Félix Lope de Vega y Carpio Lope de Vega y Carpio, Félix

LOS DONAIRES DE MATICO




Texto utilizado para esta edición digital:
Lope de Vega Carpio, Los donaires de Matico, Emilio Cotarelo (ed.), Obras de Lope de Vega, IV: obras dramáticas. Madrid, RAE, 1917, pp. 693-724.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Durá Celma, Rosa (Artelope)

LOS QUE HABLAN EN ELLA SON

CONDE DE BARCELONA
SANCHO
MATICO
LA CONDESA ROSIMUNDA
UN CAPITÁN
DON RAMIRO
DON RIQUELMO
UN GOBERNADOR
CRIADO
CRIADO PRIMERO
CRIADO SEGUNDO
UN VENTERO
UNA FREGONA
CONDE BELARDO

VENTERO. En alguna escena este personaje aparece como MESONERO y HUÉSPED.

FREGONA. En algunas ocasiones este personaje aparece como MOZA


Jornada I

Sale el Conde luchando con una sierpe, y Riquelmo y Ramiro con sus escopetas, y dando voces de dentro, salen, y detrás de todos sale Sancho vestido de pastor rústico, con un bastón en la mano

Riquelmo
Terceto
¡Ataja, ataja; suelta esos lebreles,
y acudan tres o cuatro arcabuceros!

Conde
¡Ah, que sois muchos, pero poco fieles!
Terceto
¡Líbreme el cielo de tus dientes fieros,
5
bestia espantosa! ¿Nadie me socorre?
¡Llegad, llegad, valientes caballeros!
Terceto
¡Llega, Riquelmo fuerte! ¡Corre, corre!

Riquelmo
Temo, señor, herirte si la tiro,
y que tu sangre mis hazañas borre.

Conde
Terceto
10
¿Pues hame de matar? ¡Ah, don Ramiro!

Riquelmo
Lleguemos juntos.

Ramiro
¡Solo el cielo puede!

Entra Sancho, pastor

Sancho
¿Qué voces oigo? ¡Santo Dios? ¿Qué miro?

Conde
Terceto
¿Muerto queréis que vuestro Conde quede?
Llegad, que el que mi vida restaure
15
le doy mi hija, y que mi Estado herede.

Riquelmo
Terceto
¡Dichoso el que su vida aventurare!

Ramiro
Aquel seré yo. Riquelmo, tente.

Riquelmo
¡Detente tú!

Ramiro
¡Quien esto me quitare
Terceto
quitarele la vida!

Sancho
¡Oh, fiera gente!
20
¿Así a vuestro señor dejáis? ¡Cobardes!

Conde
¡Ah, buen pastor!

Sancho
Si el cielo te consiente
Terceto
que la palabra que prometes guardes
de dar tu hija, yo daré mi vida.

Conde
Al mismo Dios la doy. ¡Llega! ¡No tardes!

Mata Sancho la sierpe

Riquelmo
Terceto
25
¡Que ha de haber fuerza que este bien me impida!

Ramiro
¿Qué? ¿No quieres soltarme?

Riquelmo
¡Suelta, suelta!
Mas ya nuestra contienda se divida,
Terceto
que mientras ha durado la revuelta,
aquel rústico goza la victoria.

Ramiro
30
¡La sierpe yace en tierra en sangre envuelta!

Conde
Terceto
De Dios sea, pues es de Dios la gloria
de esta hazaña, y luego de tu mano,
de quien por siempre quedará memoria.

Riquelmo
Terceto
¡Oh, noble Conde! El premio soberano
35
fue causa, con envidia de gozalle,
que otro nos la ganase por la mano.
Terceto
Mas ya, según se advierte por su talle,
menos te costaré la grave empresa,
pues con dineros puedes contentalle.

Sancho tiene el pie sobre la sierpe, y dice:

Sancho
Terceto
40
Agora no mordéis ni, haciendo presa,
me desgarráis mis antiparas pobres.
Verted ponzoña, espuma en sangre espesa.

Conde
Terceto
Yo haré, si puedo, que otra prenda cobres,
y que algún Rey te las envidie tanto,
45
que a la fortuna con la tuya sobres.

Ramiro
Terceto
Casi los ojos me humedece el llanto,
y tan corrido estoy, Conde, que apenas,
apenas a mirarte los levanto.
Terceto
¡Oh! ¡Si pluguiese a Dios que las arenas
50
que en sangre de esa fiera están teñidas
lo estuvieran en sangre de mis venas!

Conde
Terceto
Esas palabras son agradecidas,
mas no de la manera que las obras
de quien no me las debe recebidas.
Terceto
55
¡Oh, mi pastor, que nombre eterno cobras
por una hazaña tal, que a las más grandes
y hechos notables del Tebano sobras!
Terceto
Dame esos brazos.

Sancho
¡Oh, señor! No mandes…

Conde
No me repliques.

Sancho
Tu grandeza ofendes.
60
No es justo que a abrazarme te desmandes.

Conde
Terceto
Aquesos brazos que a mis brazos prendes
son y serán los dueños de la vida
que agora de la muerte me defiendes.
Terceto
No pienso que ha de haber cosa que impida
65
la prometida fe, pues a cumplilla
cierta secreta causa me convida.
Terceto
Ese rostro me espanta y maravilla.
¿Eres vasallo mío, o de otra tierra?

Sancho
Puesto que tuyo soy, nací en Castilla.
Terceto
70
De mis humildes padres me destierra
la fiera envidia, y de mi patria amada,
que no hay lugar seguro de su guerra.
Terceto
Una montaña fuerte y celebrada
por el león restaurador de España
75
fue de mis tiernos años habitada.
Terceto
Esta, como corona, ciñe y baña
un pequeño río, y a este río,
espesa enea, junco y verde caña.
Terceto
Aquí, señor, el nacimiento mío
80
fue tan humilde cuanto fue dichoso,
y lo será de tu valor confío,
Terceto
pues de este monstruo fiero y espantoso
vine a librar tu vida.

Conde
¡Extraño caso!

Riquelmo
¡Misterios son del cielo poderoso!

Conde
Terceto
85
Estoy de suerte, que ni muevo el paso
ni el pensamiento apenas, pues contemplo
que no has venido, ni es posible, acaso.
Terceto
Contigo pienso ser un raro ejemplo
de fe inviolable, y para testimonio
90
aquesta sierpe haré colgar de un templo.
Terceto
Tú poseerás en justo matrimonio
mi cara hija, de otro dueño indigna,
y con ella mi Estado y patrimonio.
Terceto
Esto será después que la doctrina
95
de algún maestro tu rudeza enseñe
la militar y honrosa disciplina.
Terceto
Que no hayas miedo que to coma o sueñe
segura noche, si es posible, hasta
que mi palabra al cielo desempeñe.

Sancho
Terceto
100
¡Oh, gran señor! Conozco que ya basta
ese agradecimiento. No procures
degenerar la sangre de tu casta.
Terceto
No es justo que tu hija darme jures,
que el pedírtela yo fue porque agora
105
de mi poca nobleza te asegures.
Terceto
Goza tu hija, cásala y mejora
(si hay en el mundo aventajada prenda)
tu Estado y su marido. Id en buena hora,
Terceto
que me quiero volver a mi hacienda,
110
que andan traviesas por aquí mis cabras,
y temo que algún mal me las ofenda.

Conde
Terceto
(No es posible que son estas palabras
de rústico pastor; a mi sospecha
no he menester que más camino abras.–
Terceto
115
¿Qué os parece de aquesto?

Riquelmo
Que sospecha
cualquiera de los dos lo que tú mismo.
Yo digo que es figura contrahecha.

Ramiro
Terceto
No es este hablar de tosco barbarismo
de la naturaleza del villano,
120
mas que la luz es propia del abismo.

Conde
Terceto
Lo que a mí me asegura y hace llano
ser este el propio que su honra muestra
es ver el bien que deja de la mano.
Terceto
Pero escuchemos, que la gente nuestra
125
ya debe de llegar, todo hombre calle.
De aquesto pido la palabra vuestra.

Riquelmo
Tu nombre llaman, y responde el valle.)

Dicen de dentro en diferentes voces, Criado primero y segundo

Primero
Redondilla
¡Hola! ¡Ahó, gente del Conde!
Venid, que aquí suena gente.

Segundo
130
¿Hacia qué parte se siente?

Primero
En este valle responde.
Redondilla
Descended presto acá abajo.

Segundo
¿Por dónde?

Primero
A mano derecha,
por esa sendilla estrecha
135
debe de ser el atajo.

Sancho
Redondilla
Señor, gente suena. Dame
licencia, y en paz te queda,
que temo entre esta arboleda
mis ovejuelas derrame.
Redondilla
140
No me hurten algún chivo.

Conde
De aquesta vez no te irás,
que hoy no puedes ganar más
que haber ganado un cautivo.
Redondilla
Cree que has de ir a mi lado.

Sancho
145
No, no, señor, yo me quedo,
que hasta el agosto no puedo,
que tengo un amo igualado.
Redondilla
Perdone su reverencia.

Riquelmo
(Sin falta que es contrahecho.

Conde
150
Ya quedo más satisfecho.
Vasallo es de su inocencia.
Redondilla
Llevarle quiero conmigo
para ver este misterio.)

Dicen de dentro Criado primero

Primero
Por esta parte, Silverio.
155
Echa por el cabrahigo,
Redondilla
y guarte de la maleza.

Salen los Criados

Primero
¿Este es el Conde?

Segundo
Sí, él es.

Primero
¡Oh, señor! Danos tus pies.

Sancho
Más pedidle la cabeza.
Redondilla
160
¿No veis qué gesto de urraco?

Riquelmo
(Persuadime en este punto
a creer que este es un tonto
o un grandísimo bellaco.)

Segundo
Redondilla
Señor, ¿adónde has estado,
165
que en cuantas sendas reparte
el monte, y en cualquier parte,
fuiste mil veces buscado,
Redondilla
y nunca supimos dónde?
Al fin, tantas vueltas dimos,
170
que a doquiera que anduvimos
aún suena el nombre del Conde.

Primero
Redondilla
¡Santo Dios! ¿Qué puede ser
este fiero monstruo horrendo?

Sancho
No huyáis, que está durmiendo.
175
¿Pensáis que os ha de morder?
Redondilla
¡Verá el miedo que le tienen!

Conde
Deseoso de esta empresa,
perdime en la selva espesa
yo y los que conmigo vienen.

Primero
Redondilla
180
¿Que a tal peligro te pones?–
¡Brava boca! ¡Brava espada!

Conde
Criados, atravesalda
en los ñudosos bastones,
Redondilla
y sacarle heis muy despacio.

Sancho
185
Hasta que otras bestias haya,
así a Barcelona vaya.

Conde
Entre cubierta en palacio,
Redondilla
y aviso que a todos nieguen,
que esto no se ha de saber.

Sancho
190
Antes soy de parecer
que a los muchachos la entreguen,
Redondilla
y démosles un buen día,
que hagan carnestolendas,
y aún es mejor que la vendas
195
para la carnicería,
Redondilla
y el menudo a un hospital.

Conde
Hasla repartida al justo.
Vente a mi lado, que gusto
de hacerte conmigo igual.
Redondilla
200
¿Que porfía su mercé?
Cúmplase su voluntad,
aunque en esta soledad
pasar mi vida juré.
Redondilla
Vamos, y el hato que tengo
205
recogeré por aquí.

Conde
No te has de apartar de mí.

Sancho
Digo que a tu lado vengo.

Éntrase el Conde y Sancho, y los Criados quedan llevando la sierpe, y Riquelmo y Ramiro

Ramiro
Redondilla
Cargad de presto. ¿Qué hacéis?

Primero
Espérese, no nos riña.
210
¿Entiende que así se aliña?

Riquelmo
¡Donosa fuerza tenéis!

Primero
Redondilla
Llegue, a ver si la sopesa.

Riquelmo
Quizá con la mano sola.

Segundo
¡Sus! Tómela de la cola,
215
si quiere ver lo que pesa.

Llevan la sierpe los Criados; quedan Riquelmo y Ramiro

Riquelmo
Quintilla
¡Gracias a Dios que acabaron!
¿Qué os parece del suceso?

Ramiro
De invidia y rabia os confieso
ambos a dos me dejaron
220
cerca de perder el seso.
Quintilla
No me aflige tanto aquí
la joya y prenda perdida,
mas la honra que perdí
mientras durare mi vida
225
ha de vivir muerta en mí.
Quintilla
Si es honra la honra muerta,
pues más queda descubierta
la deslealtad de los dos
por vos, Riquelmo, por vos,
230
que la habéis hecho más cierta.
Redondilla
Queriendo ser el mejor
seguir la prenda que sigo,
un declarado traidor
habéis sido a vuestro amigo
235
e ingrato a vuestro señor.
Quintilla
¡Tierra, en tu centro me esconde,
que no he de vivir adonde
para mi afrenta ha de ser,
ni mis ojos han de ver
240
los ofendidos del Conde!

Vase Ramiro y queda Riquelmo solo

Riquelmo
Quintilla
Si la espada no volvieras
pudiera ser que llevaras
respuesta cual merecías,
y a tus dos fingidas caras
245
otras tantas añadieras.
Quintilla
¿Era yo tu desigual
para esta ocasión tal?
¡Qué vana arrogancia cobras!
Eres traidor en las obras;
250
en las palabras, leal.
Quintilla
De ti me quejo, y mi queja
es de ti, pues tú me quitas
el bien que de mí se aleja,
que lágrimas infinitas
255
lloradas al viento deja.
Quintilla
Quiero bien, amor tirano.
Vime el cabello en la mano
de la ocasión más segura,
pero hizo mi ventura
260
como sombra o sueño vano.
Quintilla
Ya yo solo no me quejo
de este traidor don Ramiro,
pero del necio consejo
de nuestro Conde me admiro,
265
que es gran falta en hombre viejo.
Quintilla
A un rústico, que pudiera
contentar con justa ley
con un gabán que le diera,
lo llena de la manera
270
cual si fuera duque o rey.
Quintilla
Y pues ya mi suerte avara
en matarme se declara
a costa de mi paciencia,
quiero estar en su presencia
275
hasta ver en lo que para.

Vase, y entra Rosimunda, hija del Conde y un Capitán

Rosimunda
Quintilla
Mucho mi padre se tarda.
¿Será por bien, Capitán?

Capitán
Tus sospechas lo dirán,
que es propio de quien aguarda
280
prendas que ausentes están.
Quintilla
¿Qué sientes de su tardanza?

Rosimunda
Una cierta confianza
me dice que le veré,
y de esto puede la fe
285
asegurar la esperanza.

Capitán
Quintilla
Agora un correo vino
y dijo que no hallaba
del Conde rastro o camino,
y desde ayer andaba
290
buscando el monte vecino.

