Félix Lope de Vega y Carpio Lope de Vega y Carpio, Félix

CARLOS V EN FRANCIA




Texto utilizado para esta edición digital:
Biblioteca Castro (Ed.), Obras de Lope de Vega, Madrid, 12, Turner libros, 1995.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Martínez Fernández, Ángela (Artelope)

Elenco

PACHECO
CAPITÁN
SOLDADO 1.º
SOLDADO 2.º
SOLDADO 3.º
SOLDADO 4.º
MEMORANSE
FRANCISCO
CARLOS
GARCILASO
JUAN
LEONOR
CAMILA
COBOS
SERNA
ANDREA
ALGUACIL
INFANTADO
BENAVENTE
ALCALDE
CONDESTABLE
SANDE
REINA
BISANZÓN
LIDONIO
HORACIO
MARQUÉS

Acto I

(PACHECO soldado, la espada desnuda, cuatro franceses sobre él y un Capitán.)

PACHECO
Redondilla
¡Fuera digo!

CAPITÁN
¡Date preso!

PACHECO
¿Preso un español, villanos?

CAPITÁN
¡Da las manos!

PACHECO
¿Yo, las manos?
Notable soy, honor profeso.

CAPITÁN
Redondilla
5
Mira que soy capitán.

PACHECO
¿Qué importa, si eres francés,
y yo español?

CAPITÁN
¿Tú no ves
que te matarán?

PACHECO
No harán.

SOLDADO 1.º
Redondilla
Déjanos darle la muerte
10
que tiene tan merecida.

PACHECO
Yo sabré vender mi vida.

SOLDADO 2.º
¡Qué temerario!

SOLDADO 3.º
¡Qué fuerte!

SOLDADO 4.º
Redondilla
Hasta el mismo alojamiento
de nuestro Rey se retira.

CAPITÁN
15
No le matéis, que ya mira
nuestro Rey su atrevimiento.

(MOSIUR DE MEMORANSE, caballeros y el REY FRANCISCO de Francia.)

MEMORANSE
Redondilla
¡Plaza, desviaos! ¿Qué es esto?
Su Majestad está aquí.

PACHECO
Ríndome, señor, a ti;
20
ya estoy a tus plantas puesto.
Redondilla
Mándame cortar el cuello
y el brazo que te ofendió.

FRANCISCO
¿Quién eres?

PACHECO
Yo.

FRANCISCO
¿Quién?

PACHECO
Aún yo,
señor, no acierto a sabello.
Redondilla
25
Soy español, y nací
en el reino de Toledo,
con apellido que puedo
osar decírtele a ti.

FRANCISCO
Redondilla
Mendoza te llamarás.

PACHECO
30
Pacheco soy.

FRANCISCO
¡Gran nobleza,
gran valor, gran gentileza!
¿Del duque deudo serás
Redondilla
de Escalona?

PACHECO
No, señor.

FRANCISCO
Pues, ¿hay Pacheco sin él?

PACHECO
35
Mi apellido tomé de él,
no de su sangre el valor.

FRANCISCO
Redondilla
¿Cómo?

PACHECO
Dio leche mi madre
al Marqués, que ya lo es;
criéme con el Marqués
40
mientras que vivió su padre.
Redondilla
Y todos en Escalona
Pachequillo me llamaban,
siendo niño, y me trataban
como a su misma persona.
Redondilla
45
Crecí, y saliendo travieso,
vine de paje a soldado,
y aunque pobre, soy honrado.

FRANCISCO
¿Por qué le llevaban preso?

CAPITÁN
Redondilla
Mató dos alabarderos
50
de tu guarda.

FRANCISCO
Pues, ¿por qué?

CAPITÁN
Lo que yo vi, te diré,
con algunos caballeros
Redondilla
que todo el suceso vieron.

PACHECO
¿Yo no te diré lo cierto?

FRANCISCO
55
Pues, di, ¿por qué los has muerto?

PACHECO
Porque no se defendieron.

MEMORANSE
Redondilla
El español tiene humor.

PACHECO
Úsase mucho en España,
y se tiene por hazaña
60
tener humores de honor.
Redondilla
Señor, yo llegue a jugar,
estrella con que nací,
porque del juego salí
y al juego pienso tornar;
Redondilla
65
que Escoto, a fe de quien soy,
me ha dicho que en los dos puntos
que nací, jugaban juntos
Venus y Marte al rentoy.
Redondilla
En fin, llegué donde había
70
guarda de tu real persona,
de Francia digna corona,
y del mundo monarquía.
Redondilla
Jugué, perdí; dije allí
luego que me levanté:
75
"Si a franceses lo gané,
con franceses lo perdí."
Redondilla
Díjome cierto soldado:
"Si las paces no se hicieran,
los españoles perdieran
80
lo que de Francia han ganado."
Redondilla
Repliqué: "El Emperador
tiene la paz por divisa,
y sólo ha venido a Nisa
a confirmalla mejor.
Redondilla
85
Y pues el Papa las hace
por bien de la cristiandad,
gracias a su Santidad,
de quien la concordia nace;
Redondilla
que si durara la guerra,
90
yo tuviera que jugar
lo que supiera ganar
con mi espada en vuestra tierra."
Redondilla
"Pues, ¿por qué" —me replicó—,
"no nos aguardó el marqués
95
del Vasto?" Dije: "Francés,
si el Marqués me retiró
Redondilla
de Piñarolo, no fue
porque le faltó valor,
mas porque estaba mejor
100
en Aste." Esto sólo hablé;
Redondilla
cuando, volando en el viento,
me tocó una mentís la espada,
de cuya ofensa indignada,
hizo igual atrevimiento.
Redondilla
105
Vinieron mil sobre mí;
entre tantos, yo no sé
a quién herí, a quién maté,
mas sé que me defendí.

FRANCISCO
Redondilla
Soldado, vos sois honrado
110
y Pacheco, y así, os doy
la palabra que fui y soy
a vuestro nombre inclinado.
Redondilla
Por vos y por el marqués
de Villena, id norabuena,
115
pues el marqués de Villena
vuestro dueño decís que es;
Redondilla
que pues yo he venido a Nisa
a hacer con el César paz,
tras el odio pertinaz
120
y la dilación remisa,
Redondilla
todas sus cosas es bien
que ponga sobre mis ojos.
Ya pasaron los enojos
y la enemistad también.
Redondilla
125
Idos libre por soldado
de Carlos y por Pacheco.
Tomad este anillo.

PACHECO
Hoy trueco
el ser, pues tu sol me ha dado;
Redondilla
y pues me ha dado tu sol,
130
tu soldado vengo a ser.

FRANCISCO
Yo debo favorecer
todo soldado español;
Redondilla
que he visto el valor que tienen
con las armas en las manos.

(Éntrense. Quede PACHECO. Salga un Capitán español y algunos soldados.)

CAPITÁN
135
Hoy que dos reyes cristianos
a firmar las paces vienen,
Redondilla
hoy que el Papa los juntó
aquí en Nisa de Provenza,
un soldado sin vergüenza
140
a romper la paz llegó.

SOLDADO
Redondilla
A dos franceses ha muerto.

CAPITÁN
¿Qué dirá el Emperador
si de su parte un traidor
rompe la paz y el concierto?

SOLDADO
Redondilla
145
¿Aquél es?

CAPITÁN
¡Date a prisión!

PACHECO
Españoles, ¿qué queréis,
si soy español y veis
que los maté con razón?

SOLDADO
Redondilla
¡Date al Capitán, villano!

PACHECO
150
No conozco al Capitán.
([Todos le acuchillen.])
¡Así los buenos se dan!

CAPITÁN
¡Date a prisión!

PACHECO
¡Meted mano!

CAPITÁN
Redondilla
¡Matadle!

SOLDADO
¡Muera el traidor!

CAPITÁN
¡Que con tal atrevimiento
155
hasta el mismo alojamiento
llegue del Emperador!
Redondilla
¡Matadle!

SOLDADO
Ya el César sale
a las voces y el rüido.

(CARLOS V salga y el MARQUÉS DEL VASTO y gente.)

CARLOS
¿Qué es esto?

CAPITÁN
Un hombre atrevido
160
con quien ni tu nombre vale,
Redondilla
ni las espadas que ves.
Es digno de gran castigo,
que del francés, ya tu amigo,
mató dos hombres o tres.

CARLOS
Redondilla
165
¿Por qué a la justicia suya
no te entregaste, homicida?

PACHECO
Por conservar esta vida
para defender la tuya;
Redondilla
que en Túnez, en la Goleta,
170
en Viena y en Turín,
y cuando emprendiste el fin
de la luterana seta,
Redondilla
te serví, aunque pobre, sólo
con mi sangre, que ésta gasto
175
por ti, dígalo el del Vasto
en Aste y Piñarolo.
Redondilla
Verdad es que los maté
cuando a hacer las paces vienes;
pero ¿cuál soldado tienes,
180
ni cuál español lo fue,
Redondilla
que sufra un mentís de Francia?

CARLOS
Tienes, soldado, razón;
pero el quitar la ocasión
es ahora de importancia.
Redondilla
185
No excuso el dar a entender
al de Francia que he sentido
que español se haya atrevido
a nuestras paces romper.
Redondilla
Llevadle vos, Capitán,
190
y a la vista del cuartel
de Francia le ahorcad.

PACHECO
Cruel
sentencia a Pacheco dan
Redondilla
tus manos, siempre piadosas.

CAPITÁN
Ea, caminad, soldado.

PACHECO
195
Señor, oye, aunque enojado,
pues tus armas gloriosas
Redondilla
para humildes y protervos
que te enojan y bendicen,
parcere subiectis, dicen,
200
et debelare superbos.
Redondilla
Oye, señor, así veas
tu Felipe, que ocho años
tiene ahora, rey de extraños
reinos, en que tú lo seas.
Redondilla
205
Así crezca y así robe
la fama en nuestro hemisferio,
que se diga que el imperio
parte con el mismo Jove.
Redondilla
Así el Plus ultra adelante,
210
que con este mundo mides;
así venga a ser Alcides
de donde tú fuiste Atlante:
Redondilla
y de Felipe produzca
otro Felipe tan bueno,
215
que a todo el mar ponga freno
y el mundo a sus pies reduzca.
Redondilla
Y de este Felipe venga
otro y tantos, que no acabe
el tiempo nombre tan grave
220
ni el mundo otro dueño tenga.

CARLOS
Redondilla
¿Qué quieres?

PACHECO
Cuando emprendieron
los franceses darme muerte,
me llevaron de esta suerte,
porque de otra no pudieron,
Redondilla
225
hasta el mismo alojamiento
del Rey. Salió y supo el caso,
y por ti detuvo el paso
su enojo a mi atrevimiento.
Redondilla
Si estimando tu persona
230
me perdonó, ¿será hazaña
que castigue el rey de España
lo que el de Francia perdona?

CARLOS
Redondilla
Él pudo como agraviado;
yo no, porque le respeto.

PACHECO
235
Pues dame aquese decreto
sólo en un papel firmado,
Redondilla
porque al de Francia le lleve,
y luego me ahorcarán,
o dígale el Capitán
240
lo que a matarme te mueve.

CARLOS
Redondilla
¡Notable español, Marqués!

MARQUÉS
El valor y las razones
merecen que le perdones,
y porque Pacheco es
Redondilla
245
un soldado muy honrado
y le he visto pelear.

CARLOS
De eso y del modo de hablar
le estoy algo aficionado.
Redondilla
¿Qué oficio podrá tener
250
acerca de mi persona?

MARQUÉS
La buena suya le abona;
tu lacayo puede ser.

CARLOS
Redondilla
Ya, Pacheco, estáis acá;
yo os llevo en amparo mío.

PACHECO
255
¡Dadme esos pies!

CARLOS
Ese brío
mucho contento me da.

PACHECO
Redondilla
Dadme esos pies, ¡oh, segundo
César!, porque de ellos sé
que con sólo un puntapié
260
podrán derribar el mundo.
Redondilla
Soy vuestro lacayo, y soy,
en ser del César lacayo,
de vuestro sol algún rayo,
pues cerca de vos estoy.
Redondilla
265
Y rayo vuestro, ¡por Dios
que ha de ser…!

CARLOS
¡Vente conmigo!

PACHECO
Vida en muerte, honra en castigo,
sólo pudo hallarse en vos.

(Vanse todos. Entren GARCILASO DE LA VEGA y DON JUAN DE MENDOZA.)

GARCILASO
Octava real
En fin, llegáis ahora.

JUAN
Y con disgusto
270
del camino de Flandes, ya por largo,
ya por haberle hecho sin mi gusto.

GARCILASO
¿De qué os quejáis, pues es honroso el cargo?

JUAN
No pensé hallar a Carlos Quinto augusto
aquí en Provenza.

GARCILASO
Ya se ha puesto embargo
275
a la guerra de Francia.

JUAN
¿De qué modo?

GARCILASO
Su Santidad puso remedio en todo.
Octava real
Después que Carlos, por no haber cumplido
Francisco la palabra en Madrid puesta,
por Paulo Tercio en Roma recibido
280
con tantos arcos, regocijo y fiesta,
hizo aquella oración, que al mundo ha sido
por sus graves palabras manifiesta,
su campo los nevados Alpes pasa,
por darle guerra hasta en su misma casa.
Octava real
285
Nunca su Majestad mayor le tuvo:
catorce mil los españoles eran,
y doce mil italianos hubo,
que las montañas deshacer pudieran.
Por general el duque de Alba estuvo,
290
para que con el alba amanecieran
en Francia, a darle tan pesado el día,
como Carlos la noche de Pavía.
Octava real
También llevaba cinco mil caballos
entre los hombres de armas y ligeros,
295
don Hernando Gonzaga, que a mirallos
paraba el sol los suyos lisonjeros;
pudo muy bien el César sustentallos,
aunque por montes ásperos y fieros,
porque la ribera que el mar lava,
300
Andrea Doria el campo sustentaba.
Octava real
No quiero referirte las empresas
de Carlos contra Francia, pues no basto;
el valor, las hazañas y las presas
del duque de Alba y del marqués del Vasto,
305
ni las de Francia en la memoria impresas;
que en vano el tiempo y las palabras gasto,
pues tuvieron mil veces a Saboya
como los griegos la abrasada Troya.
Octava real
Así creció la guerra, que hasta el cielo
310
mostró con mil sangrientos arreboles
la discordia fatal del francés suelo,
la enemistad y furia de españoles.
Viéronse por París, en alto vuelo,
a los lados del sol otros dos soles,
315
que el uno echaba sangre, el otro fuego,
prodigio que en el mundo se vio luego.
Octava real
Mas viendo el Papa el gran rigor que había
entre aquestos dos príncipes cristianos,
y que por su rigor Italia ardía
320
Barbarroja con turcos y africanos,
trató la paz, y es hoy, don Juan, el día,
si lo quieren los cielos soberanos,
que se han de ver el rey Francisco y Carlos,
porque su Santidad viene a juntarlos.
Octava real
325
En fin, le obedecieron, y han venido
a Nisa de Provenza.

JUAN
Y ¿ha llegado
su Santidad?

GARCILASO
Con gran riqueza ha sido
de Carlos recibido y alojado.

JUAN
Habránse a justas paces reducido.

GARCILASO
330
Franceses y españoles se han hablado;
unos y otros se alojan casi juntos,
sin enojarse ni mirar en puntos.

JUAN
Octava real
¿Al César no será posible hablalle?

