Félix Lope de Vega y Carpio Lope de Vega y Carpio, Félix

AMOR SECRETO HASTA CELOS




Texto utilizado para esta edición digital:
Cotarelo y Mori, Emilio (Ed.), Obras de Lope de Vega, III, Madrid, RAE, 1917, pp. 390-421.
Adaptación digital para EMOTHE:
  • Barreda, Cristina (Artelope)

Elenco

DON JUAN
DON ÁLVARO
DOÑA CLARA
DOÑA LEONORA
LAURA, criada
FABIO, criado
DON GARCÍA
DON SANCHO
MÚSICOS
DON ARIAS, viejo
PRÍNCIPE DE ARAGÓN
OCTAVIO, su criado
REY DE CASTILLA
CLAVELA
[LISENO]
[DON PEDRO]

Acto I

Salen don Juan y doña Clara.

CLARA
Redondilla
Ya os he dicho la razón.

DON JUAN
No hay razón, ni puede ser,
para dejar de querer
donde hay tanta obligación.

CLARA
Redondilla
5
¿Qué, obligación llamáis vos
el quererme?

DON JUAN
Para amar
solo amor puede obligar.

CLARA
Yo os amo en la ley de Dios.

DON JUAN
Redondilla
Luego, ¿cómo a vos será?

CLARA
10
Por prójimo solamente.

DON JUAN
Mi amor vuestras burlas siente;
corrido, señora, está.

CLARA
Redondilla
Yo sé que os hablo de veras.

DON JUAN
¿En qué fundáis mi desprecio?
15
¿Soy mal nacido? ¿Soy necio?

CLARA
¿De qué me sirve hacer quimeras
Redondilla
y tener por descortés
una mujer como yo,
pues lo que a mí me obligó
20
cosa tan distinta es?
Redondilla
Que vos sois, señor don Juan,
el hombre que en Aragón
tiene mejor opinión
de gentil hombre y galán.
Redondilla
25
Lo que es vuestro nacimiento,
claro como el mismo sol,
honra el valor español;
pues lo que es entendimiento,
Redondilla
¿quién le tiene en Zaragoza
30
con más ventajas?

DON JUAN
Queréis
honrarme como sabéis;
que quien los despojos goza
Redondilla
da valor al que ha vencido
por aumentar su valor.

CLARA
35
El no pagar vuestro amor
causa diferente ha sido,
Redondilla
que yo sé que os le tuviera;
mas resiste a mi afición
algo que, en mi condición,
40
no quiere, don Juan, que os quiera.

DON JUAN
Redondilla
Mayor ocasión me dais
y aumentáis más mi deseo,
porque hidalgamente creo
que para honrarme os culpáis.
Redondilla
45
Saber la ocasión ya es fuerza
por qué dejáis de querer.

CLARA
Amor bien intenta hacer
que mi corazón se tuerza;
Redondilla
pero, en fin, queda vencido.

DON JUAN
50
¿Que venza la condición
a amor imposibles son?
¿Qué, no se han visto ni oído?

CLARA
Redondilla
Corriérame de tal suerte
que en palacio se supiera
55
que amaba, que antes me diera
mil veces, don Juan, la muerte.
Redondilla
Y no es otra la razón
por que dejo de querer.

DON JUAN
Pues ¿eso puede ofender,
60
señora, vuestra opinión?
Redondilla
¿No es cosa tan permitida
dejarse servir y amar
una dama, y dar lugar
a ser de un galán querida,
Redondilla
65
como después de casada
el recato y el saber,
que, como propia mujer,
está a su honor obligada?

CLARA
Redondilla
Don Juan, yo no sé que amor
70
tenga gusto o ser perfeto
en tanto que no es secreto
ni a su dueño cause honor.
Redondilla
Por lo menos esta ha sido
mi opinión y la razón
75
de pagar vuestra afición
con algún desdén fingido.
Redondilla
Si os obligáis a querer
con tal secreto y recato
que de nadie nuestro trato
80
se pueda ver ni entender,
Redondilla
porque el día que se entienda
ése os dejaré de amar,
yo os daré en mi amor lugar
y seréis mi amada prenda,
Redondilla
85
que os juro que me agradáis
y que estoy agradecida.

DON JUAN
Para ser de mí servida
mucha ocasión me quitáis.
Redondilla
Pero yo aceto el partido,
90
pues que no puede ser menos;
mas mis ojos, de amor llenos,
¿tendrán su fuego escondido?
Redondilla
Si en vuestra presencia están,
¿podrán mirar sin amor?

CLARA
95
Eso podrá hacer mejor
vuestra discreción, don Juan,
Redondilla
que solo darme un papel
ha de ser con mil recatos.

DON JUAN
Pues yo quiero, ojos ingratos,
100
vuestro gusto obedecer;
Redondilla
y tal estudio y cuidado
en el secreto prometo,
que ande yo, por más secreto,
de mí mismo recatado;
Redondilla
105
haciendo en confirmación
de no os dar jamás enojos,
que no se sepa en mis ojos
lo que hay en mi corazón.

CLARA
Redondilla
Con esa palabra os doy
110
la mía de ser muy vuestra.

DON JUAN
Dadme una amorosa muestra,
señal de que vuestro soy.

CLARA
Redondilla
Este diamante, que creo
que es la cosa más constante.

DON JUAN
115
Seré más firme diamante.

CLARA
Así, de quien sois, lo creo.
Redondilla
Yo estoy, como veis agora,
en mi casa; el padre mío
aún tiene el pasado brío
120
que la anciana edad desdora.
Redondilla
Y aunque como deudo entráis,
es menester que penséis
que ese día perderéis
cuanto con mi amor ganáis
Redondilla
125
que él entienda vuestro intento,
ni un criado, ni un amigo,
porque no ha de haber testigo
de este nuestro pensamiento
Redondilla
más que el pensamiento mismo.

DON JUAN
130
Vos veréis, como os prometo,
mi pensamiento secreto
dentro de mi propio abismo.
Redondilla
Pondré a mis ojos candados
de las letras de ese nombre,
135
que no los descifre el hombre
que mire con más cuidados;
Redondilla
pondré a mi boca aquel sello
que Alejandro a su privado.

CLARA
Pues quede así concertado.

DON JUAN
140
Haré de vuestro cabello
Redondilla
un freno a mi lengua.

CLARA
Adiós.

DON JUAN
El cielo os guarde.

CLARA
Seré
muy vuestra si en esta fe
nos concertamos los dos.

Vase.

DON JUAN
Romance (tirada)
145
Amor, que nunca supiste
guardar a nadie secreto,
porque tienes en los tuyos
más lenguas que pensamientos.
Amor, víbora preñada
150
para tus mismos concetos,
que te rasgan las entrañas
para salir de tu pecho,
¿cómo podré yo callar
la tristeza o el contento:
155
el contento, con el gusto;
la tristeza, con los ceos?
Si de Pitágoras fuera
discípulo, aún no sospecho
que en tus penas o tus glorias
160
tuviera tanto silencio.
Préstame el tuyo, Agatón;
tú, que tres años enteros
con una piedra en la boca
viviste en un campo yermo.
165
Dame, Lena, la constancia
con que sufriste el tormento
que te daba Pisistrato,
si el de mi amor sufrir tengo.
Mas ¿por qué pido favor,
170
pues, si a querer me resuelvo?
El mismo me dará fuerzas
hasta el fin de mi deseo.
Calló la conjuración
Teodoro en el daño ajeno;
175
pues ¿por qué me ha de faltar
valor para mi provecho?
Yo callaré, yo seré
de amor el primer ejemplo,
que son amar y callar
180
contrarios en un sujeto.
Menos hizo el que a un león
se escribe que puso un freno,
que a la boca del amor
no hay hombre que le haya puesto.
185
Encadene al griego Alcides
las tres bocas del Cerbero,
que si yo amare y callare
sufriré más que su fuego.
Ponga en silencio sus penas
190
la dulce lira de Orfeo,
que tu gusto, hermosa Clara,
no hará con mis penas menos.
Valedme, enredos de amor;
porque, si no es con enredos,
195
¿cómo podré sustentarme
sin valerme de otros medios?
Amor se alimenta y vive
con lenguas de los terceros,
con favor de los amigos,
200
con la sombra de los deudos.
No sé qué ha de ser de mí;
mas buen ánimo, deseos,
que yo moriré callado
para que tengáis remedio,
205
y por lo menos seré
amante, en la corte, nuevo,
donde siempre suele ser
más lo dicho que lo hecho.

Vase. Sale Leonora, dama, y Fabio, criado de don Juan.

FABIO
Redondilla
Si no te declaras más,
210
yo no entiendo pensamientos.

LEONORA
Fabio, amigo, en mis intentos
maliciosamente vas.

FABIO
Redondilla
Doy palabra a tu hermosura
que estás con eso engañada.

LEONORA
215
El juramento me agrada,
ansí Dios me dé ventura.

FABIO
Redondilla
Pues ¿qué quieres que te diga
si no te puedo entender?

LEONORA
Mi culpa debe de ser,
220
o mi ignorancia te obliga.

FABIO
Redondilla
Si te dijese yo a ti
que quieres bien a don Juan,
¿cuánto apostamos que dan
tus desdenes sobre mí?

LEONORA
Redondilla
225
Ya, Fabio, te has declarado.

FABIO
Por ti lo diré mejor.
En fin, ¿todo esto es amor?

LEONORA
Mal creído y peor pagado.

FABIO
Redondilla
No te arrepientas de amar
230
a un hombre de tal valor,
que no porque es mi señor
le debo y quiero alabar;
Redondilla
mas ¡vive Dios! que en el mundo
se halle un hombre como él.

LEONORA
235
Ni habrá primero con él
ni permitirá segundo.
Redondilla
Doy licencia a tu alabanza,
pues si yo le tengo amor,
del todo de su valor
240
la mayor parte me alcanza.
Redondilla
Mas quiero, Fabio, de ti
dos cosas.

FABIO
Ya las espero.

LEONORA
Si me querrá si le quiero,
es la primera.

FABIO
No, y sí.

LEONORA
Redondilla
245
No lo entiendo.

FABIO
Yo tampoco.
El no, porque no lo sé,
y el sí, porque en ti se ve
que puedes volverle loco.
Redondilla
No te puedo asegurar
250
su amor; mas tampoco puedo
tener de no amarte miedo,
siendo tan digna de amar.

LEONORA
Redondilla
Agora te entiendo yo.

FABIO
¿Cómo?

LEONORA
Don Juan quiere bien
255
y por eso dices bien
a mi pregunta sí y no.

FABIO
Redondilla
No lo sé ¡por Dios! señora.

LEONORA
Un hombre de aquella edad
no estará sin voluntad.

FABIO
260
Cierta bizarra Teodora
Redondilla
ha días que le escribía.
Juntose a ciertos galanes
y, hablando en los ademanes
de la sobredicha un día,
Redondilla
265
cada cual sacó un papel
de la misma letra y mano,
con que fue el intento vano
tanto en ella como en él.
Redondilla
Pues con desdenes crueles
270
la trató desde aquel día,
por mujer que al fin tenía
turquesa de hacer papeles.

LEONORA
Redondilla
¿Que hay mujer que escribe a dos?

FABIO
¿Cómo a dos? Y a tres y a treinta.
275
¿No has visto una casa en venta?
Pues es lo mismo ¡por Dios!
Redondilla
Que como vender pretende
la del alma, que imaginas
hay en todas las esquinas
280
papeles de que se vende.

LEONORA
Redondilla
En fin, en lo que tú sabes,
¿don Juan está libre ahora?

FABIO
Tal lo sospecho, señora,
de sus pensamientos graves.
Redondilla
285
En no pudiendo volar
garza, sé de su opinión
que estará ocioso el halcón.

LEONORA
¿Cómo le podrás hablar
Redondilla
en mi amor, sin ofenderme?

FABIO
290
Pues ¿qué ofensa habrá que esperes
de decirle que le quieres?

LEONORA
¿Qué mayor que no quererme?

FABIO
Redondilla
No afrentes tanto valor
con esa duda.

LEONORA
Ahora bien,
295
sea amor o sea desdén,
dile que le tengo amor.

FABIO
Redondilla
¿Cuándo querrás la respuesta?

LEONORA
Luego es tarde.

FABIO
Pues yo voy.

LEONORA
Esta cadena te doy.

FABIO
300
Otra mejor tienes puesta,
Redondilla
señora, a mi voluntad;
pero esta dejase ver.

LEONORA
Haz buen oficio.

FABIO
Es poner
duda en la misma lealtad.

Vase.

LEONORA
Soneto
305
Subid sin miedo ¡ay, dulces pensamientos!
al mismo sol, pues la esperanza os guía;
que el pájaro, donde es pequeño el día,
dispone el vuelo a penetrar los vientos.
No os parezcan soberbios mis intentos
310
si la altura que veis os desconfía,
que quien tan altas pretensiones cría
sabrá sufrir más ásperos tormentos.
No os ofenda el caer por levantados;
hijos del alma sois, tan bien nacidos,
315
que estáis a hazañas tales obligados.
Yo quiero que perdáis por atrevidos,
pues no dirá que sois mal empleados
quien se burlare de que vais perdidos.

Sale don Álvaro, su hermano.

ÁLVARO
Redondilla
Huélgame de hallarte aquí.

LEONORA
320
¿No vienes con gusto?

ÁLVARO
No,
porque amor nunca le dio;
pesares y penas, sí.

LEONORA
Redondilla
¿Tenemos algún desdén?

ÁLVARO
Estaba la hermosa Clara
325
más que el sol, pues en su cara
más bellos rayos se ven.
Redondilla
Llego a gozar la ventura
de estar en su casa ahora,
y apenas llego, Leonora,
330
a la luz de su hermosura,
Redondilla
cuando, con tantos enojos,
me cerró la celosía,
que faltó la luz del día
y el sol a mis tristes ojos.
Redondilla
335
Como ciega mariposa
tornos a la lumbre di;
no salió más, no la vi,
quedose la llama ociosa.
Redondilla
Parte a visitarla, hermana;
340
dila de mí que es de suerte
mi amor, que estoy a la muerte
de ver mi esperanza vana;
Redondilla
y dile que tu amistad
puede más que mi deseo,
345
pues tan ingrata la veo
a mi firme voluntad.
Redondilla
Ya no quiero que por mí
se mueva a piedad su pecho.