Rosimunda
Quintilla
Temo alguna desventura.
La tierra no está segura,
que tiene mil enemigos.

Capitán
Y el mayor de sus amigos
295
más presto se la procura.

Rosimunda
Quintilla
Mal hace en seguir la costa
tan solo y con tanto espacio;
pienso que será a su costa.

Llega un criado, y dice

Criado
A la puerta del palacio
300
llega el Conde por la posta.

Rosimunda
Quintilla
Aunque albricias no pediste,
toma este anillo en albricias.

Criado
Pues al que no pide diste,
señales son que codicias
305
cobrar el bien que perdiste.
Quintilla
Dar por bueno me conviene
que he corrido una gran legua.

Rosimunda
¿Y quién con el Conde viene?

Criado
Un villano en una yegua,
310
que le sigue y entretiene.
Quintilla
Ya se apeaba, y ya sube.

Rosimunda
Por bajar al patio estuve,
mas ya mi padre se ofrece,
que a vuestros ojos parece
315
cual sale el sol de la nube.

Entra el Conde, como de camino

Rosimunda
Quintilla
Dame tus manos, no huyas,
porque el bien que ellas me dieron
con ellas me restituyas.

Conde
Hoy en otras estuvieron
320
a quien has de dar las tuyas.

Rosimunda
Quintilla
No jugaré que te veo
si no te las beso y toco,
que de tu ausencia el deseo
no se contenta con poco,
325
pues lo que tocare creo.
Quintilla
Las penas de mil infiernos
pasaba en siglos eternos
todo el tiempo que tardabas.
Padre y señor, ¿dónde estabas?

Conde
330
Andaba a caza de yernos.–
Quintilla
Bien puedo aqueste secreto
fiar de ti, Capitán.

Capitán
De guardarlo te prometo
con los que en el alma están
335
para su tiempo y efecto.
Quintilla
Pero a risa me provocas
con esas cosas que tocas,
si a cazar yernos has ido,
que cabe grande sentido
340
en esas palabras pocas.

Rosimunda
Quintilla
¿Burlas?

Conde
No vengo de suerte
que las palabras primeras
sean burlas, pero advierte
que son tan ciertas las veras
345
como al que nace la muerte.

Rosimunda
Quintilla
Pues ¿por qué no te declaras?

Conde
Si en eso solo reparas,
dejarte sin duda quiero,
que traigo un hijo heredero…

Rosimunda
350
¿Comienzas razón y paras?
Quintilla
Di adelante.

Conde
¡Que me place!
Andando ayer tarde a caza
entre dos montes que hace
de un valle una cierta plaza,
355
por la hierba que allí nace
Quintilla
halleme perdido y solo,
y cuando se baña Apolo,
con una sierpe en los brazos,
que pudo hacerme pedazos.
360
Violo el cielo y estorbolo.
Quintilla
Y estorbolo de esta suerte:
que don Ramiro y Riquelmo
se hallaron a ver mi muerte,
como apareció san Telmo,
365
armado, victorioso y fuerte.
Quintilla
Y viéndome en el tormento,
porque alguno aventurase
la vida al atrevimiento,
a cual de ellos me librase
370
te prometí en casamiento.

Capitán
Quintilla
¿Cuál fue de ellos?

Conde
Ninguno,
que el premio es a solo uno,
y ellos dos, y de este modo
viniera a perderlo todo
375
si no se ofreciera alguno.
Quintilla
Que un ángel se me ofreció,
que darle nombre de hombre
al que esta sierpe mató
fuera despreciar su nombre,
380
y al cielo que lo envió.
Quintilla
Que, asido con ella en brazos,
hizo sus huesos pedazos.
Ved si es de mi hija dino
el nuevo Jorge divino
385
que me libró de sus brazos.

Capitán
Quintilla
¡Bravo y notable suceso!
¿Y dónde, señor, quedó?
Que moriré te confieso
si mano que te libró
390
no la adoro y no la beso.–
Quintilla
Señora, ¿qué decís de esto?

Rosimunda
Que a no llevar presupuesto,
Conde y señor, que no burlas,
tuviera tu cuento burlas.

Conde
395
Pues desengañarte he presto.–
Quintilla
¡Hola, Celio! Trae contigo
al hombre que te encargué.

Criado 1º
Por él voy, y le traeré
a tu presencia conmigo.

Rosimunda
400
Con tu licencia me iré,
Quintilla
que no es bien que aquí me vea
quien ya permites que sea
mi marido, cuando estoy
más segura de que soy
405
la que marido desea.

Conde
Quintilla
Antes no te irás, perdona,
que le veas es mi gusto.

Rosimunda
¿Es hombre deBarcelona?

Conde
No es mi vasallo.

Capitán
¿Es robusto
410
y de gallarda persona?

Rosimunda
Quintilla
¿Qué prendas tiene?

Conde
Espantosas,
pero basta, entre otras cosas,
que tiene buena presencia.

Rosimunda
Pues ¿no me darás licencia?

Conde
415
Poco en la sala reposas.
Quintilla
¡Confusa estás!

Rosimunda
No he podido
asegurar mi sentido.

Entra Sancho, y pide la mano de rodillas

Sancho
Deme su merced la mano.

Rosimunda
¿Quién es aqueste villano?

Conde
420
Quien ha de ser tu marido.

Rosimunda
Quintilla
¿Búrlaste?

Conde
Sin falta es este.

Rosimunda
El cielo en esta ocasión,
aunque la vida me cueste,
pues te libró de un dragón,
425
a mí me libre de aqueste.

Éntrase riendo

Sancho
Quintilla
Como has visto algunos hombres
que te tratan de otra suerte,
no tengo a mucho te asombres
de ver un hombre tan fuerte
430
y que por monstruo le nombres.
Quintilla
Que están tus ojos bellos
hecho a ver cuerpos tales,
y no mis largos cabellos
criados para animales,
435
o por ventura con ellos.
Quintilla
Mira tus arcas abiertas
de las riquezas inciertas,
oro, perlas y esmeraldas,
y no a mi pecho y espaldas,
440
de piel de tigres cubiertas.

Capitán
Quintilla
No te espantes que así huya,
ni de su desdén te asombres,
que es naturaleza suya,
porque el huir de los hombres
445
juzguen a venganza suya.

Conde
Quintilla
Capitán, este es mi gusto,
de lo demás me disgusto.
Si este es la escoria del suelo,
ya di mi palabra al cielo;
450
mirad si cumplirla es justo.
Quintilla
Con mi hija ha de casar,
aunque mi Estado lo impida.
Aqueste me ha de heredar,
que algo me ha de costar
455
haber quedado con vida.
Quintilla
Cuanto más que de secreto,
antes que llegue su efecto,
haré que maestros míos
le enseñen y pongan bríos
460
de caballero perfecto.
Quintilla
Que en la tierra de labor
se agradece el beneficio.

Capitán
Si este es tu gusto, señor,
en premio de mi servicio
465
quiero pedirte un favor.
Quintilla
Y el favor que pido es
que de las armas me des
el cargo de su maestro,
que prometo darle diestro
470
en menos tiempo de un mes.

Conde
Quintilla
Yo te concedo ese cargo.–
¡Hola! Pedí al Camarero
un manto y vestido largo,
que de hacerle caballero
475
desde este punto me encargo.
Quintilla
¿No te pondrás un vestido
como aqueste?

Sancho
Antes te pido
que la puerta me des franca,
que el corazón se me arranca
480
por mi ganado perdido.
Quintilla
Que yo volveré despacio.

Capitán
Irse quiere.

Conde
No lo creas.–
¡Hola, capitán Estacio!
Su guarda quiero que seas
485
dentro y fuera de palacio.
Quintilla
Y ahora, aunque se resista,
hazle que mis ropas vista;
éntrate dentro con él.

Capitán
Temo al quitarle la piel
490
que el diablo se le revista,
Quintilla
que me mira de mal ojo.

Conde
Anda, no le tengas miedo.

Capitán
Anda, desecha el enojo.

Sancho
¡Pardiez, que muy bueno quedo
495
si de esta piel me despojo,
Quintilla
que al fin me mandas polir!

Conde
Por darme contento has de ir,
que quiero verte galán.

Sancho
Id conmigo, Capitán,
500
y daréisme de vestir.

Capitán
Quintilla
¿Qué te parece, señor,
de la gravedad extraña!

Conde
Anda, que si algún valor
su tosco pecho acompaña,
505
crecerá con el honor.

Vanse Sancho y el Capitán, y queda el Conde solo

Conde
Quintilla
¡Extraña fortuna es esta
que así, tan ligera y presta,
me lleva, provoca y llama
a dar historia a la fama,
510
que cante con voz dispuesta.
Quintilla
Por extraña empresa muero,
a gran bajeza me allano
o a gran soberbia, pues quiero
hacer de un tosco villano
515
un perfecto caballero.
Quintilla
Pero no es grande misterio,
que de un bajo cautiverio,
de guardas cabras y bueyes,
contemplo romanos reyes
520
a Justino y a Valerio.

Entra Matico, vestido como Sancho

Matico
Redondilla
Diz que no tengo de entrar.
¡Pardiez, que he de entrar y entro
cuando a su merced encuentro,
aunque me mande azotar!
Redondilla
525
¡Heis visto los pajarotes!

Conde
¿Qué es esto? ¿A tal se desmanda?

Matico
Ahora es cuando me manda
abrir su merced a azotes.

Criado
Redondilla
Este grosero villano
530
se quiso por fuerza entrar.

Conde
Dejalde. ¿Quereisme hablar?

Matico
No sé, yo busco a mi hermano,
Redondilla
que diz que vino con él.
Si acá le tiene, concluya,
535
démele ¡por vida suya!,
que no me hallo sin él.
Redondilla
¿Quiere? Diga.

Conde
¿Hay cosa igual?

Matico
Démele.

Conde
Espérate, pues.
Negro de bonito que es,
540
¿para qué le hiciste mal?
Redondilla
¿Ofender su hermosa cara
no os obligara siquiera?

Matico
Si por mi hermano no fuera,
¡pardiobre!, que acá no entrara.
Redondilla
545
Que tiene un mal estropiezo,
y esta gente es de mal trato,
que se han holgado un buen rato
a costa de mi pescuezo.
Redondilla
Pero en descuento se vaya.
550
Dame a mi Sancho.

Conde
¿Qué dice?

Criado
Sancho dice.

Matico
Así se dice,
por mi abuelo que Dios haya,
Redondilla
cuya sangre en las montañas
es más blanca que el armiño.

Conde
555
Tú ¿cómo te llamas, niño?

Matico
Yo, señor, Comecastañas.

Conde
Redondilla
¿No veis qué donoso pico?
Acaba, tu nombre di.

Matico
¿Dice el de la pila?

Conde
Sí.

Matico
560
¿El propio?

Conde
El propio.

Matico
Matico.

Conde
Redondilla
Señor Matico de perlas,
muy buena cara tenéis,
y las que de ellas vertéis
solo un rey puede cogerlas.
Redondilla
565
Cuando no bastara el veros
prenda de hombre semejante,
ese donaire es bastante
para obligar a quereros.
Redondilla
Vení acá, llegaos a mí.

Matico
570
No, no, que le ensuciaré;
antes, si manda, me iré,
que ha mucho que estoy aquí.
Redondilla
Solo una cosa me valga,
si le ha parecido bien:
575
que mande que no me den
sus zagales cuando salga.
Redondilla
Que alguna vuelta recelo,
porque hay de ellos mocetón
tan diestro de un pescozón
580
que dio conmigo en el suelo.

Conde
Redondilla
Excusen de darme enojos,
y el que os ofendiere aquí
crea que me ofende a mí
en las niñas de mis ojos.
Redondilla
585
Mas vos quedaréis conmigo,
y yo os pondré tan galán,
que los que en mi casa están
os deseen por amigo.

Matico
Redondilla
Pues ¿quiere hacerme su paje?

Conde
590
Sí, mi paje os quiero hacer.

Matico
El primer hombre he de ser
que sirva de mi linaje.

Conde
Redondilla
Ven acá. ¿Tus padres son
gente rica y estimada?

Matico
595
No ha nacido más honrada
en los montes de León.
Redondilla
Es gente de dentro y fuera,
liberal, noble y sencilla.
¡Por Dios!, no tiene él vajilla
600
más limpia que su espetera,
Redondilla
porque es tan lustrosa y bella
que, en queriendo convidar,
el señor de mi lugar
holgaba servirse de ella.
Redondilla
605
Desterronos a perder
Fortuna, que fue contraria,
que, por inconstante y varia,
le dan nombre de mujer.
Redondilla
Al fin, nuestra amada paz
610
trocó por la guerra suya.

Conde
¿Quién hay que no le atribuya
a monstruo el sabio rapaz?

Criado
Redondilla
Su hermano sale, y tan bravo,
que dudaba en conocerle.

Conde
615
Llega, si gustas de verle.
Echó la Fortuna el clavo.

Sale Sancho muy galán

Capitán
Redondilla
No hay más bien que desear.
¡Bravo talle!

Sancho
Al suyo ofendes.

Conde
Niño, ¿por qué te suspendes?
620
Llega, si quieres llegar.

Sancho
Redondilla
¿Asiéntame bien el traje,
Conde señor?

Conde
Y tan bien,
que en vos se muestra muy bien
de lo que es vuestro linaje.
Redondilla
625
Y si yo no os conociera,
como primero os juzgara,
que cualquiera os respetara,
puesto que príncipe fuera.
Redondilla
Pero ¿cómo no volvéis
630
los ojos a aquella prenda?

Matico
Prenda soy que, aunque me venda,
poco precio le daréis,
Redondilla
y no la tengo por mía.

Sancho
¡Hermano mío!

Matico
¿Su hermano?
635
¡Tenga allá, tenga la mano!
¿Cómo? ¿Abrazarme quería?

Sancho
Redondilla
Luego ¿no me das tus brazos?
Llega, que abrazarte quiero.

Matico
No, que estáis muy caballero
640
y yo muy hecho pedazos.
Redondilla
Mi hermano no andaba erguido
en palacio, sino en soto;
sepa el hermano roto
no viene con el vestido.
Redondilla
645
¡Guárdese dende!

Conde
¡Por Dios,
que tiene razón en esto!
Tráiganle un vestido presto,
y estén galanes los dos.

Sancho
Redondilla
Tiene su merced razón,
650
que la envidia lo ha causado
por verme tan bien tratado,
y él con abarca y zurrón.
Redondilla
Hermano, no estés así.
¿Qué tienes? Quita la mano.

Matico
655
¡Malos años! ¿Yo su hermano?

Sancho
Esos serán para ti.
Redondilla
Toda tu vida tuviste
ser envidioso y grosero.

