Félix Lope de Vega y Carpio Lope de Vega y Carpio, Félix

EL ESCLAVO FINGIDO




Autoría: Dudosa
Texto utilizado para esta edición digital:
Cotarelo y Mori, Emilio, Obras de Lope de Vega publicadas por la Real Academia Española, V: Obras dramáticas. Madrid, Archivo de Museos y Bibliotecas, 1916, pp 364-396.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Martínez Fernández, Ángela (Artelope)

Elenco

MARCELO
FENIS
LISARDO
LUCINDO
RUFINO
JUBERTO
CRIADO
MOZO
LUCIANO
LUCINDA
GOBERNADOR
ALBERTO

Jornada I

(Sale FENIS, dama, y MARCELO, galán.)

MARCELO
Redondilla
Dejá el llanto y suspirar,
no lo lloréis todo vos;
si el partir toca a los dos,
algo habré yo de llorar.
Redondilla
5
Si os da pena la partida
y el ver, Fenis, que me ausento,
esa misma pena siento
que vos en tal despedida.
Redondilla
Pero consuélame, os juro,
10
que hay fuerza, y que ésa me mueve;
mas el viaje es muy breve
y el camino tan seguro.
Redondilla
No vertáis lágrimas bellas,
que aunque os doran la color,
15
pensar que son de dolor
borran la gloria de vellas.

FENIS
Redondilla
¡Ay, Marcelo!

MARCELO
¿Qué sentís?

FENIS
Otro mal mayor que ausencia;
otra pena, otra dolencia.

MARCELO
20
Fenis, ¿no me lo decís?
Redondilla
¿Qué os aflige?

FENIS
Celos son.

MARCELO
¿Celos, mi Fenis? ¿De quién?

FENIS
Eso vos lo sabéis bien.

MARCELO
No sé yo por qué razón.

FENIS
Redondilla
25
Porque si sabéis que os amo,
sabréis bien que tengo celos.

MARCELO
Esos llamaldos recelos.

FENIS
Sí son; mas celos los llamo;
Redondilla
y no es tanto el mal de ausencia
30
como el mal de aquéstos es.

MARCELO
Es verdad; pero al revés
nace en otras la dolencia;
Redondilla
que nace de un ver de ojos,
de una sospecha fundada,
35
porque si nacen de nada
no son celos, sino antojos.

FENIS
Redondilla
Ya se me deja entender
que los causa alguna causa,
y la causa que los causa
40
es ver que os queréis volver.
Redondilla
Y pues que de haber llegado
os queréis volver, señor,
está claro que otro amor
hay que os lleva apresurado.
Redondilla
45
Y puede no ser ansí;
mas el volveros tan presto
me ha forzado a entender esto.

MARCELO
¿Tal pensáis, Fenis, de mí?
Redondilla
¿Que aqueso habéis entendido?
50
¿Que aqueso habéis sospechado?
No sé si dé en enojado
o me vaya de corrido.
Redondilla
No quiera, mi Fenis, Dios
que yo tenga tal deseo,
55
ni estos ojos con que os veo
miren otra como a vos,
Redondilla
ni el alma que os entregué
tome ajena posesión,
ni mi amor ni mi afición
60
pierda su firmeza y fe.
Redondilla
Olvidá aquese cuidado,
que aqueso es hablar al viento,
y lo que se piensa a tiento
es pensamiento excusado.
Redondilla
65
Ya os dije que mi partida
y el volverme ahora a Milán
es por negocios que están
muy pendientes de mi ida;
Redondilla
los cuales me hacen fuerza
70
a que me aparte de vos,
y sábelo, Fenis, Dios
cómo me ausento por fuerza.
Redondilla
No quedéis tan desabrida
ni tengáis tal pensamiento,
75
que será darme un tormento
que dure hasta la venida.

FENIS
Redondilla
Marcelo, si no hay poder
que aquesa voluntad tuerza,
paciencia, que donde hay fuerza
80
derecho se ha de perder.
Redondilla
Pero ya que os vais, señor,
y a punto estáis de partir,
os quiero aquí referir
el discurso de mi amor,
Redondilla
85
y seráme conveniente;
que ausencia es de condición
que en la menor ocasión
hace perjuro un ausente;
Redondilla
y mi alma lo codicia,
90
porque terná por ganancia
que no aleguéis ignorancia
a un olvido de malicia.

MARCELO
Redondilla
Contá, señora, la historia,
si os conviene, en la ocasión;
95
llevaráos mi corazón
y el discurso mi memoria.

FENIS
Romance (tirada)
Bien sabes, Marcelo amigo,
que [en] Milán, adonde partes,
mi padre es Gobernador
100
y dos veces lo fue en Flandes;
y aquí, en Génova, nació,
que lo saben bien tus padres,
tan honrado como rico,
que no debe nada a nadie,
105
y por las letras subió
a muy honrosos lugares,
teniendo siempre su casa
como la tiene y tú sabes,
y que en medio de esta honra,
110
paseando tú estas calles,
viste un día de San Juan,
habrá más de seis San Juanes,
su hija en una ventana,
menos gallarda que grave,
115
no allí para enamorar,
menos para enamorarse.
Y no sé si mi llaneza,
o la honra de mis padres,
o si tu estrella y la mía
120
hizo que te enamorases;
y enviándola billetes,
importunada de pajes
y no menos de quien eres,
vino una noche a hablarte,
125
adonde le prometiste,
con juramentos muy graves,
que te casarías con ella,
que bastó para fiarse;
y debajo de esta fe
130
te vino a entregar las llaves
de su alma y de su honra,
prendas que no suelen darse
si no son al mismo esposo,
y aun después de desposarse.
135
Que si antes te las di yo
fue para más obligarte,
y esta obligación, señor,
querría yo que llevases
puesta siempre en la memoria
140
para que no me olvidases;
que si aquesta obligación
pones, ausente, delante,
sé que te ha de enternecer
el pecho, aunque sea de jaspe.
145
Y de estos celosos miedos,
mi Marcelo, no te espantes,
que, como te adoro y quiero,
hago el oficio de amante;
y como te he referido
150
al fiado me compraste,
he de vivir con recelos
hasta que al contado pagues.

MARCELO
Redondilla
Excusado era, mi cielo,
que contarais esa historia
155
a quien tan en la memoria
la tiene, como Marcelo.
Redondilla
Pero habrá, Fenis, servido
de oílla tan por extenso,
del gozo en que quedo inmenso
160
de habérosla a vos oído.
Redondilla
Y por la fe de los dos
que podéis, señora, aquí
quedar segura de mí,
como yo lo estoy de vos;
Redondilla
165
y con aquesto licencia
me daréis.

FENIS
Adiós, Marcelo,
y quiera, señor, el Cielo
que os vea presto en mi presencia.

MARCELO
Redondilla
Con aquesa confianza
170
voy, mi Fenis, consolado.

FENIS
Y yo con ese cuidado
entreterné mi esperanza.
(Vase MARCELO.)
Redondilla
¡Ay, Marcelo, que tu ida
no sé si ha de ser mi muerte,
175
porque me dejas de suerte
que apenas juzgo que es vida!
Redondilla
Celos me abrasan, ¿de qué?
No sé de qué, Fenis triste,
pues claro en Marcelo viste
180
tanto amor, firmeza y fe.
Redondilla
Pero son miedos que suelen
causar siempre este dolor,
y, como nacen de amor,
aprietan un alma y duelen.

 (Sale LISARDO solo.)

LISARDO
Redondilla
185
Bella Fenis, guárdeos Dios.

FENIS
Lisardo, ¿qué hay por acá?

LISARDO
Saber si Marcelo está
a punto de irnos los dos.

FENIS
Redondilla
Agora se va de aquí
190
y aun del todo despedido.

LISARDO
De aquesa suerte él ha ido,
sin duda, en busca de mí.
Redondilla
Adiós. ¿Hay en Milán algo
en que yo os pueda servir?

FENIS
195
Que deis orden de venir
muy presto [a] aquese hidalgo.

LISARDO
Redondilla
Si aqueso en mi mano fuera,
señora, él volviera presto,
y aunque sin llegar al puesto
200
donde vamos le volviera;
Redondilla
que yo os prometo, por Dios,
que me disgusta su ida,
y me diera su venida
el mismo gusto que a vos.

FENIS
Redondilla
205
Eso, a lo que se me ofrece,
paréceme enemistad.

LISARDO
No es sino mucha amistad,
aunque enemistad parece;
Redondilla
y con tanto, adiós, señora.

FENIS
210
Esperá; emprendéis el fuego,
Lisardo, y camináis luego.
Sosegaos un poco agora
Redondilla
y decid qué enima es esa
que no la acierto a entender.

LISARDO
215
Señora, no podrá ser,
que es larga y yo voy de priesa;
Redondilla
por aqueso no lo digo
y porque a vos no os importa.

FENIS
Sea larga o sea corta,
220
de decillo habéis, amigo.

LISARDO
Redondilla
Fenis, no me lo mandéis;
que, como a Marcelo toca,
no podrá decir mi boca
sin que vos os disgustéis.

FENIS
Redondilla
225
Decildo, así tengáis vida
y eterna dicha os dé Dios,
porque si os importa a vos
yo excusaré su partida.

LISARDO
Redondilla
Tanta obligación me exhorta,
230
que habré de decillo aquí,
por lo que me importa a mí
y por lo que a vos os importa;
Redondilla
pero habéisme de tener
gran secreto si os lo digo.

FENIS
235
Si no lo tuviere, amigo,
no me dé el Cielo placer.

LISARDO
Redondilla
Tené paciencia al oíllo,
porque os ha de dar cuidado,
que habéis, señora, escarbado
240
y habéis hallado un cuchillo
Redondilla
que degollará a los dos;
pero ya yo sufro y callo,
y pues padezco en contallo
padecé en oíllo vos.
Redondilla
245
Luego que a Milán llegamos
yo y Marcelo en compañía,
no con pequeña alegría
una posada tomamos.
Redondilla
Enfrente de ésta moraba
250
un hombre de gran caudal,
y al parecer principal,
según su trato mostraba.
Redondilla
Este una hija posee
que te juro, Fenis bella,
255
que nadie alcanzará a vella
que servilla no desee.
Redondilla
Y un fuego tan sin segundo
encendió en ambos a dos,
que cualquiera de los dos
260
bastara a abrasar el mundo.
Redondilla
Marcelo encubrió su pecho
a mí, y encubríle el mío,
fingiendo entrambos un frío
en el fuego más deshecho.
Redondilla
265
Y procurando ocasión
ambos de hablar con ella,
Marcelo al fin vino a vella
y a mostralle su afición;
Redondilla
y declarando su amor
270
parecióle el hombre bien,
porque habló como quien
supo pintar su dolor.
Redondilla
Por esto y porque merece
ser de damas bien querido,
275
tu Marcelo fue admitido
donde tanto su amor crece;
Redondilla
y también porque el amor
de las doncellas es llano,
que es símil a un avellano
280
que está cargado de flor;
Redondilla
que cuando la flor es nueva
y en abundancia más tiene,
el primer viento que viene
ése es quien la flor se lleva.
Redondilla
285
Viendo el contrario en mi amor
di en quitalla de conmigo,
sirviéndole más de amigo
que no de competidor.
Redondilla
Yo aplacando mi pasión
290
y ellos creciendo en amarse,
buscaron, para hablarse,
más a menudo ocasión.
Redondilla
Halláronla, y apacible,
cual la pudieran buscar
295
para poderse hablar;
pero más era imposible.
Redondilla
Y así en muchas coyunturas
quiso que le acompañase,
y que a mi pesar gustase
300
del olor de sus dulzuras.
Redondilla
Yo, Fenis, hacíalo así
por no decille de no,
y aun algunas veces yo
me acordaba allá de ti.
Redondilla
305
Mas en este instante vino
una carta, en que avisaba
su padre que le importaba
que se pusiese en camino;
Redondilla
y él, maldiciendo su estrella,
310
se alborotó de tal suerte,
que quisiera ver su muerte
antes que el mandato de ella.
Redondilla
Mas al fin se reportó,
y, como quien firme ama,
315
a la noche con la dama
la carta comunicó;
Redondilla
mas ella le aconsejó
que otro día se partiese,
y que a su padre le diese
320
el gusto que le pidió,
Redondilla
y que en esto entendería
si era o no su amor fingido,
en si la echaba en olvido
o si por vella volvía.
Redondilla
325
Con esto quedó atajado
y de ella se despidió,
adonde le prometió
volver luego apresurado.
Redondilla
Vino, como has visto, y ciego,
330
en eso poco que ha estado;
con su padre ha negociado
cómo lo despache luego.
Redondilla
Y agora vuelve, cual ves,
con mucha priesa y fervor,
335
más con cuidado de amor
que de otro algún interés.
Redondilla
Aquesto todo, señora,
pasa y es como he contado.
¡Santo Cielo! ¿Qué os ha dado?
340
¡Fenis! ¡Fenis! En mal hora
 (Desmáyase FENIS.)
Redondilla
la descubrí este secreto.
¿Ah, Fenis? No vuelve en sí.
No sé qué me engañó a mí
a ponella en tal aprieto;
Redondilla
345
tanto siente este dolor.
¡Plegue a Dios no se me muera!
Será la mujer primera
que veré muerta de amor.

(Vuelve en sí FENIS.)

FENIS
Redondilla
¡Ay, cruel!

LISARDO
Fenis hermosa,
350
reportaos, volved en vos,
que si entendiera, por Dios,
que hiciérades tal cosa,
Redondilla
aunque importara la vida
no dijera de ello un pelo.

FENIS
355
Lisardo, ¿que de Marcelo
tanto esa dama es querida?
Redondilla
Decí si hay más.

LISARDO
Pues ¿no basta
lo que os he dicho?

FENIS
Y aun sobra,
que cortada hay harta obra
360
para un alma que lo lasta.
Redondilla
Lisardo, impórtame a mí,
y también te importa, amigo,
que tú me lleves contigo
a Milán, y será ansí:
Redondilla
365
que yo me he de ir a poner
cierto vestido de esclavo,
y con una ese y clavo
que lo soy daré a entender.
Redondilla
Puesta, como he dicho, ansí,
370
que para encubrirme baste,
dirás que tú me compraste
porque me parezco a mí;
Redondilla
y si por lo que me quiso
quisiere de ti comprarme,
375
podrás, en efeto, darme,
disimulando, te aviso;
Redondilla
y siendo la venta hecha
los tres a Milán iremos,
y avivarás los extremos
380
que mi corazón sospecha;
Redondilla
porque, sin serle cruel,
pienso allá urdir una trama
con que goces tú esa dama
y yo me quede con él.

LISARDO
Redondilla
385
Si os atrevéis vos a tanto,
señora, yo gusto de ello.

FENIS
Pues yo me parto a ponello
por obra; sal tú entre tanto
Redondilla
y en esa calle me espera,
390
que yo tengo vestidura
y hay muy buena coyuntura,
que mi gente es ida fuera.
Redondilla
Adiós, Lisardo.

LISARDO
En efeto,
Fenis, ¿tengo de esperar?

FENIS
395
¿Suelo, Lisardo, burlar?
Tené de mí más conceto.

(Vase FENIS.)

LISARDO
Octava real
Yo iré con este enredo muy contento,
porque ésta hará, según le ama,
que su Marcelo pierda el nuevo intento
400
y yo venga a quedarme con la dama,
porque conozco en ella atrevimiento
para urdir y enredar cualquiera trama;
y siendo amor y celo el que la guía,
su dicha ha de criar la dicha mía.