GARCILASO
¿No veis que ya salir a hablar quería
335
sobre esta paz al Papa? Acompañalle
será mejor en tan solemne día.

(Salga DOROTEA.)

JUAN
¡Fernandillo!

GARCILASO
¡Buen paje!

JUAN
De buen talle.
¡Fernandillo!

DOROTEA
¡Señor!

JUAN
A la hostería
vuelve, y dirás que al César acompaño.

GARCILASO
340
No es malo el paje.

JUAN
Es un suceso extraño.

(Quédese sola DOROTEA.)

DOROTEA
Soneto
Iras de amor, estrellas enemigas,
leyes del gusto, fuerzas del deseo,
¿adónde me lleváis?, ¿dónde me veo
al cabo de tan ásperas fatigas?
345
Y tú, cruel, que a tanto mal me obligas,
que lo estoy padeciendo y no lo creo,
¿por qué me enlazas cuando no peleo,
y cuando me defiendo me desligas?
¿Dónde por tierra y mar llevas sujeto
350
un corazón tan flaco? Amor, advierte
que tienes de cobarde mal conceto.
¿Qué gloria esperas, si me das la muerte?
Mas ¡ay!, que dijo bien aquel discreto
que sólo es para amar la mujer fuerte.

(En una ventana LEONOR, dama, y CAMILA.)

LEONOR
Quintilla
355
Desde aquí podremos ver,
Camila, al Emperador.

CAMILA
Con razón muestras tener
afición a su valor
y a su invencible poder.

LEONOR
Quintilla
360
Apenas la causa entiendo:
pues sin nacer española,
siempre sus partes defiendo.

CAMILA
No eres en Italia sola,
ni de escucharte me ofendo.
Quintilla
365
Es Carlos el más notable
príncipe que hoy tiene el mundo.

LEONOR
Dondequiera que se hable
de su valor sin segundo,
de su grandeza admirable,
Quintilla
370
muestro tan grande afición,
respeto e inclinación,
que doy bien que murmurar.

CAMILA
Hoy le veremos pasar.

DOROTEA
Damas de Provenza son,
Quintilla
375
que salen a las ventanas
a ver al gran Carlos Quinto.

LEONOR
Por sus glorias soberanas
su persona heroica pinto
y grandezas más que humanas.
Quintilla
380
No cuentan de Scipión
ni Alejandro tantas cosas.

DOROTEA
¡Ah, damas, las del balcón!
¿Qué digo? Damas hermosas,
¿aguardan conversación?

LEONOR
Quintilla
385
Si sois español, tendremos
hoy conversación con vos;
si no, el balcón cerraremos.

DOROTEA
Español soy.

LEONOR
¡Bien, por Dios!

DOROTEA
¿No lo dicen los extremos?

LEONOR
Quintilla
390
Dícelo el aire de alzar
la mano al sombrero, y dar
cuerpo y pie con tal donaire;
parecéis hijos del aire
en el aire del andar.

DOROTEA
Quintilla
395
No se lo parezca, pues
que el buen aire sólo es
con las damas que requiebran;
pesados son cuando quiebran
lanzas en pecho francés.
Quintilla
400
Mas, ¡por mi vida!, ¿a quién son
más aficionadas? ¿Dónde
las lleva su inclinación?

LEONOR
A España, el alma os responde,
que es excelente nación.

DOROTEA
Quintilla
405
Pues díganlo muy de veras;
que España es reina, es señora
de cuanto bien consideras.

LEONOR
Español eres ahora.
¿Qué fueras si no lo fueras?

DOROTEA
Quintilla
410
Cuando no hubiera nacido
español, sólo francés,
damas, quisiera haber sido.

LEONOR
¿Que tanta nobleza ves
en el francés apellido?

DOROTEA
Quintilla
415
Si de aquestas dos naciones
no me hubiera hecho el cielo,
no quisiera ser.

LEONOR
No pones
mal tu gusto. A todo el suelo
tus méritos antepones.

DOROTEA
Quintilla
420
Español huelgo de ser;
de no lo ser, francés fuera;
de no ser francés, no hay ser
a donde mi ser cupiera;
antes dejara de ser.

LEONOR
Quintilla
425
No digas tal, que no hay cosa
como ser; que no haber sido
es la más triste.

DOROTEA
La hermosa
nación que en suerte he tenido,
hoy hace Carlos gloriosa.
Quintilla
430
Ahora veréis pasar
de quien tiembla tierra y mar.
Mas ¿queréisme dar un dedo
de esa ventana?

LEONOR
No puedo;
que tengo a quien dar pesar.

DOROTEA
Quintilla
435
Si vos no le recibís,
dadme licencia, y veréis
el hombre que allá subís.

LEONOR
¿Qué haréis?

DOROTEA
Matarle.

LEONOR
No haréis;
que no haréis lo que decís.

DOROTEA
Quintilla
440
¿Cómo no? No tengo en él,
ni en otros diez, para un tajo;
subidme al balcón, que de él
lo echaré, ¡por Dios!, abajo,
como a Lucifer Miguel.

LEONOR
Quintilla
445
Bravo sois.

DOROTEA
Soy español,
más pobre que el caracol;
con esto os puedo servir.
Abrid, que quiero salir
al rayo de vuestro sol.

LEONOR
Quintilla
450
¿Por qué os llaman fanfarrones?

DOROTEA
Porque todas las naciones,
unas de otras envidiosas,
ofenden nuestras gloriosas
empresas y altos blasones.
Quintilla
455
Sabemos decir y hacer,
y porque se usó el retar
en España, que es poner
con la ejecución del dar
la gloria del prometer.
Quintilla
460
Pero el César viene ya;
poned los ojos en quien
todo el bien del mundo está.

CAMILA
Éste nos dirá también
qué gente con Carlos va.

(Música, acompañamiento. CARLOS detrás, con el tusón por los hombros. Sin hablar se entran.)

LEONOR
Quintilla
465
¿Ha hecho tal hombre el cielo?
Si me enamoró su fama,
por su talle me desvelo.
Dichosa, amiga, la dama,
si tiene tal prenda el suelo,
Quintilla
470
que merezca en dulces lazos
aquellos gallardos brazos,
de quien tiembla el Asia, el mundo.

CAMILA
La tierra y el mar profundo
le ofrecen dulces abrazos.
Quintilla
475
Éstos serán sus amores,
al son de trompas y cajas;
que a conquistar sus favores
corren con muchas ventajas
los Césares vencedores.
Quintilla
480
¿De qué sirve que te agrade?

LEONOR
¡Ay, Camila! Si la fama
tanto a querer persuade,
¿qué hará la vista, que inflama
y a un fuego tantos añade?

CAMILA
Quintilla
485
Pues ¿cómo pones tu amor
en Carlos, emperador
de Alemania y rey de España?

LEONOR
No fuera de amor hazaña
si le igualara en valor.
Quintilla
490
Concertar desigualdades
es del amor la grandeza;
que en iguales calidades,
la misma naturaleza
concierta las voluntades.
Quintilla
495
Yo le quise retratado,
y ahora le quiero visto,
y de manera me agrado,
que sé que el aire conquisto
y no desprecio el cuidado.
Quintilla
500
Humilde soy, ya lo veo;
pero soy mujer.

CAMILA
¿Qué intentas?

LEONOR
Gozarle.

CAMILA
¡Extraño deseo!
Luego, ¿admitida te cuentas?

LEONOR
No fuera mucho trofeo.
Quintilla
505
Un hombre de humilde ser,
a una mujer de valor,
no la puede merecer;
y puede al mayor señor
gozar cualquiera mujer.
Quintilla
510
¡Ah, hidalgo! ¿Queréis llevarme
donde esta junta se ha hecho?

DOROTEA
Abridme y podéis fiarme
vuestro honor.

LEONOR
Entrad.

DOROTEA
(Sospecho
que éstas quieren engañarme.)

LEONOR
Quintilla
515
Entrad, español, os ruego.

DOROTEA
(Aquí no pierdo ni gano,
porque haré que sepan luego
que si no gano la mano,
hemos empatado el juego.)

(Descúbrase una cortina y sobre unas gradas se vea PAULO TERCIO en una silla con almohadas a los pies, y CARLOS QUINTOS en otra, y algunos caballeros y alabarderos a los pies de las gradas. La música es forzosa.)

PAULO
Octava real
520
Mucho me pesa, Carlos, y podría
decir que a la común Iglesia pesa,
que habiéndonos juntado en aqueste día
para esta paz, que es de mi oficio empresa,
no quieras ver con desigual porfía
525
al rey Francisco, si es que el odio cesa,
pues mejor estas paces concertaran
lo que aquestos capítulos declaran.
Octava real
Si él quiere verte, hijo, ¿por qué niegas
tu rostro a quien ya tienes por tu amigo?
530
¿Por qué a mis brazos disgustado llegas,
cuando con tanto amor estoy contigo?
Si por la paz universal me ruegas,
y yo el ejemplo de quien sabes sigo,
hagamos bien los dos lo que debemos,
535
porque a nuestras cabezas imitemos.

CARLOS
Romance (tirada)
Beatísimo Padre Paulo,
de aqueste nombre Tercero,
no sin causa, pues lo eres
de nuestra paz y concierto:
540
otra vez representé,
y ahora te represento,
en tu cónclave sagrado
y apostólico colegio
los agravios que la Casa
545
de Austria, por diversos tiempos,
recibió de muchos reyes
de Francia, sin merecellos.
Ya te dije del repudio
por Carlos Octavo hecho
550
con Margarita mi tía.
Mas ¿para qué te refiero
cosas de tiempos pasados,
cuando en los presentes vemos
las muchas causas por quien
555
del rey Francisco me quejo?
Cuando a la guerra de Túnez
pasé con piadoso celo,
hizo amistad con el turco
y le escribió en secreto.
560
Cartas se hallaron entonces
en que se vio y todos vieron
que enviaba a Barbarroja
municiones y dineros.
Esto contra mí sería.
565
Mas ¿para qué trato de esto,
si después de tantas guerras,
teniéndole en Madrid preso,
y habiéndole regalado
como a un hijo —que bien puedo
570
decir que así le traté,
pues que le di en casamiento
mi propia hermana—, rompió
lo que fue en aquel acuerdo
por los dos capitulado y
575
con homenaje eterno?
Por estas causas, ¡oh Padre!,
ver a Francisco no quiero;
pero la paz concertada
la abrazo, estimo y acepto.
580
Daré a Milán a su hijo,
el duque de Orliens, propuesto
que se le doy como en dote
del tratado casamiento
con la hija de mi hermano,
585
el rey Fernando, y sin esto
han de ser restituidas
al de Saboya, mi deudo,
las tierras que le han tomado,
hasta verse su derecho.
590
Ha de renunciar Francisco,
Beatísimo Padre, luego,
la amistad de Ingalaterra
y los herejes tudescos.
Ha de entrar en nuestra liga
595
contra el turco, y por lo menos
pagar lo que le tocare
para la guerra que emprendo.
Ha de volver el Estado
a los hijos y herederos
600
del duque Borbón, difunto,
cuando puso a Roma el cerco.
Todo es justo lo que pido
y que me tengas, te ruego,
por hijo y ruegues a Dios
605
conserve a España, mi reino,
en la fe de su servicio;
y del alemán imperio
estirpe las herejías
del apóstata Lutero.
610
Y con esto, humildemente
los pies sagrados te beso
por sustituto de Cristo
y sucesor de san Pedro
en mi nombre y de mi hijo
615
Felipe, a quien te encomiendo;
que porque tiene ocho años
no le traje donde vengo,
con toda humildad y amor,
a los pies que reverencio.
620
Y en la fe del que por mí
fue en la cruz clavado y muerto,
como Príncipe cristiano,
morir y vivir protesto.
Toma, Padre, este papel,
625
y guarde tu vida el cielo.

(El EMPERADOR se baja de las gradas y saliéndose por el teatro con música. Vaya entrando por la otra parte el REY DE FRANCIA y subiendo las gradas bese el pie al Papa. Abrácele y siéntele junto a sí. Traiga el tusón de Francia, que es un San Miguel, al pecho.)

FRANCISCO
Octava real
¿No me quiso aguardar Carlos?

PAULO
No creo
que de su voluntad debes quejarte.
La paz estima con igual deseo.

FRANCISCO
¿Quieres darme a Milán?

PAULO
Sí quiere darte;
630
mas lee este papel.

FRANCISCO
Muy lejos veo
de mi intención a Carlos.

PAULO
¿No fui parte
para que juntos se tratasen paces?

FRANCISCO
Bien a tu oficio, Padre, satisfaces;
Octava real
pero, señor Beatísimo, no puedo
635
dejarme de quejar de su aspereza.

PAULO
Lean las condiciones, que yo quedo
a la fianza de su gran nobleza.

FRANCISCO
Pues tú verás que de la paz no excedo,
humillado a los pies de tu cabeza,
640
pues para confirmarla están nombrados
de la parte de Francia dos legados:
Octava real
mosiur de Memoranse está presente,
y de Lorena el cardenal.

PAULO
Recela,
Francisco, el César, vengas diferente.

FRANCISCO
645
La paz no sufre ardid, ni amor cautela.
¿Qué legados nombró?

PAULO
Cuando se ausente,
Nicolo Peronoto de Granvela,
y Cobos quedará, que es de Castilla
Comendador Mayor.

FRANCISCO
Tu sacra silla
Octava real
650
es tribunal tan justo, que bien creo
que tendrá mi justicia el lugar justo.

PAULO
Leed, Comendador.

COBOS
Siempre el deseo
del César fue la paz.

FRANCISCO
Oílla gusto,
aunque, pues no me quiere ver, bien veo
655
que duran las reliquias del disgusto.

COBOS
De aquel acuerdo de Madrid se acuerda.

FRANCISCO
Su amigo soy; yo haré que el odio pierda.

([Lea.])

COBOS
"Capitulaciones con que asienta la paz Carlos Quinto, César Máximo, emperador de Alemania, y rey de España, con el Cristianísimo rey de Francia, Francisco de Valois. Primeramente, casándose el duque de Orliens, su hijo, con hija del rey Fernando, hermano, le dará a Milán, reservando por tres años para mí las fortalezas. Ítem, en devolverle el Rey Cristianísimo a Hedín al César, al de Saboya sus tierras y a los herederos de Borbón su Estado. Más, ha de dejar la amistad de los tudescos herejes y entrar en la liga contra el turco, pagando lo que le tocare de armas y dineros."

FRANCISCO
Quintilla
Quedo, Cobos, no leáis;
660
que son fuertes condiciones.

PAULO
Hijos, mal os conformáis.

FRANCISCO
Oye, Padre, estas razones.

PAULO
Vanas razones me dais.

FRANCISCO
Quintilla
A Tornay me ha de voler
665
Carlos, y no ha de tener
las fortalezas que dice
de Milán, con que autorice
a mi costa su poder.
Quintilla
¿Cómo puedo yo dejar
670
las amistades que tengo?
Y si en la liga he de entrar,
no he de pagar, que no vengo
a perder, sino a ganar.
Quintilla
Haga la guerra a su gusto;
675
ni quiero parte, ni dalla.

PAULO
Francisco, cese el disgusto;
Carlos está ausente, y calla;
Dios sabe lo que es más justo.
Quintilla
Despacio lo trataremos;
680
las treguas por los diez años,
por lo menos confirmemos,
pues en esto no hay engaños.