Matico
Es verdad, que caballero
660
antes de agora lo fuiste.
Redondilla
¿Tantas veces te he envidiado
porque te pongan galán?
¿Eres, por dicha, truhan?
¿Qué necios te han engañado?
Redondilla
665
¿Así te vienes despacio,
y entre dos zarzas me dejas
solo y entre diez ovejas?
¿Tú a la sombra y en palacio?
Redondilla
¿Para quererme tan poco
670
de mi tierra me trujiste?
Desde que de allá saliste
vi que habías de dar el loco.
Redondilla
Paga tengo merecida.

Sancho
Antes, engañado estás,
675
que agora ye quiero más
que te he querido en mi vida.

Capitán
Redondilla
En viéndose en otro talle
el perderá el sobrecejo.

Matico
Eso no, que este pellejo
680
la muerte puede quitalle.
Redondilla
Que de traerle hice voto
hasta que a mi tierra vuelva,
aunque el tiempo le resuelva
en ceniza de muy roto.
Redondilla
685
Que aunque llamas me le tienen
a peligro de abrasar,
lágrimas sé yo llorar
que le ablandan y entretienen.

Conde
Redondilla
¡No he visto tal discreción!

Sancho
690
¡Oh, mi hermano es muy sabido!

Matico
Cuéstame lo que he sabido
gran parte del corazón,
Redondilla
que se consume y no medra
después que tú le engañaste.

Capitán
695
Aunque es de plomo el engaste,
a fe que es muy rica piedra.

Sancho
Redondilla
Llega, ¿no somos amigos?

Matico
No sé cómo puede ser
mientras te veo en poder
700
de mis propios enemigos.

Entra un Criado alborotado

Criado
Redondilla
Entra en la cuadra, señor,
que le ha dado a mi señora
en el corazón ahora,
de improviso, un gran dolor.
Redondilla
705
Todos llorándola están
y no saben qué se hacer.

Conde
Desmayo debe de ser.
Ven conmigo, Capitán.

Éntrase el Conde con todos los suyos; quédanse Matico y Sancho

Sancho
Redondilla
Si se fueron, ya se han ido,
710
solos quedamos ahora.
¡Ay, doña Juana; ay, señora!
¿Tanto os enfada en vestido?
Redondilla
¿por él no me habéis de hablar,
no me habéis de hablar por él?
715
¡Mal fuego se encienda en él
aunque me venga a abrasar;
Redondilla
o si no, de la alta mano
caiga un rayo que me pase,
con que cuerpo y alma abrase
720
y quede el vestido sano!
Redondilla
¡Dame esos brazos, mi bien!

Matico
Ellos los hagan pedazos
primero que tales brazos
entre los tuyos estén.
Redondilla
725
¿Para aquesto me sacabas
de mis padres y mi tierra?
¿Tantas maldades encierra
el pecho que me mostrabas?
Redondilla
¿Cómo ya te has olvidado
730
de lo mucho que me debes?
¿Parécente, ingrato, leves
los trabajos que he pasado?
Redondilla
Perdí mi patria por ti,
mis padres, perdí mi bien
735
y perdí mi honra también,
que fue lo más que perdí.
Redondilla
Perdí mi ser y mi nombre,
que he perdido el ser mujer,
aunque esto no fue perder,
740
pues he ganado el ser hombre.
Redondilla
Mas sí perdí, que hombre eres,
y si todos tales son,
ser quiero en esta ocasión
la más vil de las mujeres.
Redondilla
745
¿Qué me has dado? ¿En qué me paga
tu alma e ingrato pecho,
que el menor mal que me has hecho
en parte me satisfaga?
Redondilla
Un vestido de pobreza,
750
esta abarca, esta pïel,
que, por vestirte tú de él,
lo tuve a suma riqueza,
Redondilla
y estas plantas peregrinas,
que no descansan jamás,
755
siguiéndote por do vas,
por mil montes que caminas,
Redondilla
¿acertarán a volver
donde salieron sin ti?
¿Habrá padres para mí
760
que me quieran acoger,
Redondilla
ya que en este traje pobre
hemos venido encubiertos,
gustando por los desiertos
hierba seca, agua salobre,
Redondilla
765
y aguardando tantos días
galeras para pasar
de Italia el soberbio mar,
como tú, traidor, decías?
Redondilla
Para que entiendas que fuiste
770
el que no debieras ser,
vienes a buscar mujer
y dejas la que trajiste.
Redondilla
¿Qué sierpe es aquesta, di,
qué mujer y qué concierto?
775
No creo que la hayas muerto,
que viva está para mí.
Redondilla
¿Así, traidor, me dejabas?
¿Pensabas que no supiera
entrar de cualquier manera
780
adondequiera que estabas?
Redondilla
¡Fuera en balde tu malicia,
aunque al cielo te subieras,
y ojalá que allá estuvieras,
que allá me hicieran justicia!
Redondilla
785
Mas yo espero ver cumplidos
los deseos de mi celo,
desde la tierra oye el cielo,
que tiene grandes oídos.

Sancho
Redondilla
No más, no más, que si tengo
790
culpa del presente caso,
verás, sin mover el paso,
de qué manera te vengo.
Redondilla
¡Afuera, vestido loco,
Desnúdase
que no cabemos los dos,
795
que, aunque soy rico por vos,
soy pobre y tenido en poco!
Redondilla
¡Venga mi piel, que es ejemplo
de un hombre noble y leal,
hasta que al fin de mi mal
800
la pueda colgar de un templo!
Redondilla
¡Al sol y a las nieves frías
desnudas anden mis piernas!
Desnudas tus carnes tiernas,
¿han de cubrirse las mías?

Aquí se desnuda el vestido

Matico
Redondilla
805
¿Estás loco? ¿Qué es aquesto?
Rugero, ¿así te descubres?
Lo que tanto tiempo encubres,
¿quieres descubrir tan presto?
Redondilla
Torna a ponerte el vestido,
810
que siento que viene gente.

Entra el Conde y su gente

Conde
Este mal es accidente.

Capitán
Y es accidente entendido.

Aquí hace Sancho que quiere saltar

Conde
Redondilla
Ha sido causa bastante
ver que la quiero casar.

Sancho
815
Mas que me atrevo a saltar
cuatro pasos adelante.
Redondilla
¿Señalaste bien la raya?

Matico
Sí, que muy bien se divisa.

Conde
(Oíd, que me mueve a risa.)

Sancho
820
De aquesta vez salto.

Matico
Vaya.

Conde
Redondilla
(¡De risa pierdo el sentido!
Él es de juicio falto,
que, para dar aquel salto,
se ha desnudado el vestido.)
Redondilla
825
¡Hola, Sancho! ¿Qué es aquesto?

Sancho
¡A muy buen tiempo, par Dios!
Prueben a saltar los dos
desde aqueste sitio al puesto.

Conde
Redondilla
(¿Hase visto rustiqueza
830
que a aquesta pueda llegar?
Ella es mala de curar,
que, al fin, es naturaleza.)
Redondilla
Sancho, poneos el vestido,
no estáis en el campo ahora.

Capitán
835
¿Qué importa? En palacio mora,
mas fue en el campo nacido.

Sancho
Redondilla
Yo digo, señor, que el vicio
suele estragar la salud.

Matico
Y a todo tiempo es virtud
840
buscar algún ejercicio.

Capitán
Redondilla
¿En esto vino a parar
el hacer las amistades?

Matico
Y aun si va a decir verdades,
están por averiguar.

Sancho
Redondilla
845
Mal conocéis los aceros
del rapaz, bien entendéis;
por el vestido que veis
me estaba haciendo mil fieros,
Redondilla
y por eso me le quito.

Conde
850
¡No, no, bien estáis vestido!
Ya la esperanza he perdido
del premio que solicito.

Capitán
Redondilla
Tenla de mí, tenla de él,
que esto muy poco ha importado.
855
Al trabajo está enseñado,
mal puede hallarse sin él.
Redondilla
Haz que traigan unas armas,
y si quiere trabajar,
las podría ejercitar
860
si de ellas los hombros le armas,
Redondilla
y teniendo en qué entender
en este ejercicio honrado,
se olvidará del arado.

Conde
Yo soy de tu parecer.–
Redondilla
865
Descuelga de mi armería,
Celio, unas armas.

Criado
Ya voy.

Matico
(Ya desengañado estoy
de tu locura y la mía.)
Redondilla
¡Sancho con armas!

Sancho
¿Qué quieres?
870
Aquí me hacen potajes,
que ya me ponen plumajes
prendidos con alfileres,
Redondilla
ya me hacen capitán,
ya caballero al revés.

Matico
875
Mi fe, Sancho, que eso es
bautizarte por truhan.

Conde
Redondilla
Si hay alguna buena raza
en aquel rústico pecho,
solo las armas sospecho
880
la podrán sacar a plaza.
Redondilla
Si a un caballo anima y mueve
oír sonar la trompeta,
y entre una y otra escopeta
entra furioso y se atreve,
Redondilla
885
¿por qué un hombre al son de un arma
no moverá el pensamiento?

Capitán
Muestra.

Criado
Escogilas a tiento.

Capitán
Ten, esta gola te arma.

Sancho
Redondilla
¿Cálzase esta por el pie?

Capitán
890
No, sino al cuello.

Sancho
¡Está bien!

Capitán
Peto y espaldar me den.

Criado
Veislos aquí.

Sancho
¿Para qué?

Capitán
Redondilla
Para la espalda y el pecho.

Sancho
Pues si las queréis mudar,
895
puedo en la mano llevar
muchas más y mayor trecho.

Capitán
Redondilla
¡Calla! ¿No entiendes que son
porque el pecho te defienda,
porque el herir no te ofenda
900
ese noble corazón?

Sancho
Redondilla
¿Que tengo corazón noble?

Capitán
Ponte agora esta celada,
toma esta lanza.

Blandéala, y dice Sancho:

Sancho
Es delgada,
parte y desgárrame un roble.
Redondilla
905
En mi tierra, con aquestas
suelen varear bellota.

Capitán
(¿Veis, señor, si se alborota
teniendo las armas puestas?

Conde
Redondilla
Pienso que ha de aprovechar.

Capitán
910
Es muy fácil de entender.)

Conde
Aquí, ¿qué resta que hacer?

Sancho
¡Por Dios, echarme a rodar!

Capitán
Redondilla
Subirele en un caballo
y haré que principios tome.

Sancho
915
¿Luego queréis que le dome?
Mejor sabré yo pensallo.

Conde
Redondilla
Entremos, que ya deseo
verte a caballo. ¡Ea, Sancho,
vamos!

Matico
¡Pardiez, que se va Sancho…
920
(Como solías te veo.)
Redondilla
Señor, déjanos e iremos
hasta nuestra tierra ansí,
que tengo un pariente allí,
y en viéndole volveremos.

Conde
Redondilla
925
Después iréis, te prometo.

Matico
Pues que ya aquesto no es,
ponle la sierpe a los pies,
será san Jorge perfecto.


Jornada II

Salen Ramiro y Riquelmo

Ramiro
Octava real
¿Qué esto ha pasado en esta breve ausencia?

Riquelmo
930
Esto ha pasado, y otras muchas cosas,
para quitar el seso y la paciencia,
el sosiego y las vidas poderosas.
El Conde, resistiendo a la violencia
de cortesanas lenguas mentirosas,
935
las letras y armas a su yerno enseña.

Ramiro
¡Hará diamantes de una blanda peña!

Riquelmo
Octava real
No lo digas de burlas, don Ramiro,
que en una y otra disciplina crece
tanto su torpe ingenio, que me admiro
940
de ver un seco tronco que florece.
Un Tulio Hostilio en su presencia miro,
que en uno y otro ingenio resplandece;
que si tales raíces prende el suelo,
pregonará su fama hasta el cielo.
Octava real
945
Yo te podré decir la vez primera
que, puesto el pie al estribo y acicate,
a los ijares del caballo bate;
tan a tiempo pasó, que en la carrera
tan firme para y vuelve por de fuera,
950
sacando el codo, el brazo hasta el remate
del diestro oído, que, porque concluya
por verle, puede el sol parar la suya.

Ramiro
Octava real
Luego, de esa manera, ¿la Condesa
tendrale amor?

Riquelmo
¿Quién dices, Rosimunda?
955
Ya por los bellos ojos lo confiesa
tenerle amor de voluntad profunda,
y de esto sé que al Conde no le pesa,
porque la vez primera y la segunda
que le vido correr, y no fue acaso,
960
quedáronsele junto[s] lengua y paso.
Octava real
Y de esto no me espanto, que, al fin, viole
como un salvaje rústico y cubierta
una grosera piel, y desdeñole,
pensando verse entre sus brazos muerta.
965
Mas ya que es hombre nuevo, contentole,
y en tanto que la boda se concierta,
sospecho que la tiene su deseo
en el extremo que mi vida veo.

Ramiro
Octava real
Mejor dirás en el que está la mía,
970
que ya me la consume un dolor fuerte.
¡Oh, nunca amaneciera el triste día
de aquella caza, causa de mi muerte!
Mas si la pena a resistir porfía,
el corazón y el alma están de suerte
975
que, con la voluntad ligera y presta…
Pero no más, que Rosimunda es esta.

Entran Rosimunda y Matico

Rosimunda
Redondilla
A tu niñez atribuyo
que no mudes, rapacillo,
ese traje.

Matico
Mi carillo
980
basta que ha mudado el suyo.
Redondilla
Juré de no hacer mudanza,
aunque os pese más a vos,
hasta aquel tiempo que a Dios
plegue cumplir mi esperanza.

Rosimunda
Redondilla
985
Pues ¿cómo esperanza tienes?

Matico
¿Agora con eso sales?
¡Y aún espero que estos males
vengan a trocarse en bienes!

Rosimunda
Redondilla
Caballero, ¿qué hay de nuevo?

Ramiro
990
De tu suceso tratamos,
que es lo más nuevo que hallamos
de todo lo que hay más nuevo.
Redondilla
Admirábase Riquelmo
de ver tu esposo, señora,
995
de libros cargado agora
y anteayer con lanza y yelmo.
Redondilla
Y yo le dije, en efeto,
no porque presente estás,
que ha de caber mucho más
1000
en tan divino sujeto.

Rosimunda
Redondilla
La burla ha estado extremada,
y por él no importaría,
el recibirla por mía
es el sentirme agraviada.
Redondilla
1005
Dejemos los que es divino,
bajad un poco la mano,
que para un sujeto humano
tiene ingenio peregrino.

Riquelmo
Redondilla
Sin razón te has alterado,
1010
nuestro honor se restituya;
bastaba ser prenda tuya
para que fuese estimado.
Redondilla
¿Quién dice de Hércules mal?

Rosimunda
Basta así, bien os entiendo.

Ramiro
1015
Dentro del alma me ofendo
que de mí presumas tal
Redondilla
ni te des por ofendida,
que el fuego que te provoca
solo al salir de tu boca
1020
abrasa más de una vida,
Redondilla
y merécelo también,
que es hombre muy bien nacido.