LEONORA
Temo, imagino, sospecho,
350
que no pone el alma en ti
Redondilla
porque la tiene ocupada.

ÁLVARO
¿Sabes algo?

LEONORA
No lo sé;
pero admira el ver tu fe
con tanto desdén premiada.
Redondilla
355
Que no amar lo que merece
amor, ¿por qué puede ser,
pues que cualquiera mujer
querer querida apetece?

ÁLVARO
Redondilla
Yo tengo por imposible
360
que la sirva en Aragón
hombre en aquesta ocasión,
si no la sirve invisible;
Redondilla
porque desde el punto mismo
que se entristece la tarde
365
y ves la noche cobarde
salir de su negro abismo,
Redondilla
hasta que la blanca aurora
sus rubios cabellos peina
y en los montes, donde reina,
370
le ofrece guirnaldas Flora,
Redondilla
no me quito de su calle;
y cuando en nuestro horizonte
el sol, como al alto monte,
mira el más humilde valle,
Redondilla
375
también asisto a su reja.
No, hermana; desdichas mías
cerraron sus celosías,
que no por celos me deja.

LEONORA
Redondilla
Ahora bien, yo quiero ir
380
esta tarde a visitalla.
Tú, entre tanto, sufre y calla.

ÁLVARO
Más es callar que sufrir.
Redondilla
Estas noches han trazado
que haya allá conversación;
385
visitas forzosas son.
Ponte, Leonora, a su lado
Redondilla
para que no pueda hablar
Clara a ningún caballero.

LEONORA
¿Son celos?

ÁLVARO
De celos muero.

LEONORA
390
¿Quién sin celos supo amar?

ÁLVARO
Redondilla
Quien amó sin mil recelos,
o fue necio o burlador.
No diga que tiene amor
quien no se abrasa de celos.

LEONORA
Redondilla
395
¿Cómo la conversación
se trazó en su casa?

ÁLVARO
Allá
dicen que esta noche irá
el príncipe de Aragón.
Redondilla
Todo tiene novedad,
400
todo sospecha y temor.

LEONORA
Cosa que la tenga amor.

ÁLVARO
Hace la desigualdad
Redondilla
tal vez engaño a los celos,
y son de amor calidades
405
el juntar desigualdades
y abrazar fuegos y hielos.

LEONORA
Redondilla
Ahora bien, yo voy a vella.

ÁLVARO
¿Quieres llevarla un papel?

LEONORA
¿Por qué no?

ÁLVARO
Pues diré en él,
410
Leonor, que muero por ella.

LEONORA
Redondilla
Allá me le puedes dar.

ÁLVARO
Allá te le levo luego.

LEONORA
(Nuestra casa enciende fuego.
Bien podéis, ojos llorar.)

Vase.

ÁLVARO
Soneto
415
Si se sustenta amor con esperanza,
materia de la forma de su fuego,
¿cómo a querer sin esperanza llego?
¿Por dónde me engañó la confianza?
En tanto que el amor el bien no alcanza
420
camina asido a la esperanza, y luego
ella le guía, y él, que siempre es ciego,
por donde le encamina se abalanza.
Sin duda es esperanza quien me guía,
pues que mi amor no admite desengaño,
425
y crece en sus desdenes mi porfía.
Que como en el temor de cualquier daño
hasta que el sol se pone todo es día,
también es esperanza nuestro engaño.

Vase. Salen el Príncipe de Aragón y Octavio.

PRÍNCIPE
Romance (tirada)
Yo sé que por mí se fue
430
a su casa doña Clara.

OCTAVIO
Pues ¿a qué mujer le pesa,
gran señor, de ser amada?

PRÍNCIPE
A la que yo quiera bien,
que tengo una grande falta.

OCTAVIO
435
¿Falta?

PRÍNCIPE
Ser príncipe, Octavio,
que es amor sin esperanza.
No hay engaño en la mujer
que le facilite el alma
como decir: “Yo seré
440
vuestro marido.”

OCTAVIO
Ni halla
mayor disculpa la honra
que las doncellas espanta,
dice también vuestra alteza;
que pienso que a las casadas
445
suelen engañar los hombres
con darles tales palabras,
que el deshacerse después
sus casamientos es causa
que, viviendo sus maridos,
450
les dieron esta esperanza.

PRÍNCIPE
¿Qué haré yo para vencer
el ánimo de esta dama?

OCTAVIO
Servirla, amarla, quererla,
que ansí lo dijo el Petrarca,
455
pues el corazón más duro
con estas cosas se ablanda:
sirviendo, amando y llorando.

PRÍNCIPE
¿Lloran también los que aman?

OCTAVIO
Quien el amor pintó niño
460
algo de esto imaginaba.

PRÍNCIPE
Grande amor o gran flaqueza.

OCTAVIO
¡Dios te libre de sus ansias!

PRÍNCIPE
¿Amor es niño, en efeto?

OCTAVIO
Su condición se retrata
465
en un amante.

PRÍNCIPE
Bien dices.

OCTAVIO
¿No has visto, señor, que el alma
pide alguna cosa, y ella,
a su daño recatada,
se la niega, y que mirando
470
que con la boca y la cara
hace tan lindos pucheros
que valen más que de plata,
se la da, y el niño entonces
la arroja y quiere pisarla?
475
Pues tales son los amantes:
ríen, lloran, piden, callan,
dejan, quieren, sufren, celan,
mueren, viven.

PRÍNCIPE
¡Cosa extraña!
Si aquesta conversación
480
se hace en casa de don Arias,
más lugar, Octavio, habrá.

OCTAVIO
¿Cómo, señor, no reparas
en que en todas cuantas cosas
el humano ingenio trata
485
se vale de los terceros?

PRÍNCIPE
Yo, Octavio, alguno buscara;
pero veo que ha de ser
persona de confianza,
y dicen que las mujeres
490
ponen los ojos y el alma
más presto en el que es tercero
que en quien primero las ama.
Si esto es así, yo seré
tercero de penas tantas,
495
porque a mí por mí me quiera.

OCTAVIO
¿Tú? ¿Cómo podrás hablarla
sin mucha murmuración?
Y sospecho que te engañas
en esa opinión que tienes;
500
que si enamora la fama
y el contar a una persona
del que está ausente las gracias,
más negociarás así.

PRÍNCIPE
¿Qué caballero en mi casa
505
tiene más deudo en la suya?

OCTAVIO
Pienso que don Juan Abarca.

PRÍNCIPE
Pues llama a don Juan.

OCTAVIO
El viene.

PRÍNCIPE
Basta ese agüero que alaban
el suceso, si al que esperan
510
viene al tiempo que le aguardan.

Sale don Juan.

DON JUAN
Prospere el cielo esa vida.

PRÍNCIPE
Pues, don Juan, ¿de qué se trata?
¿Hay caballos? ¿Hay pelota?
¿Vais estos días a caza?
515
Pero ya, con este talle,
responderéis que es de damas;
creolo, no os disculpéis.

DON JUAN
Señor, antiyer compraba
dos potros de Andalucía.

PRÍNCIPE
520
¿Buena cosa?

DON JUAN
¡Linda casta!
Rucío el uno, bayo el otro,
bestias son que las retrata
su dueño.

PRÍNCIPE
De las mujeres
se tomó semejanza.

DON JUAN
525
A los caballos, señor,
Jenofonte las compara.

PRÍNCIPE
No menos las enjaezan;
no menos al curso igualan.-
Yo tengo, don Juan, que hablaros.

DON JUAN
530
¿Qué es, señor, lo que manda
vuestra alteza?

PRÍNCIPE
Quiero bien,
don Juan, a una hermosa dama;
no puedo hablarla por mí,
que ya sabes que se trata
535
amor con terceros bien.

DON JUAN
Mejor que el que está en la tabla
juega, señor, el que mira;
mejor el rostro retrata
pintor ajeno que el propio;
540
mejor una ventana acaba
un corredor que su dueño.

PRÍNCIPE
Estos ejemplos levantan
mi esperanza a la elección
de tu ingenio.

DON JUAN
No pensaba
545
que me mirabas a mí
para lo que ahora tratas;
pero siendo tu servicio,
lo tendré por merced tanta,
que lo pondré por blasón
550
en el cuartel de mis armas.

PRÍNCIPE
Tú has de hablar a esta señora.

DON JUAN
¿Sabe que la quieres y amas?

PRÍNCIPE
Sabe; pero pienso yo
que anda en mi amor recatada,
555
porque las mujeres nobles,
si no entienden que se casan,
no quieren tener amor.

DON JUAN
¿Y conozco yo esa dama?

PRÍNCIPE
Conoces y entras por deudo
560
muchas veces en su casa.
Dama ha sido de la Reina.

DON JUAN
¿Es, por dicha, doña Clara?

PRÍNCIPE
La misma.

DON JUAN
¿Qué le diré?

PRÍNCIPE
Mis deseos, que esto basta.

DON JUAN
565
Esta noche me habían dicho
que ibas tú, y puedes hablarla.

PRÍNCIPE
Sí hablaré; más tú, don Juan,
podrás mucho si la hablas
y la encareces mi pena,
570
sacándole prenda o banda
para el torneo que ayer
en palacio se trataba.

DON JUAN
Haré lo que más pudiere.

PRÍNCIPE
Vamos, Octavio, que aguarda
575
el rey.

OCTAVIO
(¿Qué dice don Juan?

PRÍNCIPE
Que esta noche irá a su casa,
y de su ingenio presumo
que si fuera piedra helada
la convirtiera en mi fuego.

OCTAVIO
580
¿Qué me das por la esperanza?

PRÍNCIPE
Aquel castaño que ayer
sacó Leonardo a la plaza.)

Vanse los dos.

DON JUAN
Soneto
¿A qué puede llegar un mal suceso
que exceda de la línea en que está el mío?
585
Pues yo no he respondido un desvarío,
o no tengo honra o me ha faltado el seso.
Para el silencio que en mi amor profeso
bien de las ocasiones me desvío.
ya de todo remedio desconfío
590
con este loco inevitable exceso.
¡Oh, amor! ¿Tercero yo de lo que adoro?
Pero si esta ocasión mudan los cielos
mis esperanzas, pienso que mejoro.
Pues que poniendo en todos mil desvelos.
595
lo puedo hablar, guardándole el decoro,
si cuando hablase amor callasen celos.

Sale Fabio.

FABIO
Redondilla
De manera te has perdido
en algún dichoso lance,
que no puedo darte alcance.

DON JUAN
600
Fabio, tu descuido ha sido,
Redondilla
porque yo por Zaragoza
voy al hilo de la gente.

FABIO
Hoy dicen que, diligente,
seguías cierta carroza
Redondilla
605
de una dama de lo bueno
de la ciudad.

DON JUAN
¡Disparate!

FABIO
¿Pésate que de esto trate?

DON JUAN
Pesa, porque estoy ajeno
Redondilla
de todo amor y cuidado.

FABIO
610
¿Qué doncella respondiera
lo que tú?

DON JUAN
Quien le tuviera
ocioso, y no desvelado.
Redondilla
Pero ¿quién era la dama?

FABIO
Una, señor, que te adora.

DON JUAN
615
¿Es, por ventura, Leonora?

FABIO
Ansí dicen que se llama.

DON JUAN
Redondilla
¿Leonora me tiene amor?

FABIO
Hoy me lo ha dicho en secreto;
mas debe de ser a afeto
620
de que lo entiendas mejor.

DON JUAN
Redondilla
De don Álvaro, su hermano,
soy amigo.

FABIO
Pues ¿qué importa?

DON JUAN
Mucho la amistad reporta
un pensamiento liviano.

FABIO
Redondilla
625
No es liviano un casamiento.

DON JUAN
Bien sé que es lo más pesado;
mas no tengo de casado
ni aun primero movimiento.

FABIO
Redondilla
¿Por qué?

DON JUAN
Por la pesadumbre
630
que dices que da el casar.

FABIO
Esta manera de hablar
no es verdad, sino costumbre.
Redondilla
Aunque algunos que no caen
en cómo se han de tratar,
635
todo el peso del casar
sobre la cabeza traen.
Redondilla
En fin, ¿tú no tomas bien
de Leonora el grande amor?

DON JUAN
Bien conozco su valor
640
y sus virtudes también;
Redondilla
pero palabra te doy,
Fabio, que en mi vida amé,
ni sé que es amor, ni sé
si soy hombre o lo que soy.
Redondilla
645
Cuando veo a algún amigo
solícito y cuidadoso,
de todo el mundo celoso
y de sí mismo enemigo,
Redondilla
le digo a mi pensamiento:
650
¿Dónde estás? ¿Vives en mí?
¿De qué peñascos nací?
¿Qué fiera me dio sustento?
Redondilla
¿Cómo, dime, no te mueve
la gracia ni la hermosura?
655
¿Qué escultor en piedra dura
te puso el alma de nieve?
Redondilla
Mira, pensamiento mío,
que ama cuanto Dios crió.
Pero es el hablarle yo
660
batir un peñasco frío.

FABIO
Redondilla
¿Hablas de veras?

DON JUAN
No creo
que hay amor.

FABIO
Pues has perdido
el bien más alto, que ha sido
satisfacción del deseo.
Redondilla
665
Porque yo, si no es de amor,
no sé qué haya bien ninguno,
si bien tal vez, importuno,
con su celoso rigor
Redondilla
quita el seso con desvelos.

DON JUAN
670
También de aquesta pasión
oigo decir…

FABIO
Di.

DON JUAN
Que son
demonios vivos los celos.

FABIO
Redondilla
Celos son todo el infierno;
pero si celos les dan,
675
vuelven muchos que se van
con pecho más dulce y tierno.

DON JUAN
Redondilla
¿Celos vuelven? ¿Celos, Fabio,
los fugitivos de amor?

FABIO
Es el remedio mejor,
680
y aun a veces el agravio.

DON JUAN
Redondilla
Si yo amara, el pensamiento
que mi dama me ofendiera
parte a aborrecerla fuera.

FABIO
No lo creas. Oye un cuento.
Redondilla
685
Azotaron cierto día
en su tierra a un labrador,
y en acabando el rigor
del centenar que sufría,
Redondilla
con que la espalda le cruza,
690
dijo alegre y satisfecho:
“Muchachos, aquesto es hecho.
¿Quién tiene mi caperuza?”
Redondilla
Así, más de un amador,
después de muchos desvelos,
695
dice “Ya es hecho” a sus celos:
“¡Hola! ¿Quién tiene mi amor?”

