ACERO DE MADRID, Primera parte de la famosa comedia de, EL



DATOS BIBLIOGRÁFICOS

Ver / Ocultar sección

Título

Título: ACERO DE MADRID, Primera parte de la famosa comedia de, EL. Procedencia: Parte 11 (1618); Final del Acto III; P2

Observación: La indicación "Primera parte de la famosa comedia" debe de ser, como indica Arata (2000, p. 86) en su edición, un error del impresor de la Parte 11, ya que nada en el desenlace hace suponer que exigiera una segunda parte, y los versos finales de la comedia tan sólo rezan: "Aquí acaba la comedia, / en vuestro nombre, senado, del Acero de Madrid. Bésaos las manos Belardo". Además en la segunda lista de El peregrino (1618) tan sólo es mencionada como El acero de Madrid.

Autoría

Autor: Félix Lope de Vega y Carpio. Fiabilidad: De autoría fiable

Peregrino

Citado en El peregrino I: No
Citado en El peregrino II:

Parte

Parte XI (1618)

Manuscrito

Tipo: Copia
Localización: Parma, Biblioteca Palatina (Italia)
Ref. bibliográfica: Restori, Antonio: Una collezione di commedie di Lope de Vega Carpio ([CC.* V. 28032 della Palatina Parmense]). Livorno, Tipografia Francesco Vigo, 1891. 17.
Nota: Signatura CC.* V. 28032/ XV. Según Restori se trata de una copia de fines del XVII o comienzos del XVIII. Arata (2000, p. 80) sostiene que se trata de una copia realizada a partir de la Parte 11.

Otras ediciones del siglo XVII

No consta

Colecciones modernas

Ref. bibliográfica: E. Cotarelo et al. eds.: Obras de Lope de Vega publicadas por la Real Academia Española [nueva edicion] (Con prólogos de E.Cotarelo y Mori y otros, 13 vols.). Madrid, RAE, 1916-1930. XI.

Ref. bibliográfica: Lope de Vega: Obras escogidas (Estudio preliminar... de Federico C. Sainz de Robles). Madrid, Aguilar, 3 vols., I-1946;II-1955;III-1958. I.

Ref. bibliográfica: E. Hartzenbusch: Comedias escogidas de Lope de Vega. (4 volúmenes) (Integradas en la Biblioteca de Autores Españoles, vols. XXIV, XXXIV, XLI y LII. 4 volúmenes). Madrid, Rivadeneyra (BAE), 1853, 1855, 1857, 1860. I (BAE, XXIV).

Ref. bibliográfica: PROLOPE. Alberto Blecua y Guillermo Serés (directores): Lope de Vega, Comedias. (Edición crítica de las Partes de Comedias de Lope de Vega). Lleida, Milenio, 1997 ss. XI, 1.

Ref. bibliográfica: VVAA: Teatro Español del Siglo de Oro (Base de datos de texto completo publicada en CD-ROM). ProQuest LLC, Chadwyck-Healey, 1997.

Observación: La edición de El acero de Madrid incluida en Comedias de Lope de Vega, Parte XI, 1, publicadas por el grupo Prolope, corre a cargo de Luis Gómez Canseco.

Ediciones singulares modernas


* El acero de Madrid, ed de Arata, Stefano, Madrid, Castalia, 2000
Nota: Sigue la Parte XI, Madrid, 1618. Colección Clásicos Castalia; 256.

- El acero de Madrid, ed de Bergounioux, Aline; Lemartinel, Jean; Zonana, Gilbert, París, Klincksieck, 1971
Nota: Sigue la Parte XI, Madrid, 1618. Comparación con la reed. de Barcelona. Colección Lettres et sciencies humaines. Publications de l’Université de Paris X-Nanterres.

- El acero de Madrid, ed de Montero de la Puente, Lázaro; Ayora, Antonio, Madrid, Dirección General de Enseñanzas Medias, 1962
Nota: Ed. enfocada a estudiantes juveniles. Colección Nueva biblioteca teatral de autores clásicos y modernos.

- El acero de Madrid, ed de Mazzei, Pilade, Florencia, E. Ariani, 1929

* Edición utilizada

Versiones y traducciones


- L’EAU FERRÉE DE MADRID, trad. de Ly, Nadine, Paris, Gallimard, 1994
Nota: Traducción al francés en Théatre espagnol du XVIIe siécle, coord. Robert Marrast, (Bibliotèque de la Pléiade).

