Félix Lope de Vega y Carpio Lope de Vega y Carpio, Félix

LOS ENEMIGOS EN CASA




Texto utilizado para esta edición digital:
Cotarelo y Mori, Emilio, Obras de Lope de Vega publicadas por la Real Academia Española, V: Obras dramáticas. Madrid, Archivo de Museos y Bibliotecas, 1916, pp 145-180.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Martínez Fernández, Ángela (Artelope)

Elenco

DOÑA ISABEL
DON VASCO
PORTERO
HONORIO
DON PEDRO
DON FERNANDO
CELIO
OTÁÑEZ
MENDO
MARQUÉS
DON RODRIGO
MARQUESA
ASISTENTE
CARRILLO
ESCUDERO
DOÑA LEONOR
DON LUIS
FINARDO
DON FÉLIX
ELVIRA
CAPITÁN
VALENTÓN
BELARDO
CRIADO
SOLDADO
NIÑO
PAJES
JUANA

Acto I

 (Salen DON VASCO, HONORIO y un PORTERO de cabildo.)

HONORIO
Redondilla
¿Está don Fernando aquí?

PORTERO
Agora en la sala entró.

HONORIO
No hay cosa que tiemble yo,
ni de más disgusto en mí.

VASCO
Redondilla
5
Ten paciencia, que no es justo
que aquí entiendan tu pesar.

HONORIO
Creo que me ha de causar
el verlos tanto disgusto,
Redondilla
que el oficio he de vender
10
y salir de este cuidado.

VASCO
En eso vas engañado;
porque en dejando de ser
Redondilla
Veinticuatro en la ciudad,
tus enemigos esfuerzas;
15
y dar al contrario fuerzas,
amigos y autoridad,
Redondilla
¿quién lo tendrá por cordura?

HONORIO
Tomad, portero, la espada.

VASCO
Tomad ésta.

HONORIO
Si envainada
20
la viera en él, por ventura
Redondilla
que la ciñera mejor.

VASCO
Quien no disimula y sabe
cerrar su enojo con llave
para la ocasión mejor,
Redondilla
25
perderáse de ignorante.

HONORIO
Estos bandos heredé.

VASCO
El vuestro mi padre fue,
y tengo siempre delante
Redondilla
el odio y enemistad
30
que a este linaje tenía;
pero, sin perder la mía,
quitarle la autoridad
Redondilla
tuve siempre a discreción.
Entrad y disimulemos,
35
que antes de mucho tendremos
tiempo, lugar y ocasión.

(Váyanse, y salgan DON FÉLIX y CARRILLO, su criado.)

FÉLIX
Redondilla
¿Entró mi padre, portero,
en el Cabildo?

PORTERO
Ya entró.

FÉLIX
No saldrán tan presto.

PORTERO
No.

FÉLIX
40
Pierdo la ocasión si espero.

CARRILLO
Redondilla
Después le podrás hablar;
mira que salir quería
doña Isabel.

FÉLIX
¡Qué porfía
de amor, que me ha de matar!
Redondilla
45
Amo, Carrillo, la hija
de un hombre que, por ultraje
del honor de mi linaje,
no hay cosa que más le aflija
Redondilla
que verme lucir a mí;
50
tanto a mi padre aborrece.
Mira tú que le merece
quererla y amarla ansí,
Redondilla
o como, cuando beber
mi propia sangre quisiera,
55
me dará la suya.

CARRILLO
Espera
milagros que suele hacer
Redondilla
el tiempo en desconfianzas,
que dicen que la fortuna
nunca miente en cosa alguna
60
mejor que en las esperanzas.

FÉLIX
Redondilla
Pues ¿puede ser que estos bandos
del padre de mi Isabel,
tan ciego, airado y cruel,
y los Atienzas y Ovandos
Redondilla
65
puedan cesar algún día?

CARRILLO
¿Son piedras los hombres?

FÉLIX
No;
pero conózcome yo
y amor la desdicha mía;
Redondilla
que entre un millón de mujeres
70
que en esta ciudad miré,
de esta sola me agradé.

CARRILLO
Si fue tu estrella, ¿qué quieres?
Redondilla
Ya sabes tú que el amor
no es elección ni consiente
75
fuerza, porque es accidente.

FÉLIX
Mi muerte fuera mejor.
Redondilla
Pero retírate aquí,
que del Cabildo ha salido
don Fernando.

(Salen DON FERNANDO y DON PEDRO. Veinticuatro.)

CARRILLO
¡Y qué perdido
80
de color!

FÉLIX
¿De color?

CARRILLO
Sí.
Redondilla
Y con él viene también
el Veinticuatro, su hermano.

FÉLIX
¿Si han reñido?

CARRILLO
Ten por llano
que no han salido por bien.

FERNANDO
Terceto
85
Dadme esa espada, Ojeda, que os prometo
que el que mandó que aquí sin ella entrasen
no era poco repúblico y discreto.

PEDRO
Terceto
Dadme la mía a mí.

FÉLIX
(Que éstos dejasen
el Cabildo a tal hora…

CARRILLO
No es sin causa.)

FERNANDO
90
¡Que tales cosas a mis ojos pasen!

PEDRO
Terceto
La necedad su atrevimiento causa;
que ¡vive Dios!…

FERNANDO
¡Espada no tuviera!

PEDRO
Con qué fingida risa, con qué pausa
Terceto
el sombrero os quitó.

FERNANDO
No se pudiera
95
juzgar si le quitó, pues sólo un dedo
le levantó, cual si celada fuera.
Terceto
No me pude sufrir ni estarme quedo;
los guantes me quité de las airadas
manos, que detener apenas puedo.
Terceto
100
Echélos en el suelo y dos patadas
les di con tal furor, que vi en algunos
(Salen HONORIO y DON VASCO.)
mudar color.

HONORIO
Pidamos las espadas.

VASCO
Terceto
Estuvieron los Cerdas importunos
en no dejarnos ir.

FÉLIX
(Mi padre es éste.)

HONORIO
105
Cuidado ha sido no salir ningunos.

PEDRO
Terceto
Las espadas se ciñen.

FERNANDO
Aunque cueste
mil vidas, he de hablarlos. Llega, hermano,
y mi casa y quietud paciencia preste.

PEDRO
Terceto
¿Es término, señores, cortesano
110
no levantar dos dedos el sombrero?
¿Pone la voluntad plomo en la mano?
Terceto
¿Habemos de buscar un relojero
que levante esas pesas que ha bajado
la calidad, que no subió el dinero?

HONORIO
Terceto
115
(¿Ha hablado con nosotros, o pensado
que habla con los necios sus iguales?

VASCO
¿Cuándo este necio fue más bien hablado?)

HONORIO
Terceto
¿Sabéis que con los hombres principales
se ha de hablar con respeto, mayormente
120
los que con ellos son tan desiguales?

VASCO
Terceto
Quitar la gorra a tan humilde gente
no conviene a tan nobles caballeros.

FERNANDO
El que dijere que me iguala, miente.

VASCO
Endecasílabos sueltos (tirada)
Responden al agravio los aceros.

CARRILLO
125
(Saca la espada.

FÉLIX
No podré, Carrillo,
que es padre de mi bien, si éste es mi padre.)

 (En comenzando a reñir, dos a dos, salga el MARQUÉS DE CÁDIZ y el ASISTENTE, y gente.)

MARQUÉS
Ténganse, caballeros.

ASISTENTE
¡Fuera! ¡Ténganse!

MARQUÉS
¡Ténganse, digo!

HONORIO
Cuando no bastara
la del Marqués, tu autoridad sobrara.

ASISTENTE
130
Muestren las armas.

FERNANDO
Estas son las mías.

ASISTENTE
Si no bastare para dar remedio
a tanta enemistad a tales bandos
que tiene la ciudad para perderse
el castigo que hiciere de mi parte,
135
al Rey escribiré que lo remedie.

MARQUÉS
Por vida mía, que pues ha llegado
ocasión en que yo, si yo merezco
que me hagan merced estos señores,
esté presente a sus enojos y iras,
140
que el señor Asistente por bien tenga
que trate de las paces y interponga
mi autoridad para que todo cese
y se trate de tales amistades,
que duren desde aquí por mil edades.

ASISTENTE
145
Si a vuestra señoría le parece
que los podrá quietar y ellos conocen
la merced que les hace, con deseo
de su quietud remitiré la causa
a su juicio y dejaré en sus manos
150
lo que me toca a mí.

MARQUÉS
Pues yo os suplico
no haya prisión aquí ni se dé cuenta
al Rey de ningún modo, que yo quiero
que corra por la mía.

HONORIO
Cualquier cosa
que a mi hermano y a mí sobre este caso
155
mande el señor Marqués, obedecemos.

FERNANDO
Y nosotros lo mismo respondemos.

MARQUÉS
Pues denme la palabra, caballeros,
de ser amigos y dejar los bandos,
casando, para ser todos parientes,
160
las hijas y los hijos del linaje
en llegando ocasión, que esto es servicio
de Dios, a que vivimos obligados;
al Rey, que estos oficios les confía
de la ciudad cuyo gobierno tienen,
165
siendo cual es, cualquiera de los cuatro,
en su noble Cabildo Veinticuatro.

PEDRO
Yo digo que la doy.

FERNANDO
Y yo lo mismo.

HONORIO
Yo también por los dos.

MARQUÉS
Dense los brazos.

ASISTENTE
Dad a estos caballeros las espadas,
170
y adviertan que me han dado esta palabra,
y que la pediré como soldado
y Capitán del Rey en campo armado.

MARQUÉS
Vénganse con nosotros don Fernando
y don Pedro.

FERNANDO
Verá el Marqués que he sido
175
el mayor servidor de su apellido.

MARQUÉS
Todos son caballeros principales,
y harán como quien son.

VASCO
¡Buenos quedamos!

HONORIO
Pues ¿qué habemos perdido?

VASCO
Y ¿qué ganamos
quedando, por lo menos, desmentidos?

HONORIO
180
Miraras eso tú cuando prendernos
el Asistente quiso.

VASCO
Mejor fuera
que en una torre presos nos pusiera.

HONORIO
Ya es hecho; ya hemos dado la palabra.

VASCO
Que no hay palabra si hay agravio.

CARRILLO
(Llega,
185
que yo sé que tu padre te había visto
antes de la pendencia.

FÉLIX
Voy contento
a darle el parabién de ser amigos,
que era mi muerte el verlos enemigos.)
Quintilla
El contento que me ha dado
190
ver que de tantos enojos
haya la causa cesado,
remite el alma a los ojos,
donde le traigo cifrado.
Quintilla
Quiero dar el parabién,
195
después de vos, padre mío,
a mi buen tío también.

VASCO
A ser padre, como tío,
yo te respondiera bien.

FÉLIX
Quintilla
Pues ¿de qué estáis ofendido?

VASCO
200
¿Tan pequeña ofensa ha sido
ver a tu padre en la mano
la espada contra un villano,
afrentado y desmentido,
Quintilla
y hallándote en la quistión
205
tener la tuya envainada?

FÉLIX
No tenéis, señor, razón;
que no estuviera mi espada
cobarde en esta ocasión
Quintilla
si desiguales os viera;
210
pero estando dos a dos,
pienso que agravio os hiciera.

HONORIO
¡Buena disculpa, por Dios,
si yo su lacayo fuera!
Quintilla
Cuando de un padre la vida
215
a peligro suele estar
y la honra está ofendida,
el que es hijo ¿ha de mirar
con cuál espada se mida?
Quintilla
Si se hallare alguna historia
220
desde el principio del mundo
que de esto deje memoria,
yo seré el padre segundo
de un hijo de tanta gloria.
Quintilla
¡Con qué cortés invención
225
disfraza la cobardía!
Pienso que en esta ocasión
dudosa hacerme quería
de su madre la opinión;
Quintilla
que hijo que con la espada
230
mira riñendo a su padre
y se la tiene envainada,
sospechas pone en su madre.

FÉLIX
¡Señor!…

HONORIO
No respondas nada.
Quintilla
Si tú mi sangre tuvieras,
235
¿no se te alterara allí?

FÉLIX
No pienso que hablas de veras.

VASCO
Pues ¿qué ha de decir de ti?
¿Por qué no te vas? ¿Qué esperas?
Quintilla
¿Disculpa le quieres dar?

HONORIO
240
Vete, cobarde, y no sólo
de este famoso lugar;
destiérrate al otro polo,
infama el agua del mar,
Quintilla
pues, cuando montes excede,
245
no cubre infamia tan vil.

VASCO
Bien habéis dicho; no quede
un mancebo tan gentil
adonde afrentarnos puede,
Quintilla
pues lo ha de hacer otro día
250
con otra igual valentía.

HONORIO
Si a mi casa vuelves más,
en este acero verás
que no es tu sangre la mía.
Quintilla
Enviárate a Granada;
255
pero no es para la guerra
quien en la defensa honrada
de su padre, y en su tierra,
no sabe sacar la espada.
Quintilla
Vete en casa de un amigo,
260
y este tu criado, igual
en pensamientos contigo,
pues también, como leal,
me dejó con mi enemigo,
Quintilla
te llevará, con que luego
265
te vayas donde quisieres.

FÉLIX
Señor, que me oigas te ruego.

VASCO
¿Que te escuche un padre quieres
de tan justo enojo ciego?
Quintilla
¡Vete de aquí!

FÉLIX
Pues no puedo
270
daros disculpa, yo voy
donde mandáis.

HONORIO
¡Lindo miedo!—
¿Carrillo?

CARRILLO
¿Señor?

HONORIO
Estoy…

CARRILLO
(Para mi muerte me quedo.)

HONORIO
Quintilla
Estoy de suerte…

CARRILLO
No sé
275
cómo disculpa te dé…

HONORIO
Ven acá, así Dios te guarde.
¿Es este mozo cobarde?

CARRILLO
Cobarde, si el Cid lo fue.

HONORIO
Quintilla
¿Ha tenido por ahí
280
alguna quistión?

CARRILLO
Señor,
no ha tres noches que le vi
con tan gallardo valor,
si tengo crédito en ti,
Quintilla
que con espada y broquel,
285
con lindo despejo y talle,
como otro don Manuel,
echó de toda una calle
seis hombres.

VASCO
Y diez con él.

CARRILLO
Quintilla
No estaba sino a su lado
290
un buen hijo, un hombre honrado,
que por su parte ayudó.

HONORIO
Y ¿quién era ese hombre?

CARRILLO
Yo.

VASCO
¡Qué buen testigo!

HONORIO
¡Extremado!

VASCO
Quintilla
Ellos debieron de huir.

CARRILLO
295
Eso no puedo sufrir,
señor don Vasco, y ¡por Dios!
que los dos con otros dos,
y aun dos mil, pueden reñir.

VASCO
Quintilla
Pues ¿cómo en esta ocasión,
300
la más justa y más honrada,
don Félix vio la quistión
puesta en la vaina la espada?

CARRILLO
Por una negra afición.
Quintilla
Bien sé que en esto hago mal
305
y que callar es mejor;
pero no es ser desleal
recuperar el honor
de un hombre tan principal.
Quintilla
Don Félix, señor, adora
310
la hija de tu enemigo,
que es una hermosa señora;
helóse en verle contigo
sacada la espada agora.
Quintilla
Verdad es que si durara
315
la pendencia la sacara;
mas como el Marqués llegó,
a su suegro le guardó,
como a su padre, la cara.

HONORIO
Quintilla
¿Cómo a su suegro? ¿Es casado?

CARRILLO
320
No, señor.

VASCO
¿Halo tratado?

CARRILLO
Tampoco.

HONORIO
Pues ¿qué pretende?

CARRILLO
Tratarlo, si no te ofende,
y amigos habéis quedado.

VASCO
Quintilla
Déjame hacer esto a mí.

HONORIO
325
Pues en esto ¿qué has de hacer?

VASCO
Oyeme en secrete.

HONORIO
Di.