(Vase, y salen LUCINDO y RUFINO, su criado.)

RUFINO
Redondilla
405
Señor, ya en Génova estás,
y allá en Milán me dijiste
que para lo que partiste
llegado acá lo dirás.
Redondilla
Yo no he de pasar de aquí
410
si no me dices tu intento,
que es molestia andar a tiento
tanto tiempo tras de ti.
Redondilla
Si venimos a matar
a alguno, iré apercebido;
415
quitaréme este vestido,
buscaré con qué me armar,
Redondilla
acicalaré la espada,
porné en orden mi conciencia
por si acaso en la pendencia
420
me dan alguna estocada.
Redondilla
Sabremos quién es el hombre
y harémosle avisar,
por que al llegalle a matar
de repente no se asombre.
Redondilla
425
Hasta en esto soy fiel,
y más que haciendo esto ansí
ni él se quejará de mí
ni yo me quejaré de él.

LUCINDO
Redondilla
¿Al fin, sin ir avisado,
430
no osarás reñir, valiente?

RUFINO
No sé reñir de repente,
que soy diestro de pensado.
Redondilla
Mal sabes, señor, lo que es
llevarme ansina a reñir;
435
echará el hombre a huir
y culparásme después.

LUCINDO
Redondilla
Una repente ocasión
me mete en cólera a mí.

RUFINO
Sí hará; mas yo nací
440
con estotra condición.
Redondilla
Dame, señor, a entender
dónde y cómo hemos de ir,
y me atreveré a reñir
con el mismo Lucifer.
Redondilla
445
Y cuando voy descuidado
me parece un hombre un perro
y dos golpes de un cencerro
que echa un rayo el cielo airado.

LUCINDO
Redondilla
De temor te darán fiebres.

RUFINO
450
Y aunque me suelen durar…

LUCINDO
¿Naciste en algún palmar?
Que eso es condición de liebres.

RUFINO
Redondilla
Podrá ser, señor, ansí,
porque no conocí padre,
455
y me han dicho que mi madre
tenía un trato por ahí.

LUCINDO
Redondilla
Ese trato no es de bobas.

RUFINO
Ea, malicias del alma.
¿No podía coger palma
460
para tratar en escobas?

LUCINDO
Redondilla
Puede ser, no hay que dudar.
Sabrás, amigo Rufino,
que yo he hecho este camino
porque me vengo a casar.
Redondilla
465
En Milán, nuestra ciudad,
sabrás que el Gobernador
y mi padre, y tu señor,
tienen muy grande amistad.
Redondilla
Tiene una hija doncella,
470
que aquí asiste con la madre,
y por la amistad del padre
quiere casarme con ella.
Redondilla
Y por ver si es tan hermosa
como allá me han referido,
475
desde Milán he venido
a Génova, no a otra cosa.
Redondilla
Traigo cartas para el tío,
que es del padre de ella hermano,
por donde tengo por llano
480
el verla, bien yo lo fío.
Redondilla
A esto vengo, a esto he llegado
apresurando el camino.
¿Estás contento, Rufino?
¿Cumplo lo que te he mandado?

RUFINO
Redondilla
485
¿Que eso agora me amonestas?
No sé qué te iba a decir,
porque me has hecho venir
sin la capa de las fiestas;
Redondilla
pues si la trujera agora
490
sin duda pudiera ser
que hallara yo otra mujer
en casa de esa señora
Redondilla
que me amara por la posta,
y allí con más alegría
495
se hiciera todo en un día
y ahorrárame la costa.

LUCINDO
Redondilla
¿También te quieres casar?

RUFINO
Pues ¿qué tengo de hacer?
Pues que tú tomas mujer
500
quiérola también tomar.

LUCINDO
Redondilla
Pues no estés de eso afligido,
que si la que voy a ver
tiene tan buen parecer
como me han dicho, un vestido
Redondilla
505
te mando y la más hermosa
que hubiere dentro en su casa.

RUFINO
Aquesa merced no escasa
me será paga dichosa.

LUCINDO
Redondilla
Aquesa casa que ves
510
la que busco es; llega y llama.

RUFINO
¿Vive aquí, señor, la dama?

LUCINDO
Ya te he dicho que ésta es.

RUFINO
Verso suelto
¿Por quién he de preguntar?

LUCINDO
Redondilla
Alberto, si no me engaño.

RUFINO
515
Mira bien si ese es el nombre,
no yerres y salga un hombre
y nos suceda algún daño.

LUCINDO
Redondilla
¿Qué daño podrá venir
de un hombre solo, pobrete?

RUFINO
520
Armado y con un mosquete
¿no nos hiciera huir?

LUCINDO
Redondilla
Llega y llama, acaba ya.

RUFINO
¿Sabráme decir si hay perro?
Que si lo hay, podré, por yerro,
525
dejarme una pierna acá.

LUCINDO
Redondilla
¿Qué hallas de enconvinientes?
¿Tienes miedo de llamar?

RUFINO
Todo aquesto han de mirar
los hombres que son prudentes.
Redondilla
530
Piensa que la valentía
que consiste en arrojar…

 (Entra FENIS en hábito de esclavo.)

FENIS
¿A quién vienen a buscar,
galanes?

RUFINO
¡Santa María!

LUCINDO
Redondilla
Más huyes que una mujer.
535
¿De qué te saliste afuera?

RUFINO
El perro entendí que era
y que me salía a morder.

LUCINDO
Redondilla
¿Eres de esta casa, amigo?

FENIS
No; mas de esta casa fui.

LUCINDO
540
Bien sabrás quién vive aquí.

FENIS
De eso soy muy buen testigo.

LUCINDO
Redondilla
¿Vive aquí Alberto, un hermano
de cierto Gobernador
que está en Milán?

FENIS
Sí, señor.

LUCINDO
545
¿Que aquí vive…

FENIS
Es cierto y llano.

LUCINDO
Redondilla
Una sobrina hermosa
que aquéste tiene?

FENIS
Murió.

RUFINO
Sepamos si le quedó
viva en casa alguna moza.

LUCINDO
Redondilla
550
¿Cuánto ha que perdió la vida?

FENIS
Muy poco tiempo, y adiós,
que no puedo estar con vos
más.

RUFINO
He aquí nuestra venida
Redondilla
echada toda a perder.
(Vase FENIS sola.)
555
Señor, ya que se murió,
si alguna moza quedó
no nos vamos sin mujer.
Redondilla
Parece que te has turbado.

LUCINDO
Turbado estoy y aun mohino,
560
porque ya venía, Rufino,
de esta dama enamorado,
Redondilla
y dame más displacer
por lo que me han dicho de ella,
pues no pude merecella
565
que la mereciera ver.

RUFINO
Redondilla
Ese es el menor afán.
Sepamos dó está enterrada,
y por poco más que nada
la mostrará el sacristán.

LUCINDO
Redondilla
570
Y según soy desdichado,
aun ahí no la veré.
No sé si me volveré
sin darle al tío este recado;
Redondilla
pero ya que estoy aquí
575
las cartas le quiero dar.
Rufino, vuelve a llamar.

 (Llega a la puerta RUFINO, y sale ALBERTO con un CRIADO.)

ALBERTO
¿Por quién se pregunta ahí?

RUFINO
Redondilla
Ahí lo dirá mi señor,
que yo no lo sé, por cierto.

LUCINDO
580
Traigo cartas a un Alberto
de cierto Gobernador
Redondilla
de Milán.

ALBERTO
Yo soy aquése,
y hermano del que decís.

LUCINDO
Créolo, y no lo fingís,
585
señor, porque se os parece.
Redondilla
Aquesta carta me dió,
y que os la diese en la mano.

ALBERTO
Y ¿queda bueno mi hermano?

LUCINDO
Señor, muy bueno quedó.
Redondilla
590
(Cuando lea que venía
con su sobrina a casar,
sin duda que ha de llorar
su muerte y la dicha mía.
Redondilla
Casi toda la ha leído
595
y no ha hecho un sentimiento.)

ALBERTO
No pudo mayor contento
haberme, señor, venido.
Redondilla
Dadme esos brazos, que quiero
abrazaros como a hijo.

LUCINDO
600
(Por Dios, muy buen regocijo
para el despacho que espero.)

ALBERTO
Redondilla
Grande regocijo y gozo
sin duda en casa hoy se tenga
de que a mi sobrina venga
605
tan honrado y noble esposo.

LUCINDO
Redondilla
Mucho mayor el mío fuera
si mi fortuna causara
que de su vista gozara
un día antes que muriera.
Redondilla
610
¿Qué tanto habrá que murió?

ALBERTO
¿Quién, señor?

LUCINDO
Mi cara esposa.

ALBERTO
Viva está, buena y hermosa.

LUCINDO
Sin duda que me engañó
Redondilla
el perro del esclavillo.

RUFINO
615
¿Quieres que busque ese esclavo
y que le quite aquel clavo
derribándole el carrillo?

ALBERTO
Redondilla
¿Que tal os han dicho, a fe?

LUCINDO
Díjome por cosa cierta
620
que era esa señora muerta
un esclavo que ahí hallé,
Redondilla
y aun salía de esta casa.

ALBERTO
Aquí nunca esclavo ha habido.

(Sale un MOZO en calzones blancos y camisa.)

MOZO
Oye lo que ha sucedido;
625
señor, oye lo que pasa.

ALBERTO
Redondilla
Habla, que oyéndote estoy.

MOZO
Señor, Fenis me ha engañado,
que el vestido me ha tomado
y con él se ha ido hoy.

ALBERTO
Redondilla
630
¿Qué es lo que dices, traidor?

MOZO
Que me pidió mi vestido.
Habiéndoselo vestido,
sin vella se fue, señor;
Redondilla
por burlarte está escondida.

ALBERTO
635
Calla, tonto.

MOZO
Cosa es cierta.

RUFINO
Señor, vuelva a creer que es muerta
que tanto monta si es ida.

ALBERTO
Redondilla
Vamos, yo daré con ella.

LUCINDO
Esta burla no la alabo,
640
que sospecho que el esclavo
que me habló que era ella.

(Vanse, y sale MARCELO y LISARDO, y FENIS en hábito de esclavo.)

LISARDO
Redondilla
Marcelo, qué, ¿me he tardado?

MARCELO
Tanto, que estaba afligido.

LISARDO
Sabrás que me he detenido
645
porque este esclavo he comprado.

MARCELO
Redondilla
¿Este, Lisardo? ¿De quién?

LISARDO
Comprélo de un forastero.

MARCELO
¿Qué costó?

LISARDO
Muy buen dinero.

MARCELO
Ese merece muy bien.

LISARDO
Redondilla
650
¿A Fenis no se parece?

MARCELO
Esa es mi propia advertencia,
que no se le diferencia
sino en el clavo y la ese.

LISARDO
Redondilla
Pues a discreción te alabo.

MARCELO
655
¿Cómo has nombre?

FENIS
Justo.

MARCELO
A fe,
Justo, harto injusto fue
ponerte esa ese y clavo.

FENIS
Redondilla
El siervo que tiene cuyo
y se conoce por tal,
660
¿en qué hace, señor, mal
si señala lo que es suyo?

MARCELO
Redondilla
¡Cielo santo!

LISARDO
¿Qué te espanta?

MARCELO
¿De qué? De que pareció
a Fenis cuando habló.

LISARDO
665
¿De eso, Marcelo, te encantas,
Redondilla
parecerse a alguna gente?

MARCELO
¿De dónde eres?

FENIS
De Milán,
porque en esa tierra están
las causas del mal presente.

MARCELO
Redondilla
670
Y dime, ¿por qué ocasión
te vendió tu señor, Justo?

FENIS
No fue más que por un gusto
que nació de una afición.

MARCELO
Redondilla
¿Luego era enamorado?

FENIS
675
De los de veleta al viento,
que hoy aman el pensamiento
que ayer les había enfadado.

LISARDO
Redondilla
¿No gustas, Marcelo, de él?

MARCELO
Tanto, que me vuelve loco,
680
y tú y yo sabemos poco
según lo que muestra él.
Redondilla
Tiene el rostro como estrella,
y como a Fenis parece,
dos mil veces se me ofrece
685
que estoy hablando con ella;
Redondilla
y por parecerle a él
quisiera haberle comprado.

LISARDO
Haz cuenta que le has pagado,
Marcelo, y sírvete de él.

MARCELO
Redondilla
690
Eso no haré; mas quiero
darte ganancia y tomallo.

LISARDO
Eso menos; yo he de dallo
sin interés de dinero.

MARCELO
Redondilla
Si eso es fuerza, norabuena;
695
mi Lisardo, yo lo aceto,
y de pagallo prometo
en otra cosa tan buena.
Redondilla
Agora resta saber
si el esclavo gusta de ello.

FENIS
700
Yo recibo gloria en ello,
pues soy de quien he de ser.

MARCELO
Redondilla
Declárame aquese cuyo.
¿Cuyo eres?

FENIS
Tuyo soy.

MARCELO
Y lo serás desde hoy.

FENIS
705
Bien sabré, señor, ser tuyo.

MARCELO
Redondilla
No te pienso enajenar.

FENIS
No me tiene eso afligido,
que ya me he visto vendido
del que me volvió a comprar.

MARCELO
Redondilla
710
Discreto es el esclavillo.

LISARDO
(Fenis, no te aclares tanto.)

MARCELO
Quería, en el entretanto
que para partir ensillo,
Redondilla
me cuentes por qué ocasión
715
te compraron y vendieron.

FENIS
La razón porque esto hicieron
ésta fue, y no fue razón:
Redondilla
el dueño a quien por mi mal
mi fortuna me entregó,
720
palabra de esposo dió
a una dama principal;
Redondilla
y aqueste mismo galán,
a cabo de cierto tiempo,
fue a Milán por pasatiempo
725
y enamoróse en Milán.
Redondilla
Y yo, que con él andaba,
viendo tan gran novedad,
por tener mucha amistad
a la que acá se quedaba,
Redondilla
730
[le] reprendí su afición
llamando necio su antojo;
y él, tomando de esto enojo,
me vendió sin más razón.
Redondilla
Tuve mucha inquietud
735
y estuve harto afligido;
mas quise más ser vendido
que ver una ingratitud.

MARCELO
Redondilla
¿No notas el cuento suyo?

LISARDO
Sí, y no es mucho; se me ofrece
740
que si ése a Fenis parece
que parezca el cuento al tuyo.

MARCELO
Redondilla
¿Que todo aqueso pasó?

FENIS
Ninguna cosa te niego.

MARCELO
Pues hémonos visto el juego
745
yo y ese que te vendió;
Redondilla
que yo amo una señora
de las bellas que aquí están;
mas otra que vi en Milán
mi alma tanto la adora,
Redondilla
750
que si una vida le diera
aquésta que mora aquí,
mil vidas que hubiera en mí
por esotra las perdiera.
Redondilla
Y así te requiero, Justo,
755
si bien me quieres servir,
que no has de contradecir
cosa acerca de mi gusto.
Redondilla
Si me has de reprender,
como cuentas que pasó,
760
por lo que se te vendió
te volveré yo a vender.

FENIS
Redondilla
Vive de eso descuidado,
que no te disgustaré;
que una vez que me arrojé
765
harto enojo me ha costado.

MARCELO
Redondilla
Si no te cumplieron esa,
estotra he yo de cumplir.

FENIS
Pues yo te pienso servir
a tu gusto y con firmeza,
Redondilla
770
amando lo que tú amares,
queriendo lo que tú quieres
y holgando con tus placeres,
llorando con tus pesares.

MARCELO
Redondilla
Y ansina lo has de hacer.