Matico
¡Buen cuerpo tiene y crecido!
¡Mirad si ha nacido bien,
Redondilla
1025
no miréis en las semejas!
Padre tiene el de la abarca,
que con flor de lises marca
más de quinientas ovejas;
Redondilla
y mi madre, que hace fieros
1030
a cuantos serán y son,
con un sello de león,
más de noventa carneros.

Ramiro
Redondilla
De todo aqueso me admiro.

Matico
Bien lo sabéis entender.

Ramiro
1035
Muy ricos deben de ser.

Rosimunda
Paso, señor don Ramiro.

Ramiro
Redondilla
Digo que es rica su madre.

Matico
¿Ramiro se llama?

Ramiro
Sí.

Matico
Como esos Ramiros vi
1040
entre ovejas de mi padre.
Redondilla
Por allí andaban al trote,
topándose cada día,
y a fe que Sancho sabía
pegarles con su garrote,
Redondilla
1045
y no se le habrá olvidado,
que si alguno se le entona,
sabrá hacerle la corona
por beneficio curado.

Riquelmo
Redondilla
Eso le estuviera bien,
1050
y no casarse.

Matico
Es así;
casado, no es para mí,
mas le quiero sacristén,
Redondilla
que de obsequias muchos días
caerán roscas dos a dos,
1055
y si se casa, por Dios,
alguno cante las mías.
Redondilla
Mas, señores cortesanos,
ellos que siempre presumen
saberlo todo y consumen
1060
los desdichados villanos,
Redondilla
arguméntelo conmigo;
quizá les preguntaré
lo que no saben.

Ramiro
Yo sé
que me tienes por amigo.
Redondilla
1065
Con Riquelmo te concierta.

Matico
Y aún con entrambos me atrevo,
que cierta esperanza llevo
de tener vitoria cierta.

Rosimunda
Redondilla
¿Qué les quieres preguntar?

Matico
1070
Con su licencia direlo,
y ¡voto al sol! que recelo
que los tengo de engañar.–
Redondilla
Ya va la pregunta afuera:
¿Por qué está más descansada
1075
la mujer estando echada
que en pie ni de otra manera?

Riquelmo
Redondilla
¡Qué galana necedad!
Es porque el cuerpo se asienta.

Matico
No, digo si más contenta
1080
que guardar la honestidad.

Riquelmo
Redondilla
¿Más contenta? Aquello ignoro,
si con malicia no hablas.

Matico
Mi negocio desentablas,
que a todas guardo el decoro.

Riquelmo
Redondilla
1085
Pues ¿cómo echadas se advierte
que tenga contento igual?

Matico
Porque está en su natural,
y fuera de él de otra suerte.
Redondilla
¿Dónde tiene las raíces
1090
un árbol?

Ramiro
Siempre en el suelo;
que si las vuelve hacia el cielo
secarase.

Matico
Muy bien dices.
Redondilla
Que pues son de la mujer
las raíces los cabellos,
1095
y mientras está con ellos
en pie no tiene placer;
Redondilla
así que echada ha de estar
para estar más descansada;
y esta es prueba averiguada
1100
que echada se ha de alegrar.

Riquelmo
Redondilla
Donaire ha tenido a fe.
¿No veis que está avergonzada
la Condesa?

Matico
Antes quejosa
de que la tengan en pie.
Redondilla
1105
Es árbol, y, al fin, recelo
que a su natural se viene:
secarase si no tiene
las raíces en el suelo.

Riquelmo
Redondilla
El rapaz es como un oro.

Matico
1110
Harto perdí por rapaz.

Rosimunda
Ya viene quien ponga en paz
la contienda.

Matico
(Y quien adoro.)

Sale Sancho y su Preceptor

Sancho
Redondilla
¿Estoy bien en la lición?

Riquelmo
De aquí nos vamos, señora;
1115
queda adiós.

Rosimunda
Id en buena hora.
Vanse Ramiro y Riquelmo
Vuelve a decir la oración.

Sancho
Redondilla
No, sino harela primero,
que está quien adoro aquí.

Matico
Mas que lo dice por mí,
1120
como sabe que le quiero.

Sancho
Redondilla
¿Tengo de cumplir con vos?
¡Oh, mi señora!

Aquí se pone de rodillas

Rosimunda
Levanta,
que no es la imagen tan santa.
La oración se debe a Dios.

Matico
Redondilla
1125
Mi hermano me debe algunas,
que siempre rezo por él.

Sancho
Calla, niño.

Matico
¿Hablo con él?

Sancho
¿No sabes que me importunas?

Matico
Redondilla
Mas no me diréis que no
1130
ha pasado tiempo alguno
que erais vos el importuno
y el importunado yo.

Sancho
Redondilla
No pasemos adelante.
Digo que en esta ocasión,
1135
maestro que no es razón
mientras os tengo delante;
Pareados octosílabos
después trataremos de ello.

Rosimunda
Antes haréis que me pese,
cuando yo ocasión os diese
1140
a que no salgáis con ello.
Redondilla
Antes por mi gusto quiero
estar agora delante,
por veros hoy estudiante,
que ayer os vi caballero.

Matico
Redondilla
1145
Quien hoy un cetro profana
y ayer un leño hecho piezas,
hoy será siete cabezas
y galápago mañana.

Sancho
Redondilla
En efecto, ¿quiés oírme?

Rosimunda
1150
Muy de mi gusto será.

Sancho
Ea, pues, de lición va.–
Teodoro, empieza a instruirme.

Preceptor
Redondilla
Que me place. Di “Yo amo”.

Sancho
“Ego amo”.

Preceptor
Está muy bien.

Rosimunda
1155
¿No le preguntas a quién?

Sancho
De quien esclavo me llamo
Redondilla
bien sabe que yo la adoro.
Muy bien me puede enseñar,
que es la materia de amar
1160
ciencia que sabe de coro.

Matico
Redondilla
Toda esta ciencia es fullera
si solo aprendes, en fin,
decir “Yo amo” en latín;
eso yo me lo dijera.
Redondilla
1165
Pregúntame si te amo.

Preceptor
¿No veis que es la primer cosa?

Matico
Y es harto dificultosa,
aunque tan fácil la llamo.

Preceptor
Redondilla
Amo es oración activa.
1170
Vuélveme aquí esta oración.

Sancho
Si supieses su pasión
tú la llamaras pasiva.
Redondilla
¡Qué sentido tan trocado
tiene amor en su lugar,
1175
que está en pasiva el amar
y en activa el ser amado!
Redondilla
Pero aquesta oración quiero
vaya entera.

Preceptor
Entera llamas
en enseñando a quien amas.

Sancho
1180
¿Que te diga por quién muero?
Redondilla
No, sino que así parece.
Pon un nombre a tu motivo,
como esté en acusativo
la persona que padece.

Sancho
Redondilla
1185
No puedo, que esa persona
soy yo, que el principio es.
Pues vuélvela del revés.

Sancho
Tampoco al revés me abona.
Redondilla
Pues no te canses en esto.
1190
Harete algunas preguntas
de los tiempos.

Sancho
Dilas juntas
porque se sepan más presto,
Redondilla
que es largo el tiempo que paso
para el que aguardo.

Matico
Decí,
1195
hermano, si es para mí,
que a fe que no hable acaso.

Sancho
Redondilla
Todo para ti lo quieres.

Matico
Como yo para ti, hermano.
Pues tienes tiempo en la mano,
1200
ocupa el que más quisieres.

Sancho
Redondilla
Pregúntame.
Di “Yo amé”.

Sancho
“Ego amavi”; y aun fue tanto,
que si a mirar me levanto
pierdo de vista mi fe.
Redondilla
1205
Por amor estoy así.

Matico
Ese tiempo me cuadró,
porque también amé yo
aquel de quien solo fui.
Redondilla
Di “Ama tú”.

Sancho
No permitas
1210
que mande a nadie tal cosa,
que en la nobleza amorosa
la mayor suya le quitas.
Redondilla
Amor no ha de ser mandado
sino por la voluntad,
1215
y, si va a decir verdad,
reniega de amor forzado.
Redondilla
Pues ¿qué quieres?
pPreceptor Dime ahora:
“¡Oh, si amase!”

Sancho
¿Para qué,
si esa esperanza es la fe
1220
del bien que mi alma adora?

Rosimunda
Redondilla
Agrádame esa oración.

Matico
¿Pues entiende ella latín?

Rosimunda
No, Matico, pero, al fin,
conozco aquella lición.

Matico
Redondilla
1225
Mal entiendes sus engaños,
porque es un latín aquel
que me cuesta aquella piel
ir al estudio seis años.

Preceptor
Redondilla
Ya puedes tomar el grado.

Matico
1230
Para otra tierra le quiero.

Sancho
Estórbale el tiempo fiero,
que ya lo hubiera tomado.
Redondilla
Señora, ¿no te enloquecen
las gracias de los hermanos?

Rosimunda
1235
Parécenme más que humanos,
y divinos me parecen.

Preceptor
Redondilla
Señor, ¿por qué no mudáis
ese traje que traéis,
y, pues discreción tenéis,
1240
a vuestro hermano imitáis?
Redondilla
Mirad que parecéis mal
en palacio de esa suerte.

Matico
Maestro, solo la muerte
me puede obligar a tal.

Rosimunda
Redondilla
1245
Roguéselo yo primero
y ha sido mi ruego en vano.

Matico
Yo nací para villano
y no para caballero,
Redondilla
y ya me he probado el traje
1250
y me viene muy estrecho.
¡Este sí que es de provecho
a costa de mi linaje!

Rosimunda
Redondilla
Es por demás. Ahora bien,
entrarme será razón
1255
porque estudies tu lición.

Sancho
Repasarela muy bien,
Redondilla
que aquí me queda mi hermano.

Rosimunda
Voime, pues.

Sancho
Guárdate el cielo.
Vase la Condesa
Mi maestro, yo recelo
1260
que he de salir hoy temprano.
Redondilla
A tu academia te vuelve.

Preceptor
Si es eso así, yo me voy.

Hace que sale el Preceptor

Sancho
Abrázame, pues estoy
contigo solo.

Matico
¡Que vuelve!

Preceptor
Redondilla
1265
¿Cuándo me mandas volver?

Sancho
Mañana puedes venir.
Aquí se va del todo
¡Nunca te acabes de ir
ni yo me acabe de arder!
Redondilla
¡Qué de días han pasado,
1270
doña Juana de mis ojos,
que nuestras penas y enojos
no habemos comunicado!
Redondilla
Quiere este Conde casarme
pensando que sirve a Dios,
1275
y no sabe que de vos
solo Dios puede apartarme.
Redondilla
Que si supiera por dicha
quién sois y lo que yo os debo,
y que ha seis años que os llevo
1280
y que os lleva mi desdicha
Redondilla
por varias tierras huyendo
de vuestro padre el furor,
a quien yo, como traidor,
en la mejor prenda ofendo,
Redondilla
1285
la que darme prometió
pienso que no me la diera,
si de la vuestra tuviera
la satisfacción que yo.
Redondilla
Mas ¿cómo estoy divertido?
1290
¡Dame esos brazos!

Matico
¡Ah, fiero!
¡Mal haya el día primero
que me pusiste el vestido!
Redondilla
No digo el de este animal,
que este yo lo romperé,
1295
el del alma sí que fue
para vivir inmortal.
Redondilla
Hoy serás hecho pedazos,
y así…

Sancho
No le rompas, tente.

Matico
¿Que no le rompa? Detente.

Sancho
1300
Mira que…

Matico
Sueltas los brazos.

Sancho
Redondilla
¿Que los defiendes de mí?

Matico
Hoy te quitaré la vida.

Sancho
¿Estás loca?

Matico
No, corrida
de que lo estuve por ti.

Sancho
Redondilla
1305
¿Matarasme?

Matico
Bien quisiera,
y aun me basta el corazón,
que aquesta piel de león
me ha vuelto leona fiera.
Redondilla
Que, como ingrato, el traella
1310
por tu causa y mi amor fue,
tanto al alma la pegué,
que me ha transformado en ella.

Sancho
Redondilla
No son tus mañas ingratas
de león, pues él no ofende
1315
a quien no se le defiende,
y tú, rendido, me matas.
Redondilla
Mátame, que arrepentida
llorarás tales ofensas,
si ya con gritos no piensas
1320
volver a darme la vida.
Redondilla
Que cuando los vea abiertos
moriré si así te place,
que la leona eso hace
sobre los pedazos muertos.

Matico
Redondilla
1325
Ya, Rugero, tus engaños,
a otra menos maestra,
que me han sacado muy diestra
engaños de muchos años.
Redondilla
¿Con esto piensas mudarme?
1330
Rugero, ¿casarte intentas?

Sancho
Mira, mi bien, que me afrentas,
y estoy por desesperarme.
Redondilla
No me toques en la honra,
que en mi palabra hay valor
1335
para más, [y] que el amor
regala cuanto deshonra.
Redondilla
Sepa tu celoso pecho
como en nada te ofendí,
y esto sabraslo de mí,
1340
como quien vive en mi pecho.

Matico
Redondilla
Eso no, viva tu esposa
mil años sin faltar punto,
que es mujer de mucho punto,
menos necia y más hermosa.
Redondilla
1345
¿A fe, Rugero, estoy fea?
Temo que quieres decillo.
No os riais del vestidillo,
que es del Amor la librea.
Redondilla
¿No está curioso el zapato?
1350
¡Qué buena hechura y qué justo!

Sancho
¡Por Dios, amores, que gusto
de verte graciosa un rato!

Matico
Redondilla
Sirve tu nueva querida
y más palabras no gastes,
1355
que cuando tu tiempo gastes
habré gastado la vida.
Redondilla
Quitarme quiero el vestido.

Sancho
En donosa tema has dado.
Eres tesoro hurtado
1360
y es bien que estés escondido.

Matico
Redondilla
Está roto por mil partes
y verame ya quien quiera.
¡Ay, Dios, si el del alma fuera!

Sancho
¡Que le rompes! ¡Que le partes!
Redondilla
1365
Ya casi el pecho has abierto.

Matico
Calla, que lo rompo, amigo,
porque no es bien que contigo
esté secreto encubierto.

Entra la Condesa

Rosimunda
Redondilla
Quedaos adentro vosotras.
1370
¿No hay algún paje de guarda?

Sancho
¿Así, rapacillo? Aguarda.
¡Por aquestas!...

Matico
Por esotras,
Redondilla
que a fe que si las tuviera
que os visitara la cara,
1375
aunque el diablo me llevara
que agora salió acá fuera.

Rosimunda
Redondilla
¿Dístele?

Sancho
Señora, no.

Matico
Sí dio.

Rosimunda
¿Pues con vuestro hermano?

Sancho
Con mi hermano. Es un villano.

Matico
1380
¿Qué quiere? ¿Parile yo?

Sancho
Redondilla
No, pero puede parir…

Rosimunda
¿Cómo?