DON JUAN
Redondilla
No lo pudiera sufrir.

FABIO
Pues cree que esta cautela
es como guardar vela
700
para volver a parir.

DON JUAN
Redondilla
¡Linda cosa es no saber
de amor ni celos!

FABIO
¡Famosa!
Mas también es triste cosa
no vivir por no querer.
Redondilla
705
¿Qué diré, en fin, a Leonora?

DON JUAN
Que agradezco que me estime,
para que le desanime,
Fabio, lo que has visto ahora.

FABIO
Redondilla
Allá estará doña Clara,
710
que hay brava conversación.

DON JUAN
Allá voy sin ocasión.

FABIO
Pues guárdate bien, que para
Redondilla
tal vez un grande desdén
en un excesivo amor.

DON JUAN
715
Yo me guardaré mejor.

FABIO
Yo lo pensaba también
Redondilla
por más llano que la palma,
y he dado en una fregona
que me hace la mamona
720
en la bolsa y en el alma.

Vase. Salen doña Clara y Leonora.

CLARA
Octava real
Yo he leído el papel, y le agradezco
a tu hermano el amor, como es tan justo,
porque sé que sus partes no merezco;
mas ya tú sabes que me falta gusto:
725
ni voluntad ni casamiento ofrezco,
porque de entrambas cosas me disgusto.
Yo no sé que es amor.

LEONORA
Mucho me admiras,
pues ni a casarte ni a querer aspiras.

CLARA
Octava real
Leí todo el amor de Clariquea,
730
libro que sin igual hizo Heliodoro,
y si aquello es querer, quiera quien sea
de bronce o mármol.

LEONORA
Pues yo, Clara, adoro.

CLARA
Adore quien ser bárbaro desea,
y si aquello es amor, no me enamoro
735
mientras que Dios me diere entendimiento.

LEONORA
Aquello es un fingido pensamiento.
Octava real
¡Bueno fuera que todas las mujeres
anduvieran por selvas y por mares!
[A] pie quedo también da amor placeres.

CLARA
740
Y a pie quedo también da amor pesares.
Tú quieres que yo quiera porque quieres.

LEONORA
Y tú querrás cuando en tu edad repares
o cuando un hombre tan gallardo veas.

CLARA
¿En quién, Leonora, tanto amor empleas?

LEONORA
Octava real
745
En un galán que tú conoces.

CLARA
Creo
que será muy igual a lo que vales.

LEONORA
Quiero a don Juan Abarca.

CLARA
¡Justo empleo!
(¿Tan presto celos, tiempos desiguales?)

LEONORA
¿Qué te parece de él?

CLARA
Que tu deseo
750
halló merecimientos celestiales.
¡Gallardo caballero! (¡Aquesto es hecho!)
¿Quiere bien?

LEONORA
Que me querrá sospecho.

Salen don Arias, padre de doña Clara; el Príncipe, don Juan, don Álvaro, Octavio y Fabio.

ARIAS
Romance (tirada)
No puedo a tan grande honor
ser, seño, agradecido.
755
Los pies os pido mil veces.

PRÍNCIPE
Alzaos, don Arias amigo.
Cubrid las honradas canas
que cubrió el acero digno
del laurel que coronaba
760
los capitanes antiguos.
¡Oh, señoras!

CLARA
Esta noche
quede en el eterno libro
de la fama tal favor
en firme diamante escrito.-
765
Llegad esas almohadas.

Sale Laura.

LAURA
Aquí, señor, han venido
unos músicos.

ARIAS
Di que entren.

ÁLVARO
¿Qué os parece?

DON JUAN
Que este sitio
es retrato de las selvas
770
de amor que pintaba Ovidio.

ÁLVARO
¿Hay algo que os duela aquí?
Porque el príncipe os digo
que no ha venido sin causa.

DON JUAN
Ocasión habrá traído.
775
A mí no me toca nada.
Hable, diga.
Aparte.
(Mas, ¿qué digo?
¡Celos me abrasan! ¿Qué haré?
Pero están en los principios,
y los celos que comienzan
780
también son como los niños,
que no entienden lo que dicen,
y es gracia por no entendido.)

ÁLVARO
Yo, don Juan , hablar deseo
con vos porque sois mi amigo,
785
y desde nuestra crianza
sabéis que siempre lo he sido.
Yo muero por doña Clara,
y de celoso retiro
mis ojos, que no vean
790
poner al alma el cuchillo.
Como al que quieren sangrar
vuelven el rostro, he querido
no ver la punta, aunque siento
que me pican en lo vivo.
795
¿De qué estáis suspenso vos?

DON JUAN
Algo estaba divertido,
aunque no todo olvidado
de dar al cielo benigno
gracias por tanta merced
800
y favor como me hizo
en darme un alma de piedra,
sin sentimiento un sentido,
unos ojos sin deseo
y un pensamiento sin brío.
805
Parece que [las] potencias
no hacen en mí su oficio:
la memoria no me acuerda
gustos de amor fugitivos,
ni la voluntad despierta
810
mis ojos, por más que miro
hermosuras despejadas,
almas sabias, cuerpos lindos.
Yo no debo de ser hombre.

ÁLVARO
¡Dichoso vos! Yo os envidio.

DON JUAN
815
Luego ¿no os va bien con Clara?

ÁLVARO
¿Qué importa ser paraíso
de los ojos, si es del alma
infierno portátil mío?

DON JUAN
Hoy mi hermana la he escrito;
820
pero ya sé que es pedir
respuesta a un peñasco frío.

PRÍNCIPE
(¿Don Juan?

DON JUAN
¿Señor?

PRÍNCIPE
Mientras cantan,
dile a Clara lo que fío
de tu claro entendimiento

DON JUAN
825
¿Querrá clara hablar conmigo?

PRÍNCIPE
¿Por qué no, si saben todos
que es recado que la envío?)
Don Juan se hinca de rodillas a hablarla, y los músicos cantan entre tanto.
Décima
“Las tres de la noche han dado,
corazón, y no dormís;
830
o vos no tenéis dineros,
o alguien dice mal de mí.
Sosegad, corazón mío,
si tenéis a quien pedir,
que no soy el conde Claros
835
para que tañáis de mí.
Venga, venga una bolsa por ahí,
que no es para sin dineros vivir.”

FABIO
Redondilla
¿Acaso es vuestra merced
poeta de esta canción?

MÚSICO
840
Míos estos versos son.

FABIO
Hágame tanta merced
Redondilla
de darme un traslado.

MÚSICO
Luego
que salga el príncipe.

PRÍNCIPE
Basta.
¡Qué poesía lisa y casta!
845
Como el diablo reniego
Redondilla
de estos que andan a poner
las razones naturales
en diferentes nidales.

CLARA
(Esto podrás responder,
Redondilla
850
y toma aqueste papel
y esta cinta para ti,
y está muy cierto de mí
que llevas el alma en él.

DON JUAN
Redondilla
¿Qué respuesta podrá darte
855
en tan público lugar
a quien le mandas callar,
señora, sin agraviarte;
Redondilla
p qué prenda daré,
si no es unos versos que hoy
860
hice a mi amor?

CLARA
Tuya soy,
y tuya, don Juan, seré;
Redondilla
que el príncipe con su igual
tendrá igual satisfacción;
que mi amor y el de Aragón
865
solo ha de ser natural.

DON JUAN
Redondilla
Si no fuera agradecido,
señora, a tanto favor,
que me mate el mismo amor
con que me has ofrecido.
Redondilla
870
Levántome por no dar
ocasión.

CLARA
Vuélvete a él,
y respóndeme al papel
cuando tuvieres lugar.)

FABIO
Redondilla
(Dígame, señora, hermosa,
875
¿es de casa?

LAURA
¿No lo ve?

FABIO
¿Cómo es su nombre?

LAURA
No sé.

FABIO
¿Que no lo sabe? ¿Hay tal cosa?
Redondilla
¿Cuánto va que lo sé yo?

LAURA
¿Cómo?

FABIO
Impertinente.

LAURA
Bien;
880
¿mas que le digo también
el suyo a él?

FABIO
¿Mas que no?

LAURA
Redondilla
¿Mas que sí?

FABIO
¿Cómo?

LAURA
Randero.

FABIO
¿Randero? ¡Extraño apellido!

LAURA
Ya sé que lo es y lo ha sido.

FABIO
885
¿Qué es Randero?

LAURA
Majadero.

FABIO
Redondilla
El prínicipe se levanta.
Dejo comenzado el juego.)

ARIAS
Que volváis a honrarme os ruego.

CLARA
Dadme a mí por merced tanta
Redondilla
890
la mano, con que del suelo
nuestra humildad levantáis.

PRÍNCIPE
Segura, señora, estáis
de mi amor y honesto celo.

Cumplimientos.

ÁLVARO
Redondilla
(De celos muero, don Juan.

DON JUAN
895
Yo con el príncipe voy.)

LEONORA
(Fabio, desdichada soy.
Lejos de mi intento están.

FABIO
Redondilla
En tan púbicos lugares
nunca miran los discretos.

LEONORA
900
Amor no mira en secretos.

FABIO
Nunca en los ojos repares,
Redondilla
que en el alma es lo mejor.

LEONORA
O yo sé poco de amar,
o amor que puede callar
905
no puede llamarse amor.)


Acto II

Salen don Álvaro y Leonora.

LEONORA
Redondilla
Esto has de hacer.

ÁLVARO
Yo lo haré.
Pues en fin, ¿casarte quieres?

LEONORA
No hay cosa que a las mujeres
mayor cuidado les dé.

ÁLVARO
Redondilla
910
Yo me huelgo que don Juan
te agrade tanto, Leonor.

LEONORA
Sosegarase tu amor
de los celos que le dan.

ÁLVARO
Redondilla
Así es verdad, pues casado
915
contigo, no hay que temer.

LEONORA
No la debe querer.

ÁLVARO
Pienso que estoy engañado,
Redondilla
porque dicen que es tercero
del príncipe.

LEONORA
Yo tenía
920
celos de Clara, y vivía
con ese engaño primero;
Redondilla
mas ya estoy desengañada,
porque le he visto rogar
por el príncipe.

ÁLVARO
Aguardar
925
puedes, Leonor, confiada
Redondilla
en que deseo tu bien.

Vase.

LEONORA
Pienso que viene; aquí aguardo.
No es mucho, pues me acobardo,
que estas sospechas me den.

Salen don Juan y Fabio.

FABIO
Redondilla
930
No sé que pueda quererte.

DON JUAN
Que es casamiento he pensado.

FABIO
Leonora le habrá engañado.

DON JUAN
Leonora ha de ser mi muerte.

FABIO
Redondilla
¿Tanto temes el casarte?

DON JUAN
935
No le tengo inclinación.

FABIO
Los que tan esquivos son
siempre se casan en parte,
Redondilla
que pagan después la cura,
porque el reñir y el casar
940
quieren ánimo a entrar,
que después todo es ventura.
Redondilla
Alguna falta hay en ti.

DON JUAN
No me examines.

FABIO
No soy
albéitar; pero no estoy
945
contento de ti.

DON JUAN
Yo sí.

FABIO
Redondilla
Jamás hablarás con mujer.

DON JUAN
¿No es virtud la honestidad?

FABIO
No sé qué diga en tu edad.
Y ¡por Dios que has menester
Redondilla
950
dar satisfacción de ti,
que me daba en Zaragoza
ayer una gentil moza
vaya por tu causa a mí,
Redondilla
sin otras mil que me dan
955
mil remoquetes.

DON JUAN
¿Qué importa?
Pero de plática acorta.
Sale don Álvaro.
Aquí tenéis a don Juan.

ÁLVARO
Redondilla
Y vos un esclavo en mí.

DON JUAN
¿Qué es, don Álvaro , el intento
960
de llamarme?

ÁLVARO
Estadme atento.

DON JUAN
A serviros vengo aquí.

ÁLVARO
Octava real
Señor don Juan, mi calidad notoria
me excusa de decirla a quien lo sabe;
la de mi hacienda no os importa mucho
965
si la virtud y la hermosura es dote,
que estas bien pueden serlo de mi hermana,
aunque el del oro no es tan pobre en ella
que no le tenga tal que pueda honralla;
con esto ya entendéis quiero casalla.

DON JUAN
Octava real
970
¿Tengo por dicha algún amigo agora
digno de las virtudes de Leonora?
Que me holgaré de tratar el casamiento,
por lo que a entrambos soy aficionado.

ÁLVARO
Bien lo podéis tratar vos con vos mismo.

DON JUAN
975
Bésoos mil veces, Álvaro, las manos
por la honra y merced que me habéis hecho;
pero mirad cuál fue la suerte mía,
pues que de recibirla me desvía
Octava real
por voto expreso que absolver deseo.

ÁLVARO
980
Pues eso no será dificultoso.

DON JUAN
No me atrevo a tratarlo por agora.
Emplead la bellísima Leonora
en quien merezca posesión tan alta,
que yo tengo, sin esta, alguna falta,
985
que no me excusa menos.

ÁLVARO
Por lo menos
conoceréis, don Juan, que el amor nuestro
os ha obligado.

DON JUAN
Y yo he pagado el vuestro.

Vase, y sale Leonora.

ÁLVARO
Octava real
Parece que se va como corrido.

LEONORA
Pues, hermano, ¿qué es esto? ¿Cómo ha sido
990
el volverse don Juan tan brevemente?

ÁLVARO
No sé cómo lo diga. El no se siente
con suficiencia para ser casado.

LEONORA
¿Qué dices?

ÁLVARO
Que don Juan se ha disculpado
con un millón de faltas que confiesa.

LEONORA
995
De mi desdicha y de mi amor me pesa.
Octava real
La disculpa es fingida.

ÁLVARO
Ansí lo creo.

LEONORA
Que quiere a Clara claramente veo.

ÁLVARO
No sé ¡por Dios!; porque si a Clara amara,
ya fuera su afición a todos clara.

LEONORA
1000
Pues ¿qué puede ser esto?

ÁLVARO
No lo entiendo;
pero saberlo puedo si tú quieres.

LEONORA
¿Tú sabes el humor de las mujeres?