FENIS
775
(¿No bastó, falso, engañarme,
sino en mi daño enseñarme
a callar y obedecer?)

MARCELO
Redondilla
Lisardo, partamos luego,
que me muero por partir.

LISARDO
780
Vamos. (Callar y sufrir,
no se os entienda el juego.)

 (Vanse, y sale LUCINDO y RUFINO.)

LUCINDO
Redondilla
¡Buen lance habemos echado,
Rufino, en el casamiento!

RUFINO
Pues yo voy, señor, contento
785
de que no te hayas casado.

LUCINDO
Redondilla
Yo, Rufino, estoy corrido,
y hay razón por que lo esté:
lo uno por quien se fue,
lo otro porque he venido.

RUFINO
Redondilla
790
Señor, harto peor fuera
si antes dos días llegaras
y aquel día te casaras
y otro día se nos fuera.
Redondilla
Volvámonos a Milán,
795
y ten por suerte dichosa
haberse ido esta hermosa
por uñas de gavilán;
Redondilla
que si esto supo hacer
siendo doncella encerrada,
800
no sé, después de casada,
qué pudiera suceder.

LUCINDO
Redondilla
Tienes, Rufino, razón;
mas yo voy apasionado
por su padre, que es honrado,
805
y me quiebra el corazón;
Redondilla
y dame pena la pena
que queda en casa del tío,
que por mí, a gusto mío
hallaré mujer más buena.

RUFINO
Redondilla
810
Eso bien me consta a mí;
mas ¿hémonos de ahorcar
si ella se salió a holgar
y no va el riesgo por ti?

LUCINDO
Redondilla
Rufino, a Milán volvamos,
815
que en eso bien me aconsejas.

RUFINO
Y por vida de estas viejas,
que si en Milán nos casamos
Redondilla
nos han de dar un fiador
para que estén a derecho.

LUCINDO
820
Será, Rufino, bien hecho.

RUFINO
Si no, otra traza mejor:
Redondilla
si yo me vengo a casar,
he de asegurar la mía
como la mercaduría
825
que se carga por la mar.

LUCINDO
Redondilla
Eso me da más contento,
por que no se vaya y dure;
mas no habrá quien la asegure
aunque dé ciento por ciento.

(Vanse, y salen LUCIANO y su hija LUCINDA, solos.)

LUCIANO
Endecasílabos sueltos (tirada)
830
Según el tiempo que ha que fue Lucindo
a celebrar en Génova las bodas,
hija Lucinda ya estará casado;
contento mucho con mujer hermosa,
porque me certifica quien la ha visto
835
que es de las bellas que han nacido en Génova;
y siendo ansí, Lucindo estará loco
de verse con mujer hermosa y noble;
que como en abundancia, al Cielo gracias,
tiene hacienda de su patrimonio
840
con que podrá pasar el mundo a gusto,
no quiso más buscar que estas dos cosas,
y por la orden misma estoy resuelto
a buscarte en Milán, Lucinda, esposo.
Menos rico ha de ser que mozo y noble,
845
de sangre ilustre y de prosapia alta;
que para el dote que contigo mando
hay bien donde escoger de noble sangre.
No soy de la opinión de algunos padres
que, con codicia de los yernos prósperos,
850
dan a la hija de catorce años
esposo de noventa o poco menos,
con que las pobres viven de ordinario
cargadas de oro y de disgusto llenas.

LUCINDA
Como padre, señor, harás tu gusto
855
y como hija yo he de obedecerte;
pero paréceme, si te parece,
que dejes de tratar de aqueso agora,
porque, demás de no perderse tiempo,
quiero gozar alguno en compañía
860
de mi hermano Lucindo y de su esposa.

LUCIANO
Si ese es tu gusto, cúmplase, Lucinda,
y soy de parecer que para cuando
con su esposa se venga a nuestra casa
le hagas, como hermana, algún presente,
865
que es hecho honrado entre cuñadas nobles.

LUCINDA
Eso a mi cargo está; yo te agradezco
el aviso, señor.

LUCIANO
Adiós, Lucinda.

(Vase LUCIANO, y queda LUCINDA sola.)

LUCINDA
Redondilla
Muy mal podrá dar presente
quien hizo presentación
870
del alma y el corazón
al galán que tiene ausente.
Redondilla
En escogerme marido
te cansas, padre y señor,
que un niño llamado Amor
875
me lo tiene ya escogido.
Redondilla
Marcelo del corazón,
yéndote de mi presencia
solamente un mes de ausencia
llevaste de comisión.
Redondilla
880
Pues ya tarda tu venida.
¿No te dije, en mi presenciaN
X
Nota del editor

«Este verso debe de estar equivocado; quizá “tu presencia”; aunque siempre sería expresión pleonástica.»

,
que alargarme un día de ausencia
me quitabas seis de vida?
Redondilla
¿Si te has muerto, dulce amado?
885
¿Si te olvidaste de mí?
No, que más creeré de ti
que eres muerto que olvidado.
Redondilla
Mas aquí mucho me tardo;
a la ventana me iré,
890
que allí donde el bien dejé
contemplando en él lo aguardo.

 (Vase, y sale FENIS y MARCELO.)

MARCELO
Redondilla
Esta es la calle dichosa.
Justo, donde mora el cielo
adonde tiene Marcelo
895
el alma de amor gloriosa.
Redondilla
Esa casa, Justo amigo,
donde está ese corredor,
del discurso de mi amor
ha dado muy buen testigo.
Redondilla
900
Estas ventanas hermosas
es donde con mi Lucinda,
más que el sol mil veces linda,
deslindábamos mil cosas;
Redondilla
y para más gloria mía,
905
esas las dulces paredes,
madrinas de las mercedes
que Lucinda me hacía.

FENIS
Redondilla
Digo, Marcelo señor,
que tiene buen parecer,
910
y le debe de tener
su dueño mucho mejor.

MARCELO
Redondilla
No quiero cansarte más
en pintarte cómo es bella,
que si tú mereces vella
915
sé que la encarecerás.
Redondilla
Con esto sólo la alabo:
con que si Justo la viese,
sobre aquese clavo y ese
te pondrá otra ese y clavo.
Redondilla
920
No hay cosa al descuido en ella,
que, mirada con cuidado,
no deje a un libre herrado,
haciendo yerros por ella.

FENIS
Redondilla
Señor, no la quiero ver,
925
que basta el hierro que tengo,
pues que por él sólo vengo
a callar y obedecer.
Redondilla
Si ella con sus ojos bellos,
señor, los hierros quitara,
930
todo un año la mirara
hasta sentirme sin ellos.

MARCELO
Redondilla
Fue modo de encarecer,
Justo, su beldad crecida;
que una diosa que da vida
935
no puede yerros hacer.

FENIS
Redondilla
Vamos, señor, pronto a vella;
si da vida su beldad,
daráme a mí libertad,
que es harto menos que ella;
Redondilla
940
si su valor no es esquivo
no podrá decir de no.

MARCELO
Lleva tú la fe que yo,
que no volverás cautivo.

 (Pónese LUCINDA a la ventana.)

LUCINDA
Redondilla
Lucinda, ¿es aquél Marcelo?

MARCELO
945
Alleguemos. Justo, presto,
que en la ventana se ha puesto
mi sol. ¿No ves rubio el suelo?

FENIS
Redondilla
Rubio el suelo ya lo veo.
(¡Ay, Marcelo, quién pensara
950
que tu amor se me trocara
en locura y devaneo!)

MARCELO
Redondilla
Pues tan a punto ha salido,
sin que me conozca quiero
que contemplemos primero
955
lo que tanto he encarecido.
Redondilla
Cubre el rostro.

FENIS
(¡Oh, caso extraño!
Bien tu amor con el mío templas,
pues do tu gloria contemplas
voy a contemplar mi daño.)

LUCINDA
Redondilla
960
(Marcelo es, no hay que cansarme,
y si lo es yo me espanto
de que se reboce tanto.
O burla o quiere engañarme.)

MARCELO
Redondilla
(Por que puedas contemplalla,
965
haz aquesto, Justo. ¿Viste?

FENIS
Como es sol, como dijiste,
apenas pude miralla.

MARCELO
Redondilla
Dices bien, que la costumbre
del sol es siempre cegar,
970
y en eso quiere imitar
al sol, a quien da su lumbre;
Redondilla
mas yo puedo contemplallo,
pues para mis desenojos,
me ha dado el amor los ojos
975
de águila para mirallo.

FENIS
Redondilla
Contempla tú su arrebol
y mi vista en esto excusa,
que tengo ojos de lechuza
y no puedo ver el sol.

MARCELO
Redondilla
980
Apártate, Justo, a un lado
que quiero a Lucinda hablalle,
pues que está sola la calle.)

LUCINDA
(Basta que me ha dilatado
Redondilla
Marcelo su vista un poco.)

FENIS
985
(Loco está quien tal pensó,
y mucho más loca yo
en venirme tras un loco.)

LUCINDA
Redondilla
La burla que me habéis hecho,
Marcelo, habéis de pagar.

FENIS
990
(Quiero ponerme a escuchar
un poco de mi derecho.)

MARCELO
Redondilla
Un mes ha, Lucinda mía,
que de este lugar partí,
y dentro de él prometí
995
que a serviros volvería.
Redondilla
Gran dicha ha venido a ser,
demás de serla el quereros,
que habiendo hoy venido a veros
hoy os acertase a ver.
Redondilla
1000
Tendré por favor subido,
si algo de mi gozo os toca,
que le echéis por esa boca
a Marcelo un bienvenido.
Redondilla
Con él quedará pagado,
1005
y será paga mayor
de cuantas ha dado Amor
al más rico enamorado.

LUCINDA
Redondilla
Apartaos, señor, de ahí
y mirá con quién habláis,
1010
que no soy la que pensáis.

FENIS
(Bueno es esto para mí.)

MARCELO
Redondilla
(O burla o vengo sintiendo.)

FENIS
(Mas si Marcelo se errase
y por dicha no acertase
1015
con su gloria y mi tormento…)

LUCINDA
Redondilla
(En gran confusión lo he puesto,
y la burla ha de pagar.)

MARCELO
(Bien me puedo yo engañar;
mas no hay engaño en aquesto.
Redondilla
1020
¿No es Lucinda ésta, Marcelo?
Sí, si yo Marcelo soy.
¿No es esta calle en que estoy
la que llamaba mi cielo?
Redondilla
¿Su casa aquesta no es?
1025
Sí. Pues no tiene otra hermana,
que en esa misma ventana
me lo dijo ella una vez.
Redondilla
Sin duda que está burlando
por ver si recibo enojo.)
1030
Mi Lucinda, ¿ha sido antojo
el modo que estoy hablando?

LUCINDA
Redondilla
Metéisme en gran confusión.
Antes que mi padre os halle,
preguntá en estotra calle,
1035
quizá os darán más razón.

FENIS
Redondilla
(De veras va aqueste juego,
y a mí gran gusto me ha dado.)

MARCELO
(¿Pusible es que estoy errado?)

FENIS
(No es mucho que yerre un ciego.)

LUCINDA
Redondilla
1040
(Loco se torna el pobrete.
Mi Marcelo, ten paciencia;
por fiestas de tu presencia
voy haciendo este juguete.)

MARCELO
Redondilla
(No siento mucho ni poco
1045
engaño, por más que pienso.)

LUCINDA
(Gusto de vello suspenso.)

FENIS
(¿Si viene Marcelo loco?)

MARCELO
Redondilla
(¿Mas si por aqueste esclavo
no se ha osado descubrir?)

LUCINDA
1050
(De esta vez me he de reír
por dar a la burla cabo.)

MARCELO
Redondilla
(¿Yo vengo desatinado,
o sueño aquesto que veo?
¿No es Lucinda? No lo creo.
1055
¿Qué es aquesto, Cielo airado?)
Redondilla
Una cosa sola agora
querría que me digáis,
Lucinda, ¿en aqueso dais?
¿No me respondéis, señora?

(Sale LUCIANO, y LUCINDA vase de la ventana por que lo ve.)

LUCIANO
Redondilla
1060
¿A qué os han de responder,
galán?

MARCELO
Señor, preguntaba
dónde por aquí moraba…

LUCIANO
¿Quién?

MARCELO
Un cierto mercader
Redondilla
que este esclavo me comprase.

LUCIANO
1065
De ser ansí tiene talle.
Mas ¿no había otro en la calle
a quien se lo preguntase?

MARCELO
Redondilla
No vi de aquí otra persona
a quien se lo preguntar.
1070
¿Pude en aqueso agraviar?

LUCIANO
(Aunque su razón lo abona,
Redondilla
le siento un poco turbado.)

MARCELO
(Bravamente me deslizo.)

LUCIANO
¿Por qué le vendéis? ¿Qué os hizo?

MARCELO
1075
Hame un poco disgustado;
Redondilla
por esto lo venderé
y porque soy forastero
y me ha faltado el dinero.

FENIS
(Mejor dijeras la fe.)

LUCIANO
Redondilla
1080
(Con gran liberalidad
comprárselo determino,
y por aqueste camino
sabré si aquesto es verdad.)
Redondilla
Si no es mucho precio, yo
1085
haré que se quede acá.

FENIS
(En poco me estimará
quien por poco me olvidó.)
Redondilla
No pido mucho valor;
ciento y sesenta ducados
1090
me han de dar por él contados.

FENIS
(¿Esto es de veras, señor?)

LUCIANO
Redondilla
¿Y de dónde es natural?

MARCELO
De Génova.

LUCIANO
¿Leal y fiel?

MARCELO
Cuanto se pidiera en él.

FENIS
1095
(Y cómo si soy leal.)

LUCIANO
Redondilla
Mucho precio me pedís.
De ahí ¿qué podréis bajar?

MARCELO
En docientos lo he de dar,
como he dicho.

LUCIANO
Ya subís;
Redondilla
1100
pediste ciento y sesenta
y agora decís docientos.

MARCELO
No he dicho sino trescientos.

LUCIANO
(Cayendo voy en la cuenta.
Redondilla
Aquí hay alguna maldad;
1105
él no lo quiere vender,
por donde me da a entender
su mentira y falsedad.
Redondilla
Y ha de quedar en mi casa
por cualquier dinero al cabo,
1110
para saber del esclavo
toda la maldad que pasa.)
Redondilla
Mucho dinero es trecientos.
Docientos quiero contar.

MARCELO
Señor, no lo puedo dar
1115
menos de los cuatrocientos,
Redondilla
que es un esclavo gentil
y tiene gallardo talle.

LUCIANO
(Quiero cerrar y tomalle
antes que me pida mil.)
Redondilla
1120
Antes que más me pujéis,
mío es por ese dinero.

MARCELO
Pues quiero decir primero,
por que después no os quejéis,
Redondilla
que de nada os lo aseguro.

LUCIANO
1125
Con tal condición lo aceto.

FENIS
(¡Oh, terrible y bravo aprieto!)

MARCELO
(Disimula y ve siguro
Redondilla
de que volverás a mí.)

LUCIANO
¿Hola, mozos? Salí acá
1130
y meté ese esclavo allá.—
Y vamos los dos de aquí,
Redondilla
donde os pagaré en contado.

FENIS
Fenis, ¿esta es buena vida?
Ayer comprada, hoy vendida
1135
por uno que me ha olvidado.


Jornada II

(Salen MARCELO y LISARDO.)

LISARDO
Redondilla
¡Ah, Marcelo! ¿Qué te has hecho?

MARCELO
¿Qué me he hecho, caro amigo?
Esme el Cielo buen testigo
que voy de enojo deshecho.