Sancho
Mil bellaquerías,
que las entiende en dos días
y me las hace sufrir.

Rosimunda
Redondilla
1385
¿Sobre qué fue la pendencia?

Matico
Sobre el diablo..

Rosimunda
A redro vaya.

Sancho
¿Que aún respondes? ¡Ah, mal haya!

Rosimunda
¿Qué ha de haber mal?

Sancho
Tu presencia.

Rosimunda
Redondilla
¿Mi presencia?

Sancho
Decir quiero
1390
que tu presencia me quita
que a este villano permita…

Matico
¡Villano! ¿Es él caballero?

Sancho
Redondilla
Yo me quitaré de vos,
Matico.

Matico
Y aun yo me iré,
1395
no ha de durar esto, a fe,
que pienso llegarme a Dios.

Sancho
Redondilla
¡Matico!

Rosimunda
Calla, muchacho.

Matico
Yo me meteré en la igreja;
no ha de durar la pelleja,
1400
que no siempre el hombre es macho.

Sancho
Redondilla
¡Matico!

Matico
Pegaos a ella.

Rosimunda
Enojado está el rapaz.
¿No podré yo poner paz?

Matico
Bien puede con no ponella.

Rosimunda
Redondilla
1405
Ea, pues llégate a mí.

Matico
Sí, mas no se llegue aquel.

Rosimunda
¿Envidia tiene?

Sancho
Es cruel.

Matico
Menos que pude lo fui.

Rosimunda
Redondilla
Ea, no más, ¡por tu vida!
1410
¡Jesús, qué coraje tienes!

Sancho
(¡Ay, doña Juana, a qué vienes!
Casi a llorar me convida…)

Rosimunda
Redondilla
Basta ya.

Matico
Mi padecer…

Sancho
¡Matico!

Rosimunda
Es niño muy hombre.

Matico
1415
De ese tengo solo el nombre,
pues lloro como mujer.
Redondilla
¿Sabes qué quiero, aunque veo…

Rosimunda
¿Qué? ¡Por tu vida, comienza!

Matico
Impídeme la vergüenza.

Rosimunda
1420
Acaba.

Matico
Ya lo deseo.
Redondilla
Que ella nos hiciese amigos
como que de ella salió.

Rosimunda
Suplicaréselo yo.

Sancho
Nunca fuimos enemigos,
Redondilla
1425
mas pues convida con paz,
bien ve el rapaz que mentía
en lo que aquí me decía.

Matico
Aprendió de otro rapaz.

Sancho
Redondilla
Ea, pídeme perdón
1430
y bésame aquesta mano,
que soy tu mayor hermano.

Matico
¿Yo besar?

Rosimunda
Tiene razón.

Matico
Redondilla
¡Malos años!

Rosimunda
Ea, niño,
por tu vida, que la beses.

Matico
1435
(¡Ay, si tu engaño supieses!)

Sancho
¡Matico!

Matico
¡Gentil aliño!

Rosimunda
Redondilla
Ea, acaba, porfiado,
que aquí está quien lo hiciera,
y aun el perdón le pidiera
1440
por el desprecio pasado.

Sancho
Redondilla
Ea, cesen los enojos.

Matico
Hora bien, échala acá.

Sancho
Toma.

Rosimunda
(¡Qué envidia me da!)
¿También la pone en los ojos?

Matico
Redondilla
1445
Y nunca de ellos la quito.
Y agora que en paz me deja
hago la paz de la igreja
cuando dan el pan bendito.

Rosimunda
Redondilla
Gente suena. Ya no puedo
1450
estar aquí un punto. Adiós.

Vase la Condesa

Sancho
¿Somos amigos?

Matico
¿Yo y vos?
Cuando me quitéis el miedo.
Redondilla
Todo aquesto fue fingido.
Bien os habéis engañado.
1455
¿Yo amistades? Excusado.
Tenéisme muy mal vestido.
Redondilla
Quedaos adiós.

Vase

Sancho
¿Dónde vas?
¿Tanta crueldad es posible?
¡Dura condición, terrible!
1460
Huyendo se fue. ¡No más!
Redondilla
¿Qué hago con tanto espacio?
Seguirla será mejor,
que según lleva el furor
se me saldrá de palacio.
Redondilla
1465
¿Huyen tus pies? Seguirelos.
Ya temo cualquier mal,
que no hay tan fiero animal
como una mujer con celos.

Vase tras Matico, y sale Belardo con don Riquelmo

Belardo
Terceto
Que se queden [aquí] todos sus criados,
1470
que requiere la historia gran secreto.

Riquelmo
Quedad atrás.– Ya quedan apartados.

Belardo
Terceto
¿Bien puedo hablar?

Riquelmo
Bien puedes.

Belardo
En efeto,
como te digo, soy un caballero,
un hombre soy a bien querer sujeto.
Terceto
1475
Soy de León, adonde amé primero
la misma hija del Rey, que no la amara,
pues desde entonces desterrado muero.
Terceto
Costome mucho, al fin, costome cara,
y cuando yo pensé que mi esperanza
1480
la merecida posesión gozara,
Terceto
mudose el tiempo, y, vuelta la mudanza
del amoroso gozo, la tormenta
rompió las velas de mi confianza.
Terceto
Con el rey de León, por cierta afrenta,
1485
el de Navarra a fuego y sangre guerra,
y que esta ocasión vengar ya intenta.
Terceto
Un hijo de este rey supo en su tierra
la hermosura de esta bella infanta.
¡Oh, cuántos daños el amor encierra!
Terceto
1490
Creció el amor y la pasión fue tanta,
que si vino a León en pobre traje,
vino secreto en él, cosa que espanta.
Terceto
Dicen que el tiempo y un discreto paje
le fue tan buen tercero, que muy breve
1495
supo su amor, sus prendas y linaje.
Terceto
Y así, secreto, en un jardín se atreve
a entrar a hablarla, con estar guardado
del propio viento que las hojas mueve.
Terceto
No sé qué fue, debió de ser mi hado.
1500
Tan bien le pareció, que en pocos días
amó la ingrata y él quedó obligado.
Terceto
Buscaron trazas por diversas vías
de poderse hablar, y fue la traza
como quisieron las desdichas mías.
Terceto
1505
Salimos todos una tarde a caza,
mas no volvimos todos.

Riquelmo
¡Bravo caso!

Belardo
El monte hicimos descubierta plaza.
Terceto
Por todas partes, atajando el paso,
perdidos anduvimos, pero en vano,
1510
que no fue la cruel perdida acaso.
Terceto
Buscose el monte, soto, prado y llano;
contáronse las piedras y las ramas,
ya con los ojos y otras con la mano.
Terceto
Lloraba el Rey, los pajes y las damas,
1515
lloraba yo.

Riquelmo
¡Extraño desconcierto!
Di tu dolor.

Belardo
Sabraslo si bien amas.

Riquelmo
Terceto
¿Qué se entendió?

Belardo
Que fue su cuerpo muerto
de algún fiero animal. Yo entonces, triste,
quedé sin alma.

Riquelmo
Con razón, por cierto.
Terceto
1520
¿Y qué se sabe de él? Dime, ¿no hiciste,
o tú o el Rey, la justa diligencia?

Belardo
Cuanto en poder de padre y rey consiste.
Terceto
Mas nunca de los reyes la inclemencia
permitió que supiesen cosa alguna;
1525
yo entonces hice de mi patria ausencia.
Terceto
Mil veces arrojome la fortuna
a parte donde vi cierta mi muerte;
mas no lo fue, pues no llegó ninguna.
Terceto
Y agora, agora… Pero temo…

Riquelmo
Advierte
1530
que estamos bien seguros, ¿qué enmudeces?

Belardo
Temo el rigor de mi enemiga suerte.
Terceto
Si la palabra no me das y ofreces
tu fe de caballero de encubrirme
lo que…

Riquelmo
No más, medroso me pareces.
Terceto
1535
Yo te la ofrezco tan segura y firme
cuanto en nobleza puedo.

Belardo
Yo la acepto.

Riquelmo
Comienza, pues.

Belardo
Comienzo a descubrirme.
Terceto
Y es un negocio tal, que te prometo
que si me…

Riquelmo
¿Qué imaginas?

Belardo
Imagino
1540
que tengo de…

Riquelmo
¿Qué tienes?

Belardo
En efeto.
Terceto
Con aqueste vestido peregrino
entré en la iglesia ayer. ¡Oh, caballero,
Aquí se hinca de rodillas
a mi dificultad abrí camino!
Terceto
1545
De esa nobleza mi remedio espero,
de aquesas manos…

Riquelmo
Álzate del suelo.

Belardo
Tus dignas plantas besaré primero.

Riquelmo
Terceto
Álzate pues.

Belardo
Tu piedad, ¡oh, cielo!,
mueva mi lengua. Sabe que en el templo,
1550
casi al abrir el sacerdote el velo,
Terceto
alcé los ojos.

Riquelmo
¿Y qué más?

Belardo
Contemplo
al enemigo príncipe en la misa,
y para que no diese mal ejemplo,
Terceto
disimulé del corazón la risa.
1555
Al fin del Evangelio me levanto
y a la puerta me fui con mayor prisa,
Terceto
y aguardo que saliese, y entre tanto
cubrime bien. Salió, limosna pido
por el apóstol de Galicia santo.
Terceto
1560
Diome un escudo, y, siendo conocido
claramente de mí, fuime a palacio,
adonde sus maldades he sabido.
Terceto
No es este Sancho, no.

Riquelmo
Vete despacio.
¿De Sancho dice? ¡Pese a tal conmigo!
1565
Buen huésped, el aviso te regracio
Terceto
y sabe que ese príncipe enemigo
adora la Condesa, a quien yo adoro,
y que de sus maldades soy testigo.
Terceto
Quiere casarla el Conde, que eso lloro,
1570
mi perdición, y más si acaso sabe
que de Navarra tiene el cetro de oro.

Belardo
Terceto
No tengas pena que el traidor se alabe
de tantas burlas. Yo sospecho cierto
que tiene aquí la infanta.

Riquelmo
El caso es grave.

Belardo
Terceto
1575
Si acaso el homicida no la ha muerto
por verse libre.

Riquelmo
No es posible. Espera,
que entre los dos haremos un concierto.
Terceto
¿Cómo es tu nombre?

Belardo
Desmentir quisiera
mi nombre, mas no puedo, que es Belardo.

Riquelmo
1580
Pues, Belardo, ¡el navarro muera!

Belardo
¡Muera!

Riquelmo
Terceto
Dame esa mano.

Belardo
Por la tuya aguardo
vida y remedio.

Riquelmo
Aguarda, gente viene.

Entra el Capitán y uno con él

Capitán
¡Qué bien lo ha hecho!

Criado
Es fuerte y muy gallardo.

Capitán
Terceto
¡Qué buenos brazos!

Criado
¡Grande destreza tiene!

Capitán
1585
¡Bien ha jugado de la fuerte lanza!

Riquelmo
(Aguarda fuera.

Belardo
Hacerlo me conviene.)

Éntrase el peregrino, y sale el Conde

Conde
Terceto
¿Ah, Capitán?

Capitán
¿Señor?

Conde
Ya mi esperanza
ha tenido un efecto muy glorioso.

Capitán
El cielo agradeció tu confianza.
Terceto
1590
Bien ha salido el joven poderoso
conforme tu deseo.

Conde
Como el cielo
fue causa, fue el suceso milagroso.
Terceto
¿Qué os parece, Riquelmo, si mi celo
ha merecido bien tanta ventura?

Riquelmo
1595
Tú mereciste la mejor del suelo.
Terceto
Y quien sus esperanzas asegura
en tan alto lugar, buen premio espera.

Conde
¡Qué aqueste fuese de progenie escura!
Terceto
¡Extraño caso! Pero Dios no quiera
1600
que yo le niegue el premio prometido,
que sobre la palabra verdadera…
Terceto
¿Sabes que de secreto he prevenido
que se confirme aqueste casamiento
por sosegar al pueblo inadvertido?
Terceto
1605
Dicen que son contrarios a mi intento
muchos vasallos, que por fuerza quieren
señor a mi disgusto y su contento.
Terceto
Los que a mi voluntad obedecieren
no se amotinen, porque soy un hombre
1610
tan solo bueno a los que buenos fueren.

Riquelmo
Terceto
¿A quién habrá que tu rigor no asombre
cuando tu amor y deseo no le obligue?

Conde
Basta que yo por sucesor le nombre.

Riquelmo
¡Ah, Conde, el mismo cielo te persigue!

Conde
Redondilla
1615
¡Ah, Capitán! ¿Dónde estoy?
Entra y llama a la Condesa,
quiero saber si le pesa
de aqueste intento.

Capitán
Yo voy.

Riquelmo
Redondilla
De lo que es tu voluntad
1620
no tendrá la suya ajena.

[Conde]
Quiero excusarle la pena
que causa la novedad.

Entra Matico comiendo

Matico
Redondilla
¡Por Dios! que sois muy mandón,
y que si una piedra tomo…

Conde
1625
¿Qué es aqueso?

Matico
El Mayordomo,
que me ha dado un bofetón.

Conde
Redondilla
Cortarele yo la mano.

Matico
No, que la habrá menester.

Conde
Pues ¿qué te mandaba hacer
1630
el atrevido villano?

Matico
Redondilla
No se lo diré, en verdad.
Déjele, yo le perdono,
no murmuren que me entono,
como él me tien voluntad.

Conde
Redondilla
1635
Matico, por justo empleo
el tiempo ha llegado ya
en que forzoso será
que me cumpláis un deseo.
Redondilla
Yo tengo determinado
1640
que [de] mi hija y vuestro hermano
quede, con darle la mano,
el desposorio acabado.
Redondilla
Justo será que mudéis
aquesa piel, que os molesta,
1645
y por honor de la fiesta
es justo que os la quitéis.
Redondilla
Decid: ¿no lo haréis ansí?
¿Qué respondéis? Qué, ¿lloráis?

Matico
Lloro porque me quitáis
1650
lo mejor que me vestí.
Redondilla
Al alma pegada está
a gusto y a mi contento,
pero tan buen casamiento
por fuerza la romperá.

Conde
Redondilla
1655
¿Tanto estimas el dejarla?

Matico
Daba en este desvarío,
que hasta el casamiento mío
no pensaba yo dejarla.

Riquelmo
Redondilla
Donaire tiene sin falta.
1660
¡Como es de niños aquello!

Matico
Ahogarme puede un cabello,
tan solo expirar me falta.

Conde
Redondilla
¿Quieres que te case a ti?

Matico
Ya, Conde, adelante pasas.

Conde
1665
¿Cómo?

Matico
Si a mi hermano casas,
¿qué puedes dejarme a mí?

Riquelmo
Redondilla
¡Oh, qué gracia!

Conde
Pues qué, ¿quieres
a la Condesa, su esposa?