ÁLVARO
Octava real
Ponte una banda en el cuello y di, Leonora,
que tienes mala la derecha mano,
1005
y pide a Clara que en un papel escriba
para un galán que tienes.

LEONORA
¿A qué efeto?

ÁLVARO
Dámele tú, que hacer con él prometo
un enredo a don Juan con que se entienda
si es doña Clara su querida prenda
1010
o tiene los defetos que me ha dicho.

LEONORA
Yo te daré el papel.

ÁLVARO
Pues parte luego,
que ni celos ni amor tienen sosiego.

Vanse. Salen el Príncipe y Octavio.

PRÍNCIPE
Redondilla
Celoso estoy de don Juan.

OCTAVIO
Y no son vanos cuidados.

PRÍNCIPE
1015
¿Llamaste esos dos criados?

OCTAVIO
En la antecámara están.

PRÍNCIPE
Redondilla
Examinarlos querría.

OCTAVIO
No hay juez como los celos.

PRÍNCIPE
Llámalos, pues.

OCTAVIO
Llamarelos.

PRÍNCIPE
1020
No hay pena como la mía.

sale Laura.

LAURA
Redondilla
¿Qué me manda vuestra alteza?

PRÍNCIPE
Laura, ya sabes mi amor;
tengo un notable temor,
tengo una grande tristeza,
Redondilla
1025
tengo una sospecha extraña,
tengo... ¿qué sirven rodeos?
Celos tengo.

LAURA
A tus deseos
vano pensamiento engaña,
Redondilla
porque no hay señal de amor
1030
en mi señora.

PRÍNCIPE
¿Ninguna?

LAURA
Si hubiera señal alguna
yo lo supiera, señor.

PRÍNCIPE
Redondilla
¿Qué, no te ha dicho jamás
a qué se inclina? Eso dudo.

LAURA
1035
Yo la visto y la desnudo,
y trecientas cosas más;
Redondilla
pero no solo no trata
de amor, mas sin alma vive.

PRÍNCIPE
¿No escribe Clara?

LAURA
Sí escribe,
1040
pero nunca se recata.

PRÍNCIPE
Redondilla
¡Brava cosa!

LAURA
Yo te digo
la verdad.

PRÍNCIPE
Vete con Dios.

LAURA
Él te guarde.

OCTAVIO
Si los dos
son como aqueste testigo,
Redondilla
1045
bien pueden dejar los celos
esta injusta información.

PRÍNCIPE
Infiernos, Octavio, son,
y quieren llamarse cielos.

Sale Fabio.

FABIO
Redondilla
Aquí me ha traído Octavio.
1050
¿En qué sirvo a vuestra alteza?

PRÍNCIPE
En remediar la tristeza
que me oprime el alma, Fabio.

FABIO
Redondilla
¿Yo, señor?

PRÍNCIPE
Si lo que aquí
te dijere no tuvieres
1055
secreto, Fabio, no esperes
piedad ni remedio en mí.

FABIO
Redondilla
Yo cerraré con mil llaves
mi boca.

PRÍNCIPE
¿A quién tiene amor,
Fabio, don Juan, tu señor?
1060
Dime todo lo que sabes.

FABIO
Redondilla
Todo lo que en esto sé
es que en su vida ha mirado
hermosura con cuidado.

PRÍNCIPE
Pues ¿es posible que esté
Redondilla
1065
un mancebo tan galán
sin pensamiento de amor?

FABIO
Yo no lo he visto, señor;
antes pienso que don Juan
Redondilla
trata de ser religioso.

PRÍNCIPE
1070
¿Qué dices?

FABIO
Que esto le oí.

PRÍNCIPE
Este miente.

FABIO
Nunca en mí
fue falta el ser mentiroso,
Redondilla
aunque tengo más que el mar
arenas y el cielo estrellas;
1075
antes bien, mil damas bellas
que le han intentado amar
Redondilla
están corridas en ver
sus desprecios.

PRÍNCIPE
¿Luego a Clara
no quiere?

FABIO
En nada repara
1080
como se llame mujer.

PRÍNCIPE
Redondilla
¿Octavio?

OCTAVIO
¿Señor?

PRÍNCIPE
Al pecho
le pon la daga.

OCTAVIO
¡Villano,
di la verdad!

FABIO
Es en vano,
y me matáis sin provecho;
Redondilla
1085
que para el paso en que estoy
no sé otra cosa.

PRÍNCIPE
Vete,
y calla.

FABIO
Eso te promete
mi fe, que oloroso voy;
Redondilla
pues del príncipe no creo
1090
que el ámbar se me ha pegado.
La sangre se me ha bajado;
como es de atrás, no la veo.

Vase.

PRÍNCIPE
Octava real
¿Hay cosa como aquesta? No es posible,
Octavio, que este amor fuera secreto.

OCTAVIO
1095
Amor no puede ser, si es invisible,
que se descubre por cualquier efeto.

PRÍNCIPE
Si aqueste le supiera, era imposible
que cupiera en su bárbaro sujeto
tan gran lealtad.

OCTAVIO
No quedo muy seguro.

PRÍNCIPE
1100
Menos entiendo cuanto más lo apuro.
Octava real
Pero aquí viene, y yo he pensado un medio
ingenioso ¡por Dios!

OCTAVIO
Yo he sospechado
que la invención es hija de los celos.

Sale don Juan.

DON JUAN
Guarden tu vida, gran señor, los cielos.

PRÍNCIPE
Octava real
1105
Don Juan, a tiempo vienes, que quería
enviarte a llamar.

DON JUAN
¿En qué te sirvo?

PRÍNCIPE
Cansado de mis locas pretensiones
con el alma de Clara, piedra pura,
yo trato de casarla con Octavio.
1110
Por ventura casada...

DON JUAN
Intento sabio.

PRÍNCIPE
¿Te parece bien?

DON JUAN
Por todo extremo.

PRÍNCIPE
(Qué presto respondió. Celos, ¿qué temo?
Octava real
Ni se mudó el color, ni lo ha sentido.
Sin duda que los celos me engañaron;
1115
pero ya puede ser todo fingido,
y presumir también que le probaron.)
Siendo, don Juan, Octavio su marido,
esperanza que agora me faltaron
me sobraran entonces.

DON JUAN
¿Quién lo duda?
1120
El estado en mujer todo lo muda.
Octava real
Piérdese la esperanza con el trato;
llégase más a lo que antes huye,
y a quien mostraba el pecho más ingrato
los pasos y aun los brazos restituye.

PRÍNCIPE
1125
Tú has de ir a hablarla por mayor recato,
y si este casamiento se concluye,
tú verás lo que debes a mi pecho.

DON JUAN
Ya estoy de tu grandeza satisfecho.

PRÍNCIPE
Octava real
Aquí te espero.

DON JUAN
Y yo me parto a hablalla.

Vase.

OCTAVIO
1130
¿Qué le has dicho, señor?

PRÍNCIPE
Que te quería
casar con Clara.

OCTAVIO
Y ¿Cómo lo ha tomado?

PRÍNCIPE
Con mucho gusto.

OCTAVIO
En fin, ¿no se ha turbado?

PRÍNCIPE
Antes es de esta boda mensajero.

OCTAVIO
Pues ¿si dice que sí?

PRÍNCIPE
¿Qué importa, Octavio?
1135
Pues un agravio fingido no es agravio.
Yo le diré a don Arias que suspenda
Octava real
el casamiento en tanto que mi padreN
X
Nota del editor

«Faltan versos en esta estrofa.»

te hace merced.

OCTAVIO
¡Lo que revuelven celos!

PRÍNCIPE
Por eso los echaron de los cielos.

OCTAVIO
1140
Tal se cuenta de Júpiter y Juno.

PRÍNCIPE
De celos no se libra amor ninguno.

Vanse. Salen don Juan y doña Clara.

DON JUAN
Redondilla
Él te casa, como digo,
porque imagina después,
Clara, que casada estés
1145
tener más dicha contigo.
Redondilla
A mí tercero me hace
de este nuevo casamiento.

CLARA
De saber tu pensamiento
ese casamiento nace,
Redondilla
1150
que no creas que pretende
casarme.

DON JUAN
No sé ¡por Dios!
Concertado se han los dos.
Octavio su honor le vende,
Redondilla
como en el mundo se usa,
1155
y él le compra del dinero
con que me hace tercero.
No quise poner excusa
Redondilla
por no dar que sospechar,
ni la palabra romper,
1160
que antes me quiero perder
que darte en esto pesar.
Redondilla
¡Brava desgracia por ti
que de tu cielo sereno
sonase en Octavio el trueno
1165
y que diese el rayo en mí!

CLARA
Redondilla
No lo creas.

DON JUAN
¿Cómo no?

CLARA
Pues ¿no sabré yo excusarme?
{}DON JUANSi éstos intentan probarme,
como dices, pienso yo
Redondilla
1170
que será más acertado
decir que dices que sí
y aun es mejor para mí
que no el haberlo negado;
Redondilla
porque dándole disgusto
1175
al príncipe, te he perdido,
y dándole un sí fingido
hará después lo que es justo.

CLARA
Redondilla
Pues si es lo mejor ansí,
parte, y dirásle que yo
1180
con el alma digo no
y con los labios que sí.

DON JUAN
Redondilla
Mejor se hubiera acertado
si, cuando hicimos concierto
que este amor fuese encubierto,
1185
fuera este amor declarado.
Redondilla
Casáramosnos los dos,
pues que nadie lo estorbara.
La culpa tuviste, Clara;
tuya es la culpa ¡por Dios!

CLARA
Redondilla
1190
Si el príncipe me quería
como agora, ¿era razón
atropellar su afición,
o que fue discreción la mía?
Redondilla
Anda, que yo me entendí;
1195
vete, y dile lo que digo,
que no hay más de amor conmigo,
que he nacido para ti.
Redondilla
Lo demás es un rodeo
de este camino real;
1200
el príncipe es desigual
de mi honor y mi deseo.
Redondilla
Y antes que deje de ser
tuya, tendrá el mar quietud,
el vicio será virtud
1205
y dará el pesar placer.
Redondilla
Primero dará la tierra
estrellas y el cielo flores,
habrá sin celos amores
y sin intereses guerras;
Redondilla
1210
en la locura, prudencia;
en la soberbia, humildad;
en el juego habrá verdad,
y en la envidia buena ausencia.

DON JUAN
Redondilla
Con eso voy satisfecho.
1215
Bien lo debes a mi amor,
porque no hay peña al rigor
del mal que iguale a mi pecho.
Redondilla
A los ejes en que escriba
la máquina celestial
1220
dice que es mi amor igual,
porque eternamente viva.
Redondilla
De los cielos, en efeto,
aquel sonoro ruido,
que de ninguno es oído,
1225
se parece a mi secreto.
Redondilla
Que conozca algún desvelo
mi amor, puede acontecer;
oírlo no puede ser,
porque se mueve en tu cielo.

Vase.

CLARA
Soneto
1230
Parte, dulce sirena, en mis oídos,
seguro de que amor me lleva atada
al árbol de la nave que, cargada
de fe, lleva a su puerto mis sentidos.
Buen viento, pensamientos bien nacidos,
1235
que ya se ve la tierra deseada
de laureles y olivas coronada,
si los celajes son celos fingidos.
Alborótese el mar en perseguirme,
que a sus peñascos mi paciencia excede,
1240
para que amor el premio me confirme.
Todo se mude; la fortuna ruede;
que quien tiene la fe por árbol firme,
ni se puede anegar ni olvidar puede.

Salen Leonora con una banda, y Julia, criada.

LEONORA
Romance (tirada)
Segura estabas de mí.

CLARA
1245
Por hoy ya no te esperaba,
que, como yo a nadie quiero,
no sé el rigor de quien ama.
Estas visitas, Leonora,
ya por mi cuenta no pasan.
1250
Don Juan te las debe, y creo
que ya don Juan te las paga.

LEONORA
¿Sabes algo en mi favor?

CLARA
Hoy de tu padre le hablaba;
pero no se mueve mucho.

LEONORA
1255
No hará, que es de nieve helada.
Hoy don Álvaro, mi hermano,
el casamiento trataba
con él.

CLARA
Y ¿qué respondió?

LEONORA
Un voto con treinta faltas.

CLARA
1260
¿Faltas se puso?

LEONORA
Insufribles.

CLARA
¿Y son verdad?

LEONORA
Él las halla.

CLARA
Quien las dice no las tiene,
que quien las tiene las calla.

LEONORA
Puede ser, y yo lo creo,
1265
que son excusas y trazas
por no agradecer mi amor.

CLARA
No reparaba en la banda.
¿Banda tú? ¿Qué es esto?

LEONORA
Tengo
la mano desconcertada
1270
de un golpe que di a un bufete
pensando dar a una esclava.
Hazme placer ¡por tu vida!
que me escribas una carta
para este ingrato.

CLARA
Sí haré.

LEONORA
1275
Y que tú la notes basta.

CLARA
Pues ¿yo quieres que la note?

LEONORA
El entendimiento, Clara,
me desconcertó también
el golpe de mis desgracias.

CLARA
1280
Desdichada estás en golpes.

LEONORA
Nací para desdichada.

CLARA
Voy a escribir a don Juan.
Aparte
(¡Cuánto esta necia se engaña!
El conocerá mi letra,
1285
y será burla extremada,
pues es de mi amor tercera.)

Vase.

LEONORA
¡Qué bien sucede la traza!
Piensa esta necia que yo
me valgo en aquesta carta
1290
de su corto entendimiento,
y no entiende lo que pasa.
¿Julia?

JULIA
¿Señora?

LEONORA
Entre tanto
que este papel se despacha,
por ser curiosa en extremo,
1295
te quiero enseñar tu casa.
(Este papel has de dar
a mi hermano, que le aguarda
para cierto efeto.

JULIA
Estoy
de lo que importa avisada.)

LEONORA
1300
Este papel ha de ser
el centro de mi esperanza.
No hay gusto como engañar
a los que piensan que engañan.

Vanse. Salen el Príncipe y Octavio.

PRÍNCIPE
Redondilla
Esto me ha dicho don Juan.

OCTAVIO
1305
¿Que te ha respondido ansí?

PRÍNCIPE
Pues dicen los dos que sí,
libres de sospecha están.