FRANCISCO
Yo digo que en paz quedemos.
Quintilla
Y con tanto, el pie te beso.
685
Ruega a Dios, Padre, por mí.
La fe de Cristo confieso,
y morir como nací
en la que adoro y profeso.

(Bájese con música de las gradas y ciérrese la cortina. Salgan DOROTEA y LEONOR.)

LEONOR
Redondilla
¿No tienes tú quien me lleve
690
tras el César que se va?

DOROTEA
¡Bravo frenesí te da,
loco amor tus pasos mueve!
Redondilla
Admirado me has.

LEONOR
¿De qué,
si sabes lo que es amor?

DOROTEA
695
Si he llorado su rigor,
Dios lo sabe, y yo lo sé.
Redondilla
Pero mira que se aumenta
amor entre los iguales;
que desigualdades tales
700
convierte amor en afrenta.
Redondilla
¿Tú, con un emperador
de Alemania, y rey de España?

LEONOR
Ésa, Fernando, es hazaña
de amor, si es que es dios amor.

DOROTEA
Redondilla
705
Bien dices, porque ha de hacer
milagros, si amor es dios.

LEONOR
El juntarnos a los dos,
como milagro ha de ser.
Redondilla
Que ame el cordero a la oveja,
710
la loba al lobo y el ave
al ave en su forma cabe,
la misma se lo aconseja;
Redondilla
mas que una simple cordera
ame a un león desigual,
715
y que a un águila caudal
una tortolilla quiera,
Redondilla
ése es milagro de amor,
y así lo ha sido querer
a Carlos una mujer
720
de tan humilde valor.
Redondilla
Tú me has de llevar a quien
me dé a Carlos, pues no es santo;
que los hombres aman cuanto
cerca de los ojos ven.
Redondilla
725
Gócele, y muérame luego.

DOROTEA
(Principios tiene de loca;
el mismo amor me provoca,
porque me espanta tu fuego.)

LEONOR
Redondilla
¿No podrá este caballero
730
que sirves llevarme a él?

DOROTEA
(No osaré tratar con él
lo que me pides, ni aun quiero;
Redondilla
que le adoro, y es ajeno
de mi amor, y si te ve,
735
podrá ser que al Rey te dé
con salva, que eres veneno.)

LEONOR
Redondilla
¿Qué dices?

DOROTEA
Que es sospechoso
el soldado con quien vengo
y que en posesión le tengo
740
de atrevido y de amoroso.
Redondilla
¡Vive Dios! Si le doy parte
de que vienes de ese modo,
que se levante con todo,
y que no me deje parte.
Redondilla
745
Querría que a Carlos fueses
con quien tan fiel te llevase,
que después que él te gozase,
siquiera un hueso me dieses;
Redondilla
que algo merezco por ser
750
el cabestro de estos toros.

LEONOR
Mejor te cautiven moros,
que yo venga a tu poder.

DOROTEA
Redondilla
Ríete de eso.

LEONOR
¿Por qué?

DOROTEA
Las mujeres de tu humor
755
sois como harina.

LEONOR
Mi amor
tiene un dueño, un dios mi fe.

DOROTEA
Redondilla
Tres partes la harina tiene:
flor, media harina y salvado,
y una mujer de tu estado
760
a tener las mismas viene.
Redondilla
Goza la flor el señor,
y paga el primer bocado,
porque come regalado
en los deleites de amor.
Redondilla
765
La media harina tras él
come el mayordomo acaso,
que es escritura en traspaso,
y se sustituye en él.
Redondilla
El salvado, que ya es
770
lo vil de estos tres linajes,
viene a oficiales y pajes,
y aun a lacayos después.
Redondilla
Y de esta suerte vendrás,
Leonor, a parar en mí.

LEONOR
775
Quedo; gente viene aquí.

(Entren PACHECO y SERNA, lacayos del EMPERADOR.)

PACHECO
¡Vive Dios, que estimo en más
Redondilla
que el oficio que me ha dado,
el ser vuestra camarada,
Serna, porque en siendo honrada,
780
hace al que la tiene honrado!
Redondilla
Y de este agradecimiento,
cuando Dios nos vuelva a España,
veréis si el que os acompaña
es hombre de cumplimiento.

SERNA
Redondilla
785
Los soldados como vos
parecen muy bien al lado
de Carlos.

PACHECO
Fui su soldado
desde que nací, ¡por Dios!,
Redondilla
que no hace mucho en honrarme
790
de esta plaza.

DOROTEA
(Estos soldados
conozco.)

LEONOR
(¿Quién son?)

DOROTEA
(Criados
del César; quiero informarme
Redondilla
si a España se han de volver.)
Dios guarde a vuesas mercedes.

LEONOR
795
(Si fiar de alguno puedes,
no lo dejes de emprender.)

PACHECO
Redondilla
Vuesa merced sea venido
en buen hora. ¿Qué nos manda?

DOROTEA
Pensamos que el César anda
800
de partida o que es partido.

PACHECO
Redondilla
Acompañó con su armada
al Papa.

DOROTEA
¿Hasta dónde fue?

PACHECO
Hasta Génova, en que el pie
le besó, y, haciendo aguada,
Redondilla
805
mandó las proas poner
desde Génova la bella
a España.

DOROTEA
¿Entrará en Marsella?

SERNA
¿Cómo? Ni aun la piensa ver,
Redondilla
aunque Francisco le ruega
810
que entre en ella y se regale.

PACHECO
Con diverso intento sale,
aunque a la vista navega.

DOROTEA
Redondilla
Decían que el rey de Francia
quería verse con él.

SERNA
815
Húyele Carlos, que de él
no espera paz de importancia.
Redondilla
¿Vais vos a España, por dicha?

DOROTEA
Y llevo esta dama allá.

PACHECO
¿A España? Pues, ¿a qué va?

DOROTEA
820
Llévala cierta desdicha.
Redondilla
Dará una cadena a quien
la lleve al Emperador;
que para hablar a un señor
esto es menester también.

PACHECO
Redondilla
825
Los dos cerca de él estamos;
él se embarca; vamos juntos,
que yo entiendo mal los puntos.

DOROTEA
(Quedo, por mi vida, y vamos;
Redondilla
que tiene ciertas joyuelas
830
y habemos de ir a la parte.)

PACHECO
(Treinta abrazos quiero darte.
¿Quién eres?)

DOROTEA
(Paje de espuelas
Redondilla
de un soldado y español.)

PACHECO
(¿Quién es?)

DOROTEA
(Don Juan de Mendoza.)

PACHECO
835
(Pues, ¿qué pretende esta moza?)

DOROTEA
(Verse en los rayos del sol
Redondilla
quiere.)

PACHECO
(¿Qué hay que te avergüence?)

DOROTEA
(Ver de Carlos la presencia,
donde tiene la potencia
840
con que las batallas vence.)

PACHECO
Redondilla
(No entiendo bien el misterio.)

DOROTEA
(Quiere, escucha te suplico,
medir las uñas y el pico
al águila del Imperio.)

PACHECO
Redondilla
845
(Ahora entiendo peor.
¿No puede liso decirse?)

DOROTEA
(Quiere con Carlos medirse
para ver cuál es mayor.
Redondilla
Quiere ser emperadora,
850
y está por serlo perdida,
si no por toda la vida,
a lo menos por un hora.)

PACHECO
Redondilla
(Ya entiendo. Déjame vella.)
Dios guarde a vuesa merced.
855
(Por mi fe, que hace merced
con vella, porque es muy bella.)
Redondilla
Si queréis, señora, hablar
al César, venid conmigo,
que su casa y campo sigo
860
y hoy quiere alargarse al mar;
Redondilla
no os faltará en la galera,
de aquí a España, compañía.

LEONOR
Estimo la cortesía.

PACHECO
La suya parte ligera.
Redondilla
865
En la que voy podéis ir,
y es fuerza que luego sea.

LEONOR
Soy mujer: amor desea
porfiar hasta morir.

PACHECO
Redondilla
El señor Serna es mi amigo,
870
bien irá vuesa merced.

LEONOR
Espero toda merced.
(Carlos, por la mar te sigo,
Redondilla
y por el infierno osara,
si allá fueras, como Eneas.)

SERNA
875
Vamos, porque el gusto veas
con que un español te ampara.

PACHECO
Redondilla
¿Vienes?

DOROTEA
¿No quieres que pase?

PACHECO
Pues ya zarpan, ven tras mí.

DOROTEA
Gracias a Dios que salí
880
de que don Juan la topase.

(Vanse. El REY DE FRANCIA, MEMORANSE y gente.)

FRANCISCO
Endecasílabos sueltos (tirada)
¿Que no quiere servirse de mi casa?
¿Que no quiere pasar Carlos, mosiures,
siquiera por Marsella y Aguas Muertas?

MEMORANSE
Yo le di tu recado de tu parte;
885
le pedí, las rodillas por el suelo,
que, pues pasaba por Marsella, entrase
siquiera a ver las fuerzas de Marsella,
que todos le darían puerta y llaves.

FRANCISCO
¿Qué tiene Carlos, mi cuñado, príncipes?
890
¿No se fía de mí? ¿Piensa, por dicha,
que tengo de prenderle yo en mi tierra,
la paz jurada y por tercero el Papa?
Pues ¿cómo, si yo fui su preso en guerra,
en paz le he de prender?

MEMORANSE
Pues no le obliga
895
Leonor, su hermana, Reina amada nuestra
y tu mujer, muy poco amor te muestra.

(JUAN entre.)

JUAN
Carlos, que con mal tiempo ha navegado,
en la isla de Hieros detenido,
salir quiso por fuerza de los remos,
900
que estuvo en ella. Al quinto día
hallóse al alba cerca de Marsella,
donde le hicieron salva con gran gusto
veinte galeras tuyas, que vinieron
con él hasta las Pomas y el castillo
905
que está sobre las peñas, disparando
extraña cantidad de artillería,
le recibió con sus vecinos todos.
Pasó por medio de él; en tanto fueron
muchos de los señores españoles
910
a Marsella, en que hallaron levantadas
las cadenas del puerto. Entraron dentro,
y holgáronse de ver el alegría
con que fueron de todos recibidos.
Tomó refresco, y al venir la noche
915
creció el mal tiempo; fuele necesario
que se apartasen las galeras todas;
rompió el timón en la que Carlos viene
y así le fue forzoso, aunque no quiso,
desembarcar aquí.

FRANCISCO
Pídeme albricias.
920
¿Carlos está en mi tierra?

JUAN
Está en tu puerto,
aunque de la galera no ha salido.

FRANCISCO
Hoy quiero que mi amor conozca Carlos.
Apréstame una barca, porque solo,
sin más de dos remeros que la lleven,
925
le quiero visitar y asegurarle.

MEMORANSE
Señor, ¿qué dices? Mira no te lleven
otra vez donde…

FRANCISCO
Calla, Memoranse;
que Carlos es quien es, yo rey de Francia.

JUAN
¡Grandeza extraña!

MEMORANSE
A Carlos ha vencido,
930
pues en su tierra se le ha rendido.

(Descúbrase con faena un espolón de galera y CARLOS en él con otros príncipes y ANDREA DORIA.)

CARLOS
Redondilla
A desdicha lo he tenido.

ANDREA
Señor, no tengáis pesar.

CARLOS
¡Que aquí viniese a llegar
garcés y timón rompido!
Redondilla
935
Andrea Doria, ¿qué haremos?

ANDREA
Señor, no hay que porfiar,
sino sufrir y esperar
hasta que el tiempo troquemos.

(Vayan dos remeros sacando un banquillo al teatro y en él el REY DE FRANCIA.)

FRANCISCO
Redondilla
¡Acosta, acosta a la orilla!,
940
¡llega, aborda a la galera!

ANDREA
Un francés a la ligera
se acerca en una barquilla.
Redondilla
¡Jesús!

CARLOS
¿Qué te espanta, Andrea?

ANDREA
¡El rey de Francia señor!

CARLOS
945
Notable amor y valor.

(La barca aborde la galera.)

FRANCISCO
Tu Majestad sacra sea
Redondilla
a mi tierra bien venido.

CARLOS
¡Jesús, señor!

FRANCISCO
Llega aquí.

CARLOS
¿Vuestra Majestad así?

FRANCISCO
950
Hermano, la mano os pido.
Redondilla
Dádmela, dádmela, hermano;
veisme aquí en vuestra prisión
segunda vez.

CARLOS
Éstas son
de un príncipe soberano
Redondilla
955
hazañas de eterna gloria.

FRANCISCO
Aquí estoy como en Madrid;
¡prended, rescatad, pedid!

CARLOS
Que perdonéis a Andrea Doria.

FRANCISCO
Redondilla
Yo le perdono por vos.

CARLOS
960
Entrad, comeréis conmigo.

FRANCISCO
Ved a vuestra hermana, amigo.

ANDREA
¡Qué amistad!

ALBA
Trazóla Dios.

(Con chirimías y salva de la chusma, se cierre.)

Acto II

(DON JUAN DE MENDOZA y DOROTEA en su hábito de paje.)

JUAN
Redondilla
Extraña vienes de celos,
celos a todas las horas.

DOROTEA
965
Pienso…

JUAN
Piensas mal.

DOROTEA
… que adoras.

JUAN
¿Qué adoro?, ¡plega a los cielos!

DOROTEA
Redondilla
Esta mujer, esta necia,
que ha dado en esta locura.

JUAN
Sus méritos y hermosura
970
quien tiene celos desprecia.
Redondilla
Mira que te tengo amor,
que en obras se puede ver,
y que viene esa mujer
siguiendo al Emperador.

DOROTEA
Redondilla
975
Harto procuré escondella
de tus ojos navegando,
no temiendo ni pensando
que era tan hermosa y bella,
Redondilla
sino al verla tan liviana,
980
que es lo que al hombre provoca;
que mujer que en libre toca
el paso a su gusto allana.
Redondilla
No temo yo su hermosura,
sino su facilidad.

JUAN
985
Bien sé que la libertad
la pretensión asegura.
Redondilla
Pero puesto que parece
liviandad dejar su casa
y que a tierra extraña pasa,
990
diverso nombre merece;
Redondilla
que no sigue un español
de los que en el campo van,
oficial o capitán.

DOROTEA
Pues ¿qué sigue?

JUAN
El mismo sol.

DOROTEA
Redondilla
995
Y mientras el sol no aceta
que entre sus rayos se abrase,
¿no puede ser que topase
allí cerca otro planeta?

JUAN
Redondilla
En toda la embarcación
1000
te consentí que creyeses,
cuando aquesta mujer vieses,
tu propia imaginación:
Redondilla
en la entrada de Marsella
y cuando desembarcamos
1005
en Barcelona y tomamos
puerto con mal tiempo en ella,
Redondilla
en el camino después
de Valencia a esta ciudad,
o ya por su libertad
1010
o ya porque hermosa es.
Redondilla
Mas que llegando a Toledo,
donde Carlos Cortes hace,
tengas celos, ¿de qué nace?

DOROTEA
Nace de que amor es miedo.

JUAN
Redondilla
1015
¡Una mujer extranjera
donde las hay tan hermosas!

DOROTEA
En las pasiones celosas
luego la razón se altera;
Redondilla
no reina el entendimiento
1020
ni los sentidos discurren,
sino las cosas que ocurren
al primero movimiento.
Redondilla
El reino de la hermosura
dicen que es esta ciudad,
1025
que ya por antigüedad
primero lugar procura.
Redondilla
Pero si en tus ojos veo
a Leonor inclinación,
más justos mis celos son,
1030
donde te lleva el deseo.