Matico
¡No me faltaba otra cosa!
1670
¿Han de faltarme mujeres?
Redondilla
Aunque me veis en oficio
que no valgo para ellas,
he tenido mil doncellas,
y aun dueñas, a mi servicio.
Redondilla
1675
Hora bien, digo que ufano
el vestido quitaré.

Conde
Pues anda, adentro te ve
y llamarás a tu hermano.

Matico
Redondilla
Ya voy. (Cielos, ¿qué es aquesto?
1680
Yo soy muerta. ¡Oh, pobre infanta!
¿Cómo la muerte me espanta?
Ven, muerte, acábame presto,
Redondilla
no quiera Dios que yo vea
casar al traidor Rugero.
1685
Moriré, sí, ya primero
que ajena prenda posea.
Redondilla
Tengo en el pecho guardada
la cédula que me hizo,
con que mi honor satisfizo,
1690
y de su nombre firmada.
Redondilla
Mostrarela, aunque me pesa;
no para obligarle, no,
que sé que me aborreció
después que vio a la Condesa.
Redondilla
1695
Rasgarela ante sus ojos,
procurareme ausentar,
dando a la tierra y la mar
con mi muerte mil despojos.)

Vase Matico, y ha estado el Conde hablando con Riquelmo por señas

Conde
Redondilla
Pareceme bien tu intento.
1700
Si una vez casada queda,
¿qué vasallo habrá que pueda
impedir su casamiento?
Redondilla
Don Ramiro es este.

Entra don Ramiro

Ramiro
Vengo
del alboroto movido,
1705
porque de la fama ha sido
cierto en el alma que tengo,
Redondilla
solo por ver si es cierta
la nueva que se reparte.
De tus nobles la más parte
1710
quedan, señor, a la puerta.
Redondilla
Dicen que desposas hoy
tu hija con un villano.

Conde
Alzada tuve la mano,
infame, a fe de quien soy.
Redondilla
1715
¿Que sufro que así lo nombres?

Ramiro
Si la alzares…

Conde
¿Qué?

Ramiro
Está bien.

Conde
Riquelmo, de guarda estén
en esa puerta cien hombres.

Vase don Ramiro

Riquelmo
Redondilla
La Condesa viene ya.

Conde
1720
Venga en buena hora, no dude,
que, aunque la tierra se mude,
mi palabra firme está.

Entra Rosimunda

Rosimunda
Redondilla
Aquí estoy a tu servicio.

Conde
Rosimunda, aquí te llega.

Habla el Conde con la Condesa, y dice, entre tanto, Riquelmo

Riquelmo
1725
Ya, triste, el dolor me ciega
como veo el sacrificio.
Redondilla
No me dio pena el altar
ni el cuchillo que aquí tiene,
mas la víctima que viene,
1730
que muerte me ha de matar.
Redondilla
El pueblo está alborotado,
quiero ayudar al motín;
estorbaremos, al fin,
el desposorio tratado.
Redondilla
1735
Mi peregrino y devoto
buscaré, pues es de suerte,
que podrá darle la muerte
entre el confuso alboroto.
Redondilla
Ramiro está ya contrario,
1740
el pueblo las armas toma;
será Barcelona Roma,
pues ha de haber Sila y Mario.

Vase Riquelmo

Rosimunda
Redondilla
Tu voluntad es mía,
lo que ordenas obedezco.
Dan voces dentro
1745
“De estorbárselo me ofrezco.
¡Libertad, no tiranía!
Redondilla
Pedid todos libertad.”

Todos
¡Libertad!

Conde
¿Qué ruido es ese?
Dicen de dentro
“¡Libertad, aunque le pese,
1750
y dejemos la ciudad!”

Entra un criado y dice

Criado
Redondilla
El pueblo y Gobernador
romper las puertas pretende.

Conde
Pues ¿cómo no las defiende
mi gente

Criado
Es grande el furor.
Redondilla
1755
¿Así un vulgo se resiste?

Entra el Gobernador

Gobernador
No te alborotes, buen Conde.
Déjame hablar y responde.

Conde
¿Es esto bien hecho?

Rosimunda
¡Ay, triste!
Redondilla
¿Qué quiere esta gente aquí?

Gobernador
1760
Pedirte con justo celo,
de rodillas por el suelo,
mires por ella y por ti.
Redondilla
¿Qué bárbaro y qué pastor
es este fiero atrevido
1765
que a ti te dan por marido
y a nosotros por señor?
Redondilla
Tú, que justicia gobiernas,
¿quieres sucesor villano?
Antes que le des la mano
1770
le cortaremos las piernas.

Conde
Redondilla
Pueblo loco, inadvertido,
¿mi hija es de algún extraño
que, procurando mi daño,
la diese a extraño marido?
Redondilla
1775
¿Queréis saber su valor?:
que ella le escoge y le adquiere.
Pues marido que ella quiere,
¿no le queréis por señor?
Redondilla
Vedle, oídle, y si a una voz
1780
no le admitís, no le quiero.
Manso es don Sancho, no es fiero,
tratable es, que no feroz,
Redondilla
es un hombre muy galán,
de buen talle y proceder,
1785
cuerdo y de buen parecer,
valiente como un Roldán,
Redondilla
brioso a pie y a caballo,
un ángel de condición.

Gobernador
Con esa satisfacción
1790
yo me nombro su vasallo,
Redondilla
y los demás en su nombre.

Conde
Venga. (¡Extraño atrevimiento!)
Si le quieren a contento,
hagan de su mano un hombre.

Entra Sancho vestido en sus pieles, como al principio

Sancho
Endecasílabos sueltos (tirada)
1795
Conde señor, ¿hay algo en que te sirva?

Gobernador
¿Es este por ventura el que nos dabas
por señor? ¿Es el galán, brioso,
cuerdo, amoroso, fácil y tratable?
¿De qué Libia o de qué Scitia trujiste
1800
un bárbaro y un monstruo tan terrible?

Conde
¡Cielo! ¿Qué desventura es esta, Sancho?
¿Qué locura te obliga tan extraña?
¿Por qué has dejado el hábito tan noble?

Gobernador
Valiente puede ser, yo no lo niego,
1805
que poco o nada diferencia a Hércules;
pero galán, a Bercebú le ofrezco.

Sancho
Trujéronme una cédula firmada
de parte de mi alma, y esa sola
ha podido mudar mi pensamiento.

Gobernador
1810
O es loco o mentecato, o algún diablo,
Roberto.

Sancho
Soy un hombre solo,
pues, al fin, me ha faltado el alma mía.

Conde
¡Extraño disparate!

Dan voces de dentro

[Todos]
“¡Muera! ¡Muera!”

[Conde]
¡Ah, pérfidos, villanos! ¡Ah, traidores!
1815
[Tú] Rosimunda, súbete a esta torre.

Rosimunda
¡Ay, cielo santo!

Conde
Abrid aquesas puertas.

Entra un tropel de gente

Riquelmo
Redondilla
¿Adónde está el desposado?

Gobernador
Veislo allí.

Ramiro
¡Qué bestia fiera!

Gobernador
¡Muera, amigos, muera, muera!

Sancho
1820
A buen tiempo habéis llegado.
Meten todos mano para él, y él con ellos con un bastón: “¡A ellos, a ellos!, y métense todos adentro huyendo
Redondilla
Solo quedo, y satisfecho,
pero serame mejor
dar la espalda a su rigor
que no a sus armas el pecho,
Redondilla
1825
aunque no temo la muerte.
Buscar quiero a mi querida,
pero si acaso es perdida,
¿qué me importa de esta suerte?


Jornada III

Empieza Matico solo

Matico
Redondilla
¡Buenos quedamos, Amor!
1830
¡Buen galardón me habéis dado
de mi servicio pasado!
Vos pagáis como señor.
Redondilla
Tendréis un vasallo menos,
que para paga tan ruin
1835
yo quedo corrida al fin
de que hayan sido tan buenos.
Redondilla
Vengo huyendo de aquel fiero,
de aquel fiero, aquel villano,
de aquel monstruo, aquel tirano,
1840
aquel hombre, aquel Rugero.
Redondilla
Hele nombrado, aunque estaba
disimulado su nombre.
Rugero es, porque es hombre,
y decir hombre bastaba.
Redondilla
1845
Y que el traidor se casase
sin falta debió de ser,
que todo fue menester
para que yo le olvidase.
Redondilla
¡Ay, Rugero, vida mía!
1850
¿Qué dije, tirano, fiero?
Mas ¡ay! que en decir Rugero
me lleva a lo que solía.
Redondilla
Gente suena. ¡Ay de mí, triste!
Aquí me quiero apartar.

Entra Belardo vestido como romero

Belardo
1855
No me acabo de espantar
lo que mi vida resiste.
Redondilla
¡Cuán avarienta es la muerte
a quien la llama y le pide!

Matico
(Este sin causa me impide
1860
que busque el fin de mi suerte.
Redondilla
¿Qué hare si me conociese
y por dicha le agradase?
Sospecho que le matase
si alguna fuerza me hiciese.)

Belardo
Redondilla
1865
(Espantado estoy de ver
la fuerza de aquel traidor.
¡Con cuán divino valor
resistió tanto poder!
Redondilla
Huyendo vengo a su furia,
1870
que no fue mi brazo airado,
con un pueblo amotinado
poderoso, a hacerle injuria.
Redondilla
¿Si con encantos contrasta
la muerte aqueste traidor?
1875
Pero no, que el gran rigor
de mis desdichas le basta.
Redondilla
¿De cuál poderoso Aquiles
fueron las hazañas tales,
que las de Rugero iguales
1880
no se tuvieron por viles?
Redondilla
Ya de Riquelmo entendí
que aquí la Infanta no tiene,
y por eso me conviene
llorar el bien que perdí.
Redondilla
1885
Sin falta que la mató,
que dejarla de cobarde
no es posible.)

Matico
El cielo os guarde.
(¿Llégole a hablar? Pero no,
Redondilla
mas sí, mas no. Hablarle quiero.
1890
Con este haré mi camino,
que, al fin, viene peregrino
y parece caballero.
Redondilla
Mas ¿qué miedo me venciera,
vil corazón de mujer?
1895
¿No soy hombre al parecer
y al parecer no soy fiera?
Redondilla
Pues ¿qué me detiene? Vaya,
mostrarme quiero feroz;
quiero hacer gorda la voz
1900
puesto que el pecho desmaya.)
Redondilla
¿Ah, caballero?

Belardo
¿Quién es?

Matico
Este pobre caminante.

Belardo
¿Cómo? ¿Aún te tengo delante…

Matico
Delante vesme a tus pies.
Redondilla
1905
Detente y toma alegría.

Tiénele de la mano

Belardo
Porque pareces, cruel,
en parte al alma de aquel
por quien yo perdí la mía,
Redondilla
quisiera darte la muerte.
1910
Levanta.

Matico
Con razón tuve
temor de ti.

Belardo
Cerca estuve
de ofender mi brazo fuerte
Redondilla
si un muchacho hubiera muerto
casi mujer.

Matico
¡Ay de mí!

Belardo
1915
¿Qué dices?

Matico
Que fuera en ti
un femenil desconcierto:
Redondilla
que un niño en fuerzas igualo
con mujer.

Belardo
Tal me pareces.

Matico
¿Echas pullas?

Belardo
Pocas veces.

Belardo
1920
Bueno ¡vive Dios!

Belardo
No es malo,
Redondilla
basta, que ese ¡vive Dios!
me ha quitado mil sospechas.

Matico
Y si hay todavía sospechas
envido con otros dos.

Belardo
Redondilla
1925
No quiero que vaya doble.
Cara tienes de hombre honrado,
y a fe que a estar bien tratado
parecieras hombre noble.

Matico
Redondilla
Hombre nunca lo fui.

Belardo
1930
Pues qué, ¿mujer?

Matico
No, muchacho.
Noble fui, mas un borracho
burlome y dejome así.
Redondilla
Sacome de mi regalo.
¡Plegue a Dios que yo le vea
1935
como mi alma desea,
asaetado en un palo!

Belardo
Redondilla
Muy soberbio me pareces.

Matico
Merece esta maldición,
que es un bellaco, ladrón,
1940
que se ha casado dos veces.

Belardo
Redondilla
¿Sacote, al fin?

Matico
Con engaño
de casa de un tío mío,
que es de corona, y te fío
que yo lo fuera en un año.
Redondilla
1945
Mira el provecho que medro.

Belardo
¿Hijo de clérigo eres?

Matico
Honra mejor las mujeres,
y hazme nieto de san Pedro.

Belardo
Redondilla
¿Servíasle?

Matico
A mesa puesta,
1950
y estábame en la tribuna
tan alto como la luna.

Belardo
¿Cantabas?

Matico
Los días de fiesta.

Belardo
Redondilla
¡Gran bellaco me pareces!

Matico
Bien grande pienso que soy.

Belardo
1955
¿Quiéresme servir?

Matico
No estoy,
señor, como tú mereces,
Redondilla
ni aun como yo lo merezco.

Belardo
¿Cómo veniste tan roto?

Matico
Es historia que alboroto
1960
dentro del pecho padezco.

Belardo
Redondilla
¿Fue guerra?

Matico
Guerra y furor.

Belardo
¿O sabe hacer maravillas?

Matico
Estas negras quinolillas
y otro poquito de amor.

Belardo
Redondilla
1965
¿Que has tenido amor?

Matico
Terrible.

Belardo
¿A quién, dime?

Matico
A un alma ingrata.

Belardo
¿Trátate mal?

Matico
Mal me trata.

Belardo
¿No hay remedio?

Matico
Es imposible.

Belardo
Redondilla
Ahora bien, tú me has vencido.
1970
Servirasme, te prometo.
Roto te quiero y discreto,
que no necio y bien vestido.
Redondilla
¿Irás conmigo a Castilla?

Matico
Ese ha de ser mi camino.

Belardo
1975
¡Qué mozo de peregrino,
peregrino a maravilla!
Redondilla
¿Cómo te llamas?

Matico
Don Diego.

Belardo
No, no ¡pese a tal! Bien basta
Diaguillo.

Matico
Ofendes mi casta,
1980
mas a tu gusto me entrego.

Belardo
Redondilla
¿Diego?

Matico
¿Señor?

Belardo
Toma, lleva
estas alforjas.

Matico
¿Hay pan?

Belardo
No, que de otras cosas van
más nobles.

Matico
¿Verelo?

Belardo
Prueba.

Matico
Redondilla
1985
¿Son dineros?

Belardo
Sí.

Matico
¡Oh, buen amo,
la mejor nobleza llevas!
Doquiera que el paso muevas
te sigo, te quiero y amo.
Redondilla
¿Y las alforjas me fías?

Belardo
1990
Y por tu buena opinión
las prendas del corazón
sean tuyas como mías,
Redondilla
que algunas llevas ahí.

Matico
Beso tus pies.