OCTAVIO
Redondilla
¿Vino contento?

PRÍNCIPE
En extremo.

OCTAVIO
¡Raro caso!

PRÍNCIPE
¿Por qué es raro?

OCTAVIO
1310
Si no es raro,
no es muy claro;
alguna malicia temo.

PRÍNCIPE
Redondilla
Toma papel, y en un punto
al rey de Castilla escribe.

OCTAVIO
¿Qué es lo que amor apercibe?

PRÍNCIPE
1315
Eso escucha.

OCTAVIO
Eso pregunto.

PRÍNCIPE
Redondilla
Dile que a don Juan Abarca
me entrega un mes allá.

OCTAVIO
Luego, ¿él con la carta irá?

PRÍNCIPE
¡Cielos y infiernos abarca
Redondilla
1320
un pensamiento de celos!

OCTAVIO
Yo voy.

PRÍNCIPE
Echarle es mejor,
y podrá, Clara, mi amor
gozar tus serenos cielos.
Redondilla
Esta es fácil invención,
1325
todo lo demás cansarme.
Él vuelve. ¿Si quiere hablarme
sin conocer mi intención?

Salen don Juan y Fabio.

DON JUAN
Romance (tirada)
Clara me envía a decir
que quiere hablarte.

PRÍNCIPE
No pienso
1330
agora en cosas de Clara;
cosas más escuras tengo.
Mi primo, el rey de Castila,
trata un negocio secreto;
con el mismo irás, don Juan,
1335
hoy por la posta a Toledo.

DON JUAN
De buena gana, señor.

PRÍNCIPE
(No ha hecho ¡viven los cielos!
sentimiento de pesar;
pues tener siempre un sujeto
1340
o es inocencia o malicia,
porque en estos dos extremos
no hay medio para mostrar
tan notable sufrimiento.)
Ponte, don Juan, de camino,
1345
que aquí vendrá Octavio luego
con el pliego para el rey.

Vase.

DON JUAN
(Sólo servirte deseo.
Esto es hecho. Yo he perdido
la esperanza del remedio
1350
que en la presencia de Clara
me dieron mis pensamientos.
Celos del príncipe son.
¡Vive el cielo, que son celos!
¿A Toledo a mí con cartas,
1355
donde están mil caballeros?
Pero no me entienda Fabio.)
¿Qué hay, Fabio?

FABIO
Pues ¿qué tenemos?
¿De qué es la nueva alegría?
¿Qué merced el rey te ha hecho?
1360
¿Con qué encomienda te ha honrado?
Mas pienso que es casamiento
y serás de la gran cruz,
porque toma todo el cuerpo.

DON JUAN
Fabio, Alfonso, en confianza
1365
del grande amor que le tengo,
hoy a Toledo me envía,
y obedecerle no puedo,
porque tengo en Zaragoza
cierto caso que sospecho
1370
que me va en él vida y honra.

FABIO
Pues ¿de qué estás contento?

DON JUAN
De saber que en ti tenía
un hombre de tal ingenio,
que me sacará de todo.

FABIO
1375
Pues ¿yo puedo?

DON JUAN
Estame atento.
Tú puedes ir a Castilla
con mi nombre, y en secreto
quedarme yo en Aragón.

FABIO
¿Eso dices? ¿Tienes seso?

DON JUAN
1380
Fabio, con ricos vestidos
y muy gentiles dineros,
serás yo, y quien tu quisieres,
que todo el ser está en ellos.

FABIO
Yo seré de tu entendimiento
1385
que sabrás representar
un rey del romano Imperio,
y en elocuente oratoria
el más celebrado griego.

FABIO
A gran peligro me pongo
1390
cuando fuese descubierto.

DON JUAN
Pues tú, ¿qué traición cometes?

FABIO
No es traición, pero es enredo,
y como cuando se enreda
la seda el postrer remedio
1395
es cortarla, y yo lo estoy,
que me han de cortar sospecho.

DON JUAN
Ten ánimo, que un amigo
por otro en el mundo ha hecho
mayores cosas.
FABIOVestirme
1400
será forzoso.

DON JUAN
Yo quiero
darte nunca vistas galas.

FABIO
¡Pardiez! El ser caballero
no digo que en eso topa,
pero mucho topa en eso.

DON JUAN
1405
Hablas cuerdamente en todo.

FABIO
¿Sabes a qué tengo miedo?
A que me han de hacer justar
o, lo que sin duda temo,
salir con rejón al coso;
1410
que los toros jarameños,
en viendo un aragonés,
saltan de puro soberbios.
Escribe una carta aparte
que diga: “Este caballero
1415
tiene agüeros con los toros,
tan hombres como soteños.”
Y en lo que es justar, dirás
que soy enfermo del pecho,
y que de burlas de manos
1420
soy enemigo en extremo.

DON JUAN
Calla, que viene un traidor;
digo en mis cosas.

FABIO
Yo entiendo
que saldrás bien.

Sale Octavio.

OCTAVIO
Ya, don Juan,
su alteza ha firmado el pliego.
1425
Que te partas luego quiere.

DON JUAN
Digo que me parto luego.

OCTAVIO
Dios te vuelva a Zaragoza
con el bien que yo deseo.

Vase.

DON JUAN
No me vuelva pues no salgo.-
1430
Ahora bien, Fabio, esto es hecho.
No hay sino tomar la posta.

FABIO
Y no es lo menos que siento.

DON JUAN
Importa a la autoridad.

FABIO
Si estriba, señor, en eso,
1435
¿no son bien autorizadas
las mulas para este efeto?
¿No tienen mulas los Papas,
los Cardenales supremos
y otras grandes dignidades?

DON JUAN
1440
Mándalo el rey.

FABIO
Mucho me temo
que no he de volver tan hombre
como voy si postas llevo.

DON JUAN
Ahora bien; yo soy el rey.
Entra a ver.

FABIO
¿Pondreme tieso?

DON JUAN
1445
Claro está. Llega.

FABIO
Los pies
a vueseñoría beso.

DON JUAN
¿Señoría? ¿Estás en ti?
Majestad o alteza, necio.

FABIO
Deme vuestra majestad
1450
los pies.

DON JUAN
Levantaos del suelo.
¿Quién sois?

FABIO
Fabio soy, criado
de don Juan. Turbeme.

DON JUAN
Pienso
que me has de echar a perder.-
¿A qué venís?

FABIO
Señor, vengo
1455
en una posta...

DON JUAN
¿Qué dices?

FABIO
Que a traición me tiene muerto,
porque yo soy delicado
y estoy a jumentos hecho.

DON JUAN
Bien sé que te estás burlando.
1460
Pero, Fabio, presupuesto
que hay damas, ¿qué les dirás?
¿Con qué gracia? ¿Qué respeto?

FABIO
Hareme un tornillo todo,
y contoneando el cuerpo,
1465
el pie izquierdo a las disformes,
y a las lindas pie derecho,
“Vueseñorías me tengan
por el mayor embeleco
que se ha visto ni se ha oído.”

DON JUAN
1470
¡Lindo bellaco te has hecho!
Toma este pliego y mis llaves
y di que te dé Fineo
por ellas cuanto pudieres,
que yo a la puerta me quedo
1475
a esperar a un hombre.

FABIO
Voy,
y con las postas te espero.
¡Plega a Dios que pare en bien,
que alguna azotaina tiemblo!

Vase. Salen don Álvaro y Liseno.

ÁLVARO
Octava real
Toma el papel, y descuidado pasa
1480
de la manera que te he dicho.

LISENO
En todo
verás que tiemplo el fuego que te abrasa,
y que al griego Simón imito el modo.

ÁLVARO
Liseno amigo, yo te aguardo en casa.

LISENO
Verás con la destreza que acomodo
1485
el papel a sus pies.

ÁLVARO
Eso deseo.

LISENO
(Que le divierten pensamientos creo.
Octava real
Agora hay ocasión.) ¿Cayose acaso
este papel a vuestra señoría?

DON JUAN
No sé ¡por Dios!

LISENO
A mis negocios paso.
1490
De espacio lo veréis.

DON JUAN
No es la letra mía.
¿Papel entre los pies? ¡Extraño caso!
A alguno se cayó. Falta le haría.
Ya se fue el hombre que le halló. No importa;
mas ¿qué ocasión de velle me reporta?
Redondilla
1495
El sobre escrito mi fin
bien claramente declara:
Lea.
“Billete de doña Clara
que me dio por el jardín.”
Redondilla
¿De doña Clara? ¿Qué es esto?
1500
¿Qué demonio trujo aquí
este papel? ¡Ay de mí!
¡En qué confusión me ha puesto!
Redondilla
Quiero abrirle. Letra es
de doña Clara, ¿qué dudo?
1505
Hablad, papel; no sois mudo;
tened lengua como pies.
Lea.
Redondilla
“Mi bien, aunque no te agrada
el casamiento tratado,
no por eso me has dejado
1510
menos amante obligada.
Redondilla
Yo soy tuya y lo he de ser
aunque el mundo me persiga,
porque tu valor me obliga.
Dios te guarde.- Tu mujer.”
Lira
1515
¿Qué esperan mis desdichas
en fortuna de amor tan declarada?
Cortó mis breves dichas
mudanza de mujer con libre espada.
¡Mal haya mi esperanza,
1520
pues me dejó llegar a su mudanza!
Lira
A don Álvaro escribe.
¿Qué tengo que dudar? Mi daño es cierto.
Por esto me apercibe
que esté mi loco amor tan encubierto.
1525
Pero ¿cómo podría
cubrirse ya la desventura mía?
Lira
Quien ve que las mujeres
nos tratan con tan bárbaras crueldades
y fundan sus placeres,
1530
lejos de la razón, en novedades,
¿qué mucho que blasfeme?
¿Qué mucho que satírico las queme?
Lira
¡Linaje portentoso!
¿No se pudiera conservar el mundo
1535
sin ese ser forzoso?
¿Qué Furia desde el centro del profundo
os mueve a ser mudables?
Mas no fueran quien son a ser estables.
Lira
¡Plega a Dios que si fuere
1540
de hoy más de vuestra parte, ni dejare
de hacer cuanto pudiere
en que vuestra mudanza se declare,
que me mate un amigo!
Mas nací de mujer. ¿Qué es lo que digo?

Sale don Álvaro.

ÁLVARO
Redondilla
1545
¿Don Juan?

DON JUAN
¿Don Álvaro?

ÁLVARO
¿Habéis
estado algún rato aquí?

DON JUAN
Un rato, y bien triste, sí.

ÁLVARO
Yo lo vengo y vos lo veis.

DON JUAN
Redondilla
¿Cómo?

ÁLVARO
Un papel he perdido
1550
en que la vida me va.

DON JUAN
(Su amor declarado está.
Declarado está mi olvido.
Redondilla
Bien le pudiera negar,
pues, en efeto, le hallé;
1555
mas no quiera Dios que dé
a tal bajeza lugar.)
Redondilla
¿Es este vuestro papel?

ÁLVARO
El mismo, y guárdeos el cielo;
porque todo mi consuelo
1560
y mi bien consiste en él.

DON JUAN
Redondilla
Dice que es de doña Clara.

ÁLVARO
Yo lo puse encima.

DON JUAN
¿Es cuenta
de amor?

ÁLVARO
Como tal se asienta
y por favor se declara.

DON JUAN
Redondilla
1565
Perdonad, que le leí;
aunque fue curiosidad,
por no decir necedad.

ÁLVARO
No lo es, pues yo le perdí,
Redondilla
cuando debiera engastalle
1570
en oro, el alma.

DON JUAN
El merece
tal engaste, pues se ofrece
por esclava de ese talle.
Redondilla
Mil años de ella gocéis.

ÁLVARO
(La calor se la ha perdido.)
1575
Gran favor he recibido
en que este papel me deis.

DON JUAN
Redondilla
Parece que está quejosa.
Pues ¿no os casáis?

ÁLVARO
(Ya pregunta.)
Cuando con amor se junta,
1580
don Juan, condición celosa,
Redondilla
todo le parece ofensa.
Su padre trata casarme;
yo pensé con disculparme
hacer a Alfonso defensa,
Redondilla
1585
que no le quiero perder
entre tantas pretensiones.

DON JUAN
Amor que mira ocasiones
poco amor debe de ser.

ÁLVARO
Redondilla
Esto me conviene a mí;
1590
pero yo me casaré
luego que Alfonso lo esté,
que ya dicen por ahí
Redondilla
que con Navarra se trata.

DON JUAN
¿Cómo habéis con tal secreto
1595
vivido? Porque os prometo
que en un hora se dilata
Redondilla
el más encubierto amor
por toda una gran ciudad.

ÁLVARO
Venciendo mi voluntad
1600
y callando su favor.

DON JUAN
Redondilla
¿Habéis tenido tercero
de estos papeles?

ÁLVARO
Mi hermana.

DON JUAN
(¡Toda mi desdicha es llana!
Ya ¿qué pregunto? ¿Qué espero?)
Redondilla
1605
¿Tenéis muchos?

ÁLVARO
Hasta agora
pienso que ciento serán.
(Pagándome va don Juan
los desprecios de Leonora.)

DON JUAN
Redondilla
¡Cien papeles! ¡Vive Dios,
1610
que apenas los escribiera
si en un convento estuviera!

ÁLVARO
No sabéis de amores vos,
Redondilla
que a saberlo, os parecieran
ciento, y aun cin mil, muy pocos.

DON JUAN
1615
(Los que aman todos son locos,
y más cuando el bien esperan.)
Redondilla
¿Habéisla de noche hablado?

ÁLVARO
Mil veces, y aun merecido
algún favor atrevido,
1620
por no llamarle ayudado.

