Félix Lope de Vega y Carpio Lope de Vega y Carpio, Félix

DIVINA VENCEDORA Y FAMOSOS HECHOS DE MELEDÍN GALLINATO Y TOMA DE MORÓN




Texto utilizado para esta edición digital:
Lope de Vega Carpio, La divina vencedora y famosos hechos de Meledín Gallinato y toma de Morón, Emilio Cotarelo (ed.), Obras de Lope de Vega, IV: obras dramáticas. Madrid, RAE, 1917, pp. 616-654.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Durá Celma, Rosa (Artelope)

[HABLAN EN ELLA LAS PERSONAS SIGUIENTES]

MORO 1º
MORO 2º
MORO 3º
GALLINATO, general
REY DE GRANADA
ALIATAR, moro
ZORAIDE, moro
ROSARFE, moro
CARDILORO, moro
GUADALARA, mora
REY FERNANDO
REINA DOÑA JUANA
DON LORENZO JUÁREZ
TELLO HERNANDO
NUÑO, criado
DON RODRIGO GIRÓN
ZULEMA, cautivo moro
FÁTIMA, cautiva mora
CAMPUZANO, soldado
SALCEDO, soldado
ZARABO, moro
GENILDO, moro
ARGÉN, cautivo
ALMANZOR, niño moro
SULTÁN, moro
GUEVARA
CARPIO, soldado

Jornada I

Salen dos Moros como huyendo de Gallinato

Moro 1º
Redondilla
¿Guarda, Gallinato, guarda!

Moro 2º
¡Huye, que viene furioso!

Moro 1º
¡Qué hombre tan espantoso!

Moro 2º
Solo a miralle acobarda.
Redondilla
5
Abre, portero la villa.

Moro 1º
Toca esa caja a rebato.

Sale otro Moro por lo alto

Moro 3º
Pues ¿quién viene?

Moro 1º
Gallinato.

Moro 3º
¿Gallinato? Voy a abrilla.

Quítase del muro

Moro 2º
Redondilla
Aquí nos ha de coger,
10
que llega aqueste infanzón
a las cuestas de Morón.

Moro 1º
Demonio debe de ser,
Redondilla
pues casi a las puertas llega.

Sale Gallinato con una maza en las manos

Gallinato
A la villa, a l fin, llegasteis.
15
Basta, moros, que os dejasteis
el viento atrás en la vega.
Redondilla
Si soy vuestra caza yo
y mis perros habéis sido,
habéis de la caza huido,
20
que hombre jamás lo advirtió.
Redondilla
Pero no debo de ser
liebre, pues huis de mí.

Moro 1º
Abre aquí.

Moro 2º
Ábreme aquí.

Gallinato
¡Ah, perros! ¡Tanto correr!
Redondilla
25
Como perros me seguisteis,
que liebre me imaginasteis;
después que león me hallasteis
de coces al viento disteis.
Redondilla
Pues los moros africanos
30
de los leones no huyen,
que los matan y destruyen
los moros con propias manos.
Redondilla
A la puerta se han parado.
Sin duda que no está abierta;
35
llegar a la misma puerta
será de español osado.

Moro 1º
Redondilla
¡Acá viene, Amete!

Moro 2º
¡Dale!

Alzan las espadas como quieren dar, retirándose atrás

Moro 1º
¡Muera! ¡Muera!

Gallinato
¿Cómo muera?
¡Canalla bárbara fiera,
40
Gallinato es el que vale!

Da tras ellos con el bastón, y ellos, retirándose de él, se entran. Salen Rosarfe y Zoraide riñendo contra Cardiloro

Cardiloro
Redondilla
Si el mundo contra mí fuera,
en tal caso despreciara.

Rosarfe
No entiendas que Guadalara
se gana de esa manera.

Zoraide
Redondilla
45
¡Aquí dejarás la vida!

Cardiloro
Bien, si podéis defenderos.

Sale Aliatar y el Rey de Granada

Aliatar
¡Paso! Tened, caballeros,
que viene el Rey.

Zoraide
¡Por mi vida!

Rey
Redondilla
¿En el Alhambra quistiones?
50
¿Qué es esto, villanos, perros?

Cardiloro
Señor, mira…

Rey
Echaldes hierros.

Rosarfe
¡Señor!...

Rey
Echaldes prisiones.
Redondilla
Los alfanjes les quitad
y llevaldos presos luego,
55
antes que el bullicio ciego
se extienda por la ciudad.

Zoraide
Redondilla
Oye y castiga…

Rey
¿Qué puedes
decir en disculpa?

Rosarfe
Escucha…

Rey
Cuando la razón sea mucha
60
y tú disculpado quedes,
Redondilla
ha de haber otros culpados
que se querrán disculpar.

Zoraide
No es de reyes el juzgar
los oídos atapados.

Rey
Redondilla
65
Cuando algún juez ve la culpa
con los ojos advertidos,
es justo que los oídos
cierre para la disculpa.

Cardiloro
Redondilla
Antes, entre los cristianos,
70
la ley es muy diferente,
con que el Rey oye a su gente
los oídos en las manos.
Redondilla
Pues aunque a ver el delito
el juez se acierte a hallar,
75
no le puede castigar
si no es conforme a lo escrito.

Rey
Redondilla
Yo no castigo la culpa
de haber las armas sacado,
si la ocasión os ha dado
80
razón para la disculpa;
Redondilla
castigo el atrevimiento
de que en el Alhambra fuese.
Mas ¿qué diréis si os oyese?

Zoraide
Que es el mayor argumento
Redondilla
85
de tu divino valor.

Rey
Pues informadme.

Zoraide
Oye.

Rey
Di.–
¿Queréislo así?

Rosarfe
Señor, sí.

Rey
¿Y tú, Alcaide?

Cardiloro
Sí, señor.

Zoraide
Romance (tirada)
Cuando vine de Jaén
90
a tu servicio a Granada
entre los hidalgos moros
de Osuna, Archidona y Zahara,
ciñéndome para esto
tu padre Arbolán la espada,
95
con más sangre en la cuchilla
que oro en el puño y [la] vaina,
porque heredase el lugar
que en tu defensa ocupaba,
alegre me recebiste,
100
honra me hiciste en tu casa.
Heme hallado, como sabes,
con tu gente en tus batallas,
dando y recibiendo heridas,
de que harta sangre me falta.
105
Mas como Marte y Amor,
luego que paces se tratan,
hacen amistad y juntan
las flechas de oro y las armas,
puse los ociosos ojos
110
en la hermosa Guadalara,
de cuyo agradecimiento
mi alma quedó turbada.
De Rosarfe y Cardiloro
me advirtieron sus criadas
115
que miraban sus balcones
y que sus rejas miraban.
Desprecié su competencia,
humillé sus arrogancias;
vestime de sus colores,
120
verde, anaranjado y nácar.
Yo, que miraba sus rejas
y merecí sus palabras,
que a pagar a mis suspiros
de las ventanas bajaban;
125
los dos llegaron y asieron
los hierros de las ventanas.
Hablarla quisieron juntos
y con voces requebrarla.
Lo que hice, ellos lo digan.
130
Tú, ahora, con justa causa,
me castiga o me perdona.

Rey
Basta ya, Zoraide, basta.

Rosarfe
Suplícote que me escuches,
no diga yo que me agravias.

Rey
135
Di, Rosarfe, tu defensa.

Rosarfe
Señor, mi defensa es clara.
Antes que Zoraide viese
del Genil la verde orilla,
en quien la nevada sierra
140
sus canos cabellos mira,
su fresco Generalife,
estanques y fuentes frías,
servía yo a Guadalara;
y, a mi amor agradecida,
145
me honraba de sus favores,
que hoy se ven en mis divisas.
Cuando maté cuerpo a cuerpo
al cristiano que traía
el pavés de torres de oro
150
sobre las aguas marinas,
me dio un tocado, con quien
traigo el adarga partida,
quitado de su cabello,
que al sol, si le tiendo, eclipsa.
155
Si he tenido otros favores,
no será bien que los diga;
que antes que ella pierda honor
quiero perder mi justicia.
Que llegué a su reja a hablarla
160
no lo niego, mas podía,
justamente porque soy
el hombre que más estima.
Si en tu palacio he sacado
la espada en defensa mía,
165
las leyes me favorecen,
naturaleza me obliga.

Cardiloro
Habiendo escuchado, Rey,
que Alá de su mano tenga
hasta que Fernando el Santo
170
a Castilla huyendo vuelva,
a Rosarfe y a Zoraide
sus razones y sus quejas,
¿quién duda que oirás las mías?

Rey
Ya las escucho, comienza.

Cardiloro
175
En el castillo de Bélmez,
que me diste por tenencia,
viví en tanto que mi padre
era adalid en tus guerras.
Por su muerte y por venir
180
con tanta furia y soberbia
el rey cristiano a Granada,
dejé a Celín mis fronteras.
Que te he servido, no sé
si preguntártelo deba,
185
que es más honra para mí
que los cristianos lo sepan.
Ya Granada algunos días
me ha visto entrar por sus puertas
sangriento el brazo hasta el codo,
190
lleno el arzón de cabezas,
no cortadas en el campo
de cuerpos que muertos quedan,
como algunos que las traen,
porque ya no tienen lengua,
195
sino que a sus mismos dueños,
a lanzadas en la Vega,
levantados de la silla
los asenté por la tierra.
Y asiéndoles de la barba,
200
puesto el pie sobre las grebas,
corté cuellos, que después
dejaban el alma apenas.
No pienses que Guadalara
a ninguno de esos precia,
205
que basta servirla yo
para que ella lo agradezca.
Favores suyos no sé
que tocas ni bandas sean,
porque siendo de mujer
210
apenas valen promesas.
Pudiera decirte algunas,
pero, por no hacerle ofensa
a quien tal favor me hizo
pone silencio a mi lengua.

Rey
Redondilla
215
No más, Cardiloro, basta,
que esas bravezas no son
conformes a la opinión
de dama tan noble y casta.
Redondilla
Cuando está Fernando el Santo,
220
que así le llama su gente,
la espada resplandeciente,
con que da al África espanto,
Redondilla
levantada sobre el cuello
de Granada y Archidona,
225
porque nazca su corona
en su nevado cabello;
Redondilla
cuando temblando Sevilla
su venida está sintiendo,
y el Betis le está ofreciendo
230
las olivas de su orilla;
Redondilla
cuando su puente de barcos,
levantada sobre el techo
de su cristalino pecho,
hace diáfanos arcos,
Redondilla
235
y cuando entra por Triana
a tomar la posesión,
cuando el cristiano pendón
hasta los campos allana
Redondilla
de Jerez, donde Rodrigo
240
esta tierra nos dejó,
y donde Hércules llegó
como es su blasón testigo,
Redondilla
¿queréis que con mucho espacio
juzgue quién ha de llevar
245
una mujer, y sacar
las armas en mi palacio?
Redondilla
¿No era mejor que con ellas
me sirviérades los tres?

Zoraide
Quiero, como me la des,
250
a tu servicio ofrecellas.
Redondilla
Dame a Guadalara y pide
la impresa que más te cuadre.

Rosarfe
[Aparte]
(Son promesas de compadre
si con las mías la mide.)
Redondilla
255
Lo mismo te pido y ruego.

Cardiloro
Rey, si a la mayor hazaña
que en esa guerra y campaña
Marte hizo de Amor ciego
Redondilla
a Guadalara has de dar,
260
desde hoy la cuento por mía.

Rey
Pues, alto; sea ese el día
en que la vais a ganar.

Zoraide
Redondilla
¿Qué me mandas?

Rosarfe
¿Qué me pides?

Cardiloro
¿Qué haré por ti?

Rey
Estad atentos.
265
Las fábulas y los cuentos
e historias del griego Alcides
Redondilla
a Granada cada hora
traen los moros de Osuna
de un hombre cuya fortuna
270
engrandece Marte ahora.
Redondilla
Es su nombre Meledón,
su apellido Gallinato,
y hombre hidalgo en el trato.

Zoraide
¿Dónde está?

Rey
Junto a Morón,
Redondilla
275
que ha labrado un casillejo,
desde donde el campo corre
hasta su puerta y su torre.

Rosarfe
Hoy en el campo te dejo.

Rey
Redondilla
Partid, y el que le trajere
280
preso o muerto, gozará
de Guadalara.

Vase el Rey y Aliatar

Zoraide
¡Oh, Alá,
no es bien que otro acuerdo espere!

Vase

Rosarfe
Verso suelto
Voime a poner a caballo.

Vase

Cardiloro
Redondilla
Con mucha priesa os partís.
285
Bizarros pechos mostráis.
Quiera el cielo que cumpláis
con obras lo que decís.
Redondilla
Llegad, llegad al cristiano,
que no habrá más que llegar.
290
¡Oh, cómo habéis de temblar
verle el bastón en la mano!
Redondilla
Despacio quiero partir,
que, aunque llegue tarde, sé
que a buen tiempo llegaré.

Sale Guadalara arriba, en un balcón

Guadalara
295
¿Dónde vas?

Cardiloro
Voy a morir.

Guadalara
Redondilla
¿De qué suerte?

Cardiloro
Por tu gusto.

Guadalara
Ya sé lo que el Rey ha hecho.
Mas ¿cómo muestra ese pecho
un corazón tan robusto?

Cardiloro
Redondilla
300
Porque en tu desgracia voy,
que si con tu gracia fuera,
ni al cristiano yo temiera
ni al mundo, a fe de quien soy.

Guadalara
Redondilla
¿En mi desgracia?

Cardiloro
¿Eso dudas,
305
cuando van mis enemigos
gloriosos de los castigos
en que mis favores mudas?
Redondilla
¡Ay, Guadalara! Si fueras
para mí la que solías
310
y de las desdichas mías
algún cuidado tuvieras,
Redondilla
¡cómo de mis esperanzas
no se burlaran dos hombres
que ignoraste ayer sus nombres
315
y hablan hoy en tus mudanzas!
Redondilla
El Rey manda que posea
tu hermosura el que venciere
un cristiano, porque quiere
que a costa de vidas sea.
Redondilla
320
Y aunque van del daño ajenos,
que esto mande no me espanto,
porque lo que vale tanto
no se ha de comprar con menos.
Redondilla
Yo he muerto con la que ves
325
que traigo al lado ceñida
más de alguna honrada vida
para ofrecer a tus pies;
Redondilla
y voy tan desesperado
de ver tu desdén tan cierto,
330
que voy en mis ojos muerto
y en los tuyos olvidado.
Redondilla
Guárdete Alá.

Guadalara
Tente, espera,
Cardiloro; escucha, advierte.

Cardiloro
Pues que gustas de mi muerte,
335
¿por qué me estorbas que muera?

Guadalara
Redondilla
¿Yo de tu muerte?

Cardiloro
Pues ¿quién?

Guadalara
Oye la disculpa.

Cardiloro
Es tarde.

Guadalara
Vete, pues.

Cardiloro
Alá te guarde.

Guadalara
¡Bravo amor!

Cardiloro
¡Bravo desdén!

Vanse, y sale el rey Fernando y la reina doña Juana, con vaquero, espada y sombrero, don Lorenzo Juárez y Tello Hernando

Don Lorenzo
Endecasílabos sueltos (tirada)
340
Señor, a lo que a todos nos parece
en Córdoba estará mejor su alteza.

Doña Juana
Dondequiera, señor, siento en el alma
dejar vuestra agradable compañía.

Rey Fernando
Y yo ¿qué sentiré cuando la vuestra
345
me deje en soledad que aflige tanto?
Hacéis oficio en el alma ¡oh, Reina!
de una cuarta potencia, que la rige
sobre la voluntad y la memoria,
y más alta que el mesmo entendimiento.
350
La nueva de mi hijo don Alonso
me obliga con cuidado a que prosiga
la famosa conquista comenzada;
que si él, tan mozo, ya merece nombre
de sabio y por su brazo es tan valiente
355
que me ha ganado a Murcia de los moros,
y con obligaciones de mis años,
si no gano este reino, ¿de qué título
pido a Castilla que me nombre y llame?
Doña Juana Vuestro valor divino, don Fernando,
360
hoy ha dado mayores atributos
que antiguamente a los romanos Césares;
que si ellos fueron magnos, fuertes, píos,
padres del bien común y de la patria,
a vos os llaman santo, en que se inclinan
365
mayores excelencias y grandezas.