Belardo
Ya tardamos.
1995
¿Diaguillo?

Matico
¿Señor?

Belardo
Partamos.
Ven conmigo.

Matico
Voy tras ti.
Vanse, y dicen de dentro
Endecasílabos sueltos (tirada)
“¡Mueran los bandoleros atrevidos
que contra su señor tomaron armas!

Ramiro
No emprenderemos ya, Riquelmo, empresa
2000
adonde no llevemos la peor parte.
Algún demonio es este o algún Hércules.
¡Oh, fuerzas dinas de varón robusto!

Gobernador
¿Qué tal valor se encierra en pecho rústico
que así, desnudo, se defiende tanto?
2005
Echonos de la sala, y, no contento,
con dos criados que del Conde tiene
nos obliga a dejar los patrios muros.

Ramiro
Hoy no estimara que del Conde fuera
batida la ciudad, como intentamos,
2010
pero que este villano…

Riquelmo
Don Ramiro,
no le llames villano, que te juro
que tiene más valor del que imaginas.

Ramiro
¿Cómo, en linaje?

Riquelmo
Sí, en linaje digo.
Siempre te dije que dudaba mucho
2015
que este fuese villano, y ayer tarde
supe de un caballero peregrino,
que de Santiago a Monserrate vino,
que aqueste era Rugero, fuerte príncipe,
y de Navarra sucesor legítimo.
2020
Y supe más, que andar en este traje
era por encubrirse de la gente
del Rey de León, a quien robada trujo
su hija y sucesora del su reino.

Ramiro
¿Es cierto eso?

Riquelmo
Verdad te digo en todo.

Ramiro
2025
Calla, no [me] lo afirmes, que me espanto.
Bien lo dan a entender sus fuertes obras,
a tanta costa de la vida nuestra.–
Gobernador, ¿qué haremos?

Gobernador
Lo que el tiempo
y la dificultad ofrece. Vamos
2030
a la heredad de don Ramiro y juntemos
la gente de labranza y los gañanes,
y hagámonos bien fuerte de aquel monte.

Ramiro
Bien has dicho.

Riquelmo
¿Qué hacemos?
Fortifiquemos la arruinada plaza
2035
y no quede extranjero o caminante,
ni propio morador de Barcelona,
que no deje la vida con la hacienda.

Gobernador
Verso suelto
Al caminar disponte.–
Verso suelto
¡Soldados, hacia el monte!

Dicen de dentro: “¡Al monte!”, y asómase la Condesa al muro

Rosimunda
Redondilla
2040
¡Cómo van los enemigos!
¡Huye, Riquelmo traidor!
Don Sancho, de tu valor
hoy los cielos son testigos.
Redondilla
La ciudad se le aficiona.
2045
Ya le sigue el vulgo loco,
y a quien ayer tuvo en poco
hoy le ofrece la corona.
Redondilla
No apellides la verdad,
pueblo, y rígete por mí
2050
que a quien mi alma le di
bien puedes dar la ciudad.
Redondilla
Don Sancho es aquel. ¡Oh, cielos!
¿cómo no llega a palacio?

Entra don Sancho

Sancho
¿Cómo me dan tanto espacio
2055
amor y rabiosos celos?
Redondilla
Después del primer combate,
con alguna poca gente,
hice valerosamente
que la ciudad se rescate.
Redondilla
2060
No sé qué pueda decir,
no sé qué duda me esfuerza
no lo atribuyo a mi fuerza,
sino al gusto de morir,
Redondilla
que como yo lo deseo
2065
huye la muerte cobarde.

Rosimunda
¡Ah, don Sancho!

Sancho
(Vendrá tarde,
si primero no te veo.)

Rosimunda
Redondilla
¿Don Sancho?

Sancho
¡Sois vos, mi bien?
Esposa mía, ¿sois vos?

Rosimunda
2070
Yo soy.

Sancho
(¡Maldígate Dios
y digan todos amén!
Redondilla
¿Qué me quiere este tormento,
por quien perdí mi regalo?)

Rosimunda
Para abrazaros igualo
2075
los brazos al pensamiento.
Redondilla
¿Estáis herido, señor?

Sancho
Herido estoy de sospecha.

Rosimunda
¿Fue de lanza, espada o flecha?

Sancho
Fue de la flecha de Amor.

Rosimunda
Redondilla
2080
Entrad, veremos la herida;
mis manos os curarán.

Sancho
Hanme muerto y no podrán
volverme otra vez la vida.

Rosimunda
Redondilla
Agradézcoos el favor,
2085
que en mayor amor me enciende.

Sancho
(Favor dice, bien lo entiende.
Llámale rabia y furor.)

Rosimunda
Redondilla
Aqueste lienzo os atad,
pues que no queréis subir.

Sancho
2090
(No se quiere persuadir
de mi poca voluntad.
Redondilla
¿Atarle? Ni aun levantarle.
Pero engañado me veo,
que si yo morir deseo,
2095
¿qué ponzoña como atarle?
Redondilla
Pondrele como en la flecha;
será hierba que me mate.)

Rosimunda
Si queréis que yo le ate,
bajaré.

Sancho
(Pedazos hecha.
Redondilla
2100
No le faltaba a mi mal
sino tu odiosa presencia.
Ella baja, no hay paciencia
para mi tormento igual.
Redondilla
La carta que le escribí,
2105
pues partirme determino,
haré salirle al camino
a responderle por mí.
Redondilla
Partamos, pues, alma mía,
a buscar la media parte,
2110
que sin ella no sé parte,
para que tenga alegría.
Redondilla
¿Qué queréis, mis desvaríos,
de tantas congojas llenos,
que guarde muros ajenos
2115
abrasándose los míos?
Redondilla
Conde, si es deslealtad,
Amor te responde a ti,
que porque él me ofende a mí
no defiendo tu ciudad.
Redondilla
2120
Quédese aqueste papel
en mi lugar, pues me voy,
que si yo cruel te soy
Amor me ha sido cruel.)

Éntrase Sancho, y sale Rosimunda

Rosimunda
Redondilla
De esta humildad no me afrento,
2125
que aunque no fueras mi esposo,
al que viene victorioso
se debe el recibimiento.
Redondilla
El alma que… Y ¿qué es aquesto?
¿Se fue don Sancho? ¡Ay de mí!
2130
¿Agora no estaba aquí
y me aguardó en este puesto?
Redondilla
¡Triste! ¿Si le han obligado
algunos contrarios fieros?
Cielo, ¿en qué pudo ofenderos
2135
la honestidad de mi estado?
Redondilla
¿Quiero yo más de marido?
¿Oblígame otro deseo?
¿Qué carta es esta que veo?
¿Cómo, que don Sancho es ido?
Lenvanta la carta
Redondilla
2140
Quiero leerle. “Rosimunda,
Carta
por esta podrás saber
que en vida de mi mujer
no puedo admitir segunda.
Redondilla
Yo soy Rugero francés,
2145
del Rey de Navarra hijo…”
¿Qué es esto? ¿Rugero dijo?
Sin falta alguna lo es.
Redondilla
Y por el mucho valor
que de él la fama comprueba,
2150
veo que este es el que lleva
de mis prendas la mejor.
Redondilla
¿Qué dice más? “El desdén
Prosigue la carta
de la que adoro me obliga
a que te deje y la siga.
2155
Perdona, si quieres bien.”
Redondilla
¡Ay, falso y tirano Eneas,
bien pagas el hospedaje!
¿Posible es que de linaje
de tan nobles padres seas?
Redondilla
2160
¿Qué esposa es esta que vas
buscando con tantas quejas?
¿Es mejor que la que dejas?
Mejor, pues la quieres más.
Redondilla
¡Triste! Pues la dura suerte
2165
así se venga de mí,
si Dido en la vida fui
que Dido sea en la muerte.

Entran el Conde y el Capitán

Conde
Redondilla
Con grande fuerza defiende
nuestro don Sancho los muros.

Capitán
2170
Por su brazo están seguros
de quien los nuestros ofende.

Conde
Redondilla
Los contrarios ¿qué se han hecho?

Capitán
Al monte se han recogido,
que de la ciudad han sido
2175
echados a su despecho.

Rosimunda
Redondilla
Padre, si como piadoso
eres por paterno amor,
fuiste de tu noble honor
y el de tus padres celoso,
Redondilla
2180
después de mi desconsuelo,
mira en qué punto me ha puesto
aquel traidor.

Conde
¿Qué es aquesto?
Hija, levanta del suelo.
Redondilla
¿Qué caso te ha sucedido?
2185
Y que no me adviertas más.

Rosimunda
De esta carta lo sabrás,
de que mi muerte ha nacido.
Redondilla
Mira, señor, qué esperanza
tan bien cumplida, y advierte
2190
si a tu honor de alguna suerte
puede quedar confianza.
Redondilla
Hay fama que fue mi esposo.
Si agora se va y me deja,
¿qué dirá, tras tanta queja,
2195
este pueblo malicioso?
Redondilla
¿Qué dirá el mundo de mí?

Conde
¿Cómo? ¿Que aqueste es Rugero,
Rey de Navarra? ¿Qué espero?
Mi honor se atraviesa aquí.–
Redondilla
2200
Capitán, mi honra y vida
y mi alma se atraviesa,
en la ocasión de esta impresa
es perdida o no perdida;
Redondilla
yo aventuro grande imperio.–
2205
¡Oh, Sancho! ¡Oh, falso villano!
A fe que el fingido hermano
no carece de misterio.
Redondilla
Si se va no ha sido cuerdo.
Yo quedo bien deshonrado.
2210
Piérdase todo mi Estado
hasta cobrar lo que pierdo.

Capitán
Redondilla
¿Cómo, señor, que es Rugero
este don Sancho?

Conde
Sí, él es;
aquesta carta después
2215
te dirá su intento fiero.
Redondilla
Apenas reposo tengo.
Junta, Capitán, mi gente,
que en alma fuego ardiente
me abrasa si no me vengo;
Redondilla
2220
y por Barcelona echad
bando que el que se atreviese
y ese traidor me trujese
vivo y sano a la ciudad,
Redondilla
digo, que lo traiga aquí,
2225
le doy perdón general
de cualquier querella o mal
aunque sea contra mí.

Capitán
Redondilla
Esa industria es ingeniosa
y por la mejor la apruebo.
2230
Señor, esperanza llevo
que le cobrarás. Reposa.

Conde
Redondilla
Vamos, que de aquesa suerte
mi honor cobrará su falta.

Rosimunda
Si aquese remedio falta
2235
acudiré al de la muerte.

Éntrase, y sale Belardo, peregrino, y Matico con alforjas

Belardo
Redondilla
¿Vienes cansado?

Matico
Un tantico.

Belardo
Son ásperas estas cuestas
y las alforjas molestas.

Matico
¡Qué bien a todo me aplico!

Belardo
Redondilla
2240
Iguala el peso parejo.

Matico
No soy en pesares nuevo.
No me pesa lo que llevo,
más me pesa lo que dejo.

Belardo
Redondilla
¿Qué dejas?

Matico
Aquel amigo,
2245
que como fue amistad larga,
fue dura y pesada carga,
pero ya vengo contigo,
Redondilla
que a fe que obliga tu trato
a más de un buen pensamiento.

Belardo
2250
Bachillerico te siento.
¿Descansaremos un rato?

Matico
Redondilla
Como querrás.

Belardo
¿No es mesón
aquel de la tabla?

Matico
Sí,
lo mismo que aquesta fui.
2255
Bien haya mi condición,
Redondilla
que tan bien aprendí de ella.

Belardo
¿Tablilla fuiste?

Matico
Así pasa,
metí un hombre en una casa
y quedeme yo sin ella.

Belardo
Redondilla
2260
Llama el huésped.

Matico
¿Hola? ¿Hala?

Sale el Mesonero y su Moza

Mesonero
¿Sabina?

Moza
¿Quién está ahí?

Matico
(Moza tiene ¡pese a mí!)

Mesonero
Esperad, [en]horamala.

Fregona
Redondilla
¿Quieres posada, mis ojos?
2265
Entrad muy enhorabuena,
tendrá de perlas la cena.

Matico
Hora excusemos enojos
Redondilla
y pasemos adelante.

Fregona
Pues ¿no quiere entrar a verla?

Matico
2270
No, que si la cena es perla
la cama será diamante,
Redondilla
y no la quiero tan dura.

Fregona
El rapacillo me agrada.

Matico
¿Es limpia aquesa posada?

Fregona
2275
Sí.

Matico
Cual sea tu ventura.

Fregona
Redondilla
(El niño es como una sal.
¡Ay, qué carrillos que tiene!)

Matico
(Ya la moza se me viene
toda la noche al portal.)

Fregona
Redondilla
2280
¿Dormirémosla sin duda?

Matico
Es más llano que la palma.

Fregona
Suelta la alforja, mi alma.

Matico
No la quiero tan aguda.
Redondilla
Regáleme a mi señor,
2285
y mire la muy badana
que echaré por la ventana
la venta.

Fregona
¡Pasito, amor!
Redondilla
Mi señor sale.

Sale el Huésped

Huésped
¿Y no entráis?

Belardo
¡Oh, señor huésped!

Huésped
¡Oh, amigo!

Fregona
2290
Ea, véngase conmigo.

Huésped
En buena hora vengáis.
Redondilla
¡Pardiez! que hay buen aparejo.
Bien podremos regalaros.

Belardo
¿Qué hay de bueno?

Huésped
Podré daros
2295
dos perdices y un conejo,
Redondilla
mejor que cuando pasastes,
que bien me acuerdo de vos.

Matico
¿Hay camas?

Huésped
Para los dos.
Buen mozo, ¿dónde lo hallastes?

Matico
Redondilla
2300
Adonde yo me perdí.

Belardo
Es prenda muy estimada.

Fregona
Entrad, veréis la posada.

Belardo
Diaguillo, vente tras mí.

Matico
Redondilla
Ya entro.

Fregona
Ven acá, amores,
2305
¿quieres algo?

Matico
Que me aguarde
esta noche un poco tarde.
Mire, y no conmigo flores,
Redondilla
no me la pesque mi amo,
sino haga lo que debe.

Fregona
2310
¿Pescar? El diablo me lleve
si no te adoro.

Matico
Yo te amo.

Fregona
Redondilla
¿No es bueno que me ha prendado
el diablo del rapacillo?
¡Ay, señores, qué bonillo!
2315
¿Quiéresme abrazar?

Matico
De grado.
Redondilla
No me aprietes tanto.

Fregona
Adiós,
porque después nos veremos.