CARRILLO
Poco se puede perder
en haberlo dicho aquí;
Quintilla
que las amistades hechas
330
de enojos y pesadumbres
cesan todas las sospechas
y las difíciles cumbres
de este imposible deshechas.
Quintilla
Cesen bandos, haya paz;
335
Amor, amistades haz;
parará la guerra en bodas
si a parentesco acomodas
un odio tan pertinaz.
Quintilla
Sin duda que esta quistión
340
ha sido para más bien.

HONORIO
¡Extraña resolución!

VASCO
No hay en el mundo quien
pueda ofender tu opinión
Quintilla
haciendo lo que te digo.

HONORIO
345
¿Carrillo?

CARRILLO
¿Señor?

HONORIO
Escucha.
¿Cuál es el mayor amigo
de Félix?

CARRILLO
O es grande o mucha
la amistad de don Rodrigo.
Redondilla
Si es para buscalle, allí
350
sé yo, sin duda, que está.

HONORIO
Estas palabras le di:
“Tu padre hizo paces ya
con los contrarios aquí;
Quintilla
y para fortalecer
355
el concierto, por mujer
a doña Isabel te dan,
que sólo aguardando están
a que firmes un poder;
Quintilla
que no quiere que al efeto
360
del desposorio secreto
estés presente.”

CARRILLO
Yo iré,
y albricias le pediré.

HONORIO
Carrillo, tú eres discreto;
Quintilla
no tengo que te advertir.
365
Dado el poder, irse puede;
que cuando haya de venir
haré que avisado quede
para que pueda partir
Quintilla
con galas de desposado
370
como hijo de quien es.

(Váyase.)

CARRILLO
Hoy a tu linaje has dado
nuevo valor.

VASCO
Esto es
venganza de un pecho honrado.

HONORIO
Quintilla
¿Quién se casará con ella?

VASCO
375
Yo; y, llevándola a mi casa,
verás cómo vengo en ella
la cólera que me abrasa,
y que es de Troya centella.
Quintilla
No se habrán hombres vengado
380
por tan estrecho camino.
A eso voy determinado.

HONORIO
Es el honor desatino
en el corazón airado.

(Salen DOÑA ISABEL y LEONOR, en una huerta.)

ISABEL
Redondilla
¿Hay alguno que nos vea?

LEONOR
385
Las yedras y los jazmines
con que estos frescos jardines
la primavera hermosea.

ISABEL
Redondilla
¿Podré sacar el papel?

LEONOR
Aquí segura podrás,
390
que hay una mujer no más,
pero está vuelta en laurel.

ISABEL
Redondilla
De eso estoy segura yo;
que en mi vida he sido ingrata
a quien de quererme trata,
395
y con saber que nació
Redondilla
obligado a aborrecerme
por odio de su linaje.

LEONOR
Advierte que aguarda el paje.

ISABEL
Será responder perderme.
Redondilla
400
Leo, en fin.

LEONOR
Y yo te escucho.

ISABEL
“Belisa, un padre cruel…”

LEONOR
¿Qué es Belisa?

ISABEL
Es Isabel;
y no se disfraza mucho,
Redondilla
porque es el nombre a la letra
405
comenzando por el fin.
Mira otra vez el jardín.

LEONOR
Si algún lince no penetra
Redondilla
las paredes, yo no veo
ojos, sino solas hojas.

ISABEL
410
“Me pone en tantas congojas,
que traigo loco el deseo;
Redondilla
pues si considero el tuyo
lleno de tanto rigor,
trágico fin de mi amor
415
en sus crueldades arguyo.”
Redondilla
¡Ay, Dios! ¿Si quiere dejarme?

LEONOR
No es eso sino sentir
lo que os han de hacer sufrir.

ISABEL
Es imposible casarme,
Redondilla
420
Leonor, por su voluntad;
que de tales enemigos
no son los libros testigos
ni de esta ni de otra edad.
Redondilla
Aborrécense en extremo
425
y persíguense envidiosos.

LEONOR
Pasos siento.

ISABEL
Los celosos
de mi padre, Leonor, temo.
Redondilla
Toma, y esconde el papel.

LEONOR
Si es él, me le trago entero.

(Salen DON FÉLIX y DON RODRIGO.)

FÉLIX
430
En fin, despedirme quiero
de mi querida Isabel,
Redondilla
y a la guerra que en Granada
tiene el Rey irme a probar
si sé, por dicha, sacar
435
entre enemigos la espada.

RODRIGO
Redondilla
No os espantéis de que esté
vuestro padre tan airado.

FÉLIX
Este mi sujeto amado
causa, don Rodrigo, fue
Redondilla
440
de no acertar a sacar
contra su padre la espada.

RODRIGO
La mano está disculpada.

FÉLIX
No me dejó disculpar.
Redondilla
Mil veces la fui a poner
445
en el puño, y otras tantas
me tuvo Amor; ni aun las plantas
quiso dejarme mover.
Redondilla
Mas pienso que si pensara
que mi padre me había visto,
450
que, aunque quedara malquisto,
contra los dos la sacara.
Redondilla
Del águila, don Rodrigo,
dicen que sus hijos prueba
al sol, y esta misma prueba
455
hizo mi padre conmigo.
Redondilla
Que el águila, a quien enoja
el no tener certidumbre
si los ofende su lumbre,
de su nido los arroja.
Redondilla
460
Águila mi padre ha sido;
sacó la espada, sol fue,
y, como no la miré,
hame arrojado del nido.
Redondilla
Dice que no he de volver
465
a su casa eternamente.

RODRIGO
Junto aquella hermosa fuente
he visto…

FÉLIX
No hay más que ver.
Redondilla
Esta es mi Isabel, Rodrigo.
Aquí habemos concertado
470
vernos.

ISABEL
¿Quién viene a su lado?

LEONOR
Aquel su gallardo amigo,
Redondilla
que no me parece mal.

FÉLIX
¿Puedo llegar, mi Belisa?

ISABEL
¿No te lo dice esta risa?

FÉLIX
475
Dice, aurora celestial,
Redondilla
que sale el sol de tu cielo,
y en su risa y arrebol
veo que trae agua el sol
y mi tempestad recelo.
Redondilla
480
Pensé venir a tus ojos
para descansar contigo
de lo que pasó conmigo,
y fue para darte enojos,
Redondilla
pues vengo a notificarte
485
mi ausencia.

ISABEL
Pues ¿vaste?

FÉLIX
Sí,
aunque no me voy de ti,
que sólo el cuerpo se parte.

ISABEL
Redondilla
¿Búrlaste?

FÉLIX
Pesadas son
burlas de ausencia entre amantes.

ISABEL
490
Pues ¿qué causas hay bastantes?

FÉLIX
Oye, mi bien, la ocasión.
Romance (tirada)
A la puerta del Cabildo
llegué a buscar a mi padre,
cuando vi salir el tuyo,
495
que Dios muchos años guarde.
Salió don Pedro, tu tío,
con él; retiréme aparte;
ciñéronse las espadas
sin advertir en mirarme.
500
Mi padre y su hermano luego
salieron por otra parte;
las suyas también se ciñen,
mirándome sin hablarme.
Los cuatro, en fin, hablan, riñen,
505
porque no quiero cansarte
en decirte las palabras,
pues que ya sus bandos sabes.
No puse mano a la espada
por respeto de tu padre,
510
o por amor que te tengo,
que hace el amor respetarse.
Salió presto el Asistente,
y, con el Marqués de Cádiz,
los cuatro hicieron amigos,
515
digo, firmaron las paces:
que tengo por más posible,
que hacer estas amistades,
los lobos y los corderos
en un redil albergarse;
520
vivir en un nido juntos
los pescados y las aves,
y en un álamo, de noche,
las alondras y alcotanes;
dos soberbios o envidiosos,
525
dos profesores de un arte,
un necio con un discreto,
que es imposible juntarse.
Fuéronse todos, y, en fin,
quedando, sólo a matarme,
530
don Vasco y mi padre fiero;
pues apenas quise hablalle
cuando me dijo: “¿Aquí vienes,
villano, cruel, infame;
hombre que pone sospecha
535
en la lealtad de tu madre,
pues sacando yo la espada
no se te alteró la sangre?
Vete de mi casa luego;
no entres en ella, cobarde.”
540
Fuime por no le decir
una disculpa tan grande
como era tenerte yo
por alma, y que el alma hace
oficio de presidente,
545
que los oficios reparte
a potencias y sentidos,
y que, queriendo arrojarme,
me llegó un recado tuyo
que me dijo que templase
550
las leyes del nacimiento
con las del amor, que trae
desde el principio del mundo
origen tan admirable,
que dijo Dios que podía
555
dejar su padre y su madre
el hombre por la mujer,
porque es carne de su carne.
Dejé a mi padre por ti,
y agora es fuerza dejarte
560
por mí, que, yendo a Granada,
satisfación quiero darles
de que soy hombre que puedo
sacar la espada y matarme,
porque sólo para eso
565
será mi ausencia bastante.

ISABEL
Redondilla
¿Cómo podré responder
a tan grande sinrazón,
pues no hay en el corazón
las fuerzas que he menester?—
Redondilla
570
¡Ah, mi señor don Rodrigo,
llegaos acá, que bien puedo
atropellar cualquier miedo!

RODRIGO
Soy de don Félix amigo
Redondilla
y muy vuestro servidor.

ISABEL
575
Don Félix se va a Granada
porque quiere más su espada
que cuanto vale mi honor.
Redondilla
¿Paréceos que puede ser
amor este desatino?

RODRIGO
580
Ya le digo que es camino
en que más puede perder
Redondilla
que aventurar a ganar.
Que si es dar satisfación
a su padre, no es razón,
585
pues él no puede agraviar,
Redondilla
ni el juez con lengua o vara,
ni con jineta el soldado,
ni con la lengua el airado
padre, porque todo para
Redondilla
590
en debida autoridad
y en propia naturaleza.

FÉLIX
Cuando por vuestra nobleza
disculpáis mi necedad,
Redondilla
¿dónde tengo de vivir?

RODRIGO
595
En mi casa retirado,
que soy un amigo honrado
que en ella os sabré servir,
Redondilla
y que pretendo la gracia
de Leonor, que guarde Dios,
600
si emparentamos los dos
por fin de tanta desgracia.

LEONOR
Redondilla
¡Ay, don Félix! ¿Dónde os vais?
Si por dar satisfación
de valiente, no es razón;
605
mirad que en Sevilla estáis;
Redondilla
matad dos hombres o tres;
no busquéis moros allá.

(Sale CARRILLO.)

CARRILLO
¿Y don Félix?

ISABEL
Aquí está.

CARRILLO
¡Señor del alma!

FÉLIX
¿Quién es?

CARRILLO
Redondilla
610
Carrillo soy, pesia a mí,
que puedo serlo en la cara
de la hermosura más rara.
¡Albricias!

FÉLIX
La causa di.

CARRILLO
Redondilla
Las paces se han confirmado
615
con casaros a los dos.

FÉLIX
¿A quién?

CARRILLO
¡Qué lindo, por Dios!
A Isabel con un letrado
Redondilla
y a ti con una irlandesa.

RODRIGO
Mira que con Isabel
620
te casan.

FÉLIX
¿Tan de tropel
mi airada fortuna cesa?
Redondilla
Carrillo, ¿es esto verdad?

CARRILLO
Y que vengo a que me des
un poder, porque a las tres,
625
tú ausente, y en la ciudadN
X
Nota del editor

«Este verso y el anterior parecen equivocados, pues no forman claro sentido.»

,
Redondilla
han de quedar desposados
don Vasco y este ángel bello.

FÉLIX
¿Ella con él?

RODRIGO
De un cabello
cuelgan de amor los cuidados:
Redondilla
630
don Vasco, con tu poder,
se ha de desposar por ti.

FÉLIX
¿Queda concertado así?

CARRILLO
Acaba ya de temer,
Redondilla
que es vergüenza tanto miedo.

LEONOR
635
Mi padre y don Pedro.

ISABEL
¡Ay, Dios!

CARRILLO
Por aquí salid los dos.

FÉLIX
¡Que aun despedirme no puedo!
Redondilla
Doite el alma desde aquí.

ISABEL
¿Luego nunca me la has dado?

FÉLIX
640
Es otra alma que he engendrado
después de la que te di.

 (Vanse. Salen DON FERNANDO y DON PEDRO.)

FERNANDO
Octava real
Aquí pienso que están.

PEDRO
Sobrina mía,
yo he de ganar albricias; pero quiero
que no disimuléis, porque sería
645
dilataros el bien.

ISABEL
La causa espero.

PEDRO
De nuestras amistades llegó el día.
Vuestro padre, Isabel, es caballero;
dio la palabra a un príncipe, ya es hecho;
limpiado habemos de pasión el pecho.
Octava real
650
Vos sois la oliva de estas paces; tanto,
que hoy con don Félix quedaréis casada.

ISABEL
Sólo, señor, respondo que me espanto
de ver paz tan dudosa confirmada.

FERNANDO
Porque después se regocije cuanto
655
es digno a nuestras prendas, hija amada,
hoy por poder os desposáis.

ISABEL
Mi celo
miró en tus paces el Autor del Cielo.

FERNANDO
Octava real
Sólo falta, Leonor, tu casamiento.

LEONOR
Aun agora, señor, es muy temprano.

FERNANDO
660
No faltará ocasión si el fundamento
son estas paces, en que tanto gano.

PEDRO
Pide el coche, sobrina, y al momento
vuelve a tu casa.

ISABEL
¡El Cielo soberano
os confirme en las paces comenzadas!

FERNANDO
665
¡Hoy envainan tus bodas mil espadas!

(Váyanse, y salgan el MARQUÉS DE CÁDIZ y la MARQUESA DOÑA JUANA y CRIADOS.)

MARQUÉS
Redondilla
Fueron, Marquesa, tan fuertes
los bandos que os he contado,
que en la ciudad han causado
mil escándalos y muertes.
Redondilla
670
Dicen que origen tuvieron,
para que durasen tanto,
de unos hidalgos que al santo
Fernando entonces sirvieron
Redondilla
conquistando esta ciudad,
675
y que, haciéndoles favor
sobre ambiciones de honor
y oficios de autoridad,
Redondilla
hicieron mil desafíos,
en que murieron algunos,
680
cuyos hijos importunos
heredando sangre y bríos,
Redondilla
han continuado de suerte
que apenas se pasa el mes
sin heridos dos o tres,
685
y, por dicha, alguna muerte.
Redondilla
Fui a Cabildo, y quiso Dios
que en el mismo se apuntasen
y que, en saliendo, sacasen
las espadas, dos a dos,
Redondilla
690
los que las cabezas son
y más ricos y enemigos.
Al fin, yo los hice amigos,
con que estorbé su prisión;
Redondilla
quedaron apaciguados,
695
y, a lo que se vio, contentos,
y para hacer casamientos
y emparentar concertados,
Redondilla
que en esto la paz estriba;
y hase trazado de modo,
700
que hoy queda en silencio todo,
si no es que cubierta viva
Redondilla
alguna oculta centella
en las cenizas del pecho.
El casamiento se ha hecho
705
de una gallarda doncella,
Redondilla
hija de aquel don Fernando,
y don Félix, un mancebo
que fuera Narciso nuevo
si se estuviera mirando.
Redondilla
710
Este es el hijo de Honorio;
pienso que le conocéis.

JUANA
Servicio a Dios habéis hecho
y a la ciudad muy notorio,
Redondilla
a quien estos bandos tienen
715
en tal peligro.

MARQUÉS
He sabido
que está todo apercibido,
y el desposorio previenen
Redondilla
para esta noche, que ha dado
el don Félix su poder
720
para que se pueda hacer
presto y con menos cuidado.
Redondilla
Desposaráse con ella
don Vasco, del Félix tío,
y porque es amigo mío
725
el padre de la doncella,
Redondilla
vos y yo somos padrinos;
hacedme gusto que vais.

JUANA
Si vos de por medio estáis,
cesarán los desatinos,
Redondilla
730
y más ya tan confirmadas
las paces con casamiento.

MARQUÉS
El bien de esta gente intento,
y que las cosas pasadas
Redondilla
en silencio se sepulten.

JUANA
735
¡Quiera Dios que sea bastante
para que de aquí adelante
secretos odios se oculten!