Rey Fernando
Juana famosa, que entre tantas glorias
como tiene de Francia la gran casa
de cuyo rey Luis fuistes sobrina,
resplandecéis por único milagro.
370
Si la corona del marido llaman
la mujer varonil, vos lo sois sola,
y como tal sois cifra de los méritos
que por vos se conocen y se adoran.
Aunque consiga la conquista, espero
375
volveros presto a ver; tened paciencia,
que casos menos fuertes no pudieran
apartarme de vos.

Entra Nuño

Nuño
Aquí ha llegado
don Rodrigo Girón.

Rey Fernando
Venga en buena hora.

Entra don Rodrigo

Don Rodrigo
Ya se han rendido a vuestra alteza, cumbre
380
del cristiano valor y sol de España,
por pleitesía, Écija y Estepa,
Santa Olalla, Almodóvar, Sietevillas,
Mirabel, Hornachuelos, Moratalla,
Parda, Fuente Zumel, Baena, Cabra,
385
Osuna, Castellar, Zahara, Marchena,
Luque, Morón y otras villas suyas.

Rey Fernando
¿Morón se ha dado?

Don Rodrigo
Estaba defendida
de los valientes moros almohades,
pero el valor de Meledón Rodríguez,
390
honra del apellido Gallinato,
hizo, desde una torre hasta sus puertas,
tan fuertes hechos, tan extrañas cosas,
que se rindió Morón, y se rindiera
la peña adonde estaba el rey de Batro
395
que fue conquista de la gran Semíramis.

Doña Juana
¿Quién es aquese hidalgo?

Don Rodrigo
Es un sobrino
de don Lorenzo Juárez.

Doña Juana
¿Quién dudara
que vuestra sangre tal valor tuviera?

Don Lorenzo
400
Tiene la obligación de haber nacido
para serviros.

Rey Fernando
Id ¡por vida mía!
a estarle agradecido de mi parte.
¿Cómo se llama aquel castillo o puesto
donde reside?

Don Lorenzo
Llámase Chincoya.

Rey Fernando
405
Pues llevaréisle, que estará gastado,
diez mil maravedíes de oro alfonsíes,
con una buena espada de las mías,
que quiero que la traiga en nombre mío.

Don Lorenzo
Beso mil veces esos pies heroicos.

Tello
410
Cuanto a la espada, asegurarle puedo
a Vuestra Alteza que la tenga en poco,
que es hombre Gallinato un poco rústico.
Siempre pelea con mazas, que mil veces
hace de las olivas y los robles,
415
que no ejercita más hidalgas armas,
y por esta razón, cuando los moros
ven llorar a sus hijos, luego dicen:
“¡Guarda, que viene Meledón!”, y callan.

Don Lorenzo
[Aparte]
(Parece, Tello, que hablas con envidia.
420
Si mi sobrino no ejercita siempre
la espada, que tú llamas nobles armas,
es porque puede, con la misma fuerza
que de don Lidamante se refiere,
tener en brazos una peña; y viendo
425
que de la maza puede solo un golpe
más que muchas heridas de la espada,
en caballeros moros la ejercita.
Y espántome de ti que injustamente
digas que mi sobrino tendrá en poco
430
una espada de mano de su alteza,
siendo el mayor blasón de sus hazañas
y para su linaje mayor gloria.
Mas ya vendrá sazón que tú le veas
enfrente de tu pecho con espada.

Tello
435
Cuando le vea y lo que puede vea,
volvereme y al Rey diré lo contrario.)

Don Lorenzo
Vuestra Alteza me dé licencia ahora
no más de para ver a mi sobrino.

Rey Fernando
Sí doy; mas dadme la palabra luego
440
que no diréis allá lo que ha pasado.

Don Lorenzo
Él se mate es mi gusto.

Rey Fernando
¡Pues juralda!

Don Lorenzo
¡Por vida de la Reina, mi señora,
de no faltar en esto mi palabra!

Doña Juana
Ved que sabré pedirla.

Don Lorenzo
Entonces digo
445
que me cortéis, señora, la cabeza.

Doña Juana
Dadme, Tello, la mano.

Tello
Soy su amigo.

Nuño
Ya es hora de partiros.

Doña Juana
Pues, don Nuño,
haced que apresten esa gente luego.

Nuño
Todos están, señora, apercibidos.

Rey Fernando
450
Yo os quiero acompañar hasta la puente
del río de mis lágrimas ausente.

Vanse, y salen Gallinato, con bastón, y Carpio, soldado

Carpio
Redondilla
Deja, señor, el bastón
y siéntate a descansar.

Gallinato
Haz, Carpio, luego quitar
455
las perdices del arzón.

Carpio
Redondilla
¿Qué perdices? ¿Has cazado,
por tu pasatiempo, alguna
en esos valles de Osuna?
Que me habré en extremo holgado,
Redondilla
460
que no tienes qué comer
así Dios te guarde.

Gallinato
¿Cómo?

Carpio
Porque has hecho mayordomo
a este galgo desde ayer,
Redondilla
y desde ayer no ha traído
465
a esta casa cosa.

Gallinato
¡Bien!
Haz que una silla me den.

Carpio
¿Vienes, por ventura, herido?

Gallinato
Redondilla
No, pero vengo cansado.
Llama esos perros acá.

Carpio
470
Todo, por tu ausencia, está
el castillo alborotado;
Redondilla
ya tus soldados querían
ir a buscarte a Morón.

Gallinato
¿No saben mi condición?
475
¡Poco de mis brazos fían!
Redondilla
Haz esos perros llamar.

Salen Zulema y Fátima como cautivos

Carpio
¡Ah, Fátima!

Fátima
¿Qué querer?

Gallinato
¿Qué hay, Fátima, que comer?

Carpio
¡Ah, Zulema!

Zulema
¿Qué mandar?
Redondilla
480
Darle tus pies a Zulema,
que te jorar a esta cruz
que, desde que echar la luz,
estar hecho de postema.
Redondilla
¡Válgate Dios, vosancé!
485
¿Para qué quedarte allá?

Gallinato
¿Sentirlo?

Zulema
Saber Alá.
¿Qué haber hecho allá?

Gallinato
No sé.

Fátima
Redondilla
¿No saber? ¡Válgate Deox!
¡Vosancé sempre matar!

Gallinato
490
¿Hay algo que merendar?
Porque son más de las dos.

Carpio
Redondilla
Ve, Zulema, y del arzón
quita unas perdices luego.–
Tú, Fátima, enciende fuego.

Zulema
495
¿Perdices?

Carpio
Sí.

Zulema
¡Bonox son!

Vase

Gallinato
Redondilla
¿No hay olla, aunque esté fiambre?

Fátima
Olla tener, mas no estar
para comer.

Gallinato
No hay manjar
sin sazón a quien tiene hambre.
Redondilla
500
¿Qué tienes?

Fátima
Unas costilias
de garnero, una soloma
y el nemigo de Mahoma,
con otras zarandajilias.

Gallinato
Redondilla
Pues eso voy a comer.
505
Carpio, sube vino.

Vase

Carpio
Voy.–
Contigo a solas estoy:
¿cuándo me piensas querer?

Fátima
Redondilla
¡Ah, Carpio, estar quedo!

Carpio
¿Y vos,
perra, a mí?

Fátima
¿Guarda el cochilio!

Carpio
510
¡Perra, tente!

Fátima
¡Ah, picarilio,
que te morder, vive Diox!

Carpio
Redondilla
¿No estimas que yo te quiera?

Fátima
¡Vosancé buscar cristiana!

Sale Zulema con dos cabezas moras

Zulema
¡Ah, Carpio, si tener gana,
515
bon bocadilio te espera!
Redondilla
¡Catar berdices aquí!

Carpio
¿Aqueso traes?

Zulema
Estos son
las que tener el arzón.
¿Qué culpa poner a mí?

Carpio
Redondilla
520
Ved lo que caza nuestro amo;
yo, a darle de comer.

Zulema
¿Adónde mandar poner?

Carpio
¿Son de lazo o de reclamo?

Zulema
Redondilla
¡Son del diablo que llevar!

Carpio
525
¡Perro, tus parientes son!

Zulema
Estar ben, tener razón,
mas alguna vez pagar.

Carpio
Redondilla
Clávalas en esa puerta,
adonde están las demás.–
530
Tú, Fátima, ¿no te vas?

Fátima
Ya gamenar, que estar muerta.

Vase

Zulema
Redondilla
En fin, cabezas clavamos.

Carpio
¡Entra, perro!

Zulema
A bona fe
que estar perro vosancé,
535
que acá, bon hidalgo, estamos.

Vase. Salen don Lorenzo, Campuzano y Salcedo

Don Lorenzo
Redondilla
¿Ya me habéis desconocido?
¿A mí me negáis la puerta?

Carpio
De par estuviera abierta
si antes en ella el oído
Redondilla
540
tocara de vuestro nombre,
don Lorenzo, mi señor.

Don Lorenzo
¡Tenéis, hidalgo, valor!
¡Sois, Campuzano, muy hombre!–
Redondilla
Carpio, ¿qué hace mi sobrino?

Carpio
545
Ahora empieza a comer.

Don Lorenzo
Dicen que, saliendo ayer,
ahora al castillo vino.
Redondilla
¡Mal, por mi vida, se trata!

Sale Gallinato en cuerpo

Gallinato
Dejaré la mesa luego.
550
¡Que me des tus pies te ruego!

Carpio
¡Bien os parece y retrata!

Don Lorenzo
Redondilla
¡Sobrino!

Gallinato
Tío y señor,
¿qué buena venida es esta?

Don Lorenzo
Mejor te dará respuesta
555
la fama de tu valor.
Redondilla
No he podido visitarte.

Gallinato
Señor, ¿y en este lugar?

Don Lorenzo
Por el Rey te vengo a hablar
y a visitar de su parte.
Redondilla
560
Está muy agradecido
que a Morón le hayas ganado.

Gallinato
Haberme a vos inviado
el mayor favor ha sido.

Don Lorenzo
Redondilla
De diez mil maravedís
565
te hace merced.

Gallinato
¡En efecto,
es Rey!

Don Lorenzo
¡Harto buen concepto
tiene de ti!

Gallinato
¿Qué decís?
Redondilla
¿Mi nombre se sabe allá?

Don Lorenzo
¿Nombre que a Granada asombra
570
te espanta si allá se nombra?

Gallinato
¿Cómo está el Rey?

Don Lorenzo
Bueno está.
Redondilla
Muestra esa espada, Salcedo.
Esta es del Rey, y esta invía
por premio a tu valentía.

Gallinato
575
¡Honrado en extremo quedo!
Redondilla
¡Oh, prenda del más dichoso
Capitán que España tuvo,
que ceñida al lado estuvo
del Príncipe más famoso!
Redondilla
580
¡Oh, merced que excede y pasa
a cuantas me pudo hacer!
¡Oh, joya que habéis de ser
mayorazgo de mi casa!
Redondilla
¡Oh, espejo de acero! ¿Oh, luz
585
de mi honrado pensamiento!
Hago voto y juramento
sobre vuestra misma cruz
Redondilla
de que, a aqueste brazo asida,
ni bárbaro ni cristiano
590
me la quiten de la mano
sin que me quiten la vida.
Redondilla
Tío, ceñídmela al lado
y diré con justa ley
que me la dio el mayor Rey,
595
y ciñó el mejor soldado.

Don Lorenzo
Redondilla
Huélgome que te aficiones
a esta espada, que las mazas
con que ahora te embarazas
te han traído en opiniones,
Redondilla
600
que hubo hidalgo allá tan loco,
que, al darte el Rey esta espada,
dijo que estaba empleada
en quien la estimara poco.
Redondilla
Yo le respondí por ti,
605
y a no estar el Rey presente…

Gallinato
No me espanto, estoy ausente,
pero, ¿qué dijo de mí?

Don Lorenzo
Redondilla
Diole este hidalgo a entender
que, como bárbaro, sales
610
al campo, donde te vales
de un roble.

Gallinato
Eso suelo hacer,
Redondilla
¡y, por vida vuestra, tío,
que ayer maté en un tropel
más de diez hombres con él
615
sobre la margen de un río!
Redondilla
En fin, con las armas salgo
que a mi fuerza iguales son,
a mi trato y condición;
pero ¿quién es ese hidalgo?

Don Lorenzo
Redondilla
620
Por esta vez no te vengas,
que al mismo Rey he jurado
callar su nombre.

Gallinato
¡En cuidado
me has puesto!

Don Lorenzo
625
Pues no le tengas,
Redondilla
que mayor ha sido el mío.

Gallinato
¿Que no he de saberlo?

Don Lorenzo
No,
que así el Rey me lo mandó.

Gallinato
Pues vamos a comer, tío,
Redondilla
630
y volvereme con vos
a besar al Rey la mano.

Don Lorenzo
Todo cumplimiento es vano;
quedad, sobrino, con Dios
Redondilla
y no repliquéis con esto,
635
que solo he de ir al real.

Gallinato
¡Vuestra sangre tratáis mal!

Don Lorenzo
Salcedo, salgamos presto.

Gallinato
Redondilla
Vayan con vos diez soldados
y yo.

Don Lorenzo
No sois menester,
640
sino volveos a comer
y dejad esos cuidados,
Redondilla
porque nadie ha de ir contigo.

Gallinato
Dios te acompañe.

Don Lorenzo
Él te guarde.

Vase con Salcedo

Campuzano
Vuélvete a comer.

Gallinato
645
Ya es tarde.
Pues ¿qué hay, Campuzano amigo?

Campuzano
Redondilla
El cuidado en que nos pones
cuando del castillo sales.

Gallinato
¡Que entre hombres principales
650
se digan malas razones!
Redondilla
¡Que delante de los Reyes
habla invidioso un hidalgo!

Entra Zulema

Zulema
Aquí fora estar un galgo
que, con paz de las dos leyes,
Redondilla
655
a ti te querer hablar.

Gallinato
¿Moro dices?

Zulema
Sí, señor.

Gallinato
¿Es noble?

Zulema
Tener valor.
Ben poder dejaldo entrar.

Gallinato
Redondilla
¿Hate dicho a lo que viene,
660
por tu vida?

Zulema
Es poco o nada.

Gallinato
¿Cómo así?

Zulema
Desde Granda,
donde sus amores tiene,
Redondilla
venir a probar tu lanza,
que al Rey prometer tu vida.

Gallinato
665
¡Hoy tendré mejor comida
si verse conmigo alcanza!

Zulema
Redondilla
Clavando estaba él cabezas
a la puerta del castilio
cuando llegar el morilio,
670
lleno de furia y braveza
Redondilla
y atando un sábana blanca
al punta de la jineta;
legero como un saeta,
la yegua del porto arranca,
Redondilla
675
y al topar comigo viera
las cabezas que clavar,
e ¡joro a Dios! se quedar
como si la suya viera.

Gallinato
Redondilla
Parte, Campuzano, y di
680
que entre el moro.

Campuzano
A hablarle voy.

Vase

Gallinato
¡Él viene, a fe de quien soy,
a buen tiempo!

Carpio
¿Cómo así?

Gallinato
Redondilla
Porque he de romper con él
de aquel hidalgo el enojo.

Carpio
685
¡Hoy tienes rico despojo!
¡Ya espero mi parte de él!

Gallinato
Redondilla
Parte luego, Zulemilla,
y ensíllame el saltador.

Zulema
El bayo levar, xenior;
690
ser mejor.

Gallinato
El bayo ensilla.

Zulema
Redondilla
No axentar ben el bocado
de aquel freno el alazán.

Gallinato
Ve presto.

Vase Zulema y sale Campuzano

Campuzano
Basta, que están
arando el inculto prado
Redondilla
695
con las fuertes herraduras
de sus caballos tres moros,
más que Rugero y Medoros
en las gallardas posturas,
Redondilla
y todos tres se deshacen
700
por pedirte campo.

Gallinato
Creo
que es piedra imán mi deseo
y atrae el hierro. ¿Qué hacen?
Redondilla
Vete, Carpio, y diles que entren
si se han apeado.

