No es justo?

ROSAURA
Viva el Duque si es tu gusto,
que yo pretendo agradarte.

ASTOLFO
Redondilla
2760
Soy caballero, y me pesa
que lo que es honra y amor
tenga nombre de traidor,
y más por tan alta empresa.
Redondilla
¿En qué, señora, paró
2765
el pobre Duque?

ROSAURA
En su ausencia.

ASTOLFO
Bastaba por penitencia
del Marqués que te mató,
Redondilla
que un enamorado ausente
cualquier culpa satisface.

ROSAURA
2770
La pasión mil daños hace
y el no haber parte presente.

ASTOLFO
Redondilla
¿Cómo?

ROSAURA
A cualquier caballero
ser su mujer prometí
como me trajese aquí
2775
la cabeza, y hoy la espero.

ASTOLFO
Redondilla
¿Hoy? (Bien dices, que hoy la tienes,
y aun está hablando contigo.)

ROSAURA
Muerta, digo.

ASTOLFO
Viva, digo,
si a tenerle preso vienes.

ROSAURA
Redondilla
2780
Bien dices; pero si preso
me le trajesen aquí,
ya, por no ofenderte a ti,
haré rasgar el proceso.

ASTOLFO
Redondilla
Pues ¿cómo piensas pagar
2785
al que le venga a traer?

ROSAURA
Sólo con ser su mujer.

ASTOLFO
Estoy por irle a buscar.
Redondilla
Mas ¿qué importa, si soy moro?
Mas volveréme cristiano.

ROSAURA
2790
Si lo fueras, esta mano
te diera.

ASTOLFO
(Esa mano adoro.)
Redondilla
Pero ¿cómo podré hallarle?

ESTACIO
Aquí viene a tu presencia
Raimundo.

ROSAURA
Dalde licencia.—
2795
Este viene de buscarle.

ASTOLFO
Redondilla
¿Sabes tú que le traerá?

ROSAURA
Pienso que le ha de traer.

ASTOLFO
(No sé cómo puede ser
si hablando contigo está.)

(Sale RAIMUNDO.)

RAIMUNDO
Redondilla
2800
Aquí tienes a Raimundo.

ROSAURA
Seas bienvenido. ¿Qué has hecho?

RAIMUNDO
Medir a pasos el trecho
del largo y ancho del mundo.

ROSAURA
Redondilla
¿Hallaste al Duque?

RAIMUNDO
Sí hallé.

ROSAURA
2805
¿Dónde?

RAIMUNDO
Dentro de Aragón,
y aquí traigo información
de cómo al Duque maté,
Redondilla
con dos príncipes testigos
y otros muchos caballeros.

ASTOLFO
2810
¿Testigos son verdaderos,
ni sobornados ni amigos?
Redondilla
¿Que en efecto le mataste?

RAIMUNDO
Rey de Argel, yo le maté.

ASTOLFO
¡Por vida tuya!

RAIMUNDO
Y podré
2815
mostrarte papeles.

ASTOLFO
Baste;
Redondilla
después se verán despacio.

ESTACIO
Aquí viene Clarideno.

(Sale CLARIDENO.)

CLARIDENO
Dame esos pies.

ROSAURA
¿Vienes bueno?

CLARIDENO
¿Moros, Reina, en tu palacio?
Redondilla
2820
Raimundo, Esferio y Leardo
y yo en Narbona, señora,
nos hemos juntado ahora
y llegado al puerto sardo,
Redondilla
donde hallamos a Tiberio,
2825
que, entendido bien el caso,
nos ha concedido el paso
de este que llama su Imperio.
Redondilla
Y aunque habemos navegado
juntos para aqueste efeto,
2830
hemos guardado en secreto
lo que habemos negociado.
Redondilla
¿Dijo Raimundo…?

RAIMUNDO
Ya sabe
la Reina lo que he traído.

CLARIDENO
¿Hasle muerto?

RAIMUNDO
Y le he vencido.

CLARIDENO
2835
¡Grave caso!

RAIMUNDO
Cierto y grave.

CLARIDENO
Redondilla
Dos Duques debe de haber;
que cuando yo le vencí
lo que él me confesó a mí
escrito lo he de tener
Redondilla
2840
y firmado de su mano,
en que le pide perdón
a la Reina y la traición
confiesa y dice de plano.

RAIMUNDO
Redondilla
¿Tú muerto a Astolfo?

CLARIDENO
Yo, pues.

(Salen ESFERIO y LEARDO.)

ESTACIO
2845
Leardo y Esferio vienen.

ASTOLFO
Si tales recados tienen,
dichoso, Reina, el Marqués.