- L'EAU FERRÉE DE MADRID, trad. de Baret, Eugène, Paris, Didier, 1869-1870
Nota: Traducción al francés en Oeuvres dramatiques de Lope de Vega, avec une étude sur Lope de Vega.

Observación: Gómez Canseco, en la introducción a su edición de la comedia en la colección de Prolope (p.289), ofrece un sintético pero completo panorama de la fortuna teatral contemporánea de la comedia. Nota de mpr.

Bibliografía secundaria


- Anónimo. "El acero de Madrid, de Lope de Vega". Cuadernos de teatro clásico. núm. 16. p. 133-136. 2002.

- Antonucci, Fausta. "Acomode los versos con prudencia…: la polimetría en dos comedias urbanas de Lope". Artifara. núm. 9 (Adenda). {Falta páginas artículo}. 2009.
Nota: http://www.artifara.unito.it/Nuova%20serie/N-mero-9/Addenda/antonucci_3.pdf.

- Arata, Stefano. "Proyección escenográfica de la huerta del duque de Lerma en Madrid". Antonucci, Fausta; Arata, Laura; Ojeda, María del Valle (eds.). Textos, géneros, temas. Investigaciones sobre el teatro del Siglo de Oro y su pervivencia. Roma: ETS. 2002. p. 211-229.
Nota: Se ocupa también de la escenografía urbana de la comedia.

- Bellini, Giuseppe. "Donne in commedia: A proposito di alcune opere di Lope". Rassegna Iberistica. núm. 70. p. 3-11. 2000.

- Bellini, Giuseppe. "Donne nel teatro lopiano". Bellini, Giuseppe . Re, dame e cavalieri rustici, santi e delinquenti. Roma: Bulzoni. 2001. p. 41-63.
Nota: Sobre: La estrella de Sevilla, El castigo sin venganza, La dama boba, El acero de Madrid, El perro del hortelano.

- Canavaggio, Jean. "Frescos vientos de Madrid...". Criticón. Press Universitaires du Mirail. núm. 87-88-89. p. 125-128. 2003.
Nota: El volumen está titulado: "Estaba el jardín en flor..." Homenaje a Stefano Arata.

- Cornejo, Manuel. "Reflexiones sobre la funcionalidad del espacio urbano en El acero de Madrid, de Lope de Vega". Criticón. Press Universitaires du Mirail. núm. 87-88-89. p. 175-187. 2003.
Nota: El volumen está titulado: "Estaba el jardín en flor..." Homenaje a Stefano Arata.

- Couderc, Christophe. "Sobre el sistema de los personajes de El acero de Madrid de Lope de Vega". Criticón. Press Universitaires du Mirail. núm. 87-88-89. p. 189-199. 2003.
Nota: El volumen está titulado: "Estaba el jardín en flor..." Homenaje a Stefano Arata.

- Dulsey, Bernard. "El Acero de Madrid de Lope y Le Medecin malgre lui de Moliere.". Hispanófila. núm. 40. p. 9-13. 1970.

- Fichter, W.L.. "Un ejemplo del genio creador de Lope de Vega: El acero de Madrid". Modern Language Notes. núm. 77, 5. p. 512-518. 1962.

- García Lorenzo, Luciano. "El acero de Madrid: de las puestas en escena a la edición de Arata". Criticón. Press Universitaires du Mirail. núm. 87-88-89. p. 325-332 . 2003.
Nota: El volumen está titulado: "Estaba el jardín en flor..." Homenaje a Stefano Arata.

- Gavela García, Delia. "La autoinspiración como método dramático en algunos personajes lopescos". Lobato, María Luisa; Domínguez Matito, Francisco (eds.) . Memoria de la palabra. Actas del VI Congreso de la Asociación Internacional Siglo de Oro.. Madrid: Iberoamericana-Vervuert. 2004. 1, p. 873-885.