JUAN
Redondilla
Ya me cansas, Dorotea,
y a no me ser tan forzoso
esperar a que el famoso
Carlos las cosas provea,
Redondilla
1035
para que de Flandes vine,
de Toledo me partiera,
antes que ocasión te diera
a que tu amor desatine.
Redondilla
Las Cortes que Carlos hace
1040
en Toledo para ver
si España con su poder
a su intención satisface
Redondilla
y con dinero le acude
para la guerra a que van
1045
contra el turco Solimán,
antes que el tiempo se mude,
Redondilla
los de la liga jurada
con tan santo pensamiento
son el mismo fundamento
1050
de mi propuesta embajada,
Redondilla
porque la reina María,
que con ella me envió,
mal contenta despidió
la española infantería;
Redondilla
1055
que como paces se han hecho
con Francia, la soldadesca,
ya española y ya tudesca,
viendo que cesa el provecho,
Redondilla
piden paga y en motín
1060
rebelados se defienden
y sin dineros no entienden
que tendrá su enojo fin.
Redondilla
Los que están en Lombardía,
que después de tanto gasto
1065
no paga el marqués del Vasto,
muestran mayor rebeldía
Redondilla
y los de don Bernardino
de Mendoza en la Goleta,
que de tal suerte inquieta
1070
la paga y la paz indigna
Redondilla
que don Álvaro de Sande
contra ellos campo forma.
De todo Carlos se informa
y el mal estado de Gante
Redondilla
1075
y pide a España dinero.
Bien será que te reportes;
que en acabando las Cortes,
partirme a Flandes espero.

DOROTEA
Redondilla
Como yo tus ojos vea
1080
menos traviesos, don Juan,
y que solamente van
al alma de Dorotea,
Redondilla
que duren ruego a los cielos
las Cortes un siglo.

JUAN
Aguarda;
1085
que siento venir la guarda.

DOROTEA
La tuya serán mis celos.

JUAN
Redondilla
Creo que los Grandes son
que a las Cortes han venido.

DOROTEA
Pues que el César no ha salido,
1090
hoy tendrás resolución.
Redondilla
¡Ay de mi negra ventura!
Pacheco trae a Leonor.

JUAN
Mira que al Emperador
introducirla procura.
Redondilla
1095
Deja esos vanos antojos.

(Vanse. PACHECO y LEONOR.)

PACHECO
Llégate, Leonor, aquí;
que yo haré que ponga en ti
el Emperador los ojos;
Redondilla
porque estoy ya tan privado
1100
y cerca de su persona,
desde que vio en Barcelona
que maté un hombre a su lado,
Redondilla
en cierta revolución
que sucedió en su presencia,
1105
que desde aquella pendencia
me muestra grande afición.

LEONOR
Redondilla
¡Ay, Pacheco! Si quisiese
amor que el César mirase
lo que me cuesta, y llegase
1110
a que mi pena entendiese,
Redondilla
por justa y bien empleada
daría mi perdición.
([Tocan.])
¿Qué es esto?

PACHECO
Los Grandes son,
que para aquesta jornada
Redondilla
1115
junta Carlos en Toledo;
mira con qué majestad
pasan, y la gran ciudad
los mira.

LEONOR
Si no es que puedo
Redondilla
ver a mi Carlos, no hay cosa,
1120
Pacheco, a mis ojos grande;
haz que a verle entrar me mande
aquella presencia hermosa;
Redondilla
aquellas sienes ceñidas
de laurel por mil victorias,
1125
que apenas a sus historias
se podrán ver reducidas;
Redondilla
aquel pecho, que temblaba
el Asia cuando le vio
armado en blanco, y entró
1130
en Túnez, que en tierra estaba;
Redondilla
aquel que desde aquel día
César Africano llama,
y haciendo los de la fama
diez, honró su compañía.
Redondilla
1135
Porque nunca de Trajano,
de César ni Scipión,
cuentan más ostentación
en el aplauso romano.
Redondilla
Gócele yo, y esta vida
1140
se acabe allí.

PACHECO
Loca estás.

LEONOR
Cuerda estoy. Merece más.

PACHECO
¡Bravo amor!

LEONOR
Estoy perdida,
Redondilla
no lo dudes. Si comiendo
me acuerdo, en lo que me dan
1145
como a Carlos, porque están
a Carlos mis ojos viendo.
Redondilla
Si bebo, allí a Carlos bebo;
como el mordido de rabia,
que ve el perro que le agravia
1150
dentro del agua que pruebo.
Redondilla
Si duermo, mis sueños son
que Carlos me trata mal.
Si me visto, estoy mortal;
Carlos mis vestidos son.
Redondilla
1155
Si una pared viendo estoy,
allí le miro pintado;
como sombra va a mi lado
por dondequiera que voy.
Redondilla
No sé qué tengo de hacer.

PACHECO
1160
Oye, que los Grandes van
al Alcázar.

LEONOR
Mal podrán
con el sol resplandecer.

(Entren con música y acompañamiento los Grandes que puedan, llevando en medio el cardenal TAVERA, y vayan pasando con orden.)

PACHECO
Redondilla
Aquel alto es don Fernando
de Toledo, duque de Alba,
1165
que está, del ocaso al alba,
el sol el Asia temblando.
Redondilla
Aquél, en la paz afable,
y en guerra un firme peñasco,
es Íñigo de Velasco,
1170
de Castilla condestable.
Redondilla
Aquel que el ancha cuchilla
tercia de aquella manera
es Luis Enríquez Cabrera,
almirante de Castilla.
Redondilla
1175
El que después iba enfrente
y viste que habló con él
es don Pedro Pimentel,
gran conde de Benavente.
Redondilla
Es el de las plumas rojas
1180
que a los dos se sigue luego,
el marqués de Denia, Diego
Gómez Sandoval y Rojas,
Redondilla
y aquel que lleva a su lado,
y, de tenerle se goza,
1185
Íñigo López Mendoza,
gran duque del Infantado.
Redondilla
Aquel de la roja banda
que iba en medio de los tres,
don Juan de Zúñiga es,
1190
conde ilustre de Miranda.
Redondilla
Es el otro, y cuya espada
ganó estatuas de alabastro,
Pedro Fernández de Castro,
conde de Lemos y Andrada,
Redondilla
1195
y aquel cuyo talle airoso
mueve a tenerle afición,
don Pedro Téllez Girón,
duque de Osuna famoso.
Redondilla
Con don Álvaro Bazán,
1200
de los turcos rayo y fuego,
iba el gran marqués de Priego,
sangre del Gran Capitán.
Redondilla
Dos duques de dos Medinas
son los dos que juntos van:
1205
Celi y Sidonia, Guzmán
y Cerda, Casas divinas.
Redondilla
Mira el de Béjar allí,
marqués de Gibraleón;
Zúñiga, cuyo blasón
1210
el África tiembla aquí
Redondilla
es aquel que con tal lustre
de canas honra su cara,
don Juan Manrique de Lara,
de Nájera duque ilustre;
Redondilla
1215
y va con el de Maqueda
y el Comendador mayor
Cobos, que el Emperador…

LEONOR
Temblando el alma me queda
Redondilla
luego que su nombre escucho.

PACHECO
1220
Más no te quiero cansar
ni en tanta grandeza hablar,
que es tarde y me obligo a mucho.
Redondilla
Mil títulos y señores
dejo que vienen allí;
1225
pero no es justo que así
calle los debidos loores
Redondilla
a aquel insigne prelado
que va honrándolos a todos,
aunque de tan varios modos,
1230
y va de todos honrado;
Redondilla
aquél es el cardenal
de Santa Cruz, justamente
de Castilla Presidente
y Inquisidor general.
Redondilla
1235
Su nombre es don Juan Tavera,
arzobispo de Toledo.
Pero proseguir no puedo.
Su Majestad sale; espera.

(Guarda de alabarderos con librea, si la hubiere; acompañamiento y el EMPERADOR. Llégase a él PACHECO y dícele mirándole con buena gracia:)

CARLOS
Redondilla
¿Quieres algo?

PACHECO
Hablarte quiero.

CARLOS
1240
¿Traes algún memorial?

PACHECO
Tu Majestad imperial
sepa que hoy soy su tercero.

CARLOS
Redondilla
¿Qué dices?

PACHECO
Ponga los ojos
en esa hermosa mujer.

CARLOS
1245
¿Ésta? ¿Qué puede querer?

PACHECO
Tráenla ciertos antojos
Redondilla
desde Niza de Provenza.

CARLOS
¿Es mujer de algún soldado?
Habla. ¿De qué estás turbado,
1250
y ella mira con vergüenza?
Redondilla
Si algo me quiere pedir,
dile que me llegue a hablar.

PACHECO
Lo que quiere negociar
no lo puede aquí decir.
Redondilla
1255
Enamoróla tu fama;
confirmóla tu presencia,
y pide que des licencia…

CARLOS
No más, a la mujer llama.

PACHECO
Redondilla
Llega, Leonor.

CARLOS
¿Qué me quieres?

LEONOR
1260
¿No lo sabes?

CARLOS
No lo sé;
pero, desde hoy más, sabré
lo que sabéis las mujeres.
Redondilla
¡Cobos!

COBOS
¡Señor!

CARLOS
Dadle a ésta
con que a su tierra se vaya.

LEONOR
1265
Tu respeto me desmaya
y mátame tu respuesta.

CARLOS
Redondilla
Dadle cuatro mil ducados
y no esté un hora en Toledo.
De ti, Pacheco, ¿qué puedo
1270
decir? ¿Cómo los soldados
Redondilla
en estas cosas se emplean?

PACHECO
No sé lo que te quería.

CARLOS
Pacheco, amor me tenía.
No permitas que me vean
Redondilla
1275
tales mujeres a mí;
que ni tú serás soldado,
ni yo Carlos, si has pensado
que esto cabe en ti y en mí.
Redondilla
Cuando estemos en la guerra,
1280
tráeme cabezas de moros
a trueco de los tesoros
que la bella España encierra.
Redondilla
Si te ha enseñado el servir
con deseo de agradar
1285
a lisonjear y a errar,
a pretender y a fingir,
Redondilla
mejor con una ventaja
estarás en Lombardía.

PACHECO
No entendí qué pretendía
1290
esta mujer.

CARLOS
La voz baja,
Redondilla
y aprende para otra vez
a respetar mi persona,
porque no siempre perdona
el más piadoso juez.

(El EMPERADOR se vaya, y queden solos PACHECO y LEONOR.)

PACHECO
Redondilla
1295
Señor, juramento hago
a la que traigo ceñida,
por vida vuestra y por vida…
Fuese; tengo el justo pago.
Redondilla
Mas por vida, a decir torno,
1300
del Marqués que me crió,
porque presumáis que yo
de otras empresas me adorno,
Redondilla
de daros el primer día
que en la guerra esté con vos,
1305
más cabezas… Mas ¡por Dios,
que fuera mejor la mía!
Redondilla
¿Qué hice? ¡Triste de mí!
¿Cómo al mismo sol llegué?
¿Cómo a su cielo miré
1310
y a su valor me atreví?
Redondilla
Pero bien se lo he pagado,
pues de su alcázar eterno
caigo, por mi mal gobierno,
al centro de mi cuidado.
Redondilla
1315
No conocí su virtud,
atrevíme a su valor;
el rayo de su furor
vendrá contra mi salud.
Redondilla
Moriré por el oído;
1320
palabras de rey, y malas,
son de artillería balas
que matan con el sonido.
Redondilla
¿Qué te parece, Leonor,
lo que he medrado por ti?

LEONOR
1325
¡Oh, qué lindo para mí!
¡Quedo, quedo, Emperador!
Redondilla
¡Emperador, quedo, quedo,
que andamos todos errados!
"Dadle cuatro mil ducados
1330
y no esté un hora en Toledo."
Redondilla
Malos años y mal mes;
que yo soy la emperadora.

PACHECO
¡Esto nos faltaba ahora!
¿Qué tienes?

LEONOR
¿Ya no lo ves?
Redondilla
1335
Tengo una desconfianza
que fue esperanza fingida;
tengo una cansada vida
que nunca a la muerte alcanza;
Redondilla
tengo una sentencia injusta
1340
de un injusto atrevimiento;
tengo un alto pensamiento
que de mis desdichas gusta;
Redondilla
tengo un alma de Faetón,
que al sol quiso hurtar el carro;
1345
tengo un intento bizarro
de imposible ejecución;
Redondilla
tengo mil dificultades
que allanaba el ser mujer,
si el amor supiera hacer
1350
cadenas de voluntades.
Redondilla
Mis eslabones de plomo
y los del oro de Carlos
no supo el rapaz juntarlos,
aunque le dijeron cómo.
Redondilla
1355
Tengo esta pena cruel.
Mas, ¿por qué Carlos condena
esta alma a infierno de pena?
¿Es él Dios? ¿Soy yo Luzbel?

PACHECO
Redondilla
Leonor, Leonor, ¿cómo es esto?
1360
¿Estás en ti?

LEONOR
Pues ¿en quién?
¡Que sufriera el mal también
en que tanto amor me ha puesto!
Redondilla
¿Quieres saber lo que ha sido?

PACHECO
Sí, amiga. Espera, reposa.
1365
No seas pintura hermosa
sin alma. Cobra el sentido;
Redondilla
que una tan bella mujer
dará lástima a las piedras.

LEONOR
¡Bien con el oficio medras!
1370
Paciencia habrás menester.
Redondilla
Que mates moros te dice,
y que no traigas mujeres
para aliviar los placeres,
porque a la guerra desdice.
Redondilla
1375
¡Mirad dónde puse yo
mi voluntad, mi memoria,
mi entendimiento, mi gloria,
y cuanto bien Dios me dio!
Redondilla
En un soldado cruel,
1380
armado de furia y hielo,
con que me arroja del cielo.
¿Es él Dios? ¿Soy yo Luzbel?

PACHECO
Redondilla
Pensé, Leonor, que sintiera
la desgracia en que he caído
1385
con el César, y he sentido
el verte de esa manera.
Redondilla
Pensé partir con el eco
de las razones que oí
donde supiera que fui
1390
soldado honrado y Pacheco;
Redondilla
y hasme dado tal dolor,
que en ver el mucho que tienes,
con dos manos me detienes:
una es piedad, y otra amor.
Redondilla
1395
Vuelve en ti, y pues has perdido
lo que nunca tuyo fue,
cóbrame a mí y te daré
gran parte de mi sentido.
Redondilla
En mí hallarás, aunque pobre,
1400
amparo. Escucha, te ruego.

LEONOR
¡Oh, qué gracioso don Diego!
¡El oro me trueca en cobre!
Redondilla
¿Estás en ti, picarón?
¡Sucio, descompuesto, loco!
1405
¡Mi majestad tiene en poco!
¿Hay más notable traición?
Redondilla
Pues ¿cómo? ¿A una emperatriz?
¡Guarda!, ¿qué es esto? ¡Ah, porteros!
¡Hola, Grandes, caballeros,
1410
matadle!

PACHECO
¡Moza infeliz!

LEONOR
Redondilla
¿Por qué dejáis que entre gente
cuando con Carlos estoy
y mi parecer le doy
para la guerra presente…
Redondilla
1415
Dice vuestra Majestad
que el turco alborota a Hungría,
y que a Italia cada día
con notable libertad
Redondilla
da molestia Barbarroja.
1420
Pues yo soy de parecer
que al turco…

PACHECO
¡Triste mujer!
¡Qué accidente, qué congoja!