DON JUAN
Redondilla
(¡Pese a quien tiene paciencia
en desdicha tan extraña!
Ni a amor secreto acompaña
ni a celos la prudencia.
Redondilla
1625
¿Cómo la puedo tener
oyendo maldad tan clara
de Clara, pues se declara
que es, en efeto, mujer?
Redondilla
Y esto ¿a quién mejor le toca
1630
que a don Álvaro el sabello,
pues asido de su cuello
osó merecer su boca?
Redondilla
De esta suerte interpretado,
por mi mal tengo entendido
1635
aquel favor atrevido,
por no llamarle ayudado.)
Redondilla
¿En efeto os ayudó
acercando más los labios?
(Pues, Clara, en tales agravios
1640
también me declaro yo.)
Redondilla
Álvaro, aquesta cruel
me ha engañado; y si hasta ahora
dejé de amar a Leonora
desde el primero papel,
Redondilla
1645
fue que este mal no sabía,
porque tan secreto andaba,
que de mí no me fiaba
y de los demás huía.
Redondilla
Ya que sé lo que ignoré,
1650
y que os hace tal favor,
todo aquel pasado amor
como se vino se fue.
Romance (tirada)
Yo, aquel que siempre he callado;
yo, aquel que pedía a Alejandro
1655
de aquel su privado sello;
yo, que envidiaba a Agatón
y a los otros que sufrieron
por el bien de los amigos
tan exquisitos tormentos;
1660
yo, que el ave vigilante
que al monte Tauro el extremo
pasa una piedra en la boca
tendiendo al águila miedo,
seré en la lengua otra fama
1665
como fui noche en silencio,
y diré por Zaragoza
lo que callé tanto tiempo.
Sepa tu casa, tu padre,
tus criados y tus deudos,
1670
y el príncipe también sepa
que callé por tu respeto.
Papeles, cintas, favores
y otros regalos honestos,
y que ahora digo a voces
1675
a tu puerta mis deseos,
porque solo puede ser
amor secreto hasta los celos.

Vase. Salen Clara y Leonora.

CLARA
¿Qué es esto?

ÁLVARO
¿Ya no lo ves?
Don Juan es, que va diciendo
1680
el tiempo que le has querido.

CLARA
¿Yo querido?

ÁLVARO
¡Bueno es eso!
Ya es tarde, Clara, ya es tarde.
Algún agravio le has hecho,
pues que va tan declarado
1685
el que vivió tan secreto.

CLARA
¿Yo agravio?

LEONORA
Pésame mucho,
Clara, de que me hayas puesto
en la desdicha que estoy
con este tu amor tan necio.
1690
Si me hubieras declarado,
por amistad o por celos,
que era tu galán don Juan,
no hubiera los ojos puesto
con tantas veras en él.
1695
¡Traidora amistad! No has hecho
lo que yo hiciera contigo;
pues, como noble, en efeto,
el amor que le tenía
te dije, y abrí mi pecho
1700
para que vieras en él
mi alma y los pensamientos.
Huélgome que te castigue
con este suceso el cielo,
y que los celos le obligasen
1705
a descubrirse, pues veo
que solo pudo durar
secreto amor hasta los celos.

Vase.

CLARA
Oye, vuelve.

ÁLVARO
¿Qué ha de oír,
cuando tu amor descubierto
1710
nos muestra a todos el daño
que nos resultó serlo?
¿Eras tú la que tratabas
a todos con tal desprecio?
¿La que a ninguno querías
1715
y eras nieve siendo fuego?
Fuego de Dios en tu gusto,
en tu corazón soberbio,
en las luces de tus ojos,
aunque hay tanto fuego en ellos.
1720
Si esto hubiéramos sabido,
ni Alfonso, con tanto extremo,
ni yo, te hubiéramos dado
con el alma los deseos.
¿Eran aquestos los votos
1725
de don Juan y los defetos
con que rehusó de Leonora
el tratado casamiento,
pues ya se quiere casar?
Y aunque es venganza sospecho,
1730
que por tomarla de ti
los dos el concierto haremos.
Mira el fin de tus locuras,
pues, roto el pasado freno,
muestra que solo ha llegado
1735
secreto amor hasta los celos.

CLARA
Oye, escucha.

ÁLVARO
Es tarde ya.

Vase.

CLARA
Yo quedo como merezco;
pero en mayor confusión
que pena, aunque tanta tengo,
1740
porque no sé yo qué agravio
a don Juan puedo haber hecho,
pues que de celos se queja
y pierde celoso el seso.
Esto ha sido algún engaño.
1745
Yo voy a buscar remedio.
Ya no hay secreto, que es solo
secreto amor hasta los celos.


Acto III

Salen el rey de Castilla, don García de Mendoza y don Sancho de Guzmán.

REY
Redondilla
¿Don Juan Abarca se llama?

GARCÍA
Es hombre que en Aragón
1750
tiene el primero blasón
de los nueve de su fama.

REY
Redondilla
¿Cómo el príncipe le envía
a que le entretenga yo?
Porque sospecha me dio
1755
que no por ser bien sería.

SANCHO
Redondilla
Esa carta, gran señor,
no se ha de entender por mal
porque es hombre principal.

REY
Serán sucesos de amor.

Sale Fabio con capa y gorra.

FABIO
Redondilla
1760
Deme vuestra majestad
los pies.

REY
Levantaos del suelo;
levantaos, don Juan.

FABIO
Harelo
por ser vuestra voluntad.
Redondilla
Que el mundo, pues corto es
1765
todo el hemisferio hispano,
como al Imperio en la mano,
ponga al cielo a vuestros pies.

REY
Redondilla
¿Sabéis a lo que os envía
el príncipe?

FABIO
No, señor.

REY
1770
¿Sois casado?

FABIO
No era error;
pero no es condición mía.

REY
Redondilla
¿No tenéis alguna hermana?

FABIO
Muy deshermanado estoy.

REY
¿Ni deuda?

FABIO
Tan pobre soy,
1775
aunque mi nobleza es llana,
Redondilla
que en lo que es deuda, ninguno
ha tenido más que yo.

REY
Parientes, digo.

FABIO
Eso no,
si habláis con recelo alguno
Redondilla
1780
de amorosos accidentes.

REY
¿Qué, tan solo sois, don Juan?

FABIO
Soy de los tiempos de Adán,
que no se usaban parientes.

REY
Redondilla
¿Qué os parece esta ciudad?
1785
¿Compite con Zaragoza?

FABIO
Aires saludables goza,
lindo asiento y majestad;
Redondilla
no invidia al Ebro la vega
de Tajo; su iglesia santa
1790
hasta el cielo se levanta
y al último polo llega.

REY
Redondilla
Entretened, caballeros,
a don Juan.

Vase.

FABIO
El cielo os guarde.

GARCÍA
¿Dónde iremos esta tarde
1795
que podáis entreteneros?

FABIO
Quintilla
A merendar fuera bien
en esas islas del río
con seis mozas de bien brío.

SANCHO
Barco y música también
1800
haré que esté prevenido,
Redondilla
y ordenaremos allá,
si queréis, cañas y toros.

FABIO
Eso es cosa para moros,
muy vieja y cansada ya.
Redondilla
1805
En tiempo del moro Muza
y el potro rucio, era cosa
de gusto; ya es enfadosa,
con turbante o caperuza.
Redondilla
Si en acabado de entrar
1810
se volviesen a salir,
aún se pudiera sufrir;
que esto de vellos andar
Redondilla
a los unos tras los otros,
enfada, a fe de don Juan,
1815
y más a algunos que van
relinchando como potros.
Redondilla
¿Hay enfado como ver
en una adarga pintado
un corazón abrasado
1820
de deudas de un mercader?
Redondilla
Pues ¿las letras? Cierto díaN
X
Nota del editor

«Faltan dos versos en la redondilla.»

dos MM decía,
Redondilla
y respondió: “Mas matallo.”
Y ¿a quién no puede matar
1825
esto de andar a buscar
para la entrada el caballo?
Redondilla
Pie de hierro, Pensamiento,
Mendocilla, Guzmanillo,
Saltamuros, Jazminillo,
1830
Cordobilla, Papaviento,
Redondilla
crines, rizos, verdes cintas…
¿Esto es juego? De él reniego.
Ahora, señores, no hay juego
de más gusto que unas pintas.

GARCÍA
Redondilla
1835
Búrlase el señor don Juan,
como tiene en Aragón
fama de ser un león,
después de ser tan galán.
Redondilla
¿No dará vueseñoría
1840
lanzada?

FABIO
Lanzada diera
si mis antojos trujera.
Pésame, por vida mía.
Redondilla
Descuido fue. Ya no veo
un toro desde aquí allí.

GARCÍA
1845
Pues no faltarán aquí,
porque honréis nuestro deseo,
Redondilla
y el que tienen tantas damas.

FABIO
Hállome bien con aquellos.

SANCHO
Mirad que hay mil rostros bellos
1850
que abrasáis en vivas llamas,
Redondilla
y que tenéis a Toledo
hecho una Troya por vos.

FABIO
¡Jesús! ¿Cierto?

SANCHO
Sí ¡por Dios!

FABIO
(Muriéndome estoy de miedo.)

GARCÍA
Redondilla
1855
Cuchillada habéis de dar.

FABIO
¿A quién?

GARCÍA
A un toro.

FABIO
¿Yo?

GARCÍA
Sí.

FABIO
¿Qué me ha hecho el toro a mí,
ni en qué me pudo agraviar?

GARCÍA
Redondilla
¡Buena disimulación!

SANCHO
1860
¡Lindas burlas!

GARCÍA
¡Extremadas!

FABIO
Nunca yo doy cuchilladas
sino a quien me da ocasión;
Redondilla
sin eso, espada no tengo.

SANCHO
Ancha os la daré.

FABIO
¿Qué tanto?

SANCHO
1865
De tres dedos.

FABIO
No me espanto;
a más enseñado vengo.
Redondilla
Ha de tener una espada
siete de ancho para mí.

SANCHO
En mi vida tal oí.

FABIO
1870
Pues ¿hay abierta granada
Redondilla
como dejo un toro yo?

GARCÍA
Alto. Una justa se haga
que ese valor satisfaga.

FABIO
Justa, no.

SANCHO
Pues ¿por qué no?

FABIO
Redondilla
1875
Caí de la posta ayer
y desconcerteme un brazo.

SANCHO
No será tan breve el plazo.

FABIO
Digo que no puede ser.

SANCHO
Redondilla
Pues a as justas no es justo
1880
que faltéis.

FABIO
No habrá lugar,
porque no puedo armar,
que traigo cierto disgusto.
Redondilla
Demás de que lo juré
desde que de una lanzada
1885
maté a don Jaime en Granada.

GARCÍA
¡Notable pujanza fue!
Redondilla
Pero aquí hay un caballero
de los Lasos de la Vega,
que jamás a justar llega,
1890
porque es con un pino entero,
Redondilla
que hombre le pare en la silla.

FABIO
¡Jesús!

GARCÍA
Hoy le habéis de hablar.

FABIO
Sí; mas váyase a justar
con la torre de Sevilla.

SANCHO
Redondilla
1895
Vos probaréis su valor.

FABIO
(No haré tal ¡por Dios! si puedo.)

GARCÍA
Vamos, y verá Toledo
de Zaragoza el honor.

FABIO
Redondilla
¿Qué a nadie deja en la silla?
1900
Pues con él me pienso ver.
(¡Por Dios, que he de amanecer
siete leguas de Castilla!)

Vanse. Salen don Juan, de rebozo, de noche, y don Pedro, su amigo.

DON PEDRO
Quintilla
En fin, ¿os habéis quedado
en Zaragoza escondido
1905
y Fabio el pliego ha llevado?

DON JUAN
Forzado, don Pedro, he sido,
y en la galera he quedado.

DON PEDRO
Quintilla
¡Qué fuerte remo de amor!

DON JUAN
De celos es el mayor.

DON PEDRO
1910
¿Estas son, don Juan, las rejas?

DON JUAN
¡Qué de veces a mis quejas
templó el hierro su rigor!

DON PEDRO
Quintilla
¿Qué pensáis hacer aquí?

DON JUAN
Adorallas.

DON PEDRO
Mejor fuera
1915
hablar a Clara.

DON JUAN
¡Ay de mí!
Si este mi agravio quisiera,
que ha días que no la vi.
Quintilla
¡Cuántas noches he venido
y aquestas puertas besado!
1920
¡Cuántos suspiros han sido
los que en ellas han llamado
y nadie me ha respondido!
Quintilla
¡Qué lágrimas no regaron
sus umbrales!

DON PEDRO
¿Tal estáis
1925
y no la habláis?

DON JUAN
Si engañaron
mi amor, ¿vos no imagináis
que la ocasión me quitaron?
Quintilla
Decidme qué pareciera
que, aborrecido de Clara,
1930
la rogara, hablara y viera.

DON PEDRO
Quien ama en nada repara.
Gente viene.

DON JUAN
Aquí me espera.

Salen el Príncipe , en hábito de noche; Octavio y los músicos.

PRÍNCIPE
Quintilla
¡Extraño suceso ha sido!

OCTAVIO
Todo está ya declarado.

PRÍNCIPE
1935
¡Bravos celos!

OCTAVIO
¡Bravo olvido!

PRÍNCIPE
¿Que don Álvaro es amado
y don Juan aborrecido?

OCTAVIO
Quintilla
Que me corten la cabeza
si no son celos.

PRÍNCIPE
Serán.

OCTAVIO
1940
Muy bien hizo vuestra alteza
de enviar de aquí a don Juan.

PRÍNCIPE
Menos siento mi tristeza.

OCTAVIO
Quintilla
¡Con qué secreto vivía
hasta que llegaron celos!

PRÍNCIPE
1945
Amor es noche, ellos día,
porque en corriendo los velos
toda obscuridad desvía.
Quintilla
Bien mis negocios irán
en ausencia de don Juan.

DON PEDRO
1950
(El príncipe; y habla en ti.

DON JUAN
A saber que estoy aquí…)

PRÍNCIPE
Cierto que es don Juan galán.

OCTAVIO
Quintilla
¿Cantarán?

PRÍNCIPE
Canten, que es seña
con que me dijo una dueña
1955
que a la ventana saldría.-
Cantad por que salga el día;
será la noche pequeña.

Los músicos canten lo que quisieren, y salga a la ventana Clavela, hermana de doña Clara.

CLAVELA
Quintilla
¿Es vuestra alteza?

PRÍNCIPE
Yo soy.
¿Adónde tu hermana está?

CLAVELA
1960
Señor, a llamarla voy.

DON JUAN
(Mis celos se aumentan ya.)

PRÍNCIPE
Dile que esperando estoy.

Sale Clara.

CLARA
Romance (tirada)
¿Está vuestra alteza aquí?

PRÍNCIPE
Aquí estoy, hermosa Clara.-
1965
Octavio, lleva esa gente,
que ha salido la mañana.

OCTAVIO
Señores, despejen luego
la calle.