- González Cañal, Rafael. "Mesa redonda sobre la representación de El acero de Madrid de Lope de Vega". Pedraza Jiménez, Felipe B.; González Cañal, Rafael (eds.). Lope de Vega, comedia urbana y comedia palatina. Actas de las XVIII Jornadas de Teatro Clásico. Cuenca: Universidad Castilla La Mancha. 1996. p. 189-194.
Nota: Congreso celebrado en Almagro, 11 - 13 de Julio de 1995.

- Hermenegildo, Alfredo. "Volumen textual y función dramática de los personajes ancilares: El acero de Madrid, de Lope de Vega". Campbell, Ysla (ed.). El escritor y la escena. Actas del I Congreso Internacional de Teatro Español y Novohispano de los Siglos de Oro. Ciudad Juárez: Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. 1993. p. 137-157.
Nota: Congreso celebrado en Ciudad Juárez, 18-21 de marzo de 1992.

- Ly, Nadine. "Valeur et fonction de la troisieme personne d'addresse dans la comedie de Lope de Vega: El acero de Madrid". Bulletin Hispanique. núm. 79. p. 301-328. 1977.

- Mazzei, Pilade. {Falta título prólogo}. Vega, Lope de. El acero de Madrid. Firenze: Tip. Ariani. 1929. p. 5-39.

- Monleón, José. "IV Certamen Nacional de Teatro Universitario. Una sola representación elogiable: El acero de Madrid, bajo la dirección de Eugenio García Toledano". Primer Acto. núm. 34. p. 57-58. 1962.

- Morley, S. Griswold. "El acero de Madrid". Hispanic Review. núm. 13. p. 166-169. 1945.
Nota: Sobre: el "agua acerada" que da el título a la comedia, cogiendo algunos pasajes de ella.

- Nelson, Esther W.. "The Dialectics of Deceit: Irony and Authorial Values in Lope de Vega's El acero de Madrid". Pérez Pisonero, Arturo; Semidey-Torres, Ana (eds.). Texto y espectáculo: Nuevas aproximaciones a la comedia (Nuevas dimensiones críticas de la comedia). El Paso: Dept. of Langs. & Ling., Univ. of Texas at El Paso. 1991. p. 117-131.

- Oliva, César. "El espacio escénico en la comedia urbana y la comedia palatina de Lope de Vega". Pedraza Jiménez, Felipe B.; González Cañal, Rafael (eds.). Lope de Vega: comedia urbana y comedia palatina: actas de las XVII jornadas de Teatro Clásico. Ciudad Real: Universidad de Castilla-La Mancha. 1996. p. 13-36.
Nota: Se ocupa también del espacio escénico de la comedia, p. 23 y 34-35. Congreso celebrado en Almagro, 13 de julio de 1995.

- Pérez Rasilla, Eduardo. "El acero de Madrid. Un espectáculo para la reflexión". Reseña de Literatura, Arte y Espectáculos. núm. 265. p. 24-25. 1995, Octubre.

- Plonkey, Kenneth. Translations of three plays by Lope de Vega: La moza de cántaro, El acero de Madrid, and Por la puente, Juana, with an investigation of their dramatic form. {Falta nombre ciudad}: Southern Illinois University, Departament of Speech. 1968.

- Rogers, P.P.. "A Note on the Neo-Classic Controversy in Spain". Philological Quarterly. núm. 11. p. 85-87. 1932.
Nota: Anonymous preface to an edition of 1836 of Lope de Vega's El acero de Madrid, attacking the neo-classicists.

- Vitse, Marc. "La tyrannie des pères: formes de la cupidtas parentale". Vitse, Marc. Éléments pour une théorie du théâtre espagnol du XVIIe siècle. Toulouse: Université de Toulouse-Le Mirail. 1988. p. 450-458.


ANOTACIONES PRAGMÁTICAS

Ver / Ocultar sección

Datación

Fecha: 1606-1612, probablemente 1608-1612
Ref. bibliográfica: Morley, S. G.; Bruerton, C.: Cronología de las comedias de Lope de Vega (La 1ª edición, en inglés, es de 1940). Madrid, Gredos, 1968. 274.
Nota: MB proponen, como segunda opción, "probablemente 1608-12".
Observación: Stefano Arata sitúa el período de posible datación entre 1607-1609 (p.20).

Dedicatorias

No existe dedicatoria.