LISARDO
Redondilla
1140
Amigo soy verdadero.
Cuéntame lo que ha pasado.

MARCELO
Que el esclavo me han comprado,
y aquí va todo el dinero.

LISARDO
Redondilla
¡Oh, pesia quien me parió!
1145
Marcelo, ¿que has hecho tal?

MARCELO
Por excusar cierto mal
burlando se efetuó.

LISARDO
Redondilla
La venta no ha de pasar,
aunque arriesgue ser perdido.

MARCELO
1150
Mayor mal que aquese ha habido.
¿Quieres, Lisardo, escuchar?

LISARDO
Redondilla
Ese es para mí terrible.

MARCELO
Esta casa que miramos
¿no es adonde dejamos
1155
a Lucinda?

LISARDO
Sí.

MARCELO
¿Es posible?
Redondilla
Mira si es eso al revés.

LISARDO
Es muy cierto.

MARCELO
Caro amigo,
yo también lo propio digo;
mas dícenme que no es.

LISARDO
Redondilla
1160
¿Quién lo dice?

MARCELO
Mi Lucinda.

LISARDO
¿Adónde la viste?

MARCELO
Aquí.

LISARDO
No sé si vienes en ti.
Marcelo.

MARCELO
Aqueso deslinda,
Redondilla
porque yo vengo trocado;
1165
ver una que aquí hablé,
Lucinda, a quien entregué
lo que a Fenis he quitado.

LISARDO
Redondilla
Nada de eso me contenta.
Dime dónde se vendió
1170
el esclavo, porque yo
no he de pasar por la venta.

MARCELO
Redondilla
Lisardo, una, dos y tres;
en entrando por allí,
¿parécete que es aquí?

LISARDO
1175
Digo que sí.

MARCELO
Pues no es.

LISARDO
Redondilla
No sea, con Barrabás.
Dime ya dónde vendiste
el esclavo o qué lo hiciste.

MARCELO
Esto nos importa más.
Redondilla
1180
Escucha, Lisardo, un poco.
La que me niega ser ella
parece tanto con ella,
que es ella, o yo vengo loco.

LISARDO
Redondilla
Marcelo, ya voy creyendo
1185
que venís loco, por Dios.
¿Adónde dejasteis vos
este esclavo?

MARCELO
No lo entiendo.
Redondilla
Lisardo, no vengo loco.
Caminemos por aquí,
1190
diréte a quién lo vendí,
y cree que no vengo loco,
Redondilla
sino que lo sucedido
me ha hecho desvariar.

LISARDO
¿Que el esclavo vino a dar?
1195
Yo voy de enojo perdido.

(Vanse. Entra FENIS y LUCIANO.)

LUCIANO
Redondilla
Con mucha facilidad
te he de dejar por difunto,
perro, si punto por punto
no me cuentas la verdad.

FENIS
Redondilla
1200
¿Qué te he de decir, señor?

LUCIANO
Si aquéste que te vendió
cuando a Lucinda habló
le trataba algo de amor.

FENIS
Redondilla
De amor palabra no oí.

LUCIANO
1205
Perro, ¿en vuestros trece estáis?
Por quien soy, si más negáis
lo que he preguntado aquí,
Redondilla
que os he de hacer desnudar
y con un rebenque grueso
1210
no os tengo de dejar hueso
en el cuerpo por contar.

FENIS
Redondilla
(Fenis triste y sin ventura,
¿quién de ti entendiera tal,
que por remediar un mal
1215
dieras en la sepultura?
Redondilla
Por una necia afición
me puse hierro una vez,
que no pasa de la tez,
mas ya llega al corazón.)

LUCIANO
Redondilla
1220
Dejémonos de llorar
y decidme lo que pido.

FENIS
Señor, si tú has entendido
que sé más, hazme acabar,
Redondilla
que yo no vi ni entendí
1225
más de lo que dicho tengo.

LUCIANO
Necio soy, pues me detengo
con tanta blandura aquí.—
Redondilla
¿Hola, criados?

(Sale JUBERTO, criado, y otro CRIADO.)

CRIADO
¿Señor?

LUCIANO
Ahora, perro, lo veréis.

FENIS
1230
(En este trance ponéis
a los que os sirven, Amor.)

LUCIANO
Redondilla
El uno desnude a éste
y el otro un rebenque traya.

FENIS
(Ya esto pasa de la raya.)

LUCIANO
1235
Perro, que tan tieso fueste.

FENIS
Redondilla
(¿Qué he de hacer, afligida?
Si digo la verdad, Cielo,
hago en daño de Marcelo,
y si no, soy conocida.)
Redondilla
1240
Señor, injusticia es ésta.

LUCIANO
Como defiende éste a brazos:
hazlo, Juberto, pedazos,
que mi dinero me cuesta.

FENIS
Redondilla
Cese tu inhumanidad,
1245
que yo te haré saber
la verdad.

LUCIANO
Así ha de ser.
¿Prometes decir verdad?

FENIS
Redondilla
Sí, señor.

LUCIANO
Suéltalo, pues.

FENIS
Pues haz salir estos dos;
1250
no lo oiga más que tú y Dios,
que sabe muy bien lo que es.

LUCIANO
Redondilla
Y os habéis de esperar
fuera, por si me engañare
y verdad no declarare,
1255
que os vuelva al punto a llamar.

FENIS
Redondilla
(Ayúdame, santo Cielo,
con algún remedio hoy,
para el peligro en que estoy,
sin que descubra a Marcelo.)

LUCIANO
Redondilla
1260
Acaba, ¿en qué estás pensando?
¿Repasas algún engaño
para librarte del daño
con que te he ido amenazando?

FENIS
Redondilla
La verdad has de saber;
1265
porque, sabida, señor,
haga en ti menos rigor
sólo porque soy mujer.

LUCIANO
Redondilla
¿Mujer?

FENIS
La más desdichada
que nació entre las mujeres.

LUCIANO
1270
¡Santo Dios! Si mujer eres
la disculpa tienes dada.
Redondilla
(Mujer es, sin duda alguna.)
¿Eres libre? Habla, acaba.

FENIS
Libre soy.

LUCIANO
¿Quién te hizo esclava?

FENIS
1275
El amor y mi fortuna.

LUCIANO
Redondilla
No llores, que el ser mujer
me obliga a serte piadoso.
(Un rostro tiene hermoso,
buen talle y buen parecer.
Redondilla
1280
Con qué diferentes ojos
la miro que la miraba.)
Hermoso esclavo o esclava,
quitádome has mis enojos.

FENIS
Redondilla
Sabrás que yo soy, señor,
1285
de Génova natural,
hija de hombre principal,
de estima, punto y honor.
Redondilla
Amé a un hidalgo de un trato
de fe viva y pecho llano,
1290
y volvióseme un villano
de fe muerta y pecho ingrato.
Redondilla
Troqué, sin mirar mi honor,
en éste el traje de dama,
porque en la que firme ama
1295
más que esto puede el amor.
Redondilla
Púseme aquel mismo día
este artificioso hierro,
no pensando que era yerro
lo que por amor se hacía.
Redondilla
1300
Trájome aquí como estoy
y dejóme aquí en Milán
en poder de este galán
de quien me compraste hoy.
Redondilla
Mira qué bien me pagó
1305
la fe que tuve con él,
que en lugar de ser fiel
infielmente me vendió.
Redondilla
Llorando mi mal tan fiero
y las desventuras mías,
1310
he servido muchos días
por esclavo verdadero.
Redondilla
Y en lo que toca, señor,
a lo que has imaginado
de tu hija, andas errado,
1315
porque no trató de amor.
Redondilla
Y a lo que entonces oí
pienso que jamás la vio,
sino cuando preguntó
lo mismo que él dijo allí.

LUCIANO
Redondilla
1320
Creo, amiga, tu razón.
(Luciano, ¡quién pensara
que los clavos de su cara
sellaran tu corazón!
Redondilla
Cuando con mayor contento
1325
gozaba mi quietud
y la antigua senetud
me prestaba sufrimiento;
Redondilla
cuando el cansado vigor
y la carga de los años
1330
sepultaban los engaños
con que nos ciega el amor,
Redondilla
y cuando por la vejez
eras, con tanto concierto,
a las cosas de amor muerto
1335
y vivo a las de interés,
Redondilla
sientes tú de un fuego esquivo,
Luciano, arder el pecho;
sin duda que Amor ha hecho
por que entiendas que eres vivo,
Redondilla
1340
y por que en tal ocasión
el humano pecho crea
que por caduco que sea
mora en su juridición.)

 (Entra LUCINDA.)

LUCINDA
Redondilla
Padre y señor, de hoy comprado
1345
el esclavo ¿ya se ofrece
ocasión con que merece
ser de veras castigado?

LUCIANO
Redondilla
Lucinda, no ha sido nada.
Convino, para proballe
1350
cierta cosa, amenazalle.

LUCINDA
¿Y ésa está ya averiguada?

LUCIANO
Redondilla
Ya lo está, y quedo con gusto
de haber a Justo comprado.

LUCINDA
Cara tiene de hombre honrado.

LUCIANO
1355
Bien finge el nombre de Justo,
Redondilla
porque agora sin razón,
Lucinda, le amenacé,
y tan justo le hallé
que me ganó el corazón.

LUCINDA
Redondilla
1360
Acertado fue compralle.

LUCIANO
Entiendo que lo ha de ser.
Quedaráse en tu poder.
Lucinda, has regalalle,
Redondilla
que porque sé que es fiel,
1365
a mí me dará contento
que no entre en tu aposento
otro paje sino él.

LUCINDA
Redondilla
Que se haga así, señor.

LUCIANO
Queda adiós, Lucinda mía.

(Vase.)

LUCINDA
1370
Él vaya en tu compañía.
(¡Qué mal se encubre el amor!
Redondilla
Recibo, padre, consuelo
de que me entregues a Justo,
que me servirá a mi gusto
1375
por ser prenda de Marcelo.)

FENIS
Redondilla
(Aquesto faltaba, Cielos,
para darme más fatiga,
entregarme a mi enemiga
para que me acaben celos.)

LUCINDA
Redondilla
1380
¿Por qué causa te vendió
Marcelo?

FENIS
De él lo sabrás.

LUCINDA
¿No lo sabes?

FENIS
No sé más
del daño que me causó.

LUCINDA
Redondilla
Parado te has amarillo
1385
después que te hablé.

FENIS
Sí habré.

LUCINDA
¿Por qué causa?

FENIS
Bien lo sé;
mas no acertaré a decillo.

LUCINDA
Redondilla
Bien ladino eres y agudo.

FENIS
Pues tengo un humor extraño;
1390
que para decir mi daño
fui siempre un discreto mudo.

LUCINDA
Redondilla
Habla claro y dime a mí
por qué causa te vendió.

FENIS
Por un gusto que le dió;
1395
no sé si nació de ti.

LUCINDA
Redondilla
De mí no, que ese es error.

FENIS
Mira, Lucinda, qué dices,
que en aqueso contradices
la fe que diste al amor.
Redondilla
1400
Aprende a serle fiel
de mí, pues que me vendió,
y olvido a quien me compró
por amallo sólo a él.

LUCINDA
Redondilla
Si tanto amor le has tenido,
1405
mal hizo, Justo, en venderte.

FENIS
Vendióme por no perderte.

LUCINDA
En confusión me has metido.
Redondilla
Dame eso bien a entender.

FENIS
Yo me aclararé, señora.
1410
Marcelo me vendió agora
por tenerme en tu poder.
Redondilla
Para que, si se ofreciese
llevalle de ti un recado,
tuviese en casa criado
1415
que fielmente lo hiciese;
Redondilla
y siendo la causa aquésta,
haber respondido aquí
que fue la venta por ti,
no ha sido escura respuesta.

LUCINDA
Redondilla
1420
¿Que esa traza salió de él?

FENIS
Sí, señora, de él salió.

LUCINDA
Y di, cuando hoy me habló,
¿vio que burlaba con él?

FENIS
Redondilla
¿Cómo si lo vido? A fe
1425
perdiera, a no vello, el seso.

LUCINDA
¿Que lo vio? Yo gusto de eso,
aunque bien disimulé.
Redondilla
Y pues tanto eres fiel,
ruégote que a mi querido
1430
le lleves el bien venido
y me disculpes con él.
Redondilla
Dirásle que me burlaba
por pagarme del rebozo
con que me dilató el gozo
1435
cuando en la ventana estaba,
Redondilla
y que esta noche me vea
por do hablarme solía.

FENIS
Harélo, señora mía,
por que mi fialdad se vea.

(Entra un PAJE.)

PAJE
Redondilla
1440
Señora, en aqueste punto
llegó Lucindo, tu hermano.

LUCINDA
¡Válgame Dios! ¿Tan temprano?
Alguna cosa barrunto.
Redondilla
¿Quién ha venido con él?

PAJE
1445
Sólo Rufino ha venido.

LUCINDA
Si es así, no ha sucedido
como imaginaba él.

PAJE
Redondilla
Él y tu padre, señora,
vienen.

LUCINDA
¿Oyes, Justo amigo?
1450
No olvides lo que te digo.

FENIS
No olvidaré, mi señora.

(Entra LUCIANO y LUCINDO y RUFINO.)

LUCINDA
Endecasílabos sueltos (tirada)
Seas, hermano y señor, muy bien venido.

LUCINDO
Y vos, Lucinda hermana, bien hallada.

LUCINDA
¿Solo y tan presto? Admiración me pone.

LUCINDO
1455
Pocas veces según que se imagina
salen, hermana, en este mundo cosas.

LUCIANO
Acaba de decir, que estoy suspenso
en sólo imaginar lo que me cuentas.

LUCINDO
Como te digo, al punto que llamamos,
1460
de aquese que está aquí, que si le viera
en Génova pensara que era el propio,
éste nos dijo que era Fenis muerta.
Quise volverme; mas por dar las cartas
volví a llamar, y en esto vino Alberto;
1465
dile la carta y en el mesmo punto
de casa sale un paje dando voces
dándonos cuenta que era Fenis ida
en hábito de hombre con sus ropas;
mas luego creyó Alberto que era engaño.
1470
Entra en su casa, busca y no la halla.
Con este indicio sale alborotado,
sospecho que a buscalla o dar noticia
de su desdicha a sus parientes todos.
Corrido yo de ver lo que pasaba
1475
al punto me partí, y esto a la letra
pasó del mismo modo que lo he dicho.

FENIS
(Fenis, lo que ha contado ¿no es tu historia?)

LUCIANO
En el alma lo siento por su padre.

LUCINDA
Y yo también, por ser mujer, lo siento.

LUCIANO
1480
Después lo sentiremos más despacio.
Entra, Lucindo, y del camino largo
reposa y trueca el caminante traje.

LUCINDA
Dice mi padre bien; vamos, Lucindo.

LUCINDO
(Rufino, ¿no juraras que era aquéste
1485
aquel esclavo que nos burló en Génova?

RUFINO
Digo, señor, que es él.

LUCINDO
Pues disimula;
y sin que nadie de la casa entienda
nuestra malicia, llévalo a mi estancia.

RUFINO
Déjame el cargo, que si acaso es éste,
1490
le hemos de mantear, para que pague
la burla que nos hizo.

LUCINDO
Con secreto.)

(Vanse, y queda FENIS y RUFINO.)

FENIS
Redondilla
De mi amo conocida
y de Marcelo olvidada,
deshonrada siendo honrada
1495
y de celos combatida,
Redondilla
¿adónde has de ir a parar,
di, Fenis, de aquesta suerte,
sino a una infelice muerte,
de mujeres ejemplar?