LEONOR
Redondilla
… le den cuarenta mañanas
letuario y aguardiente,
1425
y a Barbarroja en la frente
con dos cestos de manzanas.
Redondilla
Y si no bastare así,
yo saldré contra los dos.
¡Denme mis armas!

PACHECO
¡Por Dios,
1430
que te tiemples!

LEONOR
Oye.

PACHECO
Di.

LEONOR
Redondilla
Llegó al respeto el temor
un día que fue atrevido,
de la vergüenza oprimido
e importunado de amor.
Redondilla
1435
Pidióle que se dejase
gozar; pues aunque era Apolo,
no nació para sí solo,
y que su nombre alumbrase.
Redondilla
¿Qué hizo el respeto luego?
1440
"Yo soy quien soy", respondió,
y un rayo al temor tiró,
que volvió su hielo en fuego.
Redondilla
Carlos el respeto fue,
yo el temor; llegué, temí,
1445
mostróme su sol, caí,
arrepentíme, cegué.
Redondilla
Quise igualarme con él;
ved qué puntapié me ha dado,
que en el mundo no he parado.
1450
¿Es él Dios? ¿Soy yo Luzbel?

PACHECO
Redondilla
Leonor, si el ver tu desprecio
te priva de la razón,
oye.

LEONOR
Mis pleitos no son
para un alcalde tan necio.
Redondilla
1455
Jueces hay. Y sabré
si el reino me toca a mí,
o por qué razón perdí
lo que de mis padres fue.
Redondilla
¿Divorcio el Emperador
1460
con Leonor? ¡Qué lindo cuento!
Apelo al Nuncio.

PACHECO
Aunque a tiento,
no has dicho cosa mejor;
Redondilla
que el Nuncio llama Toledo
a la casa de los locos.

LEONOR
1465
Son ya los cuerdos tan pocos,
que apelar al Nuncio puedo.
Redondilla
Apelo y repelo.

PACHECO
¡Tente!

LEONOR
¿No puedo yo repelar?

PACHECO
Sí, mas donde haya lugar
1470
de derecho, y no en mi frente.
Redondilla
(Creo que me ha de volver
loco.)

LEONOR
¿Divorcio conmigo?
Que es mío el imperio, digo.
El Papa lo ha de saber.
Redondilla
1475
Póngase el pleito en la Rota
y en las salas de París.
¿Pondráse o no?, ¿qué decís?

PACHECO
Que se ponga en la picota.
Redondilla
Pon el pleito en hora mala,
1480
y quedas las manos ten.

LEONOR
¿Oirálo el Papa?

PACHECO
También.

LEONOR
Ya se ve el pleito en la sala;
Redondilla
ya comienza el relator:
"Pleito entre Leonor…"

PACHECO
¡Sosiega!

LEONOR
1485
"… y Carlos, porque le niega…"

PACHECO
¿Qué le niega?

LEONOR
"… Un grande amor."

PACHECO
Redondilla
¿No ves que hay desigualdad?

LEONOR
Mentís; que yo soy mujer
que a mil reyes pudo hacer
1490
esclavos.

PACHECO
Dices verdad.

LEONOR
Redondilla
Yo iré al Papa; voyme a él.

PACHECO
(Seguirla quiero, ¡ay de mí!)

LEONOR
¿Carlos me desprecia así?
¿Es él Dios? ¿Soy yo Luzbel?

(Vanse. Vayan saliendo los Grandes, particularmente el DUQUE DE ALBA, el DUQUE DEL INFANTADO, y el CONDE DE BENAVENTE y un alguacil que los vaya dando prisa que anden, y DON JUAN DE MENDOZA y DOROTEA.)

ALGUACIL
Redondilla
1495
¡Ea, caballeros, ea!
¡Caminen, vayan delante!

INFANTADO
Muy bien habló el Almirante.

ALBA
Servir al César desea.

BENAVENTE
Redondilla
No pone dificultad
1500
España en cuanto le manden.

ALGUACIL
¡Ea, caballeros, anden;
que viene su Majestad!

INFANTADO
Redondilla
Amigo, esas voces daldas
en la plaza.

ALGUACIL
¡Qué respuesta!

INFANTADO
1505
¿Hay libertad como ésta?
Tocádome ha en las espaldas.
Redondilla
Hombre, ¿conocéisme?

ALGUACIL
Sí.

INFANTADO
¡Harto bien, por vida mía!

ALGUACIL
Camine vuestra señoría,
1510
que viene el César aquí.

INFANTADO
Redondilla
¿Sabéis acaso mi nombre?

ALGUACIL
El duque del Infantado.

INFANTADO
Vos sois un desvergonzado,
muy atrevido y un ruin hombre;
Redondilla
1515
y ¡tomad!

(Mete mano el DUQUE y dale una cuchillada. Vayan saliendo los demás GRANDES, un ALCALDE y CARLOS QUINTO, detrás.)

ALGUACIL
¡Ay, que me ha muerto!

ALBA
No ensucie vusiñoría
sus manos.

INFANTADO
¡Descortesía
grande!

BENAVENTE
¡Gran desconcierto!

ALGUACIL
Redondilla
1520
¡Gran señor!

ALCALDE
¡Plaza!

CARLOS
¿Qué es esto?

ALGUACIL
Por hacer por la ciudad
lugar a su Majestad,
de esta manera me han puesto.

CARLOS
Redondilla
¿Quién os hirió?

ALGUACIL
Gran señor,
1525
el duque del Infantado.

CARLOS
Vos, ¿qué ocasión le habéis dado?

ALGUACIL
Respetar vuestro valor.

CARLOS
Redondilla
Prendedle, alcalde Ronquillo.
En fin, ¿que no hay, Condestable,
1530
dinero ahora?

BENAVENTE
Es notable
la ocasión para pedillo.
Redondilla
Pero España os ha de dar
la sangre en cualquier suceso.

(Llega el ALCALDE al DUQUE.)

ALCALDE
Vusiñoría sea preso.

INFANTADO
1535
¿Habéisme vos de llevar?
Redondilla
¿Haos dado el Emperador
esa orden?

ALCALDE
Que os prendiese
me la ha dado, porque diese
ejemplos vuestro valor.

ALBA
Redondilla
1540
Nosotros le llevaremos.

BENAVENTE
Muy bien irá con nosotros.

ALCALDE
Ni en España toda hay otros.
Bien es que lugar os demos.
([Vase el DUQUE. Entre EL DE ALBA y el conde BENAVENTE.])
Redondilla
Los Grandes preso han llevado
1545
al Duque.

CARLOS
Muy bien está;
id vos luego, alcalde, allá.
Mirad si está a buen recado,
Redondilla
y haced curar ese hombre.
([Váyase el ALCALDE, y el ALGUACIL.])
Esme forzosa la guerra,
1550
porque es en toda la tierra
único amparo mi nombre.
Redondilla
Los daños de Barbarroja,
de lo de Túnez corrido,
y los del turco atrevido,
1555
que la Transilvania enoja,
Redondilla
corren ya por cuenta mía.

CONDESTABLE
Señor, todo se ha de hacer,
pues sólo vuestro poder
ampara a Italia y a Hungría.
Redondilla
1560
No iréis, señor, descontento
de las Cortes que juntáis.

CARLOS
¡Don Juan!

JUAN
¡Señor!

CARLOS
No os partáis
hasta acabar este asiento;
Redondilla
que yo la escribo a mi hermana
1565
que enviaré presto dineros.

JUAN
Ya con ruegos, ya con fieros
la española gente allana,
Redondilla
que en revoltoso motín
va destruyendo la tierra.

CARLOS
1570
Como el fin de cualquier guerra
es de su provecho fin,
Redondilla
hacen esa rebelión.

JUAN
De la misma suerte fueron
los que a Roma se atrevieron
1575
con el general Borbón.

 (Entren LEONOR, loca; PACHECO.)

PACHECO
Redondilla
Tente y mira dónde vas;
que está aquí el Emperador.

LEONOR
¡Cómo! ¿A la reina Leonor
dicen que se tenga atrás?
Redondilla
1580
Mal me trata vuestra gente,
marido, y muy sin respeto;
castigadlos, u os prometo
de haceros a vos…

PACHECO
Detente.

CARLOS
Redondilla
¿Qué es eso?

PACHECO
Aquella mujer
1585
que te dije.

CARLOS
Pues, ¿qué ha sido?

PACHECO
Señor, el seso ha perdido.

CARLOS
¿De qué pudo enloquecer?

PACHECO
Redondilla
De un altivo pensamiento,
de una afición imposible,
1590
de un desengaño terrible
y de un engañado intento,
Redondilla
de una confusión que llora,
de una sentencia en revista,
de una privación de vista
1595
de la grandeza que adora;
Redondilla
de una amorosa pasión,
de una esperanza burlada
de mujer, y despreciada,
que es la mayor ocasión.

LEONOR
Redondilla
1600
No se lo digáis así,
que no lo querrá entender.
Decid que soy su mujer
y que me aparta de sí.
Redondilla
Pues Carlos, aunque seáis,
1605
por valor o por misterio,
águila de un gran Imperio,
y el mundo a los pies tengáis;
Redondilla
y aunque deis el picotazo
al turco, que el paso enfrene,
1610
sabed que san Pedro tiene
una llave como un brazo,
Redondilla
y que os dará en la cabeza.
A san Pedro he de apelar;
que no me habéis de dejar
1615
por otra humana belleza.
Redondilla
Ya sé, Carlos, que os casáis
con la hija del Sofí
y que os apartáis de mí
por los reinos que heredáis.
Redondilla
1620
Ya sé que os queréis hacer
Gran Turco, que lo han jurado
las Cortes que se han juntado;
san Pedro lo ha de saber.
Redondilla
Queréis que reine en España
1625
el preste Juan, y iros vos
a ser Gran Turco: ¡Por Dios,
que el pensamiento os engaña!
Redondilla
Mientras yo tuviere vida,
Carlos, mío habéis de ser.

CONDESTABLE
1630
Lástima me ha dado el ver
tan bella mujer perdida.
Redondilla
Vuestra virtud, gran señor,
la puso en esta desdicha.

CARLOS
Mudo estoy.

LEONOR
¿Pensáis, por dicha,
1635
ser de mil mundos señor?
Redondilla
¡Oh codicia de reinar!
Cuando rey de España os vistes,
media Italia pretendistes
conservar y conquistar.
Redondilla
1640
Luego, Carlos, por la espada
os hacéis Emperador,
a pesar de algún traidor
que la tembló coronada.
Redondilla
Luego hacéis guerra a Alemania
1645
y castigáis a Lutero;
luego, contra el turco fiero,
por Belgrado y Transilvania.
Redondilla
Luego en el África entráis,
y a Túnez echáis por tierra;
1650
luego al francés hacéis guerra,
y en las uñas le lleváis.
Redondilla
Sois, Carlos: conde de Flandes,
rey de Nápoles, también
duque de Milán, y es bien
1655
que tengáis reinos tan grandes.
Redondilla
El mundo antártico es vuestro,
hasta el indio os viene a ver;
pues ¿qué os faltaba de ser
después de ser César nuestro?
Redondilla
1660
Ya lo entiendo, bien se entiende,
sólo Gran Turco os faltaba;
a eso vais.

CARLOS
¡Locura brava!

PACHECO
Más con tu vista se enciende.

LEONOR
Redondilla
Ea, haced las provisiones,
1665
Carlos Quinto, por la gracia
de Dios Gran Turco en Dalmacia,
en Scitia y otras regiones;
Redondilla
a vos la reina Leonor,
salud y gracia. Sepades
1670
que nunca en desigualdades
halló buen despacho amor.
Redondilla
Y por cuanto a mí me han hecho
relación de quién sois vos…

PACHECO
Calla un momento.

CARLOS
¡Por Dios,
1675
que me ha enternecido el pecho!
Redondilla
¡Pacheco!

PACHECO
¡Señor!

CARLOS
Di a Cobos…

LEONOR
No digáis nada, señor,
hasta que sepáis que amor
no es comida para bobos.

CARLOS
Redondilla
1680
Dile que a esta loca den,
para posada y ración,
cada mañana un doblón,
y cóbrale tú también;
Redondilla
que pues que tú la trajiste,
1685
tú las has de dar de comer.

PACHECO
¡Gran señor!

CARLOS
Su ayo has de ser,
pues que tú la enloqueciste.
Redondilla
¡Condestable!

CONDESTABLE
¡Señor!

CARLOS
Quiero
que me saquéis de un cuidado:
1690
al duque del Infantado,
¿diole el alguacil primero
Redondilla
bastante ocasión?

CONDESTABLE
Señor,
ocasión le dio bastante.

CARLOS
Honrarle será importante;
1695
que tiene el Duque valor.
Redondilla
Id a verle, de mi parte,
y libertad le llevad.

CONDESTABLE
Por él a tu Majestad
beso los pies.

CARLOS
Oíd aparte.
Redondilla
1700
(Decid al Duque si gusta
que al alguacil se castigue.)

CONDESTABLE
(A fama inmortal obligue
el tiempo tu gloria augusta.)

(Éntrense CARLOS y el CONDESTABLE.)

PACHECO
Redondilla
El Emperador se va;
1705
tú tienes ya de comer,
que es lo más que puede ser.

LEONORA
Muy buen remedio me da.
Redondilla
Cuanto en su discurso fragua
es ensanchar su valor.
1710
Pollos de Marta es mi amor,
piden pan y danles agua.
Redondilla
No quiero comer por Carlos.
Dios me dará de comer;
que alimentos de mujer
1715
di que a un perro pueden darlos.
Redondilla
¿A una reina como yo,
un doblón? También apelo.

PACHECO
Calla, que te ayuda el cielo.

(Salen DON JUAN y DOROTEA.)

JUAN
¡Que Leonor enloqueció!
Redondilla
1720
¡Que tan hermosa mujer
diese en este frenesí!

DOROTEA
¿Qué te va, don Juan, a ti?

JUAN
Aguarda; quiérola ver.
Redondilla
Pues, Pacheco, ¿qué es aquesto?

PACHECO
1725
Ved, don Juan, en qué ha parado
un soldado tan honrado.

JUAN
Vos, pues, ¿qué os alcanza de esto?

PACHECO
Redondilla
Háceme su Majestad
el ayo de aquesta loca;
1730
mirad si la causa es poca.

DOROTEA
Oficio es de calidad;
Redondilla
yo sospecho que no os pesa.

PACHECO
¿Quién le mete en esto al paje?

DOROTEA
Yo, señor lacayo; y baje
1735
el toldo.

PACHECO
Palabra es ésa
Redondilla
que de un general francés
oída, volviera en trueco
la mano.

JUAN
Quedo, Pacheco.

PACHECO
¿Es vuestro el paje?

JUAN
Sí es.
Redondilla
1740
Tú, rapaz, vete de ahí.

DOROTEA
Salga el lacayo acá afuera.

PACHECO
¿Esto he de sufrir? ¡Espera!

JUAN
¡Pacheco!

PACHECO
¡Pesar de mí!

(Vaya tras DOROTEA.)

JUAN
Redondilla
(Doy lugar, aunque le dé
1745
dos coces y bofetones,
por decirle dos razones,
aunque sin razón esté,
Redondilla
a la más hermosa loca
que ha visto el cielo en su lista.)
1750
Alza del suelo la vista,
que al sol envidia provoca;
Redondilla
loca por el pensamiento
más alto que mujer tuvo,
aunque del cielo en que estuvo
1755
cayó por atrevimiento,
Redondilla
vuelve los ojos a ver
a un caballero Mendoza,
y loca, despojos goza
de quien los gozaba ayer
Redondilla
1760
de mil turcos y franceses.