Cómputo de versos

Número: 3176
Ref. bibliográfica: Morley, S. G.; Bruerton, C.: Cronología de las comedias de Lope de Vega (La 1ª edición, en inglés, es de 1940). Madrid, Gredos, 1968. 273.
Observación: Arata (páginas 59-60) propone un cómputo de 3.196 versos.


CARACTERIZACIONES

Ver / Ocultar sección

Personajes no computables

  • Criados y lacayos
  • Músicos
    Observación: Los criados salen armados y los músicos con sus instrumentos.

  • Personajes computables

  • Belisa, su hija [de Prudencio], [dama de Lisardo, protagonista]; que actúa de [Hombre]. Nota: Su aparición en escena es con mantos, ya que está en misa. Sale después "en zapatillas con sombrero de plumas, y las ropas levantadas al uso de Madrid". En el Acto III aparece "en hábito de hombre", con "capa, espada, sombrero, y vaquero".

  • Beltrán, [criado de Lisardo], [gracioso]; que actúa de [Médico]; que actúa de [Mujer], [dama]. Nota: En los Actos I-II hace "de médico", con "gorra, y capa, y guantes en la mano, y unas sortijas en ellas". Va con capa de color, bizarro. En el Acto III se viste de dama, "con un manto".

  • Florencio, caballero

  • Gerardo, caballero

  • Leonor, esclava, esclava [de la familia de Belisa], [amada de Beltrán]. Nota: Sale "en zapatillas con sombrero de plumas, y las ropas levantadas al uso de Madrid".

  • Lisardo, caballero, caballero [protagonista], [galán de Belisa], [amigo de Riselo]; que actúa de [Acompañante de médico]. Nota: En los actos I-II aparece "de acompañante" del falso médico que en realidad es su criado Beltrán. Va con capa de color, bizarro.

  • Marcela, dama, [amada de Riselo]

  • [Músico]. Nota: Al menos hay un músico que interviene de manera individual.

  • Octavio, caballero, [primo de Belisa]. Nota: Su primera aparición es vestido " de camino":

  • Prudencio, viejo, [padre de Belisa]

  • Riselo, caballero, [amigo de Lisardo], [galán de Marcela]. Nota: Con capa de color, bizarro.

  • Salucio, criado, criado [de Octavio]. Nota: Aparece "con fieltro y maleta".

  • Teodora, tía de Belisa, [beata]. Nota: "Ha de traer un hábito de Beata, manga en punta con una Imagen de la Concepción en el escapulario". Sale "en zapatillas con sombrero de plumas, y las ropas levantadas al uso de Madrid".
  • Universo social

  • Universo de la servidumbre. Criados
  • Universo urbano. Caballería urbana (caballeros, damas)
  • Tiempo histórico

    Época contemporánea

    Marco espacial

    Acto 1
    Topónimo: Madrid. [España]. Europa. Espacio: exterior de la iglesia de la Trinidad; interior de la casa de Marcela; el Prado.

    Acto 2
    Topónimo: Madrid. [España]. Europa. Espacio: interior de la casa de Belisa; exterior de la casa de Marcela; el Prado.

    Acto 3
    Topónimo: Madrid. [España]. Europa. Espacio: interior de la casa de Belisa; exterior de la casa de Belisa; exterior de la casa de Marcela; exterior de la casa de Lisardo.

    Duración

    Obra: 4 meses. Nota: La información sobre la duración de la acción que se proporciona a principios del tercer acto es un poco confusa: parece que la acción de la comedia comienza aproximadamente a principios del mes de mayo y terminaría, por tanto, a principios de septiembre
    Acto 1: 2 días
    Entreacto 1 a 2: 1 mes
    Acto 2: 2 días
    Entreacto 2 a 3: 3 meses
    Acto 3: 1 día

    Género

    Género principal:

    • Comedia > universo de verosimilitud > urbana.