Carpio
Voy.

Vase

Gallinato
705
¡Hecho de ponzoña estoy!

Campuzano
Ansí es mejor que te encuentren.
Redondilla
Pero en dos años que he estado
en este fuerte contigo,
jamás he visto enemigo
710
que a tu puerta haya llegado.
Redondilla
¿Qué estrella cruel es esta
que hoy a los tres obligó?

Entran Rosarfe, Zoraide y Cardiloro

Rosarfe
Yo llegué.

Zoraide
No, sino yo.

Cardiloro
Solo que riñamos resta.
Redondilla
715
Aunque Rosarfe llegase
primero, no lo ha de ser.

Gallinato
[Aparte]
(¡Oh, qué gentil proceder!
¡Que esto en mi presencia pase!)
Redondilla
¡Ah, señores moros! ¿Saben
Toma el bastón
720
que es mío aqueste castillo?

Campuzano
(¡Por Dios que me maravillo
que de la entrada se alaben!
Redondilla
El roble en la mano toma.)

Gallinato
¿No saben que aquí han de entrar
725
como cuando van a hablar
al zancarrón de Mahoma?

Zoraide
Redondilla
Perdona, famoso Alcaide,
el no hacerte cortesía.

Gallinato
¿Quién eres, o quién te invía?

Zoraide
730
Yo soy, Meledón, Zoraide,
Redondilla
hijo del rey de Alcalá
de los Gazules: salud
a tu valor y virtud,
cuya vida guarde Alá.

Rosarfe
Redondilla
735
Alcaide, yo soy Rosarfe,
hidalgo, deudo también
de los reyes de Jaén
y del linaje de Tarfe.

Cardiloro
Redondilla
Yo soy un humilde moro
740
de Bélmez, agora Alcaide
de la casa de Albenzaide;
mi apellido es Cardiloro.
Redondilla
No te hice cortesía
por llegar a ti el primero,
745
porque, de ser el postrero,
gran mal venirme podía,
Redondilla
que nos importa a los tres
la honra en campal batalla;
probar hoy tu espada y malla;
750
la causa sabrás después.

Gallinato
Redondilla
¿Que a eso solo habéis venido?

Cardiloro
Solo venimos a aquesto.

Gallinato
Pues locura fue sobre esto
haber al entrar reñido.

Cardiloro
Redondilla
755
¿Cómo, si acaso el primero
te mata y lleva la gloria
y el premio de la victoria?

Gallinato
¡No hará, a fe de caballero!
Redondilla
Quedad el postrero vos,
760
si lo teméis, moro hidalgo,
que os doy palabra, si salgo,
de daros muertos los dos.

Cardiloro
Redondilla
Tanto en tu valor confío
que quiero ser el postrero,
765
porque si soy el primero,
será el vencimiento mío,
Redondilla
y es gran lástima dejar
vivos dos competidores
de mi honor y mis amores,
770
pudiéndolos tú matar.
Redondilla
Creo de ti, por ser fuerte,
que a los dos podrás vencer,
y de mí puedo creer
que luego te daré muerte.

Gallinato
Redondilla
775
Moro, aunque eres arrogante,
tan cortésmente lo eres,
que he sospechado que quieres
que de tu valor me espante.
Redondilla
A lo menos, ser discreto
780
en ser postrero has mostrado,
porque el cogerme cansado
te promete buen efeto;
Redondilla
pero haste engañado así,
que matar los dos primero
785
es afilar el acero
con que he de matarte a ti.
Redondilla
Como el que tira ballesta
suelo yo ser con la espada,
que al principio está alterada
790
la mano y a errar dispuesta;
Redondilla
pero en los tiros postreros
acierta mejor al blanco.
Yo, cuando la espada arranco,
no estoy diestro en los primeros,
Redondilla
795
pero después, cual león
que en la presa se encarniza,
hago en los postreros riza
con segura ejecución.
Redondilla
Primero, el toro maltrata
800
la capa del que le corre,
porque de ella se socorre,
y después al hombre mata;
Redondilla
estos, pues, serán las capas
en que primero daré
805
y después te mataré
si por los pies no te escapas.

Zoraide
Redondilla
En fin, Cardiloro, ¿a mí
por muerto me cuentas ya?

Cardiloro
Pues Meledón, claro está,
810
que ha de quedar para mí.

Zoraide
Redondilla
Pues ahora bien, el concierto
será como agora digo:
que pelee yo contigo
para que, habiéndose muerto,
Redondilla
815
quede para mí postrero,
cuerpo a cuerpo, Gallinato.

Rosarfe
No es válido el contrato
en agravio de tercero;
Redondilla
yo, que he callado, mejor
820
es bien que a los dos os mate,
porque, después del combate,
pruebe el Alcaide el valor.

Gallinato
Redondilla
Yo deseo concertaros,
que, sin duda, alguna dama
825
que a todos tres os desama.
esto debe demandaros,
Redondilla
y será de aquesta suerte:
que todos tres batalléis
conmigo, de quien tendréis
830
segurísima la muerte;
Redondilla
así, a los tres los despojos
y amores os quitaré
y a la dama serviré
en quitaros de sus ojos.

Cardiloro
Redondilla
835
¿A los tres juntos, cristiano?

Gallinato
Y si escuderos traéis
con los caballos, sean seis,
y yo con sola una mano.
Redondilla
¡Válgaos Mahoma, morillos,
840
y qué traéis de arrogancia!

Cardiloro
¡Hombres somos de importancia,
y yo Alcaide en dos castillos!

Gallinato
Redondilla
Seas quien fueres. ¿No sabes
que hablas con Meledón,
845
con Hércules, con Milón?

Cardiloro
¡Trátanos como a hombres graves!

Gallinato
Redondilla
¿Cómo a hombres graves? ¿Qué es esto?
¿Quién queréis ser siendo galgos?

Rosarfe
Entre moros, ¿no hay hidalgos?

Gallinato
850
¡Dadme, Carpio, el bastón presto.

Zoraide
Redondilla
¡Bien decían que eres loco!

Gallinato
¡Sin mi fe no hay hidalguía!
Todo animal sangre cría,
toda sangre tengo en poco.
Redondilla
855
Quien tiene a Dios es hidalgo,
quien está sin él es perro.
¡Moros, en esto me encierro!
¡Lo que soy cristiano, valgo!
Redondilla
Si no queréis pelear
860
juntos, echad suertes luego:
de la gravedad reniego
y de que os pude escuchar.
Redondilla
¿Quién queréis ser siendo moros?
¿Sois Mahoma o alfaquíes?

Ríese

Cardiloro
865
¿Que de Mahoma te ríes?
¡Veneno sudan mis poros!
Redondilla
¡Por él juro y por la casa
de Meca!

Gallinato
¡Qué imagen jura
de milagros! Por ventura,
870
¡qué cojo o qué ciego pasa
Redondilla
a esa infame romería
que venga sano de allá?

Sale Salcedo alborotado

Salcedo
El Alcaide, ¿dónde está?

Gallinato
Pues, Salcedo, ¿a qué te invía
Redondilla
875
don Lorenzo, mi señor?

Salcedo
¡Ay, señor, nunca viniera
a visitarte ni fuera
solo, aunque solo en valor;
Redondilla
que una encubierta emboscada
880
al camino nos salió.

Galliato
Pues, Salcedo, ¿le mató?

Salcedo
No, mas va preso a Granada.

Gallinato
Redondilla
Moros, a librar mi tío
me espanto en esta ocasión.

Zoraide
885
¡Buen achaque, Meledón,
por no hacer el desafío!
Redondilla
Después que en cosa propuestas
tan arrogante has andado,
haces que venga un criado
890
con una invención de aquestas.
Redondilla
Dame una cédula a mí
de que salir no quisiste.

Rosarfe
Dime que no te atreviste
para que me vuelva así.

Cardiloro
Redondilla
895
Yo bien creo, Gallinato,
que a tu tío llevan preso
adivinando el suceso
de haber oído el rebato
Redondilla
y de que eres principal,
900
que es lo más cierto también,
y, porque te quiero bien,
aunque tú me trates mal;
Redondilla
Pero, pues es imposible
que le cobres, porque ya
905
a buen recaudo estará
entre una escuadra invencible,
Redondilla
sal al campo que tratamos,
que cobrarle tratarás
despacio.

Rosarfe
Pues ¿en qué estás?

Zoraide
910
¿En qué piensas?

Gallinato
¡En que vamos!

Campuzano
Redondilla
¿Quién, señor, irá contigo?

Gallinato
Ven tú solo, Campuzano.

Sale Zulema

Zulema
Ya el alazán con la mano
desembredar el postigo;
Redondilla
915
bien poder, xenior, salir
antes que el furor consuma,
que el freno hacer más espuma
que una olia cuando hervir.

Gallinato
Redondilla
Ven, Campuzano, delante;
920
dame una lanza jineta.

Rosarfe
(¡Permíteme, gran Profeta,
que venza aqueste arrogante!)

Sale Carpio. Vanse todos y quedan Carpio y Zulema

Zulema
Redondilla
Garpio, ¿dónde andar xenior?

Carpio
Estos van a matar.

Zulema
¡Ah! ¿Sí?

Carpio
925
¿Conócelos?

Zulema
Como a mí.

Carpio
¿Son personas de valor?

Zulema
Redondilla
¡Oh, corpo de vosancé!

Carpio
¿Quién son?

Zulema
Uno estar pariente.

Carpio
Dime, ¿es alguno valiente
930
de aquestos?

Zulema
¡E como a fe!

Carpio
Redondilla
Voy a verle degollar
esos tres lobos.

Vase

Zulema
En fin,
mi xenior estar mastín.

Entre Fátima

Fátima
935
¿Poderte a solas hablar?

Zulema
Redondilla
Agarda el cabeza saco,
Mete la cabeza por el paño
que este Garpio andar espía;
ben poder, Fátima mía,
ya ser ido este beliaco.

Fátima
Redondilla
940
Zulema, pues no tratar
sacalda a mí de cautiva;
ya no querer.

Zulema
Así viva,
que te querer y adorar.

Fátima
Redondilla
Pues a fe que te pesar,
945
que ya Gallinato habelda
cogido, e por más que hacelda
Dios lo poder remediar.

Zulema
Redondilla
¿Xenior, a ti?

Fátima
¿Qué podemos?
Cando hacerle resistencia
950
decerme: “¡Galga, pacencia!”

Zulema
¿Tú querelde?

Fátima
Vos mentemos,
Redondilla
que harto dar gritos he hacer
más que un Lucrecia romana.

Zulema
Mas ¿cómo tenelde gana
955
caliar vos?

Fátima
Alá saber

Zulema
Redondilla
E ¿cómo estar el barriga?

Fátima
Creo que dentro quedar
un cristianilio.

Llora

Zulema
¿Llorar?
¡Ay, Mahoma te maldiga!

Vanse y salen riñendo Zoraide y Gallinato con él; míralo Cardiloro

Zoraide
Redondilla
960
Por haber muerto a Rosarfe
¿piensas que a Zoraide domas?

Gallinato
Aunque fueras mil Mahomas
como él fue sangre de Tarfe.

Zoraide
Redondilla
Ayúdame, Cardiloro,
965
que me mata.

Cardiloro
¿Cómo puedo?

Zoraide
Ten el brazo. ¡Muerto quedo!

Éntrase Zoraide y Gallinato tras él y vuelve a salir

Gallinato
¿Qué miras? ¿Qué aguardas, moro?

Cardiloro
Redondilla
Ya meto a la espada mano.

Gallinato
Hoy, aunque he muerto a los dos,
970
haré porque quedéis vos
tendido en el verde llano.

Cardiloro
Redondilla
Mal conoces mi valor.

Batallan

Gallinato
Siento que eres moro honrado,
en que a los dos has mirado
975
sin dar a nadie favor.

Cardiloro
Redondilla
¿Qué te parece mi fuerza?

Gallinato
Que es de un hombre. Mas la mía,
¿no te agrada?

Cardiloro
Mi porfía
contra ti en vano se esfuerza.
Redondilla
980
Oye, y la espada suspende,
que ya sé que contra ti
no ha de haber valor en mí,
aunque a Granada defiende.

Gallinato
Redondilla
Y yo, con probar tu espada,
985
te quiero bien que en mi vida
vi espada más bien regida
ni lengua más bien guardada.
Redondilla
Y puesto que eres pagano,
te estimo y casi te adoro,
990
porque en el alma eres moro
y en lengua y armas cristiano.
Redondilla
Moro, estima mi valor,
que por la cruz de este acero,
que eres el moro primero
995
a quien he cobrado amor.

Cardiloro
Romance (tirada)
Yo soy, Meledón famoso,
hijo de un moro de Vélez,
por la sangre abencerraje,
que desdichada siempre.
1000
Por la muerte de mi padre
tengo el castillo de Bélmez,
frontero de vuestras fuerzas
y blanco de vuestra gente.
Llamome Benalhamar,
1005
que en Granada el cebo tiene,
para servirle en la guerra
contra vuestro santo jeque.
Pues en llegando a mirar
del Alhambra las paredes,
1010
los ojos puse en los ojos
que a cuantos miran encienden.
No me puedo yo guardar
del fuego, pues vi, sin verle,
entre dos mármoles blancos
1015
una figura de nieve.
Fui cultivando el deseo,
que, en fin, es planta que crece
de forma, que por los ojos
salieron ramas a veces.
1020
Entendiolos y pensé
que me pagara, y burleme,
que Amor nunca menos paga
que adonde sabe que debe.
Pero, en fin, tuve favores.
1025
¡Triste del que en ellos cree,
que al más recatado engañan
y al más cuerdo desvanecen!
Puse bien mis esperanzas;
pero son vientos que suelen
1030
sacar del puerto el navío
y en el golfo deshacerle.
Pensé que estaba seguro;
y, estando seguro, halleme
con los dos competidores
1035
a quien has dado la muerte.
Sobre hablar a Guadalara,
que este hombre, Alcaide, tiene,
metí mano en el Alhambra
en el Cuarto de los Reyes.
1040
Impidió Benalhamar
su desdicha con prenderme,
reprendiendo nuestra furia
cuando los cristianos vienen.
Y viendo que darla a todos
1045
no es posible, se resuelve
en darla a quien a Granada
o vivo o muerto te lleve.
A esto los tres venimos
y viendo lo que sucede,
1050
y que la peña de Martos
menos que tu brazo es fuerte,
que vencerte es imposible
y que es posible vencerme,
quiero, famoso cristiano,
1055
echarme a tus pies.

Gallinato
Detente.
Ya sé, moro, lo que pides;
ya sé, Alcaide, lo que quieres;
ya sé que a Granada intentas
llevarme preso, si puedes;
1060
ya sé que al Rey le dirás
que me prendiste, de suerte
que el Rey te dé a Guadalara,
por cuyos favores mueres.

Cardiloro
Por mi sagrado profeta,
1065
si a Granada, Alcaide, vienes
debajo de mi palabra
para que al Rey te presente
y cobre yo a Guadalara
y a mi castillo la lleve.
Dale la mano
1070
esta te doy de sacarte
del peligro en que estuvieres,
o perder por ti mil vidas
y mil almas que tuviese.
Harás la mayor hazaña
1075
y digna que se celebre
que se cuenta de Alejandro
ni del valeroso Jerjes.
Vuelto a Bélmuz con mi esposa,
todos los años que diere
1080
vuelta el sol dorado al mundo
desde el Oriente al Poniente,
te inviaré, luego que enero
de estas Alpuijarras peine
cabellos de plata helados
1085
con las uñas de sus fuentes,
cuatro yeguas alheñadas
de cola, clin y copete,
con dos mallas jacerinas
y dos alfombras mequesinas
1090
y dos bordados jaeces,
cuyas piezas esmaltadas
se labren en Tafilete;
y el primer hijo que tenga,
de seis u de siete
1095
te inviaré para cautivo
dondequiera que vivieres.
Si ahora de esta verdad
quieres, Maledón, rehenes,
toma esta daga, cristiano,
1100
y en este brazo que hiere;
darete un lienzo de sangre,
con juramento solemne
por Mahoma y por Alá
de servirte eternamente.

