ABANILLO, La gran comedia de, EL



DATOS BIBLIOGRÁFICOS

Ver / Ocultar sección

Título

Título: ABANILLO, La gran comedia de, EL. Procedencia: Manuscrito de la Biblioteca Palatina de Parma; P2

Título: ABANILLO, La de, El. Procedencia: Final del Acto III

Autoría

Autor: Félix Lope de Vega y Carpio. Fiabilidad: De autoría fiable

Peregrino

Citado en El peregrino I: No
Citado en El peregrino II:

Parte

No presente en la colección de Partes de Lope de Vega

Manuscrito

Tipo: Copia
Localización: Parma, Biblioteca Palatina (Italia)
Ref. bibliográfica: Restori, Antonio: Una collezione di commedie di Lope de Vega Carpio ([CC.* V. 28032 della Palatina Parmense]). Livorno, Tipografia Francesco Vigo, 1891. 18.
Nota: Signatura CC.* V. 28032/XV. Restori, p. 18, dio cuenta de este manuscrito, que según Cotarelo precisaba, al publicar la comedia en la Academia Nueva, III, p. V, se trata de una "copia hecha a principios del siglo XVIII sobre otra copia que ya no carecía de defectos, aunque no muchos, por fortuna".

Otras ediciones del siglo XVII

No consta

Colecciones modernas

*Ref. bibliográfica: E. Cotarelo et al. eds.: Obras de Lope de Vega publicadas por la Real Academia Española [nueva edicion] (Con prólogos de E.Cotarelo y Mori y otros, 13 vols.). Madrid, RAE, 1916-1930. III.

Observación: Cotarelo, al publicar la comedia en Acad. N., afirma que la editó a partir de una "esmerada copia" que le había remitido Restori, observando: "No es original, sino copia hecha a principios del siglo XVIII sobre otra copia que ya no carecía de defectos, aunque no muchos, por fortuna" (t. III, p. V).

* Edición utilizada

Ediciones singulares modernas

No consta

Versiones y traducciones

No se conocen

Bibliografía secundaria

No consta


ANOTACIONES PRAGMÁTICAS

Ver / Ocultar sección

Datación

Fecha: 1612-1618, probablemente 1615
Ref. bibliográfica: Morley, S. G.; Bruerton, C.: Cronología de las comedias de Lope de Vega (La 1ª edición, en inglés, es de 1940). Madrid, Gredos, 1968. 273.
Nota: MB proponen que quizás la datación sea hacia 1615 (273).

Dedicatorias

No existe dedicatoria.

Cómputo de versos

Número: 2602
Ref. bibliográfica: Morley, S. G.; Bruerton, C.: Cronología de las comedias de Lope de Vega (La 1ª edición, en inglés, es de 1940). Madrid, Gredos, 1968. 272.


CARACTERIZACIONES

Ver / Ocultar sección

Personajes no computables

  • Sin personajes no computables
  • Personajes computables

  • Clavela, [dama], [prima de Estefanía], [amada de don Félix]

  • Don Félix [de la Roca], [caballero], [galán]

  • Don Jaime de Moncada, [anciano caballero], [padre de Estefanía]

  • Doña Estefanía, [dama], [hija de Don Jaime], [amada de Celio], [protagonista]

  • El Almirante de Aragón, [tío de Celio]

  • El conde Celio, [galán protagonista], [sobrino del Almirante]; que actúa de [Fineo], [caballero italiano, de la familia de los Colonna]; que actúa de [Fineo], [labrador]. Nota: En el Acto II, Celio y Fabio aparecen "en hábito de labradores". Ante don Félix, Celio finge ser un noble romano, Fineo Colona.

  • [Escudero]

  • Fabio, gracioso, [criado de Celio]; que se llama también [Fabricio]; que actúa de [Buhonero francés]. Nota: A veces se le llama Fabricio. En el Acto II, Celio y Fabio aparecen "en hábito de labradores" y Fabio "disfrazado de francés, con cajón de buhonería".

  • [Floresto], [criado de Celio]

  • Julio, criado [de don Félix]

  • [Lucía], [criada]; que se llama también [Lucinda]

  • [Músicos] (2)

  • Roberto, criado [del conde Celio]
  • Universo social

  • Universo de la nobleza. Alta nobleza
  • Universo de la nobleza. Nobleza media
  • Universo de la servidumbre. Criados
  • Universo urbano. Caballería urbana (caballeros, damas)
  • Tiempo histórico

    Época contemporánea

    Marco espacial

    Acto 1
    Topónimo: Nápoles. [Italia]. Europa. Espacio: interior de la casa del conde Celio.
    Topónimo: Ávila. [España]. Europa. Espacio: interior de la casa de Estefanía; puerto de la ciudad.