    Extracto argumental

    Acto 1
    Lisardo y Riselo, dos buenos amigos, hacen guardia ante la puerta de la iglesia, esperando a que salga Belisa, una bella dama que ha dedicado miradas al primero durante al acto religioso. La joven sale acompañada de su tía Teodora, una dueña beata que la reprende por su actitud descarada ante los muchachos. Belisa hace como que ignora aquello de que su tía le habla y, mientras, maquina un plan para acercarse a su amado. Finge tropezar y caer, y Lisardo se acerca a ayudarla dándole la mano, ante la sorpresa de Teodora. Cuando las mujeres se marchan, Lisardo reconoce que su situación amorosa es difícil, puesto que la tía de Belisa actúa como perro guardián. Por otro lado, Beltrán, criado de Lisardo, aparece con un guante de Belisa, que ella misma ha dejado, con un papel dentro, cerca de la pila del agua bendita, colgado de una cruz. Lisardo, loco de contento, lee el papel. En él, Belisa da las pautas perfectas para llevar a cabo un plan que les permita verse y hablarse. Mientras ella finja estar enferma, Lisardo sólo tendrá que buscar un médico amigo que vaya a verla y le diagnostique una opilación (anemia provocada por la costumbre de las damas de comer barro para hacer más blanca su tez), cuyo tratamiento consiste en tomar agua con polvos de hierro (el acero al que hace referencia el título) y dar largos paseos, que podrán ser aprovechados por los amantes para encontrarse. El médico será Beltrán, que se ofrece voluntario. Dirá que lo envía una amiga de la joven.
    Por otra parte, Prudencio, padre de Belisa, da la bienvenida a su sobrino Octavio, dispuesto a alojarlo en su casa. También las recién llegadas Belisa y Teodora lo saludan. No tarda en llamar a la puerta el doctor, que es muy bien recibido por los presentes. Beltrán, acompañado de Lisardo como supuesto ayudante, anuncia que ha sido enviado por Inés, una amiga de la opilada (Belisa). La falsa enferma enumera sus síntomas, que apuntan más al amor que a cualquier otra cosa. Gracias a esta burla, el falso doctor consigue entregar a Belisa una sortija de Lisardo y hacerse con una prenda suya, otra sortija. Además, le receta largos paseos por Madrid y tener trato con gente. Prudencio acepta de buen grado todas las recomendaciones y ofrece un galardón a Beltrán, no sin que antes Lisardo haya conseguido tomar el pulso a su amada. Todos se van, concertando la salida al Prado de Belisa, que irá acompañada de Teodora, para la mañana del día siguiente. Octavio queda solo y le comenta a su criado Salucio que ha quedado prendado de su prima, así que se dibuja un nuevo problema en el horizonte de los enamorados.
    Al día siguiente, en la calle o quizás en su misma casa, Marcela está hablando con Florencio, un pretendiente suyo, que quiere abrirle los ojos respecto a su amado, Riselo. Florencio le relata el encuentro que el día anterior tuvo lugar delante de la iglesia entre Riselo y Lisardo y Belisa y Teodora, y le insinúa a Marcela que, así como Lisardo pretende a Belisa, Riselo está interesado en la tía. Marcela jura venganza y le pide a Florencio que la acompañe a casa de las dos mujeres para comprobar si Riselo está por ahí rondándola.
    Mientras, en los jardines del Prado, Lisardo, Riselo y Beltrán, que esperan que Belisa salga a pasear, se entretienen glosando una famosa seguidilla y otra copla popular. Llegan Teodora, Belisa y su criada Leonor. Los enamorados se encuentran, pero Teodora vigila a su sobrina muy de cerca y se exaspera ante cualquier intento suyo de mirar o hablar con Lisardo. La situación es tan tensa que Belisa tiene que fingir otro desmayo para que Lisardo se acerque, le ponga, fingiendo que se trata de una cura, un anillo al dedo y le hable al oído, con lo cual Belisa obviamente se recobra. Ante semejante situación, Teodora rabia y acusa de desvergüenza a su sobrina, momento en que Riselo se ve obligado a intervenir, requebrando a la beata. No encaja mal las palabras de amor Teodora, al contrario y, entretenida con su nuevo pretendiente, deja actuar a los enamorados a su antojo. También Beltrán y Leonor pueden hablar a solas y declararse su mutuo interés, hasta que se hace tarde y todos se marchan.