ROSAURA
Redondilla
¿Por qué, si son desconciertos,
Ardaliba, cuantos ves?

ASTOLFO
2850
Porque por solo un Marqués
traen cuatro duques muertos.

LEARDO
Redondilla
Esos pies me manda dar,
pues verte nos deja el Cielo.

ROSAURA
Alzaos entrambos del suelo,
2855
que a entrambos quiero abrazar.

ESFERIO
Redondilla
Ya Raimundo y Clarideno
habrán dicho su jornada;
mas del valor de esta espada
está su cuidado ajeno.

LEARDO
Redondilla
2860
Pues yo he muerto al duque Astolfo;
y en señal de que esto ha sido
traigo su mismo vestido,
que ha de conocer Rodolfo.

ASTOLFO
Redondilla
¿Tantos duques?

LEARDO
¿Cómo tantos?

RAIMUNDO
2865
¿No ves que yo le maté?

CLARIDENO
Que traigo su firma sé,
el puesto, el punto y a cuántos.

ESFERIO
Redondilla
Todos los que habéis hablado
no digo que habéis mentido;
2870
pero que posible ha sido
que os haya alguno engañado.
Redondilla
¿Dónde le mató Raimundo?

RAIMUNDO
Yo en Aragón.

CLARIDENO
Yo en París
de Francia.

ESFERIO
Y vos ¿qué decís?

LEARDO
2875
Que en mayor verdad me fundo,
Redondilla
y que le maté en Galicia
de España y traigo el vestido.

ESFERIO
Yo el reino y la Reina pido,
que traigo mejor justicia,
Redondilla
2880
porque traigo embalsamada
su cabeza, de la suerte
que le di en Bruselas muerte,
y con esta misma espada.

ASTOLFO
Redondilla
(¡Ved en qué anda mi cabeza,
2885
que la embalsaman en vida!)
Reina, el pleito se decida.

ROSAURA
Sea juez vuestra alteza.

ASTOLFO
Redondilla
Pues esa merced me hacéis,
venzamos al Siciliano,
2890
y después venga a mi mano
la información que traéis,
Redondilla
que teniendo este contrario
aquí, Rosaura, no es justo
tratar de cosas de gusto,
2895
y el remedio es necesario.
Redondilla
Todos estos capitanes,
Reina, por tierra acometan,
que es bien que vencer prometan
competidores galanes.
Redondilla
2900
Yo, por la parte del mar,
con mis galeras y gente,
quiero a un tiempo, de repente,
acometer y llegar.
Redondilla
Defended sola la tierra
2905
sobre las peñas del puerto,
que hoy daré a Tiberio muerto
o cautivo en buena guerra.

ROSAURA
Redondilla
Lo que Ardaliba aquí ordena,
caballeros, es lo justo.
2910
Pelead todos con gusto
y no os dé la empresa pena,
Redondilla
que el que justicia tuviere
es Rey y yo su mujer.

RAIMUNDO
En tu servicio he de hacer,
2915
señora, cuanto pudiere.

CLARIDENO
Redondilla
Hoy has de ver mi valor.

ESFERIO
Hoy conocerás mi espada.

LEARDO
Mi verdad, asegurada,
no tiene al mundo temor.

ASTOLFO
Redondilla
2920
Pues con esto id a ordenar
la gente, Estacio, por tierra,
que hoy Cerdeña, en esta guerra,
verá vuelto en fuego el mar.

(Vanse, y salen TIBERIO, príncipe; SALVIANO y PROPERCIO.)

TIBERIO
Endecasílabos sueltos (tirada)
Gastado agora de tan largo cerco,
2925
mal puedo resistille sin socorro.

SALVIANO
Digo, señor, que estás a gran peligro;
que apenas tienen los soldados pobres
sobre las carnes más del hierro duro,
que tienen casi roto, con ser hierro.
2930
Los bastimentos faltan y las armas,
y cuantas importantes municiones
trajeron de Sicilia [a] aquesta empresa.

TIBERIO
Salviano amigo, pártase Propercio,
que dé aviso a mi padre Feduardo
2935
y diga en el peligro que me veo.
Cuéntele las vitorias de Ardaliba
y sus fieros desinios y arrogancias;
diga cómo en las islas entra y sale
sin que todas mis naves se lo estorben;
2940
diga las joyas que a la Reina ha dado,
el trigo, el oro, municiones y armas,
y que si luego al punto no me envía
justo socorro en naves o galeras,
pierdo el trabajo de tan larga empresa
2945
y juntamente el crédito y la vida.