    Acto 2
    Topónimo: Barcelona. [España]. Europa. Espacio: jardín en la casa de Estefanía; interior de la casa de Estefanía; exterior de la casa de Estefanía; interior de la casa de don Félix.

    Acto 3
    Topónimo: Nápoles. [Italia]. Europa. Espacio: interior de la casa de Celio; puerto de la ciudad; jardín de la casa de Celio.

    Duración

    Obra: Número indeterminado de semanas
    Acto 1: Número indeterminado de días
    Acto 2: 1 día
    Acto 3: 1 día

    Género

    Género principal:

    • Comedia > universo de verosimilitud > urbana.

    Extracto argumental

    Acto 1
    En Nápoles el almirante de Aragón ha pedido poderes a su sobrino, el conde Celio, para casarlo con una dama cuya identidad no ha querido revelarle. Dicha dama resultará ser Estefanía, la hija de don Jaime de Moncada, un señor principal de Barcelona. Desde Italia, donde se encuentra, el conde Celio decide viajar a Barcelona en secreto y disfrazado, con el nombre de Fineo, para encontrarse con su amada Florela antes de que su desconocida esposa venga a reunirse con él. Lo acompañarán su criado Roberto y el gracioso Fabio.
    Mientras tanto, en Barcelona, el almirante de Aragón, antes de regresar a Zaragoza, cierra con don Jaime el trato del casamiento, decisión que, por otra parte, ignora Estefanía. Algo sospecha su prima Clavela, a juzgar por la estrecha amistad del Almirante y don Jaime y por el secretismo entre ellos. Cuando el Almirante se va, acompañado por don Jaime, llega don Félix, que corteja a Clavela con la complicidad de Estefanía. Tras una breve escena de galanteo, pues don Félix tiene que marcharse, Clavela lo cita para esa misma tarde en el barrio marinero.
    Celio / Fineo y sus criados, recién llegados al puerto de Barcelona, alegres por encontrarse de nuevo en su país, hacen una alabanza de las tierras de España y de la ciudad de Barcelona. Deambulando como forasteros por el mismo sitio donde las damas han concertado la cita con don Félix, se encuentran con ellas. Celio / Fineo, cautivado de inmediato por Estefanía, la galantea en un diálogo sobre las manifestaciones del amor; la dama, también seducida por el forastero, lo cita en su casa para más tarde. Clavela da permiso a Celio / Fineo para que mande a un criado suyo que las siga y conozca la ubicación de la casa. Mientras Fabio va en pos de las damas, Celio confiesa a Roberto su repentino enamoramiento de Estefanía, de lo cual se admira el criado, ya que el objetivo del viaje era visitar a Florela. Regresa Fabio entonces perseguido por don Félix y su criado Julio, dispuestos a castigar el atrevimiento de aquel por dirigirse a damas tan principales. Celio / Fineo sale en defensa de Fabio; enterado del caso, lo reprende fingidamente y logra calmar la ira de su perseguidor. Ambos galanes, Celio / Fineo y don Félix de la Roca, entablan entonces una conversación en la que se reconocen como ilustres caballeros. Celio / Fineo se identifica falsamente como perteneciente a la familia romana de los Colona. Hasta tal punto celebra don Félix el encuentro que invita al forastero a tomar posada en su misma casa durante su estancia en Barcelona. Don Félix dice sentirse tan honrado por la presencia de Celio / Fineo en su casa como si su huésped fuera el mismo almirante de Aragón. Al oír este nombre, Celio / Fineo le pregunta si lo conoce, a lo que don Félix responde que precisamente el Almirante acaba de regresar a Zaragoza después de pasar unos días en Barcelona. Celio pregunta entonces si conoce los motivos de la visita del Almirante a Barcelona y le comunica los rumores sobre el casamiento de su sobrino; pero don Félix ignora todo ello. El acto termina con un diálogo entre los criados de Celio y don Félix, Fabio y Julio, en el que, en correspondencia con el ánimo de sus señores, entablan amistad y deciden ir a divertirse juntos a un prostíbulo.