MARQUÉS
Redondilla
Toda su quietud y honor
consiste en el casamiento.

JUANA
740
De grande aborrecimiento
suele nacer grande amor.

 (Salen DON VASCO y DON FÉLIX.)

VASCO
Endecasílabos sueltos (tirada)
Esto pasaba entre esta infame gente.

FÉLIX
Pues vuélveme el poder si no aprovecha.

VASCO
Tu padre le tomó, y allá le tiene,
745
y aun pienso que le ha dado a tu enemigo.

FÉLIX
¿Que se volviese atrás de su palabra?

VASCO
Dicen que te casaba con Teodora,
hija suya bastarda, y que no era
doña Isabel.

FÉLIX
¡Extraña desventura!
750
¡Cuán poco el bien en desdichados dura!

VASCO
Helado me quedé cuando me dijo
que tomase la mano de Teodora,
y desde aquí me está temblando agora.

FÉLIX
¿La mano de Teodora? ¿Estaba loco?
755
¿Mi amor y calidad tiene en tan poco?

VASCO
En tan poco los tiene, como digo.

FÉLIX
¡Qué poco hay que fiar del enemigo!

VASCO
Por lo que sucediere, Félix mío,
revoca aquel poder.

FÉLIX
¡Yo le revoco
760
de mi desdicha muerto, de amor loco!
Tan enseñado a males he vivido
que no pensé jamás que me quedara
alguno que sentir.

 (Sale CARRILLO.)

CARRILLO
Un escribano
me pregunta por ti.

VASCO
Parte, don Félix,
765
y revoca el poder.

FÉLIX
Voy de tal suerte,
que revocara el ser, si ser pudiera,
y el autor de mi ser no se ofendiera.

CARRILLO
¿Qué tenemos?

FÉLIX
Ya es nada el casamiento.

CARRILLO
¿De qué manera?

FÉLIX
Dícenme que agora
770
me daba don Fernando una Teodora.

CARRILLO
¿Quién es Teodora?

FÉLIX
Cierta bastardilla
de una mujer que es fábula en Sevilla.

VASCO
(¡Qué bien se va trazando mi venganza!)

(Sale DON FERNANDO.)

FERNANDO
¿Adónde está don Félix?

VASCO
¿No le viste?
775
Ya revoca el poder.

FERNANDO
¡Qué bien hiciste!

VASCO
Revocado el poder, haré esta noche
el desposorio, y llevaré en un coche
la novia, con gran fiesta, a mi posada,
donde hasta la mañana esté guardada.
780
Por la mañana, dos caballos toma
y a don Félix a Córdoba te lleva,
para que yo le vuelva a don Fernando
su hija y revocado el poder.

FERNANDO
Creo
que no se ha imaginado tal venganza.

VASCO
785
Si culpan a don Félix decir puedes
que supo que era gente mal nacida.
Dará al Marqués esta disculpa y luego
correrá por Sevilla su bajeza,
y tú, satisfaciendo a tanto agravio,
790
te vengarás sin sangre, como sabio.

FERNANDO
Vamos a ver si el escribano acaba,
que pienso que la novia te esperaba.

VASCO
Con la revocación dentro del pecho
que hace, sin pensar en este engaño,
795
creyendo que a Teodora darle quiso,
con Isabel me casaré esta noche,
y no de otra manera.

FERNANDO
Bien has dicho.

VASCO
Yo quiero caminar a lo seguro.

FERNANDO
Y yo vengarme hasta morir procuro.

(Salen LEONOR y DOÑA ISABEL.)

ISABEL
Redondilla
800
¿Vengo buena?

LEONOR
A mi contento,
así lo viniera yo,
pues que don Rodrigo habló
contigo en mi casamiento.

ISABEL
Redondilla
Déjame tú desposar
805
con don Félix de mis ojos,
que le daré mil enojos
hasta venirte a casar;
Redondilla
que él, como su grande amigo,
solicitará el deseo
810
de tu Rodrigo, que creo
que mueres por don Rodrigo.

LEONOR
Redondilla
Si una vez te ves allá
en el reino de tu amor,
sin memoria del temor
815
con que me dejas acá,
Redondilla
segura estoy que mi nombre
aun apenas se te acuerde.

 (Sale un ESCUDERO.)

ESCUDERO
Puesto que estoy algo verde,
no tan mozo y gentil hombre
Redondilla
820
como me quisiera hallar
para alegrar esta boda…

ISABEL
¿Qué hay, Trigueros?

ESCUDERO
Que ya toda
viertes oloroso azahar,
Redondilla
y que estás hecha una tienda
825
de guantes de ámbar y flores.

ISABEL
¿Ya vos me decís amores?

ESCUDERO
Mientras que viene tu prenda.

ISABEL
Redondilla
¿No veis que el señor don Vasco
se desposa por poder?

ESCUDERO
830
En mi vida pude ver
este don Vasco y don asco.
Redondilla
Pues don Félix, ¿dónde está,
que me daba lindo escudo?

ISABEL
Venir agora no pudo;
835
pero mañana vendrá.

LEONOR
Redondilla
Los Marqueses han venido;
tu padre viene con ellos.

ISABEL
¿Están bien estos cabellos?

LEONOR
Como un sol.

ISABEL
¿Y este vestido?

LEONOR
Redondilla
840
No tienes que preguntar.

 (Salen con acompañamiento los MARQUESES y DON FERNANDO y DON PEDRO.)

FERNANDO
Era, aunque fuera muy rica,
a tales huéspedes chica.

ISABEL
Dadme esos pies a besar.

MARQUÉS
Redondilla
Alzaos, señora, del suelo,
845
pues sois la paz de esta guerra,
que no ha de estar en la tierra
prenda que viene del Cielo.

ISABEL
Redondilla
¡Al Cielo me levantáis,
señor, con tanto favor!

JUANA
850
Celos tengo del amor
que a doña Isabel mostráis;
Redondilla
mas no dejaré por eso
de darle un gran parabién.

ISABEL
Con vuestro amparo mi bien
855
se aumenta con mucho exceso.

ESCUDERO
Redondilla
Don Vasco ha llegado ya.

PEDRO
Haced plaza al desposado.

 (Salen DON VASCO y HONORIO.)

MARQUÉS
Vos seáis muy bien llegado.

VASCO
¿Tanto bien estaba acá?
Redondilla
860
Parece que me turbé
no siendo yo el desposado;
mas del poder que me han dado
la necedad heredé.

HONORIO
Redondilla
La novia es tal, que podría
865
hacer mayores efetos.

ISABEL
Padre y tío tan discretos
suplen la ignorancia mía.

FERNANDO
Redondilla
Por muchos años y buenos
vengáis, Honorio, a mi casa,
870
ya vuestra, pues hoy se pasa
tan buen dueño, por lo menos,
Redondilla
a ella para mi bien.

HONORIO
Del que yo gano, Fernando,
cuantos me ven me están dando
875
con envidia el parabién.

ESCUDERO
Redondilla
El Cura aguarda, señor.

MARQUÉS
Pues, señores, ¿qué aguardamos?

JUANA
Dadme vos la mano, y vamos.

ISABEL
Para besarla es favor.

(Vanse, y salen en hábito de noche DON RODRIGO y DON FÉLIX y CARRILLO.)

RODRIGO
Romance (tirada)
880
Nunca con tanta razón
broqueles hemos traído.

FÉLIX
De miedo y armas cargados
a ver un ángel venimos

RODRIGO
¿Piensas que podrás hablar
885
si aquesta noche ha sabido
que te engañaba su padre
y no la casa contigo?

CARRILLO
Antes, por esa razón,
no habrá ventana o resquicio
890
por donde no intente hablarte,
para saber lo que ha sido
y para tener consuelo.

FÉLIX
Dice la verdad Carrillo.
¡Oh, fementido Fernando!,
895
¿tú eres hombre bien nacido?
¿Ansí cumples la palabra
dada a mi padre, a mi tío,
al Asistente, al Marqués,
a Sevilla, a su Cabildo,
900
a doña Isabel, a mí,
a tu amor, al Cielo mismo?
¡No puedo disimular!
¿Qué haremos, que estoy perdido?

RODRIGO
No sé lo que te aconseje.

FÉLIX
905
¡Por vida de don Rodrigo
que lleguemos a la puerta!

RODRIGO
Si éstos están prevenidos
no excusamos pesadumbre.

CARRILLO
¿Pesadumbre? ¡Oh, qué lindico!
910
¿No ven que vengo aquí yo
con cuatro dedos de vino?
Déjenme reconocer.

FÉLIX
Llega a este muro divino,
lleva a estas almenas de oro.

CARRILLO
915
¡Qué temerario ruido!

FÉLIX
¿Es de armas?

CARRILLO
Antes parece
de fiesta y de regocijo.

RODRIGO
¿Fiesta y regocijo?

CARRILLO
Sí.

FÉLIX
Este borracho ha bebido
920
algún vino glorioso.

RODRIGO
Dice verdad, ¡por Dios vivo!

FÉLIX
Cantando están. No lo entiendo.

RODRIGO
Gente sale.

FÉLIX
¿Qué habrá sido?

 (Salen el ESCUDERO, que ha bebido, y unos pajes, CELIO, MENDO, OTÁÑEZ.)

ESCUDERO
¡Fuera, pícaros! ¿Qué es esto?

OTÁÑEZ
925
Trigueros se fue a los trigos.

ESCUDERO
¿Conmigo burlas? ¡Afuera!

CELIO
Dale, Mendo.

ESCUDERO
¡Ah, picarillos!

MENDO
Juguemos al abejón.

ESCUDERO
Sí; pero esténse queditos.

CELIO
930
Ea, pues, póngase en medio.

ESCUDERO
Miren, señores, que aviso.

OTÁÑEZ
Ponle el pie por esa parte
yo por esta…

ESCUDERO
Ya les digo
que doy a todo cristiano
935
y que con todos me tiro.

CELIO
Cayó en tierra.

ESCUDERO
Muerto soy.

FÉLIX
¡Ah, hidalgos! ¡Ah, reyes míos!
¿Qué fiestas hacen en casa?
¿Es por dicha algún bautismo?

OTÁÑEZ
940
Sábelo todo Sevilla,
y vos solo, peregrino,
¿no sabéis que han hecho paces
aquellos bandos antiguos
de los Atienzas y Ovandos
945
y que es don Félix marido
de doña Isabel, mi ama?

FÉLIX
Don Félix, señores, quiso;
pero don Fernando, no.

OTÁÑEZ
¿Cómo no, si habemos visto
950
los desposorios agora?

FÉLIX
¿De quién?

OTÁÑEZ
Don Vasco, su tío,
con ella se ha desposado,
y han sido sus dos padrinos
los dos Marqueses de Cádiz.

CELIO
955
¡Hola! ¡Aho! ¿Estáis dormido?
Asele tú de esa pierna,
que, si yo de ésta le tiro,
le hemos de hacer carretón
de los que amuelan cuchillos.

ESCUDERO
960
¡Ah, traidores! En cangrejo
un hombre habéis convertido.

OTÁÑEZ
¿Hay cuchillos a amolar?

ESCUDERO
El braguero me han rompido.

FÉLIX
Don Rodrigo, ¿qué es aquesto?

RODRIGO
965
Que tu tío te ha mentido,
o, revocado el poder,
volvieron a ser amigos
y se ha vuelto a desposar.

FÉLIX
¿Son los que salen los mismos?

 (Toda la boda salga, y los MARQUESES.)

JUANA
970
No os habemos de dejar
la novia, que concluído
ha de quedar esta noche.

FERNANDO
Yo he cumplido lo que he dicho.

MARQUÉS
Doña Isabel ha de ser
975
de don Félix su marido
por nuestra mano esta noche.

FERNANDO
Yo obedezco y no replico.

JUANA
A su casa se la llevo,
que es de la madrina oficio,
980
y dure un siglo la paz.

FÉLIX
(¿No escuchastes lo que dijo?)

RODRIGO
¿Qué hay que escuchar? A tu casa,
y desposada contigo,
llevan a doña Isabel.

FÉLIX
985
Yo he de perder el sentido.
¿Están en el coche ya?
Mírale presto, Carrillo.

CARRILLO
Ya suben. ¿De qué te espantas?

FÉLIX
De que no pierdo el juicio.
990
Echemos por esta calle.

RODRIGO
¿Aún temes?

FÉLIX
Pues ¿no hay peligro?

RODRIGO
Sin enemigos, ¿adónde?

FÉLIX
Desdichas son enemigos.


Acto II

(Sale DOÑA ISABEL.)

ISABEL
Décima
¿A quién habrá sucedido
995
la desventura que a mí,
pues con tal dicha nací
¡oh, nunca hubiera nacido!
anoche, o perdí el sentido?
Con don Vasco desposada
1000
aquí vine acompañada,
donde don Félix, mi esposo,
me aguardaba cauteloso
y yo le amaba engañada.
Décima
Llegué, diéronme aposento,
1005
no me quise desnudar
por más honesta esperar
la luz de mi pensamiento.
Turbóse mi entendimiento,
dando las diez y las doce,
1010
porque quien amor conoce
ya sabe qué es esperar,
y más cuando ha de llegar
la ocasión en que le goce.
Décima
Cuando ya sentí la una
1015
dióme en la imaginación
una triste prevención
de mi presente fortuna.
Quedé sin fuerza ninguna
dando las dos y las tres,
1020
y tan sin alma después
que, cuando el alba salía,
de loca, me parecía
que andaba el mundo al revés.
Décima
¡Qué de veces acechando
1025
por la llave de la puerta
miraba mi gloria incierta,
ya creyendo, ya dudando!
Tal vez el aire, sonando,
a su voz me parecía;
1030
tal vez sus pasos sentía,
hasta que, por desengaño,
por las puertas de mi engaño
se entró de repente el día.
Décima
¡Oh, cruel esposo mío!
1035
¿Estos eran tus deseos?
¿Conmigo tratos tan feos?
¿Con mi amor tanto desvío?
¿Tan presto en hielo tan frío
tu fuego se convirtió?
1040
Si otra mujer te agradó,
¿de qué ha servido engañarme?
Pero quiero reportarme;
él viene, la puerta abrió.

(Sale DON VASCO.)

VASCO
Décima
Estarás muy admirada
1045
de que tu ingrato marido
no haya esta noche venido,
y de esperarle, cansada.
La primera desposada
sin esposo en ti contemplo.

ISABEL
1050
¡Qué bien mis desdichas templo!
Mas desde que vine aquí
que sería conocí
de desdichadas ejemplo.
Redondilla
A don Félix esperé
1055
hasta que sentí tus pasos,
revolviendo varios casos
con que el deseo engañé.
Hasta agora no acabé
de desengañar mi engaño;
1060
pero, en viéndote, mi daño
es tan cierto, que te nombra
de mi tragedia la sombra
y de mi amor desengaño.
Décima
A desposadas dichosas
1065
despiertan música y fiestas,
y, para salir compuestas,
las criadas, codiciosas,
galas ricas y olorosas;
cuadras cubiertas de estrados,
1070
y a mí, en tus pasos airados,
quiere Amor que me despierte
el verdugo de mi muerte
con los cordeles doblados.
Décima
¿Qué tienes que me decir,
1075
que revientas por hablar?
Si me vienes a matar,
no me puedo resistir:
supe amar, sabré sufrir;
mas quien amó a su enemigo
1080
bien merece este castigo,
porque quien de ellos se fía,
¿qué bien esperar podría
sino el que usasteis conmigo?

VASCO
Décima
De mí no debes quejarte,
1085
sino de tu esposo.

ISABEL
Yo
aún no sé quién me ofendió.

VASCO
Él es el todo y la parte.
Las nuevas que puedo darte
es que cuando supo ayer
1090
que eras para ser mujer
de un caballero tan cierto,
desigual, mudó el concierto
y, al fin, revocó el poder.
Décima
Yo, como no lo sabía,
1095
contigo me desposé;
trájete aquí, que pensé
que tu marido sería;
no quiso porque tenía
el poder ya revocado,
1100
por ser, como fue avisado,
que eras, hermosa Isabel,
mal nacida, ¡hecho cruel!,
pero sumamente honrado.
Décima
No pudo todo el amor
1105
hacer que se case mal
un hombre tan principal;
venció, en efeto, el honor.
Tú no eres limpia, en rigor.
Anoche quise enviarte
1110
a tu padre, y por no darte
tan presto tal pesadumbre,
aguardé del sol la lumbre.