LEONOR
Idos mucho en hora mala,
y no os metáis en la sala
dando tajos y reveses.

JUAN
Redondilla
No te turbe el ver un loco;
1765
que ya vengo a ser tu igual.

LEONOR
¿Traéis de eso memorial?

JUAN
Yo soy…

LEONOR
Pues echadle un moco.

JUAN
Redondilla
(Quiero, conforme al sujeto,
tratarla, porque me acuerdo
1770
que es hablar un loco en cuerdo,
hablar un necio en discreto.)
Redondilla
¿Quién piensas que soy, Leonor?

LEONOR
¿Quién eres?

JUAN
Carlos de Gante.

LEONOR
¿A Carlos tengo delante?
1775
Emperador, mi señor,
Redondilla
¿es posible que me miras,
que me hablas y regalas,
que a mi bajeza te igualas?

JUAN
Veo que por mí suspiras,
Redondilla
1780
veo que mueres por mí,
y al fin te vengo a querer.

LEONOR
¿Soy tu mujer?

JUAN
Y mujer
la más hermosa que vi.
Redondilla
Prueba a abrazarme y verás.

(Entre DOROTEA.)

LEONOR
1785
¡Dichosa ya!

DOROTEA
¿Qué es aquesto?
¿Apenas me ves traspuesto,
cuando los brazos le das?
Redondilla
No sólo no me defiendes
de quien, si no me metiera
1790
entre mil hombre, me diera
quizá lo que tú pretendes,
Redondilla
cuando abrazado te hallo
a una loca.

LEONOR
Y ¿quién sois vos,
que os metéis entre los dos?
1795
¿No veis que este hombre es mi gallo?

JUAN
Redondilla
De miedo que la he tenido,
la abracé, que da en decir
que soy Carlos.

DOROTEA
¿Y el hüir,
no fuera mejor partido?

JUAN
Redondilla
1800
Yo lo haré, pues tú lo quieres.

(Váyase DON JUAN.)

LEONOR
¿Dónde vas, Carlos crüel?

DOROTEA
¡Tente, no vayas tras él!

LEONOR
¡Oh, perra infame! ¿Quién eres?

DOROTEA
Redondilla
¡Ay, que me muerde! ¡Ay de mí!

LEONOR
1805
¿A Carlos quieres quitarme?

(Váyase LEONOR.)

DOROTEA
Vete y gózale. A buscarme
vuelve ya Pacheco aquí.

(Entre PACHECO.)

PACHECO
Redondilla
Si yo no hubiera mirado
que eres un rapaz sin seso,
1810
paje, aunque paje travieso
de un caballero soldado,
Redondilla
ya, de un pie asido, volaras
por el aire tan gran vuelo,
que en las almenas del cielo,
1815
como huevo te estrellaras.
Redondilla
¿Sabes tú quién fue Pacheco
antes que fuese lacayo
del César? Fue trueno y rayo
que dio en otro mundo el eco;
Redondilla
1820
fue un hombre que a puntapiés
más moros tiene arrojados
en el infierno, que hay dados
en todo el campo francés.
Redondilla
En Túnez, rota la espada,
1825
fue un hombre de tal decoro,
que con la pierna de un moro,
por la cadera cortada,
Redondilla
descalabró más de mil.

DOROTEA
¡Hombre, por mi vida, fuerte!
1830
Basta que comió la muerte
ese pie con perejil.

PACHECO
Redondilla
¿Búrlaste? Pues ¡vive Dios,
que a hombre no di puñada,
coz, puntapié o bofetada,
1835
que hubiese menester dos!
Redondilla
Pues a no tener respeto
a esa cara…

DOROTEA
Si le tienes,
Pacheco, ¿por qué no vienes
a hacer de mí igual conceto?
Redondilla
1840
Esta cara es de mujer,
y estas palabras lo son.
Don Juan me ha dado ocasión,
con su ingrato proceder,
Redondilla
para hablarte de este modo.

PACHECO
1845
¿Qué dices?

DOROTEA
Que he de vengarme,
de tu persona ampararme
y darte cuenta de todo.
Redondilla
Oye, y sabrás cómo vine
a este traje.

PACHECO
Espera un poco,
1850
que viene el César.

DOROTEA
(¡Que un loco
a una loca el alma incline,
Redondilla
y que no tome venganza!
¡No lo permita el amor;
que no hay remedio mejor
1855
que a una ingratitud, mudanza!)

 (Entren CARLOS y MOSIUR DE MEMORANSE y DON ÁLVARO DE SANDE, de camino. CARLOS trae una carta en la mano. El DUQUE DE ALBA y el CONDESTABLE DE CASTILLA.)

CARLOS
Endecasílabos sueltos (tirada)
No he tenido en mi vida mayor pena.
¡Gante, mi patria misma, levantada!

SANDE
Pienso que por no dársela tan grande
a vuestra Majestad, la Reina escribe
1860
menos encarecido que pudiera.

CARLOS
Y que el tributo, la ocasión ha sido,
pagado justamente a mis mayores.
¿Qué me espanto de España, pues en Flandes
los de la misma patria, los testigos
1865
de mi crianza y nacimiento han hecho
la rebelión que aquesta carta dice?
Mas decidme, don Álvaro de Sande,
¿no pudo remediarse en los principios?

SANDE
De la reina María, ilustre, invicta,
1870
heroica y mujer célebre entre todas
cuantas la fama pone en sus pirámides,
se puede presumir que se valdría
de su divino y raro entendimiento.
El daño crece y, como ven los súbditos
1875
que se rebelan las cabezas grandes,
extiéndese por todos los estados
y apenas hombre vive, bajo o alto,
a devoción de Carlos, rey de España.

CARLOS
Quien no remedia el mal en los principios
1880
tarde procura que remedio tengo.

SANDE
Tan presto es imposible hacer ejército.

CARLOS
Don Álvaro, si yo partir pudiera
sin gente a los Estados, fácilmente
derribara del hombro esas cabezas.
1885
Mas póngome a peligro, si me embarco.

MEMORANSE
Si vuestra Majestad, César invicto,
cree la voluntad del rey de Francia
y ya sus amistades son tan ciertas;
si mira que se puso en una barca
1890
con sólo un hombre, aunque en su misma tierra
y entró a sus brazos entre tanto ejército,
por Francia puede ir libre y seguro,
tomar la posta y, castigando a Gante,
tratar los concertados casamientos.

CARLOS
1895
Eso fuera, sin duda, de importancia.
¿Qué decís, duque de Alba?

ALBA
Que bien puede
ir vuestra Majestad, pues le asegura
mosiur de Memoranse de su parte
del magno y cristianísimo Francisco.

CARLOS
1900
¿Paréceos, Condestable, que me vaya
por Francia a la ligera?

CONDESTABLE
Es justo acuerdo,
cuando no fuera de importancia tanta
hacer lo que te pide el rey Francisco
y confirmar las prometidas paces.

CARLOS
1905
¡Pues, alto! Queda gobernando a España
en mi lugar el cardenal Tavera,
dignísimo arzobispo de Toledo,
con el comendador mayor, que es digno
de este lugar, Francisco de los Cobos.
1910
¡Postas a Francia!

ALBA
¡Vengan postas luego!

MEMORANSE
Yo aviso al Rey que vas.

CARLOS
Mosiur, escribe.

PACHECO
¿Irás esta jornada?

DOROTEA
Y donde fueres,
que somos para mucho las mujeres.


Acto III

(Entren SERNA y PACHECO.)

SERNA
Quintilla
Por muchos años gocéis
1915
el oficio de portero.

PACHECO
Para que vos me mandéis.

SERNA
Yo pierdo un gran compañero.

PACHECO
Ninguna cosa perdéis;
Quintilla
que el amigo que es honrado,
1920
nunca le muda el estado,
porque cuando a subir viene
lleva al lado quien le tiene
en otra parte obligado.
Quintilla
Serví caminando a Francia,
1925
al invicto Carlos Quinto,
y es tan segura ganancia,
que mejoré en tercio y quinto
cosas de mucha importancia.
Quintilla
Espero que aquí en París
1930
mucha merced me ha de hacer.

SERNA
Muy justamente subís,
y él sabe bien conocer
que sois vos quien le servís.
Quintilla
¿Qué hay del paje de Toledo?

PACHECO
1935
Que se volvió con don Juan;
no sé si fue amor o miedo.

SERNA
¿Vendrán a París?

PACHECO
Vendrán.

SERNA
¡Brava historia!

PACHECO
¡Lindo enredo!

SERNA
Quintilla
¿Viene aquí también Leonor?

PACHECO
1940
Hase hecho tan graciosa,
que gusta el Emperador
della en extremo.

SERNA
No hay cosa
como el mar, si no es amor.
Quintilla
¡Qué notables monstruos cría!

PACHECO
1945
Anda ya con su librea.

SERNA
¿Quiéresla bien todavía?

PACHECO
Amor que un loco desea
serálo más cada día.

(DON JUAN y DOROTEA.)

JUAN
Quintilla
Haz que la ropa se lleve,
1950
Fernandillo, a la posada.

DOROTEA
Yo lo haré.

JUAN
Ve, y vuelve en breve.

(Vase.)

SERNA
¿Es ésta la disfrazada?

PACHECO
A todo un amor se atreve.
Quintilla
¡Fernando!

DOROTEA
¡Pacheco hermano!

PACHECO
1955
¡Bienvenido!

DOROTEA
A tu servicio.

PACHECO
¿Vienes bueno?

DOROTEA
Bueno y sano
del cuerpo, pero del juïcio
vengo más perdido y vano.
Quintilla
Por no venir por la posta
1960
hemos perdido la entrada,
poco argén y bolsa angosta.

PACHECO
Merece ser celebrada,
Fernando, en grandeza y costa,
Quintilla
cómo Francia ha recibido
1965
a Carlos: Roma ha perdido
de Trajano la memoria.

DOROTEA
Refiere ¡por Dios!, la historia.

PACHECO
Si me das atento oído.
Romance (tirada)
Rogado y asegurado
1970
del rey de Francia Francisco,
el gran César de Alemania,
rey de España y Carlos Quinto,
que pasase por su tierra
a castigar los delitos
1975
de los rebeldes de Gante,
por la posta a Francia vino.
A la entrada de Bayona
del Rey los gallardos hijos,
Delfin y duque de Orliens,
1980
salieron a recibirlo.
Estaba el gran condestable
de Francia en el mismo sitio
con cuatrocientos varones
de diversos apellidos.
1985
De éstos en nombre del Rey
con grande amor recibido,
hasta Bles le acompañaron,
adonde estaba el Rey mismo.
No quiso por humildad
1990
el César de España invicto
entrar en caballo blanco,
uso de aquel reino antiguo.
Pero salió media legua
de París a recibillo
1995
el clero y órdenes sacros,
que fue un número infinito,
como el estudio es tan grande,
sin clérigos y vecinos;
que a doscientas mil personas
2000
llegó el número que pinto.
Hubo, que es cosa notable,
seiscientos frailes franciscos,
de san Agustín trescientos
y quinientos dominicos.
2005
Doscientos arcabuceros
de a caballo París hizo
que con armas y casacas
hiciesen plaza y camino.
Luego trescientos arqueros
2010
con los dorados cuchillos
y otros doscientos soldados,
todos de tela vestidos,
la color blanca y sembrados
de cifras de canutillo,
2015
en que al español león
abrazaba el francés lirio.
Veinticuatro regidores,
morado brocado rizo
adornaba en forros blancos
2020
de siempre blancos armiños.
Cien mancebos ciudadanos,
de cuatro en cuatro distintos,
con paramentos de tela
iban en caballos frisios
2025
con doce banderas blancas
de la ciudad y tendidos
los tafetanes al viento.
De sus divisas testigo,
con trescientos oficiales
2030
de su corte entró lucido
el preboste de París
y su criminal oficio.
La corte del Parlamento
formaba un Parnaso, un Pindo
2035
de doctores y abogados,
insignes por sus escritos.
Venían doce virreyes
a mula, todos vestidos
de grana y los presidentes
2040
con capuces de lo mismo.
Luego el Consejo seglar
y el eclesiástico vino
en largo acompañamiento
de criados y de amigos.
2045
De los confines de Francia,
bordados, gallardos, ricos,
entraron los generales,
todos por el mismo estilo.
Luego la Chancillería,
2050
y de un telliz amarillo
adornada una hacanea
con mil perlas y zafiros.
Sobre ésta una caja azul
que con clavos de oro fino
2055
guardaba de Francia el sello,
blasón del cielo venido.
El Gran Chanciller tras él,
de cuyos hombros altivos
pendían a las espaldas
2060
tres cordones de oro asidos.
Luego el Consejo Real,
los prebostes y continos
entre arcabuces y picas;
que armas guardan bien los libros.
2065
Tras estos vino la guarda
de tudescos y suizos
con doscientos gentilhombres.

DOROTEA
¡Bravo aplauso!

SERNA
¡Nunca visto!

PACHECO
Tras los capitanes de estos
2070
los caballeros antiguos
del Orden del Rey venían
a hileras de cinco en cinco.
Con monseñor de San Paulo
iba un español Fabricio,
2075
un duque de Alba, un Toledo,
famoso del Tajo al Nilo.
Tras el cardenal Borbón
iba el magno Carlos Quinto,
el español Alejandro,
2080
claro Jerjes, nuevo Ciro,
el defensor de la iglesia,
fe santa y nombre de Cristo,
aquél cuyos pies quebrantan
dragones y basiliscos,
2085
no con los ricos diamantes
de los árabes fenicios
ni con las lustrosas perlas
del mar a sus pies rendido
ni con el oro precioso
2090
que le ofrecen tantos indios
desde La Habana a Quivira
y desde el mar dulce al chino,
sino por mayor grandeza
de paño negro vestido
2095
con un sombrero de fieltro.

DOROTEA
¿Qué me cuentas?

PACHECO
Verdad digo.
Mas toda la majestad
y acompañamiento dicho,
armas, oro, plata y perlas,
2100
galas y franceses bríos
vencía la gravedad
de aquel paño humilde y limpio,
porque en los ojos traía
mil diamantes y jacintos.
2105
Seis cardenales tras él
y cuarenta y seis obispos
y con quinientos arqueros
los dos duques conocidos
de Vandon y de Lorena.
2110
Entró en fin entre los hijos
del Rey, que eran con sus piedras
guarnición de su vestido.
Francisco y Leonor miraban
desde un balcón de oro y vidrios
2115
con el cardenal Farnesio,
por Paulo a París venido,
cómo entraba el Quinto Carlos.
Que lo primero que hizo
fue ver la iglesia y dar gracias
2120
a quien le dio el bien que digo.
Fue a palacio y de Leonor,
su hermana, bien recibido,
cenó con el rey de Francia
y sus gallardos sobrinos.
2125
De casamientos se trata.
El cielo guarde a Filipo,
para que herede sus glorias
y las goce eternos siglos.

DOROTEA
Quintilla
Y a ti te dé mil venturas
2130
con ese César.

PACHECO
Tu amor
estime.

DOROTEA
¡Fueran seguras!

PACHECO
Tengas tú con tu señor,
Fernando, las que procuras.

DOROTEA
Quintilla
Voyle a servir, aunque ingrato,
2135
a lo que ya te conté,
en España.