DON PEDRO
(Si no te guardas
te han de ver.

DON JUAN
No tengas pena,
1970
que no es la noche tan clara,
puesto que Clara ha salido,
pero ya es escura Clara.)

PRÍNCIPE
Oigo decir, Clara hermosa,
de tu amor cosas extrañas.
1975
A la fe que era don Juan
buen tercero de mis ansias.

CLARA
Si amor don Juan me tenía,
¿por qué no se declaraba?

PRÍNCIPE
¿Luego no se declaró?

CLARA
1980
A vuestra alteza le engañan,
que yo he sabido este día
que con Leonora se casa.

PRÍNCIPE
Si está don Juan en Toledo,
¿cómo esas cosas se tratan?

DON JUAN
1985
(En Toledo estoy, sin duda,
labrando una verde manga.)

CLARA
Tiene don Juan un amigo,
que don Pedro Luis se llama,
que aquí negocia por él.

DON JUAN
1990
(¿No lo escuchas? De ti hablan.)

PRÍNCIPE
Con todo, ha sido ventura
que, estas cosas declaradas,
esté don Juan en Toledo.

CLARA
No importa poco a mi fama.

Entra don Álvaro.

ÁLVARO
1995
(No vengo a buena ocasión.
Todo se ocupa y se guarda.
Dos hombres hay en la esquina
y otro ocupa la ventana.)

PRÍNCIPE
Señora, un hombre pasea.

CLARA
2000
Pues vuestra alteza se vaya,
que anda mi honor estos días
corriendo fortunas varias.

PRÍNCIPE
Reconocerle quisiera.

CLARA
Es error, pues no va a nada
2005
y él os puede conocer.

Vase.

PRÍNCIPE
Adiós, bellísima Clara.

ÁLVARO
(Fuese el hombre de la reja.
Los dos otra cosa aguardan.
Creo que podré llegar.)

DON PEDRO
2010
(Clara, o leal o ingrata,
todavía está en la reja.
Llega ¡por tu vida! a hablarla.

DON JUAN
Amor, don Pedro, bien quiere;
los agravios me acobardan,
2015
y sabrase en Zaragoza.

DON PEDRO
¡Qué necio amor! Acaba.

DON JUAN
Yo no puedo, aunque quisiera,
que otro llega.

DON PEDRO
¿Tantos andan?

DON JUAN
Todo es tantos este juego.

DON PEDRO
2020
Este caballo de espadas
me da más pena que el rey.

DON JUAN
Sota, caballo y rey. ¡Basta!

DON PEDRO
Si toma las manos, malo.

DON JUAN
Eso solamente falta.)

ÁLVARO
2025
¿Sois vos, Clara celestial,
quien ya, como el alba clara,
viene a despedir la noche,
que ya vuelve las espaldas?

DON JUAN
(Don Álvaro es éste, Pedro.
2030
Esa calle hasta la plaza
me asegura, porque pienso
que algún suceso me aguarda.

DON PEDRO
Yo voy, y en la esquina estoy
de posta.)

ÁLVARO
¿Que una palabra
2035
no merezco de tu boca?

DON JUAN
(¿Qué es esto? ¿Cómo no habla
Clara si tanto le quiere?)

CLARA
Pensando, villano, estaba
tu atrevimiento.

ÁLVARO
Pues ¿cómo
2040
de esa manera me tratas?

CLARA
Porque he sabido, cruel,
que he perdido por tu causa
la cosa que más adoro
y que más estima el alma.
2045
¿Yo a ti papel en mi vida?
¿No sabes tú que tu hermana,
fingiendo una mano enferma,
me pidió, atrevida y falsa,
que aquel papel escribiese
2050
a don Juan, a quien yo amaba
más que a mí misma, y que yo
se le escribí en confianza aguardas
de que mi letra vería?
¿Qué es lo que esperas? ¿Qué
2055
de mi paciencia? Pues cree
que te ha de salir tan cara
la burla, que está tu vida
pendiente de mi desgracia.

Vase.

ÁLVARO
Señora, señora. ¡Fuese!
2060
Esto medra quien engaña.
Razón tiene, si no admite
las disculpas de quien ama.

Vase.

DON JUAN
¿Hay desengaño mayor?
¿Hay ventura más extraña?
2065
¡Ay, Clara! Espera. Ya es tarde,
quitose de la ventana.
Volved, amor, a quererla;
deseos, a desearla;
servicios, a pretenderla,
2070
y a vuestro fin, esperanzas.
¡Traidor don Álvaro! ¡Amigo
falso!

Sale el Príncipe.

PRÍNCIPE
(A ver si ocupa Clara
aquel galán que denantes
esta calle paseaba.
2075
Me vuelven los celos.)

DON JUAN
Don Pedro,
don Pedro, llega, repara
en la más notable cosa
que pudiera imaginada
llevar a mi entendimiento
2080
albricias de mi esperanza,
de mis perdidos deseos,
de mis bienes, que ya estaban
en poder de mi enemigo
y su celosa venganza.
2085
De mí mismo albricias pido
que ya, puesta la mortaja,
vivo, y la quiero colgar
en estas rejas doradas.
Álvaro llegó, y apenas
2090
Clara sintió que le hablaba,
cuando le dijo: “¡Traidor!
¿Tienes vergüenza en la cara?
Por ti he perdido a don Juan,
prenda que estimaba el alma.
2095
¿Yo a ti papel? ¿Tú no sabes
que me lo pidió tu hermana
para don Juan con engaño?”
Esto y otras cosas varias;
con que para darme vida
2100
se quitó de la ventana.
Vente tras de mí, que me temo,
porque en llegando a mi casa
me ha de matar el placer,
que también el placer mata.

Vase.

PRÍNCIPE
2105
¿Hay más notable suceso?
Pues ¿cómo don Juan estaba
en Zaragoza? ¡Oh, traidor!
¿Así la lealtad se guarda
que a los señores se debe?
2110
El cielo, por mi venganza,
te cegó los ojos.

Sale don Álvaro.

ÁLVARO
(¡Celos!
No en vano un sabio os pintaba
con los ojos del pastor,
de aquella novilla humana.
2115
Con los mismos vengo a ver
lo que en esta calle pasa.)

PRÍNCIPE
Este es Octavio. ¡Ay, Octavio,
buenos mis sucesos andan!
Ya la esperanza he perdido,
2120
ya no sé de mi esperanza.
Hablé después que te fuiste,
a Clara, que con palabras
fingidas de mí se burla.
Fuime, cerró la ventana;
2125
volví celoso, y hallé
a don Juan, el que pensaba
que estaba en Toledo agora.
¡Mal fuego le abrase el alma!
¡Mal dardo le pase el pecho,
2130
de algún villano de Jaca!
Pensó que era yo don Pedro,
y como tan ciego estaba
del contento de saber
que Clara le adora y ama,
2135
díjome toda su historia,
porque oyó que doña Clara
dijo a don Álvaro cosas
que como a traidor le infaman.
Porque don Álvaro ha sido,
2140
por unas fingidas cartas,
quien le ha puesto mal con ella.
Yo estoy de celosa rabia
perdiendo el seso. ¿qué haré?
Mas sígueme, que mañana
2145
le haré cortar la cabeza.

Vase.

ÁLVARO
¿Hay invención más extraña?
Don Juan está aquí, y tan ciego,
que con el príncipe habla
por don Pedro. Mas ¿qué digo?
2150
¿Por qué su ejemplo me espanta
si el príncipe me habla a mí
por Octavio, y me declara
todo lo que aquesta noche
para mi desdicha pasa?
2155
¿Qué haré? Mas pues dice al fin
que le quitará mañana
la cabeza, ánimo, amor,
que habéis de gozar a Clara.

Vase. Salen don Arias y doña Clara.

ARIAS
Octava real
Esto me ha parecido que conviene
2160
para tu honor.

CLARA
Será consejo sabio,
pues solamente por remedio tiene,
como dices, casarme con Octavio.

ARIAS
A nuestra casa el príncipe no viene.
Pienso que habrá tenido por agravio
2165
no hacer su gusto luego, que los reyes
tienen en él el libro de las leyes.
Octava real
Iré, si te parece, y juntamente
le daré mil disculpas de tu parte.

CLARA
No habrá cosa imposible que no intente
2170
ya por mi honor y ya por agradarte.

ARIAS
Harás muy bien en sosegar la gente
que se ha atrevido, Clara, a murmurarte;
que aunque se vista bien cualquiera dama,
no lleva mejor joya que su fama.

Vase. Entra Clavela.

CLAVELA
Quintilla
2175
Cierto recado me dan
que no lo pensaba oír.

CLARA
Mujeres, ¿qué no dirán?

CLAVELA
¿Cómo te podré decir
que está a la puerta don Juan?

CLARA
Quintilla
2180
Con haberlo dicho ansí.
Mas si, ¿no estaba en Toledo?

CLAVELA
Allá estaba, y está aquí.

CLARA
Yo tengo de hablarle miedo.

CLAVELA
¿Diré que se vaya?

CLARA
Sí.

CLAVELA
Quintilla
2185
¿Sí, dices?

CLARA
Así lo digo.

CLAVELA
Míralo bien.

CLARA
Note espantes,
que es ya don Juan mi enemigo.

CLAVELA
¿Cómo esos duros diamantes
rompe amor?

Sale don Juan, de rebozo.

DON JUAN
¿Tanto castigo?
Quintilla
2190
¿Tanta furia, Clara hermosa?

CLARA
¿Cómo te has entrado aquí?

DON JUAN
Tiene amor fuerza animosa.

CLARA
¿No te quejabas de mí?

DON JUAN
Fue una fímera celosa.

CLARA
Quintilla
2195
¿Eres tú aquel recatado?

DON JUAN
Hasta celos puede ser
secreto.

CLARA
¿Celos te he dado?

DON JUAN
Que me han hacho enloquecer
y la vida me han costado.
Quintilla
2200
Mas ya, mi bien, que pudiste
anoche desengañarme
cuando a don Álvaro hiciste
que me hablas sin hablarme,
vida y remedio me diste.
Quintilla
2205
Fue epíctima tan suave,
que me ablandó el corazón;
de aquella sospecha grave,
te vuelve a dar, que es razón,
de toda el alma la llave.
Quintilla
2210
Necio fui, yo lo confieso;
mas yo sé que de este exceso
me disculpas con saber
que Amor es niño en crecer
y que con celos no hay seso.
Quintilla
2215
Tan arrepentido estoy,
que con vergüenza te miro;
esta disculpa te doy.
Por ser tu amigo suspiro;
tuyo he sido y tuyo soy.
Quintilla
2220
Esta noche no dormí.

CLARA
Pensarías en Leonora.

DON JUAN
¿Yo en Leonora, mi bien?

CLARA
Sí,
porque ella se alaba ahora,
que ayer me dijo a mí,
Quintilla
2225
de que ha de ser tu mujer.

DON JUAN
¿Mi mujer? No puede ser,
que tengo el gusto casado.
Casado, estoy disculpado.

CLARA
¿No estabas casado ayer?
Quintilla
2230
Que un celoso fácilmente,
como sabes, se descasa.

DON JUAN
Eso ha sido un accidente,
porque le amor que hoy me casa
me ha casado eternamente.

CLARA
Quintilla
2235
Ahora, don Juan, tú has llegado
tarde, que yo estoy casada.
Mi padre a Octavio me ha dado,
pues de ti desengañada,
puse en mi honor el cuidado.
Quintilla
2240
Ya no puedo remediar
lo que don Arias ha hecho.

DON JUAN
Pues podreme yo matar,
y a ti, que estás en mi pecho,
sobré el alma trasladar
Quintilla
2245
por que no mueras conmigo.

CLARA
Tú me has dado ocasión.

DON JUAN
No merezco tal castigo,
pues sabes que fue traición
de un falso y fingido amigo.

CLARA
Quintilla
2250
¿Quién había de pensar
que me volvieras a ver?

DON JUAN
quien sabe lo que es amar;
porque a quien no ha de volver
nunca le verás jurar.
Quintilla
2255
Cuando jurare un amante
colérico y arrogante,
esa noche, es cosa cierta,
que ha de llamar a la puerta,
si está el Infierno delante.
Quintilla
2260
¡Ay, Clara1, que los agravios
son los que cierran los labios,
los celosos, porque son
un temor sin ocasión,
que oprime necios y sabios.
Quintilla
2265
Dame tú que me quisieras,
que ni tu honor estimaras,
ni vida, ni alma.

CLAVELA
¿Qué esperas?
¿En qué discursos reparas?
¿Qué temes? ¿Qué consideras?

CLARA
Quintilla
2270
¡Ay, hermana; que ha tenido
cruel término don Juan!

CLAVELA
Sus celos disculpa han sido.

CLARA
Si le quiero, ¿qué dirán?

CLAVELA
¿Qué dirán? Que le has querido.
Quintilla
2275
¡Ea, que te estás muriendo!
Mírale cuál está allí.

CLARA
Clavela, estará fingiendo.

CLAVELA
¿Aquello es fingido?

CLARA
Sí.
¿Piensas tú que no lo entiendo?

CLAVELA
Quintilla
2280
Ea, llega tú también:
algo más te ha de costar.

DON JUAN
Temo su injusto desdén.

CLAVELA
¡Pues si te haces de rogar,
negociaremos muy bien!
Quintilla
2285
Ea, pues, hermana mía…

CLARA
Yo querría y no querría.

CLAVELA
Pues llégate y no te llega.-
Llega tú también y ruega.
¡Jesús, qué cosa tan fría!

DON JUAN
Quintilla
2290
¡Ay, Clara! ¿Quiéresme dar
tus brazos?

CLARA
¡Qué linda nieve!

Fisgue.

DON JUAN
Clara, ¿quiéresme abrazar?

[CLAVELA]
Llega, que quien no se atreve
nunca acaba de llegar.

CLARA
Quintilla
2295
Yo te abrazo, prenda mía,
y confirmo por mi esposo.
Mas ¿qué haremos si porfía
Alfonso, que un poderoso,
cuando no alcanza, desvía?

DON JUAN
Quintilla
2300
Si yo estoy aquí escondido,
despacio lo trataremos.

CLARA
¿Aquí? ¿Cómo?

DON JUAN
Eso te pido,
por que los dos soseguemos
celos, amor y sentido.