ISABEL
No puedo, infame, escucharte.
Décima
¿Para qué al sol aguardabas
1115
si no ser limpia sabías,
pues con la noche cubrías
lo que en la luz declarabas?
Pero como imaginabas
la invención que habías de hacer,
1120
tiempo hubiste menester,
y toda la noche ha sido,
en que ese mozo perdido
ha revocado el poder.
Décima
¡Ábreme la puerta luego,
1125
abre, que me muero aquí!
¡Abre de presto, ay de ti,
que te abrasará mi fuego!

VASCO
Que aguardes tanto te ruego
cuanto el coche pongan.

ISABEL
Mira
1130
que me provocas a ira.
Déjame, que daré voces.

VASCO
Mal, Isabel, me conoces.

ISABEL
¿Hay tal enredo y mentira?
Décima
¿Hay tan extraña invención
1135
como la que habéis pensado?
¡Qué bien os habéis vengado
dando mi amor ocasión!
Trazas de villanos son,
fingida fue el amistad,
1140
todo ha sido falsedad,
todo ha sido trato doble;
mirad si mi padre es noble
en que ha tratado verdad.
Décima
¡Abre prestoN
X
Nota del editor

«Esta décima tiene dos versos de más.»

!

VASCO
Este poder
1145
puedes contigo llevar.

ISABEL
Allá sé yo que he de hallar
el poder que he menester.
Burlasteis una mujer,
que en efeto sois mujeres.

VASCO
1150
Muy libre doncella eres.

ISABEL
Porque me casé contigo;
que a ser verdad, enemigo,
yo te hiciera tal afrenta,
que a la que tu sangre intenta
1155
fuera notable castigo.

(Vanse, y salen HONORIO y DON FÉLIX.)

FÉLIX
Redondilla
¿Esto se podía usar
con tan nobles caballeros?

HONORIO
¿Pues a mí me haces fieros?

FÉLIX
Y te quisiera matar.

HONORIO
Redondilla
1160
¡Villano!

FÉLIX
Nací de ti,
¿cómo no seré villano?

HONORIO
Pienso que afrento la mano
si llego a ponerla en ti.

FÉLIX
Redondilla
Más lo quedará mi cara.

HONORIO
1165
¿Vienes loco?

FÉLIX
Loco estoy
de ver que sin culpa soy
culpado en maldad tan clara.
Redondilla
Con engaño me habéis hecho
que revocase el poder,
1170
como si en una mujer
fuese un mentís satisfecho.
Redondilla
Mi tío se desposó
habiéndole revocado,
sólo por haber pensado
1175
que ansí su afrenta vengó.
Redondilla
Encerrada la ha tenido
donde, por voces que he dado,
ni del traidor fui escuchado
ni de mi mujer oído.
Redondilla
1180
Toda la noche pasé
enterneciendo sus rejas,
que, con lágrimas y quejas,
su hierro y piedra ablandé.
Redondilla
Las estrellas celestiales
1185
sus rayos escurecer
vi mil veces, por no ver
un hombre entre tantos males.
Redondilla
Romper intenté las puertas;
mas sosegóme el traidor
1190
con decir que era mi honor
que no estuviesen abiertas.
Redondilla
Con esto la luz del día
de su puerta me quitó;
tardó el sol, mas no tardó
1195
si encerrado le tenía.
Redondilla
Fuíme, y véngote a buscar
para que me des consuelo,
y en tus entrañas de hielo
no das a mi amor lugar.
Redondilla
1200
Que en vez de venir conmigo
para que me den mi esposa,
dices que es más justa cosa
vengarte de tu enemigo.
Redondilla
¿Véngaste de él o de mí?
1205
Di, ¿con quién eres cruel?
¿Por qué, si te ofendes de él,
haces la venganza en mí?
Redondilla
Pues, desengáñate, padre,
si padre llamarte debo,
1210
nombre que por fuerza apruebo
por la virtud de mi madre,
Redondilla
que si no me mandas dar
hoy mi querida Isabel,
y más que Nerón cruel
1215
quieres tu hacienda abrasar,
Redondilla
que he de matar a mi tío
y luego matarme a mí.

HONORIO
Nunca pensé que de ti
oyera igual desvarío.
Redondilla
1220
Revocas, muy necio, ayer
el poder que a Vasco diste,
y luego a voces quisiste
que te diese tu mujer.

FÉLIX
Redondilla
Él me engañó, que a Teodora
1225
dijo que darme quería.

HONORIO
A Isabel le volvería
Vasco a su padre al aurora;
Redondilla
que el no abrirte fue muy justo,
para no darte ocasión
1230
a que perdiese opinión
una mujer por tu gusto.
Redondilla
Salte de Sevilla luego,
que sé que te han de buscar
para matarte, y es dar
1235
viento al mar y leña al fuego.
Redondilla
Vete a Córdoba o Granada;
yo iré contigo si quieres.

FÉLIX
Para cobardes mujeres
tuvistes anoche espada,
Redondilla
1240
no para los hombres, no;
que os desmintieron como hombres,
y ansí merecéis los nombres
que esta vil hazaña os dio.
Redondilla
Mujeres sois, en efeto,
1245
pues os vengáis en mujer,
que aun no supistes tener
tan vil agravio en secreto.
Redondilla
El alma me habéis quitado,
que el sentido es lo de menos.
1250
Túveos hasta ayer por buenos,
de ser vuestra sangre honrado;
Redondilla
pero ya serán mejores
vuestros propios enemigos,
porque yo no quiero amigos
1255
desmentidos y traidores.

HONORIO
Redondilla
Si a mis enemigos vas
llévate ese bofetón;
tendrás conmigo opinión
si en llegando se le das.
Redondilla
1260
Y vete luego de aquí,
porque si saco la espada…

FÉLIX
La mía tendré envainada
porque he nacido de ti;
Redondilla
pero quisiera poder
1265
deshacerme y engendrarme
en mí mismo, por quitarme
este ser, si es tuyo el ser.
Redondilla
No es el dar un bofetón
un padre a un hijo deshonra,
1270
y más si en consejos de honra
el hijo tiene razón;
Redondilla
que es darme en la cara a mí
que tu mano llama y toca
a la puerta de la boca
1275
al alma que vive aquí,
Redondilla
por que la sangre le vuelva
de este cuerpo que me diste,
que el agravio que me hiciste
no hay sangre que no revuelva.
Redondilla
1280
Tómala, pues tu traición
que es tan mala me declara;
vesla aquí, toda en la cara,
al golpe del bofetón;
Redondilla
que como la sangre suele
1285
al corazón acudir,
quiere a la cara venir,
que es donde la afrenta duele.

HONORIO
Redondilla
Yo sé que no merecías
mi sangre.

FÉLIX
¡Sángrame, pues;
1290
armas tienes con que des
fin a tu rabia y mis días!

HONORIO
Redondilla
Salte de Sevilla, digo.

FÉLIX
Presto verás lo que hago.
Yo seré, para tu estrago,
1295
capitán de tu enemigo.

HONORIO
Redondilla
Quiérome quitar de aquí,
que me va el furor cegando.

FÉLIX
Ya es mi padre don Fernando.

HONORIO
¡Si vuelvo, infame, ay de ti!

(Vase el padre.)

FÉLIX
Soneto
1300
Mató, para vengar a Filomena,
Progne su hijo, y la homicida espada
al padre, que comió su carne airada,
mostró, por postre, en la sangrienta cena.
Agora, huyendo por la tierra ajena,
1305
se queja arrepentida, aunque vengada,
y en ruiseñor su hermana transformada,
canta en los bosques su tragedia y pena.
Ansí mi padre, por venganza suya,
hace en su sangre tan cruel matanza,
1310
que no hay Medea de quien tal ser arguya.
Mas llegará del Cielo la venganza,
pues no hay lugar donde de Dios se huya,
que desde el Cielo hasta el Infierno alcanza.

(Vase, y sale DOÑA ISABEL con manto.)

ISABEL
Redondilla
Sola cual mujer ninguna
1315
desposada amaneció,
que sola pudiera yo
correr tan cruel fortuna.
Redondilla
Vengo adonde ayer salí
acompañada y honrada;
1320
pero más acompañada,
si lo son penas, volví.
Redondilla
Porque de esas traigo tantas,
que de honor parece exceso
que puedan tan grave peso
1325
sustentar tan flacas plantas.
Redondilla
¿Ha vuelto jamás mujer
de diez horas desposada,
por más que fuese engañada,
como yo? No puede ser.
Redondilla
1330
Ahora bien, quiero llamar
antes que más entre el día.
No hay una piedra; aún podría
piedra a mis dichas faltar.
Redondilla
¡Mas, ay, Cielos, quién pudiera
1335
llamar con el corazón,
que es piedra en esta ocasión
con que mi padre me oyera!
Redondilla
¡Ay, puertas, por quien salí!
¿cómo no os enternecéis?
1340
Pero por no abrir lo haréis
a mujer que vuelve ansí.
Redondilla
¡Ah de casa! Están dormidos.
Es de mañana. ¡Ah, dichosos,
que mis males rigurosos
1345
no han tocado sus sentidos!
Redondilla
¡Ah de casa!

(El ESCUDERO en alto.)

ESCUDERO
¿Quién vocea?
¡Mala Pascua le dé Dios!

ISABEL
Trigueros, hola, ¿sois vos?

ESCUDERO
Pues ¿quién queréis vos que sea?

ISABEL
Redondilla
1350
Abrid a doña Isabel.

ESCUDERO
Ya el vino se me pasó.

ISABEL
Abrid, mirad que soy yo.

ESCUDERO
¡Qué necedad tan cruel!
Redondilla
Doña Isabel, mi señora,
1355
con su marido acostada,
¿andaba desesperada
por esta calle a tal hora?
Verso suelto
¡Vaya en mal hora quien es!

ISABEL
Redondilla
Fuése. ¡Ah, Cielos! ¿Esto más?
1360
Trigueros, hola, Trigueros.

ESCUDERO
Mas ¿cuánto va que he de haceros
que os volváis con Barrabás?

(ELVIRA, esclava, en lo alto.)

ELVIRA
Redondilla
¿Con quién es tan de mañana,
Trigueros, la pesadumbre?

ESCUDERO
1365
Más quisiera media azumbre
de mi santo, Elvira hermana.
Redondilla
La puerta nos apedrea
una mujer o demonio,
que basta por testimonio
1370
que a tales horas lo sea.

ELVIRA
Redondilla
¿Mujer?

ESCUDERO
Mujer. ¿No la ves?

ELVIRA
¿Qué busca? ¿Quién es, señora?
¿Qué es lo que quiere a tal hora?

ESCUDERO
Doña Isabel dice que es.

ISABEL
Redondilla
1375
Tu señora soy, Elvira.

ELVIRA
En la voz ella parece.

ISABEL
Sí, que yo soy quien padece.
Abre. Este es mi rostro, mira.

ELVIRA
Redondilla
¡Ay, Trigueros; mi señora!

ESCUDERO
1380
¿Estás borracha?

ELVIRA
Ella es.—
¿Doña Leonor? ¿Doña Inés?
¿Julia? ¿Casilda? ¿Teodora?—
Redondilla
Espera, señora mía,
que señor se ha levantado.

ESCUDERO
1385
¡Vive Dios, que me he turbado!
No la vi, no es bien de día.
Redondilla
Algo le habrá sucedido.
Voy a señor como un rayo.

ISABEL
Toda en pensar me desmayo
1390
tu rostro, padre ofendido.

(Sale DON FERNANDO.)

FERNANDO
Endecasílabos sueltos (tirada)
¿Qué es esto?

ISABEL
¿Con qué cara podré hablarte,
padre mío y señor?

FERNANDO
Pues, hija mía,
¿tú sola y en mi puerta antes del día?

ISABEL
¿Quién, si no yo, tan desdichada fuera,
1395
que a tus años tan triste amaneciera?

FERNANDO
Bien dices, que el postrero de mis años
será este día. ¿Cómo ansí tan sola?
Pero ¿qué te pregunto, pues que vienes
de en casa de unos bárbaros villanos?

ISABEL
1400
Harto ha sido venir libre a tus manos.
Lleváronme, cual viste, acompañada
de los Marqueses y de deudos tuyos,
a casa de don Vasco; despidiéronse,
y yo estuve sentada en un estrado
1405
casi hasta media noche, con cuidado
de mi traidor marido fementido,
mas mintiendo en la fe no es mi marido.
Vino don Vasco, y, con fingida risa,
me asió la mano y me llevó a una cuadra
1410
donde estaba una cama, que vacía
la vimos yo y la noche, amor y el día.
Cerróme por de fuera, y en voz baja
me dijo que en aquélla me acostase.
Fuése, quedé llorando vergonzosa
1415
por engañada más que por esposa.
Así pasé bañada en amoroso
llanto hasta el alba, que salió a reírse
de quien a su enemigo quiso tanto;
dióme su risa y yo le di mi llanto.
1420
Decirte mis cuidados y congojas;
pintarte el levantarme y el sentarme,
el ir a las ventanas por momentos,
el escuchar poniendo los oídos
en los resquicios de la puerta, es cosa
1425
más para imaginada que contada,
aunque de nadie fuera imaginada.
Vino don Vasco tras del alba. ¡Mira
qué sol me amaneció! Pero ¿qué menos
tan negra y triste noche merecía?
1430
Al fin, como la noche trajo el día.
Díjome que don Félix, avisado
de que éramos nosotros mal nacidos
mientras vino a tu casa a desposarse,
el poder revocó que le había dado;
1435
y, ausente de Sevilla, me dejaba
para que me casases con quien fuese
de mi bajeza igual, y a que saliese
de su casa, cual ves, me dio licencia.
Venganza me dé Dios y a ti paciencia.

FERNANDO
Octava real
1440
Quisiera a voces, hija, lamentarme
de la mala fortuna tuya y mía;
mas la culpa que tuve en confiarme
aun de quejarme al Cielo me desvía.
Tus lágrimas pudieran obligarme
1445
y de este hombre sin Dios la tiranía
a salir por Sevilla y poner luego
con mis parientes a sus casas fuego;
Octava real
pero considerando que esta afrenta
requiere más acuerdo en la venganza,
1450
demos lugar al alma que lo sienta
mientras que de estos bárbaros la alcanza.
No ha corrido en la mar tanta tormenta,
cuando por las estrellas se abalanza
poniendo escalas de agua al cielo mismo,
1455
nave ya estrella y ya profundo abismo,
Octava real
como esta noche triste habrás pasado.
Entrate a desnudar.—¿Hola?

(Sale LEONOR, ELVIRA y el ESCUDERO.)

LEONOR
¿Qué es esto?

FERNANDO
Una hazaña que ha hecho el desposado,
con que su nombre con los nueve ha puesto.
1460
Así a doña Isabel nos ha enviado.

LEONOR
Hermana mía, ¿tanto mal tan presto?

ELVIRA
¡Señora de mis ojos!

ESCUDERO
Hija mía,
ni creí vuestra voz, ni al sol, ni al día.

LEONOR
Octava real
¿Esto ha usado contigo aquel villano?

FERNANDO
1465
Lleva, Leonor, de aquí tu hermana triste,
porque mirar rigor tan inhumano
de nueva furia el corazón me viste.

LEONOR
Dame esos brazos y esa blanca mano,
que a aquel traidor con tanto amor le diste.

ISABEL
1470
Vamos, hermana, que me faltan fuerzas.

LEONOR
Las mismas piedras a venganza esfuerzas.

(Llévanla, y salen DON PEDRO, DON LUIS y FINARDO.)

PEDRO
Octava real
¿Qué es esto, hermano? ¿Qué notable llanto
es éste de tu casa? ¿Quién se ha muerto?