RUFINO
Redondilla
1500
¿Ese es galguillo de casa?

FENIS
Sí, señor.

RUFINO
Por vida mía,
mi amo lo compraría
para ir las tardes a caza.

FENIS
Redondilla
Aun de eso no sirvo yo,
1505
porque una vez que cacé
de las presas se me fue
la caza que Amor me dió.

RUFINO
Redondilla
Curiosa maña; dejalda;
pues sepa que le engañaron
1510
si piensa que le compraron
para perrico de falda.

FENIS
Redondilla
Amigo, no pienso tal,
aunque de falda lo he sido;
pero si vos sois servido
1515
seré perro de portal.

RUFINO
Redondilla
Por Dios, que eres hombre honrado,
no te sabes enojar;
téngote de acomodar
donde yo estó acomodado.
Redondilla
1520
¿Bebe algo?

FENIS
Poco y breve;
es aire y no vale un higo.

RUFINO
Calle, que yo le haré, amigo,
que sepa lo que se bebe.
Redondilla
¿Sabrá reñir una friega
1525
a coces y a bofetada?

FENIS
Aprendello he, camarada.

RUFINO
Valentón es, ¿quién lo niega?
Redondilla
No me ha de mirar a alimpia
ni a Félix flauta ni maya,
1530
sino friega porque caya
con cuellos y ropa limpia.
Redondilla
Moza que huela a tocino,
que se viene como un rayo
a los brazos de un lacayo
1535
con dos arrobas de vino.
Redondilla
Y si por peras cogombros
pronuncia por su desgracia,
la zorra tiene por gracia
y se le sube a los hombros.
Redondilla
1540
Son limpias y provechosas,
y de cualquiera manera
que el hombre las halle y quiera,
no paran en pocas cosas.

FENIS
Redondilla
Sabé que andáis en aqueso
1545
en lo cierto, camarada.

RUFINO
Una mujer entonada
es carne con mucho hueso;
Redondilla
tiene más púas que un sidro,
más dobleces que cebolla;
1550
al fin, no es para mi olla,
porque la tengo de vidro.

(Entra MARCELO y LISARDO.)

LISARDO
Redondilla
Marcelo, no has de hacer
más de lo que en esto quiero.
Yo le he de dar el dinero
1555
y el esclavo ha de volver.

MARCELO
Redondilla
Este es menosprecio. No.

LISARDO
No es ningún menosprecio,
que es mío, y por aquel precio
se lo puedo sacar yo.

FENIS
Redondilla
1560
(Este es Marcelo y Lisardo.)
Mientras hablo éstos aquí,
¿queréisme esperar allí?

RUFINO
Sí, por cierto; aquí os aguardo.

MARCELO
Redondilla
¿Por un esclavo a Marcelo
1565
le quieres dar ese enojo?

LISARDO
Marcelo, no es éste antojo,
antes es cierto recelo.

MARCELO
Redondilla
Aguarda. ¿No es Justo aquél?

LISARDO
Él es.—¿Dónde bueno, amigo?

FENIS
1570
A verme, señor, contigo,
que he dado en serte fiel.

MARCELO
Redondilla
¿De qué forma?

FENIS
Porque he hecho
lo que Marcelo no pudo.

MARCELO
¿Cómo?

FENIS
Con un genio agudo
1575
saqué a Lucinda del pecho
Redondilla
que se burlaba contigo
y que te quiere y adora,
y esto sólo vengo agora
a comunicar contigo.

MARCELO
Redondilla
1580
Justo, quiérote abrazar,
que me has ganado una vida,
tan por el cabo perdida
que estaba para expirar.

LISARDO
Redondilla
(El mensaje es harto extraño
1585
por lo que de ésta esperaba.)

FENIS
(Fenis, esto te faltaba,
ser tercera de tu daño.)

MARCELO
Redondilla
Luego, Justo, ¿según esto
de mucha importancia ha sido
1590
haberte al padre vendido?

FENIS
De mucha, pues por aquesto
Redondilla
la verás sin embarazo,
y ganas, como dijiste,
esa vida que perdiste
1595
y yo me llevo un abrazo,
Redondilla
que juro, por vida mía,
que por ser tuyo, señor,
lo tengo por más favor
que el que Lucinda te envía.

MARCELO
Redondilla
1600
Pues no es paga con que espero
que tu amor me satisfaga.

FENIS
Para mí, Justo, es la paga
de más precio que dinero.

MARCELO
Redondilla
Yo tengo un billete escrito
1605
y lleva de quejas bien
de aquel glorioso desdén,
aunque me amargó infinito.
Redondilla
Llevarásle este billete
por respuesta del recado.
1610
Creo que se me ha olvidado
en casa, sobre el bufete.
Redondilla
Hazme el favor de esperar
aquí, que yo le trairé.

(Vase MARCELO.)

FENIS
Yo, señor, te esperaré.

LISARDO
1615
¿Es veras esto o jugar?
Redondilla
¿De qué te sirvió, señora,
esa costosa invención
si tercias en su afición
y llevas billete agora?
Redondilla
1620
¡Por Dios, Fenis, que andas linda!
¿Esa es la traza y modelo
para quitalle a Marcelo
los amores de Lucinda?
Redondilla
SI es traza, ella es traza nueva.
1625
Para casarte con él
tercia y llévale el papel,
que muy buen camino lleva.
Redondilla
Ya que sucedió venderte
a su padre, ¿no pudieras,
1630
sabiendo de ella las veras,
de aquesa ocasión valerte,
Redondilla
dando a Lucinda a entender
que Marcelo la burlaba,
y a Marcelo que ya estaba
1635
ella de otro parecer?

FENIS
Redondilla
Eso camino llevara,
que puede mucho un desdén;
mas, Lisardo, ¿fuera bien
que yo a Marcelo engañara?
Redondilla
1640
Mal conoces mi lealtad.
Lisardo, do hay afición
se paga una sinrazón
con una buena amistad.
Redondilla
Sin género de malicia,
1645
sufriré y tendré paciencia,
porque mi fe y mi inocencia
mirarán por mi justicia.

LISARDO
Redondilla
Si con esa confianza
le sirves tú de alcahuete,
1650
al cuarto o quinto billete
puedes perder la esperanza.
Redondilla
Fenis, andas engañada,
porque por serle fiel
vendrás a perdello a él
1655
y tú quedar deshonrada.

FENIS
Redondilla
Bien me aconsejas en esto;
pero déjalo a mi cargo,
porque otra ocasión no aguardo
mejor que ésta.

(Sale MARCELO.)

MARCELO
¿Vuelvo presto?

FENIS
Redondilla
1660
Tan presto, que me ha espantado.

MARCELO
Justo amigo, vesle aquí,
y no has de perder de mí
tu lealtad y tu cuidado.

FENIS
Redondilla
Yo tengo mucha esperanza
1665
de no perdello, señor.

MARCELO
Y yo por ti de mi amor
tendré mucha confianza;
Redondilla
y entiende, Justo, de mí
que yo nunca te vendiera
1670
si ocasión no se ofreciera,
como tú lo viste allí.
Redondilla
Y pues vino tan a cuento
por lo que me ha sucedido,
de que así te haya vendido
1675
no estés, Justo, descontento;
Redondilla
que al remate de mi cedN
X
Nota del editor

«Como el autor era, a lo que parece, andaluz, escribiría así “sed”»

tan libre como yo eres.

FENIS
Señor, has lo que quisieres,
que yo te sirvo a merced.
Redondilla
1680
¿Mandas más?

MARCELO
Que la respuesta
me traigas con brevedad.

FENIS
Con mucha facilidad
si ella en darla fuere presta.
Redondilla
Adiós, señores.

MARCELO
Adiós.
(Vase FENIS, y quedan los dos.)
1685
Lisardo, ¿qué te parece?

LISARDO
Que el esclavillo merece
más de lo que pensáis vos.

MARCELO
Redondilla
Vámonos, que con mi empresa
saldré, con tan buena ayuda.

LISARDO
1690
Si así va, no pongo duda.
(Y por vos, Fenis, me pesa.)

(Vanse, y salen RUFINO y JUBERTO, lacayos.)

JUBERTO
Endecasílabos sueltos (tirada)
¿Puedes llevar, Rufino, di, a paciencia
que un esclavo de ayer entrado en casa,
no sé por qué, con un amor extraño
1695
nuestro amo Luciano y hija, hijo
le estiman, acarician y regalan?

RUFINO
Juberto, estoy de eso hecho un perro;
que, como sabes tú, sirvo a Lucindo
diez años hace hoy o poco menos,
1700
y de él no he recebido una palabra
menos que “Ven acá”, “haz esto”, “¿hola?”,
y a este perro herrado advenedizo,
con un alegre rostro, acariciándole,
le dice: “Haz aquesto, Justo amigo”,
1705
tomándole las manos y otras veces
tomándole la barba de regalo;
pues el viejo, dirás, puesto a la mesa,
por momentos le da el mejor bocado.

JUBERTO
Pues otra preminencia que me espanta:
1710
que gusta el viejo que el esclavo sólo
entre en el aposento de Lucinda;
y, plega a Dios, según el favor grande
que con ella y con él el mulo tiene,
no haga algún galguico dentro en casa.

RUFINO
1715
Merecerálo bien el viejo loco.
Mira a qué eunuco da su hija en guarda
o a qué dueña de tocas reverendas.

JUBERTO
Rufino, yo no puedo ver aquesto;
yo estoy corrido o, por mejor, celoso
1720
del trato y la amistad que se le hace;
yo me he de despedir.

RUFINO
Si te despides,
tampoco yo he de estar una hora en casa.

JUBERTO
Pero ¿no es necedad perder un cómodo,
por cosa que podemos remedialla,
1725
tan bueno como el nuestro?

RUFINO
¿Qué remedio
se puede dar a irremediables cosas?

JUBERTO
Levantémosle a éste un testimonio
para donde le azoten y le vendan.

RUFINO
Para lo mucho que en la casa priva,
1730
si no es el testimonio de importancia,
será cansarnos y quedar corridos.

JUBERTO
Espera; si afirmamos que le vimos
abrazado una tarde con Lucinda
dentro de su aposento, ¿es de importancia?

RUFINO
1735
De mucha, si te atreves a jurallo.

JUBERTO
Como atestigües tú, yo me prefiero
a dar noticia de ello a Luciano.

RUFINO
Pues yo de atestiguallo estoy resuelto.

JUBERTO
Vente conmigo, y porque a punto estemos
1740
por que no se descubra la mentira,
trataremos el día, cómo y cuánto.

RUFINO
Yo torpe soy un poco de memoria;
pero si lo repaso cuatro veces
y ello se encaja aquí, pierde cuidado.

(Vanse, y salen LUCIANO y el GOBERNADOR, padre de FENIS.)

LUCIANO
1745
Señor Gobernador, pues ¿no hay indicios
por donde sospechar se pueda adónde
esta doncella fue de esa manera?

GOBERNADOR
Indicios hay, señor, según me escribe
mi hermano, que allá ha hecho diligencias,
1750
por donde se imagina que esta infame
ha venido a Milán con un Marcelo,
hijo de un mercader, porque le vieron
pasearle la calle muchas veces
y escritos le hallaron mil billetes.
1755
Toda la diligencia que es posible
he hecho en la ciudad por dar con éste;
pero permite el Cielo que no halle
rastro ninguno de esta ingrata hembra,
cuchillo de mi honra. ¡Ah, Cielo santo!
1760
Cuando pensé gozar la paga y premio
con el contento de un honrado yerno,
de su crianza y paternal trabajo;
cuando mis ojos contemplar habían
en ella los ausentes de su madre,
1765
con el retrato vivo de su rostro,
su virtud y prudencia retratada,
nace mi deshonor de donde habían
de producir mil frutos de mi honra,
al ojo ves[e] la notable infamia.

LUCIANO
1770
Señor Gobernador, no se apasione.
Encomendallo a Dios es lo que importa.

GOBERNADOR
Y Él haga aquello que por bien tuviere;
y pues que aquesta tarde no hay negocios
que puedan estorbarme esta visita,
1775
quiero que la gocemos más despacio.

LUCIANO
Entre vuesa merced; tengo un negocio
para esta tarde de importancia mucha.
Vuestra merced perdone, que supuesto
otro día supliré esta falta.

GOBERNADOR
1780
Vuestra merced no deje su negocio,
que yo doy la merced por recebida,
y vea si hay algo en que servirle pueda.

 (Vase el GOBERNADOR.)

LUCIANO
Redondilla
Mucho puede amor conmigo,
pues mi intento ha sido y es
1785
encubrir por su interés
su propia hija a mi amigo.
Redondilla
¡Quién, Luciano, entendiera
que por esclavo comprada
tuvieras enamorada
1790
que estuvo a pique de nuera!
Redondilla
¿De qué sirve mi prudencia
si con ella y con mi edad
no pongo a mi enfermedad
un poco de resistencia?
Redondilla
1795
Qué bien habla la razón
en derecho de su dedo,
si como aproballa puedo
diera alivio a mi pasión.
Redondilla
Bien me corrijo y me riño;
1800
mas de nada sirve luego,
porque sigo un niño ciego
que me tiene ciego y niño.

 (Salen RUFINO y JUBERTO.)

JUBERTO
Redondilla
Señor, oye lo que pasa:
sabrás por cosa muy cierta
1805
que a una maldad encubierta
tienes dentro de tu casa.

LUCIANO
Redondilla
¿Qué decís?

RUFINO
Que hay gran maldad
y queremos declaralla
por que puedas remedialla
1810
y entiendas nuestra lealtad.

JUBERTO
Redondilla
Ese esclavo que has comprado
con tu hija trata amores
en pago de los favores
que siempre en casa le has dado;
Redondilla
1815
y priva tan a contento
con ella el perro infiel,
que abrazados a ella y él
los vimos en su aposento.
Redondilla
Desde el día que tuvimos
1820
de su maldad esta lumbre,
por no darte pesadumbre
hasta hoy te la encubrimos.
Redondilla
Y por que el fuego no emprenda
en ellos daño mayor,
1825
es bien lo sepas, señor,
aunque el enojo te ofenda.

LUCIANO
Redondilla
¿Que eso alcanzasteis a ver?

RUFINO
Vímoslo, y es cosa clara.

LUCIANO
(Malo, si no me costara
1830
que el bello esclavo es mujer.
Redondilla
Esta es mentira y traición.
Pero Lucinda, engañada
podrá estar aficionada
entendiendo que es varón;
Redondilla
1835
que su beldad lo merece,
y, por no aclararse a ella,
querrá dar a la doncella
muestra de lo que padece.)

JUBERTO
Redondilla
(Ah, Rufino, ¿repasaste
1840
el cómo y adónde y cuándo?

RUFINO
Aquí lo voy repasando.
¿En qué día me apuntaste?

JUBERTO
Redondilla
Un domingo por la siesta.

RUFINO
¿Y estaban?…

JUBERTO
Sobre el estrado.

RUFINO
1845
¿Ella echada y él echado?

JUBERTO
Ambos.)

LUCIANO
(Paréceme ésta
Redondilla
invención, y si esto es cierto,
tal vez sea lo que imagino.)
¿Viste tú aquesto, Rufino?

RUFINO
1850
Como lo vido Juberto.
Redondilla
Pluguiera a Dios que aquel día
que lo vi fuera enterrado,
porque soy hombre quitado
de cuentos y chismería.

LUCIANO
Redondilla
1855
Yo bien pienso que es ansí;
mas yo he de hacer una prueba
de los dos, que no es muy nueva,
mas muy conveniente aquí.
Redondilla
Ponte, Juberto, a este lado,
1860
y tú, Rufino, a esta parte.