    Acto 2
    En el jardín de la casa, Clavela consuela a su prima Estefanía, que, triste y enamorada de Fineo / Celio, duda si entregarle su amor a alguien cuya condición social ignora. Embargada Estefanía por estas cuitas de amor, llega Celio / Fineo, disfrazado de labrador, a galantearla en su jardín; pero Estefanía, temiendo su deshonor por amar a un desconocido, le ruega que se marche de Barcelona. Para tranquilizarla, el galán le asegura que su calidad no desmerece de la suya, pero no desvela su identidad. Clavela anima a su prima a seguir sus impulsos amorosos y se ofrece a ser cómplice de sus amores. En vista de ello, Estefanía decide dar rienda suelta a su inclinación por el desconocido, que promete dar pronto satisfacción a sus preocupaciones. Por su parte, los criados Fabio y Lucinda, también galanteándose, se citan para esa noche. A estas escenas pone fin el padre de Estefanía, que le comunica su pretensión de casarla, aunque sin revelarle la identidad de su prometido.
    En su casa, don Félix, sospechando que las continuas ausencias de su huésped puedan deberse a causa de amores, interroga a Celio / Fineo, que confirma las suposiciones de su amigo, aunque sin confiarle el nombre de la dama. A esta confesión corresponde don Félix revelándole que esa misma noche confirmará su amor con una dama cuya identidad también oculta. Ello suscita los celos de Celio porque ha visto a don Félix entrar en casa de Estefanía. El criado Roberto, viendo a su señor tan enamorado y temiendo que el secreto ponga en peligro el amor de la dama, lo anima a descubrirse, pero Celio / Fineo, ya atado por su compromiso de matrimonio, teme que revelar su identidad lo aparte de Estefanía.
    Mientras tanto, en su casa, esta se queja a su padre por no querer decirle el nombre de su prometido. Don Jaime asegura a su hija que, cuando lo conozca, quedará contenta. Entonces llega Fabio, que, según lo acordado, se presenta disfrazado de buhonero francés para venderle a Estefanía un abanillo (abanico) en cuyo interior va escondido un soneto amoroso de Celio. Cuando don Jaime se va, Estefanía lo lee y enseguida se dispone a contestar a Celio / Fineo con otro, que piensa asimismo esconder en el abanillo para después fingir que este se le cae por la ventana de modo que Celio / Fineo pueda recogerlo.
    En la casa se encuentra don Félix galanteando a Clavela, que finalmente se ha rendido a su amor, pero que le pide que se marche rápidamente y en adelante la visite con más recato, pues el padre de Estefanía, ahora que está por casar a su hija, las vigila más.
    Al salir de la casa, ya al amanecer, y después de haber recitado un soneto en que expresa su felicidad por la victoria amorosa que acaba de conseguir, don Félix se encuentra con Celio / Fineo y Roberto, que han estado toda la noche en vela para descubrir si alguien corteja a Estefanía: ambos galanes se reconocen y don Félix le confiesa a Celio / Fineo, en un relato muy expresivo y lleno de sensualidad, que ha conseguido por fin a la dama que pretendía, lo que acrecienta los celos de Celio, ignorante aún de la identidad del amor de don Félix. Entonces las damas se asoman al balcón para lanzar a Celio / Fineo el abanillo con la respuesta que Estefanía ha preparado a su mensaje. Pero cuando ven en la calle la escena del encuentro entre los dos caballeros, deciden esperar a que se separen. Celio / Fineo, celoso e intrigado, le pregunta a don Félix cuál de las dos damas es su enamorada. Las damas hacen un uso alternativo del abanillo mientras los caballeros alternan miradas entre ellos y el balcón. La referencia de don Félix, que dice que su dama es la del abanillo, provoca una confusión que redobla los celos de Celio, el cual llega a creer que su amada lo ha traicionado con don Félix de una manera deshonrosa.
    Por esta causa apenas se aviene a escuchar el contenido del mensaje de Estefanía, que, en un soneto, le ruega que se descubra y la pida en matrimonio a su padre para evitar la boda ya convenida. Celio / Fineo no cree en la sinceridad de Estefanía, y llega a suponer que busca casarse con él para cubrir su deshonra, pues probablemente su amante sea pobre y su padre nunca lo aceptaría como yerno. Desengañado, decide regresar a Italia, y manda a sus criados que busquen una embarcación para marcharse enseguida. En ese momento, llegan de paseo Estefanía y Clavela. Estefanía finge caerse para proporcionar a su enamorado una excusa para darle la mano. Sin embargo, Celio / Fineo no acude, y la acusa desde lejos de haberlo traicionado y haber perdido a un tiempo el honor y la posibilidad de casarse con él, que es más noble de lo que ella imagina. Sulfurado y celoso, Celio / Fineo se marcha jurando ¡No más España!, mientras su criado Fabio mantiene una escena parecida con la criada Lucinda. Estefanía se queda anonadada, sin entender las palabras de Celio / Fineo ni la causa del repentino cambio de su amado.