FERNANDO
Ya les suplico que no lloren tanto;
1475
mas como yo lo soy, el llanto es cierto.

PEDRO
¿Tú? Dios te guarde.

FERNANDO
Sí, que el Cielo santo,
ofendido, por dicha, del concierto
de aquellos mal nacidos enemigos,
me ha dado con razón tantos castigos.

LUIS
Octava real
1480
¿Han hecho alguna cosa como suya?
¿Han tomado venganza en vuestra prenda?

FERNANDO
De que en mi casa está, su mal se arguya.

PEDRO
¿En vuestra casa?

FERNANDO
Quedo, no se entienda.

PEDRO
Pues ¿cómo, hermano? ¿En una hija tuya
1485
toman venganza, y quieres que no encienda
nuestra razón el Cielo con suspiros
y la ciudad con armas y con tiros?—
Octava real
Parientes: convocad vuestros amigos,
ármense todos, demos en la casa
1490
de estos bárbaros fieros enemigos.

LUIS
Presto verás con qué furor se abrasa.

FERNANDO
No es justo de la afrenta hacer testigos
ni que sepa Sevilla lo que pasa.
Más agraviado soy y soy más viejo.
1495
Mi consejo tomad.

PEDRO
Que no hay consejo.

 (Sale DON FÉLIX y CARRILLO.)

FÉLIX
Romance (tirada)
Para mostrar mi inocencia,
generosos caballeros,
y que no he sido culpado
en la traición que os han hecho,
1500
a Dios remito el juicio
y por vuestras puertas entro
a dar a vuestra justicia
sin resistencia mi cuello.
¿Qué miráis? Don Félix soy;
1505
yo soy, que a mostraros vengo
la verdad del amor mío
con la sangre de mi pecho.
Don Vasco me dijo ayer
que don Fernando, en desprecio
1510
de mi honor, como a Jacob
Labán su idólatra suegro,
por Raquel me daba a Lía;
y a Teodora, que aborrezco,
por doña Isabel, mi esposa,
1515
que es mi esposa cuanto al Cielo.
Hízome por este engaño
revocar el poder luego,
y vínose a desposar
para engañaros, diciendo
1520
que yo la culpa tenía
porque muchos me dijeron
que no érades bien nacidos
y que era afrentar mis deudos.
Aquí estoy, señores míos;
1525
si queréis creerme, os ruego
que me deis mi amada esposa,
a quien tanto adoro y quiero,
que yo viviré con ella
en vuestra casa, contento
1530
de mejorarme de padre,
que la ventaja os confieso,
tanto, que porque hoy al mío
dije los méritos vuestros,
con un bofetón me puso
1535
las armas de vuestro sello.
Si no me queréis creer,
y acaso entendéis que vengo
de cobarde arrepentido
o por la fuerza del miedo,
1540
sacad las espadas todos;
sangre en estas venas tengo
de Honorio, vuestro enemigo;
no penséis que me defiendo.
Matadme. ¿Qué me miráis?
1545
Manos y espada os ofrezco;
mas solamente os suplico
que, en fe de mi amor eterno,
al umbral de vuestra casa
deis sepultura a mi cuerpo.

FERNANDO
Octava real
1550
¿Qué os parece de cosa tan extraña?

PEDRO
Que juntos le pasemos aquel pecho.

FERNANDO
Tened, por Dios, que no es honrada hazaña.

CARRILLO
(Aquí te han de matar, señor, ¿qué has hecho?

FÉLIX
Vete, Carrillo.

CARRILLO
Un hombre te acompaña
1555
que morirá contigo satisfecho
de que emplea la vida justamente.)

PEDRO
Pues ¿quieres tú que el mundo nos afrente?

LUIS
Octava real
Déjamele matar.

FERNANDO
Don Luis, ¿qué es esto?

FINARDO
Pues ¿qué piensas hacer?

FERNANDO
Tente, Finardo.

CARRILLO
1560
(¡En qué peligro tu persona has puesto!

FÉLIX
A morir vine aquí, la muerte aguardo.)

PEDRO
Si el Cielo a tu venganza está dispuesto,
no te acobardes tú.

FERNANDO
No me acobardo;
pero bien puedo yo, sin afrentarme,
1565
de este linaje bárbaro vengarme.

LUIS
Octava real
Pues ¿qué llamas afrenta, si la muerte
de este mancebo recupera el daño?

FERNANDO
Tracemos la venganza de otra suerte,
y dure aquesta muerte todo un año.

FINARDO
1570
¿De qué manera?

FERNANDO
Una cadena fuerte,
con un candado que no sufra engaño,
le pongamos al pie y en prisión viva,
donde mil muertes sin morir reciba.
Octava real
Yo le pondré con este su criado
1575
donde nadie de casa sepa de ellos
hasta que muera a mi placer vengado,
asiendo la ocasión por los cabellos;
que, en fin, con Isabel está casado,
aunque lo niegan y revocan ellos;
1580
y como el tiempo tantas cosas muda,
parece que es bien que viva en duda.

LUIS
Octava real
Bien dice don Fernando.

PEDRO
Plega al Cielo,
don Luis, que alguna vez no se arrepienta.

FINARDO
Ama a su hija, y es piadoso celo,
1585
pues con esta prisión cubre su afrenta.

FERNANDO
Muestra esas manos, mísero mozuelo.

FÉLIX
Y el corazón en ellas os presenta
el amor que a Isabel siempre he tenido;
desde que se las di las he rendido.

PEDRO
Octava real
1590
Con esta liga atarle puedes.

FÉLIX
Ata,
que más fuerte prisión amor me puso.

FERNANDO
Ata ese mozo tú.

CARRILLO
Fortuna ingrata
su desventura y mi prisión dispuso.

PEDRO
Agradeced, villanos, que no os mata.

FÉLIX
1595
De que vida me deis estoy confuso.

FERNANDO
Entrad, que tiempo habrá.

FÉLIX
Por amor muero.

CARRILLO
Tú por amor, y yo por majadero.

(Métenlos atados, y salen DON VASCO, DON RODRIGO y HONORIO.)

VASCO
Quintilla
¿Que de Félix no sabéis
ni a vuestra casa ha venido?

RODRIGO
1600
Si vosotros le ponéis
adonde pierda el sentido,
¿qué le buscáis, qué queréis?
Quintilla
Pienso que desesperado
habrá el camino tomado
1605
de Córdoba o de Granada.

HONORIO
¿Que no os dio parte de nada,
ni os ha visto ni buscado?

RODRIGO
Quintilla
Ni me ha buscado ni visto.
¿Qué había de hacer aquí,
1610
odioso al mundo y malquisto,
que apenas de verlo ansí
el justo llanto resisto?
Quintilla
Hace Vasco por engaño
que, revocando el poder,
1615
se ponga a tan grande daño,
dando a tan noble mujer
tan infame desengaño.
Quintilla
Llévala a su casa luego,
y a Félix no deja entrar,
1620
de venganza injusta ciego;
vuélvela sin dar lugar
a ella al dolor, de él al ruego,
Quintilla
y búscale por Sevilla.
¿Cuándo será maravilla,
1625
aunque a cielo y tierra enoje,
que en el Betis no se arroje
desde la puente o la orilla?
Quintilla
¡Ah, señores, qué mal hecho
ha sido y qué mal pensado!

HONORIO
1630
Ya nos reñís sin provecho.

VASCO
Mal nos culpáis si ha quedado
hoy nuestro honor satisfecho,
Quintilla
y mirad qué gente ha sido,
pues han callado su afrenta.

RODRIGO
1635
No la pondrán en olvido,
que en mármol dicen que asienta
el agravio el ofendido
Quintilla
y en el agua el que ofendió,
y ansí, el uno se borró,
1640
y el otro, quedando vivio,
acordóse el vengativo
y al descuidado mató.

VASCO
Quintilla
Mucho volvéis, don Rodrigo,
por esa gente.

RODRIGO
No soy
1645
más que de Félix amigo.
Siento que sin él estoy,
como él el no estar conmigo.
Quintilla
Lo mal hecho vitupero,
que en una mujer no fue
1650
venganza de caballero.

VASCO
Hombre soy yo.

RODRIGO
No se ve
en un ejemplo tan fiero.

VASCO
Quintilla
Hablad bien.

RODRIGO
Haced vos bien
y ninguno hablará mal.

VASCO
1655
Yo hablo y hago también.

RODRIGO
No temáis que por igual
ejemplo crédito os den.

VASCO
Quintilla
Muy descompuesto me habláis.

RODRIGO
¿Qué otra cosa merecéis,
1660
si a vuestra sangre matáis,
traidora amistad hacéis
y una mujer deshonráis?

VASCO
Quintilla
¡Quien eso dijere, miente!

RODRIGO
Ansí respondo a traidores.

HONORIO
1665
Tente, don Rodrigo, tente.

RODRIGO
¡Oh, si fuérades mejores!
Pero aunque la espada afrente,
Quintilla
¡tíñase en sangre tan baja!

VASCO
¡Muerto soy!

RODRIGO
¡Huíd, villanos,
1670
que a correr os doy ventaja!
¡Siempre descansan las manos
donde la lengua trabaja!—
Quintilla
Herido pienso que fue.

(Salen DON FERNANDO y DON PEDRO.)

PEDRO
¿Qué es aquesto, caballero?

RODRIGO
1675
Para dos liebres saqué
la espada; no soy ligero,
y atrás, cual veis, me quedé.

PEDRO
Quintilla
Mirad que dicen allí
que está muerto el uno de ellos.

RODRIGO
1680
Pues por vos muerte le di,
que de vuestro honor con ellos
don Fernando hablaba aquí;
Quintilla
y el muerto don Vasco es,
si es que de mi espada es muerto.

FERNANDO
1685
¿Don Vasco?

RODRIGO
Culpad sus pies;
vuestro peligro os advierto
y que hablar podéis después.

FERNANDO
Quintilla
A mi casa he de llevaros,
donde estaréis con secreto,
1690
que bien sabré regalaros.

RODRIGO
Que la acetara os prometo;
pero no quiero obligaros
Quintilla
a cuidar en mi persona;
iglesias hay.

FERNANDO
Mi opinión
1695
pienso que en esto me abona;
yo os he cobrado afición,
la buena ausencia aficiona.
Quintilla
Por mí la quistión ha sido,
mi casa os ha de esconder;
1700
que la honréis, señor, os pido.

RODRIGO
Mientras que pueda saber
lo que hay de don Vasco herido,
Quintilla
iré a recebir favor.

FERNANDO
Ese me hacéis vos mayor
1705
por honrarme y defenderme.

RODRIGO
Basta, que voy a esconderme
en los ojos de Leonor.
Quintilla
Muestra ocasión los cabellos,
pues la puedo hablar y ver.
1710
¡Guardadme bien, ojos bellos!
¡Mas no me podrán prender
si tengo sagrado en ellos!

 (Sale DOÑA ISABEL y ELVIRA.)

ISABEL
Redondilla
¿Qué me cuentas?

ELVIRA
Esto pasa.

ISABEL
¿Esclavos mi padre aquí?

ELVIRA
1715
Digo que meterlos vi
con grande secreto en casa,
Redondilla
y que mientras fuiste a ver
la huerta los han herrado.

ISABEL
¿Para qué los ha comprado
1720
si los procura esconder?
Redondilla
No es eso sin ocasión;
todo pienso que amenaza
venganza, y para la traza
esos dos esclavos son.

ELVIRA
Redondilla
1725
Pues ¿qué han de hacer?

ISABEL
Algún día
matarán quien me mató.

ELVIRA
¿Dices a don Félix?

ISABEL
No,
que aún vive en el alma mía.
Redondilla
Mira cuál era mi amor,
1730
pues siendo tal su crueldad,
tengo a su vida piedad
y no la tengo a mi honor.

ELVIRA
Redondilla
¿A don Félix quieres bien
después de crueldad tan fiera?

ISABEL
1735
No te espantes que le quiera,
pues le aborrezco también.
Redondilla
Que querer y aborrecer
puedan en un alma estar
es lo que te ha de espantar.

ELVIRA
1740
Los esclavos quiero ver.

ISABEL
Redondilla
¿Y si mi padre se enoja?

ELVIRA
No lo sabrá.

ISABEL
Aquéstos son.

ELVIRA
La tahona es su prisión.

ISABEL
Toda prisión me congoja.

(Salgan DON FÉLIX y CARRILLO con unas cadenas.)

CARRILLO
Redondilla
1745
Pues ¿atréveste a salir?

FÉLIX
¿Qué mal me pueden hacer?

CARRILLO
Que nos pongan a moler.

FÉLIX
Aquí habemos de morir.

CARRILLO
Redondilla
Tú que estás enamorado,
1750
no sentirás la tahona,
porque el amor galardona
con el trabajo el cuidado;
Redondilla
pero yo, que sin amor
ando la rueda, estoy loco.

FÉLIX
1755
Y yo por Belisa en poco
tengo el trabajo mayor.

ISABEL
Redondilla
Elvira, ¿qué es lo que veo?
¿No es éste don Félix?

ELVIRA
Yo
digo a los ojos que no
1760
y que sí digo al deseo.

ISABEL
Redondilla
¡Ay, Dios, que sin duda es él!
¡Temblando estoy de miralle!

ELVIRA
Mira que te engaña el talle.

FÉLIX
¡Cielos! ¿No es ésta Isabel?

ISABEL
Redondilla
1765
¿Quién le trajo preso aquí?

FÉLIX
¡Señora del alma mía!

ISABEL
¡Desvía, infame, desvía!
¿Pues tú te llegas a mí?

FÉLIX
Redondilla
Pues, esposa, si el traidor
1770
de don Vasco te ha cerrado
toda la noche que he estado
con mil lágrimas de amor
Redondilla
enterneciendo las puertas,
y al alba te envía ansí,
1775
sin querer que para mí
se viesen jamás abiertas;
Redondilla
si en sabiendo que aquí estás
vengo a que me den la muerte,
y me ponen de esta suerte,
1780
¿qué quieres, mis ojos, más?
Redondilla
¿Cuál mujer a un hombre debe
tales finezas de amor?

ISABEL
Entre el amor y el temor,
el alma apenas se atreve.
Redondilla
1785
¿Luego tú no eres culpado?

FÉLIX
Pues si yo culpado fuera,
¿por dicha, a morir viniera?
¡Ay, Dios, qué noche he pasado!
Redondilla
Mira mi rostro, ofendido
1790
de mi padre, que las manos
puso en mí, y de mil tiranos
parientes mírame herido.
Redondilla
¡Mira con cuánta lealtad
vine a morir a tu casa,
1795
mira la crueldad que pasa,
aunque por ti no es crueldad!
Redondilla
Yo estoy en una tahona.

CARRILLO
¿Y yo, ensarto aljófar?

FÉLIX
¡Mira
que estoy expuesto a la ira
1800
de quien a nadie perdona!
Redondilla
¡Tu esposo soy, firme, fuerte
en la muerte y en la vida!
¡Déjame que me despida
de tus brazos en la muerte!

ISABEL
Redondilla
1805
¿Que todo ha pasado así?

CARRILLO
¡No, que a jugar a los cientos
venimos los dos!

FÉLIX
¿Qué intentos
más firmes quieres de mí?
Redondilla
¿Debo más que haber venido
1810
a morir, pues mil espadas
he visto desenvainadas,
no habiéndolas ofendido,
Redondilla
de tus deudos a mi pecho,
incitando su crueldad,
1815
que, por tenerme piedad,
bestia en tu casa me han hecho?
Redondilla
¿Qué dudas? ¡Tu esposo soy!

ISABEL
¡Ay, mi don Félix!

CARRILLO
Elvira,
que han hecho amistades mira,
1820
y que yo sin dueño estoy;
Redondilla
a su ejemplo, has de abrazarme.

ELVIRA
Ya te abrazo.

CARRILLO
Si hoy pudieres,
de lo que arriba comieres,
alguna cosa bajarme…
Redondilla
1825
¡duélete, Elvira, de mí,
que rabio de hambre!

ELVIRA
Sí haré;
de comer te bajaré.