RUFINO
(El diablo lleve la parte
sé de lo que ha estudiado.)

LUCIANO
Redondilla
(En aquesto quiero ver
si se conforman los dos.)

RUFINO
1865
(Viernes, no. ¡Válame Dios,
yo lo echo todo a perder!)

LUCIANO
Redondilla
Dime, Juberto, ¿en qué día
viste aqueso? Acaba, di.

JUBERTO
En un domingo lo vi,
1870
ya después de mediodía.

LUCIANO
Redondilla
Decime, Rufino, vos:
¿en qué día fue esto?

RUFINO
Cierto
que un día yo y Juberto
lo vimos ambos a dos.

LUCIANO
Redondilla
1875
No pregunto aqueso, no.
¿Qué día fue?

RUFINO
Ya lo he entendido:
en el día que él lo vido
en aquése lo vi yo.

LUCIANO
Redondilla
A enojo en eso me mueves.
1880
¿Qué día fue cuando allí entrastes?

RUFINO
O era lunes o era martes,
u era miércoles o jueves.

LUCIANO
Redondilla
(Ello va cual yo recelo.)
Cuando los viste abrazados,
1885
¿estaban en pie o sentados,
en la cama u en el suelo?

JUBERTO
Redondilla
Vímoslos muy claramente
sobre el estrado los dos,
y al punto que quiso Dios
1890
que entrásemos de repente,
Redondilla
el esclavo se escondió;
y ella, en verse salteada,
colérica y enojada
por la puerta nos echó.
Redondilla
1895
Volvímonos a salir…

LUCIANO
¿Tal pasa, Cielo divino?

JUBERTO
Señor, ahí está Rufino,
no me dejará mentir.

LUCIANO
Redondilla
¿Rufino?

RUFINO
¿Señor?

LUCIANO
Al punto
1900
me cuenta lo que dijiste.
¿Adónde y cómo los viste?

RUFINO
Dirélo punto por punto.
Redondilla
¿Halo dicho ya Juberto?

LUCIANO
Como lo pinta lo sé.

RUFINO
1905
Agora verá vuecé,
por lo que digo, si es cierto.
Redondilla
Mas paréceme, señor,
que lo podemos dejar,
porque es infamia escarbar
1910
mucho en las cosas de honor.
Redondilla
Haz a ese esclavo vendello
y no escarbes más ni caves,
que basta aquesto que sabes
sin saber más para hacello.

LUCIANO
Redondilla
1915
(Con consejos me entretiene.)
Decíme, Rufino, vos
cómo vistes a los dos;
yo sé lo que me conviene.

RUFINO
Redondilla
Ansí, pues, yo lo diré.
1920
A ese esclavo y a mi ama
los vide sobre la cama
cuando con Juberto entré.

LUCIANO
Redondilla
¿Echados?

RUFINO
Mi señor, no,
sino delante sentados;
1925
pero estaban abrazados,
que lo vi muy cierto yo.

LUCIANO
Redondilla
¿Qué hicieron, vista la entrada?

RUFINO
Levantóse el esclavillo
turbado, el rostro amarillo,
1930
y dijo: “¿Qué hay, camarada?”
Redondilla
Dije: “Ya lo puede ver.”
Y ella escondíase al punto,
y él, como he dicho, difunto,
dijo: “Vamos a beber.”
Redondilla
1935
Sacónos y, con amor,
echó ocho de lo bueno,
pensando que tenía freno,
con un traguillo, a su error.
Redondilla
Y pues lo quisiste oír,
1940
esto pasa y esto es cierto,
y si no, ¿no está ahí Juberto?
¿Hame de dejar mentir?

LUCIANO
Redondilla
(Aquesta es grande maldad,
y no sé con qué intención
1945
han urdido esta traición
con tanta facilidad.)
Redondilla
Así, amigo, ¿que eso pasa?
¡Ingratos, falsos, traidores,
traidores infamadores
1950
de la honra de mi casa!
Redondilla
Con vosotros hablo, ¿oís?
¿Pensáis que no echo de ver
el modo de proceder
con que esa traición urdís?
Redondilla
1955
¿Qué pensábades sacar
de una maldad como aquésta
tan torpemente compuesta
que ella os vino a condenar?
Redondilla
Aquesto os movió quizá
1960
un deseo de mi afrenta,
y hicistes mal la cuenta,
que sobre los dos cairá.

JUBERTO
Redondilla
(Confesallo nos conviene.)
Esta es mentira, señor;
1965
que envidiosos del favor
que este esclavo en casa tiene
Redondilla
entre los dos ordenamos
aqueso que te dijimos.

RUFINO
Señor, perdón te pedimos,
1970
que como necios erramos;
Redondilla
que por que echaras de casa
al esclavo se hacía.

LUCIANO
¡Donosa bellaquería!
Levantá, que si otra os pasa
Redondilla
1975
redundará en vuestra afrenta.
Y de esto que ha sucedido
no me deis a hombre nacido,
en burlas ni en veras, cuenta.

RUFINO
Redondilla
Nacido ni por nacer
1980
no sabrá cosa, señor.

LUCIANO
Por tocar esto a mi honor
esta vez así ha de ser.

(Vase.)

RUFINO
Redondilla
Bueno va, Juberto amigo.

JUBERTO
Muy bien, Rufino, ha salido;
1985
pero yo lo he merecido
en envolverme contigo.

RUFINO
Redondilla
¿De qué pone ese entredicho?

JUBERTO
¿De qué? Pues ¿tienes disculpa?

RUFINO
Pues ¿de qué tengo yo culpa?
1990
¿No dije todo mi dicho?

JUBERTO
Redondilla
Harto necio, torpe y bajo,
pues que nos echó a perder.

RUFINO
Vamos, Juberto, a beber
y échese este enojo abajo.


Jornada III

(Sale FENIS.)

FENIS
Canción (canzone)
1995
¿No es bueno que Lucindo,
hijo de Luciano,
ha venido también a conocerme
y el padre, que es lo lindo,
trabaja, y es en vano,
2000
para en gustos de amor entretenerme?
Y Lucinda traerme,
tras ponerme los cuernos,
al lado por tercera,
y yo que a todo quiera
2005
tierna con vellos tiernos
acudir sin engaño
y por hacerles bien hacerme daño.
Canción (canzone)
Adiós, firmeza ciega;
adiós, lealtad dañosa;
2010
adiós, verdad, de pocos estimada,
que vuestra fe me ciega,
y si soy más temosa
quedaré sin Marcelo y deshonrada.
De hoy más, pues si engañada
2015
quiero engañar a todos
y salir con la mía.
No viene de los godos,
porque el de más pujanza
es el que por engaños más alcanza.
Canción (canzone)
2020
Lucinda está resuelta
de salir con Marcelo,
y para aquesta noche concertados.
Yo armaré una revuelta
que, si me ayuda el Cielo,
2025
he de llevar a puerto mis cuidados.
Cielo, fortuna y hados,
cansaos de perseguirme,
pues con tanta paciencia
sufro vuestra inclemencia;
2030
a todo estoy tan firme,
que nunca me han mudado
los golpes inclementes que me han dado.

(Entra LUCINDO, su hermano, solo.)

LUCINDO
Redondilla
Dos cosas ha descubierto
el amor entre los dos:
2035
una, que sois Fenis vos;
otra, que me tenéis muerto.
Redondilla
Y lo que dije primero
claro está que sois mujer,
que en vos se os echa de ver,
2040
como en mí lo bien que os quiero.

FENIS
Redondilla
¿Cómo? ¿Todavía os dura,
señor, ese frenesí?

LUCINDO
Donaire hacéis de mí,
pues que juzgáis por locura
Redondilla
2045
que os adoro.

FENIS
Yo soy hombre.

LUCIANO
¡Pluguiera a Dios que lo fueras
y que todo lo tuvieras
como el traje y como el nombre!
Redondilla
¿Quién a la Naturaleza
2050
por torpe no la juzgara
si diera a un hombre una cara
de ese donaire y belleza?
Redondilla
Y cuando cara tan bella
[a] un hombre el Cielo le diera,
2055
¿qué inhumano permitiera
echalle hierros en ella?
Redondilla
Según los desdenes fieros
y baste aquesto a obligaros,
que amor que me mostró amaros
2060
me ha mostrado a conoceros.
Redondilla
Y si toda esta razón
a creerme no os obliga,
quiero, Fenis, que lo diga
una devota estación
Redondilla
2065
que hice a Génova la vez
que os vi con ese vestido,
y con semblante fingido
nos engañastes después.
Redondilla
El que aquesto caminó
2070
solamente por gozaros,
¿fingirá en significaros
lo que os significo yo?
Redondilla
Y quien llevó por tercero
a vuestro padre y el mío
2075
y en cartas a vuestro tío
lo que yo os quise y os quiero,
Redondilla
¿burlaba veras, quimeras,
muy sin qué ni para qué?
Quimeras eran de fe
2080
y burlas más que de veras.

FENIS
Redondilla
En gran confusión me ha puesto
ver tu amor tan verdadero;
mas ¡ay! que otro sin tercero
llegó, Lucindo, más presto.
Redondilla
2085
Como todo aquesto entiendas,
imposible es yo creer
que tú con ese querer
casar conmigo pretendas.
Redondilla
Porque esas cosas me infaman,
2090
y los hombres de valor
estiman más el honor
que el gusto de lo que aman.
Redondilla
Y así, amar gran yerro es
aquésta que dos se puso
2095
por uno que la dispuso
a fingir lo que no es.

LUCINDO
Redondilla
Bien sé, Fenis, entender
que el hierro que miro aquí
que no se puso por mí
2100
y que nació de querer;
Redondilla
pero a mí me satisface
amaros, Fenis, con él,
que no ha de parar en él,
si es hierro, quien yerro hace.

(Entra LUCIANO, solo.)

LUCIANO
Redondilla
2105
Un amigo tuyo ahí
te busca.

LUCINDO
¿Quién puede ser?

(Vase.)

LUCIANO
Corre, velo tú a saber.—
Por que se fuera de aquí
Redondilla
lo hice, Fenis hermosa,
2110
que ando muy desconsolado
sin vos y con mi cuidado.

FENIS
Otra afición más graciosa.

LUCIANO
Redondilla
Fenis, por mi mal comprada,
¿no te ablanda mi dolor?

FENIS
2115
No trates, señor, de amor,
que es eso cosa excusada.

LUCIANO
Redondilla
Di qué cosa puede haber
si el amor no me ha excusado.

FENIS
Por esclavo me has comprado.
2120
Si soy acaso mujer
Redondilla
no quiero que trates de ello
ni de que lo soy te acuerdes;
y mira, señor, que pierdes
mucho honor tratando en ello.

LUCIANO
Redondilla
2125
Mira que el amor me fuerza
y atreve esta liviandad.

FENIS
Sé que amor es voluntad,
y en la voluntad no hay fuerza.

LUCIANO
Redondilla
¿No te hizo fuerza a ti
2130
y te sacó de tu casa?

FENIS
Mi voluntad fue la brasa
con que ese fuego encendí,
Redondilla
que no lo hiciera sin ella;
y puedes, señor, creer
2135
que si falta en la mujer
es por demás pretendella.

LUCIANO
Redondilla
Al fin, que vine a comprar
mi muerte en comprarte a ti.

FENIS
No mueras, señor, por mí.
2140
¿No lo puedes tú excusar
Redondilla
con tu sabio entendimiento
y con tu buena razón?

LUCIANO
¿No ves que sobra afición
ya y falta sufrimiento,
Redondilla
2145
y que un punto no sosiego,
que me abrasa tu beldad?

FENIS
Con tantos años de edad
¿hay tantas llamas de fuego?

LUCIANO
Redondilla
Fenis, muéstrate piadosa.

FENIS
2150
Suelta la mano, señor.

LUCIANO
Muéstrate tan tierna, amor,
cuanto tienes de hermosa.

(Entran JUBERTO y RUFINO.)

RUFINO
Redondilla
(Juberto, escucha. ¿No ves
retozando a Luciano
2155
con su esclavo?

JUBERTO
Y de la mano
le está haciendo…

RUFINO
Escucha, pues.)

LUCIANO
Redondilla
Sosiégate un poco agora,
que poco ha que estoy aquí.

FENIS
Paréceme un año a mí.

LUCIANO
2160
A mí un momento, no ha un hora.
Redondilla
Muéstrame ese alegre gesto.

FENIS
(No se puede esto llevar;
yo me quiero aventurar
y dar al traste con esto.)

JUBERTO
Redondilla
2165
(¿Entiendes algo, Rufino?

RUFINO
No, si más no nos llegamos.)

FENIS
Señor, pues solos estamos,
aclararme determino.
Redondilla
Yo nunca jamás creí
2170
que tan de veras me amabas,
y por pensar que burlabas
me burlaba yo de ti.
Redondilla
Y agora que echo de ver
cuán verdadero es tu amor,
2175
me doy por tuya, señor;
mas una cosa has de hacer.
Redondilla
En tu casa hay un criado
que, sospechando quien soy,
se me ha descubierto hoy
2180
que está de mí enamorado.
Redondilla
Y porque me amenazó,
si a su intento no acudía,
que en casa publicaría
a voces quién era yo,
Redondilla
2185
fingí un semblante contento
y dije: “Cierta me tienes
si esta noche al alba vienes
en secreto a mi aposento.”
Redondilla
Fuése, y muy regocijado,
2190
diciendo que acudiría.

LUCIANO
Pues por vida tuya y mía
que ha de ir bien apaleado.

RUFINO
Redondilla
(Yo no oigo nada, Juberto.

JUBERTO
No sé agora qué me oía
2195
de “por vida tuya y mía”.

RUFINO
Guarda, fuera; algún concierto
Redondilla
hacen. Lleguémonos más.)

LUCIANO
Digo que lo haré, amor.

FENIS
Tenme por tuya, señor,
2200
si [a] aquéste palos le das.

RUFINO
Redondilla
(Agora oigo a contento.)

LUCIANO
El Cielo me desampare,
amor, si no le esperare
hasta el día en tu aposento.

RUFINO
Redondilla
2205
(Según aquello, Juberto,
concertado tienen de ir
a su aposento a dormir.

JUBERTO
Fuego en aquese concierto.

RUFINO
Redondilla
Y si de esta suerte va
2210
no estaré yo más aquí,
porque comenzará allí
y vendrá a acabar acá.)

(Entra LUCINDO, solo.)

LUCINDO
Redondilla
(Sin duda que se burlaba
mi padre, y no sé por qué;
2215
ninguna persona hallé
ni por mí se preguntaba.)

JUBERTO
Redondilla
(Rufino, vente tras mí
antes que te vea Lucindo.

RUFINO
Vamos.)

(Vanse.)

LUCINDO
(¿No será muy lindo,
2220
para que nos deje aquí,
Redondilla
engañalle con su engaño?)
El que por mí preguntaba
dice que a ti te buscaba.

LUCIANO
No es yerro ese tan extraño.

LUCINDO
Redondilla
2225
Mira, señor, que te espera.

LUCIANO
No pienso quién podrá ser.

(Vase.)

LUCINDO
(Burlóme, y quise volver
con su burla a echarle fuera.)

FENIS
Redondilla
(Por el siglo de mi padre
2230
que me he de burlar de Amor,
y viene a cuento el favor
que agora le di a su padre.)

LUCINDO
Redondilla
Algún secreto tenía
mi padre, Fenis, con vos.

FENIS
2235
Creo que a una estáis los dos
para la desdicha mía.