Éntrase la Fregona

Matico
Muy bien nos combatiremos,
de iguales armas los dos.
Redondilla
2320
Solos estamos. Yo muero.
¿Qué intento es este que sigo?
¿Aborrezco a mi enemigo
o por ventura le quiero?
Redondilla
¡Afuera, Rugero, afuera!
2325
¡No más memoria, no más!
¡Rugero, casado estás,
murió la mujer primera!
Redondilla
Un deseo me ha traído
suspensa todo el camino,
2330
por ver lo que el peregrino
trae aquí dentro escondido.
Redondilla
¿Hay alguno que me vea?
Sospecho que estoy secreto,
y si me ve algún discreto
2335
quizá lo mismo desea,
Redondilla
y ya sé que ha de callar.
¿Qué papeles son aquestos
con tanto concierto puestos?
Saca unos papeles de las alforjas
La carta de marear.
Redondilla
2340
Memoria de lo que vi
en Roma, que fue notable.
Forma del monstruo espantable
que de Francia vino aquí.
Redondilla
Cuarenta estancias del Dante.
2345
Curiosa quiromancía
que compré en Bolonia un día
de un preceptor nigromante.
Redondilla
Papel que escribí a la Infanta
sobre el premio que gané
2350
cuando en la plaza jugué.
¿Infanta? ¡Cosa que espanta!
Redondilla
¿Cómo? ¿Y que a Infanta escribió?
Este hombre es de linaje,
y por ventura su traje
2355
es este que traigo yo.
Redondilla
Ved si fortuna levanta
al que está más abatido,
que si este a infanta ha servido
agora le sirve infanta.
Redondilla
2360
Quiero ver este papel.

Entra el Huésped

Huésped
¡Hola, rapaz! ¿A quién llamo?
Dale mil voces su amo
y él, sordo, búrlase de él.
Redondilla
¿Cómo, cómo? Apostaré
2365
que quiere hurtar el dinero.

Matico
¡Oh, santo cielo!

Huésped
¿Qué espero?
Al amo se lo diré.
Redondilla
Fiad de estos rapacitos.
Si no llego a la sazón
él le daba un madrugón.

Vase el Huésped

Matico
2370
¡Oh, mis papeles benditos,
Redondilla
poneros quiero en mis ojos!
¡Oh, prendas de mi remedio,
pues hoy me sacáis de en medio
del golfo de mis antojos!
Redondilla
2375
Este es el conde Belardo,
yo conozco este papel,
que aún tengo memoria de él.
¿Qué me detengo? ¿Qué aguardo?
Redondilla
No en balde mi corazón,
2380
las veces que le miraba,
de haberle visto me daba
alguna declaración.
Redondilla
Cielo, ¿Qué tanta ventura
tengo al cabo de mis daños?
2385
Bien lo merecen mis años
de mi mucha desventura.
Redondilla
Él sale. Sin alma estoy.

Entran Belardo y el Huésped y la Fregona

Belardo
¿Que esto pasa?

Huésped
Como digo.

Belardo
No estará un punto conmigo;
2390
no, por la fe de quien soy.–
Redondilla
¡Suelta la alforja, villano!

Matico
Señor, ¿en qué te ofendí?

Belardo
Cuando la cara te vi
olvideme de la mano.
Redondilla
2395
Buena cara y malos hechos.
¡Suelta la alforja, ladrón!

Huésped
Dejalde de un mojicón
ambos carrillos deshechos.

Fregona
Redondilla
Sabrele yo defender.

Belardo
2400
Vos veréis si me acobardo.

Matico
Detén la mano, Belardo,
que ofendes una mujer.

Belardo
Redondilla
¿Qué es esto? ¿Nombró mi nombre
y por mujer se confiesa?

Huésped
2405
¡Oxte, puto! ¿Pulla es esa?

Fregona
¿Cómo, cómo? ¿Que no es hombre?
Redondilla
Pues mátenle a mojicones.

Belardo
¿Quién eres?

Matico
La Infanta soy.

Belardo
Huésped, decidme si estoy
2410
entre algunas ilusiones.

Huésped
Redondilla
Mas, arre allá, ¿qué sé yo?

Matico
¿Desconócesme, señor?
Yo soy la que tanto amor
y lágrimas te costó.
Redondilla
2415
Soy doña Juana, señor,
que, con Rugero perdida,
gasté seis años de vida
y seis mil años de amor.
Redondilla
Aunque te puedo jurar
2420
que el irme fue la deshonra,
porque prendas de la honra
no le consentí tocar.
Redondilla
Puros honestos abrazos
tuvo de mí solamente.
2425
Casose, y tiene al presente
mujer que adora en sus brazos.
Redondilla
Mátame agora si quieres.

Belardo
¿Que te mate? ¿Para qué?
A quien te rompió la fe,
2430
si acaso por él no mueres.

Matico
Redondilla
¿Yo morir? Fálteme el cielo
si no le aborrezco.

Belardo
¡Oh, suerte!
¿Cómo puedo agradecerte
tanto bien y honra en el suelo?
Redondilla
2435
Ya te conoce el sentido,
porque en él son reducidas
las imágenes perdidas
que el tiempo cubrió de olvido.
Redondilla
Holgárame de llevarte,
2440
pues con mi intento salí;
los seis años que perdí
hoy se cobran con hallarte.
Redondilla
Irás segura conmigo.

Matico
Debajo de juramento.

Belardo
2445
Pues disponlo a tu contento,
que para todo me obligo.

Matico
Redondilla
Que me des palabra y mano
de que serás mi marido.

Belardo
¿Tanto bien ha merecido
2450
fe de pensamiento humano?
Redondilla
¿Vos queréis que pierda el seso?
La mano va temerosa.

Matico
La que os doy será de esposa.

Belardo
Por esclavo me confieso.

Huésped
Redondilla
2455
Alcánceos mi bendición.

Fregona
A la mía os multiplique,
que una vez estuve a pique
de obispar con un jubón.

Belardo
Redondilla
¿Puédote dar un abrazo?

Matico
2460
Conde, yo soy tu mujer.

Huésped
Yo no acabo de entender
aqueste negro embarazo.
Redondilla
¡Mirad qué talle de Infanta!

Fregona
Calle, que andaba escondida.

Belardo
2465
Hoy mi esperanza, perdida,
hasta el cielo se levanta.

Fregona
Redondilla
¿Ah, señora? Dos razones
si no os enfada.

Belardo
¿Qué quieres?

Fregona
¿Celos tiene de mujeres?
2470
Escuchad, aunque perdones:
Redondilla
“La fregona que me viene
toda la noche al portal,
no le he parecido mal.”

Matico
¿Que me juzga?

Belardo
Razón tiene.

Fregona
Redondilla
2475
“Regáleme a mi señor,
o mire la muy badana
que echaré por la ventana
la venta.”

Matico
“¡Pasito, amor!”

Fregona
Redondilla
¿Córrese?

Matico
Me maravillo
2480
de que tal haya pensado.
“¿No es bueno que me he prendado
del diablo del rapacillo?”

Belardo
Redondilla
Bueno, pagado se han.–
Buen huésped, ¿no cenaremos?

Huésped
2485
Eso poco que tenemos,
con buen vino y blanco pan.
Redondilla
Quisiera tener la cena
como para tales bodas.

Belardo
Así las tuviera todas
2490
las que he tenido de pena.
Redondilla
No pagará mano escasa
aqueste bien tan profundo,
pues lo que no hallé en el mundo
vine a hallar en tu casa.
Redondilla
2495
Mas tu casa no está en él,
que después que aquí llegó
en cielo se convirtió.

Huésped
¡Bueno andáis de cascabel!

Belardo
Redondilla
Vamos, mi bien, ¿qué hacemos?

Huésped
2500
Sabinilla, di a tu ama
que saque para otra cama
ropa limpia.– Entrad.

Matico
Entremos.

Éntranse, y salen Riquelmo y Ramiro y el Gobernador

Riquelmo
Endecasílabos sueltos (tirada)
Aquí, Gobernador, está, sin duda.

Ramiro
Tenéis razón, que yo subí en el monte.
2505
Al pie de aqueste risco está la venta.

Gobernador
Perdone de esta vez el pobre huésped,
que no le ha de quedar cosa que tenga.

Ramiro
¡Oh, si tuviese algún venado muerto
para que coma hoy la gente nuestra!
2510
Que no le falte, y cuando esto no sea,
tendrá mil cosas que llevar podremos.

Gobernador
¿Habéis cargado bien las escopetas?
Estén a punto por si hubiere gente.–
¿Ah de la venta?

Huésped
Acude, Sabinilla.

Fregona
2515
¿Quién es?

Riquelmo
Aguárdate, o pasarte he el pecho.

Fregona
¡Ay, desdichada! No me mates, tente.–
Bandoleros son; tome sus armas.

Ramiro
Entremos dentro porque no las tome.

Éntranse, y sale Sancho

Sancho
Redondilla
¿A quién no causara espanto
2520
la fe de dureza tanta,
cómo que tan tierna planta
pudiese caminar tanto?
Redondilla
¿Qué es aquesto? ¿Quién te esfuerza?
¿Quién te anima y da tormento?
2525
¿Diote sus alas el viento,
o mi desdicha su fuerza?
Redondilla
¿Yo me había de casar
y la palabra quebrarte,
que la muerte no era parte
2530
para poderla quebrar?
Redondilla
Cansado estoy. Bien será
que el cuerpo solo se canse
y el alma sola descanse,
que siempre velando está.
Redondilla
2535
¿Es casa aquesta? Sí es.
Echarme quiero a la puerta;
si ya que estuviera abierta
bastáranme siete pies.

Duerme, y salen de la venta el Gobernador, Riquelmo y Ramiro; Belardo, Matico, el Huésped y la Fregona

Ramiro
Redondilla
Mucho nos hemos holgado,
2540
Belardo, del buen suceso.

Belardo
A tal merced me confieso
eternamente obligado.

Riquelmo
Redondilla
Vos, princesa de León,
dadnos las manos reales.

Matico
2545
Por cierto que vienen tales.
Corrida estoy, no es razón.

Huésped
Redondilla
No se olvide mi señora,
cuando en su tierra se vea,
de quien servirla desea
2550
y de esta su servidoraN
X
Nota del editor

Quizá sea la Fregona quien diga estos versos

.
Redondilla
A lo menos un vestido,
cuando aquesta piel la deje.

Matico
Ninguno habrá que se queje
si vuelvo a mi patrio nido.

Huésped
Redondilla
2555
¿Qué dijo de nido?

Fregona
Calle,
que por su tierra lo dice.

Ramiro
Ese vestido desdice,
Belardo, al gallardo talle,
Redondilla
que es vestido deshonesto.
2560
Vamos a mi quinta, adonde
le mudaréis.

Sancho
¿Quién esconde,
ojos, vuestra luz?

Belardo
¿Qué es esto?
Redondilla
¿No es Rugero? Este es Rugero.

Ramiro
¿Rugero? ¡Brava ocasión!
2565
Llegad, quitadle el bastón.

Sancho
¿Las armas me quitas, fiero?

Gobernador
Redondilla
¡Date o pasarete el pecho!

Sancho
Aqueso solo deseo.
Pero ¿qué es esto que veo?
2570
O lo sueño o lo sospecho.
Redondilla
¡Mi doña Juana querida!

Matico
¡Paso! ¿Conoceisme vos?

Sancho
Sí, que cuando quiso Dios
fue vuestra alma y vos mi vida.

Matico
Redondilla
2575
Muy engañado ha venido,
hermano. Ya está casado.
Hable un poco bien criado,
que tengo aquí mi marido.

Sancho
Redondilla
¿Marido? Harelo pedazos.

Belardo
2580
Eso será si pudieres.

Sancho
¡Malditas seáis, mujeres!
¿Que ya le diste los brazos?

Matico
Redondilla
Por tu mucha ingratitud.
Casado estás, ¿qué querías?

Sancho
2585
¿Que en ese engaño porfías?

Matico
Yo procuro mi salud.

Sancho
Redondilla
Si tal casé, Dios permita
me parta un rayo por medio.

Matico
Rugero, ya no hay remedio,
2590
otra mejor solicita.
Redondilla
¿No basta que lo intentaste?

Sancho
Que nunca tal intenté.

Matico
Rugero, ya me casé
pensando que te casaste.

Sancho
Redondilla
2595
Mujeres, vuestros engaños
siempre aqueste fin tuvieron.
Ved el pago que me dieron
del servicio de seis años.

Entran el Conde y la Condesa y el Capitán

Capitán
Redondilla
Paréceme que, a mi cuenta,
2600
como seis millas iremos
del monasterio.

Conde
Paremos
de secreto en esta venta.

Capitán
Redondilla
El huir es necesario.
Perdidos somos, señor,
2605
que hemos dado en el furor
de las armas del contrario.

Conde
Redondilla
Espera un poco, detente;
no ha sido secreto el caso,
pues que me han salido al paso.

Gobernador
2610
¿Qué gente es esta? ¿Qué gente?

Conde
Redondilla
De paz, y el Conde la pide,
si por dicha conocéis
lo mucho que le debéis.

Belardo
Ninguno el paso le impide.

Ramiro
Redondilla
2615
Tu palabra cumple, Conde.
Ves, aquí traigo a Rugero.

Conde
¿Rugero?

Ramiro
Rugero.

Conde
¡Ah, fiero!
¿Dónde caminabas, dónde?–
Redondilla
¡Prendedle luego!

Sancho
No es justo
2620
mostrar tan soberbio celo,
que ya, Conde, ha vuelto el cielo
todo tu trabajo en gusto.
Redondilla
El villano de la piel
es la Infanta de León,
2625
a quien yo, Conde, a traición
saqué por amores de él.
Redondilla
Viéndome casar, se vino,
por ella no me casé;
huyose, y al fin la hallé
2630
con aqueste peregrino.
Redondilla
Casose por varios modos;
pues lo quiere, no me pesa;
dame, Conde, a mi Condesa
y remediémonos todos.

Conde
Redondilla
2635
¡Bravo suceso!

Rosimunda
¡Oh, señora.
danos las manos!

Matico
Yo soy
la que por las vuestras voy.

Gobernador
Tu perdón, buen Conde, agora.

Conde
Redondilla
Que os perdono y digo así:
2640
que a Rugero le recibo
cual si fuera un hijo vivo
que en este lugar perdí.

Belardo
Redondilla
Ese, buen Conde, soy yo,
que aquel bando sarracino
2645
que me robó en el camino
dentro de Argel me vendió.
Redondilla
Serví al Rey con tantas veras
y tanto le satisfizo
mi servicio, que me hizo
2650
general de sus galeras.
Redondilla
Mas tuve tal ocasión,
que las entregué en un día
a las que entonces tenía
don Sancho, Rey de León.
Redondilla
2655
Este una villa me dio
con el título de conde.
Servile en su casa, adonde
la Infanta me enamoró.
Redondilla
Robola por varios modos
2660
Rugero, partí por ella,
hallela, casé con ella
y remediémonos todos.

Conde
Redondilla
¡Oh, mi hijo, y cuánta gloria
en este punto me has dado!–
2665
Lo demás juzgue el senado,
que aquí fenece la historia.