CARRILLO
Y yo comeré por ti.

ELVIRA
Redondilla
Yo andaré por ti la rueda
1830
de la tahona importuna.

CARRILLO
Y yo a la de la Fortuna
tendré con tu mano queda.

ISABEL
Redondilla
Vete, que viene mi hermana.

FÉLIX
¿Verásme esta noche?

ISABEL
Sí.

ELVIRA
1835
¡Huye!

CARRILLO
¡Acuérdate de mí
cuando comieres sin gana!

(Sale DOÑA LEONOR.)

LEONOR
Redondilla
Toda la casa he buscado
por hallarte.

ISABEL
¿Qué alegría
es ésta en tan triste día?

LEONOR
1840
Pierde, Isabel, el cuidado
Redondilla
de vengarte.

ISABEL
¿Cómo ansí?

LEONOR
Don Vasco es muerto.

ISABEL
¿Matóle
don Pedro?

LEONOR
No; pero vióle
matar.

ISABEL
¿A quién?

LEONOR
Oye.

ISABEL
Di.

LEONOR
Redondilla
1845
Dióle muerte don Rodrigo
de nuestro padre en defensa;
y aunque mi padre no piensa
por la causa que es su amigo,
Redondilla
le ha traído a retraer
1850
a nuestra casa.

ISABEL
Es la cosa
más alegre y más dichosa
que nos pudo suceder.

LEONOR
Redondilla
Ha de estar con gran secreto.

ISABEL
Otro secreto hay, Leonor,
1855
dentro de casa mayor.

LEONOR
De guardalle te prometo.

ISABEL
Redondilla
Más despacio le sabrás.

LEONOR
Ya traen a don Rodrigo.
¡La Fortuna fue conmigo
1860
piadosa!

ISABEL
Y conmigo más.

LEONOR
Redondilla
Yo tengo a Rodrigo aquí.

ISABEL
Y yo a don Félix, mi bien.

ELVIRA
Y yo a Carrillo también.

LEONOR
¿En casa?

ISABEL
Sí.

LEONOR
¿Cómo ansí?

(Salen DON RODRIGO, DON FERNANDO y DON PEDRO.)

FERNANDO
Romance (tirada)
1865
Por la pared de esta puerta
a San Salvador se pasa;
si llamare el Asistente,
que aquí no llega otra vara,
fácilmente pasaréis.

LEONOR
1870
(¡Qué contenta voy, hermana,
que viva aquí don Rodrigo!

ISABEL
De esta vez con él te casan.

LEONOR
No hay mal que por bien no venga.

ELVIRA
Comida a los presos falta.
1875
Voy, porque quiere Carrillo
ocupar los de su cara.)

RODRIGO
La merced que he recebido,
señor don Fernando, es tanta,
que la agravio si la quiero
1880
satisfacer con palabras.

PEDRO
Mi hermano os quiere en extremo.
Dad lugar para que vaya
a saber qué hay del herido.

RODRIGO
La puerta tened cerrada.

FERNANDO
1885
Eso dejadme el cuidado,
que pondré portero y guarda.

(Váyanse los dos.)

RODRIGO
¿Por qué notables caminos
me trajo la suerte varia
a obligar a don Fernando
1890
y él a meterme en su casa?
¡Aquí sí que sin papeles,
sin balcones, sin ventanas,
veré y hablaré a Leonor!

(CARRILLO se asome.)

CARRILLO
¡Elvira, Elvira!

RODRIGO
¿Quién llama?

CARRILLO
1895
¿No traes algo que coma?

RODRIGO
¡Ce, ce! Esclavo, dos palabras.

CARRILLO
Libre solía yo ser;
mas como las ruedas andan
del reloj de la Fortuna,
1900
ella las sube y las baja.

RODRIGO
¿Es Carrillo?

CARRILLO
¿Es don Rodrigo?

RODRIGO
¿Tú en esta casa?

CARRILLO
No para
nuestra desdicha en mí solo.

RODRIGO
¿Cómo ha sido esta desgracia?

CARRILLO
1905
En esta tahona queda
don Félix, que a las espadas
de sus enemigos puso
su vida.

RODRIGO
Dile que salga.

CARRILLO
Él te ha oido, y sale ya.—
1910
¡Señor, señor!

FÉLIX
¿Con quién hablas?

CARRILLO
Con don Rodrigo; tu amigo.

(Sale DON FÉLIX.)

FÉLIX
¡Don Rodrigo de mi alma!

RODRIGO
¿Qué es esto, amigo don Félix?

FÉLIX
Un alma desesperada
1915
en un abrasado pecho;
pero mi inocencia es tanta,
que me reserva la vida,
aunque en lo que ves trabaja.
Aquí ha bajado Isabel,
1920
y estando certificada
de que no he tenido culpa
en aquella infame hazaña,
promete verme esta noche.

CARRILLO
Y a mí Elvirilla, su esclava,
1925
traer algo de comer,
que ayuno desde hoy al alba.

FÉLIX
¿Cómo te han dejado entrar
estos hombres en su casa?

RODRIGO
He muerto un hombre por ellos,
1930
y no permiten que vaya
a otra parte a retraerme.

FÉLIX
¿Cuándo, quién y por qué causa?

RODRIGO
La causa ya queda dicha;
el cuándo, fue esta mañana;
1935
el quién, no puedo decir.

FÉLIX
¿Es mi padre?

RODRIGO
No.

FÉLIX
Pues basta,
como de él abajo sea.

RODRIGO
Él vive, Félix.

FÉLIX
¡Abraza,
Rodrigo, otra vez mi pecho!

(En alto DOÑA ISABEL, DOÑA LEONOR y ELVIRA.)

ISABEL
1940
¡Ah, caballeros!

RODRIGO
¿Quién llama?

CARRILLO
Tres mujeres de los tres.

FÉLIX
Y las tres tienen tres almas.

ISABEL
¡Félix mío!

FÉLIX
¡Isabel mía!

LEONOR
¡Rodrigo!

RODRIGO
¡Leonor amada!

CARRILLO
1945
¡Elvira!

ELVIRA
¡Carrillo mío!

CARRILLO
Seis, dos a dos, linda danza.

ISABEL
Gran ventura ha sido aquésta.

FÉLIX
Bien la merecen mis ansias.

LEONOR
¿Que sois mi huésped, Rodrigo?

RODRIGO
1950
Al Amor debo las gracias.

ELVIRA
Carrillo, tu pozo soy.

CARRILLO
Alta estás y sogas faltan.
Dale, por Dios, a Carrillo
que ejerciten sus quijadas.

ISABEL
1955
(A peligro nos ponemos,
hermana: di que se vayan.)

LEONOR
Que se vayan, caballeros,
aunque nos lleven las almas,
que esta noche nos veremos.

RODRIGO
1960
Vamos, que temo que salga
quien nos vea.

FÉLIX
¡Adiós, señoras!

ISABEL
¡Adiós!

CARRILLO
Oye una palabra.

FÉLIX
¿Qué quieres?

CARRILLO
Antes de un mes
verán éstos lo que gana
1965
quien mete sin discreción
los enemigos en casa.


Acto III

(Salen el MARQUÉS DE CÁDIZ y SOLDADOS y un CAPITÁN.)

MARQUÉS
Redondilla
Puesto que pasar quisiera
a Cádiz, y era razón,
sin que en aquesta ocasión
1970
Sevilla me detuviera,
Redondilla
pues ha tres años y medio,
como la guerra no cesa,
que no he visto a la Marquesa,
por dar, si puedo, remedio
Redondilla
1975
a estos bandos, en que ya
mi persona está empeñada,
quiero que también la espada
ejercitemos acá,
Redondilla
pues el ruego no aprovecha,
1980
fuera de que el Rey me ha escrito
que cómo lo solicito,
si está el amistad deshecha.
Redondilla
¿Llamastes al Veinticuatro?

CAPITÁN
A don Fernando llamé,
1985
y de tu parte avisé
que a verte venga a las cuatro.

MARQUÉS
Redondilla
Con notable enojo estoy.

CAPITÁN
Ya don Fernando ha venido.

(Sale DON FERNANDO.)

FERNANDO
El que más culpado ha sido
1990
dirás, gran señor, que soy;
Redondilla
pero en dándome tus pies,
quedarás bien informado.

MARQUÉS
Tres años habrán pasado,
y aun pienso que más de tres,
Redondilla
1995
que hice entre vos y Honorio
paces para mil edades.
Que hice estas amistades
fue al rey Alfonso notorio,
Redondilla
y se mostró agradecido
2000
por carta que me escribió;
partíme a Granada yo,
y en la guerra le he servido,
Redondilla
adonde he sido informado…

FERNANDO
Antes que vuseñoría
2005
prosiga, darle querría
disculpa.

MARQUÉS
Estoy enojado,
Redondilla
Veinticuatro, con razón,
que el Rey me ha vuelto a escribir,
pues que a Sevilla venir
2010
me es fuerza en esta ocasión,
Redondilla
castigase a los culpados
de estos linajes, y quiero
no ser letrado severo,
porque tienen los soldados
Redondilla
2015
escritas todas sus leyes
en la vaina de la espada.
Máquina en esto cifrada,
servís a Dios y a sus Reyes;
Redondilla
yo os pienso pedir con ella
2020
la palabra que me distes
cuando estas paces hicistes.

FERNANDO
Y yo pondré el cuello en ella
Redondilla
si a ejecutar os provoco
el golpe con mi inocencia.
2025
Oíd.

MARQUÉS
No tendré paciencia.

FERNANDO
Sí tendréis; oíd un poco:
Romance (tirada)
Tres años habrá, señor,
que estos bandos sosegastes
y que, dándoos la palabra,
2030
se confirmaron las paces,
Honorio y yo, porque somos
cabezas de estos linajes,
de casar a nuestros hijos;
yo, de que tendréis bastante
2035
información en Sevilla,
pretendí que se casasen
doña Isabel y don Félix,
y con diligencias tales
llegó el día en que esta gente,
2040
para ofenderme y vengarse
de palabras que no obligan
como las armas se saquen,
quisieron que por poder
mi hija se desposase;
2045
dióle a don Vasco don Félix…
Pero no hay para qué os canse,
pues visteis el desposorio
y a doña Isabel honrasteis.
La mañana de aquel día,
2050
que luego os fuistes a Cádiz,
antes que el alba saliese
me enviaron los cobardes
mi hija, que aun no traía
un escudero ni un paje,
2055
diciendo lo que sabéis,
y que no era bien casarse
con mujer tan mal nacida
un mozo de aquellas partes.
Callé mi afrenta, y el mozo
2060
es ido donde no saben
más ha de tres años de él;
pero aquella misma tarde
hirió de muerte a don Vasco,
por defenderme y honrarme
2065
don Rodrigo, un caballero
de Félix amigo grande.
Llevéle a mi casa, y esto
fue causa que murmurasen
que le mandé a don Rodrigo
2070
que le hiriese o le matase.
En sanar tardó dos meses
don Vasco, al fin de los cuales
se les antojó prender,
aunque ellos no lo mandasen,
2075
a don Rodrigo en mi casa,
al Asistente o Alcaldes.
Él huyó, fuése a la guerra;
lleváronme a mí a la cárcel,
donde estuve quince meses
2080
por esto y porque buscase
a don Félix, que decían
que le maté por vengarme,
porque ni vivo ni muerto
pueden hallarle sus padres.
2085
Juzgad vos quién tiene culpa:
yo, que la inocente sangre
de mi hija di a un traidor
que pretendió deshonrarme,
o ellos, que dicen que he muerto
2090
a su hijo, sin que hallen
testigos, señal ni indicio
por donde puedan culparme.
Si con aquesto os parece
que he faltado por mi parte,
2095
juez sois, la espada es vara;
mi cuello es éste: cortalde.

MARQUÉS
Redondilla
Huelgo de haberos oído.
Y algo de aquesto sabía
de quien en mi compañía
2100
hoy a Sevilla ha venido,
Redondilla
que es don Rodrigo, que ha hecho,
como quien es, en Granada,
lo que un Héctor con la espada;
y aunque vos tengáis derecho
Redondilla
2105
a mayor satisfación,
habemos de dar remedio:
mirad que estoy de por medio.

FERNANDO
No perdiendo mi opinión
Redondilla
ni el honor que he profesado,
2110
aquí, señor, me tenéis.

MARQUÉS
Fiarme el honor podéis
por amigo y por soldado.
Redondilla
¿Don Vasco no fue por quien
está Isabel afrentada?
2115
Pues escuchad, si os agrada,
que por aquí se hará bien:
Redondilla
las paces de don Rodrigo
también quiero hacer con él:
démosle a doña Isabel.

FERNANDO
2120
¿A don Vasco?

MARQUÉS
Al mismo os digo.

FERNANDO
Redondilla
¿Pues es posible, señor,
que así por mi honor volvéis?

MARQUÉS
Pues ¿cómo mejor podéis
recuperar vuestro honor?
Redondilla
2125
Esto se ha de hacer así,
y mirad que yo os lo pido
y el Rey lo manda.

FERNANDO
¡Esto ha sido
vengaros también de mí!

MARQUÉS
Redondilla
Ahora bien: yo voy a hablar
2130
a los dos.

FERNANDO
Id en buen hora.

MARQUÉS
Prevenid esa señora,
que hoy los tengo de casar.

(Váyase el MARQUÉS y su gente.)

FERNANDO
Redondilla
¿Adónde habrá sufrimiento
para desdichas iguales?
2135
Muerte, si aquí no me vales,
¿cuál otro remedio intento?
Redondilla
¡Haz que el alma que tal ves
esta cárcel desocupe!

(Sale DON PEDRO.)

PEDRO
En este momento supe
2140
que te ha llamado el Marqués.
Redondilla
¿Qué habéis hablado los dos?

FERNANDO
Quejas, palabras rompidas
que se han de pagar con vidas,
y aun esto pluguiera a Dios.
Redondilla
2145
Al fin se ha determinado,
por hacer también amigo
con don Vasco a don Rodrigo,
que ha sido con él soldado,
Redondilla
que viene en su compañía,
2150
que le dé a Isabel.

PEDRO
¿A quién?

FERNANDO
A don Vasco.

PEDRO
¿Y que también
la vuelva al siguiente día?

FERNANDO
Redondilla
Sí hará, que sabe el camino.

PEDRO
Antes con un lazo al cuello,
2155
y de su mismo cabello,
que la mates determino.
Redondilla
¡Pesia al Marqués, no pudiera
hallar remedio mejor!

FERNANDO
¡Ay de mi perdido honor!

PEDRO
2160
¿Otra vez das a una fiera
Redondilla
una cordera inocente?

FERNANDO
Pues ¿qué remedio tendré?

PEDRO
Escucha y te le diré,
aprendido de esa gente.
Redondilla
2165
Di que supiste de mí
que estoy con ella casado,
que en secreto lo he tratado.

FERNANDO
¿Tú con tu sobrina?

PEDRO
Sí.

FERNANDO
Redondilla
¿Y ha de ser verdad?

PEDRO
Pues ¿no?
2170
Dar luego quiero en doblones
para las dispensaciones
todo lo que cuestan, yo.

FERNANDO
Redondilla
Bien; pero ¿cómo ha de ser
estar don Félix aquí?
2175
¿Hase de quedar así?

PEDRO
Todo lo puedes hacer
Redondilla
de una vez con discreción;
que, de lo que te ha ofendido,
tres años que le has tenido
2180
preso no es satisfación.

FERNANDO
Redondilla
Pues ¿qué he de hacer?

PEDRO
Darle muerte.

FERNANDO
¿Cómo?

PEDRO
¿En tu casa no está?

FERNANDO
Sí. Mas ¿quién se la dará?

PEDRO
Yo le traeré.

FERNANDO
¿De qué suerte?

PEDRO
Redondilla
2185
Con dinero conducido.

FERNANDO
¿Y si lo dice?

PEDRO
A él le va.

FERNANDO
Don Félix contento está,
aunque preso le he tenido,
Redondilla
con esperanza de ser
2190
de Isabel marido.