    Acto 3
    De nuevo en Italia, Celio, atrapado entre los sentimientos encontrados que le provoca el recuerdo de Estefanía, espera a su prometida, que llegará acompañada por el almirante de Aragón. Los criados tratan de distraerlo de la melancolía con la ayuda de unos músicos, pero cuando estos cantan una letrilla sobre un abanillo, Celio los rechaza. Sólo con la aparición de su prometida espera poder olvidar su aventura barcelonesa. Y esto es precisamente lo que anuncia el criado Floresto: el arribo a puerto de la dama.
    Por su parte, don Félix y su criado Julio, llegados también a Nápoles por requerimiento de Clavela, se admiran de la grandeza de la ciudad. Descubren entonces a esta dama y a Estefanía, acompañadas ambas por el almirante de Aragón, e impacientes todos por la tardanza de Celio en salir a recibirlos. Llega al fin el conde y los antiguos amantes se reconocen. Celio, aún despechado por la traición de Estefanía, siente deseos de descubrirlo todo, pero sus criados le aconsejan ser prudente y dejar la venganza para más adelante. Estefanía queda confusa por la fría acogida de Celio. El Almirante se muestra desconcertado por la sorpresa de su sobrino al conocer a su esposa, pues ya le había comunicado su identidad por carta. Celio se ve obligado entonces a confesarle su secreto viaje a Barcelona, razón por la cual no pudo leer sus cartas. Cuando todos se van, don Félix, que ha asistido a la escena desde lejos y ha reconocido en Celio a Fineo Colona, decide ir a visitarlo, con la confianza de que Celio le devolverá la hospitalidad que él le brindó en Barcelona: de esta forma, podrá seguir viendo a su amada Clavela.
    En su casa, Celio, en un largo monólogo, lamenta tener que casarse con una mujer que, según él cree, lo ha deshonrado. Llega entonces Roberto a contarle que Estefanía llora desconsolada por su frialdad, y le insinúa que acaso don Félix pudo haberle dicho una mentira. Celio reacciona encolerizado porque, dice, no quiere escuchar disculpas sin efeto. En esto llega Fabio a avisarle de la llegada de don Félix. Celio, que cree que este viene buscando a Estefanía, disimula sus celos y su malhumor, aconsejado por sus criados, y lo acoge con cortesía. La tensión interior del conde crece cuando don Félix manifiesta su deseo de saludar a Estefanía. Una vez presente la dama, todo lo que ve Celio, desde la forma de saludarse hasta la conversación que mantienen, parece confirmar sus sospechas (se trata de una secuencia en la que Lope juega magistralmente con el doble sentido de las expresiones de cortesía); y más aún cuando don Félix le pide que se retire para poder hablar a solas con Estefanía.
    Celio, absolutamente indignado por el descaro con el que don Félix y Estefanía parecen procurar su deshonra, ordena a Roberto que le dé un veneno a Estefanía, mientras él mismo se dispone a matar al que cree su competidor. Pero cuando va a ejecutarlo en el jardín, don Félix le relata toda la historia de sus amores con Clavela y deshace la confusión creada por el cruce del abanillo entre las dos damas en el balcón de Estefanía, cruce que hizo creer a Celio la traición de su amada. El conde le confiesa entonces, satisfecho y aliviado, que ha estado a punto de matarlo; teme, sin embargo, que ya sea tarde para evitar el envenenamiento de Estefanía. Cuando aparece la dama, Celio le declara su amor y le pide disculpas por su comportamiento; asustado, le pregunta si ha bebido algo que le haya servido Roberto, y ella le dice que el criado, efectivamente, le ha dado un vaso de agua para beber. Alarmado, Celio llama a sus criados y rápidamente aparece Roberto para decirle que, en lugar del veneno, le ha dado agua a la dama. Celio, alborozado, premia la prudencia del criado con dos mil ducados, ofrece a don Félix la mano de Clavela y casa a Fabio con la criada Lucinda.

    Observación: Con el pretexto del nombre de la protagonista, se alude repetidas veces al título de otra comedia de Lope, La desdichada Estefanía.


    OBSERVACIONES A LA OBRA

    Ver / Ocultar sección

    Observación: El Abanillo fue representada por la compañía de Antonio de Prado ante el Rey en febrero de 1623 (CR, 444 y MB, 272)


    EDICIONES DIGITALES DISPONIBLES

    Ver / Ocultar sección