LUCINDO
Redondilla
¿Cómo así?

FENIS
Y tengo sospecha
de que entre los dos, por gusto,
sobre la capa del justo
2240
no tengáis apuesta hecha.

LUCINDO
Redondilla
¿Luego mi padre ha entendido
que sois mujer?

FENIS
Tan de veras,
que vendré a partir las peras
con mi amo, de atrevido.
Redondilla
2245
Por evitar su tormento,
mientras saliste a la calle
le di palabra de hablalle
esta noche en mi aposento.

LUCINDO
Redondilla
¿Que en eso da el viejo loco?
2250
Pero di, ¿cómo alcanzó
tanto en tan poquito, y yo
en tanto tiempo tan poco?

FENIS
Redondilla
Pocas liebres has echado,
Lucindo, si eso te espanta.

LUCINDO
2255
Sí me espanta y más me encanta.
¡Cuán mal, Fenis, me has pagado!

FENIS
Redondilla
¿Piensas que soy ya su amiga
y que entrará en mi aposento?
Esto fue un comedimiento,
2260
y ya sabes que no obliga.

LUCINDO
Redondilla
Pues ¿qué has de hacer ahí?

FENIS
Irme a tu aposento a estar
y al mío tú en mi lugar
al viejo aguardes por mí.

LUCINDO
Redondilla
2265
¡Por Dios, donosa invención!
¿De qué puedo yo servir?

FENIS
Si queréis, Lucindo, ir,
será muy puesto en razón.
Redondilla
Al punto que le veáis,
2270
y aun él de veros se asombre,
le diréis como en mi nombre
ha mucho que le esperáis.

LUCINDO
Redondilla
Sin duda os queréis burlar
de mí, tras serme cruel.
2275
¿Qué he de hacer yo allí con él?

FENIS
Si no queréis escuchar
Redondilla
no os podré aclarar mi intento.
Tras de aquesto le diréis
que encerrada me tenéis
2280
dentro de vuestro aposento;
Redondilla
y por tenerme amistad
conmigo os habéis casado,
y él, corrido y espantado
por saber si esto es verdad,
Redondilla
2285
vendrá donde yo estaré
y delante de él diréis
que por mujer me tenéis,
y yo lo mismo diré.
Redondilla
Él quedará satisfecho
2290
y yo con vos desposada
y mi honra asegurada
y seguro vuestro hecho.

LUCINDO
Redondilla
¿Que por todo ese orden quieres
darme, Fenis, tal favor?

FENIS
2295
Con esto hago, señor,
lo que quiero y lo que quieres.
Redondilla
Con esto hago tu gusto
y a tu padre desengaño,
y yo sin temor de daño
2300
do a mi esposo lo que es justo.

LUCINDO
Redondilla
Es traza curiosa y alta
con que todo se resuelva.

FENIS
Antes que tu padre vuelva
me voy de aquí.

LUCINDO
No haya falta.

FENIS
Redondilla
2305
Si no la hay de tu parte,
de la mía no la habrá.
De quien palabra te da.
Lucindo, puedes fiarte.

 (Vase FENIS.)

LUCINDO
Quintilla
Basta, que de escarmentada
2310
se ha hecho esta dama artera.
Ella quiere ser casada;
mas a mí, aunque más la quiera,
ser su esposo no me agrada.
Quintilla
Porque, como ella apuntó,
2315
vendré a ser muy necio yo
y digno de gran deshonra
en echarme a cuestas honra
que tan mal ella guardó.
Quintilla
Por lo que tiene de hermosa
2320
y lo que amar me fatiga
hiciera cualquiera cosa
respeto de ser amiga
y no respecto de esposa.
Quintilla
Mas muy a cuento ha venido
2325
aquesto que tiene urdido,
pues quito a mi padre de ella
y hago mi gusto en ella
con título de marido.
Quintilla
Porque aunque su amor me ofusca
2330
y ella a su gusto lo aliña,
no más que mi gusto busca,
porque para más no es viña
ni tiene más que rebusca.

(Vase, y sale RUFINO y JUBERTO.)

JUBERTO
Endecasílabos sueltos (tirada)
Muy bien viste el torpe viejo
2335
el concierto que hizo con su esclavo.

RUFINO
Con oíllo, tan bien sospecho, Juberto,
que fue algún sueño que soñé esta noche.
¿Es posible que un viejo tan compuesto,
de tanta autoridad y prendas de honra
2340
tan infame y cevil pecado intente?
Nunca creyera tal de Luciano.
Al fin, Juberto, no sin causa eran
las caricias que el viejo le hacía
y la privanza grande del esclavo.

JUBERTO
2345
Aun esto también fue quizá la causa
por donde no creyó nuestra mentira:
y ten por cierto que si acaso el viejo,
como ha mostrado, no le amara tanto,
que él nos creyera y dentro de una hora
2350
diera con el esclavo en el mercado.
¿Quieres que nos venguemos del afrenta
que tú y yo aquese día pasamos?

RUFINO
¿Y de qué suerte, Juberto?

JUBERTO
¿De qué suerte?
Con subirnos los dos en el terrado,
2355
de donde todo el patio señorea
y aun se parece bien toda la calle,
y al mismo punto que salir veamos
a lo que tiene concertado el viejo,
iremos avisar a la justicia
2360
y cogerálos juntos.

RUFINO
Mala burla.

JUBERTO
¿Merece otra tan notable ofensa
como se hace a Dios en casos tales?

RUFINO
Dices, Juberto, bien, y te prometo
de ayudarte esta noche.

JUBERTO
Calla y sígueme.

(Vanse, y sale LISARDO y MARCELO.)

MARCELO
Terceto
2365
Lisardo amigo, venturoso he sido.
Lo que error pensé salió acertado,
pues ya una carta Justo me ha traído.
Terceto
En el alma sentí verlo apartado
de mí por lo que sabe y lo que atiende.

LISARDO
2370
Bien ese sentimiento te ha pagado.
Terceto
(Pues tan de veras en el remedio entiende,
que habrá por causa suya de acabarse
lo que Marcelo de su amor pretende.)
Terceto
Mas ¿no fue atrevimiento confiarse
2375
Lucinda luego de él?

MARCELO
Lisardo, aqueso
tiene disculpa con que disculparse.
Terceto
Que si la venta supo y el suceso
que con su padre me pasó aquel día,
antes anduvo muy discreta en eso.
Terceto
2380
Que de verlo vender sospecharíaN
X
Nota del editor

«Enmendado el “sospecharía”, antes “se sospechara”; pero no se borró el “se”, con lo cual el verso y el sentido quedaron mal.»

que lo vendía para el propio efecto
y que era traza y ordenanza mía.
Terceto
Vuestra disculpa es y te prometo
que ver en los principios tal ventura
2385
tuve del caso luego buen conceto.

LISARDO
Terceto
Y ¿qué te envía a decir?

MARCELO
Que hay coyuntura
de entrar aquesta noche en su aposento.

LISARDO
Admírame de ver tanta blandura.
Terceto
¿Qué piensas tú hacer y qué es tu intento?

MARCELO
2390
Entrar, Lisardo, y recibir las prendas
para tener más cierto el casamiento.

LISARDO
Terceto
Dete el Cielo favor con lo que emprendas;
pero, Marcelo, verte así casado
no me da gusto, quiero que esto entiendas.
Terceto
2395
No porque el padre no es en sumo grado
tan noble y rico como ya sabemos
y en sangre y parentesco aventajado,
Terceto
sino porque es razón que nos casemos
con voluntad de nuestros padres.

MARCELO
Presto
2400
querrás poner a mi negocio extremos.
Terceto
Lisardo, no me trates mal en esto,
especialmente si apartarme quieres
de esta gloria y bien tan manifiesto.

LISARDO
Terceto
Marcelo amigo, haz lo que quisieres,
2405
ya te lo dije, y es la vez primera,
y no segundaré, pues tanto mueres.

MARCELO
Terceto
Haráslo, amigo, así de esa manera,
que en cosas que tocaran a tu gusto
de aquesa misma suerte lo ficiera.

LISARDO
Terceto
2410
Digo que lo haré y que es muy justo
que, siendo dos amigos como hermanos,
el uno al otro dé contento y gusto.

MARCELO
Terceto
¿No traía el billete ahora en las manos?

LISARDO
Mira si en la posada le dejaste.
2415
(Basta, que mis intentos salen vanos.
Terceto
Di, necia Fenis, di si profesaste
poner en este amor inconviniente,
¿por qué aqueste billete no rasgaste?)

MARCELO
Terceto
Lisardo, no le hallo, y al presente
2420
sospecho le dejé sobre una mesa.
Espera aquí, que poco estaré ausente.

(Vase MARCELO y queda LISARDO.)

LISARDO
Terceto
Marcelo amigo, si tu bien me pesa
es porque Lucinda triunfa de mi vida
y rabio por quitarte aquesa presa.
Terceto
2425
Pero, Fenis cruel, si tu venida
fue por quitar a tu Marcelo de ella,
¿qué billete fue aquéste y qué traída?
Terceto
De celos muero y rabio ya por vella.
Lo que ha de desatar compone y ata;
2430
su infamia busca y gusta de tenella.

(Sale FENIS.)

FENIS
Terceto
Lisardo, ¿qué se hace, qué se trata?

LISARDO
¡Por Dios, Fenis, que andáis muy avisada!
¡Muy bien el nuevo amor se desbarata!
Terceto
Mas débeseos de dar muy poco o nada,
2435
que bien se echa de ver en el cuidado
con que el billete dais y la embajada.

FENIS
Terceto
Lisardo, justamente me has culpado
saber por él lo que hay.

LISARDO
¿No lo supiste?

FENIS
No, porque, como viste, iba cerrado.

LISARDO
Terceto
2440
Sabrás que por tu mal se lo trujiste
y por tu mal malhaya la traída
y aun la hora y momento en que lo diste.

FENIS
Terceto
Lisardo, ya me tienes suspendida.
Si sabes lo que hay, dímelo presto,
2445
que remedio tendrás si tengo vida.

LISARDO
Terceto
Escribe que a las doce venga al puesto
donde suele hablar y entrará en casa,
y quiere con amor echar el resto.
Terceto
Mira lo que será si ella se abrasa
2450
como lo pinta en el papel que vía
y él de abrasado ya está hecho brasa.

FENIS
Terceto
Extraño amor, extraña fantasía.
Lucinda lo hará, Lisardo amigo;
mas halo de impedir la traza mía;
Terceto
2455
por la cual a Lucinda yo me obligo
de engañalla esta noche y de traella
a mi aposento, donde esté contigo.
Terceto
Fingiéndote Marcelo, harás con ella
que, cuando venga a estar desengañada,
2460
tengas en tu poder lo mejor de ella.
Terceto
Y yo, a esa misma hora señalada,
fingiendo ser Lucinda con Marcelo,
las faltas supliré de la engañada.

LISARDO
Terceto
Galana traza es esa. Quiera el Cielo
2465
darnos ayuda para aquese trance.

FENIS
De ese sólo, Lisardo, me recelo.
Terceto
Y por que vaya más fundado el lance,
diréle que a las doce venga al puesto,
por que viniendo tarde no te alcance.

(Sale MARCELO con el papel.)

MARCELO
Terceto
2470
Ya le hallé, Lisardo. ¿Vuelvo presto?—
Justo, ¿qué hay por acá?

FENIS
Vuelvo a avisarte,
para que no haya algún descuido en esto.
Terceto
Hasta las doce puedes descuidarte,
porque a las doce en punto mejor hora
2475
para lo que te escribe de su parte.

MARCELO
Terceto
¡Oh, Justo amigo! Dile a mi señora
que al punto de las doce seré cierto.

FENIS
No hay más de qué avisarte por agora,
Terceto
sino que será cierto su concierto
2480
si tú no haces falta.

MARCELO
¿Falta, amigo?
No la verás si acaso no soy muerto.

FENIS
Terceto
El Cielo quede, mi señor, contigo.

MARCELO
Mucho me obliga, Justo, ese cuidado,
y no lo has de perder de mí, te digo.

LISARDO
Terceto
2485
Basta, que el esclavillo me ha importado;
en buen hora, Marcelo, le compraste.

MARCELO
Y en mejor le vendí bien descuidado.

LISARDO
Verso suelto
Vamos de aquí, pues ya el papel hallaste.

(Vanse, y entra LUCINDA sola.)

LUCINDA
Soneto
Di, Lucinda, el honor y el ser honrada
2490
no corresponde al intentado hecho
ni cabe en la nobleza de mi pecho
ser donde hay que pensar determinada.
Buena razón. Más vale poca o nada;
que el pecho que de amor está deshecho,
2495
rompiendo por las leyes del derecho
a su albedrío hace el alma osada.
¿A qué honor, a qué honra o señorío
no has hecho, niño Amor, hacer mudanza
del pecho más honrado y más prudente?
2500
¡Oh, amor gigante; oh, caudaloso río,
que si de madre sales no hay pujanza
que resista el caudal de tu corriente!

 (Entra FENIS, sola.)

FENIS
Redondilla
Muy sin falta, mi señora,
vendrá esta noche Marcelo.

LUCINDA
2505
¡Oh, mi Justo! Gran consuelo
me ha dado tu vista agora,
Redondilla
porque estaba recelosa
no te hubieses descuidado.

FENIS
No he tenido otro cuidado
2510
porque me va alguna cosa.

LUCINDA
Redondilla
¿Hate acaso prometido
Marcelo la libertad?

FENIS
Y con gran siguridad
si viene a ser tu marido.

LUCINDA
Redondilla
2515
De mi parte te la ofrezco,
y la mereces muy bien.

FENIS
El Cielo, señora, es quien
sabe si yo la merezco.

LUCINDA
Redondilla
¿Cómo te parece a ti
2520
que este negocio hagamos?

FENIS
Que a media noche le abramos
y entre, me parece a mí.

LUCINDA
Redondilla
¿Atreveráste tú a abrir?

FENIS
Con grande facilidad
2525
habrá esa comodidad,
idos todos a dormir.

LUCINDA
Redondilla
Y para que más nos cuadre,
¿adónde estará a contento?
Ya sabes que a mi aposento
2530
se entra por el de mi padre.

FENIS
Redondilla
Al de Lucindo os iréis,
que hoy duerme fuera de casa.

LUCINDA
Digo que es muy buena traza.

FENIS
Y para que os descuidéis
Redondilla
2535
andaré yo hecho espía
yendo y viniendo a la puerta
para tenella más cierta
por que salga antes del día.

LUCINDA
Redondilla
¿Cuándo, di, te pagaré
2540
traza tan bien ordenada?

FENIS
(Cuando te halles burlada
y como yo me hallé.)

LUCINDA
Redondilla
Pues ya se va haciendo hora,
mi Justo, no os descuidéis.

FENIS
2545
En todo como veréis,
estaré a punto, señora.

(Vase LUCINDA sola.)

FENIS
Octava real
Ya, sol, tu claridad me importuna;
venga la escuridad, la noche venga,
que en ella pienso dar sin falta alguna
2550
a cada amante amor que le convenga.
Cielo, ayúdame, y vos también, fortuna,
por que mi traza fin dichoso tenga,
y no miréis a que a Marcelo engaño,
pues es daño que evita mayor daño.

(Vase FENIS, y suben al terrado RUFINO y JUBERTO.)

JUBERTO
Redondilla
2555
De aquí hemos de atalayar,
Rufino, que está muy bueno.

RUFINO
En efecto, que al sereno
esta noche hemos de estar.

JUBERTO
Redondilla
No hay lugar que mejor halle
2560
para lo que pretendemos,
porque desde aquí podemos
juzgar el patio y la calle.