PEDRO
Advierte
que si no es dándole muerte
no puede ser mi mujer.

FERNANDO
Redondilla
¿Por qué?

PEDRO
Porque tiene duda
si aquel poder revocó
2195
don Félix en tiempo o no.

FERNANDO
Dame, como hermano, ayuda
Redondilla
para salir de cuidado.
¡Muera don Félix!

PEDRO
En él
el deshonor de Isabel
2200
queda en secreto vengado;
Redondilla
que ha tanto que no parece,
que no se ha de echar de ver.

FERNANDO
Hoy ha de ser tu mujer.

PEDRO
Mi voluntad la merece.

(Salen DOÑA LEONOR y ELVIRA.)

LEONOR
Redondilla
2205
Sin albricias me dijiste
que don Rodrigo ha venido.

ELVIRA
No es tarde, aunque te las pido
después que ya lo supiste.
Redondilla
Con el favor del Marqués
2210
ha osado entrar en Sevilla.

LEONOR
Aunque será maravilla
que el amor ni el interés
Redondilla
de mí le acuerden, Elvira,
de su venida y salud
2215
me huelgo.

ELVIRA
De tu inquietud,
quien sabe amar no se admira.
Redondilla
Mas ¡ay, señora! ¿Si es él
este gallardo soldado?

(Sale DON RODRIGO, muy bizarro de plumas y galas.)

RODRIGO
¿Puede entrar un olvidado
2220
donde no hay memoria de él?

LEONOR
Redondilla
Olvidado por su parte,
no a lo menos por la mía,
y dígalo el alegría
del alma, que sale a hablarte.
Redondilla
2225
¡Gran soldado! ¡Bravas plumas!

RODRIGO
El Amor me las prestó,
porque no pudiera yo,
si más que la mas espumas
Redondilla
me diera plumas Orán,
2230
venir sin las de mi amor
donde con tanto furor
mis enemigos están.

LEONOR
Redondilla
Antes no pienso, Rodrigo,
que aquesta venida os debo,
2235
ni que fue peligro apruebo
el temor del enemigo,
Redondilla
pues a sombra del Marqués
os tenemos en Sevilla.

RODRIGO
Desdenes no es maravilla
2240
después de tres años.

LEONOR
¿Tres?
Redondilla
Tres mil diréis.

RODRIGO
Es verdad.
Pero sintiéndolos yo,
mas vos no.

LEONOR
¿Cómo que no?
Agravias mi voluntad.

RODRIGO
Redondilla
2245
¿Qué hay de Isabel? ¿Está buena?

LEONOR
En una heredad está,
y sospecho que hoy vendrá.

RODRIGO
¿En qué paró la cadena
Redondilla
de Félix, mi buen amigo?
2250
¿Dónde es ido?

LEONOR
¡Bien, por Dios!
A proceder como vos,
supiéramos, don Rodrigo,
Redondilla
de tres a tres años de él.
En casa está de la suerte
2255
que le dejastes.

RODRIGO
¡Qué suerte
tan lastimosa y cruel!

LEONOR
Redondilla
No le tengáis, os suplico,
en opinión de ignorante,
ni su prisión os espante.

RODRIGO
2260
¿Mozo tan gallardo y rico
Redondilla
sufre tres años, Leonor,
de prisión en una casa?

ELVIRA
Bien decís. Muy mal lo pasa.
¡Es lástima! ¡Qué dolor!
Redondilla
2265
Él y su paje de espada
comen mejor que el Marqués,
y no les falta después
su poquito de posada.
Redondilla
Si ellos estuvieran presos
2270
como en Argel, fuera cosa
cruel, fiera y lastimosa;
mas con tan altos sucesos
Redondilla
no se ha tenido prisión.
Después se lo contarás,
2275
que viene Isabel.

(Salen DOÑA ISABEL, con capotillo y sombrero, y BELARDO, villano, con una cesta.)

ISABEL
Harás,
Belardo, con discreción
Redondilla
lo que habemos concertado.

BELARDO
¿Ella no es traza? Pues calla,
que bien sabré ejecutalla
2280
con un poco de cuidado.
Redondilla
Aunque un cierto sacristán
dicen que me da las trazas
de aquestas nuevas trapazas
que en verso cantando van,
Redondilla
2285
ni pienso que estoy tan flaco
de invención, pues pobre soy,
que cuanto en público doy
de mi caletre lo saco.
Redondilla
Pardiez que son embaidores
2290
y que hasta el nombre lo niega;
mas no es bien que siendo vega
sus trazas me diese flores;
Redondilla
para mí me las querría.
Madre mía, digo yo:
2295
¿quién al sacristán metió
en dejar su sacristía?
Redondilla
Cuando con lances diversos
no me pueden ofender,
taujía quieren hacer
2300
de mis trazas y mis versos.
Redondilla
Quien no acierta para sí
ni aun se acierta a conocer,
bien ves que no puede ser
que acertase para mí.
Redondilla
2305
¡Trazas dice que me dio!
Advierta, señor compadre,
que esto me enseñó mi madre
y estotro me supe yo.

ISABEL
Redondilla
¿Luego esta traza no es mía?

BELARDO
2310
Del niño digo que sí,
porque yo no le parí,
que es traza que no sabía;
Redondilla
pero del traerle a casa,
pardiez, de Belardo es.

ISABEL
2315
Calla, que hay gente.

BELARDO
Después
sabréis todo lo que pasa.

ISABEL
Redondilla
¡Hermana!

LEONOR
¡Señora mía!

RODRIGO
¿Isabel?

ISABEL
¿Es don Rodrigo?

RODRIGO
El mismo.

ISABEL
Para conmigo
2320
bien entra, Leonor, el día,
Redondilla
que he menester buen agüero.
Mi padre, Elvira, ¿está aquí?

ELVIRA
No, señora.

ISABEL
Pues de mí
sabéis lo que a Félix quiero
Redondilla
2325
y que ha dos meses que estoy
ausente en una heredad,
que le vea me dejad.

RODRIGO
Con vos, mi señora, voy,
Redondilla
que es mucho mayor mi ausencia,
2330
pues que es de tres años.

ISABEL
Vamos,
que si a mi padre aguardamos
perderé la diligencia.—
Redondilla
(Belardo, cuenta en la traza.

BELARDO
Como de esas tengo escritas.

ISABEL
2335
¿Son muchas?

BELARDO
Son infinitas,
y ninguno me las traza.)
Soneto
Halló la flauta Pan, Palas la oliva,
Tritolemo el arado y Aristeo
la miel, y la trompeta halló Piseo,
2340
Ceres cómo la tierra se cultiva.
Zoroastes el arte encantativa,
el conservar el fuego Prometeo,
el eclipse de sol el sabio Atreo
y Endimión el de la luna altiva.
2345
Venus halló el amor, Dafne el desprecio,
Trejilo el carro en Grecia y otras partes
y a Dédalo la sierra le dio precio.
La escultura de piedra halló Anaxartes;
pero traza de hacer discreto a un necio,
2350
ni el tiempo, ni los hombres, ni las artes.
Redondilla
Mas gente siento venir.
Poner quiero en el umbral
la cesta y en el portal
persona y traza encubrir
Redondilla
2355
por si no topan con ella;
mas imposible será,
que Amor de su parte está
y le ayuda buena estrella.

(Salen DON FERNANDO y DON PEDRO.)

FERNANDO
Endecasílabos sueltos (tirada)
Y en viendo que la aparto para hablalla
2360
solos nos dejaréis.

PEDRO
Iréme al punto,
que delante de mí no es bien tratarlo.

FERNANDO
Entremos, pues, que dicen que ha venido,
con que me excusa de enviar por ella.

PEDRO
¿Qué es esto que al umbral de vuestra casa
2365
os han echado?

FERNANDO
Cesta y paños veo.

PEDRO
¡Por Dios, que pienso!…

FERNANDO
No penséis, que creo
que es criatura también, como otras veces.

PEDRO
¿Es criatura?

FERNANDO
Pues ¿no?

PEDRO
Tú lo mereces,
que crías las demás que te han echado,
2370
y con eso se atreven cada día.

FERNANDO
Pues ésta no será de esa manera.
Llamar quiero.—¿Criados? ¿Hola, gente?

(Salen un ESCUDERO y ELVIRA.)

ESCUDERO
¿Qué mandas?

FERNANDO
¿Qué criatura es ésta?

ESCUDERO
¿Cómo?

FERNANDO
¿Qué criatura es aquesta de esta cesta?

ESCUDERO
2375
Mis años puedo darte por respuesta,
y si ésta no bastare, enfermedades,
que impiden mucho más que las edades.

FERNANDO
¿Qué es esto, Elvira?

ELVIRA
Yo, señor, ¿qué entiendo?
Tú lo sabrás mejor.

FERNANDO
Luego ¿son mías?
2380
Eso es muy bueno al cabo de mis días.

(Salen DOÑA ISABEL y DOÑA LEONOR.)

ISABEL
¿Qué es esto, señor mío?

FERNANDO
Isabel mía,
seas bien venida; estoy con pesadumbre.—
¿Hola?

ESCUDERO
¿Señor?

FERNANDO
Tomad ese muchacho
y llevádsele a Honorio o a don Vasco,
2385
que entiendo que por sólo darme pena
no hay cosa que no inventen. Id volando.

ISABEL
¿Qué muchacho, señor?

FERNANDO
Al tiempo cuando
entraba de la puerta los umbrales,
le hallé pobre de dicha y de pañales.—
2390
Llévenle luego.

ISABEL
Espera, por tu vida.
Señor, hazme placer; pues ha venido
Belardo de aldea, que le lleve
y allá le dé a criar.

FERNANDO
Pues ¿qué te mueve?

ISABEL
No más de que al miralle se ha reído.
2395
Hazme aquesta merced, pues yo la pido.

FERNANDO
Sea en buen hora.— Tú, Leonor, al punto
le da a Belardo, y críenle en la huerta.

LEONOR
Yo voy, señor.—¡Qué lindo! Dios le guarde.

ISABEL
Yo voy también a dársele.

FERNANDO
Detente,
2400
que tengo que te hablar.

PEDRO
Y yo, Fernando,
tengo que hacer.

FERNANDO
Pues id con Dios, don Pedro,
y buscad aquel hombre brevemente.

PEDRO
Dejadme a mí, pues basta que lo intente
para nuestro remedio.

FERNANDO
Isabel, oye;
2405
óyeme como a padre, estáme atenta.

ISABEL
(Temblando estoy. ¿Si sabe mi secreto?)

FERNANDO
¿Qué dices?

ISABEL
Que silencio te prometo.

FERNANDO
Décima
Hija, las cosas se han puesto
en estado que me importa,
2410
con la prevención más corta,
decirte que estoy dispuesto
a darte…

ISABEL
Prosigue presto.

FERNANDO
A tu tío por mujer.

ISABEL
Dispuesto no puede ser,
2415
pues vienes determinado.

FERNANDO
Harto mejor has hablado
que supe darme a entender.
Décima
No repliques a mi gusto,
ansí Dios tu vida aumente,
2420
que te hará bien obediente.

ISABEL
Obediente en lo que es justo.

FERNANDO
No respondas con disgusto
en lo que me va el honor.

ISABEL
Digo que me envíes, señor,
2425
por esas dispensaciones.

FERNANDO
En nuevas obligaciones
pones, Isabel, mi amor.

ISABEL
Décima
Y de don Félix, ¿qué harás?

FERNANDO
Mira qué en breve lo digo.
2430
Matarle como a enemigo,
y menos después tendrás.

ISABEL
En eso no acertarás;
que tres años de prisión
bastantes castigos son.

FERNANDO
2435
Ya no lo puedo excusar,
ni tú debes replicar
sabiendo mi condición.
Décima
A Félix y su criado
un hombre robusto y fuerte
2440
dará esta noche la muerte
violentamente, pagado.
No te desvele el cuidado,
si de mi sangre te abrasa
tanto agravio como pasa.

ISABEL
2445
Oye.

FERNANDO
Después lo dirás,
que no quiero que estén más
los enemigos en casa.

(Vase.)

ISABEL
Soneto
Cuando pensé que estaba la fortuna
de hacerme mal tan sin razón cansada,
2450
apercibe otra vez la fiera espada
como si hallase resistencia alguna.
Estrellas, cielo, sol, planetas, luna,
¿cómo no detenéis su mano airada
si la inocencia dicen que os agrada
2455
y la malicia os cansa y importuna?
En mi vida, de Félix tan querida,
está su vida, porque vive en ella;
por mí se mueve, de mí vive asida.
Matad mi vida y quedará sin ella;
2460
que si a Félix queréis quitar la vida,
no puede ser si me dejáis con ella.

(Salen DON FÉLIX y CARRILLO.)

FÉLIX
Redondilla
A tus lastimosas quejas
salgo, querida Isabel,
rota la prisión cruel
2465
donde tan presto me dejas.
Redondilla
Dos meses de ausencia son
los que he vivido sin ti,
que he estado fuera de mí
para romper la prisión.
Redondilla
2470
Tan presto cuando te veo
de mi presencia te vas,
que aun pienso que aquí no estás
y que me engaña el deseo.
Redondilla
Haz, pues eres el sol mío,
2475
lo que el sol; estate un día,
que en la abrasada alma mía
no reina clima tan frío.
Redondilla
Allá cuentan de la tierra
sujeta al Setentrión,
2480
que enteros seis meses son
por los que el sol se destierra.
Redondilla
Y si yo he de ser ansí,
está seis meses de día,
que después, Isabel mía,
2485
harás esta noche en mí.
Redondilla
Si yo con la libertad
que tienen otros viviera;
si libremente anduviera
por el campo y la ciudad,
Redondilla
2490
divirtiera los sentidos
de tu amorosa afición;
pero en aquesta prisión,
¿qué importan ojos ni oídos?
Redondilla
No veo si no te veo,
2495
no oigo si no te escucho,
y esto, mi Isabel, no es mucho.
Ciego soy de tu deseo;
Redondilla
que un ciego, dentro de sí,
forma en la imaginación
2500
las cosas, no como son,
mas como él las pinta allí.
Redondilla
¿Lloras? ¿Qué es esto? ¿Qué tienes?
Háblala, Carrillo, llega.

CARRILLO
¿Agora de llanto ciega
2505
después de dos meses vienes?
Redondilla
¡Ah, señora, vuelve en ti!
Esta vida, y aun la mía,
nos viene de tu alegría.

ISABEL
¿Qué quieres, triste de mí?
Redondilla
2510
Mi padre, determinado
a tan grave desvarío,
me ha dicho que con mi tío
me ha casado.

CARRILLO
¿Qué es casado?
Redondilla
Pues ¿puédeste tú casar?

FÉLIX
2515
¿Y de eso son los enojos?
¿Por eso pueden tus ojos
tales eclipses pasar?
Redondilla
¿Hay más de salir de aquí
buscando alguna ocasión,
2520
y este amor, pues es razón,
y cuanto hay de ti y de mí,
Redondilla
decírselo al Asistente
o al Marqués, pues ha venido?

ISABEL
Mayor mal ha sucedido.
2525
No quiera Dios que lo intente.

FÉLIX
Redondilla
¿Es matarme?

ISABEL
Concertado
para esta noche quedó.

CARRILLO
¿Entro en esa danza yo?

ISABEL
Así está determinado.

CARRILLO
Redondilla
2530
Saltemos estas paredes;
rompe esas puertas, salgamos;
¿en ese peligro estamos?

FÉLIX
Tú, amigo, romperlas puedes,
Redondilla
que yo aquí quiero morir.

CARRILLO
2535
Como a lechones nos tratan,
que nos engordan y matan.

ISABEL
¿No será mejor decir
Redondilla
a mi padre la verdad?

FÉLIX
Tienes, señora, razón;
2540
porque romper la prisión
y alborotar la ciudad
Redondilla
no me parece cordura.
Búscame alguna pistola.

CARRILLO
Eso, sí; busca una sola,
2545
ansí Dios te dé ventura,
Redondilla
y el pobre Carrillo muera.

FÉLIX
De tu flaqueza me admiro.