    Acto 2
    Octavio está muy seguro de querer casarse con su prima, aunque su criado Salucio lo avisa de que en la enfermedad de la joven hay engaño. En su opinión, Belisa no es demasiado honesta, ni tampoco Teodora; pero Octavio reacciona con enfado y prohíbe a Salucio que hable contra ellas. Cuando llega Beltrán disfrazado de doctor, Octavio le pide un remedio porque cree a su vez estar enfermo, y Beltrán pronto se da cuenta de que está enamorado de Belisa y, por otra parte, de que Salucio sospecha algo. Cuando llegan Belisa y Teodora, que acaban de volver de uno de sus paseos, Beltrán habla con ellas disimulando por estar delante de Octavio: Belisa se muestra satisfecha por el resultado de la cura, que tan bien le sienta, mientras Teodora se queja de haber cogido la misma enfermedad que su sobrina (clara metáfora del amor que siente por Riselo). Fingiendo que necesita hablar a solas con la enferma, Beltrán aleja a Octavio y Salucio, y se descubre ante Teodora, que lo reconoce y declara haber entendido la intriga, sin poner reparo alguno, pues el amor de Riselo la ha transformado. Aprovecha Beltrán la coyuntura para pedir a la beata que arregle la boda entre Lisardo y Belisa; a cambio, ella podrá gozar del amor de Riselo.
    Sale Prudencio, muy preocupado porque Octavio le ha dicho que ahora también Teodora está opilada, e intrigado, pues no entiende cómo el remedio que ha curado a su hija haya podido dañar a su hermana; en ese momento salen unos músicos cantando para amenizar la velada, y él entiende que la letra de la canción es un aviso sobre el fingimiento de su hija y su deshonestidad. Por este motivo, concierta el casamiento de Belisa con Octavio y se lo comunica a Teodora para que a su vez se lo diga a Belisa. Esta se desespera y ruega a Teodora que la ayude, ante lo cual esta, que se siente ya cómplice de su sobrina, accede de buena gana. Teodora sale para escribir un billete a Riselo donde le pedirá que acompañe a Lisardo al Prado, al día siguiente, para poder concertar juntos la forma de evitar la boda indeseada. En cuanto Teodora se marcha, Belisa y Leonor comentan el extraordinario cambio que el amor ha operado en el comportamiento de aquella.
    Entretanto, delante de la casa de Marcela, Riselo se lamenta con Lisardo, porque Marcela ha sabido de sus flirteos con Teodora y ha permitido a Florencio que entre en su casa. Riselo considera injusto perder a Marcela por ayudar a Lisardo, fingiendo amores con Teodora. Por otra parte, Florencio, que acaba de salir de casa de Marcela en compañía de su amigo Gerardo, confía en que si Riselo continúa viendo a Teodora, Marcela lo desdeñará definitivamente y será suya, y para terminar de seducirla se propone ir a comprarle costosos regalos. Lleno de celos, Riselo se desespera y llama a la puerta de la casa; Marcela sale a la ventana y se niega a escucharle, echándole en cara su supuesta traición; en esto, llega Beltrán con el billete de Teodora para Riselo. Sabiendo que el padre de Belisa la casa con Octavio, Lisardo, que estaba dispuesto a renunciar a la ayuda del amigo para que este recuperase a Marcela, cambia de idea y le ruega que siga engañando a Teodora, porque de otra forma él no podrá nunca casarse con Belisa. Ante esta situación, Riselo determina contar a Marcela la verdad, para poder seguir ayudando a su amigo. Llama otra vez y la muchacha escucha su explicación, pero se niega a secundar su plan, celosa de que Riselo anteponga a su amor la amistad de Lisardo. También Riselo reprocha a Marcela las confianzas que se ha tomado con Florencio y, de este modo, se enzarzan en una pelea de enamorados con amplios diálogos desde la ventana. Marcela amenaza con descubrir la verdad a Teodora.
    A la mañana siguiente, en el Prado, coinciden, por una parte, Belisa, Teodora y Leonor; Octavio y Salucio, que siguen a las damas; Florencio y Gerardo; y, por último, Riselo, Lisardo y Beltrán. Estos últimos observan desde lejos cómo Marcela se acerca a Teodora y le cuenta la verdad; asimismo, ven cómo Marcela se va con Florencio, Belisa con Octavio y Leonor con Salucio. Y así, con quejas y celos, termina este acto.