Gallinato
1105
Déjame pensar un poco.

Pónese pensativo

Cardiloro
[Aparte]
(¡Ah, cielos; haced que piense
a mi remedio!)

Gallinato
(¿Si es engaño
lo que este moro promete?
¿Si me quiere así prender?
1110
Pero no, que claramente
me dice el alma el suceso.
¡Oh, fuerte brazo! ¿Qué emprendes?
¡Ah, don Lorenzo, mi tío,
sabe Dios lo que me debes,
1115
pues por darte libertas
a tal peligro me ofreces!
Sacarte yo de Granada
no es posible, aunque lo intente
con todo el poder del mundo,
1120
si no es que el mundo sujete.
Llevándome aqueste moro
con este engaño, hablarele,
y, con su favor y ayuda,
sacarle podré y volverme.
1125
Él es hecho temerario,
pero quien gloria pretende
en lo difícil la halla,
que lo fácil no la tiene.)
Alcaide, dame esa mano.
1130
¿Juras como hidalgo...

Cardiloro
Tenme
por infame, Gallinato,
cuando mi palabra quiebre.

Gallinato
¿De volverme a mi castillo
libre.

Cardiloro
Doila treinta veces.

Gallinato
1135
Mete tu mano en las mías,
que es pleito homenaje fuerte.

Cardiloro
Aquí la pongo y lo juro.

Gallinato
Pues camina. (¿Que esto intente?)

Cardiloro
(¿Hay tal valor de cristiano?)

Gallinato
1140
(¿Hay tal moro?)

Vuelve hacia el vestuario

Cardiloro
¿Dónde vuelves?

Gallinato
A decir que en mi castillo
una semana me esperen.

Cardiloro
Mercedes que de laurel
la fama adorne tu frente.


Jornada II

Salen Guadalara y el Rey de Granada

Rey
Redondilla
1145
Como lo hubiera entendido,
cree, hermosa Guadalara,
que a Cardiloro excusara
peligro tan conocido.
Redondilla
El no saber tu afición
1150
dio causa a tu descontento
porque tiene el pensamiento
la llave del corazón.
Redondilla
Este le cerró de suerte
que, con haberlo callado,
1155
es sin duda que has causado
a Cardiloro la muerte.

Guadalara
Redondilla
Fue su determinación
tan breve, que apenas pudo
dar el pensamiento mudo
1160
guardallave a la razón.
Redondilla
Y el determinarse fue
tan veloz en Cardiloro,
como se arroja al tesoro
el que en el campo le ve.
Redondilla
1165
Pero no sientas, señor,
que haya al Alcaide perdido,
porque el estimarle ha sido
más inclinación que amor.
Redondilla
No soy tan tierna ni creo
1170
que la Reina, mi señora,
no tiene menos agora
de mi remedio deseo.
Redondilla
Cuando casarme queráis
hidalgos hay en Granada.

Rey
1175
Al fin, ¿estás consolada?

Guadalara
Basta que merced me hagáis.
Redondilla
Pero, señor, ¿tan valiente
es ese Alcaide cristiano?

Rey
Que los habrá muerto es llano,
1180
por opinión de mi gente
Redondilla
que de Gallinato cuentan
cosas, que este así se llama,
que a los nueve de la fama
con sus hazañas afrentan.
Redondilla
1185
Tiembla de su nombre el moro;
hasta la invidia le alaba.

Guadalara
(Mas preciara ser su esclava
que mujer de Calidoro.
Redondilla
¿No es amor pequeña palma
1190
de tu poder insolente
que la fama de un ausente
me haya cautivado el alma?
Redondilla
¿Quién es este Gallinato?
¿Quién es este Meledón,
1195
que ha venido a ser ladrón
de mi desdén y recato?
Redondilla
¡Qué ordinario suele ser
de una mujer desdeñosa
venir a querer la cosa
1200
más imposible de haber!
Redondilla
Muere por este cristiano
tan atajado el deseo,
que a muchas cosas que veo
aborrezco y doy la mano.
Redondilla
1205
Gozarle y dejar de amar
es imposible y forzoso.)

Entra Aliatar

Aliatar
¿Hay caso más espantoso?

Rey
Pues ¿qué hay de nuevo, Aliatar?

Aliatar
Redondilla
Sobre un overo alheñado,
1210
con media lanza rompida,
la mano sinistra asida
en el tahelí tachonado;
Redondilla
lleno de lauro el copete
por toca de argentería,
1215
caído por bizarría
al hombro diestro el bonete,
Redondilla
Cardiloro denodado,
con Gallinato al estribo
rendido, humilde y cautivo,
1220
por Vivarrambla ha pasado,
Redondilla
dando más admiración
con un esclavo a Granada,
que en tiempo a Roma sagrada
con mil triunfos Escipión.

Rey
Redondilla
1225
¡Válgame Alá!

Aliatar
No te alteres,
que ya llega a tu real casa,
huyendo, por donde pasa,
hombres, niños y mujeres.
Redondilla
Que en mirar su cara puedo
1230
jurar por la vida tuya
no hay hombre a quien en la suya
no escriba su firma el miedo.

Guadalara
Redondilla
¿Que Cardiloro ha traído
a Gallinato?

Aliatar
Esto es cierto.

Entra Cardiloro con Gallinato de cautivo

Cardiloro
1235
Gracias doy a Alá que al puerto
de mi honor me ha conducido.
Redondilla
Dame esos pies.

Rey
Cardiloro,
los brazos te quiero dar,
mas no quisiera mirar
1240
estando en el coso al toro.
Redondilla
¿Para qué le traes aquí?
Que yo le viera mejor
desde un alto corredor.
Mas di: ¿es este?

Cardiloro
Señor, sí.

Rey
Redondilla
1245
¿Eres tú de quien se cuentan
tan notables hechos hoy?
¿Qué dices?

Gallinato
Que un hombre soy
que a tus pies hoy me presentan.

Llégase

Rey
Redondilla
Desvíate allá, no allegues
1250
a mis pies, guárdate allá.

Guadalara
[Aparte]
(Pues si ven mis ojos ya,
Amor, no es bien que me ciegues.
Redondilla
Robusto hombre, pero tiene
talle de muy hombre. Alabo
1255
mi ventura.)

Cardiloro
Aqueste esclavo,
señora, en tu nombre viene.
Redondilla
Recíbele, que ha cortado
de Rosarfe y de Zoraide
las vidas.

Guadalara
Valiente Alcaide,
1260
hoy quedas eternizado
Redondilla
con los nueve. En jaspe y bronce
pondrás tu nombre esta vez,
porque este los hizo diez
y tú, con tus hechos, once.
Redondilla
1265
Ya le recibo por mío.

Cardiloro
Y yo al Rey, con justa ley,
pido la palabra.

Guadalara
El rey
la cumplirá, yo lo fío.

Rey
Redondilla
Atentamente he mirado
1270
este hombre, y, visto bien,
no hallo en él por qué le den
la grandeza que le han dado.
Redondilla
Pensé, cuando no le vía,
que era Nembrot el gigante,
1275
que era Milón, que era Atlante
que el cielo en hombros tenía;
Redondilla
que era la sierpe lernea,
de Alcides fuerte conquista;
que echaba fuego su vista
1280
como el dragón de Medea,
Redondilla
y le hallo que es hombre, y hombre
que, si le quitáis la fama
que aqueste miedo derrama
con los ecos de su nombre,
Redondilla
1285
osaré ¡por Alá santo!
asirme a brazos con él.
Aliatar, llégate a él.

Cardiloro
No le menosprecies tanto,
Redondilla
que, puesto que le vencí,
1290
merece ser estimado,
que a no cogerle cansado
no le hubieras visto aquí.
Redondilla
Dos hombres mató primero.

Rey
Perdóname, Cardiloro,
1295
que, aunque eres hidalgo moro,
es Amor invencionero.
Redondilla
Antes que de Guadalara
goces, quiero saber hoy
si es Gallinato.

Gallinato
No soy,
1300
pues osas mirar mi cara.
Redondilla
Cuando yo era Meledón
y aquestos ojos abría,
a cualquiera que me vía
daba mal de corazón.
Redondilla
1305
Y si yo ahora lo fuera,
como fue en otro lugar,
¿quién me viera sin temblar?
¿Quién sin morir me moviera?

Rey
Redondilla
¿Eres basilisco, di?

Cardiloro
1310
Si allá en el campo, señor,
visto hubieras su valor,
no te pareciera ansí.
Redondilla
Al que está en ventana o torre
manso el toro le parece,
1315
y a muchas cosas se ofrece,
mas no al hombre que le corre.
Redondilla
Este es, señor, Meledón.

Guadalara
Bien lo muestra su fiereza.
esté cierto Vuestra Alteza.

Rey
1320
¿Habla por él tu afición?

Aliatar
Redondilla
Yo tengo un gran caballero
del real del rey Fernando
cautivo, que prendí cuando
vine de Archidona, y quiero
Redondilla
1325
traerle para que de él
te informes.

Vase

Rey
Parte, Aliatar.–
Cristiano, ¿tanto callar?

Guadalara
Es justo el silencio en él
Redondilla
porque se ve atado y preso
1330
y era en su tierra león.

Gallinato
(Mas callo por condición,
A ella aparte
mora noble, que por eso.
Redondilla
Por el camino he sabido
que eres premio de esa impresa,
1335
por donde ya no me pesa
de venir preso y vencido.
Redondilla
Goza al Alcaide mil años,
que es el moro más gallardo
que vi en mi vida.)

Guadalara
(¿Qué aguardo
1340
entre tantos desengaños?)

Rey
Redondilla
Aún no acabo de mirarte.

Gallinato
Creo que me has de obligar
a volver por mí y quedar
satisfecho de mi parte.
Redondilla
1345
Si lo que es valor de un hombre
en el corazón está,
¿quién le ha de ver, quién podrá
si no se pregunta al hombre?
Redondilla
A lo que has imaginado
1350
faltó lo que viste vivo,
o me quieres por cautivo
o me quieres por soldado.
Redondilla
Déjame, no me rescates,
con mi suerte mala o buena;
1355
cómprasme como cadena,
que quieres ver los quilates;
Redondilla
caballo o yegua comprada,
pues me pruebas, vengo a ser;
basta, que quieres hacer
1360
como quien compra una espada,
Redondilla
que no la puede probar
si no es riñendo con ella,
o viene a hacer tanto en ella
que al fin se viene a quebrar.
Redondilla
1365
¿Qué me quieres de esa suerte?
Basta el sarao que has tenido.
Como me miras vencido
no te parezco tan fuerte.
Redondilla
¿A qué niño no parece
1370
manso en la jaula un león?

Salen Aliatar y don Lorenzo de cautivo

Aliatar
Llega, que en esta ocasión
una duda al Rey se ofrece.

Don Lorenzo
Redondilla
¿Qué quiere Su Majestad
saber de mí?

Rey
Di primero
1375
quién eres.

Don Lorenzo
Soy caballero.

Rey
¿De qué suerte o calidad?

Don Lorenzo
Redondilla
Bien pudiera haber nacido
moro y sentarme a tu lado.

Rey
De esa suerte, siendo honrado,
1380
serás hombre conocido,
Redondilla
y también conocerás
a los hombres que lo son.
¿Quién es este?

Don Lorenzo
Meledón,
¿cómo vienes donde estás?

Gallinato
Redondilla
Preso estoy, amado tío.

Rey
1385
Que, en fin, ¿este es Gallinato?

Don Lorenzo
Sí, señor.
[Aparte]
(¡Ah, tiempo ingrato!)

Rey
¿Sin duda?

Don Lorenzo
Y sobrino mío.
Redondilla
[Aparte]
(¡Desdichada suerte muestra!)

Cardiloro
¿Hay, señor, más que probar?

Rey
1390
Alcaide, hoy te quiero dar
esta fe, esta mano diestra,
Dale la mano
Redondilla
no solo en que Guadalara
sea tuya, mas quiero darte
de mi Granada la parte
1395
que antes de heredar tomara.
Redondilla
Venid, que quiero casaros
y haceros mucha merced.

Cardiloro
Tus pies beso.

Rey
Esto creed.

Guadalara
[Aparte]
(¡Qué tarde vine a miraros,
Redondilla
1400
prendas de los ojos míos!
Pero ya no serán ojos,
que el rigor de los enojos
los han de volver en ríos.)

Vanse el Rey, Aliatar y Guadalara

Cardiloro
Redondilla
Oye, esclavo.

Gallinato
¿Qué me quieres?

Cardiloro
1405
¿Fuéronse ya?

Gallinato
¿No lo ves?

Cardiloro
Echarme quiero a tus pies.
De rodillas
Meledón, mi dueño eres.
Redondilla
Tu esclavo soy, vesme aquí.
Hierra este rostro, cristiano,
1410
Pon aquí tu noble mano,
que tengo vida por ti.

Don Lorenzo
Redondilla
¿Qué es esto que estoy mirando?

Levántale

Gallinato
Vete, por Dios, Cardiloro
que puede verte algún moro.

Cardiloro
1415
El Rey me queda aguardando.
Redondilla
Voime, y tú a la puerta aguarda
con tu tío, a quien también
haré que hoy libre me den,
o romperé hierro y guarda.

Gallinato
Redondilla
1420
Eso has de hacer, moro honrado.

Cardiloro
Tu esclavo me has de llamar.

Vase

Don Lorenzo
¿Qué es esto? ¿En qué ha de parar?
Sobrino, ¿estás encantado?

Gallinato
Redondilla
Dadme esos brazos, señor,
1425
pues con aqueste he fingido
venir cautivo y vencido,
vencido de vuestro amor.
Redondilla
Aquesta mora le han dado
por vencerme, y él a mí
1430
a vos me ha de dar, que así
queda entre los dos tratado.
Redondilla
No tengáis pena de veros
cautivo.

Don Lorenzo
Quiero abrazarte
una y mil veces y darte
1435
mil gracias.

Gallinato
Esto es haceros
Redondilla
el más pequeño servicio,
pues sangre no me ha costado.

Don Lorenzo
Con aquesta hazaña has dado
de bravo español indicio.

Gallinato
Redondilla
1440
Retiraos, que siento gente,
y parece que dan gritos.

Salen Zarabo y Genildo, moros, y Argén, cautivo, con una caja do estaba la imagen de Nuestra Señora

Argén
Si con ruegos infinitos
vuestra dureza no siente
Redondilla
lo que estimo esa Señora,
1445
el dinero que tenía
para rescatarme el día
que el mundo su parto adora,
Redondilla
os daré y me quedaré
cautivo toda mi vida.

Zarabo
1450
Deja de tenerla asida,
perro, que te mataré.

Argén
Redondilla
Pues ¿qué ha de hacer de ella?

Zarabo
Quiero
darla al fuego.

Genildo
Si el esclavo
te da el dinero, Zarabo,
1455
¿no es mejor?

Gallinato
(¡Oh, caso fiero!
Redondilla
Oye, señor, lo que pasa.)

Argén
¿De qué tienes tanto enojo?

Zarabo
¿Pensarás que ha sido antojo?
Esta es fuego de mi casa.

Genildo
Redondilla
1460
¡Esta! ¿Cómo?

Zarabo
Oye, Genildo:
Bien has visto a mi Almanzor.

Genildo
¿Quién?

Zarabo
A mi hijuelo mayor.

Genildo
Pues bien, ¿qué ha hecho?

Zarabo
Oíldo:
Redondilla
Llevábale cada día
1465
a su mazmorra este viejo,
y a esta imagen, que es su espejo,
que allá la llaman María,
Redondilla
las rodillas por el suelo
le ponía y le enseñaba
1470
su ley.

Genildo
¡Brava cosa!

Zarabo
¡Brava!

Gallinato
(¡Oh, hermosa Reina del cielo!
Redondilla
¿Qué haré, que temblando estoy?

Don Lorenzo
Calla, y déjalos, sobrino.

Gallinato
No podré, que a su divino
1475
nombre muy devoto soy.)

Genildo
Redondilla
¿Y ha aprendido cosa alguna?

Zarabo
Vesle aquí do viene. –Argen,
pregunta, y verás cuán bien
te responde y te repugna.