CARRILLO
Búscame, señora, un tiro
que arroje de un golpe fuera
Redondilla
2550
dos quintales, por lo menos,
de plomo o hierro colado.

ISABEL
Pienso que mi padre ha entrado.

FÉLIX
Vete tú, y Elvira denos
Redondilla
las armas que tú quisieres.

ISABEL
2555
Primero me han de matar
que te ofendan.

(Vase DOÑA ISABEL.)

CARRILLO
No hay que dar
mucho crédito a mujeres.

FÉLIX
Redondilla
Cuando yo amaba a Isabel
mis locuras perdonabas,
2560
que, amando, me disculpabas
de ser conmigo cruel.
Redondilla
De los peligros huías
porque estabas sin amor,
que de su loco rigor
2565
poca experiencia tenías.
Redondilla
Mas agora que adorando
estás a Elvira, Carrillo,
amando, me maravillo
que estés de morir temblando.

CARRILLO
Redondilla
2570
Señor, decir el que ama
moriré, mataré, haré,
es bueno para el que esté
solicitando a su dama;
Redondilla
pero pasados tres años
2575
de conjunción cada mes,
fuerte capítulo es
hacer a la vida engaños.
Redondilla
Búrlese con el dinero
una mujer, y aun con otro,
2580
porque, en fin, eso y esotro
es del amor lo postrero;
Redondilla
pero cosa del gaznate
y esto de requiem es cosa
de sufrir dificultosa;
2585
ni lo digas ni se trate.
Redondilla
¿Hasta muerto alguna vez
que tan animoso estás?

FÉLIX
Si quieres bien, tú serás
de mi corazón juez.
Redondilla
2590
Ven, que nos defenderemos.

CARRILLO
¿Y a no poder más?

FÉLIX
Morir.

CARRILLO
¡Qué fácil es de decir
después cerotem faciemus!

(Vanse, y salen el MARQUÉS y HONORIO y DON VASCO y gente.)

MARQUÉS
Endecasílabos sueltos (tirada)
No la quiero pedir de otra manera,
2595
aunque sé que pedírosla pudiera,
pues que por vuestra parte se ha quebrado.

VASCO
Vos venís, gran señor, mal informado.

HONORIO
Yo he sido siempre amigo de aquel hombre.

MARQUÉS
No se conoce, pues calláis el nombre.

HONORIO
2600
¿Es amistad haberme muerto a Félix?

MARQUÉS
Él jura, y juramentos tan extraños,
que en ellos no podrán caber engaños.

HONORIO
Pues ¿qué se ha hecho?

MARQUÉS
Habrá pasado a Italia
desesperado, y él vendrá algún día,
2605
pues no fue parte en el engaño vuestro,
de que corrido, y con razón, me muestro.
Mas no es tiempo de andar averiguando
si es culpado Honorio o don Fernando.
Yo he concertado aqueste casamiento,
2610
y quiera Dios que sea con más dicha.

VASCO
Yo, señor, no te digo lo que siento;
mas pues doña Isabel ya es mujer mía,
y Amor con todos cuantos son discretos,
o que a lo menos saben sus efetos,
2615
está tan disculpado, agora digo
que venganza no fue de mi enemigo,
sino amor de Isabel y envidia mía
de ver que ya don Félix la tenía.

MARQUÉS
Según eso, pues vos estáis contento,
2620
confírmese esta paz con casamiento.

VASCO
Digo, señor, que vamos a su casa,
donde veréis con cuántas humildades
se firman de esta vez las amistades,
que mi hermano querrá lo que yo quiero,
2625
y lo que vos mandáis, que es lo primero.

HONORIO
Ya deseo que estéis, pues es tan justo,
de mi justa obediencia satisfecho.

MARQUÉS
Servid a Dios y al Rey con limpio pecho
y no tengáis suspensa con enojos
2630
esta ciudad, de quien los dos sois ojos.

HONORIO
Vamos, y lo veréis.

MARQUÉS
Venid conmigo.

VASCO
Sólo me hiciera de Fernando amigo
el amor de Isabel. ¿Hay tal ventura,
que vengo yo a gozar de su hermosura?

 (Vanse, y salen DON FERNANDO y DOÑA ISABEL.)

FERNANDO
Romance (tirada)
2635
La escritura has de firmar
ya que el notario ha venido,
o he de quitarte la vida.

ISABEL
Riguroso estás conmigo.
Sospecho que has de obligarme
2640
a hacer algún desatino.

FERNANDO
¿Que desatino es matarmeN
X
Nota del editor

«Parece equivocado este verso.»

?
¿Tan desigual es tu tío
a tus años y a tu talle,
que en calidad es lo mismo?

ISABEL
2645
Matarte, no; pero darte
ocasión que por castigo
me des tú la muerte a mí.

FERNANDO
Si la hubieres merecido.

ISABEL
Espera, ansí Dios te guarde;
2650
y pues darte el Cielo quiso
entendimiento y edad,
oye sin pasión.

FERNANDO
Replico
que no te quiero escuchar.

ISABEL
Pues no harás en eso oficio
2655
de padre ni de hombre cuerdo.

FERNANDO
¿Y si te escucho?

ISABEL
Eso pido.

FERNANDO
Di.

ISABEL
¿Casásteme con Félix,
de tus enemigos hijo?

FERNANDO
Casé, que no te casara.

ISABEL
2660
Fue, cuanto a Dios, mi marido.

FERNANDO
¿Fue?

ISABEL
¿No le engañó don Vasco?

FERNANDO
Sí que le engañó.

ISABEL
¿No vino
a darte satisfación
para morir atrevido?

FERNANDO
2665
Vino.

ISABEL
¿No le echaste preso
sin culpa?

FERNANDO
Estaba ofendido
de su padre.

ISABEL
Pues yo no
de mi esposo; que a su tío
ni a su padre no miré,
2670
autores de aquel delito,
y así, desde aquella noche…

FERNANDO
¿Qué dices?

ISABEL
Que le he tenido
por mi esposo.

FERNANDO
Norabuena.

ISABEL
Y así, como a esposo mío…

FERNANDO
2675
¿Cosa de veras?

ISABEL
Señor,
cuando hallaste a Fernandico,
éste que crías en casa,
a tu puerta…

FERNANDO
¡Tente!

ISABEL
Digo
que era hijo de los dos,
2680
que, con aquel artificio,
quisimos que le criases.

FERNANDO
¿Fernandico es vuestro hijo?
¿Este que anda por aquí?

ISABEL
Sí, señor; y Felicicos,
2685
el que está en brazos del ama.

FERNANDO
¿Otro niño?

ISABEL
Y el más lindo
es éste que hallaste hoy,
que en la huerta le he parido
fingiendo que estaba enferma.

FERNANDO
2690
¡Tres niños!

ISABEL
Hemos tenido
poco lugar.

FERNANDO
¡Bien, por Dios!
En tres años hay tres niños,
¿y os ha faltado lugar?
Estoy que pierdo el juicio.
2695
Infame, ¿no los pudieras
matar?

ISABEL
¡Son tus nietecicos!

FERNANDO
No son. ¡Ah, Dios! ¡Cuánto yerra
quien mete sus enemigos
en casa, pues traje dos
2700
y a tres años tengo cinco!

ISABEL
Pues si enemigos sembraste,
¿qué pensabas coger, higos?

FERNANDO
¡Desvergonzada!

ISABEL
¡Ay de mí!

FERNANDO
¡Si no huyera!…

(Vase, y sale ELVIRA.)

ELVIRA
Don Rodrigo
2705
te espera.

FERNANDO
No estoy agora
para hablarle.

ELVIRA
Iré a decirlo.

FERNANDO
Vuelve.

ELVIRA
¿Qué es lo que me mandas?

FERNANDO
¿Qué sabes tú de estos hijos?

ELVIRA
¡Ay, señor; si ya lo sabes,
2710
misericordia te pido!
Palabra y firma me ha dado
de ser mi esposo Carrillo.

FERNANDO
Que no te pregunto eso.

ELVIRA
¿Qué, señor? ¿Lo de los niños?
2715
Tres son, como mi señora:
Francisquito, un morenillo
que suele andar con Fernando,
y el otro, aunque no le has visto,
es Antoñico, señor,
2720
y el otro llaman Francisco.

FERNANDO
¿Que tú has parido también?

ELVIRA
Aconsejóme Carrillo
que pariese, si pudiese,
en todo caso en domingo,
2725
y he tenido mucha cuenta
que no fuese en martes.

FERNANDO
Digo
que los enemigos hacen
en casa lindo ejercicio.
Ya eran cinco, y ya son ocho.
2730
¡Vive Dios, que no examino
a Leonor por que no añada
otros tres de don Rodrigo!

ELVIRA
Don Rodrigo ha estado ausente,
que si aquí hubiera asistido
2735
a los nueve de la fama
llegaran tus enemigos.

FERNANDO
¡Vete con la maldición!

ELVIRA
¡Señor, señor!

FERNANDO
¿Que he tenido
esta cosecha en mi casa?
2740
Yo los traje, yo castigo
mis enemigos así,
pues quéjeme de mí mismo.

(Sale DON PEDRO con un VALENTÓN.)

VALENTÓN
Redondilla
¿Es esta la casa?

PEDRO
Sí;
pero conviene callar.

VALENTÓN
2745
¿Dónde se han de trabajar
aquestas muertes?

PEDRO
Aquí.

VALENTÓN
Redondilla
Sepa qué tengo que hacer,
cuántos son, y vengan luego.

PEDRO
No habéis de venir tan ciego.

VALENTÓN
2750
Aguárdame una mujer
Redondilla
por quien tengo que matar
su marido y tres cuñados,
que pienso que son honrados
y tendrán que negociar.

PEDRO
Redondilla
2755
Yo os pondré con esta gente.

VALENTÓN
¿Es éste?

PEDRO
Tened la mano.

VALENTÓN
A no me hablar…

FERNANDO
¿Qué hay, hermano?

PEDRO
Aquí viene aquel valiente.

VALENTÓN
Redondilla
¿Es vuesa merced alguno
2760
de aquestos que han de morir?

FERNANDO
Bien pudiera no vivir.

VALENTÓN
Pues no se queje a ninguno,
Redondilla
que en dándole dos mojadas
no habrá menester doctor.

FERNANDO
2765
Ya, hermano, de nuestro honor
son las cosas acabadas.
Redondilla
Echad este hombre de aquí.

PEDRO
¿Luego ya no es menester?

FERNANDO
No, que otro yerro ha de ser,
2770
y ése ha de ser para mí.

PEDRO
Redondilla
Gentilhombre, aquesto es hecho.

VALENTÓN
Luego ¿doile?

PEDRO
Estaos quedito.

VALENTÓN
De ésta la nariz le quito.

PEDRO
Antes no sois de provecho,
Redondilla
2775
porque se ha determinado
mirar mejor la razón.
Servíos de este doblón.

VALENTÓN
¿Un doblón a un hombre honrado
Redondilla
por dos muertes?

PEDRO
Si se hicieran
2780
os valieran cien ducados.

VALENTÓN
Pues muertos o perdonados
los dos, que nunca lo fueran,
Redondilla
¿qué más costa me tenían,
si cuando los concerté
2785
para mí ya los maté?

PEDRO
Cóleras son que se enfrían.
Redondilla
Veis aquí un escudo más.

VALENTÓN
No lo puedo hacer, por Dios.
Eche siquiera otros dos.

FERNANDO
2790
Pues, don Pedro, ¿qué le das?

PEDRO
Redondilla
Deseo echarle de aquí.

FERNANDO
Id en buen hora.

VALENTÓN
Sí haré;
pro otra vez yo sabré
dónde tengo de venir.
Redondilla
2795
¿Trae hombre dos muertes hechas
y vase a quién le vendrán?

FERNANDO
Idos con Dios.

VALENTÓN
Ya se irán.

FERNANDO
Ciertas fueron mis sospechas.

VALENTÓN
Redondilla
Pues por el agua de Dios…

FERNANDO
2800
¿Hola? Llama un alguacil.

VALENTÓN
Yo os cogeré, viejo vil.

FERNANDO
¡Matalde!

VALENTÓN
Salgan los dos.

PEDRO
Redondilla
Acábame de contar
qué es esto.

(Sale un ESCUDERO.)

ESCUDERO
Aquí está el Marqués.

FERNANDO
2805
Yo te lo diré después,
y después no habrá lugar.

(Salen el MARQUÉS y HONORIO y DON VASCO y DON RODRIGO.)

MARQUÉS
Romance (tirada)
Hoy es, señores, el día
que han de quedar confirmadas
estas paces para siempre.
2810
Denme todos la palabra.

FERNANDO
Yo la doy de parte mía.

PEDRO
Yo, señor, la tengo dada.

HONORIO
Yo vengo a ser vuestro amigo.

FERNANDO
Estos brazos os aguardan.

VASCO
2815
Yo, como hijo, señor,
que el señor Marqués me casa
con doña Isabel, os pido
las manos.

FERNANDO
Verdad es llana
que la palabra le di;
2820
pero fue con ignorancia,
porque ya doña Isabel
de secreto está casada.

VASCO
¿Casada?

MARQUÉS
Mirad, Fernando,
que los que con nobles tratan
2825
han de proceder…

FERNANDO
Señor,
no sé si a Vasco le agrada
llevar a doña Isabel
con tres hijos.

MARQUÉS
¡Cosa extraña!
¿Tres hijos? ¿De quién o cómo?
2830
Mirad que queda tratada
la paz con este concierto,
y, para más abundancia,
a don Rodrigo he traído,
que de perdonarle es causa
2835
casar a Isabel con Vasco.

RODRIGO
Señor, mirad que no salga
más guerra esta paz de aquí.

FERNANDO
Llama a Isabel y a su hermana,
a Elvira y a sus maridos.

ESCUDERO
2840
Yo voy.

FERNANDO
En mi propia casa
metí el fuego en que se quema.

VASCO
El alma tengo turbada.

FERNANDO
Salgan los hijos también.

VASCO
¿Hijos también?

FERNANDO
Si no bastan
2845
los padres, puedan los hijos
desempeñar mi palabra.

(Salen LEONOR y DOÑA ISABEL con DON FÉLIX de la mano, ELVIRA con CARRILLO, y venga un NIÑO con ellos, y BELARDO con los dos empañados en los dos brazos.)

HONORIO
¿Qué es esto?

FERNANDO
Los desposados,
que ha tres años que se hablan,
pensando yo, como necio,
2850
que en prisiones los guardaba.

HONORIO
¿Es don Félix?

FÉLIX
Sí, señor.

HONORIO
Puesto que de paces trata,
señor, vuestra señoría,
¿cómo quiere que se hagan,
2855
si me ha tenido a don Félix
tres años preso en su casa,
don Fernando, de esta suerte?

FERNANDO
Juzgad, señor, esta causa
cuando un censo o una hacienda
2860
tiene un hombre a quien engaña
si al dueño del principal
justos réditos le pagan.
Tres años tuve a don Félix;
¿de qué se queja y se agravia?
2865
Hijo por año le vuelvo.
¿No pago bien?

MARQUÉS
Lo que basta.

FERNANDO
Pues si me pide a Carrillo,
otros tres, si no me engaña,
tiene de Elvira.

CARRILLO
Y aun pienso
2870
que anda en cuatro la potranca,
que allá los tiene Belardo.

BELARDO
Allá he criado, a Dios gracias,
una colmena de hijos
de la enjambre de esta casta.

VASCO
2875
Señor, pues que ya Isabel
con Félix está casada,
no me nieguen a Leonor.

RODRIGO
Sí negarán.

VASCO
¿Por qué causa?

RODRIGO
Porque es mi mujer.

PEDRO
Callad,
2880
y no repliquéis palabra,
que os sacarán cuatro niños.

MARQUÉS
Del Cielo es esta venganza;
él lo ha permitido ansí;
las sangres están mezcladas,
2885
y con tan hermosos nietos;
fiestas y paces se hagan
a los nuevos desposorios.

FÉLIX
Aquí la comedia acaba.

FERNANDO
Guardaos de tener, señores,
2890
los enemigos en casa.