    Acto 3
    Prudencio ha recibido la dispensación que necesita para que Belisa pueda casarse con Octavio, dado que los jóvenes son primos. Sin embargo, no está demasiado convencido, puesto que las sospechas y la preocupación se suceden, ya que Belisa parece más opilada que antes. Además, ha sabido que Beltrán no es un auténtico médico, porque en la corte nadie lo conoce. A consecuencia de esto, le comenta a Teodora que si algo deshonesto ha sucedido será porque ella, la dueña beata, dormía en el campo, descuidando así la vigilancia. Teodora, avergonzada, se retira y busca a Belisa para ponerla al corriente de las sospechas de su padre. Teodora, muy dolida por el engaño de Riselo, acusa a su sobrina de conspiradora. Ella, para defenderse, le explica todo lo sucedido, resumiendo así su historia con Lisardo y las tretas de Riselo para enamorarla y que descuidara a los amantes. Teodora decide no ayudarla más, pero Belisa la amenaza con revelar que su tía era, a la par, su tercera. Teodora se ve, así, obligada a permanecer de su lado. La situación de Belisa es muy difícil, puesto que no sólo está enamorada, sino también embarazada de Lisardo, y pretenden casarla con otro.
    Por otra parte, Lisardo y Riselo acuden a ver a Marcela para arreglar la situación y, finalmente, gracias a la intercesión y las explicaciones de Lisardo, los amantes se reconcilian, ante los ojos de Florencio, que llegaba a la casa en ese momento. A consecuencia de ello, el pretendiente celoso decide vengarse de sus oponentes acudiendo a casa de Prudencio para pedir la mano de Belisa y que su amigo Gerardo pida la mano de Teodora.
    La historia se complica todavía más cuando Prudencio y Octavio descubren a Beltrán en el portal de la casa con Leonor. El lacayo no tiene tiempo de huir y es reconocido por ambos como el doctor que ha llevado la deshonra a la familia. Le atan las manos y lo encierran en una de las habitaciones. Al llegar Teodora con Belisa, que se desespera porque no sabe cómo solucionar su gravísimo problema, Beltrán las llama desde una ventana y les suplica que lo libren de la tortura si no quieren que revele toda la treta; les sugiere que lo vistan de mujer para que pueda fugarse, y Belisa aprueba enseguida la idea y va a abrirle la puerta con una llave que ha traído Leonor. Prudencio y Octavio se disponen a torturar al falso médico, pero en ese momento llegan Florencio y Gerardo. Cuando explican sus intenciones de matrimonio, Prudencio sospecha que tienen algo que ver con la deshonra de Belisa y los retiene, porque piensa descubrirlos poniéndolos cara a cara con Beltrán: pero así se entera de que ni Beltrán ni Belisa están ya en casa. Desesperado, Prudencio amenaza con matar a Teodora, y entonces Florencio confiesa que sabe quién es el culpable y los conduce hasta casa de Lisardo.
    Durante esos momentos, Belisa y Beltrán huyen de la casa disfrazados, respectivamente, de hombre y de mujer y se refugian en casa de Lisardo, que está en compañía de Riselo y Marcela. Lisardo no reconoce a Beltrán, y cree que se trata de una dama que lo busca; aprovechando este hecho, Beltrán se burla de él y le provoca, con desagrado de Belisa, que está escuchándolo todo, y de Marcela, que sigue estando celosa de Riselo y teme que la dama pueda haber venido por él de parte de Teodora. Finalmente Beltrán se descubre, y en ese momento llegan Prudencio, Octavio, Florencio, Gerardo y algunos criados. Prudencio desafía a Lisardo por haberlo deshonrado y lo acusa de haber enviado a su criado para raptar a Belisa; Lisardo admite su amor, pero niega que Beltrán haya podido raptar a la joven, y da su permiso para que los recién llegados registren la casa. Estos hallan a Beltrán todavía vestido de mujer, que se niega a revelar dónde está Belisa si primero Prudencio no consiente en casarla con Lisardo; obtenida su promesa, les muestra a Belisa en hábito de hombre. Lisardo y Belisa se dan la mano y exactamente lo mismo hacen Leonor y Beltrán, y Riselo y Marcela.


    OBSERVACIONES A LA OBRA

    Ver / Ocultar sección

    EDICIONES DIGITALES DISPONIBLES

    Ver / Ocultar sección

    En estos momentos no disponemos en nuestra base de datos de una edición digital de esta obra