PACHECO
¡Qué mal trato!

DOROTEA
¿Cuándo te veré?

PACHECO
Yo iré
a buscarte de aquí un rato.

DOROTEA
Quintilla
Adiós, y guárdete el cielo.

(Vase.)

SERNA
2140
Cajas suenan.

PACHECO
Fiestas son.

SERNA
¡Bonito rapaz!

PACHECO
Recelo
que encendiera en afición
hombre que no fuera hielo.
Quintilla
Vente por aquí, sabrás
2145
cuán mal don Juan la ha pagado.

SERNA
Siempre, Pacheco, verás
que olvida el amor amado,
y con desdén quiere más.

(Vanse. CARLOS y el DUQUE DE ALBA.)

CARLOS
Redondilla
¡Notables grandezas son!

ALBA
2150
Mucho Francisco desea
que vuestra Majestad crea
la verdad de su afición.

CARLOS
Redondilla
Hermosa es París, por cierto.

ALBA
Ciudades tenéis, señor,
2155
de tal grandeza y valor,
y una, de otro mundo puerto.

CARLOS
Redondilla
Generoso corazón
han mostrado sus vecinos
por mil diversos caminos.

ALBA
2160
Érades vos la ocasión.

CARLOS
Redondilla
No igualó Roma aquel día
que en ella me coroné,
a este que en París entré,
con ser tal su monarquía.

ALBA
Redondilla
2165
Dicen que nunca se ha hecho
con ningún rey que han tenido
lo que con vos.

CARLOS
Todo ha sido
mostrarme Francisco el pecho.
Redondilla
¡Qué contenta está mi hermana!

ALBA
2170
Desea veros en paz;
su voluntad satisfaz,
los imposibles allana.
Redondilla
Muera el odio, sed amigos;
tiemblen los turcos de ver
2175
que amigos vuelven a ser
dos tan grandes enemigos.

CARLOS
Redondilla
Yo os prometo, duque de Alba,
que nunca falte por mí.

ALBA
Los Reyes vienen aquí.

CARLOS
2180
Háganles mis brazos salva,
Redondilla
pues sin ejército estoy.

 (FRANCISCO, rey de Francia, y LEONOR, reina, con quien venga Leonor, ya en hábito de loca.)

FRANCISCO
¡Hermano!

CARLOS
¡Señor!

FRANCISCO
¡Amigo!

CARLOS
Yo lo soy vuestro; testigo
el cielo de que lo soy.
Redondilla
2185
¡Hermana mía!

REINA
Estos brazos,
Carlos, mi alegría os digan.

CARLOS
A tanta merced obligan,
que son en el alma lazos.

LEONOR
Redondilla
¿Cómo delante de mí
2190
a mi marido abrazáis?
Muy desvergonzada estáis.

REINA
Leonor, ¿qué se te da a ti?
Redondilla
¿No ves que es Carlos mi hermano?

LEONOR
¿Vuestro hermano?

REINA
Sí, Leonor.

LEONOR
2195
¿Cierto, cierto?

REINA
Y que el amor
entre hermanos es muy llano.

LEONOR
Redondilla
¡Hola, Francisco! ¿Entre aquéstos
no puede haber conjunción?

FRANCISCO
¿Tú no ves que hermanos son?
2200
Sus abrazos son honestos.
Redondilla
Si no, yo era el ofendido,
que es Leonor mi mujer propia.

LEONOR
Ya fuérades cornucopia.
¡Hola! Abrazadla, marido,
Redondilla
2205
que Francisco os da licencia;
si os parió, ¡qué maravilla!,
doña Juana de Castilla
en la vera de Plasencia.

FRANCISCO
Redondilla
El archiduque Felipe
2210
fue su padre de los dos.

LEONOR
Ése es mi suegro, ¡por Dios!

FRANCISCO
Leonor, ¿has visto a Felipe?

LEONOR
Redondilla
¿Cuál?

FRANCISCO
El príncipe de España,
mi sobrino.

LEONOR
¿Cuyo hijo?

FRANCISCO
2215
De Carlos.

LEONOR
¿Quién os lo dijo?
¡Cata que el diablo os engaña!
Redondilla
Si soy del Emperador
mujer, y yo no he parido
a Felipe, ¿cómo ha sido?

FRANCISCO
2220
Ya te lo diré, Leonor.
Redondilla
La emperatriz Isabel
parió a Felipe.

LEONOR
¡Mentís,
francés, en lo que decís!

FRANCISCO
¿Yo miento?

LEONOR
Sí; vos y él;
Redondilla
2225
que Carlos es mi marido,
y el Papa, que nos juntó,
bulas de parir me dio
a Carlos, y no he parido.
Redondilla
Rogadle vos, Rey francés,
2230
destas gracias participe;
que yo pariré un Felipe
con sus ojos y sus pies.
Redondilla
Mirad que es un desabrido,
que no me toma la mano.

FRANCISCO
2235
Yo se lo diré a mi hermano.

(MEMORANSE entre.)

MEMORANSE
El Parlamento ha venido,
Redondilla
y aguarda en la sala ya.

FRANCISCO
Di, mosiur de Memoranse,
que nadie en verme se canse
2240
mientras Carlos aquí está;
Redondilla
y porque mejor lo crean,
desde hoy puedes avisarlos
que cedo mi reino en Carlos.
Mientras en Francia le vean,
Redondilla
2245
con él negocien, de él pidan
mercedes. Él es el Rey;
haga justicia, dé ley,
por él las causas decidan.
Redondilla
Carlos es el rey de Francia,
2250
yo no tengo ya poder,
sólo tengo de hombre el ser,
no soy de más importancia.
Redondilla
Un privado caballero
me podéis todos llamar.

CARLOS
2255
Grandeza tan singular,
no la vi, ni verla espero.
Redondilla
Beso tus reales manos,
mas no lo has de permitir.

FRANCISCO
A mi Consejo has de ir;
2260
mira que somos hermanos
Redondilla
y que el mundo no es bastante
para impedir este intento.
Ve, Carlos, al Parlamento.

ALBA
¿Hay grandeza semejante?
Redondilla
2265
Ve, señor; reina estos días
en Francia, y el mundo cuente
la paz y amistad presente.

CARLOS
¡Alto! No haya más porfías.
Redondilla
Rey soy de Francia, mas de esto
2270
infiero engañado estoy,
que como al fin huésped soy,
queréis que me vaya presto;
Redondilla
porque me dais ocasión
con ser Rey, a que lo sea
2275
poco tiempo.

FRANCISCO
Nadie crea
que ésa fue nuestra intención,
Redondilla
sino que como en saliendo
el sol, las demás estrellas
no alumbran ni salen en ellas
2280
donde está resplandeciendo,
Redondilla
así yo, claro español,
no alumbro donde salís.

CARLOS
Antes os contradecís
y confesáis ser el sol.
Redondilla
2285
Si el que da a otro está claro
que es mayor que el que recibe,
vos sois el sol que en mí vive,
yo quien de esa luz me amparo.
Redondilla
Y así, temo ser Faetón
2290
hoy con el reino de Francia;
pero será de importancia
a mi mucha obligación
Redondilla
que vais a España y reinéis,
o que les deis desde acá
2295
leyes que guarden allá.

FRANCISCO
Presto pagaros queréis.
Redondilla
Id, que os están esperando;
mirad que sois Rey; haced
a todos mucha merced.

CARLOS
2300
Vos las quedaréis pagando.
Redondilla
Mas las que de vos recibo,
¿cómo os la puedo pagar?

(Vase CARLOS.)

LEONOR
¿Acá os venís a reinar?
Mirad si engañada vivo.
Redondilla
2305
Ya ¿qué le falta de ser?
Él se ha hecho Emperador,
tras ser del reino mejor,
de más grandeza y poder.
Redondilla
Y ahora en Francia lo es;
2310
Gran Turco fue el otro día;
mas ¿cuánto va que porfía
hasta ser Papa?

REINA
¿No ves,
Redondilla
Leonor, que es Carlos casado?

LEONOR
Y ¿con quién?

REINA
Con Isabel.

LEONOR
2315
¿También vos, doña Arambel?
Salid luego de mi estrado.
Redondilla
No toméis más almohada
adonde estuviere yo.
¡No es Isabel suya, no!

FRANCISCO
2320
Escucha.

LEONOR
Estoy enojada.
Redondilla
Francisco, ¿vos no curáis
de tiña y de sabañones,
lámparas y lamparones,
y a cuantos queréis sanáis?
Redondilla
2325
Pues sanadme de este amor,
que es un sabañón del alma,
que me come y me desalma
y me enciende en más furor.

FRANCISCO
Redondilla
Duque, ¿no mantendréis, vos,
2330
el torneo prevenido?

ALBA
Sí hare, siendo vos servido,
aunque me corro ¡por Dios!,
Redondilla
donde hay tales caballeros.

REINA
Vos, duque de Alba, sois flor
2335
de España, y podréis mejor
entre todos conoceros.
Redondilla
Y pues yo soy española,
en mi nombre mantened.

ALBA
Sólo pudo esa merced
2340
venir de esa mano sola.
Redondilla
Deme vuestra Majestad
colores como a criado.

REINA
Verde, con blanco y morado.

LEONOR
¡Qué donosa necedad!
Redondilla
2345
Rábano pareceréis.
Sacad, Duque, mis colores,
porque son mucho mejores
y más gallardo saldréis.

ALBA
Redondilla
¿Cuáles son?

LEONOR
Blanco, leonado,
2350
azul, verde, pardo oscuro,
amarillo, rojo puro,
negro, pajizo, encarnado,
Redondilla
rosa seca, colombino,
naranjado, genolí,
2355
jalde, mezclado turquí,
rubio, dorado, broncino,
Redondilla
plateado, cabellado,
cárdeno, sanguinolento,
colorado, ceniciento,
2360
bayo, grana, acanalado,
Redondilla
verdeterra, cristalino,
azulado, nacarado,
arrebolado, rosado,
tornasol y purpurino,
Redondilla
2365
cambiante brasil…

ALBA
Detente;
que si ésas he de llevar,
no hay en mil cuerpos lugar.

LEONOR
Pues éstas llevad, pariente,
Redondilla
porque parezcáis al sol,
2370
un fénix, un papagayo,
un pavón y un guacamayo,
y un indiano girasol.
Redondilla
Y por empresas honradas
llevad, con letra sutil,
2375
un torrezno del pernil
puesto entre dos rebanadas.

ALBA
Redondilla
¿La letra?

LEONOR
La letra diga:
"Así me aprietas el alma."

ALBA
¡Llevaré a todos la palma!

LEONOR
2380
Quien ama, a todo se obliga.
Redondilla
Si se ofrece ser lechón,
se ha de dejar hacer cueros,
porque hay dedos asaderos
que fuego del alma son;
Redondilla
2385
si salchicha, se ha de hacer
picar y embutir, Fernando,
porque nadie puede, amando,
envidiar, sino querer.

FRANCISCO
Redondilla
Vamos a hacer prevenir
2390
la fiesta para mañana.

ALBA
Mirad, Reina soberana,
que un Toledo os va a servir.

LEONOR
Redondilla
¡Hola! Pues que sois Toledo
y tenéis el Nuncio allá,
2395
decid que Leonor está
loca de amor y de miedo.

REINA
Redondilla
A fe, que te he de casar
con Carlos aquesta noche.

LEONOR
Si eso hacéis, yo os mando un coche
2400
a donde os vais a espulgar.

FRANCISCO
Redondilla
Tu padrino soy.

LEONOR
Señor,
enviad a llamar al Papa,
y haremos trapalatrapa
yo y Carlos, vos y Leonor.

(Éntrense. Y salga CARLOS, MEMORANSE y PACHECO.)

CARLOS
Redondilla
2405
Llegadme una silla aquí.

MEMORANSE
De oírte en el Parlamento
muestran notable contento;
tú, el gran valor que hay en ti.

PACHECO
Redondilla
Aquí vienen negociantes.
2410
¿Entrarán?

CARLOS
Al fin yo soy
rey de Francia. ¡Bueno estoy!

(BISANZÓN, tudesco.)

BISANZÓN
Yo os quiero dar para guantes.
Redondilla
Dejadme, español, entrar.

PACHECO
Hombre noble parecéis;
2415
suplícoos que os acordéis
que estoy en este lugar.

BISANZÓN
Redondilla
Carlos, en el nombre Quinto,
y Décimo por la fama,
para cuya ardiente llama
2420
el mundo es breve y sucinto:
Redondilla
yo soy un tudesco noble,
Bisanzón es mi apellido,
al rey de Francia he servido,
tengo de laurel y roble
Verso suelto
2425
mil coronas merecidas.
Redondilla
Si por Roma hubiera hecho
las hazañas que por él…
No he negociado con él
cosa alguna de provecho
Redondilla
2430
en año de pretensiones.
Dícenme que vos reináis
mientras en París estáis;
veis aquí mis peticiones:
Redondilla
Tres heridas traigo aquí,
2435
cuatro en el brazo siniestro,
en las piernas, que no os muestro,
otras tantas recibí.
Redondilla
Éste fue un arcabuzazo;
por mí ganó el Rey a Hendín,
2440
porque fui el primero, en fin,
que en el muro puso el brazo.
Redondilla
En la guerra de Pavía,
cuando a Francisco prendistes,
por vuestra dicha vencistes,
2445
y tardastes por la mía.
Redondilla
Treinta españoles maté,
las bandas de todos tengo.
A pediros merced vengo.

CARLOS
Premio es justo que se os dé.
Redondilla
2450
Dos mil ducados de ayuda
de costa le doy.

BISANZÓN
El cielo
te cubra de blanco pelo.
¿Adónde mandas que acuda?

CARLOS
Redondilla
Al tesorero del Rey.

(Al salir, le ase PACHECO.)

PACHECO
2455
Teneos, por vida mía.

BISANZÓN
¿Cómo?

PACHECO
Hablar con vos querría.

BISANZÓN
Pagaros es justa ley.

PACHECO
Redondilla
Voy del galardón distinto
de haberos dejado entrar,
2460
quiero enseñaros a hablar
delante de Carlos Quinto.
Redondilla
¿Quién hablara como vos?
Y agradecé que está allí
quien me detiene que aquí
2465
os os haga de un golpe dos;
Redondilla
que tal cuchillada os diera,
a no respetar su cara,
que aquí las calzas dejara,
y en otra parte la cuera.
Redondilla
2470
¿Treinta españoles, borracho,
tú los osaras mirar?
Vete y haréte llevar
de este dinero el despacho;
Redondilla
porque yo lo he menester
2475
y te lo he de quitar luego.

BISANZÓN
Tasticot, pesar, reniego…

PACHECO
¡De ruin vino y peor mujer!
Redondilla
Váyase luego, vinagre,
donde lo hayamos los dos;
2480
que tengo de hacer ¡por Dios!,
de su misma sangre almagre,
Redondilla
con que por París rotule:
"¡Pacheco, vítor!"

BISANZÓN
¿Tú sabes
con quién hablas?

PACHECO
No te alabes.
2485
¡Que esto el César disimule!

BISANZÓN
Redondilla
¿Sabes que soy Bisanzón,
español, cerebro hueco?

PACHECO
¿Sabes que soy yo Pacheco,
tudesco, medio frisón?

BISANZÓN
Redondilla
2490
¿Sabes que hijo de Belona
franceses me intitulaban?

PACHECO
¿Sabes que a mí me llamaban
el demonio de Escalona?