RUFINO
Redondilla
¿Quién me trujo a andar a mí
por terrado y por terrada,
2565
jurisdición aplicada
a un gato y a un albañí?
Redondilla
Plega a Dios que no alborotes
algo con este concierto,
con que Rufino y Juberto
2570
lleven docientos azotes.

JUBERTO
Redondilla
Digo que la traza es brava.
Encomendémoslo a Dios.

RUFINO
¿No parecemos los dos
atalayas de almadraba?
Redondilla
2575
Escucha, Uberto, ¿no ves
hacia el patio un hombre?

JUBERTO
No.
Un pilar sí veo yo.

RUFINO
Es verdad, un pilar es.

JUBERTO
Redondilla
¿Son las once?

RUFINO
Ya son dadas.

JUBERTO
2580
Mira hacia el corredor:
¿qué es aquéllo?

RUFINO
Pecador,
son dos sábanas colgadas.

JUBERTO
Redondilla
Todo se me antoja ya
que es el viejo que deseo.

RUFINO
2585
¡Hola, Uberto! Un hombre veo
venir por la calle acá.
Redondilla
¿Veslo?

JUBERTO
Sí, y aun se ha parado
solo y sin compañía alguna;
ayúdale su fortuna.
2590
Será algún enamorado.

(Entra LISARDO.)

LISARDO
Redondilla
De una gloria soberana
hoy enriquezco el deseo;
pero ya es hora y no veo
cosa alguna en la ventana.

(Salen a la ventana FENIS y LUCINDA.)

FENIS
Redondilla
2595
No es tan tarde, mi señora,
ni hase mucho detenido.

LUCINDA
Si es aquél, presto ha venido.

LISARDO
Lucinda y mi gloria, ¿es hora?

RUFINO
Redondilla
(Esta es otra; escucha, AlbertoN
X
Nota del editor

«Así en el original; pero claro es que se trata de Juberto, Huberto o Uberto.»

,
2600
que a casa llega a hablar.

JUBERTO
Amores son, no hay dudar.
Otro bajo hay descubierto.)

LISARDO
Redondilla
Ella es, allegar quiero.

FENIS
Señora, aguarda, ¿no ves
2605
a Marcelo?

LUCINDA
Amigo, ¿él es?

FENIS
¿Ce? ¡Qué digo! Caballero,
Redondilla
¿a quién busca?

LISARDO
A vos, señora.

FENIS
(Él es. ¿Qué quieres que hagamos?

LUCINDA
Justo amigo, que le abramos.)

FENIS
2610
Aguarde un poquito agora.

JUBERTO
Redondilla
(¿Oíste?

RUFINO
No pude oír.

JUBERTO
Rufino, tampoco yo;
mas la ventana cerró,
y pienso que le va abrir.)

LISARDO
Redondilla
2615
Fortuna, dame favor,
que si de Lucinda gozo
soy el hombre más dichoso
que ha habido en suertes de amor.

JUBERTO
Redondilla
(¿Que Lucinda tiene amores?
2620
¡Admirado estoy, por cierto!

RUFINO
¿No ves que la noche, Huberto,
es capa de pecadores?)

(Abre FENIS la puerta y mete de la mano a LISARDO adentro.)

FENIS
Redondilla
Entre quedo y hable poco,
y eso con mucho cuidado.

JUBERTO
2625
¿No viste cómo se ha entrado?

RUFINO
Digo que me torno loco.

JUBERTO
Redondilla
Mira la moza si teme,
pues lo mete dentro en casa.

RUFINO
Si el padre, viejo, se abrasa,
2630
¿es mucho que ella se queme?

JUBERTO
Redondilla
Rufino, este es buen amor,
y yo envidia le tuviera.

RUFINO
Mas que no es la vez primera
que entra en casa este señor.
Redondilla
2635
¡Quién se la ve, la doncella,
doncella del colodrillo!
Siempre aquel rostro amarillo
me pareció mal en ella.
Redondilla
Reniega tú de mujer
2640
que se come medio jarro,
que no lo hace por el barro,
sino por dar a entender
Redondilla
que la barriga es baceraN
X
Nota del editor

«Quiere decir “casera”, porque ceceaba el poeta o el copiante.»

,
y con enfermo color
2645
entra a curalla el dotor
y sánala la partera.

JUBERTO
Redondilla
Escucha, que vuelve a abrir
otra vuelta la ventana.

 (Aparece a la ventana FENIS vistiéndose de mujer.)

FENIS
Aquesta ropa galana
2650
me cumple agora vestir;
Redondilla
que puesta, sin duda alguna,
podré, pues que soy mujer,
a Lucinda parecer.
Favoréceme, fortuna,
Redondilla
2655
que si tengo el favor tuyo,
de mi firmeza confío
que he de ganar lo que es mío
y a Lisardo dar lo suyo.
Redondilla
Clavo y ese, no hay lugar
2660
de estar ya en mi poder,
que como os pude poner
os puedo agora quitar.

JUBERTO
Redondilla
(¿Oyes?

RUFINO
Oigo, mas no entiendo.

JUBERTO
Ni yo he podido entender.

RUFINO
2665
Con el galán debe ser
la plática, a lo que entiendo.)

(Entra MARCELO.)

MARCELO
Redondilla
Con qué gusto un amador
a un peligro se abalanza,
y más cuando su esperanza
2670
le promete algún favor.
Redondilla
Amor ha hecho atreverme
a lo que Lucinda ordena;
si me pierdo, suerte es buena
en tal ocasión perderme.

JUBERTO
Redondilla
2675
(Mira, otro enamorado.

RUFINO
Veamos adónde va.
Por Dios, Alberto, que está
todo el barrio enficionado.)

FENIS
Redondilla
(Sin duda es este Marcelo.
2680
Cumpliendo voy mi deseo.)

MARCELO
(Parece que un bulto veo,
y parece que es mi cielo.)

RUFINO
Redondilla
(A la ventana ha llegado.
No hay casa para dos.)

MARCELO
2685
Ah, mi Lucinda, ¿sois vos?

FENIS
Sí, y esperando os he estado.
Redondilla
Entrá, que ya bajo allá.

MARCELO
Espero que me aviséis.

FENIS
Entrá, señor, bien podéis,
2690
que la puerta abierta está.

(Entrase dentro.)

JUBERTO
Redondilla
Entrado se ha.

RUFINO
¡Santo Dios!
La que más que un galán cobra
a fe que ha cortado obra
donde cosen más que dos.

JUBERTO
Redondilla
2695
Digo que no hay que fiar.

RUFINO
De día atrancar la puerta
y a media noche está abierta
como escuela de danzar.

JUBERTO
Redondilla
Su honra de hoy más no alabo.

RUFINO
2700
Ahora no puedo creer
que entran por esta mujer,
sino que el viejo y su esclavo
Redondilla
meten esta camarada,
y han dado a Bercebú.

JUBERTO
2705
¿No oíste a Lucinda tú?
Tu sospecha no me agrada;
Redondilla
que está con tal aparejo
no es mucho que haga esto.

RUFINO
Para echar agora el resto,
2710
fuera bien salir el viejo.

JUBERTO
Redondilla
¿Cómo el viejo? Espera un poco.
¿Veslo? Viene. ¿No lo ves?
¡Mal empleada vejez!

RUFINO
¡Viejo torpe, viejo loco!

JUBERTO
Redondilla
2715
Por el portal se metió.

RUFINO
Al esclavo va derecho.

JUBERTO
Ya no me sosiega el pecho.
Vamos al punto tú y yo
Redondilla
a la justicia a llamar.

RUFINO
2720
Y cuando preso se lleve,
por seis reales que me debe
le tengo hacer embargar.

(Vanse, y sale FENIS cubierto el rostro, y MARCELO, solos.)

MARCELO
Redondilla
No es razón que esté encubierto,
Lucinda, ese rostro hermoso
2725
al que ha sido tan dichoso
que le hayáis la puerta abierto.
Redondilla
Descubrí, no deis en eso,
que yo conozco, creed,
que me hacéis mucha merced,
2730
pero es grande el contrapeso.
Redondilla
Sospecho que estáis corrida
de haberme subido a tanto,
y que aquesto os tenga a canto
de estar de ello arrepentida.
Redondilla
2735
Mas yerro en sospechar
que la que tan bien entiende
lo que Marcelo pretende
puede arrepentida estar.
Redondilla
Descubrí, Lucinda mía,
2740
no me mate este deseo,
que si yo ese rostro veo
no echaré menos el día.

FENIS
Redondilla
Veslo aquí, falso, cruel;
ese es quien te abrió la puerta;
2745
tu fe viva y tu fe muerta
verás contemplando en él.
Redondilla
Aquí verás quien tú eres,
cruel Marcelo, y quien yo he sido;
veráste en él fementido
2750
y a mí ejemplo de mujeres.
Redondilla
Mira si por ti imitó
Fenis el fénix del cielo,
pues con tus llamas, Marcelo,
el ser de mujer perdió.
Redondilla
2755
Más le valiera morir
si agora por te querer
cual fénix vuelve a su ser,
pero no para vivir.
Redondilla
¿Para aquesto te partiste?
2760
¿Para questo me engañaste?
¿El seguro es que dejaste?
Él te dé la fe que diste.
Redondilla
Amas a Lucinda, en fin;
casar con ella deseas,
2765
y antes que el fin de eso veas
verás, Marcelo, mi fin.
Redondilla
¿Pues con haberme burlado
pagas lo que te he querido?
¿Para aquesto te he tenido
2770
en el alma retratado?
Redondilla
Mas de ese villano trato
me vengará mi pasión
con sacarme el corazón
por no tener tu retrato.
Redondilla
2775
Verte has vengado de mí
por la burla que te hago,
y yo llevo el justo pago
que por amar merecí.

MARCELO
Redondilla
Tente, Fenis, no permitas
2780
con tu muerte mi deshonra.

FENIS
Si no me vuelves la honra,
¿por qué la muerte me evitas?

MARCELO
Redondilla
Si el yerro que cometí
quiere en eso castigarme
2785
para delante quitarme
el bien que no merecí,
Redondilla
por lo que hubo entre los dos
ruego, si piedad tenéis,
que con esa me acabéis
2790
antes que os ofenda a vos.
Redondilla
Porque recia cosa es,
mi gloria, si habéis mirado
que por salvar al culpado
se dé la muerte el juez.
Redondilla
2795
Yo confieso que os amé
y confieso que me amasteis,
y que el honor arriesgasteis
por sustentarme la fe.
Redondilla
Pero ciego de afición
2800
por Lucinda vine acá.
No fue razón; mas mirá
que amor no guarda razón.
Redondilla
Hacé perdón general
si esto os disculpa, o si no
2805
páguelo, mi Fenis, yo,
pues que hice todo el mal.

FENIS
Redondilla
Pues quiso, Marcelo, Dios
que hubiese en vos tal disculpa,
yo os perdonaré esta culpa
2810
con que vos perdonéis dos:
Redondilla
una, este atrevimiento
que por amor te he tenido;
otra es que tercera he sido
hoy en cierto casamiento,
Redondilla
2815
donde Lucinda y Lisardo
de hoy más para en uno son.

MARCELO
¡Oh, terrible confusión!
¿Por qué modo?

FENIS
Por gallardo.

(Entra LUCINDA y LISARDO.)

LUCINDA
Redondilla
Suelta, engañador.

LISARDO
Agora
2820
no es razón que os esquivéis.

LUCINDA
Suelta, tirano.

LISARDO
No huiréis,
y os satisfaréis, señora.

FENIS
Redondilla
Si piensas que estoy burlando,
veslos allí.

MARCELO
¡Caso extraño!

FENIS
2825
Quiero llegar, que el engaño
es causa que estén bregando.

LUCINDA
Redondilla
Si no os vais, señor, de aquí
daré gritos a mi gente.

FENIS
Pues sois, Lucinda, prudente,
2830
sosegaos y oídme a mí.
Redondilla
Yo soy vuestro esclavo Justo
y agora vuelvo a mi ser;
soy de Marcelo mujer,
y éste vuestro esposo al gusto.
Redondilla
2835
Gusta de casar con él,
que os prometo, por el Cielo,
que os ama más que Marcelo
y hay prendas y sangre en él.

LUCINDA
Redondilla
¡Santo Dios! ¿Que mujer eres?—
2840
Marcelo, ¿es aquesto así?

MARCELO
No puedo negar que sí.

LUCINDA
¡Ah, confianza de mujeres!

(Entra LUCINDO y LUCIANO.)

LUCINDO
Endecasílabos sueltos (tirada)
Por que entiendas, señor, que estoy casado
con la que digo y la que tú pretendes,
2845
agora la verás en mi aposento.

LUCIANO
¡Oh, Lucindo traidor! ¿Qué gente es ésta
que me has metido dentro de mi casa?

LUCINDO
O son ladrones que entran a robarnos,
o gente que ha venido al desposorio.
(Entra el GOBERNADOR, RUFINO y JUBERTO.)
2850
Pero escucha, señor, ¿qué gente es ésta?

LUCIANO
¿Qué es esto, Cielo? ¿Esto hay en mi casa?
Señor Gobernador, ¿qué es lo que busca?

GOBERNADOR
A vuestra merced busco.—Asilde luego.

LUCIANO
¿Por qué razón? ¿He hecho algún delito?

GOBERNADOR
2855
Y harto torpe, que me ha puesto espanto.
¿Qué es de un esclavo que tenéis en casa?

LUCIANO
Señor Gobernador, si pende de eso,
yo diré la verdad, que de ella costa
que yo no tengo culpa en el negocio.

RUFINO
2860
(Él quiere confesar sin que le apremien.)

LUCIANO
Yo la compré, pensando que era esclavo,
de un cierto forastero que aquí vino,
y en esa posesión ha estado en casa;
y agora me parece que Lucindo,
2865
conociendo ser Fenis, está a punto
de casarse con ella y la demanda.

GOBERNADOR
¿Cómo es eso de Fenis?

LUCIANO
Fenis, tu hija,
que en hábito de esclavo está en mi casa
y a pique de casarse con mi hijo.

MARCELO
2870
Dice, señor, verdad. Fenis es ésta
y yo el que le causé hacerse esclavo.
Marcelo soy y hijo de Marcelo,
que tú conoces, natural de Génova;
no te disgustes de que sea mi esposa,
2875
pues sabes bien las partes de mi padre.

GOBERNADOR
¡Oh, caso extraño! ¡Oh, caso milagroso!
Siendo eso ansí, yo gusto que lo sea.—
Y, Luciano, a vos yo os doy por libre,
aunque fue la prisión por otro indicio.

LUCINDO
2880
(Pensé burlalla y quédome burlado.)

MARCELO
Demás de esto, señor, pasa otra cosa:
que Fenis, por pagar el tratamiento
tan bueno que Lucindo y él le han hecho,
ha casado a Lucinda con Lisardo,
2885
que no es menos que yo en caudal y sangre.
Suplícote que con su padre acabes
que lo tenga por bien.

GOBERNADOR
Yo lo suplico,
que le conozco bien, y es casamiento
que a entrambas partes puede estar a cuento.

LUCIANO
2890
Que yo lo aceto, pues lo quiso el Cielo.

JUBERTO
(Llega, Rufino, y pide que nos paguen,
pues por nosotros esto ha sucedido.

RUFINO
Con cien azotes para entrambos basta.)

GOBERNADOR
Lo que ha pasado téngase en secreto,
2895
y, celebradas las dichosas bodas,
da con aquesto fin nuestra comedia.