Sale Almanzor, niño, de moro

Genildo
Redondilla
1480
¿Almanzor?

Almanzor
¿Qué me querer?

Genildo
Ved cuál habla el aljamía.

Zarabo
Ya no sabe algarabía
ni para solo comer.

Genildo
Redondilla
¿Tú eres cristiano?

Almanzor
Pues ¿qué?
1485
Galgo ¡mal año! que yo
ser bon cristiano.

Argén
Esto no.

Gallinato
(¡Que efecto de nuestra fe!)

Genildo
Redondilla
¿Tú cristiano?

Almanzor
E ben saber
la dotrina e los articos.

Genildo
1490
¿Quién te lo enseña?

Almanzor
Otros chicos.

Genildo
¿Y este?

Almanzor
No le conocer.

Zarabo
Redondilla
¿Tu ley dejas? –¿Cómo aplaco,
Genildo, mi brazo fiero?

Almanzor
Estar Mahoma arrïero;
1495
no le creer, que es beliaco.

Zarabo
Redondilla
¿Esto sufro, santo Alá?
Perro, aquí me vengaré.

Almanzor
Dalde, imagen, bona fe.

Zarabo
¡Perdida mi casa está!
Redondilla
1500
No mato al esclavo perro
por no perder el rescate.

Gallinato
(Deja, tío, que le mate.

Don Lorenzo
¿Con qué palo o con qué hierro?

Gallinato
Redondilla
Yo sé que de una puñada
1505
le dejaré sin sentido.

Don Lorenzo
Y muerto el moro, o herido,
¿cómo saldrás de Granada?

Gallinato
Redondilla
La Señora que defiendo
me sacará.

Don Lorenzo
Pues ¿qué, pides
1510
milagros?

Gallinato
¿Esto me impides?
Por vengarla estoy muriendo.)
Redondilla
Suelta la imagen.

Ásela

Zarabo
¿Quién eres,
que te atreves de ese modo?

Gallinato
¿Quién soy? Soy el mundo todo.

Zarabo
1515
Perro, ¿quitármela quieres?

Gallinato
Redondilla
Suelta, perro.

Dale una puñada y cáese

Zarabo
¡Ay, que me ha muerto!

Argén
¡Oh, cautivo, que has quitado
la vida a un Alcaide!

Gallinato
Y dado
a mi vida mejor puerto.

Vanse Argén y el Niño huyendo

Genildo
Redondilla
1520
¡Aquí del Rey! ¿Guarda? ¿Gente?
¡Infame, date a prisión!

Gallinato
¡Ay, mi querido bastón!
¿Qué haremos?

Don Lorenzo
Morir.

Sale Sultán con la guarda

Sultán
Detente.

Gallinato
Redondilla
¡Que no tuviera, Señora,
1525
algo con qué defenderos!

Sultán
¿Qué es esto?

Genildo
Que estos dos fieros
han muerto a Zarabo ahora.

Sultán
Redondilla
¿Con qué armas?

Genildo
No lo sé.

Gallinato
Y si saberlo te agrada,
1530
no fue más de una puñada;
llega y cómo te diré.

Sultán
Redondilla
¿Por qué le has muerto?

Gallinato
Quería
dar al fuego la que ves.

Sultán
Pues esa, esclavo, ¿quién es?

Gallinato
1535
Es la imagen de María.

Sultán
Redondilla
¿Por eso no más?

Gallinato
Si vieras
que un cristiano te quemaba
a tu Mahoma y que estaba
diciendo arrogancias fieras,
Redondilla
1540
siendo Mahoma un tizón
del infierno, ¿no llegaras
y la vida le quitaras?
Pues di: ¿qué comparación
Redondilla
puede tener la que es Reina
1545
en los cielos, la gran Madre
de Dios, la que alaba el Padre
y es de los ángeles Reina?
Redondilla
Por esto, no ha sido poco.

Sultán
¿No basta ser homicida,
1550
sino blasfemo? En mi vida
he visto esclavo tan loco.
Redondilla
¿Cúyo eres?

Gallinato
Soy, Muley,
del alcaide Cardiloro.

Sultán
Él ha muerto un noble moro.
1555
No importa, aunque sea del Rey.–
Redondilla
Y tú, ¿cúyo eres?

Don Lorenzo
Yo
soy esclavo de Aliatar.

Sultán
Dejaos las manos atar.

Gallinato
(Tío, ¡moriremos!

Don Lorenzo
No,
Redondilla
1560
que con estas alabardas
nos han de pasar: olvida
tu valor; dure la vida.)

Gallinato
Pues, ya ¿qué remedio aguardas?
Redondilla
¡Atadme con la ocasión,
1565
moros, de mi muerte amada,
que así, con ella, abrazada,
será gloria mi prisión!
Redondilla
Si el hijo de esta Señora
murió por mí, muera yo
1570
por ella!

Átanle las manos

Don Lorenzo
¡Que al fin se ató
esa mano vencedora!
Redondilla
¡Atad, moros, al segundo
del mejor de los cristianos,
que atadas aquellas manos,
1575
podéis atar las del mundo!

Gallinato
Redondilla
De la causa alegre quedo,
pero quisiera tener
con qué poder ofender,
pues defenderme no puedo.

Sultán
Redondilla
1580
Para cosas como estas
no es menester consultar
al Rey; bien podéis llevar
la leña y el palo a cuestas.

Vanse, y salen el rey Fernando, la Reina, Tello, Nuño, don Rodrigo Girón

Rey Fernando
Terceto
Con la buena vida de Correa,
1585
maestre de la cruz de Calatrava,
marche mi campo al centro que desea.
Terceto
Ya no será razón que viva esclava
la gran Sevilla del alarbe moro,
que humilla su cerviz, su nombre acaba.
Terceto
1590
No me lleva codicia de tesoro
ni el ver que sea la ciudad más bella
que vio la que pasó de Grecia el toro,
Terceto
sino amores que tengo ya con ella,
porque sé que ha de ser mi amada esposa
1595
y he de tener mi eterna casa en ella.

Doña Juana
Terceto
¡Mucho la amáis! ¡Mirad que estoy celosa!

Rey Fernando
Pues no tenéis de qué, señora mía,
que en mí sois vos la joya más preciosa.
Terceto
De aquesta gran ciudad, en profecía,
1600
dicen que del gran mar será la puerta
para el tesoro que la India cría,
Terceto
y que de mí vendrá, por quien abierta,
a las columnas de Hércules agrada
la impresa de la tierra descubierta.

Doña Juana
Terceto
1605
Merece ser de vos Sevilla amada;
conquistalda, Fernando, que esta impresa
la fama tiene para vos guardada.

Nuño
Terceto
Nuestra gente jamás de pedir cesa
a voces que partáis.

Don Rodrigo
Que ha de seguiros
1610
hasta la muerte con valor confiesa.

Tello
Terceto
Pues os partís, señor, quiero advertiros
que dejéis al castillo de Chincoya
Alcaide tal que pueda bien serviros,
Terceto
que bien sabéis que su frontera apoya
1615
lo que del reino de Jaén ganastes,
y juró el moro darle el fin de Troya.
Terceto
Digoos esto, señor, porque dejastes
en él Alcaide desleal, ingrato,
a la espada y favor con que le honrastes.

Rey Fernando
Terceto
1620
A Meledón Rodríguez Gallinato
puse en Chincoya y di mi noble espada;
pues ¿cómo, Tello, en él hay falso trato?

Tello
Terceto
Su tío y él se dice que a Granada
se han ido a volver moros.

Rey Fernando
Eso, ¿es cierto?

Tello
1625
Y la plaza dejó desamparada.

Rey Fernando
Terceto
¡Extraño mal! ¡Extraño desconcierto!

Doña Juana
¿Que aquel famoso fronterizo ha sido
traidor al Rey?

Nuño
Señora, será incierto.

Tello
Terceto
Soldados estas nuevas han traído.

Don Rodrigo
1630
No puedo yo creer de don Lorenzo
caso tan deshonrado y abatido.

Rey Fernando
Terceto
Ya de haberlos honrado me avergüenzo.
Partid, Tello, a Chincoya con mi carta.
¡Qué mal la impresa a que salí comienzo!

Tello
Terceto
1635
¿A qué quieres, señor, que al fuerte parta?

Rey Fernando
A ser Alcaide en él. Ocupa, Tello,
la plaza del que ya de Dios se aparta.
Terceto
Di que te den mi provisión y sello.

Nuño
(¡Extraño caso!)

Don Rodrigo
(¡Extraña desventura!)
1640
Menos lo he de creer si vengo a vello.

Rey Fernando
Terceto
¿Qué hice yo al Alcaide, que procura
servir al moro tan injustamente?
¿Qué agravio le ha obligado a tal locura?

Don Rodrigo
Terceto
Mira, señor, que Meledón valiente
1645
habrá hecho, sin duda, con su tío
este disfraz para engañar la gente.

Doña Juana
Terceto
Eso en el cielo y su valor confío,
y que a Granada a alguna cosa fueron.
Si mi crédito vale, yo los fío.

Rey Fernando
Terceto
1650
Bien puede ser, aunque, en efecto, dieron
mala cuenta del fuerte, que, entre tanto,
a punto de perderle se pusieron.
Terceto
Bien es que le defienda.

Doña Juana
El cielo santo
guarde tus años.

Rey Fernando
Vamos, Reina mía,
1655
que hoy mi ejército de Écija levanto.

Doña Juana
Terceto
Deseo, por ser prenda de valía,
Rey, que os den de Sevilla la corona;
¡del mundo merecéis la monarquía!

Tello
¡Guarden los cielos tu real persona!

Vanse, y salen Aliatar y Cardiloro

Cardiloro
Redondilla
1660
Esto ha pasado, Aliatar,
este secreto te fío.

Aliatar
Haz cuenta, Alcaide, que es mío,
bien me lo puedes fiar.

Cardiloro
Redondilla
No he vencido a Meledón
1665
con la espada peleando,
vencí su pecho rogando,
y su noble condición.
Redondilla
Dame el cristiano, su tío,
darete por él seis hombres,
1670
que allá se estiman sus nombres
lo que entre moros el mío;
Redondilla
y, si no, señala un plazo
y una villa te daré.

Aliatar
Rompes de mi amor la fe
1675
y de mi amistad el lazo.
Redondilla
Poco has fiado de mí,
pues solo estoy invidioso
de este cristiano famoso
que ha sido esclavo por ti;
Redondilla
1680
cuando no fuera contigo
mi amor y amistad tan cara,
este hombre me enseñara
lo que he de hacer por mi amigo.
Redondilla
Lleva en buen hora a los dos
1685
cuando lleves a tu esposa.

Cardiloro
Has hecho por mí la cosa
que más estimo, por Dios.
Redondilla
Dame esos pies.

Entra Guadalara alterada

Guadalara
Por Alá
que si esto consiente el Rey,
1690
que sin nobleza y sin ley
su bárbaro pecho está.

Cardiloro
Redondilla
¿Qué es aquesto, esposa mía?

Aliatar
Guadalara, ¿qué es aquesto?

Cardiloro
¿Quién en tus rosas ha puesto
1695
nieve tan pálida y fría?

Guadalara
Redondilla
A tu esclavo y a su tío
Sultán…

Cardiloro
¡Habla!

Guadalara
(¡Estoy turbada!)
¡Llevan fuera de Granada!

Cardiloro
¿Adónde el esclavo mío?

Guadalara
Redondilla
1700
A ponerle en palo y fuego
porque mató…

Cardiloro
¿A quién?

Guadalara
No sé.
En defensa de su fe
y de su cólera ciego.

Cardiloro
Redondilla
¿Con qué armas?

Guadalara
No tenía armasN
X
Nota del editor

Para conservar la rima debería ser “Armas no tenía”.

.

Cardiloro
1705
Pues ¿qué?

Guadalara
Con las manos.

Cardiloro
¡Oh, espejo de los cristianos
y prez de la valentía!
Redondilla
¡Ponte a caballo, Aliatar,
que me va la vida en esto!

Aliatar
1710
¡Moriré contigo!

Cardiloro
¡Presto!
¿Si podré a tiempo llegar?

Guadalara
Redondilla
Si en algo no te detienes,
gozarás de la ocasión.

Aliatar
¡Vamos!

Cardiloro
¡Guarda en tal sazón
1715
esa lealtad que mantienes!
Vanse, y queda Guadalara
Soneto
Esclavo de mis ojos, ya he sabido
que nunca te venció quien te lo llama,
que quien ama no calla a lo que ama
lo que callar mejor hubiera sido.
1720
A vencerme veniste no vencido,
pero el traidor que así quiere tu fama,
infamar, apagando aquesta llama,
¿me ha de ganar quedando tú perdido?
Luego a Bélmez me voy, pero pretendo
1725
buscarte desde allí, cristiano. Espera
y no te hieles, pues por ti me enciendo;
que en hombre no ha de haber alma tan fiera
que, amándole, rogando y persuadiendo,
no se convierta de diamante en cera.

Vase, y aparecen en el muro Soldados, Campuzano y Carpio, y Tello abajo con la provisión

Carpio
Redondilla
1730
No entraréis en el castillo,
bien nos podéis perdonar.

Tello
¡Soldados!

Carpio
No hay que tratar,
mejor podréis combatillo.

Tello
Redondilla
Pues ¿cómo esta provisión
1735
del Rey en poco tenéis?

Carpio
La provisión que traéis
fue con mala información.

Tello
Redondilla
¡Eso es ya mucha nobleza!
Haced luego lo que os toca.

Carpio
1740
A su firma doy la boca
y a su sello la cabeza,
Redondilla
pero a vos, Tello, esta vez,
no hemos de abrir el castillo.

Tello
¡Haré yo por fuerza abrillo!

Carpio
1745
¿Tan riguroso jüez?
Redondilla
¿Qué gente viene con vos?

Tello
¿No basto yo solo?

Campuzano
Así,
llegad y abridle.

Tello
¡Eso sí!

Carpio
Llegad y abridle, por Dios,
Redondilla
1750
que si lo pensáis hacer
con la llave de la espada,
está la maestra echada
y no la podréis torcer.

Tello
Redondilla
Abrirala este Fernando
1755
que traigo en este papel.

Carpio
Sí abrirá, que para él
está abierto y aguardando,
Redondilla
y tú lo imposible aguardas.

Tello
¿Esto tiene el Rey aquí?

Campuzano
1760
Venga el Rey, que para ti
están mudadas las guardas.

Carpio
Redondilla
Vuélvete, y di que a Granada
fue su Alcaide y señor mío,
a rescatar a su tío,
1765
cautivo en una celada.

Tello
Redondilla
Leed solo este renglón,
veréis lo que dice aquí.

Dales la provisión con algo, y tómala Carpio

Carpio
¿A ver?

Tello
Lee.

Carpio
Dice así:
“Que por cuanto Meledón
Redondilla
1770
es ido a volverse moro,
según que estoy informado…”
pCampizano Miente el villano afrentado
que ha ofendido su decoro.

Carpio
Redondilla
Y vos, Tello, norabuena.

Campuzano
1775
(¡Ah, invidia!, ¿qué no podrás?)

Carpio
¡Vive Dios, si aquí te estás,
que te arrojen una almena!
Redondilla
No lo sepan sus soldados,
que le adoran. ¡Vete luego!

Tello
1780
¡Quedad con Dios!

Carpio
¡Oh, reniego
de los servicios pasados!
Redondilla
¡Ved qué pasa!

Campuzano
¿Tú no ves
que es siniestra información?

Carpio
Si lo sabe Meledón
1785
menester habrá los pies.

Vanse

Tello
Redondilla
Mucho la invidia ha podido
del privar de aqueste hidalgo,
corrido en extremo salgo
y en extremo arrepentido.
Redondilla
1790
¡Falsa fue, por Dios, la nueva!
¡Mal hice en hablar al Rey!

Salen Zulema y Fátima con sus hatillos, que se van

Zulema
Por él dejalde su ley,
ya no agradalde que venga.

Fátima
Redondilla
¿Qué decir, Zulema?

Zulema
Digo
1795
que estar moro Meledón,
y que ser bona ocasión
para gamenar contigo.
Redondilla
Venir, Fatima, al Granada,
que aliá parir el perrillo.