PROPERCIO
Íbate a responder, excelso Príncipe,
y siento alteración en nuestro ejército.

TIBERIO
Parte, Propercio, y si es motín acaso,
procura sosegarle con palabras,
2950
pues con dineros es tan imposible.

PROPERCIO
Más es la alteración de lo que piensas.
Ya todos se recogen a las naves.
Los enemigos son que dan sobre ellos.

TIBERIO
Bien parece que han sido reparados,
2955
según la furia de esta arremetida.
¡A la mar, a la mar, soldados míos!

SALVIANO
Ya es tarde, que en la mar treinta galeras,
en dos escuadras como media luna,
quieren coger tu rota armada en medio.

TIBERIO
2960
Pues ¿qué se puede hacer?

PROPERCIO
Morir con honra.

TIBERIO
¡Sicilia, pues, y muera este Ardaliba!

DENTRO
¡Viva Cerdeña por Rosaura!

TODOS
¡Viva!

(En haciendo su guerra, salga ADAJA con una rodela y una espada.)

ADAJA
Redondilla
Aunque parece que es vil
el ánimo de mujer,
2965
después que he mudado el ser
tengo el alma varonil.
Redondilla
Y después que soy cristiana,
por dar en los enemigos
doy en los moros amigos.

(PINELO, con su espada y rodela.)

PINELO
2970
¿Dónde bueno, hermosa Juana?

ADAJA
Redondilla
¡Oh, Artemidoro! Ya ves,
peleo como todo hombre.

PINELO
Bien merece de hombre el nombre
quien hombres rinde a sus pies.
Redondilla
2975
Después que cristiana fuiste…
¿dirélo?

ADAJA
¿Es una razón?

PINELO
Traigo enfermo el corazón
y hasta el pensamiento triste.

ADAJA
Redondilla
¿Quiéresme bien?

PINELO
Como a mí.

ADAJA
2980
¿Qué quieres?

PINELO
Dame una mano.

ADAJA
¿Quieres volverte cristiano?

PINELO
Ya lo soy; digo que sí.

ADAJA
Redondilla
Pues digo que el mismo día
que cristiano quieras ser
2985
querré yo ser tu mujer.

PINELO
Pues ya lo soy, Juana mía.
Redondilla
Toca y no pelees más;
no te den alguna cosa
con que no estés tan hermosa.

ADAJA
2990
Pues ¿qué haré?

PINELO
Lo que yo harás.
Redondilla
Ponte detrás de esta peña
mientras que pasa el ruído.

ADAJA
Digo que eres mi marido.

PINELO
Toca, galga zahareña.

(Tocan una caja; salen en orden CLARIDENO y RAIMUNDO, ESFERIO, LEARDO, ESTACIO, SALVIANO, PROPERCIO, TIBERIO, presos, y ASTOLFO detrás.)

ASTOLFO
Redondilla
2995
Has acertado en rendirte.

TIBERIO
Todo es guerra. ¿Qué he de hacer?
Que no me vence mujer,
debe, Ardaliba, servirte.

ASTOLFO
Redondilla
Pues que su mucha hermosura
3000
no te venció, justo fuera
que su mano te venciera.

TIBERIO
Vencerme y no más procura
Redondilla
y deja de encarecer
su hermosura o su valor.

(Sale ROSAURA.)

ROSAURA
3005
Vengo a verte vencedor,
que al campo te salgo a ver
Redondilla
y quiero mis brazos darte
como a Marte.

ASTOLFO
¡Ojalá fuera
Marte, por que ser pudiera
3010
siempre de tu parte Marte!
Redondilla
Ves aquí, Rosaura bella,
preso al príncipe Tiberio.

TIBERIO
De este honroso cautiverio
no tengo que agradecella,
Redondilla
3015
y ella sabe la ocasión.

ROSAURA
Rey, si haberte yo rogado
con necesidad te ha dado
de quien soy mala opinión,
Redondilla
hoy vieras mi voluntad
3020
si el Rey te me diera agora.

ASTOLFO
Tuyo es el preso, señora.

ROSAURA
Pues yo te doy libertad.

TIBERIO
Redondilla
Yo por tal merced te beso
los pies y tu nombre alabo,
3025
y con más razón tu esclavo
para siempre te confieso.
Redondilla
Volveré, con tu licencia,
a Sicilia, donde trate
de darte un rico rescate.

ASTOLFO
3030
Reina, hoy se dé la sentencia,
Redondilla
porque delante del Rey
tendrá más autoridad
el punto de la verdad
y la fuerza de la ley.

TIBERIO
Redondilla
3035
¿Es esto sobre la muerte