CLAVELA
Quintilla
2305
Calla, que bien puede ser.

CLARA
Pues alto, y aunque no pueda,
aquí te quiero esconder.

DON JUAN
Si en ti mi memoria queda,
venga del mundo el poder.

CLARA
Quintilla
2310
¿Eres mío?

DON JUAN
¿Eso preguntas?

CLARA
¿Hasta cuándo?

DON JUAN
Hasta morir,
y más si al alma te juntas.

CLARA
Pues ¿quién podrá dividir
dos almas de amor tan juntas?

Vanse, y salen el Príncipe y Octavio.

PRÍNCIPE
Quintilla
2315
¿Cartas del castellano reyN
X
Nota del editor

«Faltan dos versos en la quintilla.»

?

OCTAVIO
Ahora
acaban de llegar.

PRÍNCIPE
Ábrelas luego.

OCTAVIO
Dicen de aquesta suerte.

PRÍNCIPE
No sosiego.
Lea.
“Mucho contento he recibido con la de vuestra alteza, y no he recibido menos de haber conocido a don Juan Abarca; yo le entretuve el tiempo que vuestra alteza manda, y ya le despacho por no tener otro aviso; dile un hábito de Santiago y con él una encomienda, mientras vuestra alteza le hace la merced que merece.”

PRÍNCIPE
Endecasílabos sueltos (tirada)
¿Qué dices?

OCTAVIO
Lo que dice.

PRÍNCIPE
¿Que eso dice?

OCTAVIO
Esto dice.

PRÍNCIPE
¿Don Juan está en Toledo?

OCTAVIO
2320
¿No le enviaste tú?

PRÍNCIPE
Pues bien: ¿qué importa,
si él no salió de Zaragoza.

OCTAVIO
¿Cómo?

PRÍNCIPE
¿No te lo dije anoche?

OCTAVIO
¿Vuestra alteza
me dijo de don Juan cosa ninguna?

PRÍNCIPE
¿No te dije que habiendo con los celos
2325
vuelto a la calle de la ingrata Clara,
llegó don Juan a mí, que no ha salido
de Zaragoza, y me contó la historia
de su amor y los celos de don Álvaro?

OCTAVIO
Palabra no me ha dicho vuestra alteza.

PRÍNCIPE
2330
¿Cómo? ¿Que no te dije cuanto pasa
casi a la puerta de su misma casa?

OCTAVIO
Señor, ¿por qué razón te lo negara
si algo me hubieras dicho?

PRINCIPE
Basta, Octavio;
que, como se engañó don Juan conmigo,
2335
imaginando que era yo don Pedro,
yo me engañe con otro, imaginando
que hablaba con Octavio.

OCTAVIO
Así lo creo,
si no ha sido ilusión de tu deseo.

PRÍNCIPE
¿Qué llamas ilusión? Tan claramente
2340
vi a don Juan, y me habló, como te veo.

OCTAVIO
Pues ¿cómo está en Toledo y Zaragoza?
¿Puede partirse en dos?

PRÍNCIPE
Eso no entiendo,
si no es que amor hace milagros tales;
mas, por lo menos, yo le vi, y me dijo
2345
cuanto pasaba Clara con don Álvaro:
y cuando no estuviere de por medio
la deslealtad que en esto ha cometido,
para mi desengaño haré prendelle.

OCTAVIO
Esta carta del rey es un testigo
2350
que de toda excepción está seguro.
Él dice que está allí don Juan Abarca;
tú dices que está aquí; los dos sois reyes;
éste no es caso que dirán las leyes,
por más que se desvelen los letrados.

PRÍNCIPE
2355
Pues ¿qué quieres, Octavio, que yo diga?
¿Que no le vi?

OCTAVIO
No digo tal; mas digo
que aquí te escribe el rey que está en Toledo.

PRÍNCIPE
Puede ser que estuviese, y que viniese,
y que uno u otro, Octavio, verdad fuese.

OCTAVIO
2360
Eso tengo por cierto.

PRÍNCIPE
Pues al punto
se busque en toda Zaragoza, Octavio;
que yo sabré si está cerca mi agravio.

OCTAVIO
Déjame a mí; sosiega tus desvelos.

PRÍNCIPE
Basta; que amor se burla de los celos.

Vanse, y salen doña Clara y don Juan.

CLARA
Redondilla
2365
¿Cómo te va de esconder?

DON JUAN
Nunca más seguro estuve,
que me sirve el sol de nube
por que no me puedan ver.
Redondilla
En un poeta vi escrita,
2370
y ahora por mi lo creo,
que nunca se busca el reo
donde comete el delito.

CLARA
Redondilla
Si Fabio, don Juan, viniera,
mucho nos asegurara.

DON JUAN
2375
Tal vez la fortuna para
en medio de su carrera,
Redondilla
y tal vez corre hasta el fin.
Veamos el fin que tiene.
¡Gran dicha!

CLARA
Don Pedro viene.

DON JUAN
2380
Pasó la fortuna, en fin.

Sale don Pedro.

DON PEDRO
Redondilla
Dadme albricias.

DON JUAN
Ya lo sé.

DON PEDRO
¡Excusa notable ha sido!

DON JUAN
Ya sé que Fabio ha venido:
en los ojos se te ve.

DON PEDRO
Redondilla
2385
¿Cómo os lo puedo negar
si él me puede desdecir?

CLARA
Muy secreto ha de venir.

DON PEDRO
Ya ha venido.

Sale Fabio.

FABIO
¿Puedo entrar?

DON JUAN
Redondilla
Puedes darme los brazos.

CLARA
2390
Esos te pido también.

FABIO
¡Juntos aquí! ¡Tanto bien!
¡Y juntos me dais los brazos!
Redondilla
¿Sois vos? ¿Qué novedad
es esta?

DON JUAN
Si no has sabido
2395
mis secretos, que ya han sido
fábula en esta ciudad,
Redondilla
no preguntes la razón,
sino dámela de ti.

FABIO
Paciencia, y escucha.

DON JUAN
Di.

FABIO
2400
Estos mis sucesos son.
Romance (tirada)
Partí de la gran ciudad,
don Juan, que corona el Ebro,
donde en un solo pilar
se sustenta todo el cielo.
2405
Aquella a quien Roma y César
por medio el nombre partieron,
él, Cesar, y augusta, Roma,
que ninguno pudo entero.
Y entré en el monte de casas
2410
sobre peñascos soberbios
que, de Bruto y Tolemón,
aún hoy se llama Toledo.
Llameme don Juan Abarca,
di al rey de Castilla el pliego,
2415
que a la cuenta no te honraba,
puesto que debiera hacerlo,
porque sólo pretendía
que te entretuviese, haciendo
como burla del valor
2420
de tus heroicos abuelos.
Mirando el rey a tu fama,
honrome con tanto extremo,
que sólo un rey de Castilla
supiera y pudiera hacerlo.
2425
Honráronme él y su Corte,
rico aposento me dieron,
haciendo fiestas por mí
las damas y caballeros.
Verdad es que con mi industria
2430
salí de bravos aprietos
en que me puso tu nombre
y las fiestas me pusieron.
Todo lo que fue tocante,
don Juan, al entendimiento,
2435
no desdoró tu opinión,
que soy, como ves, discreto.
Yo me porté lindamente,
con ellos haciendo versos
y con ellas valentías,
2440
treta de cobardes pechos.
Pero no pude guardarme
tanto, que no me cogieron
tal vez fuertes ocasiones,
que no les hallé remedio.
2445
Salí una vez a los toros
en un endiablado overo,
en lo que era cobardía
muy parecido a su dueño.
Saqué famosos rejones,
2450
todo amarillo los fresnos,
y yo como ellos la cara
y alguna parte del cuerpo.
Pero haciendo que los toros
de mí se andaban huyendo,
2455
paraba yo por de fuera,
que no jugaba con ellos.
Una vez el diablo quiso
que un torillo boquinegro,
las puntas como mostachos,
2460
que en bigotera estuvieron,
me acometió por un lado,
y yo, mismas ofreciendo
al santo que de su libro
sacro facistol le ha hecho,
2465
póngole el rejón temblando,
y tanta ventura tengo,
que entre las dos espaldillas
le pego de medio a medio.
Cae el toro, porque quiso,
2470
y da voces todo el pueblo:
“¡Vítor, vítor!”; con que yo
toda la plaza paseo.
Voy haciendo reverencias
a las damas, puesto en medio
2475
de lo mejor de la Corte;
ellas corcovan los cuerpos,
y yo salgo de la plaza
haciendo mil juramentos
de antes buscar toros hombres
2480
que torillos jarameños.
En efeto, bien comido
y con igual aposento,
cumplí un mes, y despachado
vivo de Castilla vuelvo.
2485
Traigo una cruz de Santiago,
de que el rey merced te ha hecho,
y tres mil de renta escudos,
como los versos modernos.

DON JUAN
Redondilla
Agora vuelvo a abrazarte;
2490
todo mi remedio has sido.

Sale Clavela.

CLAVELA
Clara, el príncipe ha venido,
con Octavio, a visitarte.

CLARA
Redondilla
Escóndete.

DON JUAN
Amigo Fabio,
ven conmigo, y tú también,
2495
don Pedro.

CLARA
Todo irá bien
si yo me libro de Octavio.

Salen el Príncipe, Octavio y don Arias.

PRÍNCIPE
Redondilla
No hay que aguardar dilaciones.

ARIAS
Aquí, señor, está Clara.

PRÍNCIPE
¿Clara hermosa?

CLARA
(Hoy se declara
2500
mi amor.)

PRÍNCIPE
Las obligaciones
Redondilla
que te tengo se confirman
con ser esposa de Octavio.

CLARA
De que encarezcas me agravio
lo que en mí las tuyas firman.

ARIAS
Redondilla
2505
Al príncipe, mi señor,
he dicho tu pensamiento.

CLARA
Servirle ha sido mi intento.

PRÍNCIPE
(¡Qué extrañas burlas de amor!)

Salen don Álvaro y Leonora.

ÁLVARO
Redondilla
Aquí vienen dos hermanos
2510
sólo a darte el parabién.

OCTAVIO
A mí es mejor que me le den.

ÁLVARO
(De mis pensamientos vanos
Redondilla
me darán pésame a mí,
pues hoy a Clara he perdido.)

LEONORA
2515
También yo, Clara, te pido
parabién.

CLARA
¿Cásaste?

LEONORA
Sí.

CLARA
Romance (tirada)
¿Con quién?

LEONORA
Con don Juan.

CLARA
¿Pues ya
ha venido de Toledo

LEONORA
Hoy le esperamos.

PRÍNCIPE
¿Don Juan
2520
viene ya?

LEONORA
Recado tengo
de sus criados que hoy llega.

PRÍNCIPE
¿Y es tu esposo?

LEONORA
Así lo pienso.

PRÍNCIPE
(¿Octavio amigo?

OCTAVIO
¿Señor?

PRÍNCIPE
Hoy pienso perder el seso.
2525
¿Qué máquinas son aquestas?
¿Qué desatinos son éstos?

OCTAVIO
Desengañe vuestra Alteza.
Sus ojos que no vieron.)

Sale don Pedro.

DON PEDRO
Don Juan ha llegado ya.

PRÍNCIPE
2530
¿Habéisle visto, don Pedro?

DON PEDRO
Y le dije que aquí estaba
vuestra alteza.

PRÍNCIPE
(Agora vuelvo
a confirmar que a los ojos
hacen mil burlas los celos.)
2535
Entre don Juan.

Sale don Juan, de camino, con Fabio.

DON JUAN
Aquí estoy.
Mil veces los pies te beso
por lo que de mí escribiste.

PRÍNCIPE
(¿Qué lo dudo, pues lo veo?

DON JUAN
Grandes alabanzas mías
2540
las de aquella carta fueron,
pues de una cruz de Santiago
me ha honrado Fernando el pecho.

PRÍNCIPE
¿Traes respuesta?

DON JUAN
Sí, señor.

OCTAVIO
(¿Aún lo dudas?

PRÍNCIPE
No lo entiendo.)

PRÍNCIPE
2545
Abre y lee.

OCTAVIO
Dice así:

PRÍNCIPE
(¿Que aqueste ha estado en Toledo?)
Lea Octavio.
“Después de haber escrito a vuestra alteza, no tengo más de qué advertirle, sino sólo
Romance (tirada)
suplicarle favorezca don Juan y le honre con darle a doña Clara de Moncada por mujer, que ella con cartas y él con ruegos lo han suplicado a la Reina, que hace con vuestra alteza lo mismo. A quien Dios guarde con la felicidad que le deseo.

PRÍNCIPE
Romance (tirada)
¿Qué es esto?

CLARA
Que de rodillas
los dos te pedimos esto.

PRÍNCIPE
2550
¿Tú, Clara, lo deseabas?

CLARA
Años ha que lo deseo.

PRÍNCIPE
Pues,, don Juan, ¿no estás casado
con Leonora?

DON JUAN
Es fingimiento
de don Álvaro, mi amigo,
2555
como lo sabe don Pedro.

LEONORA
A vuestra alteza suplico
me escuche.

PRÍNCIPE
Leonor, no puedo,
que a la reina de Castilla,
como es razón, obedezco.
2560
Basta; la culpa he tenido,
pues por tenerte más lejos,
tanto te acercaste a Clara,
que hoy será tu casamiento.

ÁLVARO
Sea, pues gustas, señor;
2565
pero a mí que se me ha hecho
el agravio y pierdo a Clara,
¿qué me dejas por remedio?

PRÍNCIPE
Que des a Octavio a Leonor,
y tú a Clavela.

ÁLVARO
Yo quedo
2570
contento del desagravio.

PRÍNCIPE
Y yo de que vayan luego
por la reina de Navarra.

FABIO
Dame un instante silencio.
Aquí, gran señor, quedamos
2575
solamente yo y don Pedro.
¿Habémonos de casar?

ARIAS
A don Pedro yo prometo
una sobrina de Clara.

FABIO
¿En efeto, yo me quedo?

DON JUAN
2580
No harás, pues honra y vida
te debo.

FABIO
Verdad es eso,
pues te di cruz y mujer,
aunque por uno lo tengo.

DON JUAN
Te daré diez mil ducados
2585
y un honrado casamiento,
con que acabe en gusto y paz
Secreto amor hasta los celos.