Fátima
1800
Aquí estar un cristianilio.

Zulema
Ahoro, a Dios tenelde espada.

Tello
Redondilla
(Gente del fuerte salió.)
¿Quién va allá?

Zulema
Dos vizcaínos
que andamos por los caminos.

Tello
1805
¿Adónde vais?

Zulema
¿Quién?

Tello
Vos.

Zulema
¿Yo?

Tello
Redondilla
¡Paso, no tengáis temor!

Zulema
Santiago, Galicia vaya.

Tello
¿De qué lugar de Vizcaya?

Zulema
Del Pujarra xer, xenior.

Tello
Redondilla
1810
¡Vos sois, por Dios, buen hidalgo!
¿Voy bien a Écija?

Zulema
Sí.

Tello
¿Por dó?

Zulema
Andalde por allí.

Tello
Adiós.

Vase

Zulema
Adiós, xenior galgo.
Redondilla
¿Querer que mate este berro?

Fátima
1815
Dejar, partamos aína.

Entran Gallinato y don Lorenzo en hábito de moros y con la caja de Nuestra Señora

Gallinato
Seguro, señor, camina.

Don Lorenzo
Hubiéramos hecho yerro
Redondilla
a no tomar este traje.

Gallinato
¡Bravo moro es Cardiloro!

Don Lorenzo
No he visto celoso toro
1820
que así de los montes baje
Redondilla
como al tiempo de querer
darnos garrote llegó.

Gallinato
¡Bien la amistad me pagó!
No le queda más que hacer,
Redondilla
1825
que si yo le di una dama,
él me dio la vida a mí.

Fátima
(Dos moros venir allí;
o te acercar o los llama.

Zulema
Redondilla
Ven, decir que compañía
1830
suya segoros andar.)
Favor, hidalgos, nos dar,
que andar huyendo este día
Redondilla
de este castillo a Granada.

Don Lorenzo
(Por moros nos han tenido.)

Gallinato
(Oíd, por Dios, que han caído
1835
los perros en la celada.)
Redondilla
Perros, ¿dónde vais?

Zulema
Decir
que tú estar moro en Granada
e con provisión sellada,
otro allá, que aquí venir,
Redondilla
1840
que llaman Tello, e con esto,
no querer servir a quien
no xer xenior.

Don Lorenzo
¡Dices bien!

Zulema
¿Dónde andar así? ¿Qué es esto?
Redondilla
Vólvete, xenior, a casa,
1845
que andar con beliaquería
por quitarte el alcaldía.

Gallinato
¿Esto hace Tello? ¿Esto pasa?
Redondilla
¿Abriéronle?

Zulema
No, xenior,
que tener bonos soldados;
1850
decir que falsos recados
tener el Tello.

Gallinato
¡Ah, traidor!
Redondilla
¿Irá lejos?

Zulema
Carca andar.

Gallinato
Toma esta caja y al fuerte
la lleva, y di de la suerte
1855
que le vamos a buscar;
Redondilla
dala a Carpio o Campuzano.

Vanse Gallinato y don Lorenzo

Zulema
¡Que me placer! Ir con Dios.–
Vosancé, ¿qué decir vos?

Fátima
Que temblar yo de so mano.

Zulema
Redondilla
1860
Caliar, que mejor ha sido,
que agora andar más segoros,
e más con estos tesoros.

Fátima
Zolema, tú andar berdido;
Redondilla
vólvete, Zolema, al forte.

Zulema
1865
¡Volver, diablo, vosancé!
¿Lo barriga, por me fe,
te volvemos de esa sorte?
Redondilla
Si te querer ir, adiós.

Fátima
Zolema, primero ver
1870
qué llevar.

Zulema
Eso querer.
Tenelde a esa parte vos.

Fátima
Redondilla
¡Ay, Alá! ¿Qué venir dentro?

Abren la caja, ven a la Virgen, y admíranse

Zulema
¡Caliar, Fátima, en mal hora!

Fátima
¿Qué ser eso?

Zulema
Una Señora.
1875
¡Por Mahoma, lindo encuentro!
Redondilla
¡Todo temblar en miralda!

Fátima
Yo, Zolema, conocelda.

Zulema
Yo también; pero ¿qué hacelda?

Fátima
No la llevaré, dejalda.

Zulema
Redondilla
1880
Parece en estar merando;
me la he cobrado afición.

Fátima
Ya me decir corazón
que se cristiana.

Zulema
¿Tú? ¿Cuándo?

Fátima
Redondilla
Ahora.

Zulema
También a mí.

Fátima
1885
Prometeldo.

Zulema
El niño tierno
me decir garda el infierno.
¿Querer ser cristiana?

Fátima
Sí.

Salen Carpio, Salcedo y Campuzano buscándolos

Salcedo
Redondilla
Por aquí, sin duda, van.

Carpio
¡Grande enojo le daremos
1890
si los cautivos perdemos!

Campuzano
Paso, Salcedo, ¡aquí están!
Redondilla
¡Ah, bellacos, perros!

Zulema
Vos
estar berro, yo cristiano.

Campuzano
¿Qué mira y tiene en la mano?

Carpio
1895
La Virgen, madre de Dios.
Vase Campuzano
Redondilla
¿Quién os la dio?

Zulema
Mi xenior.
Venir con su tío aquí
y esta me haber dado a mí,
a quien ya tener amor.
Redondilla
1900
Ir a buscarle aquel Tello
y decir que esta guardar.

Salcedo
No le vamos a buscar,
pues es tan cierto ofendello,
Redondilla
sino esta imagen llevemos
1905
a la capilla del fuerte.–
¿Quieres cristiano volverte,
Zulema?
Zulema Allá te diremos.

Vanse, y salen al muro el rey Fernando, la Reina, Nuño, Don Rodrigo y Tello; la Reina con vaquero, espada y sombrero

Rey Fernando
Terceto
¿Moros decís que a nuestro muro llegan

Tello
Mírelos Vuestra Alteza por el campo,
1910
con la braveza que las lanzas juegan.

Rey Fernando
Terceto
Cuando la planta por su arena estampo,
de otra suerte se atreven.

Doña Juana
¿Ya se os niegan
viendo que estáis, cual de la nieve al ampo,
Terceto
esos bríos?

Tello
Señor, darme el castillo
1915
no quisieron. ¡Yo sé si acá llegarán!

Rey Fernando
(¡Notable cosa fue no recibillo!)

Tello
Terceto
Y apostaré que al moro le entregaran.

Don Rodrigo
Dos moros vienen.

Rey Fernando
¡No podré sufrillo!

Doña Juana
Junto a los muros los caballos paran.

Don Rodrigo
Terceto
1920
Dejaldos, Rey, llegar.

Rey Fernando
Toca a rebato.
¿Que así se atrevan en presencia mía?

Don Rodrigo
¡No seré yo Girón si no los mato!

A caballo don Lorenzo y Gallinato, con adargas y lanzas y unos velos en la cara

Gallinato
Romance (tirada)
Rey famoso Don Fernando,
tú que a Sevilla conquistas,
1925
digno del nombre que tienes
y de que mil años vivas.
Flor de Francia, doña Juana,
reina famosa y divina,
que con la casa que tienes
1930
distes lises a Castilla;
fuerte Rodrigo Girón,
Nuño de Lara y Arista
y los demás que a ese muro
hacéis corona tan rica,
1935
cese el rebato y oíd,
por ser ya costumbre antigua,
al alcaide Cardiloro.

Rey Fernando
¿Qué le diré?

Doña Juana
Que prosiga.

Rey Fernando
Prosigue, moro, ¿qué quieres?

Gallinato
1940
Escucha: así de Sevilla
goces la corona, Rey,
hecha de su verde oliva.
Tres moros llegamos juntos,
porque el Rey nos prometía
1945
a la hermosa Guadalara,
mora rica y bien nacida,
al castillo de Chincoya,
de Gallinato alcaldía,
para prendelle en batalla,
1950
porque era el precio su vida.
Salió, y matando los dos,
vio que yo le resistía
y yo vi que era imposible
vencer a la fuerza misma.
1955
Allí nació la amistad
de las armas sacudidas.
Yo le pedí que a Granada
fuese conmigo aquel día,
fingiendo ser mi cautivo,
1960
para más ventura mía.
Él, por librar a su tío,
que de Aliatar en cuadrilla
cautivo llegó a Granada,
irse conmigo imagina.
1965
Diome el Rey mi amada mora
y desposeme aquel día.
Porque tenga Meledón
más esclavos que le sirvan,
queda en Granada a librar
1970
su tío, donde ejercita
la industria, porque se embota
la espada con las desdichas.
Supe yo corriendo ayer
esta campaña, que pisan,
1975
a pesar de nuestras yeguas,
los caballos de Castilla,
que os ha dicho cierto hidalgo,
que Tello Hernando apellidan,
que Meledón y su tío
1980
ya de vuestra fe se olvidan,
y que le ha pedido al Rey
de Chincoya la alcaldía,
que se la dio, no sabiendo
que es todo engaño e invidia,
1985
por lo cual vengo en su nombre
a sustentar que es mentira,
como su amigo, obligado,
viendo que el honor le quitan.
Dadme licencia, buen Rey,
1990
que tales palabras diga:
¡Mientes, mientes, Tello Hernando,
de traición y de malicia!
Baja de los altos muros,
que quien te reta se obliga
1995
a sustentar lo que dice
antes que se acabe el día.

Tello
Moro infame, lo que he dicho
muchos hidalgos lo afirman;
si no es verdad, no lo sé.

Gallinato
2000
Pues ¿para qué lo decías?
El hidalgo honrado, Tello,
que al lado del Rey camina,
ni trae en su boca nuevas
ni ajena fama lastima,
2005
que el que habla mal en ausencia,
donde no hay quien le resista,
cerca está de que le afrenten.
¡Baja, baja, por tu vida!

Tello
Aguarda, perro.

Gallinato
Aquí espero.

Vase Gallinato y queda su tío

Don Lorenzo
2010
Vete esos valles arriba
que yo detendré la gente
para que nadie te siga.

Doña Juana
Redondilla
¿Veis, señor, que Meledón
era honrado caballero?
2015
En su nombre daros quiero
tan justa satisfacción.

Rey Fernando
Redondilla
Después de aquesta conquista
he cumplido un gran deseo.

Doña Juana
Uno de los moros veo
2020
y el otro pierdo de vista.

Rey Fernando
Redondilla
Ah, moro, que te has quedado,
¿tienes algo que decir?

Don Lorenzo
Sí tengo, ¿quiéresme oír?

Rey Fernando
Sí quiero, di, moro honrado.

Don Lorenzo
Redondilla
2025
No soy moro, Rey cristiano.
Don Lorenzo Juárez soy,
que tan bien pagado voy
de tu generosa mano.
Redondilla
Pero no te culpo a ti,
2030
tienes malos consejeros.–
Perdonadme, caballeros,
que a nadie señalo aquí,
Redondilla
pues quien la culpa ha tenido
ya paga su falso trato
2035
a manos de Gallinato,
que ha sido el moro fingido.
Redondilla
Ya se encuentran, ya le rompe
con el asta el traidor pecho.
¡Muchas traiciones le ha hecho!
2040
¡Mucho la invidia corrompe!
Redondilla
Si en tu servicio me quieres,
Rey, invíame a llamar.

Rey Fernando
¡Prendedle!

Don Lorenzo
Manda bajar
un escuadrón si quisieres.

Vase

Rey Fernando
Redondilla
2045
Id luego, Nuño de Lara.

Nuño
Mirad, señor, que es amigo.

Rey Fernando
Pues bajad vos, don Rodrigo.

Don Rodrigo
Si te sirviera bajara,
Redondilla
pero don Lorenzo tiene
2050
razón.

Doña Juana
¿Cómo, si ha quebrado
la palabra que me ha dado
y alterar el campo viene?
Redondilla
¡Por vida del Rey, que luego
le han de prender!

Don Rodrigo
Pues yo voy.

Doña Juana
2055
Ciega de venganza estoy.

Rey Fernando
Y yo de cólera ciego.

Vanse, y salen Campuzano, Carpio y Salcedo

Carpio
Endecasílabos sueltos (tirada)
¡Qué buena nueva a Meledón espera
volviéndose cristianos sus esclavos,
porque los ama por extremo!

Campuzano
2060
El cielo con bien le traiga a su castillo y casa,
que oí decir que fue a hablarle a Tello,
y temo que si el Rey acaso le oye
algún atrevimiento, parte sea
para que venga con desgracia suya.

Carpio
2065
No temas de su ingenio que no sepa
en esos tiempos reprimir la cólera.
¡Buena queda la imagen!

Salcedo
Es imagen
de la que fue tan buena, que ninguna
de todas las criaturas fue más buena.
2070
¡Oh, cómo se ha de holgar, que es en extremo
devoto de la Virgen!

Sale Zulema

Zulema
¡Presto, presto!

Carpio
¿Qué tenemos, Zulema?

Zulema
Buenas noches.
Un moro estar al porta del castilio
que os pedir desafío.

Carpio
Dile que entre
2075
y escoja el escudero que le agrade.

Zulema
Ya estar peado. Veislo aquí; cataldo.

Entra Gallinato con una lanza, embozado

Gallinato
¿Hay alguno que pruebe aquesta lanza?

Carpio
Escoge de los tres el que quisieres,
o llamaremos los demás.

Gallinato
No quiero
2080
a los demás, que tres, aunque son pocos,
bastan para cortar aquesta cólera.

Zulema
Moro del diablo, vosancé, si quiere
cortar cólera, tome dos naranjas
e no probar soldados de mi amo;
2085
yo os consejo.

Gallinato
¿Qué dice el perro infame?

Zulema
Soltar, Garpio, la espada. ¡Solat! ¡Solta!

Gallinato
¿A mí, Zulema?

Zulema
¿Quién ser vos?

Gallinato
Tu amo.

Descúbrese

Zulema
¡Joro a Dios que es mi amo, Campuzano!

Gallinato
Dadme esos brazos todos.

Carpio
¡Señor mío!

Salcedo
2090
¿Cómo vienes así?

Gallinato
Largas historias
tengo que os referir aquesta noche.

Salcedo
¿Está libre tu tío?

Gallinato
Libre queda.

Salcedo
¿Hallaste a Tello?

Gallinato
Tello queda muerto.

Carpio
¿Qué imagen es aquella que inviaste?

Gallinato
2095
También sabréis después ese suceso.

Carpio
Zulemilla es cristiano, y también Fátima,
milagro que la imagen santa ha hecho.

Gallinato
¿Que eres cristiano?

Zulema
No tener el agua
hasta que tú venir a ser badrino.

Salcedo
2100
Un moro de acaballo viene al fuerte.

Campuzano
Aún no has llegado, ya vendrán a verte.

Sale Guadalara a caballo en hábito de moro, con lanza y adarga

Guadalara
Noble Meledón Rodriguez,
alcaide de esta frontera,
oye atento si me escuchas.

Gallinato
2105
Di, moro, que Alá mantenga,
que yo soy, aunque me ves
con tan diferentes señas,
que el traer este vestido
no fue gusto sino fuerza.

Guadalara
2110
Yo ya te conozco, lobo,
lobo que matas ovejas,
y traes su piel vestida
porque las otras no teman.

Guadalara
¿De dónde eres?

Guadalara
De Granada.

Gallinato
2115
¿Cómo te llamas?

Guadalara
Zulema.

Gallinato
¿A qué vienes?

Guadalara
A matarte.

Gallinato
¿Y podrás?

Guadalara
Alá lo quiera.

Gallinato
¿Qué te he hecho?

Guadalara
Hasme agraviado.

Gallinato
2120
No lo sé.

Guadalara
Aunque no lo sepas.

Gallinato
¿Cómo?

Guadalara
Matando a mi padre.

Gallinato
¿Tienes razón?

Guadalara
Tengo fuerzas.

Gallinato
Dime adónde.

Guadalara
Fue en Granada.

Gallinato
¿Cuerpo a cuerpo.

Guadalara
Fue sin guerra.

Gallinato
2125
¿Sobre qué?