BISANZÓN
Redondilla
¿Sabes que maté en Pavía
2495
treinta españoles que hallé?

PACHECO
¿Sabes que en Pavía maté
mil tudescos en un día?

BISANZÓN
Redondilla
Dame un guante y éste toma.

PACHECO
Tomo, y espérame allá:
2500
que a no estar allí el que está,
no fuera por bula a Roma.

BISANZÓN
Redondilla
Por lo que tiene español,
nunca le quise servir.

PACHECO
¿Esto tengo de sufrir?
2505
Póngame el César al sol.
([Al entrarse, dale un cintarazo en la cabeza.])
Redondilla
¡Toma, bellaco!

BISANZÓN
¡Ay de mí!
¡Muerto soy!

CARLOS
¡Hola, portero!
¿Qué es eso?

PACHECO
Aquel majadero,
que me dijo mal de ti.

CARLOS
Redondilla
2510
¡En mi presencia le has muerto!
Mosiur, a ahorcar le llevad.

PACHECO
Oiga vuestra Majestad…

CARLOS
¡Ahorcadle!

PACHECO
Mi daño es cierto.

MEMORANSE
Redondilla
Iré a ver si fue la herida
2515
de peligro.

(Vase.)

CARLOS
Hacedla ver.
No me has hecho tal placer,
Pacheco, en toda tu vida.
Redondilla
Llégate a mí, llega, llega,
toma este diamante; escapa,
2520
y vete a tierra del Papa.

PACHECO
Mucho tu valor te ciega.
Redondilla
¿Adónde me mandas ir
por un borracho, señor,
que osó ofender tu valor?

CARLOS
2525
Si al Rey lo van a decir…

PACHECO
Redondilla
¿Qué importa? Tú eres el Rey;
vesme aquí a tus pies echado.

CARLOS
Bien has dicho y negociado:
no hay de castigarte ley,
Redondilla
2530
que al Príncipe defendiste,
y así, el Príncipe te abona,
y te absuelve y te perdona
del enojo que le diste.
Redondilla
Enojéme de manera
2535
cuando el tudesco decía
que había muerto en Pavía
treinta españoles, que fuera,
Redondilla
Pacheco, a no ser quien soy,
a campaña, y me matara
2540
con él.
([MEMORANSE vuelve.])
¿Qué hay, mosiur?

MEMORANSE
Repara
en que tras el hombre voy;
Redondilla
y él tan aprisa me huye,
de polvo y sangre cubierto,
que no le alcancé, y es cierto
2545
que de esto su error se arguye.
Redondilla
Perdona por mí al portero,
que es un honrado soldado.

CARLOS
Estoy, mosiur, enojado.
¡No, no!, castigarle quiero.

MEMORANSE
Redondilla
2550
Señor, Francisco te dio
licencia de hacer mercedes;
la que pido, hacerme puedes.
Rey eres.

CARLOS
Si lo soy yo,
Redondilla
perdono por ti al portero.

MEMORANSE
2555
¡El cielo, Carlos, te guarde!
Vedme, Pacheco, esta tarde,
daros una joya quiero.

PACHECO
Redondilla
Beso mil veces tus pies.
(Basta que le di afición
2560
del tudesco el coscorrón
al señor mosiur francés.)

(Aquí DOROTEA.)

DOROTEA
Redondilla
A tus pies vengo a pedir
justicia.

CARLOS
¿Quién eres?

DOROTEA
Soy
una mujer, aunque voy
2565
de esta manera a morir.
Redondilla
Un caballero soldado
de los Mendozas de España,
así en Aragón me engaña,
huésped de mi padre honrado.
Redondilla
2570
Llevóme a Flandes, y vuelve
ingrato siempre a mi amor.

CARLOS
¿Qué le pides tú?

DOROTEA
Mi honor,
que no pagar se resuelve.

CARLOS
Redondilla
¿Eres su igual?

DOROTEA
Soy tan buena,
2575
que él es un pobre soldado,
aunque de deudos honrado.

CARLOS
No llores, no tengas pena.
Redondilla
¿Es don Juan éste, por dicha?
¿El que vino con la nueva
2580
del motín?

DOROTEA
Ése me lleva,
señor, por tanta desdicha.

CARLOS
Redondilla
Vete; que yo le hablaré,
y hoy se casará contigo.

DOROTEA
Tus años, señor, bendigo;
2585
beso tu invencible pie.
Redondilla
Veas a tu amado Felipe
ganar a Jerusalén.

PACHECO
(Bien has negociado.)

DOROTEA
(Bien.)

PACHECO
(Porque el tuyo participe
Redondilla
2590
del mío, espérate aquí;
que a Carlos quiero engañar.)
Aquí te ha venido a hablar…

CARLOS
¿Quién, Pacheco?

PACHECO
Jean Petí,
Redondilla
portero del Rey de Francia;
2595
pide una ayuda de costa,
porque va y viene a la posta
a negocios de importancia.

CARLOS
Redondilla
Di que le den mil ducados.

PACHECO
Beso por ellos tus pies.

CARLOS
2600
¿Tú? ¿Por qué? ¿Por el francés?

PACHECO
Porque a mí me han de ser dados;
Redondilla
que tú eres el rey de Francia
y yo tu portero soy.

CARLOS
¡Muy bien a fe de quien soy!
2605
¡Bueno andas hoy de ganancia!
Redondilla
Basta, que me has engañado:
ve al tesorero mañana.
Dóyselos de buena gana,
porque es un soldado honrado.

MEMORANSE
Redondilla
2610
Aquí, gran señor, están
de parte del Real Consejo.

CARLOS
Entre.

PACHECO
(¿Fue bueno el consejo?)

DOROTEA
(Lindo dinero te dan.
Redondilla
Pero todo lo mereces.)

(Un LETRADO.)

LETRADO
2615
Ya con el Rey se ha tratado
de los salarios que ha dado
su Majestad otras veces
Redondilla
a los del Real Consejo.

CARLOS
¿Qué piden?

LETRADO
Aumento piden.

CARLOS
2620
Si con sus gastos lo miden,
en sus manos lo dejo,
Redondilla
pues no queden quejosos.
¿Qué han tenido?

LETRADO
Mil ducados,
siendo famosos letrados
2625
y mosiures generosos.

CARLOS
Redondilla
Pues denles mil y quinientos.

LETRADO
¡El cielo guarde tu vida!

(La REINA entre y EL DE ALBA.)

REINA
¡Carlos!

CARLOS
¡Hermana querida!

ALBA
¡Plaza! Asientos. ¡Hola! Asientos.

REINA
Redondilla
2630
Todos os piden mercedes;
yo también he de pedir.

CARLOS
Quien las has de recibir
soy yo; tú hacérmelas puedes.

REINA
Redondilla
Un título habéis de dar
2635
a mosiur de Barlamón.

CARLOS
Servirte es justa razón.
Tú, quien me puede mandar.
Redondilla
Pero advierte que a este paso,
si soy Rey otros dos días,
2640
ni tú en qué reinar tendrías,
ni el Rey tu marido acaso.
Redondilla
Hoy quiero partirme a Gante,
que ha siete que estoy aquí,
así porque hoy recibí
2645
cartas de que es importante
Redondilla
mi persona en los Estados,
como por no empobreceros.

REINA
Sólo me enriquece el veros.

CARLOS
Tengo, hermana, mil cuidados;
Redondilla
2650
voyme a despedir.

REINA
¡Qué días
tan breves de este favor!

CARLOS
Así se pasan, Leonor,
las humanas alegrías.

(Váyanse. HORACIO y LIDONIO.)

HORACIO
Endecasílabos sueltos (tirada)
¡Esta deshonra de sufrir tenemos!
2655
No basta que Leonor, nuestra sobrina,
haya infamado nuestra sangre y casta,
sino que vuelta loca, por el mundo,
extienda la deshonra que nos hace
y que al Emperador sirva de oficio
2660
tan vil en sus jornadas.

LIDONIO
Pierdo, Horacio,
el seso imaginando que esta loca
de Nisa, nuestra patria, nos destierre
y nos traiga solícitos buscando
remedio a su furor.

HORACIO
De cualquier modo,
2665
Lidonio, habemos de poner remedio
en tanto mal, porque se suena y dice
que hoy el Emperador se parte a Gante
y, si se va con él, es imposible
poderla recoger eternamente.

LIDONIO
2670
Vi por mi mal aquel galán torneo
que mantuvo el Toledo, duque de Alba,
en que mostró que era español Toledo
y París que era corte de Francisco
en los aventureros más gallardos
2675
que vio jamás en tales fiestas Nápoles,
y movióme a vergüenza, Horacio amigo,
ver a Leonor, en traje tan extraño
del valor de su sangre, andar corriendo
con uno y otro príncipe a mil partes,
2680
andar entre las damas y los reyes
y estar sentada entre los pies de Carlos.
Mas oye que ella sale.

HORACIO
A Dios pluguiera
que antes que enloquecer, morir la viera.

 (Sale LEONOR.)

LEONOR
Redondilla
Llevarme tenéis allá,
2685
aunque os pese, bellacón.

LIDONIO
Deténte, infame ocasión
de nuestra deshonra, ya.
Redondilla
Deténte y mira que están
tus deudos aquí sufriendo
2690
tu infamia.

LEONOR
¡Oh, qué lindo estruendo!
Y ¿quién sois vos, ganapán?

LIDONIO
Redondilla
Yo soy Lidonio, tu tío.

HORACIO
Y yo tu hermano, cruel.
Ten vergüenza de mí y dél.

LEONOR
2695
¡Quedito, con menos brío!
Redondilla
¿No ven que soy la mujer
del Emperador? ¿Qué es esto?

HORACIO
Mira en cuánto mal te ha puesto
un imposible querer.
Redondilla
2700
Vuelve en ti, ven con nosotros
a Nisa.

LEONOR
Canalla infame,
¿queréis que a mi guarda llame,
que me vengue de vosotros?
Redondilla
Mal haya la reina, amén,
2705
que sale sin escuderos.

LIDONIO
Ya no te valdrán los fieros.
¡Tenla, Horacio, tenla bien!

LEONOR
Redondilla
¡Ah, traidores, no hay favor!
Pues, ¿cómo a la emperatriz
2710
la pelan como perdiz?
([Átanla.])
¡Aquí, del Emperador!
Redondilla
¡Aquí!, que me están atando
por robarme aquel tesoro
que dio Angélica a Medoro,
2715
huyendo del conde Orlando.
Redondilla
¿No hay un caballero andante?
¡Guarda! ¡Amigos!

(PACHECO, SERNA.)

PACHECO
Ya se apresta
con gran regocijo y fiesta,
Serna, la partida a Gante.
Redondilla
2720
Acompañándole vienen
los dos Reyes a su hermano.

LEONOR
Id vos al momento, enano,
y decidle cuál me tienen.
Redondilla
Contad cómo me han forzado.

SERNA
2725
Oíd, ¿no es Leonor aquélla?

PACHECO
Dos hombres están con ella.

SERNA
Parece que la han atado.

PACHECO
Redondilla
Sin duda que atada está.
¡Leonor!

LEONOR
¡Aquí, caballeros!
2730
¡Acudid, aventureros!
¡Presto, que me fuerzan ya!

PACHECO
Redondilla
¡Oh, perros! Pues ¿cómo habéis
tratado mal a Leonor,
loca del Emperador?

HORACIO
2735
Quedo, escuchad.

LEONOR
¡No escuchéis!
Redondilla
Forzado me han y robado
mi honor.

LIDONIO
Oye.

SERNA
¡No lo cuentes!

HORACIO
Los dos somos sus parientes.

LEONOR
Todos me han emparentado.

HORACIO
Redondilla
2740
Su hermano soy.

LIDONIO
Yo, su tío.

LEONOR
Cuando crédito les dieses,
tú verás a nueve meses
el fin del encuentro mío.

PACHECO
Redondilla
¡Mueran, Serna, estos bellacos!

LIDONIO
2745
¿Queréis oír?

SERNA
No hay oíros.

LEONOR
Disparadles cuatro tiros;
vuelen al aire los tacos.

PACHECO
Redondilla
Dejadlos, pues van huyendo;
que ya la grita y rumor
2750
dice que el Emperador
va de palacio saliendo.
Redondilla
Desatemos nuestra loca
y desde aquí ver podremos
el arco y juntos iremos
2755
al oficio que nos toca.
Redondilla
En fin, ¿forzarte querían?

LEONOR
Lindos descuidos tenéis.
Pero allá me lo diréis.

SERNA
Extraño intento tenían.

LEONOR
Redondilla
2760
Descuídase Carlos tanto
que acude, viéndome ociosa,
alguna gente piadosa.
Soy muy pobre; no me espanto.

(Tocan.)

SERNA
Redondilla
El arco descubren ya
2765
y el César viene por él.
Los reyes vienen con él.

LEONOR
Luego ¿ya Carlos se va?

PACHECO
Redondilla
¿No lo ves?

LEONOR
Que todavía
este bellaco traidor,
2770
tras hacerse emperador,
en ser Gran Turco porfía.
Redondilla
Yo le quitaré el turbante.
Hoy se hará mi casamiento.

SERNA
¡Gallardo acompañamiento!

PACHECO
2775
La guarda viene delante.

(Descúbrase un arco en que estén España y Francia abrazadas y el papa PAULO Tercero detrás, bendiciéndolas; un indio, un turco y un moro a los pies, y con la misma música vayan saliendo todos, y entren después los REYES DE FRANCIA trayendo al EMPERADOR en medio.)

FRANCISCO
Redondilla
Sabe Dios lo que me pesa,
hermano, vuestra partida.
Aumente Dios vuestra vida.

ALBA
¡Bravo triunfo!

MEMORANSE
¡Heroica empresa!

ALBA
Redondilla
2780
¿Quién son las dos abrazadas?

MEMORANSE
España y Francia, que son
las que en aquesta ocasión
triunfan, de laurel honradas,
Redondilla
del turco, del africano,
2785
del indio y del atrevido
que se rebela al que ha sido
su príncipe soberano:
Redondilla
Paulo Tercio, que los junta,
los echa su bendición.

ALBA
2790
Dure esta paz y esta unión,
Santa Liga, inmortal junta,
Redondilla
en bien de la cristiandad.

LEONOR
¡Ah, Carlos, ya no me veis!
Muy poca merced me hacéis.

CARLOS
2795
Suplico a tu Majestad
Redondilla
tenga en su casa a Leonor,
mientras que vuelvo de Gante.

FRANCISCO
Mas por merced semejante
os beso los pies, señor;
Redondilla
2800
que yo la tengo afición.
Leonor, ya quedas conmigo.

LEONOR
¿En fin, os vais, enemigo?
¡Aquí de la Inquisición,
Redondilla
que va a ser Gran Turco este hombre!

FRANCISCO
2805
Lo demás queda trazado:
cuando volváis del Estado
que os niega el debido nombre,
Redondilla
mi hijo y vuestra sobrina
se casarán y a Milán
2810
les daréis.

LEONOR
No es buen galán
quien tiene dama y camina.
Redondilla
Llevadme, Carlos, con vos,
que me matará el ausencia.

CARLOS
Hermana, dadme licencia
2815
y quedaos con Dios.

REINA
¡Adiós!

CARLOS
Redondilla
Escribidme.

REINA
Es mi ganancia.

PACHECO
Aquí Belardo acabó
la historia y lo que pasó
4615
César, Carlos Quinto en Francia.