Guadalara
Sobre una imagen.

Gallinato
Ya te conozco en las señas.

Guadalara
Dístele, perro cristiano,
tal puñada en la cabeza,
que le echaste por los ojos
2130
la sangre en sesos revuelta.
Sacáronte de Granada,
llevando a cuestas la leña,
con don Lorenzo, tu tío,
para quemarte en la vega.
2135
Vino Cardiloro entonces
con cien hombres de pelea,
y, librándote la vida,
me ha dejado con la afrenta.
Cuando supe que eras tú
2140
y el Rey supo que tú eras,
su enojo con mis agravios
remite a mi diligencia.
Yo he venido, como ves;
hoy, Gallinato, te reta
2145
Zulema el moro, en el nombre
de mi buen padre Zulema.
Cuerpo a cuerpo he de matarte
sin palabras descompuestas.
¿Quieres que me apee?

Gallinato
Sí;
2150
aquí, morillo, te apea.–
Entraos vosotros allá.

Carpio
Subamos a las almenas.

Zulema
¡Ah, pobre de ti, morillo!
Por ser Zulema me pesa.

Vanse todos; apéase Guadalara y desciende Gallinato

Gallinato
Redondilla
2155
Ya estás, buen moro, en campaña.
¿Daranme lanza?

Guadalara
No quiero
más de probarte el acero,
fuerte defensor de España.

Gallinato
Redondilla
Pues vesle aquí, saca el tuyo
Mete mano
2160
y aquesta batalla hagamos;
mas desiguales estamos,
goce Marte lo que es suyo.
Redondilla
Tú eres rapaz, yo soy hombre;
la espada quiero envainar
Envaina
2165
y con la daga probar
la arrogancia de tu nombre.

Guadalara
Redondilla
No es esa la diferencia.

Gallinato
Pues ¿qué mayor puede ser?

Guadalara
Ser tú hombre y yo mujer.

Gallinato
2170
¿Mujer? ¡Extraña insolencia!

Guadalara
Redondilla
No he venido a pelear,
sino de ti enamorada,
que de tu fama obligada,
te vengo, Alcaide, a buscar.
Redondilla
2175
¿No me conoces? Yo soy
la esposa de Cardiloro;
Guadalara, que te adoro
y que en tu poder estoy.
Redondilla
De Bélmez, donde ya estamos,
2180
vine con esta invención.
¡Paga, Alcaide, mi afición!

Gallinato
¡Ah! ¡Cuántas cosas hallamos
Redondilla
los hombres en esta vida
en que tocar la fineza
2185
del valor, que a la firmeza
de la virtud viene asida!
Redondilla
Pues no piense conquistar
una mujer la opinión
que el más armado escuadrón
2190
no ha podido derribar.
A ella
Redondilla
Guadalara, Cardiloro
no me ha podido vencer,
pues vencerme su mujer
mucho infama mi decoro.
Redondilla
2195
Armas del contrario son
una espada, esta es bastante
si hay fuerza aquí semejante.
Si hay razón, llevar razón;
Redondilla
si una malla, llevar malla;
2200
pero entrando con mujer
en el campo, es solo ver
un enemigo que calla.–
Redondilla
Abre el castillo, portero.

Guadalara
¡Ah, Meledón!

Gallinato
Ciego estoy.

Guadalara
2205
Oyeme.

Gallinato
De piedra soy.

Guadalara
Yo mujer.

Gallinato
Yo caballero.

Guadalara
Redondilla
¡Qué crueldad!

Gallinato
Ya no aprovecha.

Guadalara
Dame siquiera una mano.

Gallinato
Por un placer tan liviano
2210
no he de hacer cosa mal hecha.

Guadalara
Redondilla
Yo le diré a Cardiloro
fuerza me has querido hacer.

Vase

Gallinato
Él verá que eres mujer,
porque es hidalgo, aunque moro.

Vase

Jornada III

Salen Cardiloro y Guadalara como en casa

Cardiloro
Quintilla
2215
¿Que quiso forzarte?

Guadalara
Quiso
con este notable engaño,
de que vengo a darte aviso.

Cardiloro
[Aparte]
(Importante desengaño,
tarde tus umbrales piso,
Quintilla
2220
pero no será muy tarde.)

Guadalara
Mahoma tu vida guarde
hasta vengarte, señor.

Cardiloro
Guadalara, el que es traidor
tiene un jirón de cobarde.
Quintilla
2225
Yo pensé que no tenía
el mundo en esta ocasión
mas nobleza y valentía
que la de este Meledón,
que en tanto extremo quería.
Quintilla
2230
Pensé que siendo forzosa
una hazaña tan famosa
al de Cartago excediera,
y a Semíramis venciera
en castidad prodigiosa.
Quintilla
2235
La fama que daba gritos
ya de su nombre se aleja
con los laureles marchitos,
que no es hombre el que se deja
vencer de sus apetitos.

Guadalara
Quintilla
2240
A verme vino un soldado
y de ti me dio un recado,
que me dijo que importaba.
Yo, Alcaide, tu villa amaba
y di crédito al recado.
Quintilla
2245
Hago sacar el picazo,
ya el acicate me aprieta
sobre el borceguí de lazo,
tomo una lanza jineta
y una adarga de ante embrazo.
Quintilla
2250
Pico al muro de Chincoya
como quien va sobre Acroya,
y en su barbacana hallo
otro preñado caballo
para destruición de Troya.
Quintilla
2255
Sáleme, al fin, al encuentro,
háceme apear contenta;
yo, con mil zalemas, entro
y entre las hierbas me asienta
de un prado que estaba dentro.
Quintilla
2260
Preguntele qué quería,
que yo sola merecía
saberlo, y que si importaba
tu vida yo era tu esclava,
siendo la tuya mía.
Quintilla
2265
Quísome hablar y turbose,
volvió a querer; comenzó
dos veces y suspendiose;
esforcele entonces yo,
y él, en efecto, animose.
Quintilla
2270
Díjome: “Cuando te vi
en Granada te rendí,
mora, una alma de cristiano,
cuya vida está en tu mano
si tienes piedad de mí.”
Quintilla
2275
Yo, entonces, alzando airado
el brazo, doile impaciente,
echándole de aquel lado
de los jaspes de una fuente
adonde estaba sentado.
Quintilla
2280
Déjole de fuerzas falto,
y a la puente levadiza
me voy, subiendo de un salto,
que aún decirlo atemoriza,
en un caballo tan alto.
Quintilla
2285
Más que el gusto que recibo
pudo el mirar la deshonra,
hecho ¡por mi vida! altivo;
mas dábame el pie tu honra
y era el temor el estribo.

Cardiloro
Quintilla
2290
¡Oh, perro, traidor cristiano!
¿Esa fue nuestra amistad
mil veces jurada en vano?
¿Dirás tú que no hay verdad
en un alarbe africano?
Quintilla
2295
Mientes, y tu falso celo
muestra bien tu infame hazaña,
que la verdad en el suelo
no es de africano en España,
sino natural del cielo.
Quintilla
2300
Batalla mi amor en mí
con tu agravio y con quererte,
pero resuélvome aquí,
que te sirvo en darte muerte;
la razón se prueba así.
Quintilla
2305
Siempre el que es bueno se honra
del amigo sin deshonra;
luego mejor es matarte,
Meledón, que no dejarte
con un amigo sin honra.
Quintilla
2310
Pero no ha de ser así,
yo me iré al Rey de Granada
para vengarme de ti,
pues que no sacaste espada,
sino engaños contra mí.
Quintilla
2315
Ven, Guadalara, conmigo,
que el castillo le he de dar
al Rey.

Guadalara
¿Cómo?

Cardiloro
Eso no digo.

Guadalara
(¡Qué bien me supe vengar
de mi adorado enemigo!)

Vanse, y salen Gallinato y don Lorenzo

Gallinato
Redondilla
2320
Mil cosas tengo, señor,
de que darte el parabién.

Don Lorenzo
Sobrino, dalde también
a vuestro mucho valor.
Redondilla
El Rey os ha perdonado
2325
el haber a Tello muerto.

Gallinato
Eso, señor, era cierto,
según le habéis obligado.

Don Lorenzo
Redondilla
Verdad es que le he servido,
pero no fue el galardón,
2330
Gallinato, la ocasión
del servicio recibido,
Redondilla
sino el haberse informado
de los muchos que le has hecho,
de la bondad de tu pecho
2335
y de tu brazo esforzado.

Gallinato
Redondilla
¿A Sevilla, en fin, ganó?

Don Lorenzo
Sevilla se le ha rendido.

Gallinato
¿Cómo fue?

Don Lorenzo
Muy largo ha sido.
Sangre y paciencia costó.

Gallinato
Redondilla
2340
Cifraldo.

Don Lorenzo
Es coger el viento.
Mas por lo que mi amor debe
haré relación y breve.

Gallinato
Ya os escucho.

Don Lorenzo
Estame atento.
Romance (tirada)
Salió el rey Fernando, a quien
2345
apellida santo España,
de Jaén después de misa,
un martes por la mañana.
Dejó a don Ordoño Ordóñez
por gobierno de su casa,
2350
haciendo un vistoso alarde
a la segunda jornada
de lo mejor de Castilla,
de Aragón y de Vizcaya,
de Galicia y Portugal,
2355
de León y de Navarra.
Iba la famosa Reina
de la gran casa de Francia,
Joana en nombre y en valor
y no menos Joana en gracias;
2360
Alfonso, hermano del Rey,
que llevaba la vanguardia;
don Enrique y los maestros
de Santiago y Calatrava,
don Diego López de Haro,
2365
don Nuño Manrique y Lara,
don Gutierre, vuestro deudo,
y Garcipérez de Vargas;
los Guzmanes y Toledos,
Acuñas, Cerdas, Peraltas,
2370
Castros, Sandovales, Rojas,
Enriques, Cabreras, Arias,
Pimenteles, Bobadillas
y otros mil de varias castas,
que en el ejército apenas
2375
se divisaban sus armas.
Tan gran confusión hacían,
que así nuestra vista para
como los prados del Betis
cuando abril les muestra el alba.
2380
Campos de trigo parecen
las multitudes de lanzas,
cuando el manso viento ondea
las espigas y las cañas.
Marchaban con tal concierto
2385
carros, bagajes y cargas,
que todos parece que iban
danzando al son de las cajas.
Llega Fernando a Carmona,
sus campos destruye y tala;
2390
Alcalá de Guadaíra
se le rinde y avasalla;
gana el buen Rey de camino
a Sirena y Cantillana,
y pasa a Guadalquivir
2395
sobre juncias y espadañas.
Apenas trece galeras
tiene el cristiano acabadas,
cuando de Tánger y Ceuta
treinta ocupan las dos playas.
2400
Véncelas Rodrigo Flores,
y, después de cosas varias,
pone Fernando su campo
en el campo de Tablada.
Allí fue donde volvió
2405
Garcipérez el de Vargas
por la cofia entre los moros
y la cobró sin batalla.
Ganó don Pelayo a Gelves
con don Alonso de Anaya,
2410
y con Macarena fue
Benaljofar saqueada.
Quisieron quemar la flota
los moros riñendo en Cabra,
pero dejaron mil vidas
2415
entre los bordes y jarcias.
El valiente Garcipérez
y yo, si no es arrogancia
igualarme a su valor,
ganamos cuatro batallas,
2420
que te juro por Dios vivo
que a ningún brazo y espada,
sino a la de Garcipérez,
pude confesar ventaja.
Fernando, al fin, como viese
2425
que la puente de Triana
a los moros defendía,
determinó de quebralla;
armadas naves famosas
con dos cruces en las gavias
2430
y con las velas tendidas
cadena y puente quebranta;
y, a pesar de las ballestas,
los trabucos y bombardas,
cercó a Triana el castillo,
2435
dando su real palabra
de no alzar mientras viviese
el cerco por hambre o falta
de gente; y así los moros
determinaron de darla
2440
después de varias consultas;
temieron sus amenazas,
temiendo, al primer combate,
entregar el fuerte Alcázar.
El gran Miramamolín,
2445
rey de Persia y el de Arabia,
la mitad darle quería
del tributo y de las parias;
mas no aceptándolo el Rey,
que les deje, le demanda,
2450
derribar la gran mezquita
con la torre ilustre y alta.
Mandó el Rey que a don Alonso,
su hijo, que hereda a España,
le pidiesen la respuesta,
2455
y él dijo tales palabras,
que por un ladrillo solo
que a la mezquita faltara,
cien mil vidas quitaría,
tanto a Sevilla estimaba.
2460
Diéronse, en fin, a partido,
y el de Calatrava, en guarda,
desde Sevilla a Jerez
trescientos mil moros saca.
Hizo Fernando en Sevilla
2465
su felicísima entrada
con solemne procesión,
regocijo y luminarias.
Hizo la mezquita iglesia,
Santa María se llama,
2470
dijo el de Toledo misa
en hacimiento de gracias.
Decirte sus edificios,
calles, jardines y plazas,
sus muros y torres fuertes,
2475
sus fosos y barbacanas,
sería contar la arena
y medir el aire a varas.
Basta decir que es Sevilla
y que es santo el que la gana.

Sale Carpio

Carpio
Redondilla
2480
Acaba, si has de venir,
que te estamos aguardando.

Don Lorenzo
¿Carpio?

Carpio
Señor, no sé cuándo
te pueda ese amor servir.
Redondilla
Vengas muy enhorabuena.

Sale Campuzano

Campuzano
2485
Ea, señor, ¿a qué aguardas?
Parece que te acobardas
por la colación o cena.
Redondilla
No pongas al huésped culpa.

Don Lorenzo
Sobrino, regocijados
2490
están hoy vuestros soldados.

Gallinato
Cierta fiesta los disculpa.

Don Lorenzo
Redondilla
¿Cómo?

Gallinato
Un bautismo.

Don Lorenzo
¿De quién?

Gallinato
De un hijo de cierta esclava
que tengo.

Don Lorenzo
Ven, pues, acaba;
2495
quiero darte el parabién.

Gallinato
Redondilla
Oye aparte.

Don Lorenzo
¿Cómo así?

Gallinato
Quiérenme padrino hacer.

Don Lorenzo
¿Y tú no lo puedes ser?

Gallinato
Estoy por decir que sí.
Redondilla
2500
¿Qué quieres? Flaquezas son
de hombres que están en fronteras.

Don Lorenzo
Pues ¿para qué son quimeras?
Yo vengo a buena ocasión.

Gallinato
Redondilla
Por no dar a mis soldados
2505
mal ejemplo lo encubría.

Don Lorenzo
¡Qué donosa hipocresía!

Gallinato
Esto es de alcaides honrados.
Redondilla
Es la esclava como un oro.
Ya es cristiana.

Don Lorenzo
Es menor culpa.
2510
Esa hazaña te disculpa.
¿Y el hijo?

Gallinato
Es hidalgo y moro.

Don Lorenzo
Redondilla
Hijo tuyo y de africana,
por tu vida que ha de ser
otro Mudarra y tener
2515
valor de sangre cristiana.
Redondilla
¿Hay madrina?

Gallinato
¡Y brava dama!
Doña Clara de Godoy.
Y ¡por vida de quien soy!
que me ha quemado su llama.

Don Lorenzo
Redondilla
2520
Ven ¡por tu vida!, sobrino.

Gallinato
Ya voy, señor.

Don Lorenzo
¿Ah, soldados?
No estéis tan regocijados,
que se ha trocado el padrino.

Carpio
Redondilla
¿Cómo?

Don Lorenzo
Yo lo quiero ser.

Campuzano
2525
Crecerás la obligación.

Don Lorenzo
Yo os quiero dar colación.

Carpio
Mercedes nos has de hacer.

Vanse todos, y queda Gallinato

Gallinato
Redondilla
Solo he quedado, pensando
que en poco me habrá tenido
2530
mi tío, aunque no ha querido
mostrarlo, disimulando.
Redondilla
No pude encubrirlo, fue
forzoso que lo dijese.
De que con morisca fuese
2535
es bien que corrido esté.
Redondilla
Si dio a Alejandro alabanza
la mujer que cautivó,
porque honrada la volvió,
gran vituperio me alcanza.
Redondilla
2540
¡Virgen santa, mi adalid,
la que en Granada quité
al morillo que maté,
oídme, Señora, oíd!
Redondilla
Palabra os doy que jamás
2545
mora ni cautiva trate
después ni antes del rescate
aunque amor me fuerce más;
Redondilla
y si os la quebrase digo
que en poder de moros viva
2550
esta libertad, cautiva
por manos de un falso amigo.
Redondilla
Oídlo, Virgen del fuerte,
cuya capilla labré
de mi pobreza, y quien fue
2555
vida de mi cierta muerte.
Redondilla
Mas ¿para qué voces doy,
pues me escucha dondequiera?

Salen al bautismo Soldados delante con fuentes y lo necesario; Zulema, con el niño; don Lorenzo y doña Clara detrás, que son padrinos; todos en orden con música

Carpio
Anden ya, que el cura espera.–
Salcedo, a fe de quien soy,
Redondilla
2560
que es don Lorenzo gallardo.

Salcedo
Es famoso caballero.

Gallinato
Tío, acompañaros quiero,
que ha rato que aquí os aguardo.

Don Lorenzo
Redondilla
¡Oh, sobrino, cómo es bella
2565
la madrina!

Gallinato
Hablad más bajo,
no nos metáis en trabajo.

Don Lorenzo
Váseme el alma por ella.

Gallinato
Redondilla
Pues, tío, el tiempo os reporta,
porque es mujer doña Clara
2570
de nuestro alférez Guevara.

Don Lorenzo
Para servirle, ¿qué importa?–
Redondilla
Suplico a vuestra merced
me dé la mano.

Doña Clara
Señor,
para mí será favor.

Don Lorenzo
2575
Y para mí gran merced.

Zulema
Redondilla
¿Carpio?

Carpio
¿Qué quieres?

Zulema
El niño
tirar coces al barriga.

Carpio
Bellaco, dale una higa.

Zulema
Vos teneldo bon aliño.

Carpio
Redondilla
2580
Es hijo de Gallinato,
que mil moros ha deshecho,
y el alma, viendo tu pecho,
le está tocando a rebato.

Zulema
Redondilla
¡Antes el no tener fe
2585
que tener Zulema ahora!

Carpio
Bríncale, ¿no ves que llora?

Zulema
Dal celteto vosancé.

Vanse, y salen el Rey de Granada, Sultán, Cardiloro y Guadalara

Rey
Octava real
¿Qué te atreves, Alcaide, a mi presencia,
siendo el autor de aquel fingido trato?

Cardiloro
2590
De mi culpa me basta, en penitencia,
la traición que me ha hecho Gallinato;
pero si a verte vengo sin licencia,
es porque no me tengas por ingrato,
que le quiero poner preso en tus manos
2595
y el castillo que guardan sus cristianos.
Octava real
Y digo que si no te diese preso
dentro de un día a Meledón gallardo,
que me castigues con mayor exceso
y quede Guadalara por resguardo.

Rey
2600
Si yo le prendo, ¿qué mejor suceso
de tu venida, Cardiloro, aguardo,
que tomar este fuerte y esta espada,
que asegura los campos de Granada?

Guadalara
Octava real
Cree, señor, que haberme aquí traído
2605
el Alcaide, mi esposo y tu criado,
por la razón que aquí refiere ha sido
con el cristiano bárbaro enojado.

Rey
Aunque a Martos hubiéramos rompido,
que tan en vano habemos conquistado,
2610
por defendelle la condesa Irene,
que, con Cenobia, igual corona tiene,
Octava real
no recibiera, Alcaide, más contento
que en tomar el castillo de Chincoya.

Cardiloro
Yo te daré su Alcaide preso, y siento
2615
que en él te doy una preciosa joya.

Sultán
Si él se rinde, no dudo que al momento,
pues en su vida su defensa apoya,
el castillo te rindan sus soldados.

Rey
Quedemos de esta suerte concertados:
Octava real
2620
que si me dieres preso a Gallinato,
te dé dos mil cequíes.

Cardiloro
¡Gran nobleza!

Rey
Y si hubiere traición o falso trato,
que te quite del cuello la cabeza.

Cardiloro
Que me place, y el tiempo que dilato
2625
quito a vengarme y a servir tu Alteza.

Rey
¿Qué hay Sultán de Benyufaz?

Sultán
Que corre
de Écija el campo y hasta el muro y torre.
Octava real
Ya don Nuño de Lara queda muerto,
y de Toledo el arzobispo Sancho,
2630
junto a Jaén, de una celada incierto,
de que está Natali glorioso y ancho.
Don Lope dicen que tenía encubierto
de un olivar su alojamiento y rancho.
Salió sin dejar vivo solo un moro,
2635
cobró el cuerpo y la cruz de piedras y oro.

Rey
Octava real
No importa, que, si tomo este castillo,
yo pisaré sus cuellos pertinaces.

Cardiloro
De tu heroico valor me maravillo
que con el Rey cristiano hicieses paces.

Rey
2640
Tengo a Benyufar, fuerte caudillo,
y en Málaga los moros arrayaces.
A Chincoya camina.

Guadalara
(Hoy, vil cristiano,
me venga Amor y Marte da la mano.)

Vanse todos, y salen Gallinato, Fátima y Zulema

Gallinato
Redondilla
Como a hijo te aconsejo,
2645
Zulema, en esta ocasión.

Zulema
Bonos los consejos son:
de bon padre, bon consejo.

Gallinato
Redondilla
Mira, hijo, yo te caso
con Fátima, pues los dos
2650
vivís en la fe de Dios.

Zulema
¿El checo no hacer al caso?

Gallinato
Redondilla
De un hombre cual yo, ¿qué afrenta
se te puede seguir, tonto?

Zulema
¡Ah, ah! Eso estar bon conto;
2655
ser boda con sal pementa.

Gallinato
Redondilla
Yo os doy libertad y doy
una casa y una huerta;
la cama ya es cosa cierta,
y porque tan pobre estoy,
Redondilla
2660
trescientos maravedís;
pero tendréis mi favor.

Fátima
Bendecilde, mi señor.

Gallinato
Pues, Zulema, ¿qué decís?

Zulema
Redondilla
Esto del checo me corta;
2665
vosancé, saber que dijo
un cama para un so hijo
y un borro para la gorta.
Redondilla
Todo entender.

Fátima
¡Anda, berro!
Tú, ¿qué ser?

Zulema
Ser un esclavo.

Fátima
2670
Pues ¿de qué te mostrar bravo?
Mi consejo echalde yerro.

Zulema
Redondilla
¿Qué mayor poder echaldo
que casar con vosancé?,
mas yo le hacer; el borqué,
2675
Dios sabeldo y yo callaldo.

Gallinato
Redondilla
Pues alto: dale esa mano.

Zulema
Su marido soy, que a fe
que la querer ben.

Gallinato
Yo haré
como hidalgo y cristiano.

Fátima
Redondilla
2680
¡Ah, Zulema! ¿Vos a mí
desprecialda de esa sorte?

Zulema
Por este checo estar forte.

Fátima
Logo, ¿tener miedo?

Zulema
Sí.
Redondilla
Ser de Gallinato el checo,
2685
y, en crecendo, certo estar
que al pobre Zulema dar
más palos que a so borreco.

Gallinato
Redondilla
Ve, Zulema, a Campuzano,
y dile que venga aquí.

Zulema
2690
Yo andar, señior.

Gallinato
¿Fuese?

Fátima
Sí.

Hace que se va Zulema y está acechando

Gallinato
Dame, Fátima, esa mano,
Redondilla
y aunque te he casado, quiero
que muy amigos seamos.

Fátima
Saber Alá que te amamos,
2695
que tú estar amor primero.

Zulema
Redondilla
(Acechar querer de aquí
lo que hablar Meledón,
que me decir corazón
que esto es engañar a mí.)

Gallinato
Redondilla
2700
Fátima, tú eres mi gusto,
y más mirando el retrato
de otro nuevo Gallinato;
es muchacho tan robusto,
Redondilla
y está de suerte pintado,
2705
que me dobla el afición.

Fátima
Hacelde mi corazón;
vosancé tener traslado.

Gallinato
Redondilla
(De aquesta vez, rompo el voto.)
¡Dame, Fátima, un abrazo!

Abrázanse

Fátima
2710
¡Con alma e vida te enlazo!

Zulema
(¿Yo casalde? ¡Garda el poto!)

Gallinato
Redondilla
Juraba no te querer,
mas no lo puedo excusar.

Zulema
¡Basta, que yo me casar
Sale
2715
e vos tenerme mujer!
Redondilla
¡Joro a Dios que vosancé
tenelde poco razón!

Gallinato
Sosiega tu corazón,
que esto despedirme fue.

Fátima
Redondilla
2720
A bona fe, Zulemica,
despedilde mi señior.

Gallinato
Como la he tenido amor,
en esto se significa.

Zulema
Redondilla
(No casamos e prengamos.
2725
¡Peligro tener el frente!)

Sale Carpio

Carpio
De esotra parte del puente,
por donde a Morón bajamos,
Redondilla
apeado Cardiloro,
y su yegua a un olmo atada,
2730
te espera.

Gallinato
El Rey de Granada
anda cerca, y así el moro
Redondilla
no se atreve a entrar acá,
porque alguno no le vea.

Carpio
Que esto o que otra cosa sea,
2735
solo esperándote está.

Gallinato
Redondilla
Di, por tu vida, mi Carpio,
que algún caballo me den.

Carpio
¿A pie no irás?

Gallinato
Dices bien,
que alcanza al puesto una jara.
Redondilla
2740
Cierra.

Carpio
Ya al portero llamo.

Zulema
¡Entrar vos, perra del poto!

Fátima
¡Tú estar berro e alcagoto!

Zulema
¡E tú pota de tu amo!

Vanse, y sale Cardiloro

Cardiloro
Soneto
¡Hago testigos a estas verdes plantas,
2745
a estas aguas corrientes, a este suelo,
este sol, esta luz y cuanto el cielo
ha producido en primaveras tantas,
que de nuestra amistad las prendas santas
rompo, obligado de tu falso celo,
2750
traidor cristianos, de mi fuego hielo,
que a Marte infamas y al Amor espantas!
¡Aquí verás lo que a un honrado obliga
ser de un amigo bárbaro ofendido,
y que eres tú el alarbe, yo el cristiano!
2755
¡Yo no soy, Meledón, quien te castiga;
el cielo, sí, cuyo instrumento he sido,
porque él da la sentencia y yo la mano!

Sale Gallinato

Gallinato
Quintilla
Era tiempo, Cardiloro,
que nos viésemos.

Cardiloro
¡Oh, amigo!

Gallinato
2760
La causa, por Dios, ignoro.

Cardiloro
Estorba el verme contigo
servir tú un santo, yo un moro.
Quintilla
Quebró, como ves, las paces
con que a vuestro Rey servía
2765
por los moros arrayaces,
y corre el Andalucía.

Gallinato
Como hidalgo en todo haces:
Quintilla
tiras tu sueldo y defiendes
del que te paga la tierra.

Cardiloro
2770
La verdad, Alcaide, entiendes.

Gallinato
¿Qué hay de guerra?

Cardiloro
Todo es guerra.
Pretendo lo que pretendes,
Quintilla
que hablarte tengo; este prado
nos dará su asiento y sombra.

Gallinato
2775
Haz cuenta que estoy sentado.

Cardiloro
La hierba sirva de alfombra;
mi adarga sirva de estrado.

Tiende la lanza Gallinato

Gallinato
Quintilla
Ningún rey le ha merecido;
de ese favor me reserva.

Cardiloro
2780
Si a la lanza que has tendido
has hecho funda la hierba,
mayor confianza ha sido.

Gallinato
Quintilla
Di, ¿qué hay de fronteras?

Cardiloro
Vaya
de nuevas.

Gallinato
Basta que haya
2785
ese brazo por amparo.

Cardiloro
Don Lope Díaz de Haro,
señor de vuestra Vizcaya,
Quintilla
y el famoso que el valor
de los Castros tanto loa,
2790
Alvar, de Asturias señor,
con el fuerte Gil de Roa
y Illán de Sotomayor,
Quintilla
por tu Rey, inadvertidos,
con furia que nunca para,
2795
corren la tierra atrevidos.

Gallinato
¿Cómo va con Guadalara?

Cardiloro
¡Es la luz de mis sentido!
Quintilla
[Aparte]
(¡Ah, traidor, cómo pregunta
por ella!)

Gallinato
¿Quieres comer
2800
conmigo?

Cardiloro
Andaba junta
del Rey una escuadra ayer
por esa elevada punta;
Quintilla
no me atreveré por eso.

Salen el Rey de Granada, Sultán, Moros y Guadalara

Gallinato
Ruido siento, Cardiloro.

Cardiloro
2805
¡Suelta la espada!

Sácasela

Gallinato
¡Oh, suceso
triste! ¡Ah, traidor, eres moro!

Rey
¡Paso, Alcaide, date preso!

Gallinato
Quintilla
¡Que me quitaste la espada
tú mismo, pero no ha sido
2810
tu culpa!

Cardiloro
No digas nada,
que tu traición te ha vendido
contra la amistad jurada.

Gallinato
Quintilla
¿Yo traidor?

Cardiloro
¡Sí, tú traidor!

Gallinato
¡Ah, perro infame, tú mientes!

Cardiloro
2815
Matarte aquí será error,
que estás preso.
Rey No lo intentes,
que es infamar tu valor.
Quintilla
Alcaide, que has espantado
con tu nombre estas fronteras
2820
y las de tu Rey guardado
tan bien, que de mis banderas
tienes tu fuerte entoldado,
Quintilla
tres mil hombres he traído,
tú tienes treinta no más:
2825
que me le rindas te pido,
pues no le defenderás
ni hallarás mejor partido.

Gallinato
Quintilla
¡Ah, Virgen! ¡Ah, gran Señora!
Ya sé qué queréis ahora,
2830
por el voto que rompí,
castigarme, pues así
me tiene esta gente mora.
Quintilla
Justamente preso estoy,
y el no me haber defendido
2835
es porque por vos lo estoy.

Sultán
Del fuerte nos han sentido.

Cardiloro
A él acercándome voy.

Salen arriba en el muro don Lorenzo, Carpio, Guevara, Campuzano y Salcedo

Don Lorenzo
Quintilla
¡Notable es el escuadrón
de moros! Mucho me pesa
2840
que ande fuera Meledón.

Cardiloro
¡Ah, del fuerte!

Salcedo
Alguna presa
traen de Osuna y de Morón.

Cardiloro
Quintilla
¡Ah, del fuerte!

Carpio
Un moro llama.

Don Lorenzo
¿Qué quieres, moro? ¿Quién eres?

Cardiloro
2845
Quien vuestra sangre derrama.

Don Lorenzo
Habla, moro, si hablar quieres,
que esa arrogancia te infama.

Cardiloro
Quintilla
Con tres mil hombres aquí,
el Rey de Granda viene.

Don Lorenzo
2850
Moro, ¿qué se me da a mí?
¡Alcaide el castillo tiene!

Cardiloro
¿Y que tiene Alcaide?

Don Lorenzo
Sí,
Quintilla
y tal que, si le nombrase,
no habrá moro, que de miedo,
2855
la puente del fuerte pase.

Cardiloro
¿Qué dirás de lo que puedo
si preso te lo mostrase?

Don Lorenzo
Quintilla
¿Preso?

Cardiloro
Llega, Gallinato.

Gallinato
Tío, por el falso trato
2860
de este moro, atado estoy.

Cardiloro
Dame el castillo.

Don Lorenzo
¡No doy,
moro, mi honor tan barato!

Cardiloro
Quintilla
¡Matarele!

Don Lorenzo
Si no tienes
daga, yo te la daré.

Rey
2865
¿Qué te cansas y entretienes?
Di que el castillo me dé
o ejecuta a lo que vienes.

Cardiloro
Quintilla
¿Das el castillo o le paso?

Don Lorenzo
Él responda.

Gallinato
Mi respuesta
2870
es que me des.

Cardiloro
Doile.

Rey
¡Paso!

Gallinato
Si la vida el honor cuesta,
¿quién de la vida hace caso?